Criticas Reconstructivas: Semana del 30 de Enero al 5 de Febrero

10 febrero, 2012

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas críticas. Esta semana, tengo deja vu, porque esto lo escribí ya. Después de haber escrito esta introducción y tres reseñas, el archivo decidió guardarse mal, y perdí toda la información. Así que he tenido que reescribirlas de memoria. Siento si soy más escueto que otras veces, pero bueno, son una burrada de reseñas, de todas formas.
Esta semana, tocan las novedades de Panini, todas las mensuales. Como curiosidad, ese mes, muchas de las series de Marvel tenían portadas alternativas, con el tema del Capitán America metido en alguna situación típica de la cultura americana. Como siempre, Panini las añade como ilustraciones en sus comics al final. Al menos, es curioso.
Además de todo eso, ECC también ha sacado una de sus series mensuales. Aunque curiosamente, no es Superman, sino Batman. El burro delante para que no se espante. Esto puede significar que la distribución del mes pasado era una anomalía por ser el primer mes, y que van a seguir una distribución de semanas similar a la que tenía Planeta. Pero con cambios. O a lo mejor no, lo veremos en las siguientes semanas. Otra cosa sobre ellos, que se me olvidó comentar el mes pasado, es que están utilizando el logo de la Nueva DC, es decir, el antiguo, pero con colorines, distintos según la familia de series a la que pertenezca el comic. Que a veces lleva a situaciones raras, porque algunos de estos comics son de antes de esa división en familias tan reductiva que ha hecho DC (a imagen y semejanza de la que hizo la Marvel de Satán en los 90, que tan bien fue) De todas maneras, probablemente durará muy poco, y en breve pondrán el verdadero nuevo logo de DC, el que no tiene sentido en un medio estático, porque parece únicamente una C en vez de una D despegandose de una C.
Creo que voy a revivir el recuento de comics de 22 páginas (bueno, 20, ya ha llegado el recorte) frente a 44 (40). Porque esta semana sólo tenemos 6 del formato tradicional frente a 16 de más páginas. Parece ser que el paradigma ha vuelto a cambiar, y el gordo vuelve a ser el formato normal.
Además de todo esto, como ya vaticinaba, este año habrá grandes cambios, y finales. Uno de ellos, esta semana, como vereis debajo.
Si no habeis hecho trampas y habeis mirado, empezamos ya las reseñas. Esta semana: Batman Nº57, Cuatro Fantásticos Nº50, Guerreros Secretos Nº28, Miedo Encarnado Especial: Spiderman, Patrulla-X: Cisma Nº1, Ultimate Spiderman Nº13, Ultimate Vengadores Nº12, X-Men Nº11 y X-Men: Legado Nº74.

Batman Nº57

Termina el volumen 1 de Batman y Robin, con el final de una trilogía, y como había un mes más, con un número suelto para terminar. Es apropiado, la “primera temporada” de Morrison también fueron trilogías y un número suelto para terminar.

La trilogía que termina es la del regreso de Judd Winick al personaje que (re)creó, Jason Todd, la Capucha Escarlata. Winick parecía haberse enmendado, haciendo un trabajo relativamente bueno en Liga de la Justicia: Generación Perdida. Pero aquí vuelve a las andadas. Resucitar a Jason Todd fue una chapuza total que no pegaba en absoluto en un comic de Batman. Pero si que es cierto que un exRobin resucitado podía dar para ideas interesantes, siendo la encarnación viviente del mayor fracaso de Batman, dispuesto a recordarle continuamente los problemas que tiene su código personal de dejar vivir a los villanos. El problema es que Winick empezó con esa idea, pero se acabó divirtiendo demasiado con el personaje y convirtiendolo en su Mary Sue. Un personaje que no va de nada, sólo de ser más guay que nadie, que siempre se come todo el protagonismo de todas las historias donde aparece, a base de ser un chulito que se cree gracioso, que deja siempre a Batman y al héroe que sea en ridículo y que siempre escapa para aparecer continuamente una y otra vez con la misma idea, dejando a Batman como inutil porque nunca puede atrapar a un asesino. Así que fue un alivio cuando después de años de chorrada repetitiva, Morrison cogió al personaje en esta serie, y lo renovó por completo. Cogiendo la idea original, en vez de tenerlo creyendose más guay que nadie, le tenía más patético y consciente de los problemas de lo que hace, y tomandose más en serio su misión. Más importante, lo hacía más divertido y original, convertido en un verdadero anti-Batman, que usa técnicas de marketing y publicidad modernas para demostrar públicamente porque los métodos del Batman clásico estan desfasados. Una gran idea para un villano, para una nueva nemesis para el nuevo Batman.

Así que, por supuesto, como casi siempre que alguien hereda ideas de Morrison, y como casi todo lo que hacen ahora en DC, la cagan. ¿Todo lo que añadió Morrison? A la mierda. Nada más empezar la historia, el personaje vuelve a ser el mismo que en los 5 años anteriores. Vuelve a ser un creido pagado de si mismo de una sola idea. Ni siquiera tiene el traje nuevo, pese a lo que pusiera la portada del mes pasado. Por supuesto, toda la historia no va de Batman y Robin, que ni hacen prácticamente nada, ni aportan ni consiguen nada. Excepto quedar en ridículo, porque de nuevo, no logran capturar otra vez a Todd. Porque en la DC moderna, todos los asesinos tienen que quedar sueltos para reaparecer una y otra vez, y que los héroes queden como inutiles. (Ver también: Terminator) La historia gira enteramente de nuevo alrededor de Jason, y sigue siendo igual de plano y machacón, en una historia absolutamente típica, donde no se trata ninguno de los posibles temas del personaje. Únicamente gana, porque mola más. Los villanos también se las traen. El mes pasado, de repente, los malos resultaron ser hombres-animales, por ningún motivo en absoluto, que quedan totalmente fuera de lugar en un comic de Batman que intenta ser relativamente realista. En este número, Winick debe haberse dado cuenta de la mala idea que eran, así que desaparecen sin explicación y son sustituidos por mercenarios aún más genericos. Lo peor de todas maneras, no es lo mala que es la historia. Es que Winick si que se ha leido los números de Morrison, pero no los ha entendido. Así que retoma un elemento de esa historia, deshace el final original y positivo que tenía, para sustituirlo por el final manido que el original logró subvertir, que queda deprimente y trillado en comparación, además de contradictorio. Hay que jorobarse.

La otra historia es bastante mejor, no es que eso fuera muy difícil. Está escrita por David Hine, que recientemente estaba siendo uno de los guionistas secundarios de las series de Batman, escribiendo miniseries, y los últimos números de la serie de Azrael. (Que concluian en un crossovers con otras series, que no se si va a publicar ECC) La idea de la historia es tener a Batman y Robin en Paris enfrentandose a villanos basados en movimientos artísticos del siglo XX. Si, es la misma idea que la historia de la Hermandad del Dadá en la Patrulla Condenada de Morrison. Pero menos fantástica, y con menos empatía por los villanos. Simplemente están para presentar su idea y ser vapuleados por los protas. Aún así, la historia se hace divertida, básicamente por las ideas para los villanos y las referencias culturales instructivas. Además, Hine no ignora Batman Incorporated, usa a Nightrunner, el Batman de Francia, que creó en los anuales de ese año, que ECC debería publicar.

El dibujo en ambos capítulos, curiosamente para esta serie, es del mismo, Greg Tocchini. Que solía dibujar cosas para Marvel, como el joven Thor. Bueno, y sigue dibujando, como se verá más abajo. Su estilo es un poco suelto y le falta un poco de definición, pero no está mal, funciona bastante bien en la segunda historia. En esa, le ayuda un tal Andrei Fresson, que ya suena de por si como un artista francés de vanguardia, así que encaja. Las portadas son muy buenas, ya puestos.

Así termina Batman y Robin. Pero da igual, porque será relanzada con la nueva DC, esta vez con otro Batman y con el equipo creativo fijo de Tomasi/Gleason, que no suena particularmente bien. Hine, por su parte, no va a seguir trabajando para DC, mientras que Winick escribirá dos series, aunque curiosamente, no la de Capucha Roja, que la escribirá alguien aún peor. En los comics de DC tienen razón, no hay justicia. No Recomendado (4)

Cuatro Fantásticos Nº50

Celebrando 50 meses desde la última renumeración arbitraria. Vale, como la página de texto del final dice, es la primera vez que tenemos un nº50 de los 4F en España desde 1987. Pero eso únicamente se debe a que Forum y Panini se han dedicado a renumerar la serie a la mínima excusa, excepto en estos últimos cuatro años. En cualquier caso, para celebrarlo, continuamos la aceleración hasta llegar al nº600 y precisamente el 50º aniversario de la serie, con 3 números de FF. La cosa es: Los dos primeros números continuan la trama que lleva desde el nº1, mientras que el tercero empieza un interludio de dos números. ¿No habría tenido mucho más sentido publicar un solo número el mes pasado, publicar este mes los tres números que continuan los unos de los otros, y dejar los dos números de interludio para el mes que viene, y ya se recuperara el desfase al otro mes? Así habríamos tenido un nº50 que no terminaría a mitad de historia.

Aunque a decir verdad, hace ya tiempo que esta serie es toda una historia continua. Las tramas empezaron con el primer número de Hickman, pero es que desde el relanzamiento como FF, esto está siendo una única historia continua. Eso tiene un problema, y es que Hickman está tan centrado en su gran argumento a la larga que no ha dejado espacio simplemente para jugar con los personajes y conceptos, para establecer como sería la normalidad para la Fundación Futuro. De hecho, de la Fundación Futuro hemos tenido poco desde que se reinició la serie, la serie se ha centrado principalmente en los 3F y el resto de familia directa. Es una pena, porque la idea de un edificio lleno de niños supergenios de procedencias tan diversas practicando superciencia Marvel tiene muchísimo potencial para humor y diversión, del que hemos visto más bien poco en los 6 números que llevamos. El único sitio donde se ha explorado en ese plan es en la aparición de la FF en Spiderman en los meses pasados. Pero bueno, la queja anteriormente en los 4F de Hickman era que la historia iba demasiada lenta. Ahora que ya puso todos los elementos en su sitio, la historia ya va como un tren moviendo esos elementos, así que tampoco es para quejarse demasiado de lo contrario, de que va demasiado deprisa. Cuando termine esta gran historia, ya habrá tiempo para jugar.

Porque desde luego, aunque no aproveche toda la gracia de la FF, esta saga está muy interesante, incluso apasionante, y también tiene su parte divertida y su corazón. La idea de acudir al Dr. Muerte para pedirle ayuda para derrotar a los Reeds malvados es buena, y más aún que le traten como el Tio raro que hay en todas las familias. Que su primera idea fuera montar un simposio sobre como matar a Reed Richards, e invitara a algunos de los principales villanos de los 4F, es genial. Pero la interacción entre ellos es tremenda. Claro, que la conclusión a la que uno llega es que esos villanos no van a conseguir mucho porque son unos inútiles, pero es consistente con su historial. Aparte de muy divertida, sirve para jugar con esos villanos, y poner en perspectiva toda la trama hasta el momento. Mientras tanto, no es sólo el espectáculo de los villanos, hay buenos momentos familiares entre Reed y Valeria, Ben y Bentley y sobre todo, Sue y Peter, que define perfectamente la dinámica de los personajes, otra vez.

Entonces empieza de verdad la esperada Guerra de las 4 Ciudades, y es una gran batalla campal, como podías esperarte. Donde van saliendo cada vez más y más elementos que complican las cosas cada vez que crees que no pueden complicarse más, y puedes ver como las estrategias van cambiando y desarrollandose. Es una historia de acción muy buena, pero sobre todo, con contenido debajo, no son solo peleas. Y termina con una revelación que sabíamos que iba a pasar tarde y temprano, pero que llega en el momento perfecto para que quede bien e inesperado. (Bueno, si no viste la portada americana que lo chafaba)

El último número es el interludio, que precisamente va de explicar como ha ocurrido esa revelación, y lo que eso significa. El problema es que el número termina mostrandonos cuando ocurrió el suceso, pero apenas llega a contarnos la explicación que, presumiblemente, queda para la segunda parte el próximo mes. El resto del número va de volver a contarnos historia pasada de los personajes que, en su mayor parte, ya se sabía o se podía intuir. Hay un par de ideas nuevas, y tiene pinta de que van a ser muy importantes más adelante, pero no justifican dedicarle un número entero a eso (o dos si contamos el siguiente), cortando el ritmo de la historia un mes, sin que salgan los protagonistas. Y más cuando aunque hay alguna pista intrigante, como historia no es demasiado buena, es exposición textual apenas dramatizada. Así que el experimento no ha funcionado muy bien.

El dibujo de ninguno de los capítulos es de Epting, el dibujante principal de la serie. En vez de eso, los dos primeros son de Barry Kitson, que se incorpora como dibujante secundario, y que hará un tercio del primer año de la serie. La verdad es que pega muy bien, con un estilo sobrio y elegante, pero bueno haciendo personajes reconocibles y acción efectiva, que es lo que necesita la serie. Mucha imaginación no tiene, pero no le hace falta, porque aquí los diseños le vienen dados. Y queda mejor que Epting, porque no es tan sombrío. En el número de flashback tenemos a Greg Tocchini otra vez esta semana, y la verdad, queda demasiado caricaturesco y suelto para una historia tan suelta y que tiene que llevarnos a mundos y situaciones tan raras y cósmicas. A veces ni se sabe que está pasando. Otra cosa del experimento que no funciona.

Pero descontando ese número más flojo, es una buena celebración para el grupo, porque continua una de sus mejores épicas que se recuerdan. Muy Recomendado (9)

Guerreros Secretos Nº28

Final de la serie, y lo primero en lo que uno piensa es que es una lástima que no se cumpliera el plan original que daba para 4 años de serie, en vez de los dos y pico que ha durado. Muchas de las cosas del organigrama de los primeros números no se han llegado a cumplir, o sólo se han visto de pasada. Y se nota, hay muchos elementos que se han presentado de manera importante, pero que apenas han tenido tiempo para desarrollarse, como los otros Equipos Oruga o todo lo de Leviatán. Es una pena, porque la serie habría quedado mucho mejor así. Pero no ha quedado mal con esta longitud, y sobre todo, ha servido para presentar en Marvel a Jonathan Hickman y convertirlo en una de sus nuevas estrellas. A ver si sus siguientes proyectos compensan el recortar este.

Irónicamente, lo menos interesante de la serie han sido los supuestos protagonistas, los Guerreros Secretos del título. (Título que es una reminiscencia de una vaga conexión con Secret War, pero que no se ha usado en el interior del comic) Eso es porque la serie originalmente la concibió Bendis para centrarse en ellos, pero cuando decidieron darsela a Hickman, se dio cuenta de que siendo creaciones de Bendis, no eran personajes muy buenos, y decidió dejarlos en segundo plano. Es decir, en sus primeras apariciones apenas tenían personalidades distintivas, ni tenían conceptos llamativos. Además, venían de una idea profundamente estúpida, que era el hecho de que eran hijos perdidos de supervillanos y superhéroes, pese a que en muchos casos, ni tenían los poderes de sus padres, ni era posible que hubieran heredado los poderes. (El ejemplo más claro, la hija de un tipo que se convirtió en un grifo hace 10 años, tiene 20 años y poderes de supervelocidad, porque sí) Hickman ignoró lo más posible esta parte, y los convirtió en comparsas del verdadero protagonista de la serie, Nick Furia. Por el camino, admitiendo que eran secundarios, logra darles a cada uno una historia personal, que si bien no les hace grandes personajes, al menos se molesta en haber hecho algo con cada uno. Con eso ya terminado, este número no es más que un epílogo para ellos, similar al de Alias (la serie de TV de espías, no el comic de Bendis), donde se ponen a disposición de futuros guionistas.

Más interesantes son los otros secundarios de la serie, los antiguos Comandos Aulladores y agentes de Shield. De nuevo, no ha habido espacio para explorarlos a todos. (La muerte del hijo de Furia habría impactado más si no hubiese sido un número después de recordar que existía) Pero el espacio que ha habido, ha quedado muy bien, dandole un último hurra a la mayoría de Aulladores que quedaban vivos, y renovando a otros viejos conocidos. Han quedado más chulos que nunca. También es interesante el relanzamiento de Shield en el número anterior. Realmente, es recuperar el status quo de los 90. Ahora, sólo queda que otros guionistas le sigan el juego a Hickman, en vez de ignorar su existencia, o ignorar que no es la misma organización risible de antes, que es lo que pasó en los 00 y acabó causando su desmantelación. (Un detalle muy jugoso es que el nuevo director de Shield es Reb Ralston, que además de ser antes de los Aulladores, es secretamente parte del Batallón-V. Así que la organización internacional de paz ahora esta bajo el control de una organización ultrasecreta de justicieros radicales. Es la clase de idea que podría dar para muchas historias muy buenas, pero claro, para eso hace falta que venga un guionista con buen ojo y buen conocimiento de Marvel)

Luego están los villanos. Hydra llevaba décadas siendo un chiste, y más recientemente, pero Hickman logró hacerles interesantes, manteniendo la idea de organización terrorista legado de la Guerra Fria, pero actualizandolo al mundo moderno de conspiraciones secretas y recursos ilimitados. (Siguiendo con la comparación con Alias, si la Hydra de los 60 era la ESPECTRA de James Bond, esta es la versión en supervillano del SD-6) La clave, aparte de mostrar inteligentemente sus recursos y nivel de alcance, ha sido darle personalidad a los distintos subjefes de la organización, cada uno con su personalidad, historia y objetivos. De nuevo, se ha visto algo truncado, pero se han hecho cosas bastante buenas con el Gorgón (que ha dejado de ser un personaje de una sola idea), con Víbora (sacandola del estancamiento en el que llevaba muchos años, aunque sea a costa de darle un gorro ridículo) y sobre todo, con la Condesa Valentina, que ha estado genial. También ha sido buena la presentación de Leviatán, aunque no haya quedado tan bien, porque apenas se ha explorado, sólo se ha visto un poco el potencial. Ahora, está por ver si lo volverán a sacar, o si se aprovecharán las nuevas ideas para Hydra, en vez de volver a tenerles como carne de cañón tonta. Pero durante esta época, han quedado bien. (Y si no otra cosa, se han librado del Barón Von Strucker, pero en una historia en condiciones, explicando lo bueno que tiene, todo su estilo e historia, y lo malo, lo antigualla de una guerra fria que terminó hace tiempo que es. Y todo formando parte de un entramado mayor que abarca décadas y más de una serie de Hickman)

Pero la estrella de la serie ha sido Nick Furia, Agente de nada. Antes de Invasión Secreta, hacía siglos que nadie escribía una buena historia sobre Furia, sólo le tenía como contacto genérico con el gobierno o el mundo de los espías. Pero Hickman ha sabido renovarlo, cogiendo la gracia del soldado de los 40, el espía de los 60, y el líder de los 70 en adelante, y juntarlo todo y renovarlo para los tiempos modernos. Ahora, Furia es el hombre que tiene todos los ases en la manga, que va 10 pasos por delante de todos sus enemigos, y al que nunca se le notará en la cara cuando es un farol o cuando lo tiene todo planeado. Que tiene amigos en todas partes, y enemigos en más sitios aún. Que sacrificará a quien tenga que sacrificar para cumplir la misión, pero que siempre ayudará a un amigo si hace falta cueste lo que cueste. Que toma las decisiones difíciles que otros no puede tomar, y tiene que llevar esa carga en su conciencia eternamente. Y que es una reliquia de la Guerra Fria, pero que tiene que seguir adelante, porque sigue haciendo falta. Este último número, sobre todo, está dedicado a él, y a resumir todos estos elementos del personaje. Es un número agridulce, que recuerda todas las partes negativas de la vida de Nick… pero también tiene grandes momentos reconfortantes, como la aparición del Capitán America, y simplemente de chulería, como el final cuando nos dicen que va a hacer ahora.

El dibujo de la segunda mitad de la serie ha sido de Alessandro Vitti. Y aunque no ha sido tan bueno como Stefano Casselli en la primera mitad, ha estado bien. Curiosamente, su estilo es una mezcla entre Casselli y el dibujante que presentó al grupo en Invasión Secreta, Michael Gaydos. Le da un toque oscuro y algo sucio a la serie, que le pega. Pero puede hacer acción movida claramente, y cierto atractivo consistente.

Aunque la serie no ha desarrollado todo su potencial, ha sido consistentemente una buena serie y ha aportado mucho a Marvel, en guionista y personajes. Se podrá recordar bien. Muy Recomendado (9)

Miedo Encarnado Especial: Spiderman

Aquí empiezan las miniseries derivadas de Miedo Encarnado. Desde Dinastía de M, Marvel ha empezado a sacar miniseries dedicadas a contarnos que hacen distintos personajes durante el crossover de turno, en vez de ocupar números de las series regulares. Este año, lo han perfeccionado: Las únicas series regulares que se ven afectadas por el crossover son aquellas en las que el guionista (bueno, o el editor) quiere hacer algo con el concepto. Los demás personajes, tienen miniserie aparte sin nada que ver con la serie regular, y distinto equipo creativo. Así, todos contentos. Las series regulares siguen sin interrumpirse por cosas que ni les van ni les vienen, y los que quieran ver que estaban haciendo esos personajes durante el crossover, tienen las miniseries para eso. El problema concreto de Miedo Encarnado es que no tiene un concepto central. Dinastía de M tenía “ver que hacen los héroes en un mundo donde los mutantes mandan”. Invasión Secreta tenía “héroes enfrentandose a skrulls infiltrados o super-skrulls”. Esto tiene un tema general de “miedo”, pero en la práctica va de un montón de energúmenos con martillos destrozandolo todo. Y no puedes tener 80 números de enfrentarse a esos tipos, ni a nazis en robots en su defecto. Así que aunque hay crossovers de esos, el resto irán de tratar algo relacionado con el clima de miedo en general.

Esta miniserie está escrita por Christopher Yost, al que estamos acostumbrados a verlo en las series de mutantes, pero ahora se va a aficionar a Spiderman, hasta el punto de que acabará escribiendo una serie de la Araña Escarlata y hasta ayudará en un par de números de la serie regular. Yost es mejor cuando escribe historias desenfadadas que muy serias. Desgraciadamente, esta historia se toma muy en serio, no va del Spiderman jocoso. Aparte de explicar porque Spiderman no está con sus otros grupos durante estos primeros meses de crossovers, no es una historia que pueda considerarse “importante”. Sólo aparece uno de los Dignos en el último capítulo (que es un spoiler de la serie principal de este mes, si no lo leiste antes), y tampoco es importante lo que pasa. Pero si que es una buena idea dedicarle historia a Spiderman. Al fin y al cabo, si la historia va de tener clima de miedo general afectando a la gente normal, no hay héroe de Marvel que mejor pueda narrar ese punto de vista que Spiderman.

El problema es que no se hace bien. Primero, porque lo del miedo no está bien llevado. No se conecta bien con la historia general. Se supone que los malos de la saga no generan miedo genéricamente, solo de manera normal por ir destrozando cosas. Pero aquí la gente tiene miedo en general por la situación del mundo, nada que ver con todo eso. Peor aún, le pasa lo mismo que a las miniseries de Primera Linea de anteriores crossovers. Se nos cuentan las historias de civiles normales, que no son interesantes, porque son extremadamente típicas y vistas. No es que no se puedan hacer buenas historias de interés humano con personajes nuevos interactuando con Spiderman. Pero hay que hacerlas mucho mejor, y hacerlas convincentes para que conecten con el lector, y sobre todo, que conecten con Spiderman de alguna manera, no que esté simplemente como espectador. Lo peor es que está ausente el elemento importante que hace que Spiderman funcione, que se ha recuperado desde el relanzamiento de hace 4 años después de haber fallado en los años anteriores. Y es su rico panorama de secundarios. En vez de explorarles con todo esto, se exploran a personajes olvidables. Igualmente, lo más significativo, es que no es una historia de Peter Parker, que apenas aparece, sólo es Spiderman. Se pierde el elemento humano del personaje, que es lo que podría haber hecho funcionar la historia.

Por lo demás, en el segundo número, Spiderman se enfrenta a uno de sus viejos villanos, que no tiene nada que ver con el crossover. Y del que no se ha contado una buena historia desde que deshicieron sin explicación el final de su última buena historia en los 90. El tercero es un enfrentamiento con uno de los Dignos. Es una de esas historias de “lucha contra el control mental”, que son todas igual de malas y predecibles, sobre todo porque en este caso sabes que no puede pasar nada importante. Además, no tiene ningún sentido que, dado el nivel de fuerza del malo, no aplaste enseguida a Spiderman y a todo el edificio.

El dibujo es de Mike McKone, que tiene experiencia con Spiderman, entre otras cosas, parte del número del mes pasado. Ya sabiamos que hace bastante bien al personaje y prácticamente todo en general, aunque sea algo estático en algunas poses. Y está bien que Marvel, a diferencia de otros, no considere morralla estas miniseries y ponga dibujantes de primera. Pero realmente, dejar Academia Vengadores para hacer esto es caer bajo. Sobre todo porque esta mini le habrá costado 5 meses en hacerse, por lo menos. De verdad que no entiendo el criterio que usan para encargarle los trabajos a McKone.

La miniserie tiene algo de razón de ser, pero ni es importante, ni es demasiado buena. Neutral (5)

Patrulla-X: Cisma Nº1

Como me alegra ver que en Panini están llamando Patrulla-X a la franquicia, en vez de llamar X-Men a la franquicia y Patrulla-X sólo a la serie original.

Esto es el principio de la miniserie que cambiará completamente la dirección de la Patrulla-X y de todas las series de mutantes, dividiendo al grupo entero en dos subgrupos, cada uno con una dirección completamente distinta.

Excepto que es mentira, esto no es nada de eso. Este número realmente lleva los dos primeros números de la miniserie “Preludio a Cisma”. Que, como te puedes imaginar por ese título engañoso, no sólo es un timo, es un timo con morro y alevosía. Como puedes imaginarte, Cisma irá de que hay una situación explosiva que causa que haya diferencia de opiniones en la Patrulla-X, y eso haga que se dividan. Esta miniserie de “preludio” no tiene absolutamente nada que ver. Tiene a la Patrulla-X sentada en Utopía esperando a que venga algo terrible que en ningún momento se molestan en especificar que es. Porque el guionista no lo sabía. Es una chapuza absoluta. Hasta el punto que el editor de las series acabó disculpandose por haber sacado una miniserie que no tenía nada que ver con la historia, admitiendo que no tenía nada que ver y que no encajaba con Cisma. Pese a eso, Panini ha decidido publicarla dentro de la serie regular, para que los incautos piquen y compren una mierda que de otro modo, probablemente no habrían comprado.

Porque los problemas no acaban ahí. Es que además está escrito por uno de los peores guionistas que tienen en Marvel, al que se empeñan en darle trabajo pese a que no le gusta a nadie porque todo lo que hace se transforma en mierda. Por eso tienen que darle prólogos y epílogos de cosas famosas, porque si no, nadie compraría nada suyo. (Menos mal que se va a ir a la nueva DC, donde encajará perfectamente) Estamos hablando, por supuesto de Paul Jenkins, el que creia que las arañas son insectos, que el Capitán America ya no sirve porque no sabe lo que es Facebook y que cree que los superhéroes tradicionales no molan tanto como los suyos porque no matan villanos ni desvirgan retroactivamente superheroinas. Así que, como puedes imaginarte, es un comic bastante malo.

A decir verdad, para los estándares de Jenkins, no es tan malo. Realmente, no pasan cosas estúpidas, por una vez. Pero eso es porque no pasa nada. La miniserie entera son 4 números de la Patrulla-X esperando una amenaza inminente que nunca sabremos que será, mientras se miran el ombligo. Ya está. Recuerda a los malos tiempos de Lobdell en la serie, donde pasaban números y números de este estilo sin pasar nada, porque no dejaban que hubiera argumento hasta el siguiente crossover. Así que en vez de contenido, cada número es un repaso a la vida de uno de los personajes principales actuales de la Patrulla-X, y un supuesto vistazo a su cabeza. Pero claro, Jenkins no tiene nada interesante que decir, así que toda la posibilidad que podría tener una historia introspectiva, se pierde. El primer capítulo está dedicado a Cíclope, y tiene flashbacks intrascendentes de sus tiempos en la Patrulla-X original, para demostrarnos lo mucho que ha cambiado desde entonces. Todo ello es cierto, pero no es nada nuevo para alguien que haya leido algún comic de la Patrulla-X en los últimos años. Ni es interesante de por si. El segundo es de Magneto, y casi todo es repasar su origen hasta convertirse en Magneto. Curiosamente, es el primer comic en usar elementos de la miniserie reciente del origen de Magneto. Que si la leiste, repite más o menos lo mismo otra vez. Y si no, era bastante obvio también. En general, lo único que hace es resumir comics que ya se han contado antes, y de manera no demasiada dramática. Ni siquiera llega a dar un vistazo global auténtico de Magneto, porque se salta buena parte de su historia como villano. Se supone que la idea importante es la del final, pero de nuevo, es algo que ya se había dicho varias veces desde que Magneto llegó a Utopía.

El dibujante va a ser distinto en cada capítulo. El primero es de Roberto De La Torre, que estaba en Daredevil. Es muy oscuro, y podría tener más personalidad y detalle, pero es aceptable. Tres cuartos de lo mismo para el Andrea Mutti del segundo capítulo, aunque tiene algo más de estilo.

Este es un comic irrelevante pero inofensivo. El problema es que es una tomadura de pelo, que han admitido hasta los responsables. Aún así, en Panini han decidido tomar al público por tontos, y tratar de engañarle dando gato por liebre, y tratando de pasar una miniserie basura como parte de la miniserie importante, poniendole la portada de la de verdad, para dejar claro que lo hacen a propósito. Lo suyo es que esto acabara perjudicandoles, porque la gente se canse de que les engañen y les hagan tragar material que no es, y por tanto dejen de fiarse de las ediciones. O alternativamente, que pierdan ventas porque alguien lea este nº1, vea que es una chorrada, y no vuelva para cuando empiece la historia de verdad. Pero aparentemente, dado que no es la primera vez que pegan un timo así, y siguen, debe de irles bien tomando al público como idiotas sin que el público se queje. Evitar a toda costa (2)

Ultimate Spiderman Nº13

P: Esto es el final del volumen 1 de Ultimate Spiderman. (Que técnicamente es el volumen 2 renumerado para seguir con las numeraciones sumadas, porque en Marvel se complican la cabeza demasiado, y se han dado cuenta de que no significaba nada renumerar una serie por buenos motivos cuando la habias renumerado recientemente sin mucha razón) Y es un final de verdad y por buenas razones. Es decir, la saga se llama La Muerte de Spiderman. Así que, independientemente de que sea algo definitivo o no, está claro que es el final de una etapa.
La verdad es que, pese a lo mal que Bendis lo hace en el resto de series de Marvel, en Ultimate Spiderman ha sabido merecerse la confianza que le dan en Marvel. Simplemente a base de hacer las ideas básicas de Spiderman bien, con buena caracterización y diálogos con chispa, ha logrado mantener el interés y la calidad durante 160 números, más de 10 años. Por supuesto, se puede argumentar que ha habido historias bastante mejores que otras. Que muchas veces las historias eran lentas y estiradas. Que pese a llevar tantos números, muchos personajes han evolucionado más bien poco, y en muchos casos únicamente se han dado vueltas y vueltas sobre lo mismo. Y que la serie no paraba de ofrecer siempre lo mismo. Pero si “lo mismo” es bueno y había suficientes ideas distintas cada vez, eso no es malo del todo. Al menos Bendis supo cambiar el status quo de vez en cuando para que no se apoltronara. Primero haciendo que Tia May supiera la identidad secreta, (cosa que lleva bastante mejor este Spiderman que el original) y luego añadiendo secundarios de otras series. Y por una vez, sus diálogos quedaban bien.

A: Bendis sabe escribir a Spiderman. De hecho, es de lo poco que sabe hacer. Es lo que da un poco de aire a sus Vengadores y es lo que le ha dado fama en Marvel. Ojalá se hubiese circunscrito a ésto porque parece que tiene recursos sin límites. En esta historia, por otras connotaciones, pierde las conversaciones humorísticas que tan bien se le dan, pero aún así sabe hacernos empatizar con Peter.

P: Esta historia es claramente una Última Gran Historia de Spiderman. Es algo así como la Muerte de Superman, pero menos chapucera: Con los villanos importantes en vez de un advenedizo cutre, y explicando porque el resto de superhéroes importantes no participa en la pelea. Así que esencialmente, han sido 5 números de Spiderman contra los 6 Siniestros, todos de golpe. (Bueno, con una aparición estelar de los Ultimates para justificar el crossover con su serie, que quedaba bastante gratuita, pero al menos aportaba algo importante a la trama, y hey, los Ultimates eran secundarios de esta serie)

A: En primer lugar, se agradece que por primera vez en sus muchas encarnaciones, los Seis Siniestros sean realmente una amenaza peligrosa y mortífera. Desde 1964, se vienen presentando como la mayor amenaza a la que ha hecho frente nunca Spidey, reuniendo a sus peores enemigos. Nunca lo han sido. Siempre han supuesto un problema más, sin acorralar especialmente al héroe. Aquí, por fin tenemos a unos  Seis Siniestros que dan esa sensación de ser un desafío insalvable. Agrandado porque no sólo están dispuestos a poner en peligro a Spiderman sino a todo su entorno.

P: Bueno, Dan Slott está tratando de hacer algo similar en Asombroso Spiderman, sólo que añadiendole más peligro potenciando la inteligencia de Octopus, que aquí son sólo músculo. (Ya que el Spiderman normal está demasiado experimentado como para que el poder a secas le sea peligroso)

A: Otra cosa que recuerda a aquella primera aparición de los Seis Siniestros son los cameos de otros héroes. El Capitán América juega un papel muy importante en conducir el clima de la historia. Primero, porque parece iniciar una nueva etapa en la vida de Peter, una esperanza que puede verse truncada si se cumple lo profetizado por el título. Segundo, porque la propia aparición de otros héroes en la historia hace mucho más angustiosa la situación en la que se va encontrando Spiderman. Golpe tras golpe te preguntas ¿dónde están los demás héroes?

P: La respuesta es: En su propio follón en la serie de Ultimates. Es un buen ejemplo de como hacer interacción entre series. Sabes que transcurren a la vez, y se retroalimentan, pero no necesitas leer la otra si no quieres tener los otros detalles. Lo que era innecesario era poner “Muerte de Spiderman” en la portada de la otra serie, pero eso es problema de marketing.
En cualquier caso, este no es precisamente un comic complejo. La trama es lo más simple posible: Los villanos escapan y atacan al héroe. Ni planes, ni recursos, ni nada. Simplemente, batalla campal durante 4 números seguidos, sólo aderezada por las reacciones ante la situación, tanto internas de Peter como externas de los secundarios. ¿Pero sabes que? Tampoco hacía falta más. Reduce al personaje de Spiderman a su esencia básica: Alguien que se siente tan responsable de todo que va a luchar hasta el fin, aunque le resulte prácticamente imposible y físicamente doloroso. Y le va a echar ingenio, e incluso humor. (Aunque obviamente, el humor va desapareciendo conforme la situación se va volviendo más desesperada) Se podría argumentar que no es la mejor idea para un combate final de Spiderman, porque no está defendiendo a los inocentes, sino que únicamente está luchando por su vida contra villanos que son problemas que se ha buscado él solo. Y cualquier inocente amenazado está amenazado por su culpa, por ponerse en medio de vendettas contra él. Pero supongo que en cierta manera, es consistente con la idea del origen de Spiderman, de negarse a que nadie más sufra por que haya una amenaza suelta que él mismo ha causado.

A: Hasta casa con la dirección que le está dando Slott al Spiderman del universo “real”. Es la idea original de Spiderman, evitar que sus errores vuelvan a causar daño a los demás. La lección aprendida. Contra todo y contra todos. Bajo las peores condiciones posibles. Y la gran magia de esta historia es conseguir esa sensación épica perpetuamente. Spiderman está 3 números haciendo un esfuerzo sobrehumano. Bueno, ya es sobrehumano de por sí así que supongo que el esfuerzo será ultrahumano. Y cuando parece que la cosa se aplaca, surge una nueva complicación. Y cuando parece que puede haber alguna salida, se cierra. Épica y angustia. El thriller en estado puro. El final está predeterminado pero la historia puede tenerte en vilo igual mientras intentas adivinar cómo llegar hasta allí.

P: Y mientras ocurre todo esto, se compagina con el otro punto fuerte de Spiderman, Ultimate o no, que son los secundarios. Todos los amigos y parientes de Peter Parker tienen su último gran momento en esta historia, y puedes ver como a todos se les parte el corazón al verle en peligro y viceversa. Y se ponen todos a prueba de caracter, y está perfecto en todas las ocasiones.

A: Tiene a una de las mejores Tía May de los últimos tiempos. Y Johny y Mary Jane están también estupendos. Se encuentran formas no especialmente estúpidas de que May y MJ puedan intervenir en la acción y lograr no sólo grandes momentos personales y de caracterización sino también grandes giros de impacto en la acción. Hay un trabajo muy laborioso de tejido de la narración y se agradece.

P: También es muy de agradecer que hayan contado para esta última historia con el dibujo de Mark Bagley. Bagley ha batido el record de números seguidos en una serie Marvel, y ahora ha vuelto para cerrar la serie que empezó. Ojalá más series pudieran terminar con su dibujante definitivo. Poco se puede decir más de él: Su Ultimate Spiderman, es el Ultimate Spiderman. Y lo mismo para los demás personajes. Incluso su versión del Duende Verde, que en un principio quedaba bastante cutre por ser un Hulk, aquí queda impresionante, una vez aceptas que el personaje va de músculo y no de cerebro. Las peleas tienen una sensación de fuerza asombrosa, fluyen mejor que con casi cualquier otro dibujante, y el dolor, valor y miedo de los personajes rezuma de los personajes, sin necesidad de histerismos. Francamente, en los dos años que estuvo en DC, no llegó a estar ni de lejos al nivel que tiene en esta serie. Aquí todo encaja, simplemente.

A: Bagley es increíble. Lo lleva siendo muchos años en todas partes. Y especialmente en esta serie. Todos los personajes, todos los detalles, todos los momentos… con un plus de esfuerzo y de dedicación. Un ejemplo para todos los dibujantes perezosos. Bagley lo da todo en cada trazo y el resultado es de nota.

P: Ahora bien, la pregunta importante es: ¿Ahora que? Eso será cosa del próximo volumen de la serie. La otra pregunta es: ¿Vale la pena jubilar al Spiderman original? Por un lado, sólo es la versión Ultimate. Puedes hacer los cambios que quieras, Peter Parker sigue vivo y bien en el Universo Marvel de verdad. Eso deja hueco aquí para experimentar con cosas nuevas que no puedes hacer allí. Por otro lado, ya ofrecía algo distinto, que era un Peter Parker joven que aún estaba en el status quo clásico de instituto. Y se suponía que la idea de la línea Ultimate era destilar lo esencial de los personajes Marvel, pero parece ser que están abandonando esa idea, como admisión de que ha dejado de funcionar. Lo que no deja de ser una pena.

A: La idea del universo Ultimate era mantener la esencia pero llevar a los personajes por caminos distintos. Matar a Peter Parker es algo que jamás se hubiese podido plantear en el universo Marvel normal. Ahora que tenemos un universo compartido paralelo mínimamente consolidado es el momento de probarlo. No habrá otra oportunidad así.

P: Pase lo que pase a partir de ahora, lo que está claro es que Bendis y Bagley han hecho una versión muy digna del personaje, y le han sabido dar un final que está a la altura, que es más de lo que se puede decir de muchos. Muy Recomendado (9)

Ultimate Vengadores Nº12

Termina, no sólo esta miniserie de Ultimate Vengadores vs Ultimates, también la serie de miniseries de Ultimate Vengadores, la etapa general de Mark Millar en Ultimates, y yendo pasos más allá, la etapa actual de Millar escribiendo para Ultimate Marvel, Marvel y trabajos de encargo. Es el fin de una época, sin duda. (Aunque claro, dado lo mentiroso y caradura que es Millar, que no te extrañe que se desdiga dentro de un tiempo)

La verdad es que, aunque estas últimas miniseries han pasado más desapercibidas, debido al lamentable estado de la línea Ultimate (no falla: Dale al Loeb a renovar algo, la gente perderá el interés), Ultimates fue una de las series de más fama de los 00. Lo triste es que pese a que los primeros números fueron los más famosos, Millar ha ido aprendiendo a hacer las cosas poco a poco. Ultimates 2 tenía mucha más humanidad que la Ultimates original, argumentos menos tontos, personajes menos gilipollas y menos escenas que estaban únicamente para llamar la atención por ser un mañaco transgresor. Las miniseries de Ultimate Vengadores empezaron pareciendo un retroceso a los personajes odiosos sin más personalidad que molar por ser misántropos, pero ha ido mejorando. Y esta última miniserie no sólo no ha sido mala, ha mejorado algunos aspectos anteriores. Tiene en cuenta las consecuencias negativas de algunas actitudes de los personajes hasta ahora, en vez de simplemente ensalzar su actitud de hacer lo que les de la gana. Personajes estúpidos se llevan su merecido. Otros adquieren algo más de personalidad y humanidad. Por fin, Millar comprende que tener superhéroes atacando paises totalitarios no resuelve nada (todo un cambio desde que se hizo famoso haciendo precisamente esas tonterías simples en Authority) y le da un enfoque algo más creible a la política de la serie en vez de “sueño/pesadilla liberal, ra, ra, ra”. En general, se ha molestado en tratar las consecuencias de las chulerías que monta, lo cual es un avance importante.

Lo cual no quiera decir que sea un comic maravilloso, sigue teniendo problemas. La mayoría de los Vengadores y Ultimates siguen siendo personajes bastante planos. De hecho, la mayor parte de personajes en esta historia, incluyendo los más famosos de los Ultimates originales, únicamente están para usar sus poderes para ayudar a la resolución. De hecho, hay personajes que ni se explica quienes son, o que no llegan a tener una personalidad, como el nuevo Hombre Gigante o si me apuras, la nueva Viuda Negra. (Son como los originales, pero sin las partes desagradables de su personalidad, es decir, sin personalidad) La manera de poner a Nick Furia como el gran manipulador de todas las situaciones está bien, pero tiene el problema de haber salido a la vez que Guerreros Secretos, que tiene al verdadero Nick Furia en ese mismo plan, pero con planes mucho mejor hechos, y siendo mucho más agradable y chulo. El conflicto con el villano es bueno, eso si, porque es creible a estas alturas. Pero la resolución implica que derrotan a un supergenio científico mediante un ataque muy básico que no tiene sentido que no hubiese visto venir y que no se hubiese preparado para él. En general, algunas cosas pasan por exigencia del guión, que es un poco chapucero para alguien con tanta fama como Millar, pero la verdad, las ha hecho mucho peores.

Lo que no pega en nada es el cartel de “La Muerte de Spiderman”, que realmente no tiene nada que ver con esta trama. Esta es una trama de super-espias manipulando grupos de superhumanos para conseguir poder político. La pelea de Spiderman con sus villanos es otra historia completamente distinta, que da la casualidad que transcurre a la vez, y que durante unas páginas ambas historias se cruzan. (Bueno, el capítulo final menciona el final de Ultimate Spiderman para justificar una cosa, pero queda metida con calzador) Esto es simplemente continuidad entre series para demostrar que transcurren en el mismo universo. Es algo que se solía hacer antes en Marvel y tenía éxito, y está volviendo a hacerse. Si se hace bien, es algo a promover. Pero hacerlo bien es simplemente que si lees una serie, de la sensación de que transcurre en un universo compartido, pudiendo leerse independientemente. Y si lees varias, que aumente el disfrute al ver como interactuan. Lo que no se puede es obligarte a comprar varias series, o peor, engañarte para que creas que tengas que comprarlas cuando la cosa no es así. (En este caso, para mayor confusión, de repente y sin explicación en este número aparece el Spiderman malvado de las miniseries anteriores, que al final no sirve para nada, no llega hacer nada con ese subargumento de Millar, y sólo va a confundir excesivamente a los que hayan pillado esto por el cartel de la portada. Cagada gorda)

El dibujo es de Leinil Yu, al que siempre juntan con los famosillos ineptos de Marvel. Aún peor, se empeñan en ponerle en grandes historias de acción y muchos personajes como Invasión Secreta o esto, cuando es lo que peor se le da. Ponle a hacer Lobezno contra ninjas, se le da bien. Ponle a hacer dos docenas de personajes peleandose a través de edificios, le sale fatal, porque ni es capaz de tanta definición ni de plasmar tanta fuerza. A ver si en Marvel se dan cuenta de que no basta poner a famosos en series que quieren que esperan que sean famosas. Tienen que emparejar también los estilos.

Al final, como suele pasar incluso en los mejores comics de Millar, es una serie fallida. Pero es un paso en la dirección correcta, y tiene cosas buenas, que ya es bastante. Ahora ya se puede ir con la cabeza un poco alta a escribir miniseries pensadas para que alguien les quite las partes estúpidas y haga películs decentes con ellas. Neutral (6)

X-Men Nº11

Interrumpimos la serie de aventuras genéricas de la Patrulla-X con team-ups con otros héroes de Victor Gischler, para contar algo distinto. En este caso, no se sabe bien porqué, toca una saga por un equipo creativo distinto. En este caso, Chris Yost, que no se cubrio precisamente de gloria en X-Force, pero otros trabajos como la historia en la antología del mes pasado eran mejores. Curiosamente, este no es un número de la serie regular, sino un especial. Pero en vez de ser un especial con subtítulo, como el Era de X: Alpha, es un anual. (Una pena, porque los anuales funcionan mejor como historias grandes autoconclusivas) Bueno, más o menos. Realmente, es el X-Men Giant Size nº1. Que es otro nombre antiguo para los anuales. Pero realmente, es un homenaje al Giant Size X-Men Nº1, que fue el especial donde debutó la Patrulla-X moderna, de ahí que la portada sea similar. Como este es el volumen 3 de X-Men (el primero es el que ahora se llama Uncanny X-Men, Patrulla-X en España), pueden repetir el nombre. No es que eso les haya detenido antes, de todas maneras.

La gracia de la historia es que está contada a dos tiempos. Parte de la historia en el presente, intercalada con parte de la historia en el pasado, con la Patrulla-X original. La conexión es que aparecen los mismos villanos nuevos en ambos tiempos. El misterio es ver en que afecta la historia del pasado al presente. Es similar a algo que se ha hecho otras veces, como en la última saga de JLA Clasificado, pero aún es original. Lo que pasa es que de momento, ambas partes no interaccionan mucho. Aparte de presentar a los mismos malos y situaciones al final del número, las historias van por separado. Está por ver si la idea se aprovechará y encajarán, o es un jueguecito que no sirve para nada. Lo que está claro es que no es una historia de la Patrulla-X en general, sino de Ciclope y Magneto en concreto. Es comprensible, porque son personajes interesantes, sobre todo en sus posiciones actuales, pero ya podrían centrarse en personajes que no son protagonistas ya de otro par de series, y secundarios en aún más. (Aparte de la coincidencia de que salga la misma semana que “Cisma” que también tiene flashbacks de esos dos personajes) De todas maneras, al menos la idea central si que es una buena idea conceptualmente para la Patrulla-X, con lo que es una mejora con respecto a las aventuras genéricas de Gischler, que bien podrían ser historias de Alpha Flight.

La parte del pasado tiene problemas para encajarse en la continuidad, porque tiene a la vez a la Hermandad de Mutantes original y a los Centinelas, pese a que para cuando estos debutaron, la alineación original de la Hermandad ya se había separado. De todas maneras, Yost se cubre las espaldas, pudiendo interpretarse como que esta es la primera vez que ven a los Centinelas, antes que la primera publicada. O quizá es una cagada. De todas maneras, la parte del pasado no es muy buena aunque no cuentes ese detalle. Es lo típico con esos personajes en las encarnaciones viejas. Excepto al final, donde Yost decide escribir a Ciclope en plan agresivo, como presagio de la versión actual. Que no funciona bien. Porque aunque contar historias de flashback donde se vislumbran elementos de la personalidad futura de un personaje está bien, la idea es que ha ido convirtiendose en como es ahora, no es que siempre hubiera sido así y se lo callara.

La parte del presente es mejor. Empieza con una secuencia cotidiana divertida, porque Yost se debería dedicar a eso en vez de a historias dramáticas. Eso lleva al regreso de unos villanos muy cutres de los 00. Que resulta ser una buena idea, porque explica como es que alguien los mencionó como vivos pese a haber sido masacrados anteriormente. Más importante, arregla esa cagada, y los vuelve a dejar muertos, de manera más definitiva, que es como mejor estan. Pero no lo hace gratuitamente. Lo hace explicando porque el concepto original era estúpido. Es decir, si alguien se supone que es el siguiente paso en la evolución de algo, no tiene sentido que hayan estado ocultos siglos. Al contrario, eso significaría que están estancados. Básicamente, que Claremont no tenía ni idea de cómo funcionaba el concepto de evolución. No es que Yost lo entienda tampoco muy bien. O al menos, decide que en el Universo Marvel funciona de manera distinta, lo cual, francamente, le quita bastante gracia al concepto. (Algo así como cuando se explica que un malvado real estaba poseido por aliens o demonios) Ni los Evolucionadores estos son demasiado originales, y tienen el mismo problema de indistinguibilidad de todos esos bichos. Lo único que hace entrever que puede haber algo que no sea un desastre en próximos números es que plantea un conflicto bastante interesante para los protagonistas.

El dibujo se divide por tiempos, como suele hacerse en estos casos. En el presente tenemos al dibujante habitual de la serie, Paco Medina. Sigue siendo demasiado histriónico y algo chapucero. En el flashback dibuja Dalibor Talajic, al que habíamos visto en un par de números de Masacre Team-Up. Sin alejarse demasiado del estilo de la serie, ni del habitual de muchos dibujantes europeos de Marvel, es una gran mejora respecto a Medina. Los personajes son bastante más creibles, y la acción queda mucho mejor. Los diseños de los Evolucionadores, sean de quien sean, podrían ser menos recargados y horteras, eso si.

Es mejor de lo habitual en la serie. Hay ideas que prometen aquí, y un par de detalles que pueden gustar a fans de la serie. A otro guionista se le podría dar el beneficio de la duda, pero a Yost cuesta. Neutral (6)

X-Men: Legado Nº74

Celebrando 250 números (unos 20 años) desde que en Marvel decidieron no sólo inundar el mercado de series de mutantes, multiplicar las series de la Patrulla-X en concreto. Aunque puestos a celebrar, en breve podrá celebrar que es la serie más longeva de Marvel que no ha sido renumerada.

Realmente, de celebración no tiene mucho el número. Pero tampoco lo tuvo el nº250 de la Patrulla-X, así que ese legado que tiene. Esto es seguir tratando las consecuencias de la Era de X, y dandole una nueva dirección a la serie. Si, otra. La cuarta desde que llegó Mike Carey, por lo menos, pero claro, es que Carey lleva ya más de 60 números. La idea es mandar a paseo la idea de Picara como mentora de los mutantes jóvenes de Utopía (que realmente, es algo de lo que Carey se había aburrido hace números, pero deja a los mutantes jóvenes que no son de Generación Hope sin serie donde salir, de momento) y convertir la serie en otra serie más de grupo. O reconvertirla, al menos. Sólo que esta vez en vez de ser un subgrupo oficial de la Patrulla-X, es un grupo que se junta para unas misiones debido a las circunstancias. Se recogen a los protas de Legado hasta ahora, Picara y Xavier, más el personaje que tienen en común, Magneto, más Gambito para tener un triángulo amoroso, Legión para tener una excusa argumental y Frenesí, para que Carey pueda tener un personaje que sea una pizarra en blanco y no esté siendo usado en otras series para poder jugar.

La verdad es que Frenesí es el más interesante, precisamente porque es el único al que no se le han dado mil vueltas y tiene una dirección nueva. Además, encaja en la serie, porque llevaba en Legado casi desde el principio, aunque entonces fuera de los villanos, de los Acólitos. Sigue sin darse una sensación clara de la personalidad del personaje más que “agresiva” y sin explorarse como encaja su antigua villanía/supremacía mutante con su estado actual. Pero la idea de que quiere convertirse en una mujer-x de verdad, no porque se haya reformado, sino porque vivió una vida así en el mundo ficticio de la Era de X y quiere recuperar esa felicidad, es original y un buen punto de partida. Desde luego, es el cambio que más sentido tiene de Era de X, porque el resto son cambios aleatorios de poderes (aunque se agradezcan, en el caso de Cámara) o una muerte gratuita. Bueno, y los cambios a Legión, que pasa de ser secundario de Nuevos Mutantes a esta serie, y a convertirse en una versión menos divertida y humana de la Crazy Jane de la Patrulla Condenada. Tiene montones de personalidades, cada una con sus propios poderes. Es una idea divertida, pero como siempre con el personaje desde su segunda aparición, está únicamente para que ocurran cosas al azar según la personalidad y poderes le apetezcan al guionista en ese momento. El número va de seguir estableciendo estas premisas, y juntando al grupo para mandarlos a cazar un nuevo problema relacionado con todo esto. Es un comic decente de superhéroes, pero sin mucha personalidad ni chispa.

Además, hay una historia de complemento de 10 páginas, que es un prólogo a la que será la siguiente saga. Va de recoger otro cabo suelto de la Era de X, el que no se sabía bien a que venía. Y resulta que va a servir para recuperar a ciertos personajes de la Patrulla-X que llevaban un tiempo desaparecidos. Básicamente, la historia nos recuerda donde estaban la última vez, y nos adelanta un poco en que problemas aún más gordos se han metido desde entonces. La verdad es que eso augura un tipo de historia que prácticamente nunca sale bien en la Patrulla-X, pero al menos la presentación es medianamente intrigante.

El dibujo de ambas historias viene de dibujantes chapuceros del mismo estilo, que en Marvel usan como chicos para todo, que se van a quedar lo que queda de etapa. La principal la hace Khoi Pham, que viene de estropear Guerra del Caos, y el complemento es Steve Kurth, que ya ayudó a cancelar rápidamente otro Legado, el de Iron Man. Ambos tienen un trasfondo relativamente sólido, pero luego acaban fatal los trazos, donde a veces ni se molestan en dibujar los detalles de las caras o trajes, o ponerles en poses que tengan sentido para la acción que están contando. Deberían volver a la escuela de dibujantes antes de estar listos para trabajos serios como este.

Esta sigue siendo, como casi siempre, una serie de superhéroes decente, pero bastante tradicional y sin sobresalir en nada en ideas o ejecución. Al menos ya no va de mirarse el ombligo y repasar historias viejas. Recomendado (7)

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

Asombroso Spiderman Nº64: Historia principal muy buena, la siguiente es bastante buena si admites que Parker es un capullo. Las de complemento son olvidables pero agradables. Muy buen dibujo. Muy Recomendado (9)

Astonishing X-Men Nº23: Parte intermedia de una historia típica del Nido, con un par elementos que la salvan de la mediocridad. Recomendado (7)

Capitán America Nº13: Final de la etapa actual, tan soso como el resto. La historia de complemento es algo más interesante. Recomendado (7)

Increibles Hulks Nº9: El argumento se desmadra demasiado, y no en el buen sentido, pero la interacción entre los protas es buena. Recomendado (7)

Iron Man Nº13: Crossover de más relevancia, avanza las tramas, y es una buena pelea. Hasta el dibujo es mejor. Recomendado (8)

Lobezno Nº9: Los dos números cuentan dos variantes de la misma historia. Una parte es acción decente, la otra es una idea muy chula. Recomendado (8)

Miedo Encarnado Nº3: Peleas y más peleas, impersonales y sin imaginación. Ni siquiera da bien la imagen global. Neutral (6)

Miedo Encarnado: Primera Linea Nº3: Esa imagen global está mejor aquí, pero además hay mejores peleas y una historia personal debajo. La primera historia de complemento se sigue basando en mala caracterización y un dilema que no lo es. La segunda intenta relanzar a un segundón de los 90, pero no lo hace bien. Recomendado (7)

Nuevos Vengadores Nº12: Mala caracterización y uso de personajes, pero el final puede dar para mejores historias. Neutral (6)

Patrulla-X Nº74: La primera historia termina muy bien. La segunda es como un buen número de Generación Hope. Buen dibujo. Muy Recomendado (9)

Thor Nº10: Mejor que los meses anteriores, pero se salva por los subargumentos, porque el argumento principal sigue siendo olvidable. Recomendado (7)

Vengadores Nº13: Intenta ser portentoso e histórico, pero le sale fatal. No Recomendado (3)

Vengadores: Cruzada de los Niños Nº6: La historia es un follón, pero al menos avanza, hacia un sitio prometedor. Neutral (6)

Vengadores Secretos Nº13: La primera es una buena historia de política idealista. Abstenerse cínicos. La segunda es una historia habitual de la Valquiria. No tiene mucho de crossover. Recomendado (8)

Y ahora, un mensaje de nuestro colaborador estrella:

Alfredo: Hace ya una buena tirada de años, recuerdo leer un correo de aquellos de Comics Forum donde un lector que ya iba por la cuarentena agradecía a la editorial haber vuelto a leer comics gracias a ciertas reediciones que estaba haciendo (empezaba la línea Excelsior). Decía que al haberse ido haciendo mayor había ido dejando progresivamente de leer comics. En ese momento yo, que era un chaval, me comprometí fielmente conmigo mismo a que nunca me pasase eso, a que la madurez no me iba a apartar de Peter Parker, de Henry Pym ni de Stephen Extraño. Y durante mucho tiempo cumplí con mi promesa. Pero en algún momento posterior, cuando ya no era posible decir que los superhéroes habían sido una etapa juvenil, si que dejé de leer habitualmente. No por nada en concreto. Falta de tiempo, falta de dinero, falta de interés… no fue abrupto sino que fue poquito a poco. Fui dejando de seguir series hasta sólo comprar una o dos cosas sueltas. Y luego largos periodos sin nada. Colaborar con Peter en Cuarto Muro y tener este compromiso con todos vosotros durante este año me ha ayudado a coger el ritmo de nuevo. A volver a cumplir mi promesa de no abandonar lo que, de chaval, prometí seguir siempre. Y, por suerte, a reencontrarme con todos. Porque la grandeza de este formato, que no tiene ningún otro, es que si te vas y vuelves siguen estando allí: Bruce, Peter, Reed, Stephen, Ollie… y como con los viejos amigos, te tienes que poner al día. Averiguar que ha sido de ellos durante ese tiempo. Y cuando lo consigues, como con los amigos de toda la vida, vuelves al punto de partida. A la complicidad de siempre. Y por haber recuperado eso, esa relación medianamente perdida, sólo debo agradecimiento al Cuarto Muro, a Peter y a todos vosotros. Porque una vez recuperado el enganche, ahora sí, el vínculo no vuelve a romperse. Dejo ésto pero mi relación con los cómics vuelve a ser como siempre debió haber sido, como siempre me propuse que fuese. Hasta pronto.

Peter: Por mi parte, aparte de conmoverme por esta despedida (aunque veo el concepto de dejar de leer comics como algo alienígena, siendo algo que hago desde que tengo recuerdo sin haber parado casi ningún día), decir que no habría podido hacer este último año y medio de reseñas sin Alfredo. No lo digo por decir, sin el empuje que me dio al principio y el tener que hacer las cosas a tiempo para no quedar mal con él, no habría tenido la fuerza para volver a escribir después de llevar casi un año de descanso. Durante estos 16 meses creo que hemos hecho reseñas francamente buenas, de las mejores en los 9.5 años que llevo de Cuarto Muro, y me ha obligado a tener que mejorar para estar a su altura. También ha sido muy divertido, cuando mejor me lo he pasado en estos años. Sabía que hacía bien cuando lo elegí, no podía haber pedido mejor aprendiz/compañero. Pues eso, darle las gracias por haberme aguantado y haber hecho tanto trabajo bueno, compaginado con un horario de trabajo con el que yo probablemente no aguantaría. Ahora, Alfie tiene que irse a ayudar a destruir el mundo a tiempo completo, pero espero que no sea la última vez que lo veais por aquí. (Y si hay algún pringado que quiera sustituirle, estoy abierto a hacer audiciones, pero tendría un estándar muy difícil de igualar)

[Aquí suena la versión de Auld Lang Syne de Enrique y Ana. Chst, calla]

Pero aunque vuelvo a ser una operación de una sola persona, en principio seguiré al pie del cañón la semana que viene. Que, en este nuevo mundo incierto, no está muy claro que va a salir. Si tuviera que apostar, diría que el final de Superman. Veremos si acierto. Saludos ultimados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: