Criticas Reconstructivas: Semana del 7 al 13 de Noviembre

19 noviembre, 2011

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas críticas. Esta semana, (bueno, técnicamente, salieron la pasada, etc) tocan las novedades de Planeta/DC, las penúltimas ya de esta era. Casi todo son más tomos de lo mismo de siempre, empezando ya a cerrar etapas de cara al Flashpoint y el fin del universo DC tal y como lo conocemos. Este mes, son principalmente cosas de Batman y espaciales… como la mitad de las veces. Falta Aves de Presa, que hemos tenido problemas con el tomo y se queda para la próxima semana. Aparte, tenemos parte de las reseñas de Panini, que faltaron la semana anterior. Como siempre, una mezcla de las reseñas está aquí, el resto en el podcast, en nuestro nuevo y flamante servidor.

Servidor que, me acabo de dar cuenta, no tiene la opción de descargar el podcast, sólo se puede oir en directo a través del servidor. Lo cual no me hace ninguna gracia, porque me parece un fastidio. Así que volvemos al paso 1: Aquel que encuentre un servidor gratuito, sin limites de espacio y que permita descargas (no pido ni nada), que me lo comente. Pero bueno, de momento tendré que conformarme con el actual. Lo mismo con el servidor por escrito,

Y como francamente, cada vez tengo menos tiempo, pasamos ya a las reseñas. Esta semana:

 

 

 

 

 

 

Dia Más Brillante Nº11

 

P: Nos acercamos al final, y esta vez toca cerrar otra historia, la de Aquaman. En este caso, algo único, dos números dedicados enteramente al mismo personaje y la misma historia, la Aquaguerra que ya profetizaron al final de la Noche Más Oscura. Aunque Johns claramente haya sido el que escribe principalmente la historia de Aquaman (y no sólo porque vaya a escribir su nueva serie tras esto), esto tiene pinta de que esté parcialmente escrito por Tomasi también, y no sólo por la violencia gratuita. En cualquier caso, esto es un comic terriblemente simple. Son dos números de pelea entre la familia Aquaman, y un grupo de malos, concretamente, Manta Negra, Sirena y su ejército. Y tiene el terrible problema de que los villanos no son interesantes.

 

A: Pero tiene una notable virtud y es que Aquaman es un poco interesante, por lo menos más que nunca en lo que llevamos de Día más Brillante. Hasta ahora quien se comía las escenas de esta trama estaba siendo Mera, pero en este número hay una parte de conversación entre Aquaman y Aqualad que al menos logra despertar un poco de empatía por Arthur. Incluso la escena final, aunque esté muy dramatizada. Vamos, eso a modo de impresión subjetiva de alguien que siempre ha pasado muchísimo de Aquaman. Globalmente, es verdad que al comic le falta mucha chicha. Es la misma pelea todo el rato, por dos veces se resuelve con usos superlativos de los poderes de los protagonistas y lo poco genial que tiene (Manta Negra, que realmente DA MUCHO MIEDO) está infraexplotado.

 

P: Manta Negra es un personaje que tiene un sólo rasgo, que es odiar. Pero ser un sádico con cierto estilo no quita que sea simplemente un psicópata con un cuchillo y un visor que lanza rayos. Sirena no tiene ni eso, tiene poderes más vistosos, pero ni siquiera tiene estilo, es simplemente una idiota malcriada que odia a Mera por ser buena. Y los demás son lacayos genéricos del montón.

Las peleas cuentan con la suerte de tener un gran dibujante que les monta una buena coreografía, y que Johns, aunque sea a medias, aún puede darle un buen ritmo a lo que sea. Pero se esfuerza demasiado en decirnos lo terrible que es todo, a base de violencia gratuita. El cliffhanger de mitad del número se supone que tiene que ser impactante, pero es desternillante, y dudo que a propósito. (Aparte de que demuestra que nadie implicado sabe nada de como funciona el cuerpo humano) Igualmente, la obsesión con destripar continua, con Manta Negra mencionando como destripó al hijo de Aquaman y Mera, cuando si ves el comic original en el tomo que ha salido este mes, no murió así. Pero eso no sería tan salvaje y molón, aparentemente.

 

A: La escena que mencionas es ridícula por el gore-cutre que maneja y por lo poco trabajada que está la sensación de “deja vu”. Es como si algún día resucitan al Tío Ben y a las dos páginas lo ha matado un ladrón al que Peter deja pasar. Es totalmente arbitrario y sucede para tener esa escena (además de que el dibujante no lo maneja nada bien y luego produce equívocos ¿te has fijado en una escena al final en la que Arthur está sujetando su tridente aparentemente con la espalda?)

 

P: Desde luego, es una chapuza, y es una pena, porque no era necesario. De todas maneras, todo esto es porque la historia, en el fondo, no iba de nada. En el fondo, el único objetivo era hacer que Aquaman molase, porque en DC aún tienen el complejo de que Aquaman es un personaje de chiste. Pero la solución no es tenerle siendo más duro que nadie, eso nunca arregla nada. Ya sabemos que es duro, y el que no lo sepa, difícilmente va a ser convencido. Lo suyo es hacerle interesante. Y eso se hace cogiendo un concepto básico y desarrollandolo. Y eso es lo que no ha hecho Johns, y es sorpendente, porque si lo hizo con Barry Allen, Hal Jordan, y prácticamente todo el mundo en la SJA, entre otros. Pero aquí, no hay un concepto claro de quien es Aquaman, y como nos va a llevar eso a aventuras divertidas que nadie más pueda tener. Lo suyo sería aprovechar el hecho de que es el rey de una nación mítica, que con Namor siempre ha funcionado, y es lo que funcionó con la etapa de Peter David, que fue la serie que más éxito ha tenido del personaje. Aquí, se olvidan de eso, y lo sustituyen por… un superhéroe duro. Bajo el agua. Es decir, el chiste que era en Superamigos, pero sin el chiste.

 

A: Bueno, parece que quiere incidir en el tema de “paria entre dos mundos” y compartirlo con la nueva Aqua-familia. Pero tampoco es un tema precisamente nuevo (desde Estela Plateada hasta el propio Detective Marciano). Y el hecho de que tenga sidekicks y una chica no significa que tenga “un entorno” porque, con la familia de Mera y el padre de Jackson temporalmente fuera de escena, ninguno tiene un background propio del que ir extrayendo historias o ideas.

 

P: Lo de estar entre dos mundos está tan visto y mascado (hasta Johns se lo aplicó al mismisimo Superman), y ni siquiera le dan una variante nueva, que molesta más que otra cosa. Y más porque pone a Aquaman siendo un quejica, como aparentemente tienen que ser todos los superhéroes DC ahora, sobre todo de Johns, todos quejandose siempre de algún trauma de la infancia, en vez de superarlo. Al menos la aquafamilia, si bien no son muy originales en origen o poderes, si tienen cierta gracia en personalidad, y aquí demuestran que tienen una química moderadamente divertida entre ellos. Mera demuestra que es impresionante en poderes, cosa que ya sabíamos, pero en personalidad sigue siendo plana. Aquagirl y Aqualad tienen más gracia, aunque aún estén bastante sin desarrollar.

Pero en serio, casi un año para esto. Para una historia que es, esencialmente, aparecen malos, y los buenos les detienen. Aparte de eso, lo único que hemos tenido ha sido el origen del nuevo Aqualad, que no es gran cosa (mola mucho más en TV en mucho menos tiempo) y Aquaman superando un trauma que lo deja como siempre. Ha sido casi una pérdida de tiempo.

 

A: Sigue siendo mejor que la historia del Detective Marciano, al menos.

 

P: Lo único otro que tiene el número es como enlaza con la historia global, via Deadman. Aparentemente, el final sorpresa del mes pasado no era lo que parecía, sino que es la manera con la que van a enlazar los finales de cada historia de esta serie, de cara al gran final. Así, de paso, la escena explica y aclara varias dudas sobre la premisa global de la serie y sobre el objetivo de la Linterna Blanca. No es una escena muy apasionante, pero al menos ahora las cosas tienen cierto sentido.

 

A: Sí, está bien traído. Disipa lo bastante para que dejes de pensar que es una mala excusa argumental que no va a ninguna parte pero deja un pequeño margen de intriga muy interesante ¿es la Linterna Blanca tan buena y blanca como nos quiere hacer ver?

 

P: Bueno, tiene el objetivo de salvar el mundo muy claro. La gracia es que no le importa hacer eso a costa de quien sea, con la licencia de ser una entidad cósmica omnisciente y que todo lo que haga va a ser para bien.

Como ya hemos dicho, todo el número está dibujado por Ivan Reis, y alguna cagada visual aparte, está todo muy bonito, bien narrado, espectacularmente mostrado y diseñado. Sin embargo, está muy lejos que otras grandes batalles finales que ha hecho antes, simplemente porque está dibujando algo mucho menos interesante de ver.

 

A: Yo le doy un 10 visualmente al personaje de Manta Negra y a los poderes acuáticos de Siren y Mera. Tampoco está mal el escuadrón de peces muertos, pero le falta el brillo y el gancho de siempre. Parece que al normalmente genial Reis también le faltaba una mano a la hora de dibujar ésto.

 

P: No es necesariamente malo, aunque tiene defectos. Pero fracasa a la hora de hacer de Aquaman alguien de quien quieras leer una serie regular, y a la hora de contar una historia que tenga algo más allá de lo básico. Neutral (6)

 

 

 

Green Lantern Corps: El Armero

 

¡Argh, mis ojos! ¡Mis preciosos ojos! ¿Por qué están llorando sangre? Oh, porque en este tomo empieza a dibujar la serie Tyler Kirkham. Kirkham proviene de los estudios Top Cow, y a lo mejor lo recordareis de unos números en Ultimate 4F con Carey, asumiendo que no os emborracharais para olvidarlo, lo cual sería muy probable. Normalmente consideramos el dibujo algo secundario porque lo importante es si el comic tiene una buena historia o no, pero hay casos extremos como este donde el dibujo dificulta tantísimo el disfrute, o incluso la tolerancia, de la historia, que hay que señalarlo como lo más importante.

 

En serio, es doloroso de mirar. Le enseñé el comic a Alfredo, y me preguntó que porque los personajes habían sido reemplazados por minerales. Todo está lleno de rayas innecesarias. Todo está lleno de ángulos que no existen. La anatomía de los humanos es aún más deforme que la de los aliens. Y no es estilización, porque esas deformidades cambian de viñeta a viñeta. La narración es nula, no hay ninguna clase de sensación de flujo de viñeta a viñeta. De hecho, a veces es imposible saber si un personaje está moviendose en una dirección u otra. Es tan chapucero, que incluso ni se molesta en dibujar bien los símbolos de los Linternas, están asimétricos, o a medio dibujar la mitad de veces. Es increiblemente sub-profesional, es liefeldiano. Es la nueva DC, en pocas palabras, porque el tío se va a quedar tras los relanzamientos.

 

En cuanto a la historia, es muy difícil de vislumbrar cuando estás tratando de evitar mirar al dibujo. Pero tampoco es gran cosa. Tiene una buena idea para el malo, que es el armero de Qward que forjó el primer anillo amarillo de Sinestro, y comprensiblemente, no está muy contento de que Sinestro lo usara para conquistar su planeta. Empieza bien, siendo uno de esos personajes bienintencionados pero demasiado obsesionados con la venganza para ser otra cosa que un villano, aunque con principios. Pero conforme avanza la historia, eso se va bastante al carajo, con los principios y motivaciones cambiando según le conviene al guión. Al final, acaba siendo un villano bastante olvidable, que oscila entre vengador, luchador por la libertad y malo genérico, y no se sabe si tiene que caer bien o no. Las habilidades son potencialmente divertidas (aunque se abusa de los constructos de colores, estaría bien villanos que no fueran de eso), pero dependen mucho del dibujo, por tanto, aquí es un desastre. El resto de habitantes de Qward siguen siendo carne de cañón que no puede importante lo que les pase, lo cual es un problema cuando la historia va parcialmente de eso.

 

Más interesante es como conecta con las series hermanas. Se explica bastante bien la conexión con la trama general de la familia de series de Linternas con el pacto entre Ganthet y Atrocitus. Y hay buena conexión con el Día Más Brillante, no sólo el arma del Armero viene de algo que pasó en los primeros números, se enlaza aquí de manera lógica con lo que está pasando este mes en la historia de Firestorm. Al final no sirve para nada, pero al menos está bien que haya buena interacción entre series en tiempo real, que incluso se conserva en España. Aparte de esos detalles, del contenido de verdad, lo único decente es parte de la caracterización de los Linternas. Hay una buena selección de Linternas Verdes, pero sólo Kyle y alguno más tienen momentos buenos, el resto están de adorno. Sinestro, como suele pasar, roba completamente las escenas donde sale, pero a cambio, el resto del Cuerpo Sinestro aporta más bien poco, y es una pena, porque la escena donde aparecen prometía. En general es una pena el potencial que no se desarrolla de todo esto.

 

Igualmente, es una pena que una serie que podría ser buena, con un guionista que ha demostrado que sabe hacer bien space opera como es Tony Bedard, sea tan mediocre aquí, aunque sea en parte porque el dibujo es vomitivo y subprofesional. Pero así son las cosas. No Recomendado (4)

 

 

 

REBELS: Hijos de Brainiac

 

Último tomo de la serie, cancelada por falta de ventas y no por relanzamiento en la nueva DC como otras. Realmente, lleva los dos últimos tomos americanos, pero hay que acelerar por fin de etapa. O mejor dicho, lo que habrían sido los dos últimos tomos, si DC no hubiese cancelado el último por pocas ventas.

 

Aquí hay tres historias muy distintas, aunque van enlazandose muy bien, a base de subargumentos. Uno de los aciertos de la serie es que, aunque la serie nominalmente va un grupo de policías espaciales privados y su maquiavélico lider, en realidad sirve para contar todo tipo de historias que transcurren en el espacio del Universo DC, y todo el mundo está invitado. Es como si todas las series cósmicas de los últimos años de Marvel de Abnett y Lanning estuvieran en una sola serie. Aporta mucha variedad, y hace que la serie se mantenga muy fresca.

 

La primera historia es la del título, y es probablemente la mejor, desde luego la más divertida. Recoge el final de la Última Batalla de Nuevo Krypton, con Vril Dox capturando a su padre y llevandoselo a casa. Así que la serie acaba reuniendo a tres generaciones de Brainiac (cuatro si cuentas al nuevo Pulsar Stargrave, que originalmente era el nombre de una versión futura de Brainiac, pero aquí es un mini-Solaris), muy parecidos en algunas cosas y muy distintos en otras, peleandose a base de tratar de ser más listo que los otros. La gracia no es sólo ver como todos hacen planes dentro de planes tratando de anticipar a los demás, es ver las diferencias entre ellos, donde al final, no gana el más listo, sino el que es suficiente maduro para admitir que no es suficientemente listo o hábil para ganar él solo. Está muy bien hecho, y muy divertido, y en ningún momento queda tonto, que es lo que suele pasar cuando tienes personajes que son genios siendo escritos por gente que no lo es. Además, se explica como la nueva versión johnsiana de Brainiac encaja con el origen establecido anteriormente para el personaje y su linaje. Y vuelve un viejo personaje de LEGION que sin duda era muy esperado, aunque Bedard ha hecho bien en no usarlo desde el principio, porque tiene a acaparar demasiado la atención. Pero está muy bien usado, cosa difícil, e incluso se continua de su última aparición reciente, aunque no se llega a usar la pistola de Chekhov que lleva colgando.

 

Hablando de seguir historias recientes de otras series, la segunda historia tiene las consecuencias de acontecimientos recientes en la serie prima de Linterna Verde, con el sistema Vega pasando a entrar en la jurisdicción del Cuerpo de LVs. A decir verdad, se supone que el sector espacial donde estaba Vega ya tenía Linternas asignados, simplemente no eran de ese sistema solar, pero se puede asumir que murieron recientemente, o algo. El caso es que la historia va en parte de presentar a la pareja de Linternas del sector, ambos de razas conocidas. Es un buen uso de lo establecido sobre esas razas, examinandolas más a fondo, y usandolas directamente o subvirtiendo las expectativas. Quedan dos personajes bastante buenos, que ojalá acaben usandose en la franquicia verde, y no como carne de cañón. Curiosamente, no se usa a los Hombres Omega, pese a ser del mismo sitio, supongo que no había hueco para ellos. Pero si se usa a otros personajes famosos de Vega, las princesas de Tamaran, y están muy bien usadas. Starfire mucho mejor que el callejón sin salida que habían sido Titanes y similares estos últimos años, y Blackfire en un papel muy inesperado, que al menos se sale de repetir la misma idea que habían sido siempre sus apariciones. La otra idea es ver como reacciona Vril Dox a la competencia, porque claro, en el fondo, el Cuerpo de Linternas Verdes también son policías espaciales, sólo que gratuitos, más poderosos y con más veteranía. Esta competencia se trató en un crossover llamado Trinidad en los 90, pero ahora las cosas han cambiado, y aquí se trata de manera mucho más inteligente. Al puro estilo Dox, es una mezcla de defenderse atacando, cubrirse las espaldas por si las cosas se salen de madre, y de alguna manera, no perder la superioridad moral. Es impresionante. Oh, y por fin se explica que significa REBELS, siguiendo la tradición de sus predecesoras de no pensarlo hasta pasado el primer año, sólo que esta vez casi les han cancelado la serie antes.

 

Por último, se cierra la serie como empezó, recogiendo la subtrama de Starro, que ya se dejó abierta al final de la primera historia. Es una pena que haya tenido que volverse tan pronto (supongo que porque se acercaba la cancelación, pero a lo mejor Bedard siempre lo planeó así) porque no es un villano tan bueno como para poder usarse tanto descansando poco. De hecho, probablemente lo mejor de la serie ha sido cuando no ha estado Starro. El caso es que ni Starro ni sus secuaces son villanos especialmente memorables, aunque esta vez se le da un uso más divertido a uno de ellos. Y la amenaza es al menos distinta que la otra vez, esta vez hay que impedir una catastrofe en vez de ser la resistencia contra un imperio. La historia se resuelve bastante bien, con un montón de elementos montandose y encajandose bastante bien, y buenos momentos trepidantes y épicos de vez en cuando. No tan buena como las otras, pero bien. Igualmente, los personajes de creación de esta serie han acabado muy eclipsados por los personajes veteranos de otras series, pero era de esperar. El final es bastante bueno y queda todo suficientemente bien cerrado, aunque la última página tiene un spoiler del Green Lantern del mes que viene.

 

El dibujo de Claude St Aubin es bastante bueno. Es elegante y atractivo, y aunque su tecnología no es gran cosa, al menos hace bien a los personajes y la acción, e incluso los toques graciosos. El novato que le ayuda, un tal Daniel HDR, signifique lo que signifique eso, no es tan bueno, pero no canta excesivamente.

 

Ha sido una serie muy buena, mucho mejor de lo esperado, especialmente cuando se libró de imposiciones editoriales de conectar con la Legión de Superhéroes, y se dedicó a hacer space opera de DC en general. De lo mejor en ese estilo, y recomendable para los que les guste su equivalente marveliano. Una pena que Bedard no lo haga tan bien con los Linternas Verdes, que es donde va a quedarse ahora, y que en la nueva DC no haya sitio para series como estas que juegan con muchos personajes y sus conexiones. Muy Recomendado (9)

 

 

 

Thor Nº7

 

Después de 7 largos meses, termina la primera saga de la etapa regular de Matt Fraction en esta serie. De hecho, termina la serie de Thor con la numeración americana actual: El mes que viene la serie continua con un nuevo nº1, como está de moda ahora, pero como pasó en Hulk, la numeración completa de tres digítos de esta serie continuará, con la serie recuperando el título de Viaje al Misterio, y con Loki de protagonista.

 

Las historias previas de Fraction con el personaje puede que estuvieran bien, pero esta historia no ha funcionado en absoluto. Para empezar, como en la etapa paralela en Iron Man, siete números para una saga son demasiados, especialmente para una historia que no tenía muchas complicaciones. El resultado es que ha quedado una historia estirada, larga y pesada. El argumento principal era presentar una nueva gran amenaza para Asgard. Pero no han funcionado en absoluto. Al final, han sido trolls del espacio, sin absolutamente nada interesante, nuevo o impresionante. Fraction se ha pasado media saga tratando de vendernos lo impresionantes que son, a base de tenerles matando extras. Eso no les hace interesantes precisamente. Y al final, en vez de una gran batalla contra ellos, es un final absolutamente anticlimático, porque no hay confrontación hasta que llevamos medio año de repetición de la misma idea, donde son derrotados de golpe mediante un recurso mágico que se han sacado del trasero. Así es como no se monta una gran saga de guerra.

 

La cosa es que mientras eso estaba de trasfondo, han pasado cosas mucho más importante. Concretamente, que han resucitado dos de los personajes más importantes de la serie. La resurrección de Loki era de esperar, pero se hace de una manera original y prometedora, consecuente con lo que ha pasado. El problema es que no tiene que ver mucho con el resto de la historia. La de Odín parece más volver al status quo de siempre que se ha gastado demasiadas veces, un poco como el volver a casa de los padres después de haberse independizado, pero habrá que ver por donde tira Fraction con la idea. De momento, está como recurso para vencer a los malos de turno, pero no queda del todo bien. Entre otras cosas, porque no los han vendido como amenaza suficiente como para justificar una resurrección arriesgada. No son precisamente Surtur. Al final, han quedado un poco como un pegote en una historia muy desbarajustada y que no daba una sensación coherente de ir de algo. Y aunque ha habido buenos momentos con algunos personajes, han sido poquitos, y en medio de números donde pasaba más bien poco y no compensaban.

 

En este número también viene el número punto 1 de turno. Y para demostrar lo bien que piensan en Marvel estas cosas, el número pensado para introducir a nuevos lectores en la serie tiene un equipo creativo completamente distinto que el de la serie regular. Está escrito por Abnett y Lanning, que ya habían escrito recientemente a Thor en una miniserie con Iron Man que aquí veremos el mes que viene. Y aunque no puede hacerte una idea de que va a ir la serie habitualmente, por tener autores distintos, si que se esfuerza en presentar todo lo presentable. Buena parte del número es resumir todos los datos importantes sobre el personaje, con la excusa de tener una fiesta nórdica de esas que suelen tener, donde cuentan historias, en este caso la de Thor y amigos. El resto es enfrentarles a un villano clásico. Queda un poco raro, porque es un villano que no está al nivel de poder de Thor y los asgardianos, pero tiene precedente histórico, y además, sirve de preludio al papel importante que tendrá en Miedo Encarnado. Al menos el plan es medianamente astuto y original, aunque esté claro que no tiene nada que hacer. Por lo demás, historia superheroica del montón, Abnett y Lanning son capaces de cosas mejores. Así que no funciona del todo como número de presentación, ni como historia en si.

 

El dibujo de Ferry en la historia principal ha sido bastante bueno, con su extraño estilo y color dandole el ambiente extramundano necesario a los asgardianos y a los villanos. Hay algunas escenas muy buenas y muy bien contadas. Otras, no tanto. Y los diseños de la raza de malos eran muy del montón. El otro número lo hace Mark Brooks, que tiene un estilo más convencional, pero a veces, más efectivo. Como dije la semana pasada, ha mejorado mucho, y dentro de uno de los estilos de la casa de Marvel, cuenta bien la acción y hace bien a los personajes, por lo general.

 

Es una pena que habiendo película, no puedan hacer una serie mejor de Thor. No es mala del todo, pero deja que desear. A ver si con las movidas que tienen pensadas, lo arreglan. Neutral (6)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Astonishing X-Men Nº20: Historia simplona y el desarrollo emocional es muy vacilón, pero al menos es vistosa. Neutral (6)

 

Booster Gold Nº4: No intenta ser tan gracioso como antes, y queda mejor. Descontando un par de elementos, tampoco es gran cosa. Neutral (6)

 

Capitán America Nº10: Especial de aniversario. Las historias principales son bastante predecibles, además la de Rogers ni siquiera concluye nada. El complemento es también del montón. Buen dibujo variado. Neutral (6)

 

Guerreros Secretos Nº25: Historia de flashback muy interesante e iluminadora, con algún problema de claridad en el dibujo. Recomendado (8)

 

Lobezno Nº6: Se dan más vueltas a cosas recientes, pero está suficientemente bien hecho para que importe poco. El dibujo de Acuña es mejor que nunca. Recomendado (8)

 

Nuevos Vengadores Nº9: La historia del pasado son aventuras retro, la del presente es ligeramente tonta. Neutral (5)

 

Starman Nº5: Starman en el espacio es una ligera distracción, pero sigue siendo glorioso. Muy Recomendado (10)

 

Unwritten: Leviatán: Exploración de la ficción francamente interesante y que se vuelve muy divertida e incluso intrigante. Muy Recomendado (9)

 

X-Men Nº8: Mediocre. Neutral (5)

 

 

 

Nos vemos la semana que viene, en un nuevo mundo, con los tomos de Panini y algunas cosas más. Saludos espaciales.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: