Criticas Reconstructivas: Semana del 14 al 20 de Noviembre

29 noviembre, 2011

Hola a todos, bienvenidos a una semana más de estas críticas. Una semana negra, si se me permite decirlo. Y si no, al tiempo. Pero ese tipo de comentarios van mejor al podcast, que no hay esta semana, por cierto, y no porque no tengamos servidor nuevo (que no lo tenemos). Tampoco tenemos las reseñas de las novedades de Panini que prometí la última vez, esas se aplazan a la semana que viene por falta de tiempo. En vez de eso, tenemos un especial Batman, igual que tuvimos uno de Superman hace unos meses. En este caso, dos novedades que nos dejamos la semana pasada (una intencionadamente para espaciar la serie quincenal, otra no) y un último tomo de Planeta de este mes, que por alguna razón no salió con los demás, al menos por aquí.

Así que, mientras el mundo se va al infierno, nos vamos a Gotham esta semana, con esto:

 

 

 

 

 

 

Aves de Presa: La Muerte de Oráculo

 

P: Vaya, esto es una sorpresa. Esto es un relanzamiento de Aves de Presa, de Gail Simone, del año pasado. Es sorpresa porque recordemos, su anterior etapa fue la única serie regular de DC que Planeta no publicó en su día, pese a que publicaron cosas de menos fama, peores ventas y mucha peor crítica, por motivos que sólo pueden explicarse como manía personal. Igualmente, empezaron a publicar la serie desde el principio en Universo DC, pero cuando iban a llegar a esa etapa, después de publicar la olvidable etapa original, cancelaron la serie y el formato. El resultado es una cagada muy gorda, que no se puede justificar fácilmente. Y una ausencia importante en la edición del universo DC reciente en España. No sorprendía entonces que Planeta tampoco fuera a publicar este segundo volumen. Por eso ha sido una gran sorpresa que, en el último momento, hayan decidido hacerlo, aunque sea en un tomo incomodamente gordo que junta (casi) toda la etapa. Menos da una piedra, y es algo así como una confesión en el lecho de muerte por parte de Planeta, a ver si así se redimen.

 

La excusa para relanzar la serie (que fue cancelada originalmente porque la serie perdió completamente el rumbo tras irse Simone, como suele pasar, y malas decisiones como quitar a Canario Negro y haber estado a punto de reconvertir a Oráculo en Batgirl) es el Día Más Brillante. Que se traduce en que a la alineación clásica se les añade a Halcón y Paloma, que tienen nombre de pájaro y son relativamente callejeros, así que hasta cierto punto pegan en la serie. (Además de encajar dentro de la misión personal de Oráculo de encauzar a superhéroes descarriados) Por lo demás, nada que ver con todo ese follón, es Simone haciendo más o menos lo que quiere. (Bueno, luego se conecta también con Batman Inc, pero sólo con la idea general sin necesidad de saber cosas concretas)

 

A: Supongo que es una buena forma de tener ocupados y utilizados a la pléyade de personajes callejeros que, de otro modo, serían desaprovechados o se solaparían en historias intercambiables. Con el grupo, podemos tenerlos complementándose y desarrollándose paralelamente. Es verdad que Halcón y Paloma encajan menos (seguramente porque tienen más posibilidades de tener aventuras autónomas), pero también es cierto que ambos le añaden un punto al grupo. Halcón como personaje incómodo e incontrolable, Paloma como clásica chica bondadosa e ingenua (donde no encajaría de ningún modo, la Cazadora, por ejemplo). Tardan en rodarse, pero para la última saga del tomo ya están jugando un papel interesante.

 

P: Supuestamente, la idea de la serie es que son una especie de Ángeles de Charlie a los que Oráculo envía en misiones alrededor del mundo para ayudar a otros que están en problemas, incluso superhéroes. Esa era la premisa original y el remite de la serie. En la práctica, hay muy poco de eso, y apenas es una excusa. La serie va del grupo de amigas que son las protagonistas, y su vida e historias. Eso no sería problema (aunque se desperdicia un poco la premisa) si no fuera porque básicamente todas las historias en este tomo continuan de alguna manera una trama anterior de alguna de las protagonistas, normalmente del anterior volumen de la serie. Eso tampoco sería malo de por si, si no ocupara tan extensivamente todas las historias, de manera tan vital. En serio, vale que es un relanzamiento-continuación y un universo compartido, pero si tu historia de lanzamiento va de un personaje que quiere vengarse por algo que pasó hace 5 años, y la sigues con una historia para atar un cabo suelto de una miniserie de hace dos, te estás pasando un poco. Y más aquí, donde no se ha publicado nada de eso. 

 

A: Bueno, yo no aprecié tampoco eso como excesivo (sin conocer ninguna de las historias previas). Pensemos que las primeras historias de Los Vengadores también bebían de antiguos enemigos de sus miembros fundadores. El mayor problema del personaje que viene a por venganza es que es el típico personaje killer-terrorífico que sólo funciona la primera vez o ni eso (en este caso ni eso). Creo que está bien utilizar al grupo para también darle un repaso a las conexiones y trayectorias de sus miembros. Aquí sobre todo nos centramos en Canario Negro (al final un poco de la Cazadora). Lo que sí es cierto es que, de momento, al grupo le caen de encima todos los problemas (sin ser un grupo constituído como tal) y no tiene misiones.

 

P: También se nota que realmente, las protagonistas son los tres miembros originales: Oráculo, Canario y Cazadora. Son las que tienen historias propias, las que las mueven, a las que les pasa todo el desarrollo, e incluso las que más protagonismo tienen incluso cuando la historia gira alrededor de otra. Lady Blackhawk sigue estando de ayudante y como recurso cómico, igual que en la etapa anterior. Y con Halcón y Paloma no llega a hacer demasiado en este primer (y ahora único) año de la serie, no sabemos si tenía planeado algo más. Es una pena, porque tienen una buena dinámica, no sólo entre si (con la dicotomía típica, y el romance no correspondido) sino con los demás, con Dawn siendo la inocente del grupo, y Hank la testosterona que nunca han tenido. Curiosamente, dos personajes de la etapa anterior de la serie acaban teniendo más importancia. Bueno, no tan curiosamente, son creaciones de Simone, y son buenos personajes. Los recupera bastante bien, y es una buena manera de continuar su historia. Aunque de nuevo, no se que harán de todo esto los nuevos lectores.

 

A: ¿Te refieres a Savant y Creote? Se pierden algunos detalles de su relación con Oráculo, pero se les define lo suficientemente bien como para hacerles interesantes. Del resto, aprecio especialmente el esfuerzo de Simone en Cazadora y Canario, que siempre me habían parecido irrelevante y aburrida respectivamente. Oráculo es un personaje con más jugo que sacar, con lo que tiene menos mérito aunque da el mismo buen resultado. Lady Blackhawk es totalmente prescindible.

 

P: Pero es muy divertida. Lo asombroso es la diferencia en como escriben a Dinah en otras series y como la escriben aquí. En vez de genérica o un complemento para Flecha Verde, es una persona de verdad, con personalidad, humor, tics propios y humanidad. La diferencia de definición con otras versiones de Cazadora también es muy grande. Es para usarlo de manual para otros guionistas. Pero es lo que pasa cuando tienes un guionista bueno que se esfuerza en hacer a los personajes humanos y con personalidad, en vez de como excusas para tener historias y peleas. Más única aún es la interacción entre ellas. Es raro tener un comic donde haya relaciones de amistad entre mujeres. Pero aún más raro (y en otros tipos de ficción, incluso) que quede realista, y más profunda que tenerlas hablando sobre hombres o hobbys comunes estúpidos como en muchas series televisión, o los intentos patéticos tipo Marvel Divas. En vez de eso, suenan como amigas de toda la vida de verdad. Es increible. Es lamentable que no haya guionistas masculinos que hagan lo mismo, pero también es en parte porque hay pocas series así, y no suelen tener guionistas buenos.

 

A: Es verdad que la sensación de compañerismo entre chicas está muy lograda, algo que es llamativo, porque es verdad que Oráculo tiene relación larga con todas ellas pero, hasta donde se me alcanza, Canario y Cazadora no debían tener mucha relación previa. Sin embargo, el momento en que Helena se juega la piel por su amiga en una pelea a muerte es de los más conseguidos del tomo. Sin embargo, precisamente por eso me chirría Lady Blackhawk, porque parece el típico personaje femenino escrito por un hombre, de tipa descarada con comportamiento prototípicamente masculino. Me extraña que Simone caiga en ésto.

 

P: Bueno, fue creada por hombres, y es la clase de chica que ha convivido siempre con hombres, siendo una más, es la idea. La gracia es sobre todo en la clase de diálogo, que no es nada típico. (De hecho, en el original, usa muchas expresiones anticuadas, porque viene de los 40). En cuanto a Canario y Cazadora, llevan siendo amigas desde que empezaron en la serie, es decir, 7 años, que es bastante, incluso en tiempo de comic.

 

La primera historia, como hemos dicho, es un complot bastante complicado de venganza contra las heroinas, que sirve parcialmente de excusa para volver a juntarlas, aunque no era realmente necesario. Es un buen ejemplo de como hacer este tipo de cosas, porque es suficientemente complejo como para que Oráculo no lo vea venir y pueda durar 4 números, pero se presenta de manera paulatina para que no quede enrevesado para el lector, ni sea increiblemente complicado. Hace buen uso de viejos villanos, y la manera en la que los héroes escapan de las trampas no hace parecer idiotas a los villanos por planearlo todo menos justamente lo que pasa en la historia. 

 

A: Para mi el problema es que el modelo de villano es bastante fallido. Es un arquetipo de “asesino-más-letal-que-ninguno” que deja de ser impresionante al segundo número. Al menos se le tejen unas relaciones con el pasado de Canario que puedan consolidarla hacia el futuro, pero desde luego perdiendo todo el halo con el que la venden en esta primera historia. 

 

P: La nueva villana, Canario Blanco, es la parte menos interesante de esa historia. Sus co-conspiradores son bastante más divertidos. De todas maneras, su papel en la historia funciona porque es menos ser un personaje, y más una fuerza de la naturaleza a la que las protagonistas no pueden vencer, y eso les hace tener que jugar con reglas distintas. 

La segunda parte de la historia (que está muy bien estructurado por parte de Simone… si hay que escribir una historia para un tomo de 6 números, en vez de estirar la primera historia a 6 números, escribe una de 4, y luego una continuación aparte de 2) está más centrada en ella, y es más problemática, porque requiere que funcione como personaje y no sólo como amenaza. El problema es que es un cliché oriental. Aparte de la imbatibilidad, es de esos personajes que como vienen de una cultura extranjera (al menos en este caso es inventada y no una malinterpretación de una real) que se usa como excusa para que el personaje actue de maneras obsesivas que nos parece completamente absurda. Es una pena, porque su historia continua de una mucho mejor en el primer volumen, donde Canario viajaba al pueblo natal de Lady Shiva y acababa adoptando a la niña que los guionistas post-Simone hicieron desaparecer inmediatamente. Pero aún así, pese a estos problemas, da para buen juego por las reacciones de las protagonistas ante ella y el reto que resulta.

 

A: La premisa de la segunda parte de la historia queda algo forzada, pero se compensa con un buen desarrollo y un gran desenlace, y el mejor momento de la Cazadora en todo el tomo.

 

P: Los siguientes 4 números son la saga que da título al tomo. Básicamente, la historia va de atar un cabo suelto gordo, y preparar la nueva dirección para Oráculo y para la serie. Que apenas va a llegar a verse por culpa de estúpidos relanzamientos de DC, pero eso es otra historia. Es una lástima, porque el nuevo status quo tenía muy buena pinta. Tiene una buena presentación, con un montaje muy chulo que se nota que es una culminación de todo lo que ha venido hasta ahora, además de un bonito homenaje a un viejo amigo. Además, se enlaza muy bien con Batman Inc y con la idea de la Bat-familia como una unidad organizada.

La primera escena es una gran presentación para Barbara Gordon, ya puestos. La dirección de la historia es bastante obvia una vez ves el título y las preparaciones, pero eso no la hace mala. La idea es dejar de usar a Oráculo como una muleta, y aunque quita un recurso, obliga a otros guionistas a calentarse más la cabeza, cambiando recursos por dificultad y misterio.

 

A: La historia está muy bien, tiene a un villano muy curioso, usa genial a los nuevos aliados/secundarios de Oráculo pero no estoy seguro de que sea un buen catalizador de la decisión que toma Bárbara. No me queda a mí muy clara la relación causa-efecto. 

 

P: La causa es sobre todo el villano. Que es un problema, pero por otros motivos. Relanzar al Calculador como versión malvada de Oráculo fue una gran idea, la única que tuvo Metzler. Enfrentarle a Oráculo, que pasó en la primera etapa Simone, fue algo obvio, pero quedaba bastante bien, ofreciendo un tipo distinto de antagonismo que desarrollaba bien a ambos personajes. El problema es que guionistas posteriores abusaron de la rivalidad, y del personaje, y acabaron haciendo un desaguisado. Al convertirles en nemesis, hubo que inventarse cada vez ideas más raras para Calculador, como darle poderes o que averiguase la identidad de Oráculo, y excusas aún más raras para deshacerlas. Se perdió la gracia de la rivalidad por abuso e incompentencia. Además, sobre todo recientemente, han abusado de Calculador como villano malvado vengativo, siendo la cuarta vez que aparece como tal en un año. El resultado es que no sólo se vuelve repetitivo, se vuelve patético por perder tantas veces seguidas, y al convertirle en otro villano más con planes malvados, pierde por completo la gracia original de ser el recurso de información de los villanos. Aquí Simone intenta arreglar parte del problema, el de tenerle como nemesis de Oráculo, atando cabos sueltos de su aparición en Batgirl y de otras historias anteriores con Oráculo. El problema del patetismo del Calculador no lo arregla, sino que se lo deja como problema al siguiente. Al contrario, juega con la idea. En vez de ser alguien patético que nos intentan vender como amenazador, es alguien patético que se cree amenazador, pero que apenas puede mantener la fachada, incluso ante sus lacayos. Y aunque la parte chula del manejo de información apenas se usa, y en vez de eso es más una mente maestra criminal típica, Simone si que usa su gran idea de la otra vez, que su poder y problema es un Trastorno Obsesivo-Compulsivo casi superhumano. Además, hace gracioso su patetismo, al menos.

 

A: Lo de las jaquecas es muy bueno. En general, Calculador no es el gran problema de la historia. Sus lacayos son mucho peores, en especial la chica del toque mortal que no tiene ningún interés (aunque sirve para hacer una buena introspección sobre Canario Negro). El cameo de Batman es fenomenal. Halcón y Paloma empiezan a encajar en el engranaje del equipo. Hasta Lady Blackhawk está más graciosa. El problema es que la buena idea (ceñir Oráculo a soporte de la bat-familia) no queda nada justificada con toda la aventura previa.

 

P: La idea es que demasiada gente sabe que existe. Si lo sabe mucha gente, lo saben villanos. Y cuando saben que existes, pueden tratar de averiguar quien eres, lo cual causa problemas. Esa es la idea, dentro de la historia, y tiene bastante sentido. Fuera de la historia, es lo que he dicho de no poder usarla de muleta continuamente. Los lacayos son bastante patéticos, pero es el problema cuando trabajan para un Calculador que es un villano del tres al cuarto. Quedan todos como villanos de chiste, en general. Al menos cuando van en plan comedia quedan graciosos. Eso si, se nota que el tal Corriente iba a ser originalemente Bolt (hasta que se dieron cuenta de que murió hace un par de años), hasta le llaman Bolt una vez. En cuanto a la nueva, Mortis, tiene una buena presentación y resolución, pero no deja de ser el recurso habitual de muchos comics de literalizar conflictos personales de la manera más obvia posible. Al menos no se trata de manera tan burda como otras veces.

 

El último número es quizá el que mejor funcione. Es una historia autoconclusiva sobre el romance entre Cazadora y Catman. Esa posibilidad fue una idea absolutamente brillante que se presentó en la aparición de los 6 Secretos en Aves de Presa v.1, y que se ha mencionado de vez en cuando en la serie de estos. (Que se ha quedado a medias de publicar porque Planeta es así, pese a que otras series que venden poco se han seguido)

La idea es brillante porque no solamente son una versión con los géneros cambiados de Batman y Catwoman. Ambos son personajes grises, que no terminan de encajar en sus respectivas familias. Cazadora era demasiado oscura para la Batfamilia, Catman era el más heroico de los Seis Secretos. La idea del número es que con acontecimientos recientes, Cazadora cada vez ha perdido más oscuridad, mientras que Catman, tras una saga reciente de 6S, se ha lanzado de cabeza al lado oscuro. Así que la historia no sólo es un team-up (que para ellos equivale a una cita), es ver porque la relación podría tener un futuro, y porque probablemente no lo va a tener. Funciona muy bien, no sólo a nivel argumental (la revelación final hace que tenga perfecto sentido) sino de caracterización (queda bastante ambiguo si Catman tiene razón en su valoración de si mismo, o si sólo trata de convencerse de ello por auto-odio). Oh, y también tiene un cameo de otro de los secretos, y uno de Oráculo en una buena coordinación con el Batgirl de ese mes.

 

A: La verdad es que es un número redondo, con una compenetración perfecta entre los protagonistas, afectada como dices por sus trayectorias antes convergentes, hoy divergentes. La verdad, quien esperase haber visto este nivel de profundidad de caracterización en la Cazadora hace diez años, que levante la mano. Y por ésto es una buena idea Aves de Presa. Porque nadie querría hacer una mini de Cazadora o de Canario Negro. Sin embargo, tenerlas agrupadas permite utilizarlas y explotar todas las posibilidades que ofrecen. Ojalá esto dure para rato, aunque ya sabemos que no.

 

P: A decir verdad, han hecho miniseries de ambas. Que no han valido un pimiento, obviamente.

Es una pena que, pese a lo buena que es la serie, sufra por culpa de la incompetencia absoluta de la DC de Satán. Primero, en el presente, porque han sido incapaces de buscarle un dibujante fijo a la serie. Es decir, este tomo tiene 11 números. Tiene 7 dibujantes distintos. El que más hace, hace 3 números. Es un baile de dibujantes vergonzoso, y más aún por el hecho de que casi ninguno es bueno.

 

A: Me gustaría hacer una mención especial a Iñaki Miranda, no sólo por ser el peor de los 7 sino por tener la curiosa capacidad de dibujar cada vez peor a medida que avanzan las páginas. Es la vez que veo esto más ostensiblemente desde que Igor Kordey dibujaba números de Nuevos X-Men en un fin de semana.

 

P: De verdad que no entiendo que le ha pasado a Miranda. Hizo un par de números de Fábulas que estaban bastante bien. Eso si, eran de un género completamente distinto. La comparación con Kordey es muy acertada: No sólo lo han puesto a última hora, lo han puesto en un estilo y tono que no le pega en absoluto. 

 

P: La serie fue lanzada por Ed Benes, que ya dibujó el primer año de Simone en la serie original. Y si acaso, se ha vuelto aún peor con los años. No sólo dibuja a las mujeres en ridículas poses y trajes de enseñar tetas y culos, y los hombres como muñecos ken hipertrofiados, sin que nadie tenga pupilas. Narrando apesta, apenas pone detalle, y lo llena todo de cada vez más rayas innecesarias.

 

A: Es una suerte que Canario sea rubia, Helena morena y Oráculo pelirroja porque si no nos iba a costar en serio distinguirlas entre sus caras femeninas genéricas y sus cuerpos imposibles clónicos.

 

P: Benes es ayudado por Adriana Melo, que ya hizo con Simone una miniserie de Rosa y Espina. Es un ejemplo de como hacer el mismo estilo, pero no tan malo. Sigue siendo malo, de todas maneras.

Los siguientes dos números los hace Alvin Lee, que era parte del estudio Udon, que hizo Masacre con Simone hace años. (Si, esto es una especie de Simone Reunion Tour) Es un estilo completamente distinto, y tiene sus problemas, sobre todo en las caras angulares e iguales, pero al menos narra bastante mejor.

La siguiente historia la iba a hacer Ardian Syaf, el de Dia Mas Brillante y GLC, pero sólo hace un número. Es una amplia mejora respecto a los anteriores, aunque sigue siendo tosco dibujando a los personajes. Se nota un montón lo que le ayuda el acabado en Día.

Otro número lo hace uno de los dibujantes de estudio de la familia Batman, Guillem March, y por una vez, no es el que más tetas y culos dibuja. En algunos aspectos es bastante bueno, como siempre, pero otras veces las poses y maneras de dibujar a los personajes quedan fuera de lugar.

Por último, quizá el mejor dibujo es el de la última historia, por el suplente habitual de Superman y Batman, Pere Perez. Es bastante sólido dentro del estilo español, y hace bien a los personajes y una historia con acción complicada. Aunque como todos, no es el trabajo que mejor le ha quedado. Y por supuesto, los estilos de unos y otros chocan entre si

 

A: Triste presagio el del baile de dibujantes para un final poco merecido, cerrando una serie que estaba sacando jugo de personajes infrautilizados y poniéndolos en valor dentro del Universo DC. Pero, de nuevo, lo que primará es darles la enésima vuelta a los mismos de siempre. O, bueno, en DC ya ni eso. Reinvención total.

 

P: Lo triste es que habían por fin anunciado un dibujante fijo bueno, Jesús Saiz. Que hizo dos números con Simone, presentando nuevo villano y empezando nueva historia. Que quedó a medias, porque en el último segundo decidieron relanzarlo todo. (supongo que por eso no los han publicado aquí) Así que la serie se canceló tras dos números de relleno, sin aprovecharse apenas el potencial.

En vez de eso, va a relanzarse con otro guionista peor, sin historia previa y sin Oráculo, es decir, sin buena parte de la gracia. Mientras que Simone va a desperdiciar su talento reconvirtiendo a Oráculo en Batgirl, tirando por la borda todo lo que ha hecho todos estos años. No se sabe que es peor en DC, la falta de planificación, de ideas nuevas o de aprovechar lo que tienen.

Pero al menos ha quedado este tomo, que es una pena que no tenga continuación ni un dibujante de verdad, pero que al menos muestra lo que se puede hacer con cualquier personaje con un buen guionista. A ver si la nueva editorial publica el volumen anterior. Recomendado (8)

 

 

 

Batman Nº54

 

No tenía pensado reseñar este comic, ya que sólo comentamos Batman una de cada dos entregas (y ya es mucho), pero no quería dejarme un solo comic para el podcast o no hacerle justicia con una microrreseña, y había un par de cosas interesantes que decir al respecto, así que, que demonios. Este es el final de la historia de Paul Cornell en Batman & Robin, y queda claro que ha sido buena elección por parte de Planeta poner antes la historia de Tomasi, porque esa transcurría al principio de Batman Inc, mientras que esta transcurre durante la segunda saga de esa serie. (Que desgraciadamente no veremos aquí hasta Marzo)

 

Aunque esta historia está protagonizada por Dick-como-Batman, y Cornell hace un buen trabajo de mostrar las diferencias con Bruce-como-Batman, hay un detalle muy bueno sobre el Batman clásico. Es algo que mencionamos en la reseña del número anterior, y Cornell no defrauda, y trata el tema. Parte de la historia está contada desde el punto de vista de una de las muchas chicas que ha salido en alguna ocasión con Bruce Wayne como parte de su fachada de playboy millonario. Por supuesto, los lectores sabemos que sólo es fachada, pero una cosa que no habían tratado los guionistas es como ve el público en general todo eso. Es decir, se ha tratado a veces que pasa cuando Bruce acaba enamorandose de una de esas chicas, pero no que pasa con las demás. Y que, o una de dos, o Bruce se acuesta con ellas (con el consiguiente problema de seguridad que conlleva, aparte de las consecuencias morales), o no, y en este caso, que eso debería ser muy sospechoso. Efectivamente, aquí Cornell se decanta por una de las dos opciones, la que más sentido tiene para el personaje, y nos cuenta la explicación que da públicamente, y porque la mayoría de la gente lo deja correr. Es una muy buena aportación al mito.

 

Aparte de ese detalle, se nos cuenta la historia de cómo una de esas chicas acaba convirtiendose en la villana de la historia. Que, francamente, es completamente descabellada y exagerada. Es decir, estamos hablando de un personaje sin poderes que sobrevive con un maldito hueco en la frente por el que se puede ver a través. Cornell, por otro lado, está acostumbrado a escribir conceptos descabellados y contar historias creibles con ellos, así que más o menos logra salirse con la suya. Si, el concepto es absurdo, y la explicación pseudocientífica no tiene ningún sentido, así que hace bien en sólo mencionarla una vez por explicación y dejarse de meterse en los comos. Pero si lo miras realistamente, muchos de los villanos clásicos de Batman tampoco tienen mucho sentido, y existen únicamente porque vienen de la herencia pulp de villanos grotescos que de alguna manera, coexisten en un mundo más o menos “normal”. Bueno, normal en la ambientación, sigue siendo un mundo donde no sólo los villanos son grotescos, tienen planes de supervillano. Pero no desentona en el extremo más exagerado de las aventuras de Batman, que es donde lleva transcurriendo toda la serie.

 

Así que la villana, la Ausencia, es terriblemente exagerada, no sólo por el diseño, sino porque es la clase de villana retro a la que le gusta meter a los héroes en elaboradas trampas mortales que van a juego con su tema principal. Y su manera de ver las cosas es también desquiciada. Por otro lado, y esa es la habilidad de Cornell, todo eso no sólo queda divertido por lo exagerado, sino que queda un personaje que, pese a todo, cae simpático, que puedes entender y con el que puedes simpatizar. Está loca, pero de una manera consistente, y hay un personaje humano debajo de la locura. Que es la clave de los mejores villanos de Batman, tipo Dos Caras o Acertijo. Igualmente, hace un buen trabajo con la caracterización de los dos protas, tanto como personajes separados como con su interacción. Este Damian si que suena como el de Morrison, y su interacción con Dick es entrañable. Ojalá le hubieran dado la serie a Cornell.

 

El dibujo de Scott McDaniel sigue teniendo los mismos problemas, eso si. No sólo tiene un estilo difícil de tragar, que suele ser bastante feo, es muy, muy inconsistente. El puñetero tamaño del hueco cambia de una página a otra, maldita sea. Al menos la secuencia de la trampa mortal no se hace tan difícil de seguir como podría. Pero vamos, McDaniel necesita alguien que le haga unos acabados arregladores, o mucha más disciplina, o dejar de trabajar.

 

Una grata sorpresa, sobre todo tras el comienzo flojito, pero no debería haberlo sido. Ojalá el resto de series no Morrison fueran así. Recomendado (8)

 

 

 

Batman: Detective Comics

 

No se han calentado mucho la cabeza con el título, no. Es decir, no es que no haya montones de otros tomos con material de Detective Comics. Por no tener, no tiene ni subtítulo ni número para distinguir de otros posteriores, aunque sea en el lomo. Como puedes imaginarte, esta es la nueva etapa de Detective Comics, protagonizada por Dick Grayson como Batman, y esencialmente, es su serie principal. Es curioso como han distribuido las series en Planeta: Parte en la serie regular y parte en tomo, pero en vez de poner las series de Bruce (Batman Inc, Caballero Oscuro) en un formato y las de Dick en el otro, o las series importantes (Batman Inc, Detective) en uno y las de relleno en otro, los han mezclado. Pero bueno, mientras publiquen todo por separado, da igual.

 

El guionista de esta etapa es Scott Snyder, novelista que debutó en comics recientemente con American Vampire para Vertigo. Ha tenido éxito, y se ha convertido en uno de los guionistas a seguir en DC. (En los relanzamientos se ocupará de la serie principal de Batman y de Cosa del Pantano) La verdad es que es bastante bueno, y no sólo porque el nivel de los guionistas de Batman no-Morrison deje bastante que desear. Y si hay demasiadas series de Batman (en serio, 5 series son demasiado para cualquiera), al menos se esfuerzan en que (casi) todas se diferencien unas de otras. En concreto, esta es la serie de Batman donde hace de detective. Por tanto, el tono es más oscuro, más realista que en otras, con mucho más uso del cuerpo de policía de Gotham, y con criminales y locos más o menos realistas en vez de las pesadillas con mallas y rarezas de las otras series.

 

Sin embargo, Snyder no olvida que está escribiendo un comic de Batman, y un comic de Batman moderno. La serie está completamente afincada en el universo de Batman actual. Batman es Dick Grayson, y se nota su diferencia en la manera de actuar con Bruce. Está seguro en su papel, pero no es tan experto, y se nota que su faceta de detective es la que tiene menos desarrollada, aunque también la tiene. Vemos sus relaciones con los distintos personajes de su vida, desde miembros de la Bat-familia (incluida una relación que curiosamente no se ha tratado desde que es Batman) hasta distintos policías de Gotham. Vemos como afecta lo de Batman Inc a la conexión entre Batman y el DPG. Y aunque no hay realmente elementos superheroicos en esta serie (en el sentido de cosas más que humanas, como en las películas), queda claro que tanto Batman como la poli están acostumbrados a que pasen cosas raras en Gotham. Es creible como comic de Batman, no es escribir una historia de policías con Batman como adorno. La primera historia presenta todo esto, y tiene a Batman y demás investigando un caso de locura criminal que sería rara en un CSI, pero que aquí entra dentro de lo normal. Es apropiadamente repelente, y si bien no es una amenaza real para los protagonistas, funciona bien como toma de contacto, es suficientemente vistosa para lo que dura.

 

La segunda historia, sin embargo, no es realmente una historia de Batman. Es una historia de James Gordon en la que sale Batman alguna vez. (De hecho, originalmente iba a ser la historia de complemento de la serie, hasta que decidieron cortar los complementos y la reconviertieron) Y es una historia importante, al menos desde el punto de vista argumental, porque recupera a un personaje bastante conocido que llevaba más de 20 años en el limbo. Por supuesto, eso es porque fue creado por alguien que reescribió la historia porque quiso, y el resto de guionistas decidieron pasar de este cambio y usaron la versión original. En cualquier caso, lo que hace Snyder es decir que en la continuidad actual (y supongo que sólo en la actual, porque es la clase de cosa que no puede funcionar en la futura versión de DC que apenas ha durado un lustro) si que existe, y dar una buena explicación de porque no se le ha vuelto a ver, ni mencionar. Y no es ninguna de las explicaciones fáciles y obvias. Ni su nuevo papel en la serie es ninguno de los obvios tampoco. La explicación va desarrollandose de manera lenta y trágica, de manera que te lo ves venir, pero no quieres verlo venir. Lo mejor es que en un universo donde ciertos tipos de problema se tratan de manera muy poco creible, aquí si se trata de manera muy realista, metódicamente y con detalle, y con cierta ambigüedad. Es una historia muy buena, y capta totalmente la atención para el resto de la etapa, donde ambas partes de la historia coincidan.

 

El dibujo de la primera historia del artista únicamente conocido como Jock, que lleva haciendo portadas para la serie desde hace años. La ambientación que le da a la serie es muy buena, y sabe mover la historia y causar impacto. Sus figuras y personajes podían quedar mejor acabados, eso si. Una cosa es tener un estilo suelto, pero a veces se pasa. La otra la dibuja Francesco Francavilla, que debuta en una editorial grande con este trabajo. Tiene un estilo ligeramente más convencional que el de Jock, aunque sigue siendo apropiado para una historia oscura, y tiene también cierto toque moderno. Está bastante bien, el dibujante promete.

 

En general, la etapa de Snyder promete. No está a la altura de lo de Morrison, pero como alternativa más normal, probablemente gustará. Recomendado (8)

 

 

 

Y eso es todo. Es poco, pero mejor eso que nada. La semana que viene, más cosas: La nueva Spidergirl tiene una breve serie, hay otra breve relanzamiento ultimate en Ultimate X, más especiales variados de la Guerra del Caos, un tomo revisitando los primeros tiempos de Thor y los números que quedaban por publicar de Cable/Masacre, con poco Cable. Además, una nueva línea de superhéroes debuta con Traveller, y toca el último tomo de Astro City. Veremos cuantas de esas cosas acaban en podcast. Saludos gothamitas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: