Criticas Reconstructivas: Semana del 13 al 19 de Febrero

24 febrero, 2012

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana: Una puñetera locura. Han salido, de golpe, prácticamente todo lo que había salido este mes, principalmente, los tomos de ECC y de Panini. Ahí acaba mi teoría de que ECC iba a distribuir sus novedades mejor que Planeta. Siguen sacandolo todo de golpe, y salvese quien pueda. Como yo si que distribuyo las cosas, lo de DC se queda para la semana que viene, y esta nos centramos en todo Marvel. No por favoritismos, sino porque queda mejor equilibrado así.

Y es que hay una burrada enfermiza de tomos de Panini esta semana: 14 nuevos, más las reediciones. Eso es una locura, lo mires como lo mires. No se como demonios esperan que alguien pueda seleccionar racionalmente con tanta cosa a la vez. Porque además, por supuesto, sacan cosas muy similares de golpe. Se que lo he dicho mil veces, pero es que sigue sin tener sentido: ¿Por qué demonios del infierno malditos sacan tres tomos de Masacre a la vez? Es decir, si alguien es fan de Masacre (y si eres fan de los comics de Masacre actuales, tienes un problema, pero esa es otra es cuestión), no creo que lo que más le convenga es estar meses sin un tomo, y entonces encontrarse 3 a la vez. Lo lógico sería distribuirlos. Pero la lógica poco tiene que ver con como se publican los comics, actualmente. Imaginate que los restaurantes ofrecieran el mismo plato del dia toda una semana, y entonces tardaran dos meses en volver a ofrecerlo. O que las cadenas de TV emitieran una temporada de una serie en un dia, y no volvieran a emitirla hasta el año siguiente. No tendría sentido. Pero el mundo del comic es distinto, por lo visto.

Resumiendo, que hay un montón de tomos este mes. Con lo que va a ser la semana más cargada desde que empecé el formato actual, y una de las más cargadas que he hecho, punto. Al menos antes sabías que sólo pasarían cosas así en los salones.

Así que empezamos ya, con muchos tomos de Masacre, Spiderman, anuales y héroes que han bajado de categoria y ahora protegen un barrio de Nueva York. Esta semana: Academia Vengadores: Trampa Mortal, Asombrosa Spidergirl: ¿Qué fue de la Hija de Spiderman?, Herc: Dioses de Brooklyn, Masacre Pulp, Masacre: Rareza Espacial, Pantera Negra el Hombre Sin Miedo: Jungla Urbana, Patrulla-X: Huida de la Zona Negativa, Punisher MAX Especial: La Caza de Castle, Skaar: Rey de la Tierra Salvaje, Spiderman/Iron Man: El Regreso de Matanza, Ultimate Capitan America y Veneno: El Nuevo Héroe de America.

 

 

 

 

 

 

Academia Vengadores: Trampa Mortal

 

Este es un tomo de Academia Vengadores un tanto tramposo, porque realmente, sólo tiene dos números de la serie regular. El resto del tomo es un Especial Gigante de Academia Vengadores que no sólo no es del guionista habitual de la serie, ni siquiera era originalmente un especial de la serie. Originalmente, iba a ser una historia que transcurría a lo largo de los anuales de Academia Vengadores, Spidergirl y Jóvenes Aliados. Pero después de anunciarla, en Marvel decidieron cancelar Jóvenes Aliados por falta de ventas, y vieron que Spidergirl tampoco iba a durar mucho. Eso no les ha detenido otras veces (como veremos más abajo), pero el caso es que decidieron que no era buena idea tener anuales de dos series que no iban a existir en breve, así que decidieron transformar la historia en una miniserie de 3 números gordos titulada Arcade: Trampa Mortal. Pero después de anunciarla así, se debieron dar cuenta de que así tampoco iba a venderse mucho, así que decidieron sacarla como un especial gigante con la historia completa, y el nombre de la Academia en portada, que aparte de ser la única serie que sobrevive del crossover, lleva Vengadores en el nombre. Tuvieron que darle portada nueva mucho peor que las tres portadas interconectadas, pero al menos salió a tiempo, porque el nº13 de AV menciona una cosa que pasa en el crossover, pese a que transcurre alrededor del nº8.

 

La historia está escrita por Paul Tobin, que era el guionista de Spidergirl, así que parecía una elección adecuada para una miniserie divertida e inofensiva, y así ha salido. Como Spidergirl pertenece a los Jóvenes Aliados (bueno, realmente no, porque no son un grupo per se, pero para esta historia da igual), es un team-up entre los dos grupos de superhéroes adolescentes más recientes, los estudiantes de la Academia Vengadores y la gente que no se llama realmente Jóvenes Aliados. O mejor dicho, entre parte de ambos grupos, concretamente, los más normales de ellos, los que pasan por humanos. Que se ven envueltos en una de las historias de Arcade. Que sigue exactamente el mismo esquema que todas las historias de Arcade: Los protagonistas son abducidos mediante el factor sorpresa, se les mete en tramas retorcidas, pero logran escapar mediante inteligencia y subterfugio, y desmontan el Mundo Asesino de turno. Si has leido una historia de Arcade, las has leido todas. De todas maneras, hacía tiempo que no tocaba una historia suya, y como excusa para tener interacción entre dos grupos de superhéroes, no es una mala excusa, incluso le da sentido que capture a estos héroes en concreto, e intenta justificar que alguien aún haga caso a Arcade.

 

Además, es una versión bastante divertida de Arcade, que está claro que está como un cencerro, pero es divertido de leer, y competente a su manera. Sus trampas son relativamente originales e imaginativas. Y el capítulo intermedio, el que claramente iba a ser el anual de Spidergirl, es lo más divertido, porque se sale del esquema típico de Mundo Asesino, y pone a Spidergirl y Reptil es un tipo de prueba distinta más original y aprovechable. El problema es que, descontando esa parte, la interacción entre los personajes no es gran cosa. Desde luego, no tienen la chispa que tienen en Academia Vengadores, y si alguien hubiera conocido a los personajes por el crossover, ni se habría enterado del punto fuerte de la serie, que es la ambigüedad moral de los protas. Están poco más que de superhéroes genéricos en personalidad, con diálogos graciosillos, un uso decente de los personajes, pero haciendo algo de trampas para escapar de las trampas y que no mueran fácilmente. El dibujo es de David Baldeón, que hacía Jóvenes Aliados, y es muy bueno, muy apropiado para personajes jóvenes. Su versión de Arcade es bastante curiosa, una especie de Conan O’Brien malvado, y Mundo Asesino está chulo.

 

El primer capítulo realmente de la serie es el nº13, y como muchas series de televisión, al llegar ese número, hay una especie de “fin de temporada”. En este caso, siendo una serie sobre adolescentes, toca un baile escolar, con un montón de superhéroes jóvenes invitados, sobre todo de Jóvenes Aliados y de Iniciativa. Y como algunos de los mejores números de Christos Gage en aquella serie, como los mejores números de interacción en cualquier serie de grupo, va enteramente de personajes hablando entre si y relacionandose, y es sensacional. Se resuelven subargumentos que llevaban toda la serie hasta ahora, se recogen subargumentos de series anteriores y también se atan, se recuperan viejas conexiones y se actualizan, se establecen algunas nuevas, y en general, se utiliza muy bien a todos los protagonistas de la serie, y se saca mucho partido a algunos invitados. Es un número entrañable, emotivo y divertido, todo lo que tiene que llevar el romance adolescente (y no tan adolescente), toda la alegría, desengaño y descubrimiento, está muy bien. Deja varios personajes en situaciones nuevas, pero más importante, enmienda una desgracia del pasado. Y si va a seguir tratando la ruptura de Justicia y Estrella de Fuego, esto lo hace mucho mejor que McKeever en Somos los Vengadores, quedando mucho mejor los personajes, y explicando una aparente inconsistencia de Gage en Iniciativa, recordando un momento valiente e innovador de Nuevos Guerreros.

 

El segundo es un número que ha quedado un poco a mitad de camino. Los subargumentos personales del primer año se habían cerrado en el número anterior, pero Gage no podía empezar nada nuevo importante, porque en un par de meses empezaban los crossovers con Miedo Encarnado, que iban a controlar la serie durante varios meses. Tampoco podía ser un punto de comienzo, porque para eso estaba el número siguiente, que era un .1. Así que, como ya se reveló en el Spiderman del mes pasado, este número se dedica a conectar con otras series, avanzando la trama del Dr. Octopus reestableciendose como uno de los grandes villanos del Universo Marvel a base de visitar varias series y humillar a los grandes científicos de Marvel en su terreno. En este caso, en vez de un enfrentamiento directo entre Octopus y Pym cerebro a cerebro como hizo con Iron Man, es un enfrentamiento entre los 6 Siniestros y la Academia Vengadores, para pillar desprevenido al Hombre Gigante. Los villanos están bien usados, y es una pelea bien coreografiada. Pero realmente no dice nada nuevo de los personajes, y acaba pareciendo casi un número de relleno, pese a que supuestamente es una experiencia importante para los alumnos. Quizá es porque el supuesto cambio de dirección del final no parece ser diferente a como funcionaban hasta ahora, porque no lo habrían establecido todo correctamente antes.

 

El dibujo en ambos números es de uno de los dos dibujantes rotativos de la serie, Sean Chen. No es el dibujante más fluido ni más expresivo de Marvel, pero cumple. La acción le sale bien, los momentos personajes algo peor, porque sus caras son todas iguales y no muestran suficiente rango de emociones. Al menos todos los personajes son reconocibles pese a eso.

 

No es un tomo que esté a la altura de los anteriores, porque la mitad del tomo es relleno. Pero hay un número muy bueno, que demuestra que sólo es un pequeño bache, y no es que el resto sea malo, simplemente, no al mismo nivel. Recomendado (8)

 

 

 

Asombrosa Spidergirl: ¿Qué fue de la hija de Spiderman?

 

La serie que se negaba a morir acude a su cita anual. Esto es el comienzo del segundo volumen de la serie, después de que la relanzaran desde el nº1 con el prefijo de Asombrosa, supongo que con la idea de que un nº1 llamara la atención de por si, ya que por dentro sigue exactamente igual. Le valió un par de prórrogas más, pero al final sucumbió a la entropía de la ventas. Por eso le han pasado el nombre de Spidergirl a Anya Corazón. Pero aún quedan un par de años de historias a esta encarnación, que lleva mucho retraso. Aunque con el fin del formato Monster, veremos como se publica lo que queda. (Con este tomo, ya llevamos 5 formatos distintos de publicar la serie en España, creo)

 

Lo que pasa es que por mucho que relanzaran la serie, después de 10 años sin parar, la serie ha perdido energía. En parte, se ha quedado anticuada. Recordemos, DeFalco tiene 10 años más, más alejado de la juventud y de cómo se hacen comics ahora, y no es que fuera muy moderno y joven cuando empezó. Pero aparte de eso, la fórmula ya está gastada, porque es todo el rato lo mismo, pero cada vez con menos chispa. Porque DeFalco se ha convencido de que está escribiendo un comic para todos los públicos y eso en su cabeza significa que debe permanecer estático. Así que May tiene que estar siempre a mitad del instituto, con sus amigos y familia más o menos en el mismo sitio, y sin que su carrera o vida amorosa pueda cambiar mucho. Es decir, lo contrario de lo que hizo que su padre tuviera éxito para empezar, que podía cambiar y hacerse mayor.

 

Además, está el problema de que cuando la serie salió, era un soplo de aire fresco. Las series de Spiderman estaban muy anquilosadas, y esta serie captaba parte de la gracia del Spiderman original, con frescura. Pero ahora, no sólo es esta serie la que se ha anquilosado en su formato, palidece en comparación con otras cosas que hemos visto: Tanto Ultimate Spiderman como la serie de TV de Espectacular Spiderman han hecho mucho mejor lo de aventuras al estilo del Spiderman original, con diálogos y argumentos mucho mejor hechos y personajes más desarrollados. Además, las series normales de Spiderman por fin han tirado para adelante con material nuevo que hace evolucionar a Spiderman sin tener que jubilarle, y francamente, es mucho mejor. (Es curioso que los pazguatos que no paraban de quejarse por el divorcio satánico de Peter y MJ no pasaran en masa a esta serie donde se han casado y eso ha llevado a su conclusión lógica… o son mucha menos gente de lo que suena por lo que gritaban, o son hipócritas, y podían aguantar años de basura pero no esto que a lo peor es mediocre)

 

En teoría, con la renumeración, se debía de dar un punto de acceso para que nuevos lectores se engancharan a la serie. Si que es cierto que se libra de montones de subargumentos y secundarios, y se centra más en unos pocos de ambos que se presentan correctamente. Desgraciadamente, esos subargumentos y personajes no son muy interesantes, y están muy, muy vistos. Esto último casi se podría perdonar si se supone que la serie va para lectores nuevos, pero es que tampoco son buenos ejemplos para enganchar. El argumento principal personal de este tomo es tener a May habiendo abandonado la identidad de Spidergirl. Lo más grave no es que todo lo que pasa a partir de ahí sea predecible (al menos los personajes lo admiten), es que no es la primera vez que le pasa al personaje. Esta vez, encima, está todo más desmotivado y sin drama, por cumplir. Igualmente, los otros subargumentos personales parecen salidos de una serie de instituto de hace 30 años, y no particularmente buena. Francamente, la versión de la vida estudiantil de esta serie se parece más a Archie que a otra cosa. Hay cosas directamente estúpidas además de simplonas y predecibles, como el nuevo novio de May, que además de tener una química nula, está claro que es un idiota y que va a mandarlo a la mierda muy pronto, hasta el punto de que no se entiende ni por un momento porque han empezado a salir. Y así todo.

 

La parte superheroica no es tan tonta, pero a su estilo, tampoco es mucho mejor. Durante muchos números, el volumen anterior estuvo ocupado por una guerra de bandas. Supuestamente, terminó. En este número, vuelve la guerra de bandas, o al menos, aspirantes a jefes mafiosos tramando cosas, con algunos de los mismos protagonistas de los que ya abusó al final del volumen anterior. De hecho, se podría decir que sigue haciendo lo mismo que en su primera etapa en Spiderman, que aún no ha superado: No sólo la guerra de bandas, al igual que entonces, el Gran Malo es el Duende. Irónicamente, aquí tiene la identidad (Roderick Kingsley, la idea original) que en su día DeFalco rechazó a favor de no saber quien iba a ser. Desgraciadamente, está saliendo concurrentemente con la nueva versión del Duende en Asombroso Spiderman, que es muchisimo mejor. De todas maneras, es que tampoco tiene lo que le hacía chulo originalmente, que era el misterio y la sensación de peligro. Aquí está tan descafeinado como todos los villanos. Una cosa es que esto no se convierta en una fiesta de gore como DC, y otra es que supuestos asesinos nunca maten a nadie teniendo la oportunidad, como pasa aquí. No hay mucho más en los villanos del tomo. En el papel del héroe que obstruye a Spidergirl, en este tomo, como esta intentando alejarse del resto de personajes del universo futuro, DeFalco rescata a otra de sus creaciones perdidas de los 90, en este caso Perro Loco, de la Banda Brava de Marta Plateada. Esta vez remodelado como un cazarrecompensas, utilizando el mismo truco que el Ejecutor o el segundo Azote. Es una idea divertida, aunque el diseño es un poco cutre. Y el personaje se vuelve irritante al cabo de un rato.

 

En el dibujo, sigue Ron Frenz, que lleva en la serie más de 5 años, aparte de los muchos otros que llevaba colaborando con DeFalco en otras series. Como siempre, adapta su estilo a la serie, en este caso, un estilo un poco caricaturesco, para acercarse al tono de serie de dibujos animados simple que pretende la serie. Dentro de ese estilo, está bastante bien, agradable y expresivo. Cuando tiene que hacer nuevos diseños, eso si, se le nota lo pasado que está.

 

Es triste admitirlo, pero viendo este tomo, queda claro que el tiempo de Spidergirl ha pasado. Quizá con otro guionista se pudiera hacer algo, pero no sería justo para su creador. De todas maneras, aún queda un par de años de material, a ver si lo publican. No Recomendado (4)

 

 

 

Herc: Dioses de Brooklyn

 

Con la Guerra del Caos, terminó la serie de Increible Hercules. Bueno, técnicamente, había terminado dos sagas antes, pero vamos, terminó la gran historia de varios años que Greg Pak y Fred Van Lente habían pensado para la serie de Hercules. Pero en Marvel no dejaban pasar a nada que tuviera al menos un éxito moderado, así que le permitieron al duo seguir escribiendo nuevas historias de Hercules. Esta vez en nueva serie, con el título acortado de Herc que no se que demonios pretendían con él, y nueva dirección saliendo de la Guerra del Caos.

 

Y aunque tenga los mismos guionistas y el mismo protagonista, esta serie es muy distinta que su predecesora. En vez de ser una serie de duo de compañeros, ya no está Cho y es una serie de héroe en solitario. En vez de ser tan abiertamente cómica, es más comedida, aunque también tenga humor. En vez de tener a un Hércules pletórico, exageradisimo y con la cabeza en las nubes, tenemos a un Herc más humano y con los pies un poco más en la Tierra. En vez de ser un viaje continuo por rincones variopintos y coloridos de la mitología de Marvel, se centra en un solo sitio y menos personajes. En vez de epopeyas divinas, hay acción superheroica más de andar por casa. En vez de tener un gran plan a largo plazo, se escribe más al momento. O lo que es lo mismo, la serie ha perdido todo lo que la hacía única. Quizá eso haya contribuido a que haya durado menos de un año, o quizá habría pasado igualmente. De todas maneras, es comendable que no hayan querido seguir exprimiendo el formato antiguo, porque ya había llegado hasta donde podía llegar. El único problema es que se habían dejado el listón muy alto a ellos mismos.

 

La idea de esta serie es que Hercules vuelve a ser mortal, otra vez. Pero a diferencia de cuando le pasó en los 90, no está quejandose de ello todo el rato, ni va vestido de Rambo. Tiene un nuevo traje que es reminiscente del clásico, pero más funcional. Y en manera de actuar, es una vuelta a los orígenes mitológicos del personaje. En vez de un superhumano bravucón, es un humano excepcional, pero humano al fin y al cabo, que va haciendo gestas heroicas con ayuda de regalos de los dioses. Que en este caso, son armas sacadas de la mitología clásica grecorromana, así que por ese lado, la serie sigue siendo chula y didáctica. Además, decide instalarse como protector de Brooklyn, porque se ve que mudarse a un barrio de Nueva York es ahora la moda. La idea es que dicho barrio ahora mismo tiene muchos inmigrantes, y Hercules decide convertirse en su protector, instalandose precisamente con ayuda de una familia de griegos. Y el tema que parece que van a tratar PakLente es que si Hercules era tradicionalmente un asesino de monstruos, va a seguir en ese plan, enfrentandose o a villanos monstruosos salidos de distintas mitologías, o a sus equivalentes modernos. Como premisa para un superhéroe es algo típica, pero si le añades los toques mitológicos y el humor, ya promete más. Y como actualización de Hercules, tiene más sentido que la normal de Marvel, aunque sea menos divertida.

 

La primera historia va de presentar la situación. Es la típica historia donde los pacíficos comerciantes están acosados por la mafia, y el héroe llega para protegerlos. Pero bueno, no hay nada de malo en usar una historia de forma típica para presentar las nuevas ideas. Queda bastante claro el nuevo status quo de Hercules, y se demuestra bien en buenas escenas de acción. La idea de juntarle con inmigrantes griegos es buena (y más en la actualidad) y las interacciones con ellos no van por lo más predecible. Mientras que el villano es el nuevo Duende, que sigue siendo divertido, y no sólo entra en la definición de monstruo, da para combate de espadas. Tiene un buen final, además, tanto alegre como ominoso, usando bien a un personaje demasiado utilizado. (Lo único que queda un poco raro es que la gente tome por loco a Hercules. Dado que ha sido Vengador durante años, como mínimo deberían reconocer que es un superhumano heroico que se cree dios)

 

La otra historia del tomo es un cruce con Miedo Encarnado, el primero que vemos en tomo. Quizá deberían haberlo publicado un poco después, porque hay una mención a algo que aún no pasara hasta dentro de un par de meses, mientras que hay otros tomos que transcurren antes, pero bueno. No es un cruce importante para la saga en general, pero si que aprovecha elementos concretos de la historia. Por un lado, mencionar lo que hacen los Dioses Olímpicos durante todo esto (como siempre, imitar a los asgardianos) que sirve para establecer la relación con Hercules hoy día. Por otro, aprovecha la fuga masiva de la Balsa para mandar a varios villanos basados en mitología grecorromana a Brooklyn a meterse en follones. Es una selección curiosa de villanos, y PakLente se divierten bastante con ellos, desde luego sacandole más partido que antes. También hay una villana muy rebuscada de un número de la serie de Ms Marvel de los 70, que tiene menos éxito, porque es más tirando a villana cósmica que hace cosas por exigencia del guión. Otra cosa interesante es que la historia también trata el tema del miedo colectivo, y es la serie que, hasta ahora, explora más como se ve eso a pie de calle, aunque aquí esté exagerado por otras circunstancias. Por último, hay un villano clásico de Hercules, resucitado por las consecuencias aleatorias de la Guerra del Caos (resucitan a algunos personajes cutres y no a los buenos) que sirve de Gran Malo. Esa parte es más heroismo tradicional, y no está mal hecho, aunque es bastante predecible. Aún así, hay cosas ingeniosas, y un par de escenas muy graciosas, como la sesión de puertas abiertas de Hercules, o la revelación sobre los “oráculos”. El humor es muy modernillo, de la clase de chistes que puedes leer en blogs de internet, que queda un poco fuera de lugar a veces, pero al menos no es lo mismo de siempre. Adereza lo que es, en el fondo, una historia bastante tradicional, que se va un poco de las manos al final con magia que hace lo que le da la gana.

 

Una cosa que va a tener en común esta serie es que no tiene un dibujante fijo. Pero sorprendentemente, este tomo tiene un solo dibujante, los 6 números, consiguiendo un record de permanencia con respecto al volumen anterior. En el próximo tomo tendremos 3 distintos, para compensar. El dibujante esta vez es Neal Edwards, más conocido por ser el imitador de Bryan Hitch que tuvimos en muchos números de 4F el último par de años. La verdad es que ha mejorado, y sus figuras no están tan tiesas como antes, y el acabado es mejor, con menos rayitas superfluas. Los personajes siguen poniendo caras raras a veces, y no es espectacular. Pero al menos hace buenas escenas de pelea, y el aspecto general es decente. La verdad es que para tener dibujantes rotativos de nivel medio, Hercules suele tener dibujantes sólidos.

 

No está a la altura de Increible Hercules, pero es que eso era muy difícil. Si estás buscando más como eso, te decepcionará. Pero si buscas aventura más tradicional con humor, también está bastante bien. Recomendado (8)

 

 

 

Masacre Pulp

 

Que no es un comic donde Doc Savage y compañía se matan violentamente, aunque eso probablemente sería más divertido. No, esto es un resto de la línea Noir, de esa moda extraña que les dio en Marvel durante un par de años de sacar miniseries de sus personajes reinventados como, supuestamente, personajes de género negro. Sólo que aquí reinventan a Masacre en plan pulp, supuestamente. En la práctica, no hay diferencia en estilo entre esto y la miniserie de Iron Man, pero no sabemos si es que se dieron cuenta de que era una chorrada llamar noir a cosas que no lo eran, o si intentaban sacar otra línea. En cualquier caso, no han tenido éxito, y con esto se acaban estas miniseries.

 

Está escrita por Mike Benson y Adam Glass, que ya habían escrito antes números de Masacre, al igual que la mini de Luke Cage Noir, ninguna de las cuales era particularmente buena. Leyendo este comic, parece que tiene algún problema de comprensión, o que le da igual la premisa que le han mandado. Porque no sólo esta historia no se parece en nada a un comic de Masacre, cosa que podrías considerar como parte de la premisa, es que el protagonista no se parece a Masacre. Es una especie de agente secreto, pero es serio, no es excesivamente violento y se pasa casi toda la historia callado. Lo único que tiene del personaje es que en un par de escenas tiene la personalidad múltiple representada por distintos rótulos de pensamiento. Que queda rarisimo y fuera de lugar en la historia, que hasta ese punto era completamente normal, y sin explicación. Más aún, si el único elemento de personalidad que se usa del personaje original es un elemento estúpido que sólo se ha introducido en los últimos 4 años, está claro que no estás muy interesado en escribir al personaje en esta historia. Vale que estas minis van de reinterpretar, pero sigue sin saberse a que demonios viene reinterpretar si estás pasando del original.

 

Por lo demás, es una historia de espías bastante normalita. Mezcla con algo de aventuras tipo pulp, mandando a este Wade Wilson a una jungla y sitios así de exóticos. Tiene secundarios manipulando, uno de los cuales es una versión de Cable que no tiene tampoco ningún parecido con el original excepto que tiene la misma cara, y otro que es un villano llamado Dyscordia (que no traducen, supongo que para disimular lo jodidamente estúpido que es el nombre) que tampoco se parece mucho, pero en este caso es una mejora. Pero en el fondo, es una historia con un protagonista sin mucha personalidad, en aventuras sin mucha chispa, muy poca originalidad, y únicamente paseandose por elementos estándar hasta el final.

 

Dibuja Laurence Campbell, que había hecho números del Castigador MAX, y va en ese estilo. Es bastante oscuro, pero entre las sombras se pueden ver personajes sólidos. No le da mucho detalle, sin embargo. Sobre todo, te hace pensar que esto originalmente iba a ser otra miniserie Noir y le cambiaron el título a posteriori, porque si no, no se explica, los pulps no se caracterizaban precisamente por las sombras.

 

No se puede decir que sea malo, pero tampoco tiene nada dentro que recomendar, ni a fans de Masacre (no es realmente una historia suya) ni del pulp, ya que es genérica y hay cosas infinitamente mejores en ese plan ahí fuera. Neutral (5)

 

 

 

Masacre: Rareza Espacial

 

No había comentado un tomo de la serie regular de Masacre desde hacía más de dos años, al poco de empezar. En parte por saturación debido a que he comentado media docena de spin-offs del personaje, en parte porque la serie no ha sido precisamente interesante y siempre que tenía que decidir que serie no comentar por saturación de títulos, elegía ésta. Pero como me propuse comentar todos los números .1 de Marvel, y este tomo incluye uno de esos, así que me veo obligado por mi propia manía. Bueno, sirve también para celebrar que este mes termina ya la saturación de derivados basura, porque en Marvel se dieron cuenta de que tanta chorrada similar no era buena idea. (En España por lo visto están vendiendo bien, igual que Lobo en su día lo que me hace plantearme que vivo en un pais de subnormales)

 

Está escrita por Daniel Way, lo que nunca suele ser bueno. Que decidió que lo que necesitaba Masacre era tener muchas voces en su cabeza, que fue un cambio innecesario para el personaje que desgraciadamente, se ha extendido a sus miles de series derivadas. Al menos la serie ha tenido una dirección y no han sido sólo chorradas al azar. La dirección ha sido repetir la misma idea que ya hicieron Kelly y Nicieza en su día, pero sin nada de complejidad, originalidad, emoción o humanidad. Masacre decide querer ser un héroe, porque si, no por ninguna motivación interna. Así que en vez de tratar de reformarse, decide tratar de imitar o directamente molestar a otros superhéroes. El resultado han sido varios años de historias pesadas con Masacre actuando como un dibujo animado plano molestando a distintos superhéroes, hasta que de alguna manera se cansan. Básicamente, todo el rato la misma idea, pero con distintos chistes malos cada vez, y un invitado estelar distinto cada saga para aumentar las ventas.

 

Este tomo, sin embargo, rompe con esa racha. No hay un invitado famoso alrededor del cual tiene que girar la historia. La idea de tener a Masacre intentando ser un héroe si que está, pero como siempre. Es decir, se menciona al principio como justificación de que se meta en el lio de turno, y luego se olvida. La idea es mandar a Masacre a una aventura al espacio. Ahí es donde descubres que algo va terriblemente en el control editorial de estas series. Ya es malo tener varias series de Masacre, todas contando los mismos chistes malos. Pero cuando tienes dos series a la vez (porque encima, Panini ha publicado las dos la misma semana) con el mismo argumento de “Masacre va al espacio y se mete en follones con especies alienígenas que parodian space opera”, como es Masacre Corps y esto, te preguntas para que demonios están los editores. Se supone que están para evitar que pasen este tipo de cosas. En cuanto a la historia en si, hacer chistes parodiando Star Trek y sus alienígenas de colores, o peor, las historias de fantasía en las que se basa parte de la space opera, es de lo más trillado y burdo que hay, y realmente, es que tampoco hay nada más en esa historia. Los personajes no son más que clichés, y las aventuras rematadamente tontas y sin la gracia que intentan tener.

 

Entonces toca el número .1, que es una muestra de que el editor es un inutil. La idea de estos números es que sirvan de presentación. Lo lógico entonces que sean números sueltos entre sagas, o el comienzo de una nueva historia. Lo que no tiene ningún sentido es publicarlos a mitad de una saga, como han hecho aquí. Joder, ¿tan difícil era publicarlo un mes antes para que fuera antes de la saga? ¿Qué sentido tiene publicar un número que supuestamente va entre dos números, pero que realmente no va entre esos dos números? ¿Para que sirve anunciar un número para nuevos lectores, y que el número siguiente continue una historia distinta ya en marcha? ¿Se puede ser más idiota? ¿Por qué en Marvel no se fijan en que sus editores están dormidos al volante y los echan? (De hecho, no solo no lo echaron con los recortes del año pasado, lo ascendieron) Al menos hay una página al principio donde se disculpan, y por eso se ha conservado el orden malo en el tomo. En cuanto al número en si, es una buena muestra de la serie, en el sentido de que cuenta una historia cerrada que demuestra el sentido del humor habitual de la serie y la personalidad del protagonista. No presenta realmente nada, pero es que tampoco hay subargumentos o secundarios recurrentes en la serie que presentar. La historia al menos no es vergonzosamente mala. Tiene a Masacre haciendo de mercenario en una misión que le pone en contra de un villano tradicional Marvel. El argumento es previsible (excepto un giro al final que sale de ninguna parte como elemento supuestamente cómico) pero al menos hay algo vagamente parecido a personajes con desarrollo, y la historia transcurre de manera rápida y agradable, bien plasmada. Al menos se pusieron sus mejores galas para el punto de arranque.

 

De vuelta a la normalidad, sin embargo, volvemos a la tontería. Es un numero completamente de dibujos animados que intentan imitar a la Warner, pero sin gracia. Antiguos enemigos a los que Masacre ha mosqueado vuelven para vengarse. Da igual lo diferentes que sean unos de otros, que no sea su estilo, o que incluso uno de ellos sea un héroe que no tiene ningún sentido que este ahí pidiendo sangre. Se tiran en tromba como una nube estúpida indistinguible, y caracterización o personalidad al aire. Es como si Way hubiera repasado los volumenes anteriores de Masacre y hubiera sacado personajes al azar sin haber leido los números. Todo para una retahila de chistes malos que no tienen ninguna gracia. Ni la tiene el retorno de un secundario de Masacre, aunque ese al menos tiene una caracterización más acertada. Pero el número sigue siendo horrendo.

 

El dibujo de Carlo Barberi en la historia principal es de caricatura a lo Humberto Ramos, pero menos exagerado. Se queda en medio: Es demasiado contenido y poco imaginativo para ser gracioso de por si, y demasiado histriónico para hacer gracia por contraste. El dibujo de Bong Dazo en el .1 es más adecuado, teniendo más vida y más vis cómica, además de ser más consistente. Y el dibujo de un tal Sheldon Vella, que ya dibujó un número el tomo pasado, pero que no se va a unir de manera fija a la rotación de los otros dos, es más extraño, a medio camino entre esos estilos, y el de Baker en la serie MAX. Queda curioso, al menos.

 

Pero esta serie sigue siendo completamente evitable y sin razón de ser. No Recomendado (3)

 

 

 

Pantera Negra, el Hombre Sin Miedo: Jungla Urbana

 

Como en Marvel no se rinden con sus personajes de segunda fila (referiendose a los que no pueden vender una serie ellos solos indefinidamente aunque lo intenten a menudo, es una cuestión de popularidad, no quiere decir nada de su calidad, al contrario), aquí viene otro intento de vender serie propia para Pantera Negra. Les conviene intentarlo, es su su primer superhéroe negro, y el que más posibilidades tiene de demostrar que Marvel no está compuesta enteramente de blanquitos. Esta vez han intentado lo mismo que hicieron la otra vez con Hercules y Hulk, es decir, coger una serie tradicional en curso que iban a relanzar, dejar la numeración para que no se pierda, y renombrarla para que la protagonice alguien menos famoso. En este caso, han cogido Daredevil, que iba a ser relanzada tras Tierra de Sombras, y mientras DD empieza con un nuevo nº1, la numeración se la queda Pantera Negra, así como el subtítulo de “El Hombre Sin Miedo”. La idea, supongo, es que fans de DD siguieran la serie por inercia o curiosidad, más que si empezara con otro nº1. No es mala idea, aunque no haya funcionado. Pero claro, dado que casi todos los lanzamientos recientes de personajes no famosos o derivados han sido cancelados, la culpa probablemente no es ni del material ni del método concreto de relanzamiento.

 

El encargado de este relanzamiento es David Liss, novelista de misterio. No es el primer novelista así que cogen en Marvel para relanzar a sus personajes callejeros, pero este parece tener un curriculum mejor. La idea aquí es tener a T’Challa estableciendose como el nuevo protector de la Cocina del Infierno (otra cosa que hace como Hércules) ahora que Daredevil ha desaparecido, justificando asi el lio de numeraciones.

 

Y es el regreso del verdadero Pantera Negra. No ya porque esta serie sea de T’Challa y no de su estúpida hermana como el volumen anterior, aunque también. Sino porque es la primera vez desde 2004 que tenemos a un T’Challa bien escrito, que no da vergüenza. Por fin se ha ido el espectro de Reggie Hudlin, y tenemos un Pantera Negra similar al de Priest y otros guionistas anteriores. Ya no es un capullo que no para de hablar y hacerse el gracioso, y que pelea en plan Spiderman. Vuelve a ser una persona seria y orgullosa, que sólo habla lo necesario, compasivo y responsable hasta el exceso, y que exuda todo eso en su presencia sin necesidad de estar contandotelo todo el rato. Más aún, vuelve a ser una persona extremadamente inteligente que planea las cosas varios pasos por delante de la situación, que sólo pega un puñetazo si es por algo y queda claro que si tuviera la mitad de recursos de los que disponía antes, solucionaría la historia en el primer capítulo.

 

De eso va la historia, de hecho. Es como T’Challa se reconstruye pese a ya no ser rey, ni tener miles de cacharritos chulos, ni vibranium, ni nada. El resultado es muy bueno, porque demuestra que, aunque todo eso eran elementos que hacían de Pantera Negra un personaje más rico, lo que es el personaje, si se escribe bien, puede sobrevivir sin todo eso. La persona que hay debajo puede brillar sin eso, por eso se nota tanto que está bien escrito, porque es reconocible sin todos esos elementos. Y se reconstruye a lo Born Again sin necesidad de agonías ni quejidos, simplemente haciendo lo mejor que sabe en su situación actual. Quizá Liss se pasa demasiado con T’Challa rechazando la ayuda de las estrellas invitadas (una vez está bien, pero después queda arrogante en vez de orgulloso) pero al menos explica porque no le ayudan, y sirve para dar más matices de personalidad al protagonista.

 

La historia de la reconstrucción va enfocada a derrotar al nuevo cacique del crimen local de la zona. (Um, ¿no se supone que Kingpin domina todo el cotarro? Bueno, siempre se supone eso, y siempre hay muchos otros señores del crimen en NY, porque aparentemente no hay más ciudades en el pais que las que tienen superhéroes a mansalva) El villano es una buena idea, que mezcla bien como es esa gente en realidad (o en ficción más realista, al menos) con elementos del Universo Marvel. Por supuesto, los señores del crimen con superpoderes tienen ventaja con respecto a los que no, y por supuesto, dedicarse a organizar negocios sucios es más efectivo que vestirse de palurdo colorido y atracar bancos. Es un buen oponente para T’Challa, igual de serio y astuto, pero en despiadado. Por otro lado, se actualiza bien la Cocina del Infierno. En la época de Miller en Daredevil, era una zona llena de crimen y pobreza tipo Taxi Driver, y eso reflejaban esos comics. Pero esa zona ya no es así, y ya tocaba que los comics lo reflejaran. Ahora, la parte de crimen y probreza la tienen sobre todo los inmigrantes y las bandas internacionales, y eso es lo que refleja este comic, pero sin caer en estereotipos. Y queda muy bien. La historia se desarrolla bien, a su ritmo, presentandote al héroe y al villano, y toda su guerra a lo largo de los 6 números. No hay ningún gran momento impactante, pero es suficientemente sólido para que no haga falta.

 

El dibujo es de Francesco Francavilla, al que vimos recientemente en Detective Comics. Aquí es mejor. Hay muchísimo uso de sombras, a veces excesivo, pero le da un buen ambiente a la historia, y al menos las figuras son coherentes y atractivas debajo. Está bastante bien. Un número lo hace Jefte Palo, y es similar, pero mejor. En cuanto al nuevo diseño de Pantera Negra, es simple y apropiado, y seguro que Priest agradece que sea funcional y que Pantera haya dejado de ir en calcetines.

 

Un buen relanzamiento para el personaje, que le gustará a los fans de crimen y superhéroes. Una pena que no haya tenido excesivo éxito, es mejor que cosas más famosas de ese plan. Recomendado (8)

 

 

 

Patrulla-X: Huida de la Zona Negativa

 

Otro tomo que contiene una historia contada a través de los anuales de varias series. No es la primera vez que se hace algo así. A finales de los 80, Marvel publicó un par de grandes crossovers, (Guerra de la Evolución y Atlantis Ataca) que en vez de cruzarse con números de las series, se contaba en los anuales de ese año. Mientras DC siguió esa técnica a principios de los 90, en el 90, 91 y 92, Marvel modificó el enfoque: Los anuales serían todos sagas que se cruzaban de unos a otros, pero en grupitos de 3 a 5 series. Así, los anuales de Spiderman eran su propia historia, igual que los de Vengadores o mutantes. Era gracioso ver como los guionistas se calentaban la cabeza para juntar en una historia a las series que quedaban sueltas, o a gente tan alejada de los demás como el Castigador, Estela Plateada o los Guardianes de la Galaxia.

 

El caso es que este año, en Marvel han decidido recuperar esa moda, aunque sea durante un año, porque en 2012 vuelven a ir sueltos. Son tres tandas de tres anuales cada historia, con el mismo guionista en cada tanda, y la conexión entre las series es un poco más rebuscada. Esta semana ya hemos visto una, la de los grupos jóvenes, y aquí toca una de la Patrulla-X, que se publica suelta, porque no enlaza realmente con nada, y no podía incrustarse en otro sitio. Los anuales involucrados son el de la Patrulla-X, el de Namor, por aquello de que ahora es de la Patrulla-X (pese a que su serie ha durado menos que un caramelo en la puerta de un colegio… de hecho, seguro que la mitad ni recordabais que tenía serie propia, lo que hace más rara la decisión de Academia Vengadores, pero bueno) y por motivos argumentales, el del Capitán America. Excepto que es Steve Rogers, así que en vez del anual del Capitán America, es uno de Steve Rogers, Supersoldado. Que fue una miniserie, no una serie regular, así que no debería tener anual, pero bueno, ellos sabrán. De todas maneras, hay precedente: En el 98, el Hombre Máquina tuvo anual sin tener serie, y en el 95 DC le dio un anual a Juicio Final, porque si, y a algo llamado Dragón Sombra.

 

El guionista de la historia es James Asmus, que lleva escribiendo historias sueltas y de relleno en las series de mutantes desde hace un par de años, y le está saliendo suficientemente bien como para merecerse una asignación más grande. Como el título indica, es una historia de varios Hombres-X atrapados en la Zona Negativa, con el Capitán America teniendo que ir a ayudarles a mitad de historia. Y aunque Asmus escribe los tres anuales, cada uno tiene su propia identidad, más o menos apropiada al título correspondiente. El primero es el de la Patrulla-X propiamente dicha, y es terriblemente divertido. Con la excusa de un experimento del Club X que ha salido mal, Cíclope, Dr. Nemesis, Namor y Hope acaban atrapados en la Zona Negativa. Es una selección muy chula de personajes, porque aparte de ser interesantes de por si, junta a Cíclope no sólo con algunos de los Hombres-X más recientes, también a los más independientes. Así que es una dinámica muy interesante y que se sale de lo habitual, porque Scott no puede hacer de Patton como habitualmente y esperar que todo el mundo le siga ciegamente. Sirve para juntar a Ciclo con Hope, y explorar la relación entre ambos. Aunque aquí Asmus se pasa, y es lo único malo de la historia, ya que exagera su caracterización de “independiente” a “mocosa que odia a Ciclope porque si”, y aunque su interacción es divertida y tiene partes buenas, no encaja con como es en otras series, y hace demasiado antipática a Hope. Por otro lado, juntar a Namor y a Nemesis es tremendamente divertido, ya que ambos están fuera de su elemento, Namor porque no hay agua, y Nemesis porque al tratar con un rey irritado, no puede recurrir a sus tácticas habituales de creerse Batman y esperar que todo el mundo le haga caso. El dibujo del anual, que también va de presentar nuevos talentos, es de Nick Bradshaw, al que ya hemos visto después haciendo mutantes y monstruos en Astonishing X-Men, y lo hace muy bien, con su estilo a lo Arthur Adams perfecto para monstruos imaginativos y expresiones graciosas.

 

La segunda parte es la del Capi, y tiene a Emma viajando para pedirle ayuda a Rogers. Desgraciadamente, no usa la conexión previa en los Invasores que tenían Namor y él con Nemesis, que habría sido el momento adecuado. Pero bueno, Asmus ya había demostrado anteriormente que se lo pasaba muy bien escribiendo a Frost, y esto no es una excepción. Por lo demás, se presenta al malo de la aventura, que situa esta historia antes de la etapa de Hickman en 4F, porque Annihilus aún no ha recuperado el control de la Oleada Aniquiladora. (Si te lo estás preguntando, el cambio se produce en la mini de Aniquiladores, que aún no han publicado aquí) Eso causa un problema, y es que es un villano bastante aburrido, al menos cuando se le usa como aquí, como conquistador, aunque al menos conserva la astucia de sus últimas apariciones. Pero vamos, la cosa es que entonces la historia se vuelve más tradicional de vencer a unos villanos, en vez de simplemente explorar cosas raras e interactuar como la primera parte. El dibujo es de otro novato, Ibraim Roberson, que hizo el Patrulla-X de este mes, y han debido de gustarles juntos, porque se irá con Asmus a hacer los últimos números de Generación Hope. El estilo choca bastante con el de Bradshaw, siendo más serio y realista hasta cierto punto. Aún así, es bueno a su manera, y es apropiado porque en este punto la historia se pone más seria.

 

La última parte es la de Namor, y es la más floja, por una variedad de motivos, aunque es probablemente una coincidencia que sea porque todo aquello con Namor en el título tiende a ser malo. El problema básico es que tiene el recurso argumental manido y siempre chapucero de tener a los héroes enfrentandose entre si. Si, sirve para contarnos lo peligroso que es Namor, pero aún así. Al final, es una historia de superhéroes convencional, que no es mala, pero una decepción después de la diversión de la primera mitad del tomo. Lo único reseñable es la interacción entre el Capi y Hope, que sirve para profundizar más en la chica, y demostrar la idea a la que iba Asmus: Que Hope se siente mucho más cómoda alrededor de gente que no la considera una mesías y le pone unas expectativas exageradas. Es una idea muy buena, que ya se había entrevisto en otros sitios, y justifica un poco la caracterización del principio. Además, en general se aprovecha la mayor interacción entre familias de héroes de la Edad Heroica, lo cual es de agradecer. El otro problema es el dibujo de Max Fiumara, al que ya vimos en Spiderman durante la Cacería Macabra. Allí al menos el estilo oscuro tenía cierto sentido. Aquí, ni pega con los personajes tan coloridos y vistosos, ni mucho menos pega en una historia que empezó con el estilo tecnicolor de Bradshaw. Además, todo el mundo tiene caras angulares que dan un poco de grima. Bueno, excepto en Namor, donde es apropiada. Y en general, su estilo estilizado y flacucho es más apropiado para una serie indy de gente hablando o de misterio entre sombras que una de gran acción superheroica. El editor se lució eligiendo, en este caso.

 

Es una pena que el final sea más flojo, porque la historia empezaba muy bien. Aún así, hay suficientes cosas divertidas para recomendarlo. Además, da gusto que cada vez haya menos spin-offs de la Patrulla-X, cambiando cantidad por calidad. Si crees que la serie principal tiene demasiados personajes y demasiada dirección marcada, y quieres una historia que de más espacio a los personajes para jugar, esto te gustará. Recomendado (8)

 

 

 

Punisher MAX Especial: La Caza de Castle

 

Esto no es un tomo de la serie actual del Castigador de la línea MAX. Es un tomo que recopila cuatro especiales, cada uno de su padre y de su madre, de la serie anterior del Castigador MAX, la de Ennis. No es que tengan nada que ver con la serie tampoco, simplemente van en ese estilo, del Castigador en historias de mundo real, más para lectores supuestamente maduros. Al menos contarán su historia y se irán, en vez de estirarse como si fueran parte de miniseries o series regulares.

 

Curiosamente, la primera historia es del guionista de la serie actual, Jason Aaron, en su primera aproximación al personaje. Es un especial de Navidad, que ya podrían haber publicado antes, hay que fastidiarse. Es una historia divertida, con el Castigador metido en una historia que junta tanto los elementos modernos de la Navidad (gente vestida de Papá Noel y regalos) como los clásicos (una natividad, es decir, un nacimiento). En el fondo, es una historia típica del Castigador contra criminales normales, pero hay suficientes detalles para hacerla divertida, y tiene un buen final. Además, tiene buen dibujo de Roland Boschi, el dibujante de la genial etapa del Motorista Fantasma de Aaron.

 

La segunda historia se llama Mariposa, y está escrita por Valerie D’Orazio. D’Orazio tiene una historia curiosa: Era editora asistente en DC hace unos años, hasta que acabó dimitiendo. Tiempo después, publicó en Internet una historia autobiográfica sobre sus tiempos como editora en un bullpen dominado por hombres, que aunque sensacionalista, hacía que uno tuviera mucha peor imagen de la gente que produce los comics, aunque explica porque publican algunas de las bazofias sexistas que publican. Pero aunque tuviera razón, estaba claro que era un intento de hacerse notar para labrarse una carrera escribiendo. Que no ha tenido mucho éxito: Sólo ha escrito exactamente dos especiales (el otro fue el del origen de Emma Frost) y una historia corta, y ya no le dieron más trabajos. Pese a que habían anunciado una miniserie de Capa y Puñal escrita por ella, que al final han decidido no publicar. Uno podría pensar que le han dejado de dar trabajo por motivos políticos, para no recompensar a folloneros, pero en ese caso, ¿por qué llegaron a darle algún trabajo? Quizá el motivo sea simplemente que sus comics no son buenos. Desde luego, este especial tiene tela. Es de un pretencioso que haría parecer modesto al diario de una estudiante de arte moderno, o una película Dogma. Es una narración en primera persona con una protagonista contandonos su vida y como todo lo que le ha pasado le ha hecho hacer cosas que tienen significados profundos. Por supuesto, la protagonista es una mujer que ha sido abusada por hombres y se rebela contra ellos. No hay un tono autobiográfico ni de deseo personal, absoluto. Pero lo peor, probablemente, es que no es una historia del Castigador. El Castigador únicamente aparece hacia el final, en una escena, para inspirar a la protagonista. Quizá si fuera una historia más corta, se podría justificar como relato del Castigador. Pero siendo una historia de 35 páginas, más bien parece que D’Orazio ha escrito lo que le daba la gana, y ha metido a Castle donde ha podido para justificar el título. La moraleja es que si te dan una oportunidad de escribir comics, cuenta algo de lo que te mandan, y deja tus ya publicitados traumas para cuando lleves un poco más de carrera. El dibujo es otra vez de Laurence Campbell, y le da una ambientación única, que supongo que es apropiada.

 

La tercera historia también tiene dibujo de Cambell (de la nada a varios comics distintos en una semana), y es la que da título al tomo, Get Castle. Está escrita por Rob Williams, que anda deambulando por Marvel hace tiempo (también ha hecho Motorista Fantasma) y proviene de 2000 AD. Puedes deducir que es británico por el hecho de que esta historia, a diferencia del 99,9999% de comics, transcurre en Gales, o sabe que el sitio existe. Está claro que, aunque se haya publicado recientemente, era una historia pensada para la serie antigua del Castigador MAX, porque menciona la muerte del malo de aquella serie, Barracuda. Por lo demás, es una historia completamente genérica del Castigador. Se enfrenta a criminales, los mata violentamente a tiros, fin, nada de contenido. Olvidable.

 

Por último, tenemos un Final Feliz. Es el título de la historia, y es un juego de palabras apropiado. Es una historia de Peter Milligan, y aunque esto no es uno de sus comics de autor, al menos no está escribiendo en autopiloto como cuando le ponen a hacer superhéroes que no le interesan. Es una historia bastante divertida, que realmente tampoco está protagonizada por el Castigador, pero al menos si que se justifica que salga en su serie, porque es una presencia en toda la historia, como antagonista y motivador. Es la historia de uno de esos currantes con una vida completamente monótona y aburrida (para que quede completamente claro, es contable) que justo decide hacer una tontería para salir de la rutina: Irse a uno de esos “locales de masaje” el día que el Castigador ataca el sitio. La historia es un team-up extraño entre dicho protagonista, y una de las “masajistas” orientales que está de vuelta de todo, y es la que realmente controla la situación. Es una de esas historias donde al protagonista se le ofrece echarle un vistazo a una vida más viva que se aleja de su monotonía gris. Se hace bastante divertida, evita los peores tópicos, o al menos los hace bien, y quedan dos personajes bien desarrollados para el espacio que tiene. El final no es muy políticamente correcto, pero es apropiado. Además, tiene dibujo de Juan José Ryp, que como vimos en Lobezno: El Mejor en lo que Hace, está muy bien para historias de ultraviolencia que necesiten tener a personajes creibles y atractivo, y no sombras sucias como era la moda.

 

No elegían mal los especiales en la línea MAX, aunque sean claramente de relleno, intentan ofrecer algo con un mínimo de realización. Simplificando, dos historias buenas, dos malas. Tu decides si te compensa. Neutral (6)

 

 

 

Skaar: Rey de la Tierra Salvaje

 

Otro spin-off de Hulk, de uno de sus hijos. En este caso, de Skaar, que ya tuvo serie propia no hace mucho, pero esta vez sigue de donde se quedó la última vez que lo vimos, en una reciente historia de Increibles Hulks. Su nuevo status quo es tenerle viviendo en la Tierra Salvaje, por aquello de que es el sitio de la Tierra que más se parece al planeta donde se crio. Tiene cierto sentido. Pero eso conlleva dos problemas: Uno, que como han demostrado sus apariciones anteriores, el personaje queda mejor cuando está en una situación que no controla. Ponlo en situaciones más o menos cotidianas, es un pez fuera del agua con el que se puede jugar mucho. Ponlo en una situación más dada a historias de espadas y monstruos, como su serie original, y es otro bárbaro superpoderoso que sólo sabe hacer una cosa. Para tenerlo aparcado o usarle esporádicamente puede estar bien, pero no para contar muchas historias sobre él. El otro problema es que está en la Tierra Salvaje, que casi siempre que aparece es indicación de que va a tocar una historia soporífera. Supongo que porque los guionistas asumen que tener a los protagonistas entre dinosaurios y tribus perdidas a lo pulp es automáticamente divertido, y se olvidan de meter una historia de verdad o cosas que fueran originales después de los años 40.

 

Afortunadamente, esta historia intenta hacer algo un poco distinto. Está escrita por Rob Williams, otro que hace doblete esta semana, por aquello de que Panini ha sacado un montón de tomos de material que consideran poco importante, y Williams está abonado a ese tipo de cosas. A diferencia de otros que merecen algo mejor y lo están consiguiendo, como Gage o Van Lente, Williams aún no ha demostrado que merezca una oportunidad importante. Pero al menos aquí se ha calentado un poco la cabeza con la historia, no es lo mismo de siempre. La primera idea es una que ya tocaba, y es explorar que pese a lo que pueda parecer en muchas de sus apariciones, en la Tierra Salvaje hay más que dinosaurios y gente con taparrabos. Hay una civilización entera que intenta vivir de manera civilizada. Por tanto, y esa es la parte que ya tocaba, hay gente a la que no le hace mucha gracia que el líder de todas esas tribus sea un noble inglés que ni siquiera es de allí. Claro, eso es una reminiscencia del concepto original de Ka-Zar, que es heredero de la literatura fantástica británica de finales del siglo XIX, donde el buenisimo inglés rubio y blanco iba a dominar a los pobrecitos nativos que no sabían organizarse ellos solos y necesitaban un Señor blanco que les dijera lo que tenía que hacer. Es un reducto cultural heredado de la época cultural, que aún colea porque en los universos de comic no se tira nada y todo sigue sin inercia, sin que casi nadie mire si esos elementos argumentales aún tienen sentido hoy en día. (Si, Tarzán viene del mismo palo, pero si te fijas, ya casi no hay historias de Tarzán, y además, Tarzán es rey de animales, no de seres inteligentes) No es de extrañar que venga un británico a darse cuenta del problema. Si, lleva toda la vida, y dentro de la historia tiene algo de sentido (se ha explorado otras veces y Ka-Zar ha seguido de jefe porque es el indicado, no porque sea un wasp) pero sigue dejando un regusto culturamente incómodo.

 

Williams también recupera otro elemento de la serie de Ka-Zar de los 80, y ese es más problemático. Se mete en cosas de los nuwali, los creadores de la Tierra Salvaje hace milenios. El problema es que, tal y como se presentaron en su día, los nuwali no eran más que currantes que diseñaron un parque de atracciones prehistórico. El uso que hace aquí Williams no tiene nada que ver con eso, teniendoles como seres divinos que vuelven para vengarse, o alguna chorrada así. Tampoco queda muy claro de donde ha salido o que pretende exactamente el malo. Ese es uno de los problemas principales de la historia, que tiene un malo que aparte de inconsistente con historia pasada, está muy poco definido. Igualmente, las herramientas que usa para su plan, y sus lacayos, cuando se explican, son totalmente del montón y olvidables. Es un problema grande en una historia que va de aventuras. Otro problema es que, pese a la idea buena de tratar temas políticos que tiene la miniserie al principio, eso se abandona durante la mayoría de la mini, y volvemos a lo de siempre, a la Tierra Salvaje siendo una selva con cosas extrañas, sin que haya una sensación clara de la gente a la que supuestamente tienen que salvar. En lo que respecta a este comic, la Tierra Salvaje se compone de dinosaurios y los cabecillas de las tribus. (Es el mismo problema que con las historias de shi’ar y otros alienígenas no escritas por Abnett y Lanning)

 

Así que lo que queda es una aventura de Skaar tratando de salvar la Tierra Salvaje de una amenaza poco definida contra enemigos bastante olvidables. Pero Williams es consciente de que eso sería aburrido, y lo adorna mediante hacer que la historia se vuelva una locura. Así que acaba convirtiendose en un team-up extraño entre personajes variopintos de distintos géneros de Marvel. Algo así como una celebración de que aunque no pueden mantener serie propia, maldición, Marvel tiene otras cosas además de superhéroes. Excepto Dinosaurio Diábolico, que ya estaba en la Tierra Salvaje, el resto de personajes aparecen mediante una excusa un poco rebuscada, pero se vende bien. (Eso si, ya podían haber puesto otra portada, o en el caso de Panini, ponerlas al final, porque chafan las apariciones) Ciertamente, da una buena sensación demencial de desmadre. El problema, y eso ya le ha pasado otras veces a Williams, es que prepara la historia para ser divertida, pero luego la ejecución es bastante corrientita, no se aprovecha el potencial. La caracterización y desarrollo de los protagonistas, incluido Skaar, no es gran cosa. No te van a gustar si no te gustaban ya. Finalmente, el final tiene sentido de una manera, y pone a Skaar en un status quo interesante, pero por otro lado, si lo piensas bien, no tiene mucho sentido y estropea todo el razonamiento hasta el punto.

 

El dibujo es de Brian Ching, que principalmente había trabajado para los comics de Star Wars y para Top Cow. Sorprendentemente, no es malo como esto último te haría pensar. Es perfectamente aceptable, dentro del estilo de dibujante Marvel novato que suele poblar miniseries e historias de complemento dedicadas a Hulk. Se le nota chapucero a veces, pero con trabajo puede ser bueno.

 

Al final, como la anterior serie de Skaar, pasa sin pena ni gloria. (Y lo más probable es que el cambio de status quo se ignore en su próxima aparición) Pero si eres fan de historias de bárbaros como Skaar, a lo mejor te interesa. Neutral (6)

 

 

 

Spiderman/Iron Man: El Regreso de Matanza

 

Esto iba a ser originalmente otra de las miniseries de la línea Astonishing, es decir, miniseries con buenos equipos creativos pero al margen de las series actuales. Con el fracaso de la línea, la sacaron si el prefijo, sin que se notara diferencia, lo cual dice mucho de lo inútil del subsello. Claro que por alguna razón insondable, le pusieron de título el nombre del villano en vez del de los héroes mucho más populares, pero Panini ha sido más sensata esta vez.

 

Recordemos: La nostalgia es el enemigo. Te hace dedicar espacio y tiempo a volver a contar cosas ya contadas porque te gustaron mucho cuando eras pequeño, en vez de molestarte en contar historias nuevas, sin entender porque funcionaban (o no) la primera vez. La nostalgia debería ser considerada una enfermedad, y al guionista que mostrara síntomas de ello, ponerle bajo observación. Si además la nostalgia que muestra es por comics de los 90, directamente ponerlo en cuarentena, porque encima hay que añadirle falta de gusto a la enfermedad. Pero no hacen caso, y ahora vamos a tener una ola de nostálgicos de los 90, una época que se caracterizaba por ser lo peor que le ha pasado al mundo del comic, con un 95% de mierda insoportable, que es lo último que debería intentar imitarse.

 

Para muestra, un botón. Zeb Wells no se había lucido mucho escribiendo para Spiderman, haciendo casi únicamente team-ups basura que cortaban la serie hasta que tocaban guionistas de verdad. Pero su última saga, la del Lagarto, tuvo mejor acogida. Aquí, sin embargo, vuelve a las andadas. Es una historia que sólo existe para resucitar a Matanza. Por el amor de Dios. Estamos hablando de Matanza, un personaje que muestra los excesos de los 90 como pocos: Un personaje que sólo existe porque alguien pensó que lo que hacía falta era una versión de Veneno a la que le habían quitado todos sus elementos de personalidad y casi todos los de diseño, quedando algo que era sólo violencia fácil de dibujar. Que, por supuesto, se convirtió en breve en el centro de un crossover de 14 partes insoportable. Estamos hablando de un personaje tan odioso que haber sido masacrado gratuitamente por el Vigia en los primeros números de Bendisores se considera lo único bueno que ha hecho el personaje y de esos números. De eso hacía 6 años, que demostraron que no había necesidad del personaje. Pero aquí viene, con nostalgia a cuestas, porque no sólo vuelve el personaje estúpido, con una explicación descabellada de la resurrección, viene acompañado de otros personajes basura de esas mismas historias. Realmente, resulta difícil concebir que alguien tenga nostalgia de Matanza Máxima, y sea a la vez emitir algún tipo de juicio crítico.

 

Así que, esencialmente, esto es una repetición de todos los elementos pésimos de las historias basura de Spiderman de la época: Un Spiderman sin personalidad ni humanidad, únicamente para pegar puñetazos y hacer el chiste ocasional. Un invitado que está de pasmarote la mayor parte del tiempo. Un villano principal sin personalidad ni interés. Una excusa argumental usando la peor pseudo-ciencia marveliana. Unos villanos secundarios aún peores, que ni siquiera se explica de donde han salido. Lacayos que parecen salidos, literalmente, de los Power Rangers. Una organización malvada salida del libro de los malos clichés de la época. Toda una parafernalia totalmente trillada de conspiraciones y ciencia-ficción cutre. Y en general, un argumento que tiene muy poco más allá de las peleas, que no son buenas. Con, por supuesto, un final que no resuelve nada, para tener secuelas.

 

Lo que es distinto de los 90 es el dibujo. Es de Clayton Crain, que está abonado a miniseries de villanos simbióticos, ya hizo un Veneno vs Matanza y una del hijo de Matanza. Aquí, en vez de anatomía deforme, poses extravagantes y falta de detalle, tenemos… anatomía deforme, poses extravagantes y falta de detalle, pero de una manera completamente distinta. Hay sombras que ocupan la mitad del comic, que explican la mitad de los problemas. La otra mitad, a la que se le añade estatismo, es porque Crain no dibuja, hace por ordenador, y no le sale natural, le sale forzado, además de feo. Le sale mejor con personajes no humanos, claro, pero aún así tiene problemas, o no es que los diseños de los no humanos sean buenos, encima.

 

Nada que recomendar, nada que ver, excepto la muestra de porque el pasado sólo debe servir para aprender a no repetirlo. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Ultimate Capitan America

 

Una última miniserie de la línea Ultimate antes del enésimo relanzamiento de las series, cuando pasen a estar más centradas en vez de tener miniseries más de relleno como esta. Con esta ya hay miniseries de la trinidad principal de Ultimate Vengadores, y todas han tenido buenos equipos creativos, pero no han tenido trascendencia porque estaban alejadas de las tramas de las series principales.

 

Esto está escrito por Jason Aaron, que siendo uno de los pocos guionistas de comic mainstream sofisticados (por llamarlo de alguna manera) que son americanos, ha tenido muchas veces cosas que decir de su pais. Desde el repaso a la cultura de carretera de la America profunda en Motorista Fantasma al vistazo a la vida en las reservas de los nativos americanos en Scalped, pasando por la historia de la Guerra de Vietnam que fue su primera historia en serio, Otro Bando. Así que no es de extrañar que tenga algo que contar, no solo sobre el Capitán America, sino sobre lo que simboliza, y como refleja eso la historia de los Estados Unidos de America.

 

La premisa es bastante buena, dar la versión Ultimate de dos ideas sobre el Capitán America y entorno que fueron muy buenas en su día. Una es la idea lógica de que si el Capitán America fue creado como símbolo y arma durante la Segunda Guerra Mundial y funcionó, pero desde entonces ha estado congelado, ¿Por qué los EEUU no crearon supersoldados o Capitanes America para posteriores guerras, aunque fuera usando algo que no fuera el suero del supersoldado? Así que esta historia nos presenta a uno de esos Capitanes America intermedios, sólo que en vez de los 40 y 50, nos presenta al Capi de la Guerra de Vietnam, aprovechando que eso no puede contarse en el Universo Marvel normal, porque el Universo Marvel moderno ya había empezado cuando la guerra en curso. Una buena manera de usar la línea Ultimate. La otra es la identidad de ese Capitán, que resulta ser la versión Ultimate de cierto personaje Marvel que aunque no fue el Capitán America de Vietnam, ejerce ese papel en todo menos nombre.

 

Así que la historia se plantea como una versión de esas historias que se han hecho varias veces con el Capi, generalmente con muy buen resultado, donde el Capitán America verdadero se enfrenta a una versión distorsionada suya (representando el conservadurismo de los 50, el ultrapatriotismo de los 80 o la paranoia de la Guerra contra el Terror) y acaba derrotandolo, porque simboliza un ideal superior al del adversario, y eso en el mundo de los comics se traduce en ganar a puñetazos. Excepto que Aaron ha decidido hacer algo distinto. Porque al fin y al cabo, el Capitán America de la línea Ultimate no es como el de verdad. El Capi Ultimate no es un liberal idealista perfecto, es un conservador obcecado violento. Que era una mala idea, y desde que terminaron las miniseries originales de Ultimates, se han estado alejando de esa idea para hacerlo más tragable y parecido al de verdad, no sólo para hacerlo más manejable, sino porque es absurdo tener una versión tan distinta del personaje cuando es el de verdad en el que se inspiran en otros medios. Es una pena que esta miniserie no haya salido antes cuando se usaba más esa versión original.

 

El caso es que la miniserie te engaña para que pienses que va a ser una de esas historias, con el Capi normal representando los valores buenos, y el otro Capi representando los valores equivocados. Sin embargo (y esto es un spoiler, pero no hay manera de hablar del comic en conjunto sin mencionarlo), Aaron entonces invierte los papeles. El Capi Ultimate es conservador, así que es el que encarna los valores que consideramos equivocados. Mientras que el otro Capi, tras pasar por Vietnam, tuvo una transformación, y ahora está convencido de que invadir paises por motivos políticos y pisotear a sus habitantes es algo malo, y está tratando de ayudar y convencer al resto del mundo de los errores de America. Es una manera tremendamente ingeniosa de jugar con las expectativas del lector, no sólo contandonos la historia desde el punto de vista del villano, hacer que no te des cuenta hasta casi mitad de la historia. Y así sigue, porque la historia no llega tampoco al final que uno podría esperar. Al contrario, se lee exactamente como una inversión de las historias habituales del Capitán America. Es muy consistente con como enfocaba Millar a los Ultimates, pero mejor hecho. El gran problema es que estás leyendo una historia sobre un protagonista muy desagradable, que hace cosas moralmente equivocadas durante toda la historia, y la moraleja es que ser conservador mola y que Dios bendiga America. Es un comic muy subversivo, pero también desagradable. O mejor dicho, es una satira, una tragedia disfrazada de comedia a costa del lector, porque obviamente, Aaron está de acuerdo con el punto de vista del antagonista, no del protagonista. Desgraciadamente, no se hace graciosa al leerla, es únicamente un punto de humor intelectual si pillas el chiste de que está todo al revés.

 

El dibujo es de Ron Garney, habitual colaborador de Aaron en Lobezno. Desgraciadamente, este comic es una muestra clara de porque no se debe cambiar el formato de publicación de un comic sin llevar cuidado. Como en toda la línea Ultimate, por razones que jamás se comprenderán, en vez de editarse en el formato habitual de los comics originales, se amplia a tamaño album. Pero al ampliar las imágenes, los defectos que ha adquirido Garney con el tiempo se magnifican y se notan demasiado. La narración es clara, la anatomía es sólida, pero se nota muchisimo que el trazo, el acabado, es muy pobre, hecho a base de montones de pequeñas rayas desagradables que le dan aspecto de desdibujado. Le hacen parecerse demasiado a inutiles como Liefeld o Portaccio, que usan esas técnicas, pese a que en el resto de aspectos es muy superior. Y es una pena, tanto que tenga ese problema, como que se amplie por la edición.

 

Es un comic difícil de juzgar, porque es un experimento interesante, pero es que es posible que no guste a muchos lectores. Desde luego, no es una historia del Capitán America. Es una inversión antipática de una historia del Capitán America. Recomendado (7)

 

 

 

Veneno: El Nuevo Héroe de America

 

Otra de simbiontes esta semana, pero esta vez serie regular, y con un poco más de propósito. Lo curioso es que la portada tenga al Veneno con su diseño clásico e hipertrofia de los 90, cuando en el interior tiene un diseño y una dirección completamente distinta. Supongo que quieren captar a fans del viejo personaje, pero da una imagen equivocada.

 

Porque esta serie está dedicada al nuevo huesped y la nueva dirección del personaje, que debutó en el número de punto de arranque de Spiderman de hace unos meses, que realmente, debería haberse publicado en este tomo, porque era un episodio piloto de esta serie, no una historia de Spiderman. La idea es muy buena: Flash Thompson como el nuevo Veneno, trabajando como agente especial del ejército americano. Le da una dirección concreta muy chula a dos personajes que andaban un tanto desubicados en los últimos tiempos, aprovechando sus historias. Flash tiene experiencia militar como héroe de guerra, y el ejército ha capturado al simbionte después de Asedio, y tienen la mala costumbre de tratar de usar armas incontrolables. A Flash se le ofrece la oportunidad no sólo de seguir sirviendo a su país y hacer de héroe como siempre ha querido, sino de volver a tener piernas. Así que es lógico que salte ante la oportunidad de ser el nuevo Veneno, pese a lo mala idea que puede sonar. Porque otra de las gracias de la serie es que para que no pase como con anteriores huespedes, tiene limitado el tiempo que puede estar fundido con el simbionte, a riesgo de volverse un chiflado canibal como sus predecesores. Una espada de Damocles que es un buen gancho para la serie. En total, es un status quo muy chulo de por si, y aún mejor si te das cuenta de que tienes al mayor fan de Spiderman habiendose convertido en una versión oscura de Spiderman.

 

El guionista es Rick Remender, cuyos primeros trabajos para Marvel no fueron muy buenos, pero que si que está haciendo un gran trabajo con una versión de operaciones secretas de la Patrulla-X en X-Force, así que es buena elección para el equivalente en Spiderman. La idea de la versión distorsionada de Spiderman queda bastante clara en el segundo número, que es esencialmente una misión que le lleva a enfrentrarse a uno de los enemigos tradicionales de Spiderman. En ese combate, vemos como las situaciones y cosas que pasarían con Spiderman parece que van a pasar, pero pasan de manera completamente distinta, porque es una personaje distinta usando recursos y poderes similares, y el tono en general de la historia es muy distinto, pero con detalles familiares.

 

El resto del tomo está sobre todo dedicado a dos nuevos villanos, nuevas versiones de viejos enemigos de Spiderman, diseñados para ser nemesis de este Veneno. El villano manipulador de momento no pasa de ser un manipulador interesantes y astuto sin mucho personaje debajo, pero actualiza bien el viejo diseño. El otro, el nuevo Jack O’Lantern, si que es un éxito completo. Jack O’Lantern siempre ha sido un diseño chulo, pero aquí además se le añade una personalidad atractiva, y sobre todo, una sensación de peligro que sus predecesores no tenían. (Tiene una desafortunada mención, en plan guionista chapuzas que está de moda, a que el nuevo los ha matado a todos, pero se puede ignorar) Además, se le da más variedad, siendo esencialmente, una encarnación viviente de toda la parafernalia relacionada con Halloween, pero en letal, que queda consistente y chulo. Si, se parece a los Duendes, pero es intencionado, otra manera más en la que paraleliza a Spiderman pero en más oscuro. Además, es una buena actualización del modus operandi del original, que era un mercenario que actuaba de manera más realista. Aquí, debuta actuando en un campo de batalla real, lo que sirve para que quede apropiado como nemesis de Veneno Thompson. Alguien tan colorido podría quedar mal en contraste con una situación realista, pero queda claro que es un villano serio pese a la parafernalia, así que no queda irrespetuoso o fuera de lugar.

 

El resto de la historia es dar más vueltas a estos villanos, y a la idea de ser una versión distinta de Spiderman, además de ir explorando la idea del límite de tiempo y la posible fusión. Se echa de menos alguna idea más, porque la misma historia se extiende por todo el tomo, o explorar más al equipo de apoyo de Thompson, que tenía buena pinta en el piloto, o jugar más con la idea de misiones en vez de tener buena parte del tomo en una aventura más tradicionalmente superheroica. Pero por otro lado, el contraste con Spiderman está muy bien hecho, sobre todo en el punto de la historia en que se encuentra con el Spiderman de verdad. No sólo vemos a Veneno tomarse de manera distinta un par de situaciones habituales de Spiderman, vemos como cada uno de ellos reacciona ante el otro, que es muy divertido (Flash viendo de manera distinta a Spidey ahora que también es un superhéroe, Peter no sabiendo que hacer del nuevo Veneno) pero es más aún la idea de que son dos amigos que no saben la identidad secreta del otro… y ambos están mintiendo a la pobre Betty Brand. (Aunque al menos Flash tiene mejores motivos para mentir a su novia que Peter) El potencial es muy grande, y se va explorando.

 

El dibujante de la serie es Tony Moore, conocido sobre todo por haber sido el primer dibujante de los Muertos Vivientes (y recientemente, por haber demandado a Kirkman por no recibir suficiente dinero por ello). Tiene un estilo sucio y oscuro, que pega a la serie. Pero sobre todo, puede darle mucho detalle y vida a los personajes, cosa que muchos dibujantes con estilos similares no saben. A veces se le escapa un poco la visibilidad, pero en general se disfruta bastante, y sus rediseños son muy buenos (aunque el nuevo de Veneno se parece demasiado al de Pantera Negra). Le ayuda Tom Fowler un par de veces, que es peor, pero más o menos cuela.

 

Un nuevo lanzamiento con éxito. No sólo no ha sucumbido a la masacre de series del año pasado, tiene buenas críticas. Supongo que ambas cosas estarán relacionadas y todo. Otro buen paso para la carrera de Remender, y otro éxito más de la línea editorial de Stephen Wacker, el salvador de Spiderman. Aunque no te guste Veneno, si te gusta la dirección actual de Spiderman o las misiones oscuras, echale un vistazo. Recomendado (8)

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Masacre Corps: Los Asombrosos Masacre Corps: ¿Qué esperabas? Evitar a toda costa (1)

 

Traveler: La Ciudad al Final del Tiempo: Se pierde la gracia de la premisa, en vez de eso hay una aventura sosa y muy mal dibujo. No Recomendado (4)

 

 

 

Buuuuuuuuuf. Todo eso ha sido esta semana. Una locura, y no espereis que lo haga a menudo. La semana que viene: Mucho, pero más cuerdo. Los personajes de pulp vuelven con First Wave, la Cosa del Pantano vuelve en una nueva miniserie (¿Será tan mala como lo que llevó a ella?) y se preparan nuevas historias de Batman en Puertas de Gotham. Aparte de todo eso, hay muchos finales y despedidas en DC: En concreto, de los Jóvenes Titanes, Liga de la Justicia, Batgirl y Superman, que dejan de existir tras estos tomos, al menos en sus encarnaciones actuales. ¿Seran cantos del cisne o graznidos de cuervo? Lo sabremos en una semana. Hasta entonces, saludos simbióticos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: