Después de que llevar décadas viendose en EEUU, llega a España Jeopardy. Inserte aquí chiste sobre el retraso que lleva España y sus implicaciones. Claro, que hace poco se les ocurrió hacer una versión española del Gong Show, que duró unos pocos años en los 70, y se le consideraba uno de los programas más cutres de la historia, (por no mencionar que ya habían usado la idea hace años, en el Semáforo) así que… En cualquier caso, acabamos en lo mismo, que vuelve a no haber más que bazofia en los muchos canales de TV en abierto.

[Suena Dead, de They Might Be Giants]

Hola a todos, bienvenidos a las reseñas más cortas del año, o así. Es agosto, y casi todo el mundo está de vacaciones, así que esta semana tenemos lo que quedaba de Planeta del mes, que es más bien poca cosa, en todos los sentidos, y ya terminamos. Así que vamos a ello en cuanto antes.

Pero antes, novedades americanas, porque en EEUU las editoriales no se toman vacaciones, sino que ayudan a que los lectores disfruten las suyas: Primero tenemos spin-offs de 52. El primero es Nuevo Booster Gold, irónico teniendo en cuenta lo que se ve esta semana, pero explicable, aunque no sin spoilers. Y Johns no sólo logra darle una premisa muy distinta a la de las demás series que ha escrito, tiene aventuras superheroicas de las que nos tiene acostumbrado, misterios y subargumentos a patadas, bastante buen humor, y excusas para explorar de buena manera muchísimos rincones del Universo DC. Parece un éxito. En el otro extremo está la miniserie Black Adam: La Edad Oscura, que no tiene a Johns, sino a un editor metido a guionista. Y es coger los aspectos exteriores del personaje, el ser bestia y salvaje, pero sin la complejidad interna que lo hacía interesante, más bien una mala imitación.

Aparte, tenemos el relanzamiento de Flash con el retorno de Mark Waid a la serie. Lo bueno es que tiene una nueva dirección para la serie que hace que no sea una repetición de su primera etapa. Y parece bastante divertida y única en DC, aunque la ejecución de momento sea únicamente decente.

Mientras, en Vertigo, tenemos Un-Men, teoricamente un spin-off de Cosa del Pantano de hace muchos años, en la práctica una idea nueva. Como otras series recientes de Vertigo, parece que va de tono negro, y de visitar una serie de cosas raras que sirven para hablar de la sociedad actual. A decir verdad, como otras series Vertigo, a veces parece demasiado rara por ser rara, aunque al menos tiene un par de ideas buenas debajo.

Ya en Marvel, pero en un tono similar, esta uno de los nuevos relanzamientos Max de personajes olvidadisimos, esta vez Terror Inc. Esencialmente, es una mezcla de género negro detectivesco y horror, interesante para los cada vez más seguidores de estos géneros (segundo y tercero en el comic americano, probablemente), no mucho para los demás.

Y para terminar en Marvel, han estado sacando desde hace un par de años una especie de pseudo-Handbooks, que dan información sobre personajes e historias, pero no en plan archivo oficial objetivo, sino desde alguna perspectiva dentro del Universo Marvel. El más reciente es el Tarot del Universo Marvel, que está escrito por un guionista de verdad y no por la cuadrilla de archivistas, y es mucho mejor de lo que suena. No sólo da un repaso bastante intenso por el lado mágico de Marvel, recopila muchisimos elementos de su historia y los ata en una cosmogonía muy bien elaborada, y de paso, lo mezcla con datos de “magia” del mundo real, para el que quiera aprender. Así se hace.

Pasamos a las pocas reseñas:

52 Nº15: Es un titular chulo, pero menuda manera de chafar el final del número en la portada. E incluso dar pistas de otras cosas. La cosa de tener protagonistas múltiples en la serie es que puedes matar uno y no pasa nada. Y con la moda de reemplazar a los héroes por versiones nuevas, que un personaje esté muerto no quiere decir que el concepto se haya acabado. De todas maneras, tratandose de viajeros en el tiempo no hay garantía de que aunque esté realmente muerto (y estamos hablando de superhéroes, así que tampoco hay garantía de eso) no vuelva a aparecer antes de que acabe la historia. En cualquier caso, este número va de la aparente muerte de Booster Gold, y Johns hace un trabajo bastante decente con la idea bastante obvia. Hay un par de toques originales y graciosos por el camino, se dan más pistas de la identidad de Supernova, tiene algo de buena aventura heroica, y el final es bastante apropiado, y compensa un poco toda la tontería de la historia hasta ahora. Podría haberse hecho mejor, (claro, que si ves las opciones que dio Giffen para el final, era la mejor con diferencia) pero hay que tener en cuenta que no es el final de la historia. Es el final del primer acto, que está claro que ha sido la Ascensión y Caida de Booster Gold. Lo que no está claro es que forma tendrá el resto de la historia, pero es de suponer que seguirá tratando lo del “Tiempo está roto” y ese aspecto temporal de DC, seguirá la historia de Supernova y será la trama de los misterios. El subargumento secundario de esta semana es de Questoya, y avanza la historia también de manera más o menos esperada. No mala, pero nada fuera de lo común, excepto más pistas demasiado obvias de por donde va a ir la historia. El dibujo es de Shawn Moll, que sigue siendo una versión más convencional de Doug Mahnke a veces, pero en general no queda nada mal, muy consistente con los otros dibujantes. El origen esta semana es de Acero, siguiendo con lo de llevar una semana de retraso con los orígenes. Cuenta bien lo esencial, aunque es un poco absurdo poner al final lo que le ha pasado hasta ahora en 52, que es circunstancial, y no mencionar a su sobrina, que es una parte mucho más importante del personaje, y de lo que le está pasando ahora, incluso. Un gran detalle, eso si, usar como dibujante al creador gráfico del personaje, Jon Bogdanove, que hace un muy buen trabajo con él, y demuestra que deberían seguir contratandolo. Recomendado (7)

Cuarto Mundo Nº5: Lo único bueno de esta serie es que, como tiene a toda la mitología del Cuarto Mundo con la que jugar, hay muchos personajes, en muchos frentes, con muchos tipos de historia, para ir variando. Lo malo es que ninguna de ellas es particularmente interesante, y que la mayoría de personajes apenas llegan a ser planos, cuando no son de una sola emoción, pero al menos la idea es buena. Hay un número dedicado a la vida circense de Mr. Milagro y Oberón, que no está demasiado mal, aunque tampoco dice demasiado, y la resolución sale casi sin explicación. Hay una serie de escenas con Soñadora que intentan vendernos un romance con Takion, pero sufren horriblemente del vacio de personaje que es este último, y del hecho de que ha surgido de la nada sin explicación, sin la más mínima credibilidad o desarrollo. Y después de un resumen de cosas que ya se han dicho en la serie y que no sirven para nada, hay más entelequias cósmicas con la Fuente, el Muro y más chorradas que continuan de Genesis, y que son tan interesantes como esa miniserie, es decir, nada. Pero aún, mencionan continuidad vagamente explicada de su horripilante etapa en Wonder Woman. El dibujo de Byrne está bien, aunque abuse de las mismas poses de siempre. Lo mejor sigue siendo el complemento, que termina el origen de Kanto, y pasa a cosas más importantes, como el orígen del famoso pacto entre Darkseid y Metron. Son buenas historias que atan cabos y amplian la mitología. El dibujo de Wagner no está mal. No Recomendado (4)

Manhunter Nº9: Con esto llegamos a la primera cancelación de la serie, y a los dos primeros números después de ese final, y de que fuera resucitada en plan zombi. Ese último número tiene combates nada reseñables con un villano bastante tonto, y varias escenas para atar un poco a los otros personajes, o presentar nuevas direcciones para ellos, que continuan ya en los episodios “nuevos”. Lo de Chase se supone que sigue un cabo suelto de su serie propia, pero aparentemente no tiene en cuenta que eso ya se ató, de manera muy similar a la que intentan aquí, en la serie del Detective Marciano hace años. Sólo que allí se molestaron en explicar porque todo eso era significativo para el personaje, no como aquí, al menos de momento. Lo de Mark Shaw parece que va de intentar resucitar una mala, mala idea, y de darle una mierda de premio de consolación al exManhunter. Y luego está el argumento principal de la nueva saga: Aparentemente, para subir ventas y que la serie tuviera posibilidades de sobrevivir, decidieron traerse invitados famosos y enlazar con otras historias más conocidas. Desgraciadamente, eligieron un tema que no sólo estaba ya muerto y enterrado, ya le dieron tantas vueltas que no quedaba nada que decir de él. Así que todo el número es tener a Manhunter compartiendo cámara con la estrella invitada de turno, y mediante una justificación legal muy pobre, resucitar un tema sobre el que no tienen nada que decir que no se dijera ya en los muchos meses que lo machacaron durante Crisis. Añadele más interacción entre personajes que se cree más graciosa y moderna de lo que es, más intentos de vender a Manhunter como una gran chica en vez de demostrar nada, y un final que obviamente no es lo que parece, y que en cualquier caso, no cambiaría nada, y seguimos teniendo la misma serie mediocre y con malas ideas de siempre. Al menos ya le queda poco de tener ocupado a Javier Pina, que hace un buen trabajo. No Recomendado (3)

Anuncios

Odio, odio, odio a Telefonica. Primero problemas con el correo, luego con la ADSL y finalmente con el teléfono. Por eso estoy sin conexión unos días. Las reseñas de la semana anterior las tuve que mandar desde una farmacia. No preguntes. Estas reseñas están subidas con una conexión que va con cuerda, prácticamente.

[Suena Send in the Clowns, en honor al final de la LJI]

Hola a todos. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Que con suerte leereis poco después de que las termine, y no dias después por culpa de la falta de conexión, como la semana pasada. Muy poco esta semana, porque estamos en Agosto, las editoriales ya publicaron casi todo lo del mes (o todo, en el caso de Panini) y estamos en el bajón veraniego. Ah, los días en los que las editoriales sacaban más material en verano (los añorados Especiales Verano) porque en verano, razonablemente, teníamos más tiempo para leer. A decir verdad, solían salir más en Junio-Julio, pero aún así. En cualquier caso, una buena selección DC esta semana.

Afortunadamente, en EEUU siguen con la tradición de sacar más cosas en verano para aprovechar el tiempo libre de las vacaciones. Un par de miniseries esta semana, y de ahí iremos a más. La primera, en DC, es Hombres de Metal, con el relanzamiento de los personajes tras Morrison y 52. Y siguiendo con eso, es algo difícil de seguir al principio, pero es muy imaginativa, bastante divertida, y promete bastante. Rouleau ha mejorado como dibujante bastante, y parece que sabe escribir también.

En Marvel, por su parte, toca otra miniserie de la Shanna de la última vez. Y es… más o menos lo de la última vez, pero con menos pin-ups, y más… bueno, realmente poco más.

Pasamos a las cosas de aquí. Son pocas, así que terminaremos rápido.

52 Nº14: Bonita portada con homenaje clásico, aunque no excesivamente original. Este es un caso excepcional en la serie, donde la historia de la portada no sólo no es la principal del número, es la menos importante, apenas 3 páginas de Waid. Vemos lo que ha estado haciendo John Henry en las últimas semanas, y reacciones a como están las cosas, y poco más. Lo que marca es el principio del primer acto de la Balada de John Henry (todas las historias de la serie se pueden dividir fácilmente en la estructura tradicional de tres actos, y conforme nos acercamos al tercio de la serie, se empiezan a notar los cambios), que iba de establecer el conflicto entre Acero y Luthor, muy al estilo “Hombre-Tradición vs Máquina-Capital” y la victoria temporal de Luthor, donde el segundo acto se supone que será tener a John recuperando fuerzas y esperar a que Luthor cometa un error, mientras se explora la cara pública de los superhéroes de DC. También termina el primer acto de la historia del Profesor Magnus, con el último Martes con Morrow. Usa los elementos establecidos hasta ahora para lanzar la historia en una nueva dirección, relacionada con la depresión del Profe y su conexión con los Hombres de Metal. Está claro que su historia va de recuperar lo que le hace genial, y el segundo acto será de empezar su recuperación, mientras vemos más sobre la ciencia loca de DC. Y además de un momento muy alegre al final que hará sonreir a cualquiera que conozca vagamente a los Hombres de Metal, Johns desarrolla más el establecimiento chulo que es Haven, presenta un elemento de Siete Soldados al resto del Universo DC que hemos visto que está dando la lata tras 52, menciona otra de las tramas como conexión y hasta resume lo necesario sobre el grupito de robots. Por último, también avanza bastante la historia de Questoya, ya en Kahndaq (con lo que este número toca tangencialmente prácticamente todas las historias), con una interacción muy divertida entre ambos, buena narración de explicación y ambientación, un buen cliffhanger clásico, y muchos pequeños guiños o toques divertidos en diálogo o dibujo. Entre ellos uno donde Rucka desgraciadamente da una pista muy clara de por donde va la historia, y una frase memorable sobre la locura (muy apropiada para Question, ya que es originalmente del psiquiatra del que O’Neil sacó su verdadero nombre) que no sólo es brillante de por si, es uno de los temas principales de la serie, muy aplicable sobre todo a lo de Magnus. El dibujante invitado esta semana es Dale Eaglesham, esperando a que empiece Sociedad de la Justicia de America, y es fantástico. Todo muy bonito, personajes muy expresivos y atractivos, y muchos pequeños toques muy bien hechos.

El complemento es el orígen de Metamorfo, que habría tenido más sentido la semana pasada donde aparecía, pero creo que les da igual. Cuenta bien la premisa básica del personaje, que es suficientemente de segunda como para que no sea muy conocido, aunque se deja cualquier cosa reciente, incluidas cosas importantes como su pertenencia a grupos, muertes y resurrecciones varias, su aspecto actual y que está casado y con un hijo. Espero que no signifique que los hayan quitado de la continuidad, porque en Outsiders tampoco los mencionan. Claro, que el personaje en Outsiders se parece más bien poco a esto. Buen dibujo animado de Eric Powell, el del Bruto, captando el humor de las historias originales. Muy Recomendado (9)

Clasicos DC: JLA/JLE Nº18: Último número, y esta vez toca material reciente e inédito. Así que si tienes el resto de la etapa en su primera edición en formato de persona, te jorobas, porque Planeta sólo publica esta edición. Esto originalmente iba a ser una secuela de la anterior miniserie revival de la LJI, con el nombre de “No Puedo Creer Que No Sea La Liga de la Justicia” (lo raro sería que alguien les confundiese con la Liga de la Justicia, pero…) pero se retrasó y acabó saliendo como la segunda saga de JLA Clasificado, que para eso estaba. Más puñetero es el hecho de que para cuando salió, ya había salido Crisis de Identidad, por lo que se había quedado un poco desfasada. Aunque por otro lado, se puede considerar un último vistazo nostálgico a una época pasada. La cosa es que realmente no puede ser canónica, porque la aparición de Guy Gardner sin poderes de Guerrero pero sin anillo de Linterna Verde no se puede encajar en ningún lado. O puñetazos a la realidad, tanto da.

En cualquier caso, es más o menos lo que se espera a estas alturas del equipo Giffen-DeMatteis: Todo el mundo tiene un solo rasgo de personalidad (normalmente bastante inaguantable y con poco que ver con su personalidad en otros comics como en el caso de Mary, o reduciendolo a la idiotez, como Guy o Booster), y cada personaje teniendo un solo chiste del que repiten una variante cada vez que abren la boca, de manera que cada vez es menos gracioso, y no es que fueran muy graciosos la primera vez. En general, es humor burdo, bobo y repetitivo, aunque de vez en cuando tengan un gag bueno, normalmente de giro de frase o visual. La diferencia con la miniserie anterior es que esta tiene una forma de aventura un poco más tradicional, con dos números de hacer el tonto de presentación, dos de viaje en un sitio, y dos de viaje a otro y conclusión. El segundo viaje es el que tiene los mejores chistes, aunque muestre aún menos imaginación, porque ya usaron la idea en Defensores. Claro, que esto vino antes, y está mejor hecho aquí, porque se centran más. El primer viaje es probablemente el mejor, porque aunque los chistes situacionales son bastante obvios, es el que al menos tiene algo de visos de seriedad y profundidad para romper la monotonía. Por supuesto, al estilo de las telecomedias malas en las que se inspira, sabes como va a terminar, y que la profundidad que muestran algunos personajes en esas escenas va a ser completamente ignorada, al igual que cualquier trama que parezca que se está desarrollando, al final. Y ese es el problema principal, bastante grave, de estas cosas. Aparte del sentido del humor de baja categoría, es que es terriblemente limitado y se gasta muy fácilmente, que es lo que pasó la primera vez. Mejor dejarlo estar antes de que se gaste aún más, y dejar que los personajes y los autores vayan a cosas mejores y diferentes, como han hecho ahora. Aunque no siempre funcionen del todo. (Hablando de lo cual, la página final es precisamente un guiño a lo que le ha pasado a un par de personajes, con un nivel de ironía que podría iluminar una ciudad… el subargumento de otro personaje también parece presciente aunque no fuera intencionado, y queda más desagradable retrospectivamente) Oh, y el dibujo de Maguire sigue siendo fantástico, y lo mejor del tomo, pero eso no hay ni que decirlo. Puede vender chistes tontos sólo con su manejo de las expresiones faciales, y es bueno en muchas otras cosas, claro. Neutral (6)

Green Lantern Nº2: Parte de esta historia se trata de demostrar que el Cyborg Superman es un villano digno, y Johns lo tiene cuesta arriba: Empezando porque ni siquiera tiene un nombre enteramente suyo, siguiendo con que básicamente fue un chiste de un número que Jurgens extendió absurdamente a un chiste de una sola saga, que aún más absurdamente siguió apareciendo una y otra vez, pese a no tener nada en él que fuera interesante en personalidad u original en actuación, y que todas sus apariciones eran iguales, y terminaban con una muerte definitiva, pero nunca duraba porque Jurgens y cia no tenían ideas. Pero Johns es experto en rehabilitar personajes basura, y hace su mejor intento: Se lo da como enemigo a Hal Jordan, con el que tiene un feudo personal que al menos le da emoción a tenerle como villano, le da una motivación distinta de “malvado” (racismo contra los orgánicos), le da un diseño mejor gracias a Reis, y amplia su amenaza teniendole como Gran Maestro de los Manhunters. No le hace memorable, pero al menos queda bien para una vez o dos. Los Manhunters, como era de esperar, son mucho menos peligrosos en grupo que uno solo (tienen que dejar de hacer eso en DC) y no son mucho más que bichos para machacar con un diseño chulo, pero de nuevo, para una vez valen. Sobre todo, esto va de rescatar a viejos Linternas Verdes de las masacres gratuitas de épocas oscuras, y no sólo a los ya presentados de la encarnación de principios de los 90. La gran variedad de personajes con potencial siempre ha sido una de las mejores cosas del concepto del Cuerpo, y no se esperaba menos de Johns que rescatar lo más posible de ese potencial de las tonterías del pasado. Y demuestra que es buena idea, dandole una personalidad diferenciada a cada uno de los Linternas Verdes que salen, aunque el duo Johns-Reis cometa un par de inexplicables fallos de documentación (confunden a Kreon con Graf Toren, y tanto dibujan como escriben a Boodikka como frágil, cuando era más tipo Big Barda… y hay un intento muy cutre de justificar cierta cosa del pasado de otro personaje que no tiene mucho sentido, pero mejor ignorarlo) En general, una buena historia de acción con buenas ideas detrás. Además, por el fondo, se desarrollan varios subargumentos, uno de los cuales tiene un uso divertido de un villano de tercera de la misma época de los viejos LVs y da una pista de una ausencia inexplicada en la serie, y otro recuerda una cosa de Crisis y aumenta y enlaza el misterio de 52 con esta serie, como era de esperar teniendo guionistas comunes. Recomendado (8)

Nightwing Nº1: La primera vez que se publica esta serie regularmente en España, y casi la primera vez que se publica, punto. La cosa es que esta serie va adelantada con respecto a las demás (cosa que supongo que solucionarán tarde o temprano saltandosela de la rotación un trimestre) porque en un alarde de buen criterio, se han saltado los primeros números de Un Año Después, que estaban escritos por Bruce Jones, que es el guionista que más rápido ha pasado de escribir tres series al mes a ninguna desde Chuck Austen. Si, por si no terminaste de leer su etapa en Hulk, es TAN malo. Incluia una premisa reescrita en el último momento cuando convencieron a DiDio para que no fuese idiota del todo y no matase a Nightwing en Crisis, a Jason Todd como otro Nightwing sin ninguna explicación y como un asesino sin personalidad, a Dick como modelo de ropa interior y personalidad acorde, y mafiosos que se tranformaban en bichos incomprensibles. Mucho mejor pasar de ese desastre admitido, como han hecho en DC. Para sustituirlo, en DC por fin han caido del burro y se han dado cuenta que el mejor para escribir a Nightwing es su creador, Marv Wolfman. Claro, que Wolfman hace tiempo que no suele hacer más que cosas competentes aunque algo anticuadas, pero aún así eso es mejor que lo que suele haber en esta serie. Y efectivamente, el resultado es algo que parece sacado de un comic normalito de DC de los 90. Chico guapo conoce chicas en su nuevo piso, liga un poco con ellas, se cambia a su identidad secreta y se enfrenta a un villano de alta tecnología y una conspiración detrás que complica las cosas. Todo competentemente hecho, pero con poca imaginación y poco que se salga de la rutina. Lo mejor, y probablemente lo único interesante, es la narración en primera persona de Dick. Dick siempre ha sido uno de los favoritos de Wolfman, y siendo un detective bastante introspectivo, siempre tendía a tener esa narración, que le salía a Wolfman muy bien, y sigue haciendolo. Mete muy bien en su cabeza, de forma creible y agradable, y alivia una historia ligeramente aburrida. El dibujo de Jurgens, aunque es mejor que en 52, ayuda a darle el tono de genericidad indistinguible a la historia. No es algo que se pueda recomendar especialmente aunque no sea malo, pero para los fans del personaje será un alivio. Recomendado (7)

Supergirl y la Legión de Superhéroes Nº4: Un cambio de ritmo en la serie, con un número dedicado a un solo Legionario que no es ni Cósmico no Brainiac 5. Es una historia de policías-detectives futurista, con Camaleón infiltrado y metido en medio del follón. Es reminiscente de las historias del Escuadrón de Espionaje de la Legión clásica, pero más policíaco, y con la diferencia de que este Camaleón es bastante distinto en personalidad a los anteriores. Es una historia simple, con el añadido de ciencia-ficción y superpoderes que lo hace más variado y divertido, y con algunos giros buenos. Y aparece lo que es probablemente una versión futura de un héroe del siglo XXI. El dibujo de Kitson queda mejor que de costumbre, porque hay menos protagonistas humanos indistinguibles y diseños sosos, gracias a la mezcla de aliens, robots y polis científicos, que le salen mejor. Recomendado (8)

Transmetropolitan Nº12: Termina la Nueva Escoria y las elecciones. El primer capítulo es la segunda vuelta de Spider vs el Sonriente, similar a la de la Bestia del mes pasado, pero con un efecto muy distinto. Si la Bestia era un político corrupto pero creible, aquí el Sonriente es presentado directamente como un chiflado malvado. El mismo se autodenomina “villano de James Bond”, y lo describe bastante bien. Es una pena y un fallo en la dirección de la serie, porque con lo que pasa aquí pasa de ser un examen más realista y complejo de periodismo y política, a un más maníqueo “reportero heroico contra político malvado”, que le quita parte de la gracia a la serie, la más profunda, para convertirse en casi una historia de superhéroes. Aún asi, desde luego el Sonriente aquí se presenta terrorífico, amenazador y un gran villano, y toda su interacción con Spider aquí es genial, pero es ya un tono distinto. También terminan las páginas sobre las cosas importantes para la nueva escoria, aunque algo menos frescas que antes. El segundo capítulo es el día de elecciones, y es básicamente una fiesta donde los personajes reaccionan explosivamente ante las noticias, y entre sí. Muchas reacciones muy divertidas, alguna revelación sorprendente, y un final gloriosamente catártico que señala la nueva dirección de la serie. Robertson sigue siendo genial. Muy Recomendado (10)

La semana que viene, probablemente saldrán las cosas de Norma, y Booster Gold tiene una mala semana en 52. Y eso parece ser todo. Hasta entonces.

Hasta donde los veranos recientes van, podría estar siendo peor.

[Suena Cruel Summer, de Bananarama, porque sí]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas.

Antes de empezar, las cosas duras e importantes: Este lunes murió Mike Wieringo, dibujante de buenas etapas en 4 Fantásticos y Spiderman y cocreador de Impulso, entre otras muchas cosas. Trágico, y no sólo porque fuera relativamente joven, 44 años. Se le echará mucho de menos, no sólo era buen dibujante, siempre se esforzaba en hacer divertidos los comics que dibujaba, y eso se notaba mucho, y es algo que hace falta más.

En fin… esta semana, lo que quedaba de Panini, y una ración de Planeta. Una semana muy equilibrada, he conseguido que practicamente todas las reseñas ocupen lo mismo, lo que no se es si es una muestra de contenidos similares, o de que se me está cuadriculando el cerebro. 2 a 9 en la competición de siempre.

Además, esta semana tiene (o quizá la pasada y no me enteré) los últimos tomos de Shade y de Sandman Mistery Theatre. Shade tiene un final genial, apropiado para la serie, que muchas veces ha sido difícil de seguir, pero ha tenido muchas emociones auténticas e ideas raras que compensaban la dificultad. SMT, por su parte, ha hecho bien sus historias pulp modernas. Ninguna de ambas ha vendido nada, pero al menos han podido terminarlas. A ver si ahora publican alguna otra cosa buena en su lugar. (Psst, Planeta: Starman) Oh, y ahora Vertigo tiene su propio checklist, en el mismo formato que el que había antes. Buen detalle.

Novedades americanas: En Marvel, tenemos la última de las miniseries de la tanda de Aniquilación Conquista: Starlord. Siguiendo con las inspiraciones de las otras minis, está son los Doce del Patíbulo, sólo que con personajes espaciales de todos los rincones de la historia del Universo Marvel como soldados. Por supuesto, tiene las reinterpretaciones gratuitas típicas de Giffen, pero dejando eso y cierto grado de artificialidad, tiene bastante buena pinta, y promete ser una historia chula y divertida, siempre que no caiga en las burradas de la última vez que hizo algo así.

Y saliendonos de las dos grandes, en Avatar, Warren Ellis lanza su nuevo proyecto de serie ilimitada, Doktor Sleepless. A decir verdad, todos los elementos del comic ya se han visto muchas, muchas veces en otros comics de Ellis, pero la premisa es bastante buena (un genio que se cansa de que le ignoren y se reinventa a propósito como un personaje exagerado de Ellis para cambiar un mundo no demasiado alejado del actual) y está bien hecho. Con suerte será la palabra definitiva de Ellis de algunos de esos temas. Oh, y por si se me olvidó comentarlo el mes pasado, también saca una miniserie, Black Summer, esta vez con uno de esos vistazos “originales” a los superhéroes. Si bien no reinventa la rueda, tiene suficientes cosas originales y buenas para destacar positivamente. Y los dibujantes de Avatar son muy buenos para una compañía especializada en pseudoporno horrible.

Y pasamos a las novedades de aquí:

52 Nº13: Terminamos el primer cuarto de la serie, y ya empezamos a dejar atrás la preparación, y se empieza a ver la forma real de los argumentos. Como algunos de los números recientes, este número tira más hacia un formato de dedicar casi todo el número a una sóla historia continua con algún corte para otro argumento, en vez de mezclar más equilibradamente como al principio. Mientras alternen ambos formatos según pegue (y en casos como este, pega), no hay problema. Esta vez la historia está dedicada a lo de Dibny, y resuelve la primera parte de su historia bastante efectivamente, lanzandole hacia una nueva dirección. Además, aprovecha la gracia de la serie y del Universo DC, trayendose a varios invitados (esta vez sin conexiones/explicaciones a las series de Un Año Despues, excepto quizá señalar que Metamorfo no parece haberse unido a los Outsiders aún), y cuando te das cuenta de lo que tienen en común, es una idea muy inspirada y lógica, muy buen uso de las circunstancias del Universo DC. La historia está bien hecha, evitando todos los posibles sitios por donde podía ir mal, y ocurriendo todo orgánicamente, pero sin explicarlo todo, dejando misterios para más adelante. Hay un momento muy impactante, pese a que estaba claro que algo así iba a pasar, y al final el pobre Ralph da pena. Aún asi, Waid demuestra que puede escribirlo bien cuando no está obsesionado y amargado como en números anteriores, así que da esperanzas de que lo que le pasa sea un paso más hacia la recuperación, de manera interesante, y no un estropicio. El único subargumento esta vez es de Black Adam, y va de contarnos como está cambiando su manera de actuar gracias a Isis, para bien. Es enternecedor, lo cual, en vista de las malas decisiones que ha tomado antes, y la pinta de tragedia clásica que tiene toda su historia, significa que algo horrible les pasará tarde o temprano, así que mejor aprovecharlo mientras dure. El dibujante invitado esta semana es Todd Nauck, que ha aprendido a hacer adultos mejor desde Young Justice (reedición ya, Planeta), y aunque su estilo es algo raro para la serie, es muy expresivo, y con buen detalle. El complemento es una mejora respecto al anterior, porque trata a un personaje menos conocido, el Hombre Elástico, así que la información es más completa, y da todo lo que necesita saber a los que no lo conozcan. Que teniendo en cuenta que no es tan famoso, y es uno de los protas de la serie, es bastante necesario. Y si lo sabes ya, al menos puedes disfrutar del agradable dibujo algo retro de Kevin Nowlan, que debería prodigarse más. Recomendado (8)

Astonishing X-Men Nº5: Uno de los problemas de esta serie es que, por interesante que sea a veces, está siendo terriblemente lenta. No es que no pasen cosas en un número, pero una vez miras atrás, te das cuenta de que llevamos cinco meses de una sola pelea, y ni siquiera se ha resuelto, y empieza a molestar. Esto no importaría si se publicase en un tomo, pero tienes que mirar también que la historia no se haga estirada y pesada en el formato mensual, que es el primero que se usa, al fin y al cabo. De todas maneras, este número tiene un problema bastante más grave: Usa elementos de Morrison, pero contradiciendo completamente las ideas de Morrison al respecto. Como era de temer, Whedon tiene la impresión de que Cassandra Nova sigue atrapada en un alien, en vez de haber sido reprogramado y enseñado como a una niña, Ernst, como se reveló al final. Este tipo de inconsistencias derivadas de no entender que demonios lee uno era de esperar de los editores de la serie, pero no de alguien de talento como Whedon. Claro, que no está acostumbrado a tratar las cosas de otros, pero aún así. ¿Para que demonios hacer referencia a una historia si lo haces mal? No es que sea un personaje tan único, o Whedon haya hecho algo tan original con ella como para merecerse eso. Es una pena, porque como siempre, tiene diálogos agudos, buena caracterización y ritmo y por supuesto dibujo, y un par de revelaciones buenas, incluyendo la revelación del topo, que justifica cierto elemento que no venía a cuento, y un buen cliffhanger… pero se basa en una mala base, de repetir mal algo que ya se ha visto. Neutral (5)

Batman Nº3: La primera historia empieza a ser cada vez más Morrison, cosa siempre buena. Con la excusa ya terminada, es el número donde Damian se adapta a la vida con su padre. El chiste es que mientras Batman y demás tratan de tratarle como un niño normal, Damian es tan diabólico como su nombre indica, y además tiene las habilidades familiares como para hacerle un peligro. Su versión exagerada tanto de un niño malcriado como del negocio familiar es divertidisima. (“He luchado contra el crimen… el crimen perdió”) Además, en general hace fresco el mundo de Batman, entre eso y una secuencia bastante divertida sobre los lacayos de uno de los psicópatas con truco típicos de Gotham. El dibujo de Andy Kubert juega con toda la exageración de la historia, y le pega bien, porque hace personajes coloridos y fluidos, pero simples. En cuanto a la segunda historia… esta vez no sale bien. Sobre todo porque como es una historia de Hiedra Venenosa, cogen a Joe Benitez para dibujar. Y el resultado es una horrible mezcla entre los estilos de la casa MacFarlane y la casa Top Cow, con montones de planos de Hiedra desnuda o en poses, dibujada como una barbie horrible. Los protagonistas tampoco están bien dibujados, precisamente. Y la historia… es la típica de Hiedra Venenosa, de una idea (es una loca que respeta más a las plantas que a las personas, ya) que es la misma de siempre, y lo único es el final, que ni siquiera es nuevo tampoco. Recomendado (7)

Best of Marvel: 4 Fantásticos Nº2: No es precisamente el material que uno debería sacar para coincidir con la película. Una reedición de la etapa Waid sería mejor. No es que esto sea malo, simplemente… es. Son los 4 Fantásticos en autopiloto, haciendo lo que se suponen que tienen que hacer, pero sin ninguna gracia particular, ni imaginación, que es un pecado en una serie que se basa en eso. Los 4F viajan a la Zona Negativa, porque Kirby y Byrne lo hicieron antes, pero en vez de encontrarse nada original, se encuentran a Annihilus. Oh, y un peregrino espacial que caza cosas, que se toma demasiado en serio para no ser chorra, y que realmente no demuestra nada interesante en personalidad o historia. Mientras, la Antorcha recluta a unos 4F suplentes con viejos amigos, lo que es una buena idea, pero el grupo resultante no tiene ninguna química, buena o mala, y se meten en aventuras superheroicas genéricas, con villanos que tampoco se molestan en explicar muchos. Es frustrante, porque esta etapa parecía tener algunas ideas potencialmente interesantes, pero no se molesta en desarrollarlas o a veces en explicarlas. Claro, que otras veces esas ideas son un desastre desde el principio. Pero es lo que se puede esperar cuando tienes tres guionistas en una serie, cosa que nunca es buena señal, y encima el único con experiencia escribiendo comics es Jeph Loeb. (Si, la mala editora tampoco ayudó precisamente) El dibujo de Pacheco es bonito, y varios de sus muchos suplentes (Immonen y Jeff Johnson) también, mientras que Bennett aún no había evolucionado. Neutral (6)

Civil War: X-Men: Otra de las miniseries derivadas del crossover de turno, que es el método de Marvel de implicar a series en crossovers sin interrumpir sus historias. Es una buena idea, doblemente en el caso de la Patrulla-X, porque puede ofrecer al grupo entero en vez de tenerlos divididos en series como ahora. El problema es que en este caso concreto, la Patrulla-X no tiene mucho que ver con la Guerra Civil, porque esencialmente son neutrales. No tiene mucho sentido, porque un Acta de Registro es precisamente algo que han combatido muchos años, pero aquí entramos en las inconsistencias del crossover, y en el fondo, lo han hecho porque quieren tener a las franquicias separadas y era mezclar demasiados elementos a la vez. El resultado es una historia que no es sobre la Guerra Civil realmente, sólo la usa como excusa, como última gota que colma el vaso. Lo que es, es una secuela de Los 198 de Hine, aprovechando para resolver por fin la estupidez de tener el Instituto Xavier como campo de refugiados/concentración para mutantes. Al igual que Guerra Civil, va de dos bandos, uno apoyando al gobierno, otro de rebeldes. La diferencia aquí es en el nivel de sensatez de los implicados. Los rebeldes (los fundadores supervivientes, que es un detalle simbólico bonito, aunque falten hombres-x más evidentes en el papel, como la más antisistema Kitty Pryde) tienen claramente razón, y no hacen ninguna tontería, defienden derechos morales y legales. Mientras que los otros son personajes que tiene sentido que apoyen al gobierno, y una vez queda claro lo corruptos que son sus jefes, dejan de luchar. De hecho, si tiene un problema la historia es que el líder de ONE es tan claramente un supervillano maníaco y racista, que es increible que haya llegado tan lejos sin que le hayan destituido antes. Pero mejor eso a que actuen todos como villanos y nadie se de cuenta, obviamente. El resto, son peleas bastante obvias entre muchos mutantes, alguno de los cuales son de tercera, y manipulaciones muy obvias o traidas por los pelos, me temo. El dibujo de Paquette, otro de los muchos dibujantes que Marcel se ha traido de 7 Soldados, es bastante bueno. Y el estado de ONE, los Mazentinelas y el Instituto tiene muchísimo más sentido al final de la historia, así que al menos la miniserie ha cumplido un objetivo positivo. Para seguidores de la Patrulla-X más que nada. Recomendado (7)

Daily Bugle: Civil War: Otro especial que imita un periódico dentro del Universo Marvel, como el de Dinastía de M del año pasado. Varios artículos, uno por cada crossover, más un par abarcando aspectos varios de la Guerra en general, más un par de páginas de chistes más generales, y una splash page genial relacionada. Los artículos en general están escritos por los autores correspondientes, excepto algunos de los más famosos, que están hechos por editores o redactores de Handbooks. Los artículos más o menos son trailers de los crossovers a la altura del mes pasado, pero entre que los autores son más respetuosos que los guionistas correspondientes en muchos casos, y que tienen que presentar la parte más sensata de cara al público, las partes más tontas del crossover apenas se ven. Además, hay un par de días buenas que no se llegan a ver en los comics, como Cable ofreciendo Providence como refugio para superhéroes no registrados. Las “fotos” son de Mike Mayhew, que no hace pseudorrealista demasiado bien, pero más o menos cumple. El mayor problema de esto es el precio. Normalmente no lo uso como factor a considerar en las reseñas, pero venga ya. ¿El precio de un comic normal por tres pliegues de papel de periódico? ¿En serio? En Marvel pudieron poner esto a medio dólar, en vez de timar a la gente. En fin, ideal para enterarse de que va todo el cotarro sin probar todas las series, si no te importa que te tomen el pelo.

Outsiders Nº2: Por un lado, buena parte del número es tener a otros héroes apareciendo y mirando mal a los Outsiders, o dandoles la charla, sobre la terriblemente radical dirección que está llevando el grupo. Eso supuestamente tiene que impresionar y dar tensión. Sin embargo, después del primer capítulo, los Outsiders no han hecho nada especialmente radical, han desarticulado a un superhúmano que usaba el ejército de otro país, y poco más, nada fuera de lo común. Y las cosas reprobables que si hicieron, o se ignoran en esta historia (como que aparentemente usaran fuerza letal en el primer número, lo cual era una mala idea), o se explican que no eran para tanto. El resto es mucho decir lo duros que son ellos y sus situaciones, cosa que no se sostiene, y un combate decente pero nada más que ocupa un número entero. Bonita interacción sin necesidad de crossover con otra serie de Un Año Después, por lo menos. El dibujo de Clark sigue siendo feo (los personajes parecen desarrollar bultos en partes del cuerpo a ratos) y a veces confuso. No Recomendado (4)

Runaways Nº5: Ah, portadas que no son de un personaje posando, e incluso tienen una vaga relación con el interior. Que poco se echa de menos a Chen. Con el origen ya contado, toca empezar el enfrentamiento entre los Fugitivos y el nuevo Orgullo. A decir verdad, eso es lo de menos aquí, es sólo la excusa, o el detonador (o al principio, ni siquiera), para tener mucho desarrollo de los personajes y sus relaciones, y varias escenas dos a dos absolutamente sinceras, emotivas, nada forzadas y geniales, con el ocasional humor genial de Vaughan, tanto en giros de palabra como simplemente situacional. De todas maneras, Wilder está siendo, como era de esperar, un adversario excepcional, y los otros cumplen su papel, e incluso empiezan a ser algo más distinguibles. Y Vaughan juega con el lector, dando posibles pistas que cada una apunta a cada uno de los tres posibles personajes que van a morir. Un bonito final también. Lastima que aparezca un científico diciendo que no cree en alienígenas, cosa tremendamente estúpida en el Universo Marvel, pero se lo dejaremos pasar. El dibujo de Alphona tiene algunos diseños y escenas preciosos, y otros simplemente perfectos, y hasta el color es llamativo. Como siempre, Muy Recomendado (10)

Ultimate X-Men Nº9: Que es básicamente el anual del año pasado, y es problemático. Por un lado, Kirkman trata de justificarse con un prólogo, y en efecto, las versiones Ultimate no tienen porque ser iguales que las normales. Pero por otro lado, hacerlos tan diferentes sólo porque sí tampoco es buena idea, y en este caso, surge de ninguna parte, de repente, y sin realmente mucha relación con lo anterior. El resultado es un personaje destrozado, y ni siquiera para dar una buena historia, porque aunque es patético y alejado de la realidad, ni siquiera da pena porque es imposible empatizar con alguien cuya personalidad cambia mágicamente a locura. Podría haberse hecho bien, pero preparandolo con tiempo, no así. Entre eso, la vuelta a los orígenes con Picara, y la alineación, el resultado es que Kirkman se ha deshecho de prácticamente todo lo que trajo Vaughan, lo cual es un error, teniendo en cuenta que es la única vez que esta serie ha sido buena. Al menos los otros personajes no están mal hechos, pero tampoco dan mucho de si, teniendo en cuenta ante lo que tienen que reaccionar. El dibujo de Larroca al menos es bonito, aunque el coloreado-acabado ha sido mejor. Además, hay una historia muy corta que explica por fin porque el gato de Xavier se llama Mística, y es un toque gracioso. Además, hay una historia un poco más larga que venía como complemento del próximo número (el nº75 especial), escrita por Sean McKeever, sobre los estudiantes de la Academia de Frost. Parte de un problema que arrastra hace tiempo, el hecho de que no tiene sentido que Cifra no sea un mutante, teniendo en cuenta sus habilidades. Lo bueno es que McKeever evita ese problema al hacer que lo que le diferencia de los demás es la más obvia diferencia en habilidades físicas. Es una buena pequeña historia de adolescentes en instituto con los poderes mutante actuando tanto como metáfora como excusa para los argumentos, del tipo que siempre funcionaron también, y ya no se pueden hacer casi en el Universo Marvel normal. La pena es que el dibujo de Brooks, si no malo del todo, es demasiado histriónico para una historia de emociones más sutiles, aparte de hacer casi indistinguibles a los protagonistas. Neutral (5)

Ultimates 2 Nº8: Tres meses tarde, como todo el mundo con dos dedos de frente predijo, cosa que se podría haber evitado si en Panini pensaran antes de hacer las cosas. Si encima fuera la primera vez que les pasa a esta gente… En fin, tras un climax impresionante en el número anterior, la duda era ver como iban a superarlo en este número. La respuesta es: “No lo hacen”. El climax y la gran batalla fueron en el número anterior, esta en teoría es el epílogo. Lo que no sería un problema si la mitad del número no fuese otra gigantesca batalla. El resultado no es impresión, es cansancio y “¿Otra vez?”, aumentado por el hecho de que por muy grandioso que sea lo que hace Hitch, después de la divertídisma y creativa batalla del último par de números, esto son tortas genéricas contra bichos sin cara, y sufre mucho en comparación. Aparte de que realmente no sirve propósito argumental (bueno, confirmar la palabra de Thor y derrotar a Loki, pero no necesitaba tanta fanfarria), está sólo como espectáculo, pero a estas alturas no es para tanto. El desplegable del centro, de 8 páginas, es visualmente impresionante, y un detallazo por parte de Marvel, pero la idea (los Ultimates contra bichos) es un tanto aburrida. En cualquier caso, tampoco es que sea malo, y los verdaderos epílogos al final si que cumplen bien su propósito. Las historias de cada personaje tienen finales satisfactorios, aunque no sean grandes sorpresas (excepto la última escena de la Bruja Escarlata no debería ser tan graciosa como lo es), y dejan a los personajes en general en buenos sitios, muchas veces similares a los de verdad. Del dibujo no se puede decir nada, excepto que Hitch logra ser cada vez más impresionante, cosa improbable. En general, un buen final a la serie, que empezó con mucha fama pero poco contenido debajo de la fachada guay, pero que conforme han ido pasando las sagas ha disminuido en fama mientras aumentaba en calidad y verdaderas historias y personajes y no las tácticas de llamar la atención de Millar. A ver si el próximo trabajo de estos dos, 4F, se parece más a estos últimos números, y no a otras cosas de Millar. Y especialmente, que no se convierta en un chiste de la industria debido a su aperiodicidad. Cosa que Ultimates probablemente seguirá siendo, teniendo en cuenta que han cogido a un dibujante aún más lento que Hitch. Claro, que dado lo malo que es, y el nuevo guionista, probablemente será lo mejor. Muy Recomendado (9)

X-Men: Cuentos de Hadas: Que se lleva el premio de “¿Qué demonios es esto?” de este mes. El gancho aquí probablemente es nostalgia de los Cuentos de Hadas de la Patrulla-X que hizo Claremont un par de veces en su día. Esto no tiene nada que ver con aquello. La gracia de aquellas historias era coger a los hombres-x, adaptarlos al estilo del género en cuestión, y contar una historia nueva, que además jugaba con las interacciones entre los personajes, y sobre como los veia el narrador dentro de la historia. Era divertido e ingenioso a más de un nivel. Esto es todo lo contrario, es anticreativo. Es coger cuatro cuentos ya existentes, y graparles parecidos a personajes mutantes pese a no tener nada que ver. Los parecidos son superficiales como mucho, y no tienen nada que ver realmente con los temas de la serie, y ponerles cara de Lobezno no mejora en absoluto a los cuentos originales tampoco. Así que lo que tenemos aquí son cuatro cuentos tradicionales, con un maquillaje absurdo con el objetivo cínico de hacer que los fanáticos se compren algo que no comprarían en un millón de años. Aparte de la malvada maniobra comercial que ha creado la serie, es que ninguno de los cuatro cuentos es precisamente maravilloso, cosa en la que supongo ayuda que el adaptador es CB Cebulski, que hasta ahora era editor. El primer cuento es uno típico japonés de un chico que se va de aventura y encuentra unos animales, y la verdad, no es muy bueno. El segundo es mejor, es una fábula africana más tradicional sobre una águila y una tortuga, y en ese estilo está bien (aunque sea en el que cante más la tonta premisa… es decir, ¿la tortuga es Xavier porque es calva?) y el dibujo de Baker es tan bueno como se podía esperar. La tercera es una especie de Bella Durmiente mezclado con Fénix Oscura, que no se sabe a que viene, con buen dibujo de Sienkiwicz, eso si. Y la cuarta es una historia de vudú y fantasmas de Nueva Orleáns, que técnicamente ni siquiera es un cuento, y es un poco pobre, con mal dibujo. Está bien que en Marvel intenten cosas nuevas, pero esto no está muy bien hecho, y tiene un morro que se lo pisa. Echale un vistazo si te gustan los cuentos sin más, no si eres fan de la Patrulla-X. No Recomendado (4)

4 Fantásticos y Silver Surfer: ¿No habría sido muchisimo más fácil llamarle Estela Plateada? No sólo sería más fácil de recordar y pronunciar, cuando de repente dicen el nombre en inglés tras una conversación al respecto en español suena como un tiro. Con un par de meses de retraso llega esta secuela, y no es desesperadamente buena. Tiene los mismos problemas que la primera: El guión no tiene ninguna gracia particular, los 4 Fantásticos no tienen ninguna razón particular para existir (mucho rollo con que no pueden vivir una vida normal, pero en ningún momento nos dicen que hacen aparte de vestir en mallas en un edificio alto, porque en las dos películas lo único que han hecho es asistir en un par de crisis en las que estaban personalmente involucrados, cosa para la que no necesitan vestir de superheroes precisamente) y el Doctor Muerte, aunque esta vez tiene bastante mejor aspecto, sigue sin parecer una amenaza nada creible ni amenazadora ni particularmente inteligente ni interesante. La historia es la llegada de Galactus, aunque enfatizando algunos aspectos más que otros, y mezclandola con otra historia famosa, puedes imaginarte cual. Estela está bien hecho, tanto como personaje como visualmente, y es esencialmente igual que en los comics, sólo cambia la chica que le hace reaccionar. Galactus es otra historia. Han pasado de la versión humanoide, y han elegido algo similar a la versión Ultimate, pero mejor, que no queda demasiado mal como idea visual. El problema es lo demás: Por mucho que hablan de él, no llega a parecer una amenaza terrorífica, porque aparece demasiado tarde y no demuestra nada. Y luego está la manera de derrotarlo, que es un Deus Ex Machina que no tiene sentido, y no sólo no se menciona que no era posible a lo largo de la película, se insinua que era imposible. Hay otro subargumento para hacer tiempo y llegar a una cosa al final que también es algo ridículo, hasta para estos estándares. La interacción entre los protagonistas como familia está bien hecha como en la primera película, los efectos en general son buenos y las peleas visualmente entretenidas, y hay unos cuantos guiños: El aspecto de cierto villano del grupo hace aparición casi al final, la costumbre de poner nombres de secundarios a personajes sin mucho en común se extiende a Frankie Raye, y el cameo de Stan Lee es un doble guiño a los aficionados muy bueno. Pero por lo demás, no hay mucho para recomendar la película. Es para niños, más que otra cosa.

Y eso es todo por esta semana. La semana que viene: Transmetropolitan tiene las elecciones, Supergirl sigue incordiando a la Legión de Superheroes, los Green Lanterns continuan su venganza, Nightwing aparece más de Un Año Después, y 52 tiene el regreso de Acero. Nos vemos. En sentido figurado, claro.

Terminó Dos Metros Bajo Tierra, y el final fue una de las cosas más emotivas y preciosas que se han hecho en una serie de TV. Y para ser una serie sobre la muerte, sobre aceptarla y llevarla, el final celebra la vida de manera fantástica, que siempre ha sido la otra intención de la serie. Y es que, a diferencia de la mayoría de series de televisión, sobre todo las “realistas”, no ha sido simplemente una serie de drama de personajes, ha cumplido una misión mayor, de hablar sobre la vida y la muerte a un nivel mucho más sofisticado. Se le echará de menos, sobre todo porque prácticamente no quedan series así. A ver si Alan Ball crea una nueva serie pronto.

[Suena Molly, de Desperados, porque Molly pide mucho, como los lectores españoles, aparentemente]

Hola a todos, bienvenidos (tarde) a una semana más de estas reseñas. Esta semana, practicamente todo lo de Planeta de Agosto, incluidos tomos, y buena parte de lo de Panini también. Que prisa por irse de vacaciones, y de sacarlo todo apelotonado. Es una semana que demuestra extrañamente una tendencia: En Marvel, las series populares (las mensuales aquí) son malas, pero las menos famosas (aquí tomos y especiales) son buenas, mientras que en DC es al contrario. Y si no, compruebalo. El recuento, por cierto, es 7 a 15, en lo de 24 páginas a más de 24. Es una de las mejores estadísticas recientes.

En las reediciones, en los tomos de Spiderman toca la primera saga de JMS, que es un recuerdo agradable de cuando sabía escribir, y una buena selección si había que poner algo reciente. También por otro lado sale otro tomo de material de Michelinie/MacFarlane, que no está demasiado mal, aunque no es el mejor trabajo de ninguno de los dos. Y hay un tomo con historias sueltas dibujadas por Neal Adams, que por alguna razón incomprensible, es en formato Absolute, cosa que ni se merecen las historias, ni le queda bien al dibujo de Adams. A ver, Planeta, a ver si te enteras: El Formato Absolute es para obras reconocidas como éxito, ya editadas en buen formato antes, y a ser posible, con material extra y que tenga suficiente contenido y calidad de reproducción como para que el aumento de tamaño lo haga apreciarse más, no menos. Si no, lo único que haces es devaluar la idea del formato.

Pero si quieres reirte (en plan humor negro, ante la tontería que predomina), sólo hay que leer el artículo de opinión de Julián Clemente en Dolmen, (y ya puestos, ¿no es eso conflicto de intereses? Es como si Quesada escribiera en Wizard, aunque tampoco se notaría mucho la diferencia. No es que la profesionalidad haya importado nunca mucho en Dolmen) donde defiende las ediciones de Planeta. ¿Y como lo hace, contestando a las muchas y razonables críticas de los lectores? Oh, no, lo que haces es llamar malcriados a los lectores que se quejan por los muchos fallos de Planeta, que se podrían corregir simplemente pensando y cuidando un poco la edición. Porque en el mundo de Clemente, querer una edición en condiciones donde se pueda apreciar el material como fuera originalmente pensado sin fallos o desordenes, es mucho pedir. Porque antes, las cosas se editaban peor, ¿sabes? Bush debería aplicar esa mentalidad a su política: “Ey, no os quejeis del trato tras Katrina, antes os habrían llevado a recoger algodón como esclavos”. Claro, que es normal que les defienda, teniendo en cuenta como publica Panini. Y así vamos.

Novedades americanas: En Wildstorm, la novedad es Programme, miniserie de Milligan de esas donde sólo hay un par de superhumanos en todo el mundo que cambian el equilibrio de poder mundial. De ese tipo de historias había muchas en los 80, la gracia es que esta es post-Guerra Fria, que cambia un poco las cosas. Es interesante, aunque la manera de contarla, de momento, deja que desear. Mucha oscuridad, poca información.

En Marvel, varias de esas cosas de personajes menos conocidos: Aniquilación: Conquista presenta a Quasar, precisamente saliendo del tomo que se ve aquí ahora. Para ser honestos, es una historia de misión heroica bastante tradicional (la historia la asemeja a Juana de Arco, que es apropiado), Gage ha hecho mejores, y el dibujo no es gran cosa.

En otro aspecto, la Iniciativa presenta a El Orden (anteriormente Los Campeones, hasta que se dieron cuenta de que no tenían los derechos… genios), que es un grupo completamente nuevo, con una premisa interesante y original. Los personajes aún no están formados del todo (y los diseños de Kitson, como siempre, son sosos) y tiene algunos posibles problemas, pero suena suficientemente prometedor, de momento.

Y no saliendo de ninguna parte, ni lo necesita está Supervillain Team Up: Modok’s 11, una idea genial, con supervillanos tratando de dar el gran golpe. Van Lente demuestra que puedes coger personajes de tercera buenos, y sacarle mucho al potencial que tienen en sus historias anteriores, para una historia que empieza muy divertida e intrigante, y Portela también lo hace bien. Demuestra una vez más que en Marvel, la publicidad de una serie es inversamente proporcional a su calidad.

Y pasamos a las reseñas, que son muchas y están impacientes:

52 Nº12: Bonita portada en plan revista del corazón, con la tira de texto acompañando y todo. Con este número terminamos la trilogía de presentar personajes nuevos reemplazando a los tres grandes, aunque en este caso la manera de sustituir a Wonder Woman es menos directa, porque no tiene una ciudad concreta que proteger. Es más la idea de tener a una supermujer mitológica tratando de extender un mensaje de paz por el mundo, que enlaza con las embajadas de Kahndaq sustituyendo a las de Themyscira. Y al igual que los anteriores, Isis es una renovación de un viejo personaje, aunque esta vez de uno que nunca había pertenecido al Universo DC, con algunas modificaciones a su origen para enlazarlo con la historia de Black Adam. Y aquí está sobre todo para cambiar la dirección de la historia de Adam. Eso es una pena por un lado, porque Black Adam como justiciero superpoderoso imponiendo su ley internacionalmente era una historia muy interesante de por si. Pero por otro lado, verle siendo el tipo más duro del lugar y masacrando gráficamente todo lo que se le ponía por delante podía volverse muy repetitivo si era lo único que hacía durante todo el año. Así que lo que tenemos es la posibilidad de ver al personaje desarrollarse de otra manera, recuperando parte de su humanidad, lo cual es un cambio agradable y que añade a la complejidad que lleva teniendo Adam hasta ahora. Es una historia bonita y humana, al estilo clásico de la mitología, y funciona bien para el personaje. Y además este capítulo sirve para ver lo que está haciendo otro personaje importante durante 52, en este caso, el Capitán Marvel. Johns nos enseña como se adapta a su estancia en la Roca de la Eternidad, y es curioso, además de tener como aliciente no estar escrito por Judd Winick. En las otras historias, Rucka avanza un poco más la historia de Questoya, siguiendo de lo de la semana anterior, y llevandola directa a chocar con otra de las historias. Además de tener más de la genial y sutil interacción entre los dos protas, que dice un montón en muy poco espacio casi silencioso. Y Waid avanza lo de Dibny un poco, hacia un climax la semana que viene, aunque este trozo no sea más que lo necesario para avanzar la historia en plan seco, sin mucha gracia. Además, si lo que quieres es mostrar que tu personaje es un gran detective, hacerle deducir una tontería obvia no es gran cosa. Al menos Dibny ha recuperado una personalidad más estable. Y parece que el hada que añade ropa a las chicas vuelve a atacar. Hablando de dibujo, la trilogía ha tenido a los tres dibujantes oficiales hasta ahora, así que esta vez le toca al Tercero, Eddie Barrows. Es bastante sólido, aunque algunas caras le salen algo raras. Al menos transmiten expresividad dentro de eso.

Y en el complemento, comienzan los Origenes de 2 páginas de superhéroes DC, por Mark Waid. Esta vez toca Wonder Woman, y si esto es una indicación, van a ser orígenes bastante inútiles para alguien que sepa ya un poco de DC. Porque en este caso sólo dice las cosas más absolutamente obvias y conocidas sobre el personaje, y no sirve para aclarar lo más mínimo sobre como es su orígen post-Crisis Infinita. La lista de “Historias Recomendadas” también es de chiste. Al menos el dibujo de Adam Hughes sirve para demostrar que cuando quiere, sabe hacer algo mucho mejor que las poses pseudo-porno de sus portadas recientes en Wonder Woman y demás. Recomendado (8)

Aniquilación Nº4: Que lleva realmente la miniserie principal entera, ahora que han terminado los prólogos. Está escrita por Giffen, que es el cerebro detrás de todo esto. Giffen es problemático, porque es terriblemente inconsistente: Sus trabajos con coguionistas suelen ser buenos, pero sus cosas en solitario suelen ser follones incomprensibles malísimos. Sin embargo, últimamente ha sufrido una especie de renacimiento (en legilibilidad, que se ha traducido en éxito, quien lo iba a decir) y esto es parte. Siendo Giffen, tiene un problema que hace conscientemente, y es que algunos personajes no es ya que no se parezcan a como eran la última vez que los vimos, es que no se parecen en nada a ninguna interpretación anterior, sin explicación alguna. Eso toca bastante las narices, porque para eso que invente nuevos personajes, o se esfuerce en seguir las reglas del juego aunque no le gusten. Aparte, se nota que no le importan nada los personajes, porque a veces personajes muy importantes mueren porque si en muertes bastante pobres y estúpidas. Más grave y universal, la estructura tiene problemas: Si bien logra vender a la Ola Aniquiladora como algo terrible, la escala y nivel de poder fluctua un poco por exigencia del guión. Más concretamente, el único motivo por el que logran cumplir uno de sus objetivos es la ayuda de otros personajes que no existen más que para eso, pero luego los buenos únicamente ganan porque esos personajes desaparecen sin explicación a media historia. Eso es una chapuza, reminiscente de las bazofias tradicionales Giffen, y hay otras similares, de personajes que aparecen y desaparecen sin explicación. Realmente, a la serie le habría venido bien menos rollo y más números y actuación del editor (que estaba demasiado ocupado sugiriendo la mitad de las ideas como para hacer su verdadero trabajo, que es un problema típico de esa clase de editores) Pero una vez pasas todos esos problemas, y un par de esos típicos personajes giffenianos que se cree que son mucho más graciosos e interesantes de lo que son, y sólo ocupan espacio de la historia de verdad, es una gran épica cósmica muy chula, con peleas en varios bandos y de varios estilos con mucha fuerza y sensación de desesperación y grandeza, y enlaza bien con las miniseries prólogo, pero explicandolas si te las saltaste, un buen uso de la estructura de publicación. Además, logra bastante su objetivo de renovar los viejos personajes y conceptos, y darles nuevos status quo, algunos bastante buenos, otros irónicos (como los de Drax y familia). El dibujo de DiVito es muy bueno, los personajes tienen una pinta increible, sea con aspectos nuevos o viejos y la acción tiene la gran escala necesaria. En general, ha sido un mini evento con bastante éxito creativo, (y comercial, mucho más de lo que se esperaba de miniseries sobre Ronan o el Super-skrull) desde luego muchisimo más que los más famosos, y no es de extrañar que haya generado secuelas. Recomendado (8)

Cable y Masacre: Civil War: Si lo único bueno que sale de este crossover es que le den una oportunidad a esta serie, ya habrá valido la pena. Menos mal que Nicieza se molesta en resumir la serie hasta ahora de manera entretenida (porque esperaba que las ventas de la serie aumentaran, y eso hicieron… la gracia es que fue practicamente la única que conservó parte del aumento cuando pasó el crossover, porque algunos se engancharon, y con razón), porque en Panini ni se molestan en resumir los dos años que se han saltado. Esta es una de las mejores series de Marvel, y no sólo porque Nicieza haga un Masacre terriblemente divertido, o logre hacer a Cable un personaje interesante de verdad por primera vez en su historia, o incluso haya logrado justificar que ambos compartan serie y quede creible. Es porque es de las muy pocas series que tiene una dirección clara y avanza hacia ella, y trata temas complejos de manera apropiada y original. La idea es que Cable se ha tomado en serio su papel de mesias, pero en vez de salvar el mundo pegandose con supervillanos, que no cambia nada, lo quiere hacer cambiando la manera de pensar a la larga, mediante manipulaciones políticas y sociales, cosa que puede permitirse cuando es superpoderoso y viaja en el tiempo. Masacre está ahí porque diversas circunstancias (incluido Cable usando a Masacre como su agente, sabiendolo él o no) les han hecho amigos, porque son de las pocas personas que ven tras las fachadas públicas de ambos. (El mensaje de Cable ha calado más allá de la fachada de indiferencia de Wade, pero aún así puede ver más allá de la figura mesiánica que se ha construido Nathan) Es una serie a ratos excelente, y es trágico que con toda la mierda que llega aquí no se publique, y también que ni en EEUU la respeten y se la estén cargando editorialmente.

Pero bueno, la idea aquí es el que la Guerra Civil joroba el status quo de la serie, pero además, es que Nicieza logra hacer bien las ideas del crossover que se han hecho mal en casi todo el resto de series. Primero, la propia idea de una guerra civil y de hermano contra hermano como tragedia aquí se hace muy efectivamente: Nos muestran como es la relación entre Cable y Masacre antes para ver la diferencia, y las posturas de ambos en cada bando resultan creibles y consistentes con la personalidad de cada uno (cosa fácil teniendo en cuenta lo liberal que es Cable, y lo conservador americano que es Masacre, pero aún así), de manera que resulta verdaderamente trágico cuando se ven enfrentados, porque se nota una verdadera pelea entre amigos por diferencias irreconciliables que no quieren pelearse, en vez de dos fanáticos que se lanzan a los puños inmediatamente sin caracterización. Pero es que además es la serie que mejor presenta el debate de la historia, sin caer en las chorradas o en las trampas fáciles. Los argumentos de los Anti son obvios, aunque sabiamente Nicieza pasa de caer en los detalles tontos de la premisa de la miniserie y de las cosas concretas de Iron Man y sus fascistas, y va al centro de la mentalidad americana actual que trae esas cosas, y explica bastante bien porque está condenada al fracaso en una escena muy buena. Pero es que es la única serie que logra dar una buena justificación para los Pro, y es que por muy listos que se crean los Anti (y los liberales intelectuales en general), eso no les hace estar por encima de la ley, por mucho que hayan calculado que será mejor para todos, con la mejor de las intenciones, lo cual es terriblemente arrogante. (Desgraciadamente, en el resto de crossovers ese argumento no se puede hacer, porque los defensores del registro son tan caricaturizadamente corruptos y malvados que sería mucho más inmoral no resistirse, además de ilegal, porque rompen más leyes que los antirregistro) Eso no sólo vende la premisa del crossover, es un punto muy importante de la serie, porque baja a Cable de su pedestal por primera vez en la serie y cambia totalmente la dinámica de “Cable listo, Masacre tonto que le sigue” de la serie. Y aparte de todos estos temas tan elevados, si lo que buscas es algo más ligero, tienes a Cable manipulando a la gente y siendo chulo, una buena explicación de su absurda participación en la miniserie principal, a Masacre siendo terriblemente divertido de manera revientacuarta pared y aleatoria, y combates geniales contra uno de los bandos del crossover, y contra los Vengadores de los Grandes Lagos (porque aparentemente, las series geniales que Panini ignora por ser demasiado divertidas e inteligentes deben aliarse, o algo) El dibujo es de Staz Johnson, como parte del baile de dibujantes que sufre la serie tras la marcha de Zircher, pero al menos no lo hace mal, podría pulirse más, pero las partes cómicas se hacen bien sin exagerarse, las serias no quedan fuera de lugar, y la acción queda clara. Si, hay muchos crossovers y series y la mayoría son malas, si, Cable no era un personaje particularmente interesante, e incluso si, el primer tomo no era tan bueno. Pero dale una oportunidad a esta serie, la serie que a más gente ha hecho exclamar “jamás se me habría ocurrido pensar que es buena hasta que la probé” de los últimos años. Muy Recomendado (10)

Capitán America Nº22: Empiezan los crossovers con Guerra Civil. La cosa es que como lo que está pasando con el protagonista de la serie durante el crossover (básicamente, se está convirtiendo en una versión liberal del de Ultimates) está siendo contado en otras series como la principal o Nuevos Vengadores, y no pueden seguir como si nada, toca ver lo que hacen los secundarios de la serie mientras tanto. En este número toca Sharon Carter, y es más o menos lo que uno puede esperar. Lealtades divididas entre su novio el superhéroe que tiene razón, o la agencia de fascistas corrupta para la que trabaja, con el melodrama obvio resultante, y algo de acción irrelevante. Se supone que tiene que ser dramático, pero no tiene impacto. Lo único interesante es la revelación del final, que sigue con los subargumentos a largo plazo de la serie. Y obviamente, nadie se esperaba el retorno de ese personaje, ya que llevaba muerto 13 años. Al menos el dibujo de Epting sigue siendo bueno. Neutral (6)

Civil War Nº3: Bueno, esto es menos tonto que números anteriores. También es cierto que pasan bastante menos cosas que en números anteriores, y para ser “la historia más importante de la década”, tiene más bien poco contenido. Se ponen excusas medio decentes para que algunos personajes no participen (mejor no pensar mucho en ellas, pero tampoco son burradas como las de los que si participan), se enlaza con algún crossover (a veces contradiciendolos), y empieza una gran pelea. La pelea, como era de temer, tiene a los pro actuando como rastreros practicamente villanos sin ningún parecido a los héroes que han sido, y el otro bando tampoco actuan mucho mejor. Por supuesto, exceptuando a los cuatro protagonistas o así, nadie más muestra signos de personalidad, o de motivación en esta historia tan importante, porque, ¿para que? A lo más que aspira esto es a ser una película de acción estúpida, que es triste de por sí, pero más triste es que, cuando lo consigue, ni siquiera es una especialmente excitante, son peleas tontas y sin coreografía ni ingenio, por muy bonitas que sean las enormes imágenes de McNiven. Neutral (6)

Civil War: Primera Línea Nº2: Y luego está esto, que ni siquiera tiene la supuesta gracia de la acción tonta. La historia de los periodistas se basa exactamente en enseñarnos dos cosas: Los anti-registro son heroicos y nobles (aparte de ser personajes olvidados en un papel heroico genérico homogeneizados sin importar quienes sean) que luchan contra la maldad del gobierno, y los pro-registro no logran dar ni un solo argumento convincente de porque son así. Muy equilibrado y sutil. Después hay escenas que se supone que muestran una panorámica más amplia del crossover, que es la idea de la serie. Eso en el universo de Jenkins se traduce en ver a dos superhéroes que habían aparecido una vez cada uno pegandose en las calles como idiotas, y lloriquear mucho cuando uno sufre un accidente, como si fuera algo terrible, en vez de una consecuencia de los personajes actuando como las simplificaciones estúpidas de las que se burla la gente, y con razón. Luego está la historia de Bola Veloz, que son muchas páginas de “oh, que horrible es el gobierno que tortura a inocentes en la cárcel”, para que nos enteremos de lo horrible que es el gobierno de Bush. Porque lo que le hacen a Bola es una metáfora de los supuestos terroristas encerrados en Guantánamo, ¿no ves? ¿No ves el sofisticado comentario de Jenkins? La idea es ver lo heroico que es Robbie por no rendirse pese a todo, pero la manipulación es tan obvia, y Robbie es una cosa tan alejada de un personaje reconocible que no logra que importe. Además, se nota que Jenkins no ha leido un comic del personaje en su vida: Aparece su madre, que en sus apariciones anteriores era una activista política, y en vez de hacer campaña para que se le libere y avergonzar al gobierno por hacer algo ilegal (como la madre llorona que no para de aparecer en la serie principal, por ejemplo) y que haya algún tipo de debate complejo y real, simplemente se marcha. (Además, un guionista de verdad se habría acordado de que su padre odiaba a los justicieros enmascarados y logró pasar una versión local de la Ley de Registro mucho antes que nadie, y lo habría usado para crear drama y debate real, en vez de esta mierda maniquea y obvia, pero para eso haría falta que uno de los guionistas mimados se acordara de que existen comics anteriores a los últimos años, para otra cosa que para usar a sus personajes como carne de cañón) Oh, y luego están las mierdas de historias que intentan vendernos lo importantísima que esta historia mediante los paralelismos con historia real. Si hay algo peor que una historia mala de por si, es una historia mala que se cree terriblemente seria e importante, y usa manipulaciones evidentes para tratar de convencer al lector de su trascendencia, en vez de molestarse en contar una historia creible que no sea una mierda. Evitar a toda costa (2)

Cuatro Fantásticos Nº14: Doble ración de la Cosa, en tonos muy distintos. En la serie principal, el número va esencialmente de demostrar que Ben es el único involucrado en la Guerra Civil que no es un completo cretino beligerante, y actuando en consecuencia. Es una buena historia para Ben, pero se basa en el resto de personajes Marvel actuando fatal, así que no compensa. Además, aparecen dos villanos clásicos, que bajo JMS han perdido todo rasgo de complejidad distintiva y han revertido a como eran en los 60, villanos genéricos coñazo indistinguibles. Encima, con horribles intentos de sentido del humor como único desarrollo. Da algo de vergüenza ajena. Dibujo bueno de McKone que merece algo mejor. Y en el otro extremo, continua la serie de la Cosa, con una ocurrencia extraña: Una historia de Arcade que no es una lata. Para empezar, porque le pega al tono desenfadado y algo retro de la serie, para seguir porque no se centra en las chorradas de Arcade sino en los personajes (además de la Cosa, un Iron Man que recuerda cuando era un héroe bien escrito, un Halcón Nocturno mostrando su afición por reformar a otros villanos como en Thunderbolts, y un Constrictor que sigue con su baile entre héroe y villano y con lo que le pasó en su última aparición en Hulka, continuidad bien aplicada en cualquier caso), y para terminar porque no va de hacer las chorradas de siempre, sino que Slott se trabaja bastante más las atracciones, y además añade un viejo sidekick villano muy divertido, Brynocki. El resultado es muy divertido, y bastante imaginativo, que es lo que se espera de la serie. Además, no sólo caracteriza mejor a Ben que la serie principal sin necesidad de tanto dramatismo y lloriqueo, cuenta el doble de historia en el mismo espacio, aparte de tener más diversión en una página que la otra en todo un número. Buen dibujo de DiVito, mejor incluso que McKone (esta es la serie de los dibujantes con PreFijos en los apellidos) Recomendado (7)

Daredevil Nº18: Así que Foggy Nelson está vivo. Si Nómada y Banshee también lo estuvieran, Brubaker se redimiría. En cualquier caso, esta es la historia, no de cómo sobrevivió Foggy y lo que ha estado haciendo mientras tanto, aunque se menciona, sino de lo que está haciendo actualmente, y como reacciona a lo que le ha pasado a Matt. Es, en esencia, una historia de crimen, de esas que tanto le gustan a Brubaker, sin elementos de mallas. No está nada mal, pero es demasiada poca historia para tanto número. Si poner subargumentos no le pegaba al tono del número, podía haber llenado el hueco con algo más que relleno silencioso. El dibujo de Aja ambienta muy bien la historia. Y mientras, el complemento sigue y sigue, pese a que nadie le presta atención. Esta vez, es sobre todo una historia del Castigador en plan pseudo-superhéroe para todos los públicos. Ideal si eres nostálgico de sus historias de principios de los 90. Neutral (6)

Eternos Nº5: Y este es otro de los puntos donde se nota que originalmente eran 6 números. Los últimos 3 números deberían haber sido dos, y habría quedado mejor. Pero bueno, esta es la parte donde terminan de darse explicaciones (una de las cuales es sobre los Celestiales y no tiene ningún sentido, pero bueno, narrador poco fiable y eso) y los personajes se preparan para el conflicto final. No está mal hecho, y algunas de las nuevas encarnaciones de los personajes realzan su gracia original, pero ninguno de ellos realmente avanza más que lo obvio. El dibujo de Romita es mejor para las escenas cósmicas que las personales, pero una vez te acostumbras a los extraños diseños poledrícos de los personajes, no es demasiado malo en eso tampoco. Recomendado (7)

Guy Gardner: Daño Colateral: Lo bueno de tener un Cuerpo de Linternas Verdes en condiciones y no la mierda de la década anterior es que es un concepto con infinitas posibilidades para distintos tipos de historia, en vez de uno sólo. Así que puedes tener una serie por cada Linterna Verde sin problemas de redundancia, que es por donde iría DC si pudieran. Y aunque Guy es el protagonista principal de la serie del Cuerpo de Linternas Verdes, puede tener una miniserie propia sin problemas, aunque sería mejor darsela a un LV que aparece menos como John Stewart, pero bueno. El problema es cuando se la dan a Howard Chaykin, y por motivos que no se pueden alcanzar a comprender, la hacen en el practicamente extinto formato prestigio. Chaykin solía ser buen autor, pero se ha ido convirtiendo una horrible parodia de si mismo, al estilo Miller, y aún así le siguen dando trabajo pese a que ni vende ni es bueno, sólo por fama de antaño. Así que aquí tenemos a un Guy cuyo parecido con el de verdad es casi coincidencia, convertido en un gilipollas creido inaguantable sin ninguna cualidad redimible que hace parecer tridimensional y agradable al de la LJI. Y ni siquiera va en coña, aparentemente, tenemos que tomarnos en serio que es alguien genialmente chulo, y que, como es obligatorio en todas y cada una de las historias de Chaykin, logra que alienigenas de enormes pechos cuya única personalidad es querer matar cosas y practicar sexo (como es obligatorio en… ya sabes) se le tiren encima. Oh, y porque todo el mundo lo pidió, vuelve G’nort. En plan serio y salvaje. No, en serio, G’nort, un perro Linterna Verde de chiste, vuelve en plan oscuro y vengativo. Es como una parodia demencial de los 80-90, pero en serio. Es rematadamente estúpido, es del tipo de cosas que se parodían sin piedad, pero sin ningún atisbo de ironía o ingenio. Es una mierda completa, y no se que demonios hace Planeta publicando esto en vez de ir publicando ya Cuerpo de Linternas Verdes, que al menos tiene personajes e historias de verdad. Evitar a toda costa (1)

Jóvenes Titanes Nº2: Aunque la historia general de esta primera saga es la reconstrucción de los Titanes, este capítulo va de presentar la encarnación post-Crisis Infinita de la Patrulla Condenada. No pienses mucho en su continuidad (los personajes volvieron a los orígenes mediante puñetazos-retcon de Superboy, pero aquí en Nueva Tierra parecen tener explicaciones dentro de la continuidad para todo ello, aunque se digan sólo de pasada o ni siquiera) o te puede explotar el cerebro. El concepto es que aunque es el grupo original (más un par de antiguos Titanes a los que siempre mandan al grupo sin serie, renovados por Crisis y 52), todos ellos (bueno, menos Cliff, que es una constante) han sufrido cambios, donde se nota que es una de las propiedades que ha recibido ideas de Morrison para su relanzamiento. Y la gracia es que cogen el concepto de que son una especie de familia reunida por ser raros, y llevarla al extremo. Ahora no son sólo rarezas por los poderes, practicamente todos están psicológicamente dañados hasta un nivel exagerado, y la Patrulla es lo único que hace que no se desmoronen completamente. Eso lleva a escenas de un delirio increible como los juegos psicológicos del Jefe o una secuencia brillante con Mento, que es probablemente el que más ha ganado con esta nueva versión. Por primera vez en mucho tiempo, parece que el grupo está en condiciones para tener una nueva serie interesante. Aparte de eso, el conflicto con la Hermandad del Mal se resuelve de manera predecible, y el grupo no se ha renovado tan bien como sus antagonistas. Eso si, tiran adelante con la idea que Morrison presentó sobre Cerebro y Mallah, y sirve no sólo para hacerlos más interesantes, también para hacer escenas mucho más divertidas con ellos, y hasta algo emotivas. Una idea de Morrison da para mucho con otros guionistas, y eso. Entre todo esto, también hay cosas sobre los Titanes, aunque son normales y predecibles en comparación con esto, aunque no malas. Lo más intrigante es otro vistazo a algunas de las cosas que han pasado en el año perdido, presentando a posibles nuevos miembros, y atando un cabo suelto de 52. El dibujo de Daniel continua siendo mediocre, falto de detalle, con personajes a veces feos, y rediseños muy feos. Baja el nivel de la serie, y es una pena. Recomendado (8)

JSA Clasificado Nº3: Saga que va de contarnos lo que hace Vandal Savage Un Año Después, ya que ha pasado el año en el espacio tras los últimos números de Flash. El guionista es Stuart Moore, antiguo editor de lujo, que ha escrito sobre todo cosas que no se han visto aquí, como Firestorm o cosas independientes. Aquí se le vio en un número de Lobezno hace poco. Y… esto no es su mejor trabajo, precisamente. Empieza bien, con una buena narración de Savage explicando su situación actual, y su historia de conquistador y bastardo a lo largo de los siglos. Eso no está nada mal, aunque se vuelve algo estirado después de un número y medio. Y luego se jode cuando sale su “plan maestro” que involucra a Linterna Verde. Primero, requiere que Alan actue de manera apropiadamente estúpida y no haga las cosas más obvias en su situación, del principio al final, no sólo una vez. Y segundo, que la resolución al problema de Vandal durante toda la historia no sólo es terriblemente estúpido y contradice cosas que había dicho antes en la historia (además de un subargumento en otro par de series ahora mismo), sino que Vandal acaba pareciendo un idiota completo por no darse cuenta de que tenía la solución obvia todo el rato y montar todo un follón para nada (o mejor dicho, que la historia actua como si eso no fuese una solución y ni se molesta en mencionarla, hasta que se acaban las páginas, y se le ocurre como opción, cuando debería haberlo sabido desde el principio) El dibujo de Gulacy es decente, aunque algo soso, y las caras le salen muy inconsistentes. Es el problema de las antologías, que en cualquier momento te puede salir una saga mal sin aviso. No Recomendado (3)

Lobezno Nº20: Terminan los crossovers con Guerra Civil, y todo sigue siendo algo estúpido, la verdad. Porque lo que el mundo necesitaba es una versión oscura y malvada de Control de Daños. Control de Daños, un concepto divertido, ingenioso y desenfadado, que es la anatema de Guerra Civil, y por eso en vez de usarlo bien o ignorarlo, tienen que corromperlo para hacer una metafora obvia y chorra sobre las corporaciones que se enriquecen de las desgracias. Control de Daños que, dicho sea de paso, como concepto demuestra lo absurda que es la premisa de Guerra Civil en el Universo Marvel, porque su misma existencia se basa en que el tipo de cosas como Stamford son comunes. Pero esa parte, y todo lo que era, se ignora en esta historia, y son Corporación Malvada Genérica. Y todo para que Lobezno se enfrenta a bichos con horribles diseños, y armaduras que se deforman elásticamente porque el dibujo de Ramos es vomitivamente inconsistente y para terminar el videojuego, a un Ejecutivo Malvado sin personalidad, para que Guggenheim pueda disfrutar viendo a Lobezno enfrentarse a los males del mundo a garrazos, o algo Lo cual podría ser chorra y divertido, pero dado el tono de superseriedad de todo este crossover, pasa a chorra y estúpido. Guerra Civil y cosas como estan son el tipo de cosas que te hacen plantearte volverte conservador, aunque sólo sea para que no te asocien con esta gente. Evitar a toda costa (2)

New X-Men Nº24: No han matado a un niño en tres números consecutivos. Todo un logro para Kyle y Yost. Esto es sobre todo el orígen de la nueva versión de Nimrod, y varios tejemanejes temporales entre Forja y él, un tanto difíciles de entender, pero si te esfuerzas y eres generoso, casi tienen sentido. Aparte, los protagonistas de la serie por fin empiezan a hacer algo aparte de estar sentados en su mansión y quejarse o recibir palos, lo que es de agradecer, después de casi un año. Y además, los Mazentinelas siguen siendo un chiste, esta vez tan tonto que hasta los personajes lo admiten. No les culpo a los guionistas por ignorarlos, pero hace preguntarse, ¿a que demonios vienen? El dibujo es de Duncan Rouleau, que es mejor de lo que era, pero sigue deformando a los personajes hasta niveles grotescos, y la acción a niveles confusos, a veces. Algo mejor, pero sigue sin ser algo que sea necesario o interesante. Neutral (5)

Nuevos Vengadores Nº20: Más Guerra Civil, y esta vez le toca a Luke Cage. Es un número bastante típico, de Cage teniendo que elegir entre huir y luchar por lo que cree contra el corrupto gobierno. Obviamente, ya sabemos lo que elige, pero la gracia es ver como. Como tal, no estaría nada mal, con Cage actuando como heroe barriobajero genérico y Jessica como novia genérica, pero hace lo básico bien, lo cual ya es bastante para la serie… si no fuera porque el corrupto gobierno que ataca a inocentes que técnicamente ni han cometido un crimen aún, en plan soldados nazis, son los que supuestamente en las otras series son héroes que están tratando de hacer lo correcto. Uh, no, no hay manera de reconciliar ambas cosas, y poner a la mitad del grupo como colaboradores de pseudonazis no ayuda a nadie, sólo hace parecer menos creible todo esto y joder a los personajes de la mitad mala, no hacer más heroicos a los de la mitad buena, que son los que le gustan a Bendis porque son callejeros. El dibujo de Yu es de los que le salen decentes, sin exceso de rayitas inconexas, lo que puede ser bueno para su futura etapa en la serie. Es una pena que esta, que es prácticamente la única historia decente de la serie hasta ahora, no tenga sentido dentro del universo en el que existe, y sea una muestra de un problema mayor. Neutral (6)

Patrulla-X Nº20: Pese a que este número lleva otros dos números americanos, en la portada siguen sin darse cuenta y siguen poniendo parte 2 de 12. Inútiles. El primer capítulo es el primer corte para ir contandonos lo que está haciendo Vulcano mientras tanto, lo cual es una estructura que hace las cosas más entretenidas de leer. Desgraciadamente, tiene el mismo problema que Genesis Mortal: Vulcano simplemente no es un personaje bien desarrollado, por mucho que se haya introducido con calzador retroactivamente en la mitología de la serie. Sigue siendo un personaje de una sola idea, y es “soy muy poderoso y mato todo lo que se me pone por delante porque soy vengativo”. Al menos esta vez parece ir desarrollando un plan con algo de inteligencia, pero aún así, es muy monotema. Aparte, el Imperio Shi’ar, supuestamente muy avanzado, sigue demostrando que existen únicamente para recibir de lo lindo, y actuar como lo exija el guión, generalmente de manera pérfida. El dibujo de Clayton Henry queda bastante bien, con cierto parecido a Tan, pero más suave y algo más caricaturesco. Y después volvemos a la Patrulla-X, que desgraciadamente, tampoco tiene un buen mes: Es otro número de pelea, contra unos villanos que no fueron una idea particularmente buena la primera vez, y son peores cada vez que los vuelven a usar pese a que no vienen a cuento. Y ese es el problema de la saga, que no es una historia de la Patrulla-X, es una historia de space opera mediocre cuya única conexión con la serie es usar elementos de su mitología que únicamente están en ella porque fueron un capricho de Claremont un día, y encima se hacen de manera más chapucera. Tan también recuerda a malos tiempos, aunque no se malo del todo. Neutral (5)

Spiderman Nº10: La historia principal es otro de los muchos crossovers con Guerra Civil, y es otra de esas historias de relleno entre números de la serie principal, porque nada importante puede pasarle a los protagonistas del crossover en sus series. Así que en vez de ver consecuencias obvias de lo de su identidad o algo interesantes, tenemos más peleas tontas entre héroes, y mucha más agonía sobre hacer lo correcto. En este número, JMS ataca al lector con la sutileza de un martillo sobre que Spiderman está en el bando equivocado, porque se está enfrentando al Capitán America. Eso le hace a Peter plantearse si hace lo correcto. En vez de, no se, darse cuenta de que su bando está tendiendo emboscadas y encarcelando a héroes que sólo quieren salvar vidas aún a riesgo personal, que el líder de su bando le hace jurar lealtad ciega, o que están aliados con una panda de corruptos que emplean “Matacapas” que disparan a niños. Hay que joderse. La parte de Sensacional también tiene sus problemas. Al menos está tratando una de las consecuencias lógicas de la revelación de la identidad, que en la serie principal no se le ocurrió a Peter, porque está escrito como si fuera idiota. El resultado es Spiderman contra un montón de sus villanos de segunda, ninguno de los cuales muestra personalidad, o la verdad, competencia, incluso para sus estándares. Son todos una masa de venganza inútil, independientemente de sus anteriores apariciones. Especialmente puñetera es la inclusión de Fuego Fatuo (O Will el del Mechón, como lo traducían antes), que nunca ha sido un villano ni ha odiado a Peter y sólo se ha enfrentado a él en malentendidos, demostrando que Aguirre-Sacasa ni se ha molestado en leer ninguna de sus apariciones. No ayuda el horrible dibujo deformado de Angel Medina, que recuerda a los peores excesos de MacFarlane. La serie de Peter David es un soplo de aire fresco en comparación, con una historia sin crossovers bastante divertida con no uno ni dos, sino tres Mysterios. Lo mejor es que evita los tópicos predecibles de las historias de Mysterio, y busca variantes, haciendo que lo que eran defectos se vuelvan virtudes. Buena química entre personajes (porque hay secundarios de verdad, cosa que se echaba de menos en Spiderman) y un par de giros sorprendentes, sobre todo el final. Buen dibujo de Nauck, que logra que los tres Mysterios se distingan por el traje, entre otros logros. Una pena que venga en el paquete con las otras dos series. No Recomendado (4)

Supergirl: La Hija Perdida de Krypton: Tomo con los primeros números de Un Año Después, aunque como encaja esto con lo que se ha dicho de Supergirl con ese año en otras series, es difícil de contestar. El par de primeros números está escrito por Rucka, al que la verdad, no le pega nada la serie, para ser después sustituido por Joe Kelly, que no se lució precisamente en JLElite. Si a eso le añades que la nueva Supergirl es una mala idea, sin personalidad ni elementos llamativos, y el dibujo de Churchill, que sería bueno si supiese dibujar más de una cara femenina (aún se comprende que haga iguales a Supergirl y Wonder Girl, son quinceañeras rubias, ¿pero iguales que Power Girl?), o más de una expresión, punto, o supiera anatomía, o más de una perspectiva, o pusiera a las chicas en poses que no fueran antinaturales de modelo, o llevaran ropa que no fuese hortera, o… que está muy lejos de ser bueno y no avergonzante, vamos. El caso es que empieza con una historia de aventuras bastante tonta, basado en malas ideas anteriores que no se explican bien, y que degenera en un follón confuso entre villanos mal hechos sin originalidad, y protagonistas sin personalidad. No es de extrañar que Kelly se largue de allí abruptamente en cuanto llegue, pero lo hace mal de todas maneras. Entonces lleva a la serie por una dirección distinta, que es al menos interesante, y es tratar a Supergirl como una adolescente de verdad, con sus traumas y neuras típicos, tratando de encontrar su lugar en el mundo, complicado por sus circunstancias personales. Es una buena dirección, el problema es que Kelly escribe chicas adolescentes como, bueno, como un treintañero tratando de imitar a chicas adolescentes, quedandose sólo con algunos aspectos. El primer capítulo tiene a Kara de incognito en un instituto, y es todo un número para darnos la sorprendente revelación de “las chicas adolescentes son muy, muy malas”, que no es ni original, ni está particularmente bien hecho, lo único que hace es enseñarnos miseria. Y ni siquiera se redime al final con la reacción de Supergirl a todo esto, que en vez de heroica es de apatía, y su conclusión final es “sois inseguras”, que es tremendamente condescendiente de parte suyo y de la historia. El último número es algo mejor, ya que al menos trata de meternos en la cabeza de Supergirl con algo más de éxito, y al menos causa cierta empatía con sus traumas adolescentes y familiares, y su interacción con otros personajes al menos parece de personas normales. No tiene mucho argumento, pero es un primer intento de caracterizar a Supergirl y sus alrededores como seres humanos con personalidad, lo cual ya es un enorme paso en una buena dirección, completamente ausente hasta ahora. Veremos que pasa a partir de aquí, aunque es sólo una pequeña chispa de promesa. No Recomendado (3)

Superman Nº3: En la primera historia, Superman lucha contra un monstruo. Lo bueno es que siendo Busiek, tiene más cosas que ser un Hulk cualquiera o una repetición de Juicio Final. Aparte de más variedad de poderes que aplastar, e inteligencia, tiene una historia interesante con algo de emotividad y recursos. Así que el resultado es un número de pelea con bastante más de lo que se podía esperar al principio. Y el final promete una dirección diferente para próximos números. El dibujo de Pacheco sigue siendo bonito. Y en la segunda historia, termina la saga de Busiek y Nicieza, con lo que se podía esperar de dos veteranos en los superhéroes que siguen sabiendo hacerlo: Buen uso no sólo de Superman, sino de todos los invitados, de los más famosos como Nightwing o los nuevos Aquaman o Firestorm, a casi no entidades como Blue Jay o el Coronel, explicaciones de cosas que parecían exigencias del guión para que tengan sentido, y en general, una historia divertida, a la vieja usanza pero con ingenio. Además, en estos tiempos donde los autores parecen aislarse de sus predecesores y sucesores, esta saga está entroncada dentro de la etapa en vez de ser relleno con la presentación de un misterio para futuras historias y un epílogo-prólogo de la etapa que empieza el mes que viene. El dibujo de Woods es bastante bueno, aunque le falte algo de detalle y definición, cosa que se nota mucho en las escenas con las multitudes de superhumanos. Y es una pena que no usaran la portada de este número en Planeta, aunque al menos la ponen dentro y traducida, para que se aprecie lo muy chula que es. Recomendado (8)

Ultimate Spiderman Nº17: En la historia principal, continua la saga del clon, y habiendo pasado ya las revelaciones, este número va de reacciones a todo el desmadre de la historia. Divertido, pero escasea en comparación con los números anteriores tan cargadas, aparte de que con un solo número en un mes, se nota más el relleno habitual de Bendis. ¿Y porque hay un solo número? Porque Panini, en su infinita caradura, en vez de publicar los extras del nº100 en el número anterior como extras, los pública aquí como segundo capítulo. Así que esencialmente, pagas el precio de casi un comic entero por un resumen de la historia hasta ahora (porque eso es lo que necesita la gente que sigue la serie, pagar por algo que ya ha leido) y un puñado de bocetos, que por muy bonito que sea el dibujo de Bagley, no hacen que sea menos una estafa. Hay un motivo por el que estas cosas se llaman extras y no “cosa obligada a comprar en vez de material de verdad”. Neutral (5)

X-Factor Nº10: Continua la saga de final del primer año, mientras las cosas se acercan al primer enfrentamiento serio con Investigaciones Anomalía. Hay una escena de pelea muy chula, una explicación de porque Guido ha actuado tan raro (o mejor dicho, tan poco) en lo que llevamos de serie que es reconfortante, una serie de revelaciones sobre Madrox y Tryp (siguiendo una cosa ya de la miniserie original) que abren una serie de ideas nuevas que explican muchas cosas aunque dan nuevas preguntas, buenos momentos personales con el diálogo con la chispa habitual de David, y la sensación de que va a haber un buen enfrentamiento climático en el próximo número. El único problema es el dibujo de Calero, que si no es malo de por si, es demasiado oscuro, y los efectos que usa de fotocopiar fondos y poses no quedan nada bien, quedan artificiales y distraen. Muy Recomendado (9)

X-Men Nº20: Más peleas confusas con un grupo de villanos nuevos que, dado lo indistinguibles y genéricos que son, y lo chorras de sus nombres, bien podrían ser la segunda venida de los Neo. Encima, su origen es una copia total de un concepto que hizo Morrison mucho mejor no hace tanto. Además, en este número, Cable se une al grupo sin apenas explicación, y volviendo a ser un Tipo Mutante vagamente misterioso y heroico con pistolas en vez del lider político manipulador y carismático de su serie propia, que es muchisimo más ingeniosa que esto, y por tanto, se ignora lo más posiblemente aquí. Hay quizá una o dos ideas buenas detrás de todo esto, pero por lo general, son un puñado de personajes no muy interesantes (o que han perdido el interés) deambulando en una historia lenta y pesada con villanos poco convincentes, bajo un dibujo tan confuso que a veces ni sabes que estás mirando. Es como un Grandes Exitos de la Patrulla-X de los 90. No Recomendado (4)

Y: El Último Hombre Nº11: Empieza nueva saga de 3 números, presentando nuevos villanos, que son más creibles que las Amazonas, porque se basan en estupideces malvadas que realmente existen: El tipo de locos que creen que su estado es lo mejor del universo en vez de un puñado de paletos provincianos, y creen que el resto del pais van a por ellos únicamente por querer que cooperen. Algo que existe en muchos lugares del mundo hoy mismo, a muchos niveles, siempre dañinos de una manera u otra. Así que es especialmente satisfactorio cuando inevitablemente 355 le pegue una paliza a estas “Hijos de Arizona” (Porque la clase de paletos que tienen esa mentalidad siempre son tan conservadores que no pueden adaptarse a los cambios racionalmente, ni siquiera cuando patentemente no tiene sentido) Aparte de la acción con muy buena tensión, hay más reflexiones sobre las consecuencias de la muerte de un género, más revelaciones y desarrollos sobre los protas, y Vaughan sigue sacandose a civiles invitadas en cada historia, cada una distinta de la anterior. En el dibujo empieza uno de los suplentes oficiales de la serie, ambos llamados Goran, esta vez Parlov, y practicamente no se distingue de Pia Guerra, lo cual es algo muy bueno. Tan buena como siempre, despues de un pequeño bache. Muy Recomendado (10)

Y es es todo. La semana que viene… prácticamente todo lo demás, supongo. Guerra Civil continua en la miniserie con la Patrulla-X, y Astonishing X-Men sigue con el Club Fuego Infernal. Ultimate X-Men tiene un anual, y Ultimates termina, meses más tarde. Runaways sigue con Supervisión Paterna, Batman con problemas paternos, y Outsiders con su nueva dirección sin supervisión. Y 52 tiene a Ralph y al Culto de Resurrección. No falteis. Saludos.

La película de los Simpson no está nada mal. Mucho mejor que las temporadas recientes, es muy graciosa a veces, aunque el extender la fórmula de la serie a hora y media hace que tenga un par de ratos lentos, y la fórmula sea una que ya nos sabemos todos desde hace mucho. Pero al menos la hacen bien, parecida a los buenos tiempos de la serie. Además, muchas puyas al poder establecido en EEUU, que siempre es de agradecer, y unos cuantos guiños a veteranos, pero sin pasarse. Y hasta mencionan a Linterna Verde y Sinestro. Toma nota: Linterna Verde. Así es como se llama al personaje.

Este domingo estrenaron en Cuatro Torchwood, el spin-off “para mayores” de Doctor Who (cuyas dos primeras temporadas, a las que hay algunas referencias, y que son excelentes, no se han visto en abiertos aquí… estúpida, estúpida y miserable TV española; al menos las referencias, que ni siquiera se traducen bien, no son importantes). En algunos aspectos tiene el tono de la serie madre, en otros es muy distinta. Es más oscura, sustituyendo la alegría de vivir por cinismo, y la exploración de mundos fantásticos por el limpiar la basura de lo fantástico. Es una especie de mezcla extraña entre CSI y Hombres de Negro, pero con el mejor hacer, más imaginación y buenos diálogos de la franquicia británica. O al menos, cuando sale buena, porque aparentemente, tiene algunos episodios muy malos. Habrá que verla, y seguir pidiendo Doctor Who.

[Suena cualquier canción de Genesis, en honor al crossover más mediocre de todos los tiempos]

Hola a todos. Esta semana no tenemos mucha cosa, pero lo que hay, es interesantillo. Con Panini de vacaciones, y Planeta casi, le toca a las demás editoriales quedarse la semana, sobre todo a Norma. Aparte de las cosas que comento más abajo, hay más tomos de Transformers Armada, porque lo mejor para sacarle partido a la fama de la película es sacar un comic cancelado sobre una serie de dibujos animados cancelada que apenas se parece a la película, en argumento o protagonistas. No es que sea mala, es de Furman, y hasta usa algunos personajes clásicos poco conocidos con la excusa de la llegada de la encarnación de turno de Unicron, pero, aún así, que poco apropiado. Y luego están las cosas de Top Cow, a las que, con todos mis respetos, no me voy a acercar ni usando un palo.

Como curiosidad, Glenat saca un tomito llamado Sexy Chix, que es una antología hecha, no hace mucho, por autoras exclusivamente. La mayoría de ellas no son muy conocidas aquí (y encima, las pocas que son conocidas en EEUU, como Gail Simone, ni siquiera son conocidas aquí, por motivos que es mejor no plantearse si no quieres deseperarte), y como era de esperar en una antología que abarca a autores de toda clase, algunas son de tipo independiente que apenas llega a calidad profesional en guion y dibujo. Pero otras de las historias cortas si que son buenas, y se nota que están escritas por mujeres sin caer en tópicos o ñoñerías. Un proyecto admirable.

Y esta semana nos tomamos vacaciones de novedades americanas, y pasamos a las de aquí:

52 Nº11: El cartel de la portada debería ser “Batwoman Comienza”, como en la película. Si la semana pasada se nos presentaba al nuevo defensor de Metropolis, esta vez toca el nuevo defensor de Gotham, aunque realmente ya había salido en un par de números anteriores. Básicamente, es una versión lesbiana del personaje clásico de los 50 que murió hace mucho. Como idea para suplente de Batman durante este año y posible pareja para Montoya está bien, aunque no parece aportar nada que no sea redundante a la larga para la batfamilia, al menos de momento. Este es otro número dedicado casi por completo a una historia, y como era de esperar, es de Questoya. Pese a que Batwoman tiene una buena presentación en acción, y en su identidad secreta, siendo eficaz y algo impactante en ambas, el que más se luce es Question. Rucka mezcla cosas buenas de cada una de sus encarnaciones: Aunque predomina el aspecto zen de O’Neil, con su entrenamiento/curación paciente y oriental de Montoya (muy similar al que ya hizo con la Cazadora en su miniserie hace unos años), aquí también aparece la faceta de fanático de las conspiraciones genial de JLU, y hasta hay un guiño a sus origenes objetivistas de Ditko, en forma de la camiseta de la Rebelión de Atlas que lleva. Aparte de todo esto, el número define bastante bien la relación entre ambos protagonistas, que queda muy creible y con interacciones tan divertidas como el propio Question. Y la trama de Intergang avanza, con la presentación de los primeros villanos con nombre, viejos personajes de Rucka, una escena de acción bien hecha, y un nuevo objetivo. El dibujo es del Primer Dibujante, Bennett, que hace una escena de lucha potente, y hace muy bien a Batwoman en ambas de sus identidades (quizá demasiado bien en alguna cosa) y le da mucha personalidad a los dos protagonistas. La otra historia, de Waid, es un poco más sobre Dibny, que sirve para mostrarnos lo mucho que está afectando todo esto al pobre personaje, lo cual no le pega mucho. Y también una revelación sobre el Culto de Conner que es de lo más retorcida e impactante. En un movimiento que no harán mucho, este otro subargumento tiene su propio dibujante, Todd Nauck, antes de irse a hacer Spiderman, y hace bien tanto la locura en cara de Dibny, como lo siniestra que es la última página.

Y el complemento termina de una puñetera vez, para el alivio del público. Esta semana, continuan resumiendo comics publicados este año, de manera que casi parecía que la última página iba a ser un resumen de Troia resumiendo la historia hasta ahora. Pero no, en vez de eso, deciden no darle un final de verdad a la historia, y usarla para dar una pista sobre un misterio que no empezará a desarrollarse hasta el año que viene, y con una revelación que sólo deja preguntas. Entre ellas, porque en Planeta no han publicado el especial Nuevo Mundo donde se presentaba al personaje de la última página, chafando su aparición aquí. En fin, esta “Historia del Universo DC” ha sido un enorme desastre a todos los niveles. Porque en vez de lo que prometía, ha sido un resumen de cosas ya resumidas en Crisis Infinita por un lado, y resumenes de historias de los últimos 20 años, algunas muy malas o mal resumidas, por otro, con el único drama para salvar los resumenes de ser exposición seca era melodrama estúpido de Donna lloriqueando, y un dibujo tan mediocre que ni siquiera le daba a Donna Troy la misma cara dos veces en un mismo capítulo. Patético e inútil para cualquiera, y eso sin empezar a compararlo con la original. Tan mala señal para el futuro de DC como la historia principal es buena, no se de quien fue la genial idea de rescatar como escritor a alguien tan malo como Jurgens. Recomendado (8)

Angel Caido Nº5: Aquí empieza el segundo volumen de la serie, esta vez rebotada de DC (porque la trataron poco más que como una mierda, como pasa con todas las series que no son Vertigo o de universo compartido) a IDW, que es una de esas editoriales-refugio para cosas interesantes. Uno de los cambios es que esta vez si es para lectores adultos oficialmente, aunque eso sólo se traduce en alguna palabrota más, y algún desnudo ocasional, el tono ya era muy maduro antes y se mantiene. Lo más llamativo es que al cambiar de editorial, David deja de mantener la ambigüedad sobre si Lee es la antigua Supergirl, y le da un origen de verdad. Y aunque la idea general ya la sabíamos (el propio título lo dice), la manera de contarlo es devastadora, y explica la actitud de Lee ante la vida. Además, se explica el sentido del universo, o al menos su justificación teológica en esta serie, y es una teoría original y que responde a más preguntas que la mayoría del mundo real. Además, hace que todo el tono sin esperanza y opresivo de la serie esté justificado. Aún así, entre toda la oscuridad, amargura, cafrería y humor negro, hay algo de lugar para la esperanza y el optimismo, aunque esté condenado casi seguro. Añadele las habituales perrerías y manipulaciones entre personajes, el diálogo agudo, las personalidades bien definidas, y algunas sorpresas y cambios para mover las cosas en el tiempo entre ambos volumenes, y tienes una historia casi perfecta, de las pocas que realmente son maduras en todos los aspectos. Como antes. Lo que si cambia, y rádicalmente, es el estilo de dibujo. Con Lopez en el Universo DC, reclutan a un tal JK Woodward, que tiene un estilo fotorrealista que, una vez te acostumbras, define a los personajes y el ambiente de Bete Noire bastante bien, aunque quizá se echa de menos algo más de humanidad y claridad. Muy Recomendado (10)

Capitán Atom: Armageddon Nº1: Si, Atom, no Átomo, como en Planeta y con sentido común. Muy consistentes, Norma. Esto es una miniserie que parece una mala, mala idea. Primero, va de lo peor que podian hacer cuando DC compró Wildstorm, que es mezclar los universos. Ya lo habían hecho antes con Superman y Majestic, pero esto es llevarlo más allá, es hacer algo importante con el cruce, con una coexistencia inviable, no simplemente un juego de contrastar aislado. Aparte de llevar a incongruencias como esta, de tener a un personaje DC publicado por una editorial distinta, es la clase de mentalidad que llevó a DC a hacer una Crisis en primer lugar. Y ese es el segundo problema, que es encima una miniserie diseñada para “renovar” el Universo Wildstorm. Y con “renovar” quieren decir “dejarlo todo como estaba hace años, antes de que autores hicieran cosas interesantes con ellos, pero con la Autoridad como añadido”. El triunfo de la mentalidad editorial horrible de decretar desde arriba que nada cambie en vez de dejar que autores individuales tengan ideas de verdad con ellos. Si, se podría argumentar que distintos autores han llevado a las propiedades por lugares muy distintos que los hacen difíciles de usar, pero hay que recordar que en este caso vuelta a los orígenes no nos lleva a la Edad de Plata, nos lleva a los 90, y a ideas de Jim Lee. Además, continua de Superman/Batman, y tiene que tirarse muchas páginas recapitulando esa historia, y tratando de hacer malabarismos para que no se note lo tonta que era (robots gigantes Superman-Batman, y cosas así), y encima sabemos como termina por Crisis Infinita. Como detalles finales, no sólo reutilizan el título de Armageddon para el personaje, que deberían evitar lo más posible porque trae connotaciones horribles (y no se porque en DC se empeñan en fingir lo contrario con cosas como esto o Bludhaven), encima lleva el horrible aspecto que duró únicamente una miniserie porque todo el mundo se quejaba de lo feo que era, incluidos los guionistas. Pero debe ser una consecuencia de tener a Ross haciendo las portadas.

En fin, el encargado de lidiar con esto es el pobre Will Pfeiffer, que es el equivalente DC de Pak, el pobre pringado al que le toca tratar con todas las ideas horribles que no son suyas. A decir verdad, no escribe mal al protagonista, que actua bastante sensatamente ante la situación, según su personalidad de dejarse de tonterías. No es gran cosa en ese aspecto, pero no está mal. El problema es sobre todo el argumento, que es lento, artificioso y sobre todo, formulaico. Algo le pasa al Capitán que por exigencia del guión le lleva a explorar la Tierra-Wildstorm. Siguen encuentros con distintos personajes de Wildstorm, que por exigencias del guión son conflictivos. Encima, sin ninguna explicación, parece que la alineación original de los Wildcats se ha reunido, en vez de tener la que habia al final de la serie de Casey, pese a que algunos estaban hasta muertos. Y todo para tenerlos como héroes cabezotas genéricos. Si el objetivo es mostrar el Universo Wildstorm a fans de DC, fracasa miserablemente, porque no hay ningún elemento aquí que suene interesante, el único personaje con personalidad o motivaciones es el Capitán Átomo. El dibujo es de Giuseppe Camuncoli, reciente hallazgo de Wildstorm. No está mal, aunque es quizá demasiado caricaturesco para una historia seria como esta, y a veces se pasa de blando en expresiones faciales y así. Una vez pasas la horrible idea inicial, esto no es demasiado malo, pero tampoco hay nada bueno para recomendarlo, y si montones de cosas irritantes. No Recomendado (4)

Cuarto Mundo Nº4: Primero termina Genesis, y es tan mala como su fama indica. Dos números de héroes con trajes feos corriendo de aquí para allá como una masa indeterminada e indistinguible, mientras varios villanos de chiste se traicionan unos a otros, y varios seres cósmicos resuelven la historia, porque los héroes sólo estaban de adorno. Además, un personaje de Kirby muere como carne de cañón para el crossover sólo para ser sustituido por un cutre personaje moderno (la maldición de DC de los 90) y se hace un retcon sobre el origen de todos los superhéroes, tan absurdo como suena, que jamás se volvió a mencionar. El dibujo es aceptable. No es el peor crossover que han hecho, pero eso es porque tienen una competencia muy dura, no porque esto no sea malisimo. Volver a la serie regular es un alivio en comparación. La pega es que empieza un argumento que si has leido Orion o algo posterior, sabes que no va a ninguna parte, porque la revelación es falsa. Además, empieza con un combate Orion-Kalibak de casi un número, que se acaba haciendo aburrido. Aún así, al menos parece que Byrne empieza a ir a alguna parte con la serie. El complemento esta vez es el origen de Kanto, el asesino de Darkseid. Bastante menos relevante que el de Darkseid, pero a cambio, tiene mucha más via libre sobre lo que revelar, y parece una buena historia de origen de la nada a la importancia. El dibujo de Byrne no está mal, a pesar de sus tics, y en el complemento está Simonson, que siempre viene bien. Y la rotulación es similar a la de Vid. Si, así de mala. No Recomendado (3)

Juez Dredd: Los Archivos Completos Nº1.3: Seguimos con las historias de antes de las famosas. Este tomo es sobre todo la serie de historias de Dredd en la Luna, y luego las de su regreso a MegaCity-1. De nuevo, las mejores son aquellas donde exageran un montón con los conceptos futuristas en plan de cachondeo, como la de las olimpiadas lunares. En general, son historias cortas, de acción o de misterio, con cierto sentido del humor cínico, que se hacen bastante divertidas, algunas más que otras. Y además, al final, hay una serie de gags de una página sobre Walter el Gobot, sidekick chorra de Dredd de la época, que luego cayó al olvido. El dibujo es sobre todo de veteranos de 2000 AD como Ezquerra, Ian Gibson, que aún estaba verde pero era bueno, y Mike McMahon, que es impresionante. Recomendado (8)

Manhunter Nº8: Hay que reconocerlo, Andreyko sabe cuando aceptar que se ha equivocado y rectificar el error. Aparentemente, alguien le dijo que Kate no podía ser nieta del Átomo porque contradice todo sobre el origen de Damage, así que ahora escribe una historia para cambiarlo a algo que no sólo no contradiga nada, de hecho use continuidad de la serie de Damage, para hacer la gracia. Desgraciadamente, sigue siendo una revelación innecesaria y que no viene a cuento para el personaje, y todo este rollo de darle padres famosos parece un esfuerzo excesivo para legitimar a un personaje que parece incapaz de hacerlo por si misma, o por lo mal que usa el legado del nombre. Además, sigue la racha de crear nuevos villanos que son únicamente locos sin personalidad con superfuerza, como si eso fuera interesante, terrorífico (en vez de ridículo… un tipo con una cuchilla no da miedo, por mucho que se llame como un tipo de una obra que si) o supliera la falta de ideas. No da para una pelea particularmente buena, y no tiene más que eso. La lucha contra el villano conocido al principio es algo mejor, porque al menos se toma algo a cachondeo y sirve para usar un poco a los secundarios. Y la historia del Dr. Psico se resuelve medianamente bien, sin ninguna burrada, y hasta alguna cosa potencialmente interesante. No se puede decir lo mismo de los subargumentos personales. El dibujo de Pina es bueno. No Recomendado (4)

Niñatos: Esta es la última de las obras deconstructivistas de los superhéroes de Rick Veitch, que transcurre tras Maximortal pero se publicó originalmente antes. De hecho, el final se cambió al recopilarse, para tener más consistencia con la precuela, entre otras cosas. Esta ves la idea es coger rumores y exageraciones sobre algunos arquetipos superhéroicos (Batman, Wonder Woman, Flecha Verde, los justicieros exagerados, y sobre todo, los sidekicks) y exagerlos a niveles escatológicos y realmente pervertidos. Tomarselo como historia seria es complicado. Sería un viaje por un mundo de perversión, donde los ayudantes adolescentes se meten cada vez más en un mundo cínico y pervertido y se van corrompìendo. Visto así, es bastante curioso e intrigante, toda la depravación tiene que se hace atractiva pese a lo desagradable. El problema es que, en el fondo, es una historia demasiado cínica y nihilista para tomarselo en serio, donde al final todo acaba mal para todos los protagonistas, y no hay ningún motivo para que eso importe, de una manera u otra, y el final queda vacio, pese a las revelaciones bien montadas. Pero si te lo tomas como una sátira, no de los arquetipos superheroicos, sino de la corrupción innecesaria hecha de ellos que nunca ha venido a cuento ni ha aportado nada (sea las exageraciones dentro de las historias como hacer drogadictos a los sidekicks, o los rumores absurdos como los de Wertham que son una parte central de la historia, o aberraciones como el “Llama si quieres matar a un niño” del que se burla la historia directamente), es más divertido. No sólo las exageraciones tienen un contexto, queda clara la idea, y es que si le quitas la gracia a esos arquetipos y las sustituyes con tus proyecciones de lo que es “maduro”, sólo queda algo patético y al que hay que hacerle una eutanasia. Además, usa eso para hacer sátira social más general, que funciona bastante bien, sobre como la gente ve y consiente cualquier burrada de gente famosa o con un mínimo de poder. Sea como sea, es una historia que cuenta algo sobre el género, (Y es una idea que se ha ido usando luego, en cosas como Powers o Top 10) y además es interesante de por si, aunque el final no termine de ser satisfactorio. El dibujo te mete bien en toda la ambientación oscura de la historia, y hasta la falta de color le va bien, quitandole el colorido a los superhéroes. Muy Recomendado (9)

Team Zero: Y siguiendo con lo de “¿Por qué, Wildstorm?”, tenemos otra mala combinación, esta vez un revival de una vieja propiedad, y el retorno de Chuck Dixon. Bueno, mala en el sentido de que no suena como algo positivo, si que pegan, de hecho, son viejos conocidos. Básicamente, es Dixon haciendo, una historia de guerra, a la vieja usanza. Un grupo de soldados bastante particulares metidos en una misión difícil, de la que tienen que salir como pueden. La conexión que se supone que tienen más adelante con otros personajes de Wildstorm ni se menciona, ni hay rastro de elementos supernaturales, ni superhumanos ni nada. Es simplemente un comic bélico tradicional. La cosa con Dixon es que si no lo sacas de lo que se le da bien, puedes estar seguro de lo que esperar, y va a hacerlo competentemente. Y eso hace, es el equivalente en comic de una película de este estilo, que le gustará a los aficionados de la acción sin muchas florituras, y a los demás no les atraerá mucho, pero tampoco pueden decir nada negativo. Lo más destacable es el dibujo de Doug Mahnke, que le da un buen toque visceral a toda la historia. Neutral (6)

Tom Strong Libro Dos: Colección de diversas historias de aventuras al estilo pulp (y otros géneros antiguos algo olvidados) modernizado, protagonizadas por Tom y su familia, por Alan Moore. Primero hay una historia del Oeste extraño que queda bastante bien, dibujada por Weiss. Después una historia chorra pero divertida en plan parodia de aventuras de/para niños, con los Strongmen de America, y una aventura que se basa en un giro más que otra cosa, de Tesla Strong. Después Chadwick dibuja otra aventura de descubrimiento de sitio terrorífico al estilo antiguo, bien hecho, aunque algo repetitivo con historias anteriores. Luego toca una historia sobre los comienzos de Dhalua, que explora bastante bien su cultura nativa, sin caer en tópicos. Luego vuelve Tesla, en un combate muy divertido e imaginativo, tanto visualmente como en concepto. Entonces cambiamos a una historia de prosa ilustrada (por Gary Gianni, visto en Hellboy, entre otras cosas al estilo victoriano hacia el que apunta la historia), bastante buena una vez te metes, y ciertamente un buen cambio de ritmo. Despues toca un revival del género de los animales parlantes, en plan de coña. Es un solo chiste, pero es divertido un rato. Más partido tiene la siguiente historia de chiste, a base de universos paralelos, ya que a eso se le pueden sacar muchas variantes, muchas de ellas muy divertidas. La historia tuvo tanto éxito que luego hicieron un especial a partir de ella. Tras un anuncio-chiste muy gracioso, vamos a la historia superheroica más tradicional, en dos partes que son números enteros, reminiscente de las viejas historias DC de “Crisis en Tierra-tal”, con todo el sabor de viejos amigos haciendo referencias a divertidas historias pasadas, y enfrentandose a grandes amenazas absurdas mediante imaginación aún más absurda. Además, Moore aprovecha el concepto de Terra Obscura para reintroducir en el mercado antiguos personajes de los 40 que cayeron el dominio público (de los que luego se hicieron un par de miniseries, inéditas aquí) El siguiente número es esta vez un homenaje a la Edad de Oro, en concreto a los comics del Capitán Marvel. Es una historia divertida y bien montada, y aprovecha la estructura de varios capítulos de la época para tener a distintos dibujantes, cada uno apropiado a donde va Tom en cada capítulo (Heath hace clásico, Baker hace su comedia habitual, y Poplaski imita el estilo retro) El último número vuelve al formato de varias historias, pero esta vez enlazadas con una excusa de vacaciones de la familia de hace años. La primera la dibuja Barta, e imita las tiras cómicas de niños antiguas. La segunda es la aventura más normal, aunque es algo predecible. Y la tercera presenta a Johnny Future, que luego será importante para la serie derivada, pero al igual que sus futuras historias, no es más que una mala parodia de historias de ci-fi de los 50. El dibujo de Sprouse en todas las demás historias del tomo es muy bueno, como siempre. No es una serie revolucionaria, ni se desarrolla, es más de ir al baul de los recuerdos y tratar de hacer cosas divertidas y algo modernas con viejas cosas que no se estilan mucho, pero en ese plan, es divertida. Recomendado (8)

Y eso es todo. La semana que viene, Guerra Civil continua en Lobezno, Nuevos Vengadores, y sus dos series propias, la Patrulla-X continua de viaje por el espacio, Ultimate Spiderman continua la saga del clon, los Jovenes Titanes tienen a la Patrulla Condenada, e Isis debuta en 52, así como los orígenes de complemento. Y probablemente muchas cosas más. Nos vemos.