Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, fin de mes, la semana donde toca todo lo que no es Marvel. Triste, pero cierto. No todo ha salido esta semana, de hecho, la mayoría de cosas habían salido en las dos anteriores, pero de alguna manera hay que distribuirse. En el caso de DC/ECC, de donde son la mayoría de las novedades, es el último mes antes de la gran renovación. Así que tenemos los finales de las series que quedaban por terminar, y todas las miniseries de Flashpoint que quedaban que publicar. Los finales los comento más abajo, las minis de Flashpoint no, porque para eso escribí un artículo al respecto (todavía disponible en librerías), pero si el final de la miniserie, para comentar lo que ha sido en general todo el desgraciado follón, y como termina eso con el Universo DC. Aunque ECC, haciendo las cosas como estamos acostumbrados por aquí, se ha dejado cosas de la vieja DC por publicar que saldrán junto con lo de la nueva DC, como Batman Inc. Oh, bueno, casi mejor.

Mientras tanto, varias otras editoriales se reparten el pastel Image, publicando 3 editoriales distintas material de esa editorial, todo de gente de sobra conocida, todo más interesante que la mayoría de cosas que ofrece DC. Es irónico que ahora Image sea tan interesante como lo era Vertigo hace 15 años, mientras que DC se parece a la Image de entonces. De todas maneras, a ver si siguen así, y siguen publicando material interesante, que hay mucho de varios autores tipo Jonathan Hickman, y más que habrá. Como siempre, muchas de esas cosas no están en las reseñas sino en el podcast de la semana.

Mientras tanto, Norma no ofrece absolutamente nada interesante desde el punto de vista de estas críticas. Nada superheroico, de autores conocidos en el mainstream o llamativo, vaya.

Y si a eso le añades que comentamos cierta película ahí abajo, con el regreso de las Críticas Reconstructivas Team-Up, tenemos una semana completa. Empezamos ya con las reseñas. Esta semana: Batman Nº60, Flashpoint Nº4, Invencible Presenta: Atom Eve y Rex Splode, JSA: Superciudad, Morning Glories y Vengadores.

 

 

 

 

 

 

Batman Nº60

 

Este es el último número de este volumen de Batman, tanto en España como en Estados Unidos, pero a diferencia de la mayoría de otras series, no es el fin del Batman tal y como lo conocemos. Los equipos creativos seguirán más o menos como están, y la supuesta trama general de las series, la de Batman Inc, está a medias (aunque van a pasar de ella bastante y poner otra de principal) y en principio la historia y los personajes seguirán más o menos intactos. Lo único que se acaba, además de la numeración, es la idea de Dick Grayson como Batman, una buena idea a la que se le estaba sacando buen partido. Por supuesto, no iba a durar para siempre, la cuestión es si el cambio va a ser por motivos que tengan sentido.

 

Pero eso será más adelante. De momento tenemos el final de la etapa de Tony Daniel en Batman. Que tampoco es mucho final, porque tras Flashpoint seguirá haciendo Batman, sólo que lo pasarán a Detective Comics. Así que lo único que termina aquí son las subtramas de los números que ha podido hacer en el último año, que no son muchas, ni buenas, ni terminan demasiado. La cosa de Daniel escribiendo esta serie es algo que le pasa a muchos guionistas de etapas mediocres de series que llevan mucho tiempo. No saben escribir, y lo único que hacen es regurgitar clichés sobre viejos personajes, de manera que se parecen a viejas historias y a viejas ideas, pero sin tener ni idea de lo que hacía que fueran buenas la primera vez. Aunque claro, dado que en este caso Daniel se está basando en cosas de Frank Miller y del Loeb, ya ibamos mal desde el principio. Quizá lo único inteligente que se le ocurrió a Daniel en esta etapa es centrarla más en los villanos, porque debía de ser consciente de que no tiene nada que decir del supuesto protagonista. Pero es que lo que tiene que decir de los villanos es aún peor. La historia gira alrededor del conflicto entre Dos Caras y su mujer. Que reaparece sin explicación, y Daniel no se molesta en explicarnos que le pasó, su conexión con todo lo que había pasado, o porque debería importarnos. En vez de eso, lo único que hace es un horrendo y tedioso melodrama entre ambos villanos que no suena ni remotamente como seres humanos, se expresa únicamente en clichés, y los únicos sucesos están completamente desmotivados y suceden porque si, culminando en un supuesto climax que aparentemente tiene que ser significativo porque referencia la última película de Batman. Es ridículo. Igualmente, el subargumento con el Acertijo aparentemente se resuelve, sin explicarnos lo más mínimo de lo que quería o pretende, o ya puestos, de donde ha salido su supuesta hija. También se resuelve lo de Catgirl, y es menos ofensivo, porque al menos puedes achacarle que ha tenido que resolverlo apresuradamente por el relanzamiento, pero es igual de bobo que el resto del argumento. El dibujo, por supuesto, sigue siendo malo, pero al menos ahora se molesta en dibujar lo que tiene que dibujar.

 

El último número de la serie es un número de relleno, y demuestra el esfuerzo que ponía DC en clausurar series que llevan décadas y décadas en activo. Al menos el número esta escrito por uno de los mejores guionistas que ha tenido la franquicia en los últimos años, Fabian Nicieza. Que además de escribir Red Robin, llevaba un tiempo siendo el encargado oficial de números de relleno de las series importantes. Dado que empezó su carrera escribiendo números de relleno y una breve etapa sobre un grupo de adolescentes perdidos y perseguidos, tiene simetría que su carrera termine igual. Y la verdad es que es mejor final que la mayoría de los últimos números pre-Flashpoint, aunque sea un número de relleno. En parte porque lo hace un guionista mejor, pero sobre todo, porque como no tiene que apresurarse a cerrar montones de tramas, puede dedicarse a la idea correcta, que es servir de recapitulación y conclusión a la historia de Dick Grayson hasta ahora. Lo perfecto habría sido que además explicaran porque deja de ser Batman, pero no era su cometido. El caso es que parte del número es un resumen de la vida de Dick, y esta bastante bien. (Dicho sea de paso, es una alegría que en los últimos años hayan restaurado la versión original de Wolfman de cómo dejó de ser Robin, como parte del proceso natural de madurez del personaje, y no la estupidez de O’Neil/Dixon que se basaba en que todos los personajes actuaran como gilipollas) Da una buena sensación de madurar y crecer a lo largo de los años, que ha sido una de las claves del personaje, demostrar que a veces los personajes de comic maduran. Que es una de las cosas que se van a eliminar en la nueva DC lo más posible, claro.

 

Además, no es únicamente un episodio de recopilación, hay una narración y un caso en el presente, que conectan con los flashbacks, porque también tratan el tema de familias y de crecer. Y se contrasta el crecimiento de Dick con y como Batman y Robin, con el Damian estos últimos meses, y queda bastante bien, entre otras cosas porque Nicieza es de los pocos que pilla a Damian, y es muy bueno escribiendo la clase de interacción a base de puyas cariñosas de estos personajes. El dibujo es de Steve Scott, que dibujó Nuevos Guerreros, aunque curiosamente, no la etapa de Nicieza. Es competente pero no particularmente bueno, como muchos de los dibujantes no regulares de DC. ¿Es un número necesario? No, pero al menos se molesta en ser un número de despedida, y uno decente, que ya es algo.

 

Y así terminan 714 números de Batman, 70 años, que se sacrifican en pos de una maniobra publicitaria. Es triste, pero podría ser peor. Neutral (6)

 

 

 

Flashpoint Nº4

 

Aquí termina la gran saga crossover de DC de este año, que cambia al Universo DC para siempre. Pero esto último no se decidió hasta que la mayor parte de la miniserie no estaba escrita, y se nota. Luego volveremos a eso, pero de momento, vamos a ver como funciona como historia en si. (En cuanto a como funciona como crossover… daba juego para hacer muchas historias donde autores varios podían jugar con los personajes y conceptos, pero desgraciadamente ha sido un montón de bazofia, ignorable por lo general)

 

La historia, al ser de haber cambiado la realidad, tiene que cumplir dos misiones a la vez. Una es contar la historia de cómo se restaura la realidad buena, y la otra es darle algún tipo de conclusión al mundo alternativo, para que el lector no piense que ha estado perdiendo el tiempo con algo que no valía, sino que al menos ha leido una historia completa de otro mundo. Poniendonos en los antecedentes directos, la Era de Apocalipsis logró cumplir bien esta última misión, terminando de contar la historia de la resistencia en contra de Apocalipsis, mientras que Dinastía de M fracasó miserablemente, porque la historia del mundo alternativo se cortaba a mitad del final, sin una resolución, y te jorobabas si te había interesado. Pero claro, Dinastía de M no funcionaba a ningún nivel. Aquí Johns parece que iba por el buen camino. Al hacer que el penúltimo capítulo fuera de la diferencia de opiniones entre los dos protas sobre si valía la pena dejar el mundo como estaba o arriesgarse a cambiarlo (y en un detalle chulo, el héroe que recordaba el Universo DC, Flash, abogaba por el mundo de Flashpoint, y viceversa con Batman), la historia podía continuar ambos objetivos e intentar resolverlos en este último capítulo. Hasta ahí bien.

 

El problema es que este número es un follón. Se intenta darle una conclusión a la guerra central de Flashpoint, que es básicamente Wonder Woman vs Aquaman vs el resto del mundo. Para ello, el final del número anterior y la mitad de este están dedicados a una batalla campal entre todos los superhéroes importantes de Flashpoint, es decir, los que habían aparecido en la serie principal. El resto del mundo, pese a todas las menciones anteriores de que está al borde de la guerra final, se ignora en esta parte, así que en vez de una batalla épica por el destino del mundo, es una pelea entre unos cuantos superhéroes y un par de idiotas agresivos sin motivación y sin parecido con sus contrapartidas normales. Y como batalla, ni siquiera es buena, porque la mayoría de personajes son comparsas. Hay un par de momentos heroicos para los personajes que si que tenían algo de historia personal, para cerrarla y demostrar que Geoff Johns aún sabe algo de estructura de historias, pero ya está. Como gran pelea final, no es horrenda, pero no llega al nivel de climax espectacular que debería tener la historia como la habían preparado. Pero lo peor es que no concluye nada. El comic nos deja con los personajes peleandose, y la historia pasa a otra cosa. ¿Cómo termina la pelea y que pasa con el mundo de Flashpoint? “Eh, ¿Qué más da? Es de mentira” contestan en DC. Y si compraste de 5 a 60 comics esperando una conclusión, te jorobas. Porque no existe. Anticlimax total.

 

Porque la historia al final resulta que va de Flash y Flash-Reverso, y la madre de Barry y la madre que los parió a todos. Como era de esperar desde el principio, pero eso no quita que pudieran al menos darle un final decente al Universo Flashpoint. Pero es que esa parte también es muy decepcionante. Al menos la interacción entre Flash y Batman si que concluye, se nota que eso era la parte que Johns consideraba central, y la tenía bien pensada. Aunque concluye en un epílogo en el Universo post-Flashpoint, donde los personaje comentan el final de la historia, sólo que ahora van vestidos de horteradas de Jim Lee y supuestamente sus historias han cambiado radicalmente, pero hablan como si no hubiera cambiado nada. Pero no, el problema es que no se resuelve casi nada en la confrontación. Toda la miniserie, han hecho preguntarse al lector que es lo que (presumiblemente, el Profesor Zoom) ha cambiado para que el Universo se haya torcido tanto. La respuesta es: Que te den, esa es la respuesta. Revelan que es lo que ha cambiado el universo, y no tiene absolutamente ningún sentido que haya causado los cambios que ha causado, entre otras cosas porque algunos son incluso de antes de que se produzca el primer cambio. Todo para dar una moraleja que no vale, y un sacrificio que en principio, debería dejar las cosas tal y como estaban, y hacer que la miniserie fuera completamente inutil. Bueno, muere alguien, pero eso nunca le ha detenido antes. Es terriblemente decepcionante.

 

Pero es que no acaba ahí. Es que se nota muchísimo que en el último momento ha sufrido reescrituras para justificar la Nueva DC y su nueva historia. De la manera más chapucera posible. Y si esto es una indicación de la nueva DC y del nuevo Geoff Johns que tiene ideas maravillosas con sus amigos Jim Lee y Satán, ya podemos despedirnos de cualquier esperanza. Porque el cambio no se produce ni siquiera porque el universo se destruya y reconstruya como en las anteriores Crisis, o porque se cambie algo en la historia con tanto viaje en el tiempo, que sería la explicación lógica. No, resulta que ya en el final de la historia aparece un nuevo personaje cósmico inexcrutable, del que no nos dicen absolutamente nada, pero que aparentemente será importantisimo en el proximo gran crossover de 2013, y dice que el universo va a cambiar, porque ella lo dice. Y que en este Nuevo Universo DC van a integrarse los Universos Vertigo y Wildstorm, que nunca deberían haberse separado. ¿Pero que cojones ardientes del demonio es eso? Dejando aparte la estupidez de la úitima declaración con respecto a Wildstorm, ¿Qué separación? Wildstorm no sólo era una de las 52 tierras del Multiverso DC, en Flashpoint que se supone que va antes de esta fusión, ya estaban saliendo personajes de Wildstorm. Lo mismo con los personajes de Vertigo, se suponía que todo el puñetero año de Dia Mas Brillante, ya sabes, ese escrito por Johns, iba de devolvernos a la Cosa del Pantano y a Constantine. Dejando aparte el hecho de que en ningún momento Vertigo se separó del Universo DC, simplemente algunos personajes dejaban de aparecer de vez en cuando por normas editoriales, pero no dejaban de existir. Para demostrar lo absurdo del comentario, en la imagen del “Universo Vertigo” aparece Animal Man, que lleva apareciendo en series del Universo DC más de una década. Es la clase de cosa que si estas tan metido en el mundo de los comics para entenderla y saber a que viene, en vez de ser impenetrable, sabes que es una gilipollez como un castillo. Como excusa para relanzar a personajes con nuevas historias y diseños abominables de Lee y amigos, no es tan estúpido como lanzarse dentro de una bola de energía para que no explote, pero como historia tiene aún menos sentido.

 

En cuanto al dibujo de Andy Kubert, se va desintegrando conforme avanzan las páginas. No se sabe si es que, pese a haber tenido más de un año para dibujar 5 números de 30 páginas, no le ha dado tiempo a terminar y las últimas páginas están a medio acabar. O si es que el final ha tenido que ser reescrito tan a última hora que las últimas páginas tuvieron que hacerse en unos pocos días. El hecho de que las páginas con el hada mágica de la fusión de universos sacados del trasero sean las más chapuceras, sugiere esto segundo, pero no son las únicas que están más sueltas que si les hubieran puesto laxante. El caso es que las páginas de pelea, aunque caóticas, tienen fuerza. Pero las siguientes son, por lo general, patéticas.

 

Y así acaba esto. Y vale que originalmente no estaba pensado como el fin de una era, pero eso es razón de más para no haberlo hecho así. Porque queda patético. La primera vez que en DC se cargaron su universo y lo reiniciaron, les dieron grandes finales a las series que más cambios sufrían (recuerda el ¿Qué le pasó al Hombre del Mañana?, el Batman nº400, y otros) y todo el Universo DC tuvo una gran fiesta de despedida con la Crisis en Tierras Infinita, donde aparecía todo el mundo, todos los personajes importantes que desaparecían tenían su último gran momento, y podías despedirte de ellos, en una batalla épica donde, si se perdían cosas, al menos era como sacrificio para salvar el Universo. La segunda vez, en Crisis Infinita, al menos se intentó hacer algo parecido. Si no se consiguió del todo, al menos no se tiró casi nada, así que fue buena despedida, igualmente. (Y el hecho de que eso sólo fuera hace 5 años, con el mismo jefazo de DC que ahora, inspira MUCHA confianza en que este enésimo relanzamiento vaya a durar en cuanto las cosas empiecen a ir mal) ¿Esta vez? La mayor parte de series han tenido finales apresurados, los que han tenido, porque han avisado a última hora. Y el Universo DC no ha tenido un final. En vez de eso, su última historia, la última vez que verás las encarnaciones que llevan años o décadas en activo de personajes, será transformados en versiones irreconocibles, muchos de ellos villanos, cosas a ser masacradas violentamente, o ambas. Demuestra el aprecio que tienen en DC a sus personajes y fans. Es decir, ninguno. Que es el que hay que tenerle a ellos.

 

Porque básicamente, esto destruye la historia de los personajes otra vez, para relanzarla de manera controlada por los editores a base de diseños e ideas de Jim Lee. Es decir, que de un plumazo, combina a la vez los peores elementos de DC, Marvel e Image. Todo un logro. El Universo DC ha muerto, y lo ha hecho de manera patética. Igual que la reputación de Geoff Johns. El último en marcharse, que apague las luces. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Invencible Presenta: Atom Eve y Rex Splode

 

Miniserie derivada de Invencible, pero no enteramente gratuita sacapasta. Es relativamente importante porque cuenta por fin detalladamente el origen de dos de los secundarios de siempre de la serie. De hecho, a Eve se le podría considerar personaje principal, incluso. Y aunque no escribe Kirkman, diga lo que diga la portada, las ideas generales son suyas.

 

El guionista de la miniserie es Benito Cereno, que lleva haciendo cosas independientes hace algunos años, y que ha tenido suficiente éxito como para que sus últimos trabajos los publique Image. Más importante, durante el primer par de años de Invencible, Kirkman le dejaba publicar sus primeros trabajos en forma de páginas sueltas, aunque obviamente, eso no se ha conservado en los tomos o la edición española. Así que la conexión allí estaba, y si Kirkman no va a hacer la miniserie, no es una mala opción. El tomo lleva dos miniseries distintas, publicadas con dos años de diferencia (ambas antes del punto por el que va aquí la serie principal), pero gracias a que tienen el mismo equipo creativo y lo han montado bien, no se nota, porque fluye muy bien de una a otra.

 

La primera miniserie va estrictamente de contarnos el origen de Atom Eve. Queda bien, porque Kirkman había evitado darnos apenas detalles de su pasado y de su vida fuera de ser superheroina, así que Cereno tiene mucho espacio para jugar. El origen de por si no es muy original, pero la manera de llevarlo si que lo es, ya que mezcla típico origen mediante interferencia externa de una organización secreta con crecimiento familiar normal, así que los clichés, si no se evitan, al menos se presentan de maneras nuevas. Las revelaciones no son originales, pero están bien hechas. Se explora bien el hecho de que, bien mirado, al tener Eve los poderes de manipulación atómica de Firestorm y personajes así, debería ser casi omnipotente, lo que haría eso a una niña que crece en esos poderes, y porque no ha acabado volviendose loca por ello. Hay momentos que atisban extensiones que podrían ser muy divertidas, o muy trágicas, de explorar como crece alguien con esos poderes, pero paran enseguida, y queda una historia que va por en medio de la carretera sin ser ninguna de las dos cosas, y yendo por melodrama adolescente más normal, pero con toques superheroicos. No está mal en absoluto, se cierra bastante bien y los personajes están medianamente conseguidos, (Eve es bastante divertida pese a tener tonterías de adolescente rebotada) pero tiene atisbos de ser mejor.

 

La segunda miniserie continua de la anterior, ya que no es sólo el origen de Rex, está coprotagonizado por Eve, recién salida de los acontecimientos de la mini anterior. Así que es tanto el viaje heroico de descubrimiento de Rex, como el comienzo de su relación. Es bastante curioso contrastar como empieza su relación y como se desarrolla por tanto, con como será después la de Eve e Invencible. Se nota mucho que esto es una relación adolescente, menos madura, y más porque son los únicos que conocen con los que pueden empatizar dadas sus vidas, que por una atracción de verdad. Igualmente, Rex se nota que es un crio en muchas cosas, y aunque a veces dan ganas de abofetearle, logran que de suficiente pena para que sea comprensible, y al menos se nota que va creciendo a lo largo de la historia. Y profundiza más en el personaje que en la serie regular, de manera consistente. El origen no es muy original, valga la redundancia, pero tiene un par de sorrpresas que quedan bien y algo de impresión.

 

El dibujo de ambas miniseries es de Nate Bellegarde, amigo y colaborador habitual de Cereno. El estilo general es similar al de Ryan Ottley en Invencible, así que encaja perfectamente. Lo único es que aunque cuenta bien la historia, el estilo es agradable, y los diseños y ambientación en general están bien y con consistentes con la serie principal, Bellegarde tiene un problema con las caras. Todo el mundo necesita urgentemente una ortodoncia, y es bastante feo, incluida alguien que se supone que es bastante mona como es Eve.

 

Como extra, vienen varias historias cortas de complemento, escritas por Robert Kirkman, de ahí que aparezca su nombre en portada, pese a que sólo hace unas pocas páginas. Siguiendo con el tema del tomo, es una precuela, esta vez aventuras de Omni-Man antes de que empezara la serie y su hijo manifestara sus poderes. Tiene el mismo sentido del humor que mezcla superhéroes con comedia de sitcom de los primeros números, y como historias cortitas quedan bien, aunque no sean importantes.

 

Si te gusta Invencible, no está a la altura de la serie principal, pero está suficientemente bien, y aporta suficiente información como para que no sea un derivado basura, sino digno. Recomendado (7)

 

 

 

JSA: Superciudad

 

Esta es la última etapa de la serie de la Sociedad de la Justicia de America, con el último año de la serie. Entre medias, se han saltado el spin-off JSA All-Stars (¿Recuerdas cuando en la etapa Willingham-Sturges el grupo se dividía? Pues era el grupo joven y radical de Matthew Sturges, que sufrio el mismo destino que su guionista, desaparecer de DC) y francamente, mucho mejor así, porque era muy malo.

 

Pero claro, esta etapa está escrita por Marc Guggenheim, cuyo trabajo más famoso para DC fue matar a Bart Allen en una historia que se basaba en escribir fatal a los villanos de Flash. Que bajo ha caido esta serie rápidamente: De Johns que era buen guionista, a Bill Willingham que es buen guionista pero le salen mal los personajes que no son suyos, a alguien que no ha hecho comics buenos como es Guggenheim. El caso es que, como puedes imaginarte, la etapa es un desastre. La idea principal es medio decente. Con la idea de la Sociedad como familia y ejemplo a seguir para nuevos héroes de legado dinamitada por sus predecesores (aunque oficialmente seguía estando), la nueva idea es tener a la SJA controlando una ciudad. Un poco raro, pero no es mala idea, hasta cierto punto sigue la extensión en número y organización del grupo a lo largo de los años. Pero en la práctica, no se aprovecha. Lo único para lo que sirve es para darle a la SJA una base de operaciones mucho más grande, y tener a un par de personajes en largas y aburridas reuniones de politiqueos para llevar la ciudad. Cosa que podría ser interesante, pero tal y como lo hace Guggenheim no lo es, porque no sólo es tedioso, no sirve para nada, porque realmente nadie vive en la ciudad.

 

Luego, los villanos y aventuras son, como mucho, simplones y trillados. Empieza con uno de esos nuevos villanos que aparecen de la nada, son superpoderosos y no tienen personalidad más que querer destruir. Causa muchísimas muertes y destrucción, para que quede claro que es un comic de DC moderno, donde los héroes son inutiles y se les muere gente continuamente. Más adelante se vuelve al villano y se le da un origen, que evita darle una personalidad tampoco y que involucra dedicar un número entero a una civilización perdida sin ni una idea que no estuviera ya en las primeras novelas de ese estilo hace más de 100 años. Otro villano tiene el inspirado nombre de Dr. Caos, y es otro que es malo malísimo sin ningún otro elemento más que ser malo, sádico y más listo que todo el mundo, incluido Mr Terrific. No es mala idea del todo como punto de partida, pero Guggenheim no lo saca de lo obvio y evidente. La parte más estúpida es sin duda el malo de después, que es uno de esos malos usos de la continuidad, donde se rescata un adversario sacado del grupo sin tener en cuenta que el personaje y la historia original tenían sentido únicamente en el contexto original, y no tiene absolutamente ningún sentido recuperarlo en el presente, en parte porque debería estar muerto por cronología, en parte porque a Guggenheim se le olvida que no estamos en los años 50. El resultado es un villano que da vergüenza ajena, un intento de meter un argumento de la Patrulla-X de los 90 a un grupo donde no pega, con un personaje que se supone que nadie sabe que es malo, pero que tal y como lo presentan y dibujan, sólo le falta un bigote afilado y decir bwa-ha-ha en público para que se note que es malo. Más adelante se rescata a Per Degaton, donde se pierde todo el desarrollo que había hecho Geoff Johns de él. Vuelve a ser un idiota con planes que está claro que van a fracasar, y vuelve a usarse los viajes en el tiempo de manera confusa y difícil de seguir (y si la entiendes, no tiene sentido) en vez de manera inteligente. Sin el sadismo calmado e inteligente que le dio Johns, sino revirtiendolo a megalomano estándar. Y el malo final de la historia, otro monstruo indestructible, por supuesto.

 

El trabajo con los protagonistas no es mucho mejor. Descontemos el hecho de que casi todos los protagonistas sean hombres blancos americanos, porque eso es herencia de sus predecesores. Bueno, excepto que el tratamiento que se le da al único personaje que no es un hombre blanco es bastante sospechoso. En cualquier caso, lo que se hace con los demás personajes no es mucho mejor. El desarrollo brilla por su ausencia. Y la caracterización individualizada. Y los diálogos que no sean absolutamente obvios. Y los usos de poderes que tengan algo de imaginación. Por supuesto, se olvidan todos los elementos que hacían único a Alan Scott, recientes y no recientes, y se le tiene con angustia vital en vez de eso. Mr Terrific es el único que tiene un momento memorable, y es después de tenerle de punching bag durante la mayoría del tomo. Obsidian y Mr America prácticamente desaparecen. El Dr. Destino sufre cambios gratuitos, y sus poderes sólo funcionan por exigencia del guión, como siempre. Y entonces, empiezan a aparecer montones de nuevos protagonistas, la mayoría de los cuales no se explica quienes son y no pintan nada en la serie. En el caso de los antiguos miembros de la Sociedad aún es justificable, siempre son bienvenidos, y al menos ya eran conocidos por etapas anteriores. Dicho eso, Guggenheim no se molesta en hacer nada con prácticamente ninguno de ellos, aunque sea ver como reaccionan ante la nueva situación. Pero otros… que demonios pinta Diablo Azul en esta serie? Y si tan empeñado estaba en meterlo en la serie, ¿Por qué al menos no se molesta en presentarlo en condiciones? Y ya no hablemos de los 3 personajes nuevos que ni nos dicen quienes son, de donde vienen, que demonios hacen aquí, y en un caso, ni hablan. Esa clase de mierda, miembros que se unen porque si pese a que nadie le interesa más que al autor, y no llegan a hacer nada, suele ser una indicación casi siempre de que una serie ha tocado fondo y toca relanzarla.

 

El dibujo en la mayor parte del tomo es de Scott Kolins, en un día malo. Todos sus personajes son histriónicos, y es imposible tomarselos en serio. A veces la acción está bastante bien, pero otras veces es únicamente un montón de explosiones con personajes salpicados aquí y allá. Pero lo peor son los diseños. Los de los villanos ya son bastante malos. Pero quien pensara que era buena idea reemplazar el diseño de Linterna Verde, que ha durado desde los 40, y a cambio embutirle en una linterna gigante que parece hecha de cartón piedra, con asa y todo, merece algún premio de anti-diseño, por lo menos. Al menos algunos dibujantes de relleno son buenos, en esta serie al menos no ponen a cualquiera que han sacado de la calle. Mención especial al nº50, que para celebrar el aniversario, repasa la historia del grupo. De la manera más sosa posible, repasando muy poquitas cosas, y con muy poquita emoción. Lo más llamativo es la sección de George Perez, que además de muy bien dibujada, es el único punto del tomo que nos recuerda la idea central de la SJA moderna de que son los primeros y los inspiradores de todos los demás héroes. A base de contarnos como influyeron a los fundadores de la Liga de la Justicia cuando empezaban. Bueno, a todos menos a Wonder Woman, porque es una chica, y las chicas no cuentan en los comics de Guggenheim, parece ser. Y en cuanto menos se hable del “gran final”, que es únicamente pegarse contra un villano aburridisimo hasta que hay un sacrificio final sin ninguna emoción, nada convincente y por poner algo, mejor. Al menos intenta ser un final, pero es tan pobre que como si no lo fuera.

 

Y así terminan 70 años de historia. Lo triste es que los que no aprenden de la historia están condenados a repetirla. Tras la primera Crisis, al cargarse Tierra-2, fueron tan cortos de miras que decidieron jubilar a la SJA en vez de adaptarlos a la nueva DC, y perdieron muchas posibilidades durante años. Más aún, a mediados de los 90, después de una serie corta que hoy es recordada como predecesora de muchas modas que vinieron después, algún editor imbécil decidió cancelar a su serie y matar estúpidamente a los personajes, porque según él, “estaban acabados, y no hay sitio para superhéroes mayores en el mundo del comic de hoy”. Semejante imbécil fue despedido no mucho tiempo después, y tanto él como las mierdas de personajes que se presentaban como modernos en ese mismo crossover han pasado al olvido, mientras que la renovada JSA, con el equipo creativo correcto, fue una de las series emblema de DC durante 10 años. Así que ahora, como DC vuelve a estar al mando de simios amaestrados muy cortos de miras, y la idea es imitar los 90, vuelven a cargarse a muchos de los personajes más populares de la DC de los últimos años, simplemente porque si, porque no encajan en su microscópica concepción del mundo donde no puede haber personajes que lleven más de 5 años en activo o tengan más de 30 años, o se basen en historia pasada. Así que adiós a todas las historias de la SJA en los últimos 70 años de historia, ya no valen, incluida una excelente serie que lanzó a la fama al niño bonito de DC actual, Geoff Johns, que aparentemente no tiene gratitud hacia lo que le ha construido su carrera. (Y dado que Stargirl, además de ser el personaje que le metió en los comics, está basado en su hermana, es como si la hubiera matado otra vez) Y adios a la mayoría de personajes, aunque sea sin historia, en una historia de mierda que ignoraba a la mayoría. Que les jodan a todos. Evitar a toda costa (2)

 

 

 

Morning Glories

 

Esto es el principio de una de las series de más éxito de Image, serie de creación propia de Nick Spencer. Spencer ya había hecho otras cosas en Image, que tuvieron buena acogida y llamaron la atención. Así que empezó a colaborar para las grandes, haciendo un excelente serial de Jimmy Olsen para Action Comics (tristemente inédito aquí) y un revival increiblemente bueno de los THUNDER Agents, mientras que en Marvel hizo una serie de Maquina de Guerra y el nuevo relanzamiento de Ultimate X-Men, que veremos ambos en breve. Desgraciadamente, pese al talento que tiene, ha salido rebotado de ambas editoriales (desde luego, en Marvel le han tratado mal, y en la nueva DC no encaja), y se va a quedar sólo en Image. Ellos se lo pierden.

 

Esta serie regular, que si todo va bien, durará cerca de 100 números, se podría definir bastante bien como un cruce entre Runaways y Perdidos, dos niñas bonitas de mediados de la década pasada donde escribía Brian K. Vaughan. Quizá es que Spencer es el nuevo Vaughan. En cualquier caso, de Runaways tiene que es un comic sobre 6 adolescentes (3 chicas y 3 chicos) que no son amigos, pero que acaban estando en el mismo barco cuando se ven envueltos en una situación fantástica que les supera completamente, y donde estan ellos sólos contra una autoridad malvada. Además, una un estructura de historias similar. Mientras que de Perdidos, coge la idea de tener a gente muy dispar, que no forma un grupo cohesivo, con protagonistas y extras, metidos en un misterio ontológico donde no saben donde están, que hacen allí, que demonios está pasando o si van a salir con vida. Y tanto al lector como a los personajes se les va arrastrando de una situación donde no tienen toda la información a otra (pero presumiblemente, el guionista si), a base de escenas llenas de sorpresa, donde va avanzando poco a poco, no sólo la trama, sino el complicado entramado de la serie. Incluyendo secuencias de principio o final en otros lugares o tiempos que van casi exclusivamente de quedarse con los lectores.

 

Los personajes no se parecen en más a los de Runaways, porque si aquellos desafiaban lo más posible a los estereotipos habituales para ser algo distinto, aquí pasa al contrario: Spencer mete a cada uno en un arquetipo, y lo que hace es exagerar ese tipo de personaje al 500%. Presumiblemente, con el tiempo y la interacción, irán desarrollandose más allá de eso, pero de momento, la presentación es brillante. Una de las mejores es la presentación de Zoe, que es el arquetipo de, bueno, de zorra elitista de instituto, sería la mejor manera de llamarlo. Spencer exagera tanto el estereotipo, sin embargo, que en vez (bueno, además) de ser odiosa, se hace divertida, porque no puedes creerte que sea tan bestia. Algo así como las mejores caracterizaciones modernas de Emma Frost, pero en adolescente y no monógama. Lo mismo, o más, se aplica a Ike, que es el niño rico manipulador despiadado. Su presentación, hablando con su madre, es absolutamente brillante, donde nos dejan muy claramente que es un personaje que es capaz de hacerle cualquier cosa a absolutamente cualquiera, si le apetece, y le da absolutamente igual. Es tremendamente divertido, y aunque no puede soltarse tanto de momento cuando empieza la historia, porque aún no controla el cotarro, se ve que va a ser el elemento estrella conforme avance la historia. Casey y Hunter son los protagonistas que está claro que son los que están enfocados a ser el punto de vista del lector. Cada uno está sacado de un género de películas adolescentes distinto: Casey es la hija perfecta pero algo inocente que tiene que superar obstaculos, Hunter es el perdedor adorable que tiene que conseguir a la chica. La cosa es que son incompatibles como protagonistas, a menos que estén pensados para acabar juntos, y la historia lanza suficientes giros para que parezca que no se van a cumplir las direcciones típicas de las historias de instituto, porque no es esa clase de historia. Logran ser agradables pese a ser tan estándar, de todas maneras. Luego está Zoe, que es un personaje bastante más complicado, porque a simple vista podrías pensar que simplemente es emo, pero tiene una personalidad más trágica que todo eso, y francamente, no está nada claro por donde va a tirar, ni como personaje ni como enlaza con los demás, y pega varias sorpresas. Y al final está Jun, que es el Locke de la serie, siguiendo con la analogía. No sabemos prácticamente nada de él, es callado y misterioso, pero es el personaje de acción entre personajes que no lo son, y aunque parece de los buenos, tiene cierta ambigüedad a resolver detrás. Pese a los posibles tópicos, es una buena plantilla, y aunque no brillan tanto como en la presentación, se van desenvolviendo bien a lo largo del tomo, tanto individualmente, como colectivamente, aunque la dinámica entre ellos no avanza tanto como otras historias similares.

 

En cuanto a la historia, es parecida a la serie de TV del año pasado de Paul Dini, Tower Prep, donde un grupo de chavales eran enviados a un internado privado del que no pueden salir, no tienen contacto con el mundo exterior, todo el mundo conoce las reglas menos ellos, los profesores son inexcrutables y no les dicen lo que está pasando, y pasan todo tipo de cosas fantásticas y siniestras. Pero esto es mucho más bestia, obviamente, como el cliffhanger del primer número deja claro. No es algo que cambia completamente la dirección de la serie ni que la define tan claramente como el final del nº1 de Runaways, pero si que demuestra que las cosas van muy en serio. A lo largo del tomo, hay un montón de pistas de que hay un gran entramado de mitología detrás de la serie, pero que es demasiado grande para que tengamos una imagen clara todavía, como pasaba al principio en Perdidos. Al final del tomo, no hay absolutamente ninguna respuesta sobre la Academia Morning Glories, pero de momento da igual, porque las reglas del juego si que están suficientemente claras, y si no, al menos estás en la misma situación que los protagonistas. Como en Perdidos, hay escenas con sorpresas impresionantes, donde parece que cambie completamente el género de repente, que te pueden hacerte subirte por las paredes, e incluso tiene flashbacks y flashforwards. De momento no forman algo cohesivo, pero se le puede conceder el beneficio de la duda a Spencer y asumir que tiene respuestas a todas las preguntas. De momento, se hace divertido, impresiona a veces, da juego a los personajes, y nunca va por lo esperado, y todo eso ya es bastante, de sobra.

 

La mayor pega de la serie es el dibujo. Malo no es, sobre todo para los estándares de series de bajo presupuesto, pero ya para empezar, decepciona después de las portadas de Rodín Esquejo. En vez de un estilo tan atractivo, depurado y tridimensional como el de las portadas, Joe Eisma es mucho más tosco y plano. Es un estilo similar al de otras series de Image, como Invencible, sólo que no pega tan bien en este género, y se nota que es novato. De todas maneras, aunque es inconsistente con el trazo (parece que le tiene manía a los trazos rectos) y le falta detalle, al menos puede transmitir los aspectos básicos de la historia, aunque sea algo chapucero. Eso si, un aspecto donde se habría que esforzar más es en distinguir a los personajes, porque si todos son gente normal, casi todos de la misma edad y que visten igual, hay que ser muy bueno o esforzarse mucho para que se distingan. Y en ese aspecto viene la mayor cagada del dibujo, ya que alguna vez no se sabe bien quien es quien, y eso estropea alguna escena, como la del final del primer número, donde lo más fácil es que no reconozcas que los personajes que salen habían salido antes en el número. A ver si va mejorando a lo largo de la serie, como apunta.

 

Un buen comienzo para una de las series más prometedoras de Image, y de uno de los nuevos guionistas más prometedores. A ver si seguimos viendo más de las tres cosas por aquí. Recomendado (8)

 

 

 

Vengadores

 

Peter: Después de más de 4 años de preparación, desde la primera de Iron Man, llega esta película. Y lo primero que hay que señalar es que ya de por si es un logro que siquiera exista, porque hace años, parecía absolutamente impensable. Es decir, poder juntar a varios de los pesos pesados de Marvel en una sola pelicula era una pesadilla logística. Primero, había que librarse de problemas legales y que los derechos los tuviese la misma productora. Luego, había que presentar a todos los personajes, cada uno en una película. Y coordinarse de manera que fuera todo consistente, con un plan a largo plazo.

 

Alfredo: No es que haya muchos más ejemplos de crossovers en cine, y mucho menos de este nivel y de esta magnitud.

 

P: Pese a todo, lo han conseguido, y probablemente, con ello han hecho historia, no solo de adaptaciones de comic a cine, sino de cine en general. ¿Cuantas películas hay que continuen tramas y personajes de distintas películas anteriores, de manera explicita y directa? Una vez más, algo que en los comics es normal desde hace décadas, se exporta a fuera, y el mundo se asombra para bien. Además, en Marvel han cuidado la película. Han conseguido un gran plantel de actores, y han logrado que todos menos uno, repitan desde las películas anteriores. Y han conseguido un equipo creativo de lujo: Dirige Joss Whedon, de sobra conocido y querido por fans de comics (que ha escrito antes) y de público más general, gracias a sus series de TV, todo con un toque apropiado para los superheroes.

 

A: Ayuda además que haya hecho series de TV que ya adaptaban al formato audiovisual bastantes conceptos y situaciones propias del género superheroico. Está acostumbrado a hacer estas transiciones.

 

P: Tambien retoca (y se nota su mano en los diálogos) el guión, que es de Zak Penn, que también tiene experiencia en todo esto, habiendo escrito los guiones de X-Men 2 y Hulk, entre otras.

Una cosa negativa hay que señalar, y eso es algo que también pasa mucho en los comics, por desgracia, es que aunque esta pelicula continua de las anteriores, se nota que ha habido cambios de planes y cosas donde los distintos creadores no se han puesto de acuerdo, porque no fluye bien de las pistas que habían dado, a como encajan en esta película. Es decir, los personajes y sus situaciones son perfectamente consistentes con los de las partes anteriores. Pero justo los elementos que se pusieron en las pelis anteriores para preparar esta película, normalmente al final, se han ignorado lo más posible.

Es decir, se suponía que Furia estaba montando unos Vengadores. Están sin montar al principio de la pelicula. Se suponia que habian rechazado a Tony Stark. Ni se preocupan de eso. Se suponía que Stark habia reclutado a Hulk. Hay que reclutarlo otra vez. Se suponia que Loki poseia al cientifico de Thor. Lo tiene que recontrolar al principio. ¿El final de la peli del Capi con Sharon Carter? Ni se menciona, aunque eso es probablemente una de las cosas que han recortado en la versión final. Total, que queda un poco chapucero, porque precisamente la parte donde se preparaba esta pelicula, ha sido completamente inutil, sólo ha servido para hacer boca, pero no para preparar el argumento, al contrario. Afortunadamente, la mayor parte del publico ni se dara cuenta. Pero es chapucero.

 

A: Bueno, yo creo que lo más gordo que es ligar Asgard-HYDRA-mundo actual a través del Cubo Cósmico/comoquieraquelellamen está bien atado. Me pareció que en las películas de Thor y del Capi era lo que más les interesaba dejar claro.

 

P: Esas dos encajan mejor, porque son las que se hicieron con el guión de Vengadores ya hecho, a diferencia de las otras donde solo tenían una idea general y aún daban palos de ciego.

El argumento de la película es bastante simple (aunque aún así da bastantes vueltas para justificar más de dos horas de película), pero en esta clase de películas, es lo de menos. Es decir, surge una amenaza, se intenta detener con el equipo a medias, se da vueltas hasta que se convierte en una gran amenaza, y entonces se juntan de verdad para detenerla, en clasica estructura de 3 actos. Al menos, que yo viera, no había ningún agujero argumental evidente, lo cual no es de extrañar.

 

A: Era difícil que hubiese agujero en un argumento tan poco retorcido. Seguramente el problema es que no hay ni oportunidad de que lo haya. La presentación argumental es más un estilo Power Rangers que otra cosa. No hay ni un giro de guión, ni una solución con pistas a lo largo de la peli, ni nada. Toda la ingeniería narrativa está reservada a los personajes, ellos son los que tienen las escenas adecuadas, los que cierran círculos. La trama es la gran olvidada. Y esto no es un videojuego viejo para que aparezcan marcianos sin más y lo único importante sea cómo los matamos.

 

P: Efectivamente el argumento es una excusa, no sólo para las escenas de acción, como en otras películas de este género, sino para la interacción entre personajes, que ocupa más tiempo que los puñetazos. Y ahí si que hay cierta complejidad y varias sorpresas, y sostiene la película ella sola. Además, al menos se molestan en dar un tema a la película, sobre el poder, y sobre como al juntar a toda esta gente, dejan de ser rarezas tipo Patrulla-X y pasan a convertirse en, bueno, los Vengadores. No se le dedica mucho tiempo, pero al menos está ahí, y tiene sentido.

 

A: En general, se construye una atmósfera bastante fuera del habitual “vengativo” y unas escenas de acción que van del pistoleo y las persecuciones a la magia. Es verdad que los personajes sostienen a la peli por ellos mismos pero eso es, al mismo tiempo, un pro y un contra. Qué peliculón hubiese sido si los personajes no hubiesen tenido que sostenerla por ellos mismos sino que estuviesen apoyados también en una buena historia. No es imposible y la prueba es que ha habido comics de Vengadores así.

 

P: Al menos los diálogos tienen mucha chispa, y cada personaje tiene su pequeño arco argumental, con los tres grandes aprendiendo a dejar sus egos a un lado y cooperar (que conlleva más crecimiento del que parece) y los demás aprendiendo algo también, en su mayoría.

 

A: No, está claro que los diálogos tienen el toque Whedon y la interacción de los personajes está genial (exceptuando, quizá, a Thor y a Ojo de Halcón, que no llegan a pintar mucho). Pero la amenaza que trae Loki aburre desde el minuto 1 y, cuando llega, sólo decepciona más. Provoca un combate eterno con enemigos genéricos que, además, por su naturaleza, eclipsa casi totalmente a tres de los miembros del equipo. Y cuando consiguen que uno de esos tres tenga que cumplir un papel importante, tampoco es que haga nada que no pudiese haber hecho cualquier otro.

 

P: Ya que has hablado de atmosfera de Vengadores, esta película intenta adaptar, a la vez, los Vengadores y los Ultimates, y queda como una mezcla rara entre ambos. Casi parece que le endilgaron a Whedon los Ultimates, y la pelicula va de transformarlos en los Vengadores. Lo cual es un acierto, porque por mucho revuelo que montaran los Ultimates en su día (en parte por el dibujo, en parte porque el público es idiota), el tiempo ha demostrado que no había nada debajo y que era la novedad del momento, y que lo suyo eran los Vengadores de verdad, y si no, compara las ventas actuales de ambas.

Es decir, aunque los personajes, por lo general, se parecen más a los del Universo Marvel que no es un fracaso, la ambientación de ser reclutados por Shield y trabajar para ellos es de los Ultimates. Se podría decir que es los Ultimates, pero con personajes que no son idiotas, pero la camaradería y asombro de los Vengadores va tomando fuerza conforme avanza la pelicula, pese a toques ultimatianos. (Por otro lado, el ambiente de los Vengadores se basa sobre todo en tradición superheroica propia, y eso no puede existir al principio de la franquicia, así que había que sustituirlo por algo)

 

A: Ojo, aunque venga del mundo Ultimate, entiendo que cualquier adaptación al cine estaría mejor traida si quien los une es una organización como SHIELD y no un grupo de jóvenes radioaficionados (o un grupo de facebook, trasladado a la actualidad). El problema es el SHIELD tan cutre que han armado aquí, con sus inflexibles jefazos grises demostrando su inhumanidad por videoconferencia. Toda la escena de inicio con la reaparición de Loki y el caos resultante es de lo menos parecido a Los Vengadores que he visto, aunque tengan el guiño de llamarle Proyecto Pegado a la base.

 

P: Si hubiera habido un agente de Shield llamado Vaughn habría sido ya lo más, pero ya fue genial ver el Proyecto Pegaso en cine. La verdad es que no hay muchos más guiños de ese estilo, y son todos de Shield: El agente pardillín es Jasper Sitwell, y se mencionan los Simulacros Dotados de Vida. (Por cierto, un 10 al traductor, no sólo traduce bien los nombres, también referencias rebuscadas como esa)

Hablando de Shield: Es igual de inutil y cutre que en los comics. Y el consejo misterioso en las sombras está sacado de los comics igualmente. (Y si te fijas, dos de los actores del consejo eran famosos reconocibles) Pero oye, ¿y lo que mola ver el Helitransporte en cine? Estaba muy conseguido, y hacen que quede creible.

 

A: Claro, pero si estamos ultimatizando y modernizando para que determinados tópicos de los comics no chirríen en la gran pantalla (no se llaman nunca por los nombres superheroicos, ni lanzan el grito de guerra) podían haberse molestado en depurar un poco al consejo en la sombra. Pero desde luego, el Helitransporte mola un montón, más incluso que en los comics.

 

P: Los nombres superheroicos se mencionan al menos una vez en cada caso. Lo del grito de guerra fue una decepción, no habría quedado fuera de lugar en la batalla final. Al menos pudieron meter lo de “Heroes Mas Poderosos” y la narración introductoria.

Volviendo a Shield, es un requisito del género, toda agencia o ejército que no sea protagonista tiene que ser inutil para que se luzcan los protas. En este caso, está justificado, porque la situación les supera, esa es la idea central de la película, que para eso necesitan a los Vengadores. Y al menos hay un par de agentes de Shield que demuestran que si que sirven para algo.

Otra cosa que han hecho bastante bien es distribuir el tiempo e importancia entre los personajes. El Trio principal obviamente son los más protagonistas, pero ninguno destaca sobre los otros, y el resto de Vengadores tienen su tiempo y su momento, y su desarrollo, de manera que quedan como protagonistas y no como comparsas. Bueno, excepto Maria Hill, que sobraba, como siempre. Y con esto, pasamos a ver a los personajes individualmente:

Chris Evans sigue siendo un buen Capitán America. Esta vez le han dado un traje más colorido, y aquí pega, porque en vez de transcurrir en una guerra real junto a soldados, transcurre en una guerra fantástica junto a otra gente colorida. Eso si, tiene el sindrome de la peli de Spiderman, y se pasa la pelicula con la capucha bajada para que se vea lo guapo que es el actor. Supuestamente, debería ser el personaje con mayor historia, porque le tocaba toda la parte de adaptarse al presente, pero eso es lo que han recortado de la versión de la película. Habrá que esperar al DVD. En cualquier caso, se da una versión resumida de como se adapta al cambio de época. Y tiene sentido que se minimice el shock cultural, porque se mete enseguida en situaciones que superan a todos.

Tiene una buena dinámica con Iron Man y Thor, y logra no desentonar junto a ellos pese a las diferencias de poder. Y ponen muy bien su crecimiento al papel habitual del Capitán America como lider efectivo e inspirador. Hay un par de gags buenos con lo del hombre desplazado del tiempo, y un par de momentos serios muy buenos, al menos.

 

A: De todas formas, tienen la oportunidad de jugar con ese elemento mucho más de lo que se pudo hacer en los comics de los años 60 (ni era un shock tan grande ni se jugaba tanto con los personajes) y lo utilizan sobre todo, para gags humorísticos y para confrontar principios y visiones del mundo. Como dices, es especialmente interesante la confrontación con Iron Man, que representa la tecnología, el modo de vida y los valores del siglo XXI mejor que nadie ante un Capi más puro y estancado en la moral de guerra de los 40.

 

P: Robert Downey Jr sigue siendo perfecto como Iron Man. A veces es un poco capullo de más, lo que chirría un poco si conoces los comics, porque en Vengadores siempre ha sido cuando se tomaba las cosas más en serio. Aquí tiene que crecer hacia ese puesto, y también hacia el puesto de benefactor que tiene en los comics, que no adopta hasta el final. Por supuesto, tiene las mejores frases, y la mayoría de chascarrillos, generalmente suyos, o a su costa. Pero también tiene su parte seria, que es completar el viaje heroico que comenzó en su primera película. Que hace más redundante, si cabe, a su segunda película. No se le da mucha importancia a sus juguetitos, pero cuando se usan, están muy chulos. Y la nueva armadura no es peor que la que tenía antes.

Un detalle bonito es que hayan podido traerse a Gwyneth Paltrow como Pepper Potts para únicamente el par de escenas donde sale Tony en solitario, y darle una conclusión a la relación que tenían en sus películas, que queda encantadora. Claro, sacar a los secundarios de un personaje en una escena es típico de los comics, pero no de las películas, donde es muy raro que alguien famoso aparezca y no quiera tener un papel importante.

 

A: Es de agradecer que todos los actores entendiesen lo que esta peli significa para los fans y para reflejar el universo compartido (bueno, todos menos Edward Norton… ejem).

Volviendo a Stark, tiene una versión ultra-cabronazo más parecida a la versión Ultimate pero hay que decir que le viene genial a la peli. Es el que se toma más a broma las situaciones, y eso ayuda mucho a colocar los contrapuntos cómicos y a diluir la hiperglucemia de heroísmo grandilocuente. También es un papel clásico en historias de este tipo aunque no le suele tocar a Iron Man (estoy pensando en algún ejemplo pero seguro que a ti se te ocurre antes).

 

P: Es el papel que habitualmente tenía Ojo de Halcón, o que tiene Spiderman en los grandes crossovers, pero exagerado.

 

A: ¿Incluyendo el punto de autosuficiencia chulesca?

 

P: Esa es la parte que le han quitado a Ojo de Halcon para darle a Iron Man. O es un papel como el de Lobezno en la primera de X-Men.

Pasando a Thor, Chris Hemsworth sigue estando clavado, y está bien que le den dos looks, uno más Ultimate, otro más normal, y el paso de uno a otro queda muy bien. (Curiosamente, los tres principales tienen un cambio de traje significativo a lo largo de la peli, y en cada caso, marca el momento donde las cosas se ponen serias para cada uno, unos antes que otro) Thor tiene tendencia a formar parte del mobiliario en estas cosas y estar únicamente como arma de destrucción masiva. Aquí, sigue sin brillar mucho en personalidad, pero tiene un par de momentos muy graciosos. Y como la mayor parte del argumento viene de su película y mitología, se justifica que participe sin hacerse aburrido. Por supuesto, reparte leña muy bien cuando toca. Como consecuencia de esto, el enfoque es muy distinto que en su pelicula, porque ahora son los demás los que están en su terreno, en vez de al revés. Que hace que quede menos fuera de lugar de lo que suele quedar. Es el que menos crece, pero se nota también que la historia le sirve para algo.

El científico de su peli vuelve a salir, y tiene su aportación, pequeña en papel, aunque grande como elemento argumental. No está mal. Y al menos se molestan en mencionar a Jane Foster y explicar porque no salen, no como con Peggy Carter.

 

A: No lo hemos mencionado, pero es de aplaudir que, también en la peli, sea Loki el villano que une a Los Vengadores. Y eso le da un papel central a Thor que, como dices, suele ser un personaje difícil de encajar en historias “modernas”. De todos modos, creo que Whedon juega bien con el contraste entre los modos engolados y pomposos de los asgardianos y lo más llano del mundo real (tema donde Stark vuelve a jugar un papel principal). Precisamente cuando Thor resulta humorístico es cuando deja en evidencia que viene de otro mundo totalmente fantasioso, algo que suele ocurrir también en los comics. Y cuando tiene que demostrar coraje y arrojo es el primero. Con fanfarronería incluida, como en los comics. Nada que reprocharle a la adaptación.

 

P: Como has dicho, Ed Norton es el único que no repitió desde su pelicula, pero dado que es la que pasó más desapercibida, y de la que menos se usa en esta (de hecho, aparte de la existencia de Hulk y su conexión a lo Ultimate con el origen del Capi, no se usa nada), no canta mucho. Al menos nominó personalmente a su sucesor, Mark Ruffallo, que probablemente lo haga mejor. Puede que no sea muy conocido, y sea un poco mayor (aunque la verdad es que la mayoría de Vengadores están un poco talluditos, al menos los que pueden permitirselo), pero clava perfectamente los elementos dispares de Bruce Banner, la inteligencia, la culpa y la rabia, a veces de manera bastante sutil. Es la actuación que más llama la atención. Otra cosa curiosa es que no es el Banner/Hulk de los comics originales, es el de los comics actuales. No es un Hulk tonto monosilábico, es un Hulk listo pero huraño. Y su relación con Banner es muy similar al desarrollo que ha sufrido mediante P:David y Greg Pak, pero resumido. El momento donde se ve, es muy bueno. Tardan mucho en sacar a Hulk, pero cuando sale, no queda fuera de lugar, aunque no sea un personaje habitual en la dinámica de los Vengadores. Es el arma de última medida, y queda bien. Porque al sacarlo poco, da más impresión, y queda más divertido. De hecho, tiene tres gags muy buenos, cosa que no suele pasar. Visualmente, está mejor hecho que nunca, mediante captura de imágen de Ruffalo.

 

A: Si, creo que hemos salido ganando con el cambio. Ruffalo lo clava, hace una interpretación muy creíble de un Banner inseguro pero inteligente. Que tiene clara la situación en todo momento pero siempre dudando de si podrá manejarla. Ha sido un gran hallazgo y, no sé si gracias a ello, el papel de Banner ha crecido. De hecho, da más la impresión de que al que reclutan es a Banner y no a Hulk. Lo cual no es de extrañar, porque es un científico brillante al nivel de Reed Richards, un papel al que sólo ha llegado en los últimos años. Así que tenemos dos grandes incorporaciones, un Banner que es una estrella por sí sola y un Hulk que no pierde en ningún momento su nivel de impresión. Quizá en su primera aparición hace menos, pero se compensa por poder ver la transformación. Pero una vez dentro del fragor de la batalla, todos sus movimientos y animaladas están reflejados con una viveza genial, dando exactamente la medida de la fuerza descontrolada y caótica que es.

 

P: Ojo de Halcón es el gran perdedor de la película. Entre otras cosas, porque no se parece en nada al del comic. Al menos en Thor tenía la chulería del clásico, pero aquí va en plan trágico, y no tiene ni eso. Y encima lleva pistolas, lo cual queda aberrante. Si, se supone que está adaptando la versión Ultimate, pero esa es la cagada, porque es un personaje plano e insulso. Además, para tener historia, se ven obligados a que durante buena parte de la historia esté apartado del resto de personajes, lo que le limita aún más. Y su parte seria para tener desarrollo es muy forzada, y al final apenas sabemos nada de él. Lo único bueno es durante la escena de pelea final, las cosas chulas que hace con las flechas, pero ya está.

 

A: Date cuenta de que toda la película se podría haber desarrollado perfectamente sin él. A la “parte seria” que le buscan casi no le da tiempo tener desarrollo, sólo una escena muy breve con la Viuda. Y su aportación al tipo de pelea final que se han buscado, como es obvio, es bastante menor. Podrían haber al menos buscado un giro argumental en el que fuese necesario atinarle con precisión a algo, pero ni eso. Le olvidan. Y toda la gente que vea la peli sin conocer los comics saldrá siguiendo sin saber quién es Ojo de Halcón y por qué mola.

 

P: La Viuda Negra, sin embargo, tiene mayor participación, pese a que es un personaje menos importante en los comics, supongo que para que haya una chica guapa en pantalla. Scarlett Johanson no da una interpretación maravillosa, pero vale para hacerla dura y misteriosa, pero con encanto. Y el traje adapta bien el del comic, y han tenido la decencia de dejarselo abrochado. Han sabido coger bien la idea de que es la super-espía de Marvel, con una presentación a lo James Bond que es perfecta. Y una parte seria a mitad de la película que logra atisbar el pasado trágico del personaje de los comics pero sin caer en melodrama ni detener la historia general. Además, han mantenido la conexión entre Ojo de Halcón y ella que tenían al principio de los comics, y queda bastante bien, sin caer en ñoñerías. De hecho, otro logro importante, es que creo que es la primera gran película de acción que veo, o al menos, que recuerdo, que no tiene un romance metido por en medio, aunque no haga falta.

Al final, la Viuda no aporta mucho a la pelea final, ni a la dinámica de grupo, pero cumple su parte, sobre todo a mitad de la película, y no queda como pegote.

 

A: El mayor problema con la Viuda es que no saben para qué utilizarla de la primera media hora en adelante. La presentación es genial, los elementos que le incorporan le pegan perfectamente pero luego… se desvanece. Vale, le dan un papel importante en la resolución del conflicto pero no por ninguna característica inherente a ella. Yo tengo mejor opinión de la interpretación de Scarlett y consigue darle a la Viuda un toque de liderazgo que se tapa un poco por el Capi pero deja ver que Natasha podría ser la líder del equipo en algún momento (como lo fue en los comics). De hecho, apuesto a que si hay una secuela, tendrá un papel más importante, sobre todo si la amenaza es más mundana o tiene más parte de investigación. Whedon ha visto en ella su Buffy, aunque apenas le dejan toques de humor, y es una pena, porque podría tener un humor seco y frío de espía que le pegaría perfectamente.

 

P: Hablando de espías, Samuel L Jackson hace de su versión de Nick Furia, hecha exactamente a su medida. Obviamente, es la versión Ultimate. Pero afortunadamente, sabe comedirse, y no trata de robar las escenas con su chulería habitual, ni trata de ser el jefe de todo como en Ultimates, sino que sabe estar para lo que tiene que estar, que es facilitar la trama y la formación de los Vengadores. Hace un papel más en la habitación de atrás, como el Nick Furia del Universo Marvel en los últimos años, y está mejor así, porque hace que sean los Vengadores, y no Samuel L Jackson y los Vengadores.

 

A: Tengo un odio irracional por Samuel L. Furia que voy a intentar dejar a un lado. En general, creo que SHIELD es el mayor generador de tópicos cutres de la peli (desde el consejo en las sombras al “seguid sin mí”) y Nick Furia no ayuda mucho a evitarlo. Sus aires de manipulador astuto son burdos y para ser un personaje que oscila entre lo heroico y lo cínico no tiene ninguna buena escena de ninguna de las dos cosas.

 

P: Luego está el Agente Coulson, la gran estrella de esta franquicia que nadie se esperaba. ¿Habria sido más divertido si tuviera un nombre de algún personaje del comic? En el fondo, da igual. Como en Iron Man 2 y Thor, su papel es darle un toque humano a la historia y darle cohesión a todo, y lo hace muy bien. Su papel es tanto divertido como entrañable como chulo, y eso que tampoco sale tanto.

 

A: Como decía Busiek de Justicia y Estrella de Fuego (aunque luego lo explotó hasta la saciedad), en todas las historias de Vengadores tiene que haber alguien que se ponga en la piel del espectador para decir “Joder, qué pasada. Son los Vengadores”. En esta peli le toca a Coulson, que tiene un papel de fanboy del Capi muy apropiado y, sorprendentemente, un par de escenas propias muy inesperadas pero que encajan bien.

 

P: Y luego está Maria Hill. Supongo que querían que poner una segunda al mando de Furia, y la eligieron porque tenía conexión con los Vengadores. Pero es que no hace virtualmente nada en toda la historia. Para eso, podrían haber puesto a Sharon Carter, que ha tenido el mismo papel, y al menos podría sacarle partido a la conexión con el Capitán America. Eso no es un ataque a la actriz que la interpreta, Cobie Smulders, que seguro que lo hace bien en alguna gilipollez de sitcom u otra, pero es que no le dan nada que hacer en la historia, ni siquiera ser una idiota, que es lo único que hace en los comics. Se podría quitar, y ni te enterarías.

 

A: Totalmente de acuerdo. No necesitábamos ningún personaje de acción sin poderes, ya teníamos a Clint y a Natasha. Sharon Carter le hubiese aportado un toque más de atmósfera de Vengadores clásica pero ten en cuenta que con ella presente no hubiésemos podido evitar la subtrama romanticona.

 

P: Pasando a los villanos, Loki no está solo como guiño al origen original de los Vengadores, aunque es un buen detalle. Está porque es la única manera de meter a Thor y la mitología de Asgard en la peli. Además, así cada peli aporta algo: Thor al villano, Capitan America el McGuffin, y Iron Man la ambientación y lugar de la batalla final, con la Torre Stark en liza. La interpretación de Tom Hiddleston sigue siendo muy buena, y sigue teniendo buen aspecto. Su papel de manipulador está muy bien, y le sacan partido a su posición de villano exagerado de opera (o de comic, si quieres) Sus motivaciones, eso si, han perdido mucho desde la anterior película, dejandole esta vez reducido a un malvado con encanto, sin matices.

 

A: Si, la puesta en escena, el diálogo y los toques de crueldad y maldad están muy bien hechos, lo peor es toda la vaguedad que envuelve a su plan y a sus intenciones. Da la impresión de que es él el que está siendo manipulado y ni viceversa (y no lo descartemos).

 

P: Los malos de la historia, es decir, el músculo a golpear, son una decepción. En vez de sacarlos de los Vengadores, los sacan de los Ultimates. O ni siquiera, porque no se parecen en nada a los villanos de los Ultimates, sólo han cogido el nombre, y para eso, podían haberselo ahorrado, porque es un nombre más tonto que los de los 60, incluso.

En la práctica, son bichos genéricos, de videojuego moderno. Con monstruo de final de fase, incluido. A lo que más recuerdan de Marvel, si es que a algo, es a la Oleada Aniquiladora. De hecho, el lider (interpretado en un cameo por Alexis “Wesley” Denisof) hasta se parece a Annihilus y parece que vienen de la Zona Negativa, casi seguro que intencionadamente.

 

A: Son lo que le dan el decepcionante toque Power Ranger a lo que debería ser la grandiosa escena clímax de la peli. Son nada apropiados porque a) no tienen nada que ver con Loki y, para eso, podrían haber buscado a cualquier otra amenaza, b) no tienen nada que ver con la mitología clásica de Los Vengadores y son una decepción para los fans, c) son visualmente anodinos, lo que es una decepción para el resto de espectadores y d) su sistema de ataque (exclusivamente destrucción masiva a gran alcance) convierte en prácticamente irrelevantes a los personajes con menos poderes.

 

P: Y luego está la gran sorpresa. Está la típica escena de mitad de los créditos del final, que indica que tienen ideas para una segunda película o tanda de películas. En este caso, no te la puedes saltar, porque ata un cabo suelto del argumento. Tiene un problema: Si conoces los comics, chillarás de impresión ante la sorpresa de ver a cierto personaje en pantalla, y muy bien presentado. Que probablemente será un gran malo para una gran secuela de la película, que incluso había sido presagiado ligeramente en una pelicula anterior. Pero a diferencia del cameo que provocó una reacción similar al final de Iron Man, si no has leido los comics, te quedarás igual. Oh, hay otro malo, pues vaya. Pero bueno, es una guinda, tampoco es para tanto.

 

A: Para una peli que tiene tan pocos guiños del cómic, es de agradecer que nos hayan dejado al menos ese bombazo. Se agradece que la peli tenga dos buenos finales para dejar buen sabor de boca. La escena final con la vista de la Torre Stark y su proyecto de remodelación es para echar lagrimilla y la escena-post final con ese gran villano presentado con esa gran frase es orgásmica.

 

P: Por cierto, hay una escena post-créditos en la versión americana que no estaba en la europea, pero no es importante, es sólo la muletilla de un chiste durante la película. Otra cosa para ver en el DVD.

 

A: En general, es una buena película de superheroes pero para mi ha resultado un poco decepcionante. Faltó argumento para atar la historia y me faltaron detalles para creerme que estaba realmente ante los verdaderos Vengadores. La salvan los personajes, especialmente Iron Man y el Capi y todos los toques de humor estilo Whedon, que dan el punto perfecto en el momento perfecto. Pero hay algo que falla, un toque de grandeza que debería tener y no tiene. Es buena, pero le falta trabajo narrativo para ser X-Men: Primera Generación y le falta más empatía con el comic original para ser Spiderman.

 

P: Ya por existir, y por estar más que competentemente hecha, la película merece la pena. Podría ser mejor con los elementos que tiene, pero simplemente ver a los personajes bien hechos e interpretados, con diálogos a menudo graciosos y buena acción, y el ocasional guiño, saldrán contento tanto fans como no fans.

A ver si las cosas van bien, y tenemos más y mejores. Y sacan por fin la peli del Hombre Hormiga de Edgar Wright, y podemos tener a los Pym en Vengadores 2.

 

 

 

Y el resto… (para más información, escuchad el podcast)

 

Batman: Flashpoint: Típico Otros Mundos de Batman, sin mucho que añadir bien. Recomendado (7)

 

Booster Gold: Flashpoint: Escenas inútiles y estúpidas de relleno en vez de aportar o cerrar nada. Evitar a toda costa (2)

 

Flash: Flashpoint: Una miniserie con buena premisa pero mala ejecución, otra con buenas intenciones pero que se queda a medias, y dos especiales olvidables. Mal dibujo casi siempre. No Recomendado (4)

 

Infinito: Basura liefeldesca sin ni una sola cualidad positiva. Evitar a toda costa (1)

 

Severed: Buena historia de ficción histórica y chaval aprendiendo a ser adulto viajando por America, con un final que gira hacia el terror y no sale mal del todo. Buen dibujo. Recomendado (7)

 

Siete Secretos: Flashpoint: Muy raro y no llega a funcionar como historia, pero al menos intenta algo distinto. El dibujo empieza muy bien pero va degenerando. Neutral (6)

 

Soldier Zero Nº2: Cambio de guionista, y se pierde casi todo lo bueno del tomo anterior, y se sustituye por tópicos malos. Neutral (6)

 

Superman Nº59: Se expande lo que vimos en Flashpoint, y no está mal, pero la mayor parte son técnicas deprimentes de manipulación o más intentos de hacer otro Miracleman. Buen dibujo de Ha. Y los muy capullos se han dejado inédita la historia del nº900 de Action que salió en las noticias. Neutral (6)

 

Titanes: Flashpoint: Una miniserie muy mala, otra algo mejor pero tampoco gran cosa. No Recomendado (4)

 

Universo DC: Legados Nº1: Intento de mezcla Historia del Universo DC y Marvels. Lo segundo se hace de manera muy facilona, lo primero se hace muy mal. Muy buen dibujo, eso si. Neutral (5)

 

 

 

Y eso es todo por este mes, y eso es todo para el Universo DC, 1938-2011. La semana que viene… ¡es el Salón del Comic 2012! Y para celebrarlo, empieza la Nueva DC, con los relanzamientos de Superman, Batman y Robin, Catwoman, Flash, Green Lantern, Liga de la Justicia, Stormwatch y dos huevos duros. ¿Estará a la altura de todo el bombo y platillo que se le ha dado? Y si puedes leer esa pregunta sin partirte de risa, una de dos, o llevas viviendo en una cueva un año, o eres mejor persona que yo. O no tienes gusto, también puede ser. En cualquier caso, no espereis mucho, ni de los comics ni de mis reseñas. Desde luego, yo no estoy esperandolo en absoluto. Más sobre todo esto, la semana que viene, si todo va bien y no me he muerto del asco. Hasta entonces, saludos funebres.

Anuncios