Ten siempre una copia de seguridad del sistema operativo con todo instalado pero sin virus a mano. Ahorra problemas.

[Suena All Dead, de Queen]

Hola. Bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, muy poquitas cosas, así que seré breve.

Aparte de lo que comento aquí, salió Torre Oscura Nº2, pero con toda la buena voluntad del mundo, no pude terminarlo, porque me estaba liando con todos los conceptos nuevos, y no es que sea de uno de mis géneros favoritos. Pero no soy el público objetivo (eso serían fans de Stephen King, aunque siempre se puede argumentar que no está haciendo bien el trabajo de ser accesible a nuevos lectores) y quizá debería haber prestado más atención, así que en vez de darle una nota injusta, lo dejo estar. Eso si, el formato es una pequeña tomadura de pelo, ya que se paga lo de un comic de 48 páginas, por poco más de 24 páginas de contenido, textos añadidos, y un montón de bocetos inútiles.

Mientras tanto, en Planeta siguen sin publicar 52 semanalmente, y ya llevan dos semanas de retraso. Gran manera de comprometerse con un proyecto y de hacer las cosas en condiciones. Pero eh, esta semana ha llegado el Clásicos DC de Demon, porque ese es imprescindible que salga a tiempo, pero la puñetera serie semanal no. En cualquier caso, es un ladrillo a base del Kirby de los 70, y no del más imaginativo. La verdad es que Etrigan no se volvió un personaje bueno hasta que Moore y compañía lo relanzaron en los 80, y se nota, porque no tenía buena parte de la gracia en esta serie. Pero si eres un completista de Kirby, supongo que lo querrás, de todas maneras.

Y últimamente, están sacando un montón de miniseries en tomo de editoriales independientes, muchas con buena pinta. Yo esta semana he comentado la que más interesante me parecía, pero hay muchas más, y estaría bien que les echaras un vistazo a ver si hay alguna que capte tu atención. Porque las dos grandes sacarán mucho material, pero no es que su calidad media sea precisamente estelar.

Novedades americanas: DC revive al Capitán Zanahoria, personaje del género de animales antropomórficos mezclado con superhéroes, en una nueva miniserie. Es un comic desenfadado y algo chorra, divertidillo pero que nunca llega a ser gracioso, basandose sobre todo en gags visuales decentes y juegos de palabras malos con animales.

Por otro lado, relanza a un par de personajes con Flecha Verde y Canario Negro, serie que reemplaza la del primero, pero todavía con Judd Winick. Y es tan malo como puedes esperar, reciclando ideas malas de series recientes, pero de manera aún peor y contradictoria, y sin hacer lo más mínimamente interesantes a sus protagonistas, centrandose en vez de eso en sus chorradas de siempre. Lástima de dibujo que se merece algo mejor.

Y en Marvel está X-Men: Muere por la Espada, que pese al título, no tiene nada que ver con la Patrulla-X: Es una miniserie que junta a Excalibur y los Exiliados para cerrar sus respectivas etapas actuales bajo Claremont. A decir verdad, es una gran idea, porque lejos de ser gratuita, son dos grupos que se complementan perfectamente a varios niveles. Desgraciadamente, está escrito por Claremont, con todo lo que conlleva.

Ahora, pasamos a las novedades. Esta semana:

52 Nº23: Portada con composición clásica, pero perspectiva diferente. El número continua directamente del capítulo anterior, cosa rara en la serie debido al sistema de tiempo real, pero apañable… ha pasado un dia, pero Magnus ha estado inconsciente, así que el efecto es de continuación. Y en esa historia, por fin descubrimos que ha pasado con los científicos locos desaparecidos. Y como corresponde a algo que hace Grant Morrison, es una idea genial, que en poco espacio se presenta perfectamente como idea y a algunos de sus protagonistas, tiene múltiples gags visuales y de expresión (prácticamente uno por viñeta) y en general es terriblemente divertido, y promete para fúturos números. Es una idea tan buena que hasta se ha usado una muy parecida para una serie de TV. Con una hábil conexión, se pasa al resto del número, que continua lo de Intergang, y también son dos trozos conectados: Primero una parte de Question y Montoya escrita por Rucka, y después una más centrada en Black Adam e Isis, escrita por Johns, formando una sola historia. Se expande y explica un poco la idea de lo que había detrás del ataque en Kahndaq y lo que decía la terrorista, que resulta ser otra idea de Morrison que también resulta genial. Hay acción más que decente. Question tiene dos de las frases más graciosas de la serie, una en cada parte. Y la historia de Black Adam cambia de dirección (aunque lo que pasa quedaba bastante claro por la portada y una pista en el Titanes del mes pasado) de manera que aunque menos visceral, resulta muy apropiada, y deja como incógnita como va a llegarse ahora hasta el final más evidente de este tipo de historia. En general, es un número muy disfrutable, donde todo está funcionando como debería y desarrollandose cada vez mejor. Esta semana tenemos dibujante invitado, a Drew Johnson, que hacía Wonder Woman antes de Crisis. Lo hace bastante bien, aunque a veces queda un poco raro, pero lo compensa llevando muy bien los elementos de fondo, y plasmando bien el origen del personaje nuevo y haciendo que su traje (que supongo habrá diseñado uno de los oficiales) quede chulo. El origen de esta semana es, curiosamente, Wildcat, que a diferencia de los personajes anteriores, ni es famoso ni tiene un papel importante en la serie. En cualquier caso, se resume bien su origen, cosas importantes y actitud general, y el dibujo del veterano imbatible Ordway es muy apropiado para el campeón, por conexiones. Muy Recomendado (10)

Ángel Callejero: El tomo independiente de este mes, editada por Slave Labor en la edición original. Escrito y dibujado por unos tales Jim Rugg y Brian Maruca, es un comic en blanco y negro de 5 números sobre una chica de 12 años sin hogar que se enfrenta al mal con sus asombrosas habilidades con el monopatín y repartiendo leña. Pero no te confundas, es una comedia de acción exagerada, y muy buena, además. Es una serie que va del Ángel montando en monopatín, y para no aburrirse y no pasar hambre, metiendose en las aventuras más absurdas, ridículas y geniales que se les ha podido ocurrir a sus creadores, que es bastante: Tiburones licántropos, ninjas que juegan al baloncesto, piratas viajeros en el tiempo, astronautas irlandeses, antiguos héroes de la blaxplotation, Jesucristo… todo vale para hacer divertida la historia, que en apariencia imita a los comics de antaño (con notas al pie referenciando comics que nunca existieron) pero en realidad es una colección de despropósitos muy graciosa. Para que te hagas una idea, entre capítulos vienen fichas de los protas en plan Handbook, que llevan comparativas de poder, habilidad de lucha, y por supuesto, habilidad de monopatín y de baloncesto. Es todo así de absurdo pero genial, y el dibujo es muy bueno y acompaña bien. Al final hay un montón de material extra, sobre todo portadas extra y pin-ups, pero la mayoría son ideas también graciosas y no relleno. Deberían hacer comics absurdamente divertidos que recuerdan porque a uno le gustan los comics. Muy Recomendado (9)

Astonishing X-Men Nº7: Comienza la última saga de Whedon, que aún se está publicando en EEUU. Si cumplen lo prometido, habrá terminado para enero, pero nunca lo han cumplido hasta ahora, así que es posible que acabemos en otra situación como la de Ultimates, y si no, por muy poco. La impaciencia y falta de previsión hacen eso. En cuanto a la historia, tiene tres problemas: Primero, que como es de esperar, la historia avanza más bien poco. En el número anterior, la Patrulla-X y amigos salían al espacio rumbo al planeta de los malos. En este número, siguen rumbo al planeta de los malos. Eso no es tan malo como parece, porque al menos hay material de sobre en la nave espacial, y paralelamente en el planeta, pero es parte del ritmo acumulativo de la serie. El problema más grave es que es otra puñetera saga en el espacio. Lo cual significa que ahora mismo, de tres series principales de la Patrulla-X, dos de ellas transcurre en el puñetero espacio, retozando con los puñeteros alienígenas. Que sería malo de por sí, si fuese algo que tiene que ver con la serie, pero no, es algo que no tiene nada que ver con la Patrulla-X, en la que únicamente hacen de superhéroes genéricos, y que sólo está aquí, por partida doble, por puñetera falta de ideas y ganas de imitar a Claremont, que sólo lo hizo la primera vez porque suele meter sus caprichos allá donde va, pegue o no. Y el tercer problema es que, francamente, Breakworld no parece un lugar terriblemente atractivo. Es un mundo de alienígenas genéricos, de los de al euro la docena en la ci-fi cutre, con rituales vagamente exóticos, y pobres alienígenas oprimidos por gente que se llama, en serio, Señor del Poder Kruun. Da la sensación de estar viendo una serie de dibujos animados de las que están para vender muñecos. Al menos tienen una cosa mejor que los Shi’ar, y es que vemos al pueblo y su cultura, que nos dice porque están luchando, mientras que los Shi’ar parecen estar compuestos exclusivamente por cuatro tipos en la sala del trono. Dejando a un lado todo esto, y es mucho dejar, hay escenas bastante buenas con los protagonistas interactuando en la nave de Sword, con el choque de personalidades entre los dos villanos anteriores (que aquí son ridiculizados, y dado que son un tanto ridículos, queda mucho mejor que cuando iban en serio), la actitud maravillosamente chula de la Agente Brand, y la actitud de nulo asombro de los Hombres-X ante todo esto. Eso si, dos meses después de la gran revelación de que Lockheed era el espía de Sword, ¿no estaría bien que Whedon se hubiera molestado en darle una explicación o unas consecuencias? El dibujo sigue siendo muy bueno, pero al igual que el diálogo, estaría mucho mejor si estuviese al servicio de un argumento mejor. Recomendado (7)

Capitán America Nº24: Último crossover de la serie regular con Guerra Civil, y por fin el número está dedicado al Capi, aunque de nuevo, no puede realmente hacer nada, porque lo importante está pasando en la miniserie, y esto sólo rellena huecos entre páginas. Pese a eso, este número lo que hace es señalar los fallos de la etapa de Brubaker: La serie del Capitán America, hace muchos años, solía ser un pestiño porque iba casi exclusivamente del Capi como lacayo del gobierno enfrentandose a nazis, pseudonazis o terroristas genéricos de manera siempre igual, y teniendo más bien poca personalidad. Eso se fue solucionando cuando pusieron a una serie de guionistas buenos que se salieron de eso y realmente supieron escribir al personaje. Pero Brubaker lo ha devuelto a los viejos malos tiempos. La Guerra ha acabado con la retrógradez de tenerle como lacayo de Shield, pero seguimos teniendole en una interminable sucesión de verle pegandose con lacayos genéricos sin gracia, sin ingenio, y sin decir nada, y cada vez es más coñazo, por mucho que técnicamente no esté mal hecho. Y francamente, excepto tenerle muy serio y solemne, tampoco tiene mucha personalidad, y la poca que tiene va bastante en contra a como lo han caracterizado desde siempre, pero eso parece ser endémico últimamente. Así que este número es sobre todo, un monton de lo de siempre, para variar, y una página de avance de que, eh, a lo mejor proximamente pasa algo interesante. Francamente, el personaje se merece algo mejor. No Recomendado (4)

New X-Men Nº26: Por fin, termina el año de matanza y lloriqueos. A decir verdad, la saga ha mejorado bastante en el último cuarto, cuando se ha acabado lo de los curas con pistolas matando niños, y se ha convertido en una historia de acción más tradicional. Pero eso sólo significa que se queda en normalita. El gran problema es que se supone que Nimrod es una terrible amenaza, y que los protagonistas están en peligro de muerte, que pueden morir en cualquier momento como parece que pasa un par de veces. Pero ahí es donde queda claro lo mucho que la han cagado Kyle y Yost hasta ahora: Vamos a ver, gente, desde que llegasteis, os habeis cargado de forma absolutamente gratuita a la mitad de la plantilla de la serie. ¿De verdad esperais que importe a estas alturas si matais a uno o dos más? Podrían cargarselos a todos y reemplazarlos por clones de Lobezno, y poco importaría ya. (Además, dado que los protas que quedan son los que llevan anunciados desde el primer número como la alineación final, pues…) Luego hay otro problema menor, y es que intentan hacerse los ingeniosos y darle un giro sorpresa a Nimrod en el epílogo, pero no funciona en absoluto. Si no leiste sus apariciones originales, no lo captarás, y si las leiste, sabes que no tiene absolutamente ningún sentido. Por lo demás, es un combate más o menos decente contra un enemigo casi imbatible (lo cual nos lleva al algo decepcionante final, por desgracia) con dibujo que no acompaña bien, porque es demasiado exagerado para el tono de acción sombría y chula que necesita esto. Ahora que ha pasado la primera saga, los guionistas realmente tienen que centrarse en desarrollar mucho más a los alumnos y hacerles hacer algo más que no sea luchar y lloriquear, dejar de una vez la matanza gratuita, y dejar de hacer malas versiones de ideas de Claremont, porque si no la serie va desembocada a ser la versión moderna de los comics mutantes mierda de los 90. Neutral (5)

Superman Nº5: Seguimos con las sagas que aún no han terminado en EEUU. En Superman, termina el Libro 1 de Camelot Cae, que es una manera bonita de decir que la cortan por unos meses para que Pacheco tenga tiempo para terminarla. Como en el número anterior, es sobre todo una historia de futuro alternativo bien hecha, que va de coger a los protas de siempre, junto con algunos varios en plan cameo, y meterles en un apocalipsis de los buenos. Por supuesto, son sólo versiones posibles de los personajes, pero como en los buenos Otros Mundos, Busiek hace que importe, haciendo una historia que parece épica y trascendente, con verdadera emoción y tragedia, y que queda bastante chula, y con un final que no es en absoluto el que suelen tener este tipo de historias. Además, mejor aún, Busiek logra que tenga relevancia respecto al presente de Superman, ya que no ha sido sólo una excusa para hacer una Última Historia de Superman, sirve para presentar a Superman con un dilema que va a la raiz del personaje, y le pone en un apuro muy difícil de superar. El dibujo de Pacheco es muy bueno en general, con algunas escenas impresionantes, y algunas poses algo forzadas. Y por alguna razón, el diseño de Khyber, el gran malo, está copiado de la Presencia de Marvel. En cuanto a Action, ataca Bizarro. La gracia de Bizarro solía ser que hace las cosas al revés, y era un personaje relativamente desenfadado. Alternativamente, en la versión de los 80-90, era un personaje trágico, como un monstruo de Frankenstein. En cualquier caso, ambas eran ideas interesantes y únicas, con personalidad, que surgían naturalmente del concepto de ser un doble imperfecto de Superman. Esta versión, sin embargo, no es nada de eso. Es un bicho fisicamente parecido a Superman, pero que lo único que haces arrasar todo a su paso. Es Hulk, o mejor, Solomon Grundy, pero que vuela y lanza rayos por los ojos. Por tanto, en vez de un personaje único y divertido, es el rollo de siempre, y redundante con otros. Fantástico. Además, eso hace que más de la mitad del número sea una escena de pelea que no sirve absolutamente para nada, a base de splash pages o casi, y no tiene nada de reseñable. Y el resto de la historia, tampoco mucho… lo del niño avanza de la manera predecible (la elección del nombre, eso si, es un guiño excelente) hasta el final, donde Donner vuelve a demostrar que esta historia únicamente sirve para hacer que los comics se parezcan a las películas, sea buena idea o no. El dibujo es bueno, pero no lo suficiente para vender un montón de escenas vacias de pelea ni un comic que se lee en nada porque la media de viñetas es de casi 2 por página. Cómo un guionista tan bueno en otros sitios como Johns puede hacerlo tan mal, no se entiende. Recomendado (7)

Runaways Nº7: Comienza una historia dedicada a las consecuencias de la anterior, titulada “Muerto significa muerto”. La coña es que esa frase, originalmente acuñada por Quesada en su primera época para resumir su política de no resucitar personajes, terminó resultando, como muchas otras cosas de esa época, ser un chiste a costa de los lectores en su etapa actual como Gordo Cabrón, como demuestran Bucky Cyborg y demás. Así que queda ambiguo si Vaughan lo está usando mediante el uso literal del principio, o el irónico actual. En cualquier caso, las reacciones ante la muerte de uno de los Fugitivos son el tema principal de la historia, con los personajes en varios estados de aceptación al respecto. La mayoría tienen reacciones sutiles, tristes y muy apropiadas antes la muerte, todas geniales. (Eso si, si quieres ser tiquismiquis, una de las escenas es demasiado ambigua en un sentido, y no queda claro si es porque se está autocensurando por el etiquetado de la serie, o si hay que tomarselo literarmente… y además, uno de los personajes habla como si hubiesen sido amigos desde pequeños, en vez de verse simplemente una vez al año, pero eso es algo menor) Pero la mayor reacción es algo bastante más fuerte, recordando los momentos más duros e impactantes de sagas antiguas, llevando a uno de los protas por sitios peligrosos e imprevisibles, y de paso atando cabos de la saga anterior. Desgraciadamente, el argumento principal, aunque temáticamente le pega a la historia, es probablemente la historia de acción más convencional de la serie con diferencia, con los Fugitivos enfrentandose a un bicho durante 2 números como un equipo convencional, aunque con toques de diálogo bastante superiores a la media, sobre todo los de Molly. Así que no tan bueno como de costumbre, pero bastante bueno de todas maneras. El dibujo es de Mike Norton, que debutó en una mini inédita aquí (como todas las miniseries buenas, mientras publican Marvel Team-Up) y lo hace bastante bien, más convencional que Alphona, lo que le pega a la historia, pero bueno y hábil con los personajes adolescentes y sus emociones. Recomendado (8)

Y eso es todo. La semana que viene, Ultimate X-Men celebra su nº75 con la presentación del último personaje que necesita una versión Ultimate, Batman tiene una historia de relleno, Green Lantern se enfrenta al mundo, Outsiders se enfrenta a viejos villanos, Supergirl y la Legión de Superheroes presenta a un nuevo grupo, y en 52 pasa de todo. Nos vemos.

Anuncios

Antena 3, estás muerta para mi.

Oh, y es cosa mia, ¿o este pais se vuelve cada vez más y más estúpido?

[Suena Iron Man, de Black Sabbath, ya que el personaje de comic ahora destruye a los que antes salvaba, como su tocayo de la canción]

Hola a todos. Bienvenidos a una semana más, cargada de novedades. Siento el retraso, pero he tenido problemas con un virus, entre otras cosas. ¿Alguien sabe de algún anti-virus/spyware que sea bueno, no sólo eliminando de verdad las infecciones sino, si puede ser, protegiendo de ellas sin interferir demasiado en el resto de procesos? Oh, y que sea gratis, puestos a pedir lo imposible.

Esta semana, los tomos de Panini y algunas cosillas más (5 a 10, una buena proporción de 24 páginas frente a lo demás), ya que las editoriales tratan de sacar lo de octubre cuanto antes para que no se pegue a las novedades del salón inminente. También es inminente el 5º Aniversario de esta página, así que mandad felicitaciones y regalos a la dirección habitual, así como consejos de cómo celebrarlo que no cuesten mucho trabajo. Igualmente, si alguien quiere decir unas palabras para celebrar estos 5 años, que las escriba y las publicaré cuando toque.

Nada que comentar esta semana (y si lo había, se me ha olvidado con tanto trote, y ya lo recuperaré la que viene), así que pasamos a novedades americanas:

En Marvel esta parecer ser la semana de “Jodamos a Steve Gerber”. Es decir, Gerber es uno de los mejores guionistas que ha tenido la editorial, tan por encima de la mediocridad habitual que da risa, de los pocos que ha querido, y sabido, decir algo de verdad, y lo ha hecho muy bien. En Marvel, por algún motivo, han decidido revivir simultaneamente a varios conceptos enteramente creados por Gerber hace años, cuyas historias de entonces aún dejan en ridículo a la mayoría de ahora. ¿Qué hace Marvel? ¿Llama a Steve Gerber, que aún es un gran guionista, como demuestran sus trabajos actuales para la Distinguida Competencia, y que además necesita bastante el trabajo? Joder, no, eso tendría sentido. Hacen todo lo contrario. Sacan una miniserie de Howard el Pato, que como todos los intentos de cualquiera que no sea Gerber de escribir al personaje sin excepción, no tiene punto de comparación con el original, siendo una excusa para hacer chistes tontos en vez de hacer comentario social agudo y muy gracioso. Y ya la leche, reviven a Omega el Desconocido, un personaje que apareció en un gran total de 12 comics, en una miniserie extrañísima y muy personal que escribió Gerber en los 70 pero que se quedó cortada. Es algo tan olvidado y remoto que si alguien lo recuerda, es por Gerber, no porque a alguien le importe el personaje. Pero en vez de darle una oportunidad de que Gerber termine su historia, lo que hacen es dejarsela a uno de esos autores de novelas (y por tanto, “serios”, y más dignos que los pobres escritores de comics, según el Gordo Cabrón) para que haga una versión de lo mismo. Porque, eh, ¿para que tener la historia de verdad cuando puedes tener un fanfiction glorificado? El primer número, como era de esperar, es hacer lo mismo que hizo Gerber hace 30 años, pero peor.

Mientras, en DC, lo mejor que se les ocurre, es sacar un Metamorfo: Año Uno, por Dan Jurgens. Quien demonios quiere eso, no está claro. El caso es que para ser Jurgens, no está mal, y evita la lentitud de otras miniseries similares. Pero al final del día, es lo que uno podía esperar de algo así, es decir, nada nuevo.

En Vertigo, mientras tanto, sacan Vinyl Underground, que pese al título, no tiene que ver con música. Es una serie que parece hecha con un molde de Vertigo: Investigadores de lo sobrenatural, cada uno de ellos con un elemento “moderno”, “maduro” o “impactante”. Sin nada interesante debajo de esa falta de ideas. De verdad, deberían haber superado ya ese tipo de cosas.

Y para terminar, algo positivo. Dark Horse saca el segundo volumen de Empowered. Empowered es una serie, directamente en tomos, creada por Adam Warren, a base de historias de distinto tamaño sobre una heroína de segunda, sus problemas y su entorno. Terriblemente divertida, moderna, original, llamativa, y además, a ratos increiblemente tierna, y hasta sexy, es una de las mejores novedades de este año. Lástima que poca gente la lea, y por eso tenga que ser en blanco y negro.

Esta semana:

52 Nº22: Una portada chula, con un chiste gracioso en el texto que no se puede traducir bien. Este es un número curioso, dividido entre dos guionistas. Waid empieza con una escena que continua el misterio de Supernova, descartando probablemente una o dos teorías, y con un momento muy bueno aunque obvio. Entonces esa escena pasa a ir de la Balada de John Henry, con un par de revelaciones lógicas sobre el Proyecto Hombre Común, una lógica en retrospectiva, y otra que debería haberse dejado clara un poco antes, y un avance de la guerra oculta entre el protagonista y Luthor. Y luego está la parte de Morrison. Una es el retorno del Doctor Magnus tras ocho números de ausencia, con el principio de su segundo acto. Si el primero eran los Martes con Morrow, este va a ir por otro sitio relacionado, donde seguirán explorando el lado de ciencia loca del Universo DC, y también la historia de cómo Magnus recuperará su mojo, por así decirlo. En este número se nos enseña lo que ha estado haciendo estos dos meses, se hace referencia a una historia olvidada de los Hombres de Metal por Steve Gerber como motivador de toda esta historia (podría haber sido un poco más claro teniendo en cuenta que hace 30 años de eso, pero más o menos deja clara la idea), la usa para dejar claro que la bazofia que hicieron con los personajes de los 90 está fuera de continuidad, y recupera un concepto de Siete Soldados. Eso es sólo en la primera página, después pasamos a los negocios serios: Un combate muy divertido, donde, fiel a sus orígenes en la Edad de Plata de DC, Magnus usa inteligentes usos de CIENCIA para combatir a los malos de turno. Demencial pero genial, con los toques de diálogo que nadie más hace como Morrison, y con un final que aumenta el nivel de demencia aún más, de cara a próximos números. Por último, hay una escena que no está claro a cual de las 7 historias pertenece (usa magia, así que quizá a la de Dibny, pero esa suele ser territorio Waid) donde se nos presenta el origen de una nueva versión de un viejo y olvidado personaje, que tiene la mezcla extraña entre ridículo y genial de muchos personajes de DC de la época. La idea básica del orígen es bastante convencional, pero Morrison le da suficientes giros, ironías y ambigüedades para hacerlo destacar un poco. Será interesante ver por donde van con el personaje, porque de momento no está nada claro como encaja con la serie, aparte de temáticamente (la mayor parte de historias de 52 van de personajes tratando de recuperar su heroismo, mientras que este tiene que empezar de cero). En el dibujo, seguimos con los regulares, esta vez Eddie Barrows, que hace su mejor trabajo hasta ahora, sobre todo el aspecto del nuevo personaje y la batalla del final. Y en los orígenes, toca el Linterna Verde clásico, y simplemente se resume su orígen, sin meterse en todas las complicaciones desagradables posteriores, lo cual es probablemente una buena idea, aunque quede un poco escaso. Dibuja su dibujante actual, Ivan Reis, que lo hace muy bien. Muy Recomendado (9)

Ares: Una miniserie dedicada al Dios de la Guerra no parece una idea precisamente obvia, pero teniendo en cuenta que ha habido de Hercules y de Thor, y que este último de momento está en el limbo por lo que hay un hueco en Marvel para los fans de la mitología, tiene cierto sentido. El encargado es el experto en mitología residente en Marvel, Michael Avon Oeming, al que deberían haberle dado la nueva serie de Thor en vez de premios de consolación, pero eso es otra historia. Esto es un relanzamiento del personaje de Ares, que aunque transcurre en el Universo Marvel, mejor no pensar mucho en como encaja esto con historias anteriores: La personalidad de Ares ha cambiado muchísimo (por no decir que ahora tiene una más compleja que “odia a todos”), muchos de los dioses del Olimpo están distintos (y por alguna razón ahora tienen a héroes clásicos entre ellos) y la cronología no encaja ni siendo generosos. Pero dejando eso a un lado, empieza bastante bien, con una idea muy buena para poder tener a Ares como protagonista: Básicamente, se harta de que todo el mundo le considere un patán beligerante (aunque a decir verdad, eso es lo que siempre ha sido, y el propio Ares casi lo admite) y decide retirarse del negocio de ser el dios de la guerra y vivir como un humano. Eso nos lleva a un status quo genial cuando empieza la historia donde Ares trata de compaginar una vida normal con un hijo al que genuinamente adora, y su actitud guerrera y anticuada de siempre, y teniendo bastante éxito, pese a lo incompatibles que puedan parecer. No sólo es una gran idea, Oeming lo lleva muy bien, con una buena mezcla de humor y desarrollo sólido. Pero como eso no sería una buena historia mitológica, enseguida viene la llamada a la acción, que abarca a partir del segundo capítulo. Y eso es una historia épica de batallas entre dioses bastante tradicional, pero bien hecha, con buena interacción entre la familia de Ares (a medio camino entre una familia disfuncional y un ejército), peleas razonablemente chulas, acción que da la impresión de que es trascendente, y los temas apropiados para este tipo de cosas. El dibujo es de Travel Foreman, que dibujó la mini del Dr Espectro, y hace bien algunas cosas, aunque a veces es demasiado minimalista y a veces es inconsistente y confuso. Una buena historia para los fans del género, que además hace un trabajo muy bueno de renovar a un villano de segunda. Recomendado (8)

Civil War Nº5: Si no fuera por la horrible caracterización de los “héroes” de esta historia, sería una historia de acción tonta bastante mejor. No buena, pero al menos vagamente disfrutable como tontería. Pero tal y como está, es estúpida: Stark ahora es el Führer de Hierro, y ha recreado al Escuadrón Suicida, perdón, a los Thunderbolts, con los peores psicópatas del Universo Marvel. Eso aparentemente tiene que inspirar de confianza al estúpido público de que no habrá más muertes provocadas por superhéroes. Oh, y dos de ellos son gente que odia a Spiderman. Es como si quisiera intencionadamente alienar a su “pupilo” Spiderman, cuya reacción, francamente, se veia venir desde antes de empezar la miniserie. El grupo de villanos, por cierto, tiene a varios famosos, y dos que no le importan a nadie. Como si de un chiste se tratara, envían en la primera misión a los dos no famosos. Extrañamente, no les pinta una diana en la frente para ir a juego. Te puedes imaginar lo que pasa después. Y si has visto la portada alternativa, (o leiste cierto comic que Panini, en su infinita habilidad, sacó la semana pasada que contaba la misma escena) sabes exactamente como pasa. Y después… no pasa nada de importancia. No pasa prácticamente nada, de hecho. Y ya tiene mérito que en una serie que se enorgullece de ser estúpida pero emocionante y en la que pasan cosas “importantísimas”, haya un capítulo que es bastante aburrido porque no pasa nada. Es decir, por mala que fuese Crisis de Identidad, al menos tenía claro que ritmo llevar: En el nº5 de 7 relajas un poco y das tiempo a tomar aliento antes del sprint final… pero al menos haces que pasen cosas, y tienes un cliffhanger que vuelve a poner las cosas interesantes. Aquí, después de un número que se resumen en “cuatro personajes se unen a uno de los bandos”, tenemos una escena final en la que no pasa nada relevante a la historia principal (bueno, un personaje irrelevante es capturado fuera de pantalla) y que sólo sirve para decirnos “eh, mira, Tony Stark puede estar haciendo algo malo”. ¿Me tomas el pelo, Millar? ¿La gran revelación del número es algo que para cualquier ser racional ha estado fuera de duda desde hace meses? (Por no hablar que queda aún más tonto, si cabe, teniendo en cuenta que en otras series llevan meses escribiendole como si fuera un Hitler de latón) Y si eso no es lo que quería decir, entonces es una escena que no sirve absolutamente para nada, está de relleno y hace que un número ya malo de por si sea encima totalmente anticlimático y simplemente pare de golpe. Oh, y si la indicación del “traidor” en uno de los dos bandos es lo que parece ser, tiene que ser la cosa más estúpida de la serie. Y teniendo en cuenta de que hablamos de una serie que incluye un Thor Clon Cyborg Asesino, es mucho decir. Por cierto, en la versión de lujo o como se llame, vienen unos artículos muy interesantes sobre el gobierno americano. Lástima que no tengan absolutamente nada que ver con el comic al que acompañan, ya que los parecidos políticos son superficiales y bobos y apenas una excusa para tener puñetazos. Por no hablar que el tipo de lector que aprecie ese tipo de tonterías, dudo mucho que sepa apreciar libros de información sobre el historial político de Dick Cheney. Evitar a toda costa (2)

Cuatro Fantásticos Nº16: Este comic tiene una cosa buena y alegre: JMS por fin abandona la serie. Alegría y regocijo. Es una partida un poco apresurada, porque no estaba pensado que lo fuera y se nota, pero ey, en cuanto antes, mejor, ya ha hecho bastante daño. A decir verdad, este número no es tan tóxico como los anteriores, y la verdad es que tampoco es tan malo, pero no es que aún merezca el beneficio de la duda. Es la historia de cómo Ben, harto de tanta tontería, se va a Francia. Empieza fatal, con los chistes de mala comedia de situación que tan tontamente han llenado algunos de sus últimos comics y que dan algo de vergüenza. Además, como no sorprende a nadie, JMS ignora cosas importantes de la serie paralela de Slott y hace como si no existe. Pero después mejora, cuando Ben llega a Francia y se encuentra a los héroes locales. Evitando los tópicos franceses, los hace un poco cutres y kitsch (muchos parecen versiones de segunda de la Liga de la Justicia clásica) pero no para burlarse de ellos (bueno, hay algunos chistes malos) sino para provocar una reacción nostálgica en Ben que funciona bastante bien, en parte porque es un respiro alegre después de tanta agonía barata, en parte porque es bastante más sutil que en sus anteriores intentos de melancolía. Vale, la historia existe únicamente como contraste al desastre que el propio guionista ha causado antes, pero al menos demuestra que aún queda algo bueno, y puede irse de la serie dejando algo menos horrible. Y luego está la segunda ración de la Cosa del mes, que irónicamente, tiene más a los otros 3 Fantásticos que la serie principal. Y en ella, Slott demuestra que puedes hacer una historia divertida, original, alegre y melancólica sin necesidad de destrozar nada antes. La idea principal es resolver lo de Ben como millonario, y lo hace sin necesidad de darle al botón de reset, sino con una simple moraleja que le devuelve a lo que tiene que ser. Además, demuestra que a diferencia de otros, Slott pilla perfectamente a Reed Richards, que no sólo es superinteligente en ciencia, también tiene inteligencia emocional y realmente entiende y se preocupa por su familia, aunque a veces esté demasiado abstraido para mostrarlo. Añadele buen uso del resto de secundarios, diálogo muy divertido y un subargumento bastante divertido que añade un elemento más a la serie que le va perfectamente a la premisa de “Ben es un tipo medio de la calle… sólo que con elementos fantásticos” y queda un comic muy chulo. El dibujo en ambas series de McKone y DiVito, a los cuales les queda muy poco en las series, es muy bueno, sobre todo en expresiones faciales, aunque no se queda corto en lo demás. Los diseños de McKone para los franceses captan bien la idea, y DiVito es el que hace gracioso el subargumento principal en Cosa. Recomendado (8)

Daredevil Nº20: Por fin nos hemos librado del complemento, pero la serie sigue siendo doble, esta vez con dos números, cosa que no puede durar, porque se adelantarían demasiado a las demás series. Continua la aventura de Daredevil en Europa, que es una curiosa mezcla entre misterio, aventura y acción. Brubaker escribe a un buen Matt en ese plan, avanzando despacio la historia, pero no haciendo que se lea demasiado deprisa, llenandola con muchas reacciones de Matt, acción cuando hace falta, y buenos giros inesperados. El dibujo de Lark y Gaudiano le pega bastante bien. No tan emocionante como promete, pero bastante bien. Recomendado (8)

Doctor Muerte: Libros de Muerte: Bajo ese título redundante, Panini publica una miniserie donde Brubaker trata de contar el origen definitivo del Dr. Muerte. Por supuesto, tiene el problema de que la gran mayoría del público sabe como va la historia, y parte de los detalles también. Pero claro, esta historia está escrita como una biografía, y la cosa con las biografías es que lo importante no es como terminan, ya que eso lo sabes desde el principio. Es la información que revelan sobre la formación del personaje del que hablan, y como desarrollan y enlazan los elementos famosos. Y eso aquí está muy bien hecho. Brubaker se ha documentado muy bien, y coge todos los elementos que se han mencionado de la vida de Muerte hasta su primera aparición, y crea una historia que realmente parece la vida de una persona. Además, rellena la historia con elementos nuevos que tienen sentido y encajan bien como parte de ella. Su Muerte está muy bien escrito, dejando claro que es un genio capaz de ser desalmado desde pequeño, pero también un gran hombre con algo de humanidad. Y se ve como a partir de ahí, sus rasgos de personalidad se han ido formando, y también sus fallos, y le logra dar una estructura dramática sólida en vez de ser simplemente una colección de anécdotas. Vemos el orígen, vemos como se empieza a formar, su última posibilidad de redención, su verdadero orígen como Doctor Muerte, y el climax, con la conquista de Latveria. Y de paso, Latveria se desarrolla como un sitio más creible, se añaden detalles sobre su educación en EEUU que hacen que esa parte tenga más sentido, se desarrolla más su romance con Valeria, y se cuenta en condiciones la historia de cómo y porqué accedió al trono de su pais, en unas secuencias tan exageradas como geniales. Y la narración en el presente no se hace pesada, y tiene un giro final que no está mal. Las personalidades son atractivas, las situaciones bien pensadas, las emociones palpables, y la acción chula. Brubaker debería centrarse más en este tipo de cosas que en historias de superhéroes que no sabe hacer bien. Oh, y el dibujante es Pablo Raimondi, de la miniserie de Madrox (que sale en 6 comics esta semana, en una de esas coincidencias), que lo hace maravillosamente también. Muy Recomendado (9)

JLA Nº2: En un bonito detalle, Planeta pone la portada alternativa como contraportada. Y menuda diferencia entre ambas: Una es por un dibujante muy bueno (Jimenez), la otra de alguien que apenas sabe dibujar (Turner). Eso si, la de Jimenez es un pin-up que no tiene mucho que ver con el interior, y al menos la otra es un pin-up que presenta la nueva alineación. Nueva alineación que es bastante buena, reminiscente de la clásica, pero con novedades, y en general todos los personajes parecen dignos del mayor equipo del universo (bueno, excepto Vixen, pero está porque ya perteneció a la Liga de Detroit, que es como haber aprobado un examen con 3 porque todo el mundo sacó menor nota, pero bueno). Eso si, los nuevos diseños dejan que desear: Arsenal tiene el traje más derivativo del universo y Relámpago Negro se une a la moda de que todos los héroes negros tienen que ser calvos, y le ha pedido el traje prestado a Patriota de los Jóvenes Vengadores. Y si pongo mucho énfasis en la portada, es porque genuinamente afecta a la serie. La trinidad principal se pasa varias páginas discutiendo la posible alineación del grupo, pero sabemos que no va a servir para nada, porque la que va a ser realmente es la que se está formando casualmente en las distintas escenas persiguiendo al malo. Además, el diálogo entre los tres, en vez de mostrar lo humanos que se han vuelto, les tiene como a tres crios arrogantes, haciendole un favor a otros héroes por elegirles para su club selecto, entre comentarios tontos y ya puestos, un spoiler de 52 bastante gordo aunque algo ambiguo. Hablando de lo cual, la parte de Tornado Rojo sigue siendo mucho sentimentalismo barato que no dice nada nuevo, es todo “mira que profundo soy porque pongo tanto lloriqueo”. Menos es más, Meltzer, sobre todo con emociones. El resto es mejor: Los personajes siguen sin tener mucha personalidad (bueno, hay un par de buenos momentos con Hal-Dinah-Roy, que son los que mejor se le dan), pero el misterio de las distintas tramas y como encajan en un solo plan malvado parece interesante, y mezcla de manera relativamente original elementos de villanos y un mundo superhumano. Es una pena que se empeñe en escribir a los héroes mal, porque a los villanos los escribe mucho mejor, montandoles todo un submundo bastante chulo donde habitan. Debería considerar eso para su próximo proyecto, además, si masacra o contradice totalmente todo sobre los personajes da igual, tampoco es que importen tanto, a diferencia de los héroes. El dibujo de Benes continua siendo una mala imitación de Jim Lee, que debería volverse a los 90. Neutral (6)

Marvel Monsters: Marvel Team-Up: Aparentemente, este formato se está convirtiendo en la reserva para series que no se habían publicado por muy buenas razones. Bajo la amplia premisa de tener team-ups, esta serie realmente es una excusa para que Robert Kirkman haga esencialmente lo que le de la gana, mientras haya más de un superhéroe en el número. Desgraciadamente, los comics de Kirkman para Marvel continuan estando a años-luz por debajo de los de Image. Así que el comic es una sucesión de superhéroes con personalidades intercambiables paseandose por una historia que habría estado anticuada hace 20 años. Aparentemente, Kirkman es un firme creyente de que el Universo Marvel es un sitio donde cualquier conjunto de superhéroes pueden juntarse al azar, y decidir irse a pegar a algún villano, que casualmente estará por allí, y querrá matar o robar algo de manera estúpida, independientemente de sus personalidades o historias establecidas. En aventuras que únicamente le parecerían que tienen sorpresas a niños, y terriblemente predecibles y bobas. Por el amor de Dios, Kirkman cree que tener a un skrull en armadura llamado Titannus, que tiene, siendo generosos, un rasgo de personalidad (querer matarlo todo) como villano de varios números, sin ningún tipo de humor e ironía, es algo bueno. El otro villano de la historia es igualmente patético, aunque muy irónico en retrospectiva. De vez en cuando hay algún gag bueno o frase graciosa, pero esto es la viva encarnación del comic genérico de antaño, pero sin gracia ni imaginación. Si miras muy atentamente, puedes ver que en algún sitio pone “Consumir preferentemente antes de 1986”. Porque en Panini publican esto, que es muy mediocre y fracasó espectacularmente pese a tener personajes famosos rotandose, en vez de las muy buenas miniseries que tienen ventas aceptables para ser de personajes menos famosos, no se sabe. Estrechez de miras, o quizá es su obsesión con lo anticuado. Neutral (5)

Patrulla-X Nº22: Uno de los recursos más baratos y cutres de hacer que un personaje nuevo parezca más molón es hacerle masacrar con facilidad a personajes establecidos. Generalmente, es porque es el personaje es incapaz de captar interés de por si, y el guionista chapuzas de turno tiene que recurrir a destrozos para llamar la atención. Generalmente, esos personajes no duran. Así que es probablemente una mala señal que nada más abrir este comic aparezca Vulcano, que no ha tenido precisamente buena recepción, masacrando a personajes establecidos. Vale, son una serie de pastiches intercambiables y tampoco se pierde nada matandolos, ¿pero tiene la escena algún propósito que decir “mira que guay es Vulcano, como mata personajes establecidos?”. O quizá sea que Brubaker en Marvel es como la Furia: Su única función es matar superhéroes. Tras eso, se intenta explicar porque Vulcano es un personaje tan tonto, y al menos se llega a una conclusión dentro de la historia que tiene sentido y lo explica, pero no justifica entonces que tengamos que aguantar el equivalente de una miniserie sobre él. Aparte de eso, los Shi’ar siguen siendo una mala imitación del imperio romano, y hacen tejemanejes bastante obvios, aparte de demostrar una vez más que el imperio entero consiste en la familia real, unos consejeros y la Guardia Imperial. El dibujo no está mal del todo. Neutral (5)

Spiderman Nº12: En este número, Spiderman se convierte en un forajido. Si no lo veias venir, francamente, o llevas poco tiempo leyendo ficción, o no has aprendido nada. Así que Spiderman ahora es un fuera de la ley por incumplir el Acta de Registro… espera, no, está registrado y perfectamente legal. Será por tratar de ayudar a “criminales” como los anti-registro… no, espera, tampoco. Es por llevarle la contraria al Führer de Hierro. Porque, como todo el mundo sabe, en la America de Bush, si hablas en contra suya, vas a la cárcel. Por eso Michael Moore está en Guantanamo. No se que es más triste, que JMS y Marvel piensen que este montón de mierda es de alguna manera relevante políticamente (y es una pena, porque muy en el fondo de la mierda, hay un mensaje válido, pero está tan exagerado de manera tonta que pierde el efecto), o que hayan convertido a un buen personaje como Iron Man en un supervillano malvado de mala caricatura que manda a lacayos malvados en contra de aquellos que le llevan la contra, aunque no le hayan hecho nada. Y esta mierda es la conclusión de más de un año de historias de la serie, de todo el rollo de Spiderman como Vengador y jurandole lealtad a Herr Stark. Sólo hay una respuesta posible a esto: Que te jodan, Joe Michael Straczynski. Para terminar el chiste, la mayor parte del número es una repetición del melodrama barato supuestamente emotivo de hace dos números, sólo que ahora en vez de decir “haz lo correcto, unete a los fascistas” es “haz lo correcto, rebelate contra los fascistas”. Triste. Pasando a comics que no insultan tu inteligencia, la serie de PAD transcurre tras esto (aunque no tras Guerra Civil, aparentemente, lo cual es incómodo como poco) y trata de seguir conservando unos secundarios y una situación manejable con el personaje pese a la apisonadora que le está pasando JMS. Lo hace con cierto ingenio, al menos. Más interesantemente, a diferencia de la serie principal, es la que se molesta en tratar el efecto que revelar la identidad secreta tendría en el mundo, en vez de pasar completamente. Y lo hace rescatando a un viejo secundario que no había aparecido ni una sola vez en 20 años, lo que tiene que ser alguna clase de record. La gracia es que aunque no estés familiarizado con las historias de la época, es una idea tan obvia que sería creible incluso si fuese un personaje nuevo, aunque tiene más gracia teniendo en cuenta lo apropiado que es si conoces esas historias. Es una gran idea, y una que pone a Peter en una situación donde es difícil ser el héroe. Por último, el villano de turno tiene una nueva motivación de repente, aunque supongo que es ligeramente más interesante que la que suele tener. Scott Eaton es normalmente de un estilo de dibujo distinto del habitual de la serie, pero se esfuerzan en que se parezca, y consiguen que quede bien. En cuanto a la tercera serie, sigue siendo un combate tonto con villanos sin personalidad que anteriormente ni siquiera eran villanos, pero aparentemente el concepto de “personalidad” o “historia” no importa ahora. Eso si, el final de la parte con el Camaleón está muy bien, y casi compensa tanta tontería. Lástima del resto de historia, y del dibujo deforme y exagerado de Medina. No Recomendado (4)

Ultimate Spiderman Nº19: Final de la saga del clon, que pone a la edición española apenas a 9 números de la americana. Lo que significa que la próxima saga, o como mucho la siguiente, serán las últimas que saldrán mensualmente. Como suele pasar con Bendis, el final suele ser lo peor de sus sagas (cuando son malas, es patético, cuando son buenas es competente nada más), aunque al menos esta vez tiene el mérito de que logra atar todas las burradas de la saga de manera que queda coherente. La pelea final no es nada fuera de lo corriente, pero las maneras de volver a algo similar al status quo y enviar a casa a las distintas cosas que se han levantado está bien llevada. Y el epílogo, todo un número, como es tradición en la serie, es muy bueno, con excelente diálogo y emociones en los personajes. Además, Bendis no va por la salida fácil, y no deshace un cambio importante, sino que tira adelante con varias de las relaciones de la serie, mezclando alegría y tragedia, y dejandolo todo bien. El dibujo de Bagley… bueno, simplemente decir que ya se le echa de menos, y eso que no se va hasta enero. Muy Recomendado (9)

Vengadores: Año Dos: Secuela, obviamente, de la miniserie de Año Uno de Casey, aunque no sigue directamente de la otra, sino que pega un salto a los números cincuenta, en la etapa Thomas. Lo que, técnicamente, dentro del Universo Marvel, es parte de su Año Dos, supongo. De todas formas, la idea también es distinta: Si la otra mini lo que hacia era coger varias historias sueltas de la serie original y contar las caras B de esas historias, añadiendo todo el desarrollo e interacción entre personajes que no había en las originales, en esta esas cosas ya se hacían en las historias originales, así que lo que hace Casey es contar una historia nueva que va entre (y paralelamente a) un par de historias originales, concretamente los nº59-60. Desgraciadamente, eso perjudica bastante, ya que las historias originales eran muy buenas para la época y se han convervado relativamente bien. Más aún, el desarrollo de los personajes estaba bien llevado, así que poco se puede añadir, y se nota. Hay cinco tramas aquí, y ninguna es especialmente llamativa. La primera es la adaptación de la Visión al grupo, y aunque es maravilloso volver a verle, añade más bien poco a las historias originales, ya que sólo repite lo que se hizo varias veces después. Relacionada está una secuela al argumento de Año 1 con el tema de la seguridad nacional y su enlace, que prácticamente sólo pisa cosas que ya hizo la original, o se hicieron después mejor con Gyrich. La acción principal viene dada con una amenaza que ocupa toda la miniserie que es… bueno, digamos que no habría desentonado en los 70, porque ni el villano tiene personalidad, ni es original, ni hay nada especialmente interesante en las varias peleas con él, excepto lo poco que se aprovecha el potencial. La otra parte con acción es un subargumento con Pantera Negra, que explora bien la contradicción de esa etapa en el personaje (el hecho de que el rey de un pais viva como profesor en otro pais sin estar exiliado ni nada) pero con una amenaza que tampoco es más que lo que se ha hecho a menudo como adversario para el personaje, y mejor, con un final un poco tonto. Por último está el único caso de revisitar material antiguo, y es la mejor parte, sobre todo si tienes en cuenta la historia original. La historia es el origen de Chaqueta Amarilla, que se basaba en la, digamos, peculiar idea de que Hank Pym se había vuelto loco y había creado una nueva identidad que se creia una persona distinta que había matado a Pym, y acto seguido se casaba, sin que ninguno de los Vengadores se diera cuenta de que eran la misma persona no objetaran seriamente, ni siquiera la novia. Obviamente, pese al cariño que se nota que tiene Casey por esta etapa, sabe que esto es una tontería, y da una explicación de todo esto que no sólo es tremendamente divertida, encaja bien, y de paso no hace parecer a Jan una arpía tonta que se merece lo que le pasara. Y pese a todo esto, la historia se nota que está estirada y que habria quedado mejor y menos repetitiva en menos números. La otra gran diferencia es que dibuja el casi desconocido Will Rosado, que es decente, aunque no mucho más. No tan buena ni de lejos como la original, o incluso y manteniendo la perspectiva, los comics en los que se basa, pero al menos es un respiro decente para los fans de los Vengadores, poder ver a los personajes y al grupo de verdad, bien escritos. Recomendado (7)

X-Factor Nº12: Comienza el segundo año, y lo hace excepcionalmente: Con una versión del número del Factor-X original donde los protagonistas eran psicoanalizados por el Dr. Samson. Aquel número fue todo un clásico de la época, demostrando que un número de gente hablando puede ser más interesante y divertido que toda la acción de un año, y definiendo en la mayoría de los casos a los personajes mejor que todos sus años de historia anteriores, con revelaciones que se hacían perfectamente creibles con lo anterior pero aún así sorprendían, y todo de manera nada forzada. Por tanto, esta historia tiene mucho a lo que aspirar. Y aunque no tiene el impacto relativo de la original, si que hace para el equipo actual lo que la otra hizo para el original. Eso si, en las partes con los miembros que repiten, haber leido la original (sería una buena idea para reedición, Panini) ayuda bastante, porque hacen varias referencias, y aunque se explican, no tiene el mismo impacto. A Madrox le pasa eso, que su parte es una contraposición directa a lo que le pasaba en la anterior, que explica la diferencia entre su personalidad entonces y ahora, de manera muy humana. Lo de Rahne es más bien que, aparte de lo de la otra vez, que resume un poco, hay un nuevo problema más grave, con una revelación impactante, que sugiere que David va a empezar a hacer más cosas con el personaje. Eso si, al igual que la otra vez, su interpretación de cómo funcionan sus poderes es completamente distinta de cómo funciona en Nuevos Mutantes (en ambas encarnaciones), pero claro, es el problema de que sea el único personaje bien desarrollado previamente a Factor-X, las libertades que se toma David no funcionan tan bien. En el caso de Guido, cualquier tema anterior queda olvidado porque lo principal es tratar su trauma reciente, y lo hace bastante bien. Y en el caso de Mercurio…(que no es parte del grupo, pero también aparece… y apropiadamente, es el único al que no se le llama por el nombre real) si la otra vez iba de hacer al personaje comprensible e identificable (y el propio Samson menciona aquel golpe de genio aquí), esta vez va de mostrar claramente lo loco que se ha vuelto. Al menos está loco de una manera coherente y casi comprensible, en vez de la versión de locura que suele haber en los comics.

En cuanto a los nuevos… el de Rictor es un análisis que explica perfectamente porque el personaje es como es, y cual es su problema. El de Siryn también, aunque es probablemente el que menos cosas nuevas dice, quizá porque es otro personaje bien desarrollado previamente. La gran sorpresa esta vez es Monet, que es la que tiene la gran revelación que pone todo en una nueva perspectiva. Sorprendentemente, lo hace invocando continuidad antigua de Generación-X, que por mala idea que fuese, no tenía mucho sentido que no se hubiese tratado de alguna manera después. Y otra cosa de esa serie también tiene peso en la escena, que tampoco tenía sentido que no se hubiese mencionado antes. El caos es que por primera vez, Monet no sólo tiene sentido, provoca simpatía. Por último, la parte de Layla es una secuencia maravillosa donde no sólo se explican de manera relativamente clara las reglas de sus poderes (para que no sea el Deus Ex Machina que era originalmente), se nos mete en su extraña manera de pensar, que es a la vez divertida (es una persona divertida, precisamente por ser tan rara), inquietante y triste, porque pese a ser una niña, es consciente de todo lo que va a perder por ser quien es y saber lo que sabe. Todas las escenas, además de caracterizar bien a cada personaje, tienen buenas reflexiones sobre la vida en general, y diálogo que se hace divertido página tras página. Por último, hay un epílogo, como en el original, que en vez de empezar un misterio nuevo, es un chiste que muestra las consecuencias de algunos de los consejos de Samson sobre un problema recurrente en varias de las escenas. Por si fuera poco, la serie por fin consigue un dibujante fijo, que es el que tenía que haber tenido desde el principio, Raimondi. No sólo la serie por fin tiene un color normal (tirando a oscuro, pero sin oscurecerlo todo), tiene fondos de verdad, tiene personajes que parece vivos de verdad y no recortes posando… es un dibujante muy bueno. Cada personaje tiene una manera de vestir, un lenguaje corporal y facial distinto, y al igual que el guión, sabe hacer divertidas 20 páginas de gente hablando en un sofá, únicamente a base de hacerles atractivos y expresivos, cosa que muy pocos dibujantes de superhéroes saben. Maravilloso, es perfecto para la serie, que promete no sólo seguir siendo de lo mejor de Marvel con diferencia, ir a más este año. Muy Recomendado (10)

X-Men Nº22: Toca un anual, aunque por mucho que se empeñe Marvel, no, este no es el anual nº1 del volumen 1 de X-Men. Ese salió en 1992. Que tirria a los números altos, aunque supongo que pega con el desprecio general por el pasado que tienen. De todas maneras, es un placer volver a tener anuales que en vez de ser de relleno, cuentan historias importantes que son demasiado cortas para una saga y demasido largas para un solo número. Este anual tiene 3 funciones: La primera es la más admirable, que es devolver a Estrella del Norte y a Aurora a un estado minimamente manejable, después de haber sido machacados, respectivamente, por Millar en Lobezno y por Tieri en Arma-X (entre muchos otros antes). Ese objetivo se cumple perfectamente, aunque sea mediante una solución mágica, donde se ignora sabiamente lo que les ha pasado en los últimos años, y se centra en lo básico, en sus orígenes y sus primeros tiempos, de manera bien documentada, y funciona. El segundo es presentar una nueva versión de los Acólitos de Magneto. Estos siempre han sido una mala idea, ejecutada horriblemente y llena de personajes indistinguibles y cutres, pero Carey, en algún tipo de campaña de redención de los 90, intenta arreglarlo un poco. Empieza bien, olvidandose de la tonta idea original, y replanteandolos como algo más cuerdo, un puñado de mutantes que han mantenido los poderes y se han agrupado bajo una supuesta devoción a Magneto, o al menos a no quedarse de brazos cruzados como han hecho los demás. Además, aunque el grupo está compuesto por varios personajes de los 90, pero que al menos siempre fueron de los pocos que lograron una personalidad distintiva más que “lacayo malvado”, lo cual probablemente explica porque han conservado los poderes, y efectivamente, algo de personalidad muestran. Incluso el líder, que ese si, sigue siendo tan cutre como siempre, por mucho que Carey se esfuerce en darle una personalidad mediante flashbacks, aunque al menos ahora empieza a parecer un personaje y no una excusa argumental.

Y luego está la idea detrás del plan de los Acólitos, que llega a una conclusión que deberían haber dejado clara cuando Diezmados, no un año después, y que no hace más que dejar claro lo mala idea que es, aunque quizá empezar a das esperanzas de que están empezando a hacer algo con el tema en vez de ignorarlo, que es el primer paso para deshacerlo. Curiosamente, el extraño equipo de Hombres-X que llevan es lo menos interesante del número, lo cual tampoco es tan extraño si miras quienes son. Lo que queda horrorosamente claro es lo mal que escribe Carey a Cable: En su serie es un lider político manipulador con varios superpoderes que ha conseguido mediante su inteligencia y que no entra en acción. Aquí es un idiota con pistolas que se dedica a pegarse con gente, y ni siquiera lo hace bien. No entiendo como Carey puede documentarse bien sobre un montón de historias basura de hace más de una década, y no puede leerse una puñetera serie de ahora que estaba usando a un personaje que ha mangado. Ni porque demonios lo ha cogido, si lo único que va a hacer es meterle en un papel inútil genérico donde podría haber metido a cualquiera. En fin. El dibujo es de Mark Brooks, de de NXM y de los anuales de UltiSpidey, así que es apropiado. Es demasiado exagerado en las expresiones y podría mejorar en varios aspectos, pero la base no es mala. Igual que el comic, que es decente aunque podría mejorar, pero hey, es una mejora con respecto a la primera saga, que es cuando consigues con mejores personajes, con una historia mucho menos dispersa y dibujo comprensible. Neutral (6)

Y eso es todo. La semana que viene se supone que es una semana tranquila, aunque conociendoles, son capaces de sobrecargarla y todo. Astonishing X-Men comienza su última saga, Capitán America continua sin salir en su propia serie, New X-Men por fin concluye el año de matanza, Runaways se recupera de su propia muerte, Ultimate X-Men presenta la version de un personaje que poca gente querría ver, Superman continua sagas que aún no han terminado en EEUU, Batman tiene dos historias nuevas, Outsiders se enfrenta a viejos villanos, y 52 tiene a Black Adam haciendo de las suyas. Nos vemos.

Cosas incomprensibles en la TV española últimamente: – ¿Por qué demonios habiendo más de dos temporadas inéditas de los Simpson, llevan en Antena 3 poniendo 16 episodios repetidos semanales desde hace más de un año, incluso en buen horario? ¿Por qué demonios con la cantidad de mierda que hay, alguna repetida, emiten The Office, una serie de éxito, por primera vez a las 4 de la mañana un sábado? ¿Y porque demonios en un anuncio que se supone que va de un periódico que dice las cosas sin cortarse censuran un simple “Bush apesta” de manera que hasta se nota la censura? ¿En que clase de país vivimos? No me extraña que haya gente que quiera independizarse (no es que fueran a hacerlo mejor ellos solos, pero esa es otra historia)

[Suena… algo horriblemente deprimente y sombrío, que es el tono apropiado para esta semana]

Hola a todos. Bienvenidos a la primera semana de Octubre, donde tenemos una extraña mezcla entre las novedades de tomos de Planeta (supongo que haciendo hueco a las del Salon a final de mes) y parte de lo que suele salir de Panini la primera semana (supongo que por ser mes de 5 semanas) Y la verdad, es una semana de lo más penosa. No recuerdo una semana con tantas cosas con una nota media tan baja. Alguien tiene que plantearse en aumentar sus filtros de calidad, porque aparte de eso, no puedo creerme que tanta cosa esté vendiendo lo suficiente como para ser rentable. Pero claro, en Planeta no son nuevos en lo de llenar el mercado de cosas que nadie quiere para echar a los rivales.

Una de las cosas que no comento es, como parte de uno de los ridículos “saca todo lo que puedas, por ignorable que sea, de un personaje olvidado, a ver si vende mágicamente”, es la miniserie de Demonio de Matt Wagner, que ya publicó Zinco. No era demasiado buena, y la ignoraron en su siguiente aparición. Tampoco el primer tomo de Leyendas del Señor de la Noche, o como lo hayan traducido. Es Batman de O’Neill en los 90, más o menos te puedes hacer una idea si sigues al personaje.

Y hablando de las cosas de Planeta… Una encuesta. Como parte de una tanda de lanzamientos, la editorial cuyos comics publicas sacó 6 series. 5 son limitadas, una es regular. 5 son de guionistas con una mala reputación, uno de un guionista aclamado. 5 recibieron críticas casi universalmente horripilantes, una tiene buenas críticas. 5 tuvieron malas ventas para lo que se esperaba, una las ha tenido decentes. 5 han pasado completamente desapercibidas, una ha sido reseñada en revistas de verdad. 5 (vale, 4) han sido completamente ignoradas por el resto de DC, una se ha integrado bien. Asi que, si dependiera de ti, ¿Qué publicarías? Si la respuesta es “todas menos la buena”, entonces enhorabuena, tienes la misma mentalidad incomprensible y demencial de Planeta. Ah, pero es que la serie buena está escrita por Gail Simone, que pese a ser una de las mejores guionistas actuales de DC, y de todo el género, es despreciada por los simios que dirigen la editorial española, y no publican sus cosas pese a publicar todo lo demás que publican en DC, sea basura o fracasos de ventas. Sea misoginia o un simple desprecio personal, es simplemente absurdo, retrógrado y de gilipollas, y realmente no tiene excusa. Pero eh, no pasa nada. No es que a nadie le importe.

Sólo dos novedades americanas esta semana, las dos de DC. Apropiadamente, una de ellas es la única secuela de las 5 miniseries fallidas anteriormente mencionadas, y es únicamente porque los guionistas le caen bien a todo el mundo, porque las ventas fueron abismales. Tio Sam y los Luchadores por la Libertad (volumen 2, se entiende, y ya es raro que no le hayan puesto subtitulo) es el comienzo de una miniserie de grupo de héroes de lo más convencional y, bueno, rozando lo mediocre. Lo peor es que la serie tiene potencial, pero si toda la mini va a ser así, no se va a ver.

Y luego está la llegada de Dwayne McDuffie a la Liga de la Justicia de America, que nada más empezar parodia o deshace cosas de la etapa de Meltzer, que es la mejor manera de empezar. Pese a la enorme mejora, no deja de ser un comic de grupo de superhéroes bastante convencional, aunque a diferencia de lo anterior, tiene suficiente ingenio como para hacerse divertido, igual que la serie de animación. Eso si, tienen que ponerle un dibujante de verdad en cuanto antes.

Y ya que estoy con DC y animación, vi la película directa a video, perdón, a DVD de la Muerte de Superman. Es una adaptación muy condensada del comic (la parte de la Muerte es casi igual, la de la Resurrección es bastante distinta), pero a su manera repasa los mismos puntos buenos, y algunos quedan bastante bien. Tiene algunos momentos bastante tontos, a cambio. La animación y las voces están a la altura de las series clásicas.

Eso ha sido casi positivo. Más negatividad abajo, en las novedades de la semana:

52 Nº21: La portada está bien, pero curiosamente, hay un Titán más que en el interior, sin explicación. ¿Quizá es Estrella Roja y lo iban a incluir en una versión anterior del guión? Este es el primer número desde el primero en el que no hay complemento, porque la historia necesitaba las páginas extra, supongo. Y es la historia de dos grupos de jóvenes con superpoderes, que tienen nombres famosos, pero que probablemente no están a la altura de ellos, por distintos motivos. La primera mitad de la historia está escrita por Waid, y es la presentación en condiciones del grupito de Luthor, con sus nuevos nombres e identidades. La idea es muy buena, una versión malvada de lo que hicieron con Fuerza-X, muy propia de la mentalidad de Luthor, y que puede dar para una versión muy distinta del concepto de legado. Los miembros individuales, sin embargo, aunque al menos ahora son distinguibles en aspecto y poderes, siguen sin mostrar demasiada personalidad, y esa parte de la pelea es bastante predecible. La segunda parte, en cuanto aparecen los Jóvenes Titanes, la escribe Johns, que para algo es su encargado. Y aunque también es bastante predecible, tiene algo más de impacto general. Pero mejor que eso son los detalles: Primero, el contraste entre ambos grupos, su manera de ver los legados y los poderes, y manera de actuar, que son dos visiones distintas pero no necesariamente incompatibles del superheroismo, y ambos grupos tienen virtudes y problemas, aunque sepamos quienes son los malos por asociación con Luthor. Y segundo, esto es un buen acompañamiento al número reciente de Titanes, ya que muestra perfectamente que es cierto lo que dijeron allí sobre las encarnaciones de los Titanes durante el año de 52, además de enseñarnos una dinámica disfuncional interesante entre los distintos miembros (de nuevo, como se dejó ver en Titanes), y se da información sobre varios de los nuevos miembros: Uno es Zatara, que por desorden ya la hemos visto en JT, otros dos resultan tener algo más que una idea divertida y tienen potencial, y otro, como era de esperar, es una versión nueva basada en la serie de animación de un viejo personaje. Muy buena coordinación entre series en distintos tiempos, que era una de las gracias de 52 cuando la anunciaron. Aparte, Waid escribe un breve interludio continuando el Magical Mistery Tour de Ralph Dibny, que le lleva al sitio obvio en un viaje tan Dantesco como el suyo. Dibny resulta muy chulo en esta escena, en plan Harry el Sucio, que es lo último que necesita el personaje, pero si resulta ser algo temporal, vale. Y por último, Morrison escribe un epílogo retomando una escena curiosa de hace números, transformandola en algo más curioso aún. Continuan los dibujantes oficiales, y esta vez toca Bennett, que en general lo hace bastante bien, aunque falle un momento en la escena de pelea. Recomendado (8)

Batman/Demon: Que realmente recopila dos cosas distintas, ambas de Alan Grant, que escribió a ambos personajes por separado en los 90. La primera es un team-up tradicional entre los dos protagonistas. ¿Recuerdas el Batman/Deadman del mes pasado? Pues más o menos lo mismo, estas cosas están hechas con molde (lo cual hace que te preguntes aún más porque las están editando aquí ahora… dejaron de hacer esas chorradas de relleno por una razón), pero encima sin la gracia del diálogo de Robinson. A cambio está la gracia de las rimas de Etrigan (que se hacen tan bien como se puede, teniendo en cuenta que hay que reescribirlas casi por completo al traducir) y su actitud general ambivalente. Por otro lado, se nota que es una historia de Demonio y no de Batman, que no encaja bien en ese tipo de historias místicas, y se nota. El dibujo de Roach es exagerado, que de nuevo, queda raro en Batman, pero bien en las partes demoníacas. Y luego está la otra historia, que es un Otros Mundos, y hace parecer maravillosa a la otra. Básicamente, pone a Batman en el orígen de Etrigan en la Edad Media, y a partir de ahí, todo va por el camino más predecible, y hecho con plantilla, como pasaba con la mayoría de Otros Mundos, que es uno de los motivos por el que también dejaron de hacer esas cosas. ¿Es que en Planeta quieren resucitar toda la basura de los 90? Añadele un dibujo a lo Bisley pero más horrible que no pega nada y un par de elementos que no vienen a cuento para llamar la atención, y el resultado es un comic muy malo. No Recomendado (4)

Brave New World: Siguiendo con la tradición de Cuenta Atrás a Crisis, aquí viene otro especial de 80 páginas que presenta cosas que van a aparecer próximamente. Sólo que esta vez en vez de ser una sola historia con varios autores que servía además como introducción a miniseries, son directamente prólogos a 6 miniseries (bueno, 5 minis y una serie) cada uno con sus autores correspondientes y sin ninguna conexión. La gracia esta vez no era empezar una gran saga, sino ser una muestra casi gratuita de nuevos proyectos, cosa que aquí se ha perdido, porque cuesta varios euros en vez de un dólar. Pero como ya he dicho antes, sólo una de las seis muestra promesa de verdad. Por supuesto, es el Nuevo Átomo, de Gail Simone (con ideas de Morrison). Este avance muestra al nuevo protagonista en acción, mezclando las partes chulas de ciencia-ficción y fantasía del original, con el diálogo y personalidad más divertido que suele tener Simone. Tiene un ritmo frenético muy bueno, presenta unos secundarios que pueden ser interesantes, mete mucha información en pocas páginas (a diferencia de las demás) y además tiene una idea original para usar anotaciones que es divertida y le va muy bien a la serie. Los villanos no son gran cosa, pero son secundarios a la presentación del tono y los protagonistas. El dibujo de Byrne está bastante bien, dibujar es algo que aún no se le ha olvidado como hacer. Luego, Luchadores por la Libertad es la otra que muestra algo de promesa en las ideas, supongo que porque también son muchas de Morrison. La idea central de la serie es buena, y está muy bien resumida en la página final. El problema es que el resto no tiene mucho: Los nuevos Luchadores parecen versiones menos interesantes de los oríginales, y bastante tontos como personajes, además. La presentación que les dan no hace nada por hacerlos gente de la que queramos leer más. Además, siendo un comic de Greymiotti, no es de extrañar que carezca totalmente de sutileza. Al menos el dibujo de Acuña es bueno cuando te acostumbras al estilo y color raro. Luego está un relanzamiento de Creeper, por Steve Niles. Tiene una idea buena, que es presentar a su alter ego como una versión actualizada de sus orígenes políticos mediáticos. Pero lo demás son simplemente las dos ideas básicas de Creeper, y no de una manera particularmente buena. El dibujo de Justiniano le va bien, eso si.

Y a partir de ahí, es cuesta abajo. Detective Marciano es de Lieberman, y por si eso no fuera suficientemente malo, no parece comprender bien al personaje, ya que su historia va la mitad de alejarle de su personalidad establecida para hacerle oscuro y tormentoso en plan noventero (con horrible rediseño incluido) y la otra mitad de hacer la idea absolutamente menos original que se puede hacer con él. OMAC es una mala idea detrás de otra, desde el guionista (Bruce Jones) hasta rescatar a los pesados OMACs de Crisis, pero es que va más allá: La historia de este especial es un follón confuso en el que al final no pasa nada, no dice nada del protagonista, ni de los OMAC ni de que va a ir la mini, sólo que va a ser pretenciosa y virtualmente incomprensible. El dibujo es decente en estas dos. Por último, Juicios de Shazam es otra horrible idea, darle unos personajes inocentes y de imaginación infantil a Judd Winick para que haga una versión oscura y moderna de ellos. El resultado es lo que puedes imaginarte de algo así, cambios absurdos arbitrarios incluidos. El dibujo de Porter es sorprendentemente bueno, en un nuevo estilo. Por último, para terminar de arreglarlo, hay un par de páginas que sirven para enlazar de manera muy superficial las historias, y presentar un nuevo concepto generado editorialmente que irá incordiando en múltiples series antes de ser el centro del crossover del año que viene. Es potencialmente intrigante, pero más por lo que evoca y el posible misterio que porque sea una buena idea de por si. Como promoción, no es un especial que abra precisamente el apetito por las nuevas series de DC, y como aquí ni siquiera es barato, no lo recomendaría a menos que quieras asegurarte de que las minis no tienen buena pinta, o comprobar el terrible mal gusto de Planeta y ponerte los dientes largos con la única historia buena. No Recomendado (4)

Civil War: Primera Línea Nº4: Más de lo mismo, básicamente. Sally y Urich continuan investigando valientemente, y no llegando a descubrir nada especialmente interesante o que sea sorpresa para el lector. La historia de Bola Veloz continua volviendose cada vez peor, si es que es posible: Este mes, un montón de jerigonza psicológica para tratar de darle humanidad a la historia, que lo único que hace es confundir el tema. Además, un montón de tecnojerigonza absurda que demuestra que Jenkins no tiene la remota idea de cómo funcionan sus poderes. Y la confirmación de que los “héroes” pro-Registro saben todo lo que les ha pasado, lo que les hace cómplices de todas las cosas ilegales e inmorales de la serie hasta ahora. Fantástico. Mientras, hay gente en el gobierno y en corporaciones que son malvados y que se aprovechan de todo esto. Por si la serie te parecía sutil hasta ahora. Luego, hay algunas escenas de pelea normalitas, con naracción que hace creer que es algo serio y trascendente, cuando es lo de siempre. No ayuda que uno de los intentos de “ampliar la panorámica de la Guerra” (que se supone que es el objetivo de la miniserie) es recuperar a unos personajes de su miniserie del Vigía cuyo nombre colectivo es SHE y que no tienen ni nombres individuales, como muestra de “apoyo internacional” en vez de, no se, ver como reacciona realmente el mundo. Oh, y las escenas de “mira que trascendente es esto que es igualito que cosas de historia del mundo real que no se parecen en nada” continuan también. Oh, y para terminar de arreglarlo, en Panini vuelven a ser tan listos que chafan los finales de una de las historias en su absurda página de resumen. Gilipollas. ¿Tanto cuesta usar la americana correspondiente? No Recomendado (3)

Cuarto Mundo Nº6: Termina la serie, no es que eso le añada emoción. Todo se pone de vuelta en su cajita (no, Orion si que es hijo de Darkseid al fin y al cabo, Darkseid vuelve a su sitio, etcetera), y no de manera especialmente interesante. Hay peleas tontas, hay villanos carcajeantes manipulando, poniendo todos exactamente la misma cara exagerada byrneana, y hay gente cósmica de pie diciendose chorradas cósmicas que no significan nada los unos a los otros, no consiguiendo nada. Lo único interesante son los flashbacks: El último número es una nueva versión, fiel a la original, del primer encuentro entre Superman y los Nuevos Dioses, que no está del todo mal, y hasta el dibujo está más inspirado. Y termina el orígen de Darkseid y su hermano, que añade bien a la mitología global del Cuarto Mundo, por una vez. Pero realmente, ¿a que demonios ha venido publicar esta serie? Es una serie olvidada y mediocre por un autor al que ya no le gusta prácticamente a nadie porque ha degenerado en imitaciones malas de historias antiguas, sobre unos personajes que como mucho, tienen un público muy reducido. Hay infinidad de cosas mejores y probablemente más rentables de publicar. A ver si la próxima cosa de los 90 en este formato merece al menos un poco la pena. (Pst, Planeta: Young Justice. Personajes conocidos, autor que gusta, tiene ya cierto público que se quedó colgado. No es tan difícil) No Recomendado (4)

Eternos Nº7: Final de la miniserie, y este número, como era de esperar, es de epílogo. Oh, hay una gran pelea contra el ejército Desviante, pero aunque da para que Romita dibuje algunas imágenes de pelea chulas, es algo irrelevante, el gran conflicto se resolvió el mes pasado. Pero vaya, son una serie de escenas resolviendo los distintos cabos sueltos, de manera bastante efectiva y apropiada. Ninguno de ellos es una gran sorpresa (aunque el de Duende es bastante efectivo) pero quedan bien. Y el objetivo de la miniserie, que es darle un nuevo status quo a los Eternos, se cumple al final. Es una premisa interesante, aunque algo limitada, porque ir haciendo despertar Eternos es algo que tampoco se puede hacer de tantas maneras distintas. (Además, ¿no es algo redundante con los asgardianos?) En cuanto a la remodelación general que prometía, sólo ha sido exitosa a medias: Los personajes principales en concreto, los Eternos más famosos, si que han sido bien relanzados, cogiendo sus ideas principales, o en algunos casos, devolviendoles a ellas, y mandandoles en nuevas direcciones. Pero los Eternos en general siguen siendo exactamente igual que antes, una raza de supergente como otras, que viven aislados. Pero así es la propaganda de Marvel y de Gaiman, mucho rollo para poco más que lo mismo. Recomendado (8)

JSA Nº13: Con algo de retraso, llega la última saga de la encarnación actual de la SJA, antes de que relancen la serie. Lo irónico es que mientras que la serie relanzada tendrá al guionista de siempre, esta última saga no, tiene otra vez a Paul Levitz, como en el último crossover con Crisis, siguiendo un elemento de aquella historia. Eso nos mete en varios problemas: Primero, a diferencia de las demás series de Un Año Después, Levitz no puede hacer ningún cambio con los personajes, porque esos se los está reservando Johns para el relanzamiento. Así que, descontando algunas ausencias (de las cuales, la mayoría de las que no son obvias están únicamente para prolongar el suspense y no chafar cambios), y un par de menciones de pasada a 52, el grupo está exactamente igual que antes de Crisis. Segundo, que aunque Levitz conoce a los personajes clásicos de haberlos escrito en los 70 en All-Star Comics, de los nuevos no parece tener mucha idea. Las revelaciones sobre la familia de Jakeem Thunder no encajan con lo ya establecido (y la personalidad tampoco tiene demasiado parecido) y no parece haberse molestado en enterarse de elementos importantes, porque pese a haber sido un elemento importante en varias historias, Levitz cree que Medianoche es el escéptico y Terrific el creyente en vez de al revés. Y tercero, es un guionista de la vieja escuela, y se nota. Es una historia de superhéroes de lo más convencional, con una pizca de caracterización, un plan malvado que hay que detener, acción y diálogos obvios, y poco más. Lo único reseñable es el orígen del Fantasma Caballero (distinto al que se dio en Hawkman hace apenas 4 años… ya, Nueva Tierra y todo eso, pero aún así, parece excesivo), intercalado con la acción principal bastante bien, una referencia a la continuidad pre-Crisis que queda un poco rara, y de las dos maneras de resolver la situación, una es ingeniosa pero no bien presentada (y abre preguntas un tanto extrañas sobre Jakeem) y la otra está bien presentada pero queda muy rebuscada. El dibujo de Luke Ross en los flashbacks queda muy bien (hace bien el ambiente del siglo XIX, consistente con que esté dibujando Jonah Hex), el de Morales en la primera mitad de la historia está a su buen nivel habitual, y el de Ordway no está nada mal, y no queda inconsistente. Pero vamos, es una historia muy retro, sólo para fans de los comics de antaño o muy seguidores de los personajes, porque está lejos del nivel habitual de la serie, y es irrelevante. Neutral (6)

Lobezno Nº22: No, este mes tampoco continua Orígenes, demos gracias por los pequeños favores. Esto es un Giant-Size (¿Por qué Giant-Size y no Anual? Quien demonios sabe) escrito por David Lapham. Lapham no se ha lucido precisamente con su Daredevil vs Castigador, pero tiene suficiente buena fama para merecer más oportunidades. Desgraciadamente, esto tampoco puede ir con los aciertos, aunque de manera distinta que aquella. Empieza bien, con una de esas historias que solían hacerse cuando Rucka estaba con el personaje, con Logan metiendose en una historia de maldad y terror humana, y ayudando a su manera propia. Hasta ahí va bien, con buena ambientación y Lobezno siendo apropiadamente heroico en un tema realista difícil. Es una historia que ya se había hecho un par de veces, pero vale. Y entonces hacia el final cambia completamente de tono, a algo que no pega en nada con el tono anterior de la historia. Y es una mala idea. Porque son dos tonos, prácticamente dos historias distintas que podrían estar bien independientemente, pero que no quedan bien juntas, de hecho quedan algo ridículas por el cambio. El todo es menos que la suma de las partes, vaya. El dibujo de David Aja, eso si, es consistentemente efectivo, usando bien las sombras y un estilo algo abstracto que le va bien a la historia en ambos tonos. Neutral (5)

Manhunter Nº10: Finalmente, la serie es cancelada. Por segunda vez. Y en plan Spidergirl, ni así acaban con ella, porque han prometido más números, que aún no han salido en EEUU. Así que en principio, aquí acaba la historia. Y lo hace jodiendo, como suele ser habitual, aunque en este caso no es culpa de la serie en si, es de la edición española que va muy adelantada con respecto a lo demás, y chafa bastante un elemento de 52. No es uno demasiado importante, pero aún así. En cualquier caso, el argumento principal es una enorme chorrada, tratando de convencer durante páginas y páginas de que es verdad algo que el lector sabe que no lo es, y aún así, no aprovecha algunas de las implicaciones. Y lo más curioso es que pese a que hay varias escenas de los invitados en plan “eres una gran heroína, Manhunter” en plan Kyle Rayner, esto no es una historia suya, es una historia mala de Wonder Woman y otros invitados. Que es una mala manera de captar ventas, porque ni lo consigue, ni da una idea clara de cómo es la serie normalmente. La parte legal, que debería ser de lo más interesante y se supone que es el centro, también se ignora lo más posible, aunque no es del todo mala idea teniendo en cuenta que era darle una vuelta innecesaria a una idea ya cerrada. En cuanto a los subargumentos, el de Chase es decente, aunque sea también darle una vuelta a algo que ya se cerró, y el de Mark Shaw es echarle aún más mierda a un pobre personaje. No le basta a Andreyko con quitarle la identidad, convertirle en un loco y borrar parte de su historia, ahora quiere endosarle una de las peores ideas de DC de los 90, que de nuevo, estaba mejor enterrada. Como esta serie que a lo mucho que aspira es a ser mediocre. Por fin, Manhunter ha sido CANCELADA. Ahora, sólo hay que asegurarse de que siga así. No Recomendado (3)

Mister Milagro Especial: Sacado de una capsula del tiempo, aquí llega esto. Por mucho que acrediten únicamente a Steve Rude en anuncios, el cerebro de esto es Mark Evanier, antiguo ayudante de Kirby. Añadele el dibujo de Rude en plan Kirby (aunque más “bonito”, por decirlo de alguna manera), y tenemos un comic que bien podría haber sido hecho por un ordenador llamado Kirby 3000 que emula al Rey, en vez de por personas con voces personales. Y una vez quitas la idea de olvidarse de todo lo hecho con el personajes tras Kirby, que es loable, lo que queda es decididamente sub-Kirby, encima. Si piensas en un comic genérico de la Edad de Plata, escrito para niños y sin ninguna imaginación, te acercarás mucho a este comic. Los protagonistas están no haciendo nada, les ataca el malo que parece de chiste sin ninguna presencia, usando lacayos nada imaginativos y genéricos, y los derrotan simplemente machacandolos. Todo se soluciona, fin. Es como algo sacado de los 60, pese a estar publicado en los 80, pero sin la imaginación de las cosas buenas de la época como lo que solía hacer Kirby. Si, el dibujo es bonito, y se nota que los autores tienen mucho aprecio por el material original, pero es insoportable para mayores de 8 años o fans muy, muy acérrimos. No Recomendado (4)

Nuevos Vengadores Nº22: Le toca el turno al Vigía a la Guerra Civil, que tiene la ventaja de ser un personaje cuya decisión no se ha visto en otra serie, así que puede ser una sorpresa. Desgraciadamente, tiene el inconveniente de que Bendis no sabe que hacer con el personaje. Su estiradísima saga de presentación no hacía más que repetir sus tres únicas ideas (es increiblemente poderoso, está mal de la cabeza, y tiene años de aventuras Marvel que nadie recordaba), y esto no hace mucho más. Aparecen los Inhumanos, se menciona su actual status quo tras Vástago de M, y de paso se añade un retcon que hace quedar aún peor a uno de ellos porque sí. Pero por lo demás, están de adorno, porque es una historia que no dice nada ni de los Inhumanos, ni del Vigía, ni de la Guerra, ni nada. Es perder el tiempo con muchas escenas a toda página de Vigia pensativo, alguna escaramuza tonta, y un final abrupto donde decide en que bando colocarse, sin apenas justificación. Además, eso en teoría puede desequilbrar la Guerra, aunque eso no es problema de Bendis. Lo único bueno es el dibujo de Ferry, que es muy bonito, y ayuda que a diferencia de sus últimos trabajos, use una paleta de colores normal. No Recomendado (4)

OMAC: Mala idea donde las haya. Esto es una miniserie escrita por Bruce Jones. Para los que tengan memoria a corta plazo, Jones escribió una serie de miniseries malisimas para Marvel, y una etapa de Hulk insoportablemente mala hacia el final. Entonces se pasó a DC… y en menos de un año, pasó de escribir varias series al mes a no escribir ninguna, de tan mala que fue la reacción ante sus deleznables nuevos trabajos. Es una reacción que no se veia desde Austen. En Planeta lo hicieron bien teniendo esto en cuenta al saltarse su etapa en Nightwing, pero por motivos que no se alcanzan a comprender, no se han ahorrado está horrible miniserie también. Es una de esas miniseries de relleno que lo único que hacen es coger una idea de un solo uso de una historia famosa (en este caso, el Hermano Ojo de Crisis Infinita) y volver a hacerlo, pero peor, aunque tengan que deshacer por completo el buen final de la historia original para hacer un muy mal remedo. La otra idea es presentar a un nuevo Omac… que es un protagonista sin ni una sola idea original, motivación interesante o elemento que le haga lo más minimamente memorable. La historia es un follón casi incomprensible, donde Jones se esfuerza lo más posible en no dejar claro que cosas están pasando, que cosas son falsas, o porqué debería importarnos. Una mezcla de malas escenas de acción, y escenas confusas y tontas que no consiguen nada. El OMAC es aún más de chiste sin aprovechar su idea que en Crisis, Hermano Ojo también, y los secundarios no tienen ni un rasgo de personalidad. Es un comic muy malo. Lo único que tiene es el dibujo de Renato Guedes (que hizo un par de capítulos del Superman: 1AD) que es bastante bueno, aunque algo estático con los humanos, y no muy bueno con la tecnología. La crítica fue universalmente negativa, el guionista ha sido enviado al merecido limbo donde estuvo en los 90, el personaje que presenta la miniserie no ha vuelto a aparecer, y han remodelado el concepto de Omac completamente ignorando esto. Todo un éxito de miniserie, y por eso tus amigos de Planeta la publican en vez de Átomo. Evitar a toda costa (2)

Punisher: Diario de Guerra Nº1: Porque en Marvel quieren volver a los 90 a toda costa, sacan una segunda serie regular del Castigador. A decir verdad, con la serie principal contando historias realistas fuera del Universo Marvel en la línea Max, tiene cierto sentido sacar una serie más integrada en el Universo Marvel. Por supuesto, tiene el problema de que el Castigador no es un personaje que encaje bien con el Universo Marvel por varios motivos: Uno de ellos es su tono habitual más realista, otro que no tiene mucho sentido que otros héroes no le detengan, y otro que dados sus níveles de letalidad no puede enfrentarse a villanos conocidos sin cargarselos o de repente volverse más inútil. El guionista, Matt Fraction (conocido por cosas en independientes) soluciona lo primero haciendo que realmente los dos tonos choquen a propósito (el número tiene a Frank preparandose para cambiar de mentalidad urbana a superheroica, poniendose los guantes blancos y todo), y los otros dos se solucionan de momento gracias a Guerra Civil: Los héroes están demasiado ocupados para cazarle ahora mismo (que es una estupidez, pero viene de otra serie) y lo otro es precisamente la premisa de la serie: Muy razonablemente, el Castigador se harta de que con tanta estupidez estén cazando héroes mientras dejan en libertad o incluso legalizan villanos, así que va a dedicarse a matarlos. Es decir, que en esta serie va a ser una versión protagonista de un solo hombre del Azote. Claro, que la historia del Azote funcionó, aparte de porque era la primera vez, porque tuvo una duración limitada y prácticamente sólo se cargaba personajes olvidables. Lo primero es algo que esta serie tendrá que tratar tarde o temprano, pero lo segundo va a ser un problema: Si sólo se enfrenta a perdedores, va a quedar ridículo, pero tampoco va a cargarse a villanos importantes (o a lo mejor si, pero sería mala idea). Este número no promete, ya que tiene lo peor de ambos mundos: Mata a un villano de tercera, pero muy conocido. Aparte, si esperas algún tipo de complejidad moral, o al Castigador como otra cosa que no sea un psicópata, esta es la serie equivocada: Es un pirado que mata gente, da igual que se haya rendido, esté intentando reformarse o que quizá no haya matado a nadie. Además, eso se supone que es gracioso, porque lo hace de manera muy bestia, o algo. Si te gusta eso, no está demasiado mal. Incoherentemente, otro villano menos conocido no muere, sino que se queda como secundario, en una escena que sigue mostrando que esta serie no va muy en serio. Y otro secundario viene a solucionar uno de los problemas logísticos de arriba, en la única escena más o menos seria. Oh, y las últimas páginas son repetir escenas de Guerra Civil Nº5 desde el punto de vista del Castigador, pese a que aún no ha salido aquí, porque Panini te odia, Creyente. El dibujo de Olivetti vuelve a sus fueros exagerados, con los protagonistas teniendo el físico de hipopótamos o peor, incluido el antagonista, que está absolutamente irreconocible, incluido con respecto a otras apariciones que salieron a la vez que esta. La acción exagerada se le da bien, al menos. En fin, si tiene un sentido del humor para que te guste ver al Castigador reventando gente con bazookas, en una historia que se supone que es seria pero no se toma en serio, no está demasiado mal, aunque dentro del estilo de chulería exagerada al que aspira, podría ser mejor, además de que puede quedarse muy limitada con el tiempo. Neutral (6)

Y: El Último Hombre Nº13: Que se ha adelantado a su semana habitual, supongo que para unirse a la maravillosa mentalidad de Planeta de “en cuanto más de una cosa a la vez, mejor”. Termina la historia de Lenguas de Fuego, que en un ejemplo a seguir, cuenta lo que tiene que contar en dos números y se acaba, en vez de estirarse a un número más popular de números. La relación entre Yorick y la otra Beth queda realista y entrañable hasta cierto punto, el encuentro con las villanas es divertido y hasta cierto punto creible pese a lo exagerado, y las anécdotas y reflexiones sobre religión son instructivas y no quedan demasiado forzadas. Un buen trabajo, muy bien complementado con el dibujo de Guerra que sabe hacer sexy una parte y seria la otra. El otro número es el primero de los spotlights en uno de los secundarios, esta vez en Hero. Es una historia muy triste, que explica bien como ha tenido una vida tan jodida en lo que respecta a las relaciones con el otro sexo (y nunca ha demostrado mucha fuerza de voluntad, además) que pudo caer bajo el lavado de cerebro de Victoria y las Amazonas. Realmente es una historia que da mucha pena, y Guerra clava las expresiones en Hero a distintas edades para aumentar el efecto. Además, la parte que transcurre tras su encarcelamiento es una sorpresa muy chula que queda mejor que la alternativa, con un final intrigantemente ambiguo. Bueno como siempre, especialmente porque aprende a hacer cosas distintas. Muy Recomendado (10)

Y: El Último Hombre: Dragones en el Kimono: Esa es una traducción extraña. Se va acercando el final, y el tour mundial llega hasta Japón. Respuestas no hay muchas, aunque la identidad de Dr. M queda claramente reducida a dos posibilidades, y donde y cuando se van a resolver. Pero eso es lo de menos, lo importante es que una historia de aventuras muy chula, llena de conceptos tremendos: Peleas a base de katanas, yakuzas enloquecidas, estrellas del pop megalómanas, maniquíes que hablan, sorpresas inconcebibles y muchas peleas chulas, reacciones graciosas y diálogos desternillantes. Ocasionalmente hay alguna revelación o algún buen momento personal, pero esta es una de esas historias para divertirse, antes de que empiece el gran final, y como tal está perfectamente bien. Después tocan los dos últimos “orígenes” de personajes principales. Primero el de la Dra. Mann, que viene a explicar porque es tan cínica y amargada, aunque sabiendo como es y de donde han salido sus padres, resulta bastante comprensible. Realmente, no hay nada inesperado, con las menciones hasta ahora te puedes hacer bastante bien la idea general, pero el hecho de que la hagan más humana y vulnerable queda especialmente doloroso justo después de la historia anterior. Además, se da una pista más del misterio principal. Por último, se hace algo parecido con Alter, que tiene más mérito, ya que no sólo era una pizarra en blanco en cuanto a pasado, es una villana. Vaughan la hace más humana y comprensible, aunque no llega a justificar su paranoia homicida y manía del control. Equilibra bien la pena que podamos sentir por ella con el odio que tenemos que tenerle. Y de nuevo, termina con una sorpresa que puede cambiar la dirección de las historias finales. El dibujo es tan bueno como siempre, en todos los registros. Muy Recomendado (9)

Y eso es todo por esta semana. Lamento tanta bilis, pero hay semanas en las que no hay manera de ser más positivo. La semana que viene tal vez será mejor: Guerra Civil continua en la serie principal, 4 Fantasticos y Spiderman. [Vale, tal vez no] Vulcano continua su viaje en Patrulla-X, y X-Men tiene un anual. [Hm…] Daredevil todavía está en Europa, Factor-X visita al psiquiatra, y Ultimate Spiderman termina la saga del clon. [Ah, eso es otra cosa] JLA continua juntando al grupo, y el Profesor Magnus se mete en lios en 52. Nos vemos.

La segunda temporada de Heroes empieza bien, como era de esperar dado el nivel al que llegó la anterior, aunque desgraciadamente deshaga algunas cosas que quedaron bien al final de aquella.

[Inserte aquí su propia canción]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana, fin de mes, con lo que tenemos una cosa rezagada de Panini, las series que quedaban de Planeta, y todo lo de Norma y las independientes. Casi nada.

Entre las cosas que no comento están varias cosas de Norma: Algunas de Top Cow, que la verdad, no pintan nada bien, y la nueva encarnación de Wetworks, que era una serie malísima cuando salió en los 90 (cyborgs feisimos contra vampiros) y no parece mucho mejor ahora con el mismo horrible dibujante, por mucho que la escriba alguien con cierta fama (pero que también ha hecho cagadas) como Carey. Está la novela gráfica (perdón, Graphic Novel… hay que ser idiota) que Panini ha sacado de Halo, porque pese a que tiene algunos autores interesantes, mi interés por ese tipo de videojuegos es virtualmente nulo. Y en Planeta, el Clasicos Nuevos Titanes ha empezado a sacar material nuevo. Aquellos que lleven esperando 17 años para leer esa etapa inédita de los Nuevos Titanes, por fin pueden. En este tomo vienen los números de antes de Crisis, que no están nada mal, aunque luego la serie empeore (tranquilos, aunque nunca llegue al nivel de los números con Perez, nunca se volverá realmente mala)

Muchas novedades americanas esta semana: En Marvel, resucitan Marvel Comics Presents, de nuevo como antología de formato similar a la otra vez, sólo que esta vez es mensual. Y si mezclas una serie que sólo te da 8 páginas de una historia al mes con el puñetero estilo estirado actual de Marvel, tienes historias que tardarán meses en llegar a algo interesante, si llegan alguna vez, a un ritmo inaguantable. Además, como en la serie original, el equilibrio entre lo interesante y la basura de relleno no va muy bien.

Luego, sacan una miniserie de Penitencia, personaje que tendreis la desgracia de conocer por aquí dentro de poco, pero que baste decir que si no es el concepto más estúpido de la historia, se queda cerca. La miniserie es de su creador, así que como era de esperar, no es muy buena.

En DC, la gran novedad es la Boda, que no puedo decir de quien es, por aquello de los spoilers (últimamente hay muchos de esos en estos comentarios). La idea de la boda es más o menos decente. En cuanto a los especiales (si, varios, no hay nada que DC no sepa explotar) que han salido, el de preparación de la boda es una enorme chorrada, el especial de la LJA de la Boda es el principio de la nueva etapa de la serie, que ya comentaré la semana que viene, y el especial de la boda en si no está demasiado mal, sobre todo por el dibujo de Conner. Y luego está el final, que dependiendo de lo en serio que vaya, puede ser una horrible idea, o más probablemente, simplemente una excusa para un cambio de dirección.

Luego está Cuenta Atrás al Misterio, que pese al título, tiene una historia principal que no tiene absolutamente nada que ver con todo el desastre de Cuenta Atrás. Lo que es, es una serie del nuevo Dr. Destino, por Steve Gerber, lo cual lo hace automáticamente interesante. Desde luego, tiene ideas más originales que prácticamente cualquier otra serie, y parece tener cosas interesantes que decir, a ver si funciona. El complemento si que enlaza con CA, y es una precuela estúpida como era de esperar.

Alejandonos de eso, está JLA/Hitman, que simplemente es una historia más de Hitman por sus creadores, con la LJA de invitados. Ennis normalmente hace fatal a los superhéroes o se burla de ellos, pero en Hitman por una vez se los tomaba en serio, y más o menos es lo que hace aquí, y por tanto es una de sus historias buenas, seria, pero sin pasarse. Ojalá tanto DC como Planeta se decidan a sacar más tomos de la serie, porque no tiene sentido que con toda la bazofia que han sacado, no saquen una serie tan buena.

Y fuera de las dos principales, Dark Horse saca Umbrella Academy (la Academia del Paraguas), que es una serie creada por el cantante de My Chemical Romance. La cosa es que no es lo que esperarías de un músico moderno, sino de alguien al que realmente le gustan los comics divertidos e imaginativos, y se nota. Partiendo de un concepto genialmente absurdo, se dedica a lanzar montones de ideas chulas, como en otras series independientes, y queda divertido y bien hecho.

Esta semana:

52 Nº20: La portada peliculera impresionaría más si no estuviese calcada de la peli de Daredevil, al menos Elektra por Starfire. La gran noticia de este número es que Morrison vuelve de su descanso, (terminó con 7 Soldados y otras renovaciones) y a partir de aquí ya va a participar tanto o más como el resto del Equipo 52. Así que este número está principalmente dedicado a la Odisea en el Espacio, que al fin y al cabo es principalmente cosa de Morrison. El número va de darle algo que hacer a todos los protagonistas, incluido Lobo, y demostrar un poco de sus personalidades bajo presión (especialmente bueno lo de Lobo, que demuestra que sus actuales restricciones pegan con el estilo exagerado del personaje, y se hacen bastante graciosas) y también sus habilidades. Convencional, pero bien hecho. Además, si el número anterior nos presentaba al Charybdis, este nos presenta al Scylla de esta historia. O quizá al revés. El caso es que es una idea tan demencial, pero tan terriblemente apropiada, que extraña que a nadie se le hubiese ocurrido antes. Morrison, ya sabes. El resto del número está escrito por Mark Waid, y por un lado tiene el retorno de Acero, en una secuencia de acción que va de ver que está listo para volver a actuar después de haberse pasado 10 semanas encerrado en su taller. Pero también hay una revelación sobre el Proyecto Hombre Común que le añade más peligro, y que es muy propia de Luthor. Y por último, continua el misterio de Supernova, en una escena que parece decir que su identidad no va por el sitio más obvio, sino por uno quizá tambien obvio, pero distinto y más complicado. O quizá sea para despistar. En cualquier caso, esa parte se pone cada vez más intrigante. Y hay una mención de pasada que, una de dos, o sirve para recordarnos que Batwoman aún está por ahí, o es una mención-enlace con lo de Harvey Dent en Batman. En el dibujo, seguimos con los dibujantes oficiales, y esta vez toca Batista, que es el que suele estar asignado a la parte espacial. Lo hace muy bien, como siempre, con buenos diseños para los aliens. El origen esta semana es, apropiadamente, de Adam Strange, y resume su premisa básica, con una viñeta de su status quo actual, que realmente dice todo lo que necesitas saber. El dibujo es de Kevin Nowlan, de los pocos que repiten, y queda muy bien, retro pero sólido. Y debería fijarme más en los artículos españoles… son una gran idea, pero el de esta semana o está terriblemente desinformado o miente… el Ojo Esmeralda ha aparecido muchisimas veces desde la que menciona como última. Muy Recomendado (9)

Brigada Planetaria: Orígenes: Segunda miniserie spin-off de Heroe al Cuadrado, protagonizada también por el grupito a lo Liga o Vengadores al que pertenecía el prota antes de que volaran su mundo, esta vez transcurriendo antes que la anterior. El primer número, como dice el título, es el orígen del grupo, que viene a ser una mezcla del orígen de Hulk y el de los Vengadores, aunque realmente sirve para hacer una parodia de los comics de la Edad de Plata. Los otros dos números son historias menos retro, aunque tienen cierto parecido con las series de grupo de los 70 o incluso cosas como los Superamigos. En cualquier caso, es todo lo mismo: El sentido del humor de siempre de Giffen y DeMatteis, pero en su extremo más machacón y tonto. Los chistes buenos los pusieron en su primera miniserie, y esto son repeticiones, comentarios vistos muchas veces sobre las convenciones del genero que no tienen mucho sentido, diálogos que no son tan graciosos como se creen, y situaciones que son chorras y graciosillas, pero no graciosas de verdad. El dibujo es de la calidad habitual que suelen tener los otros comics de Boom, que es aceptable. Neutral (6)

Catwoman Nº2: Una portada chula, que demuestra que Hugues es capaz de mucho más que enseñar gratuitamente tetas y culos. Lo que hace el poner algo de esfuerzo. El interior es más o menos lo mismo que el primer número, aunque Holly se aparta bastante para dejar a Selina de nuevo como protagonista de la serie. Una pena que hayan revertido al status quo tan pronto, tenía potencial el tener dos versiones de Catwoman. Al menos la niña aún sigue viva, aunque juegue un papel más pequeño también. El número es sobre todo seguir tratando las repercusiones de las historias pre-Crisis, atando cabos sueltos usando todos los recursos establecidos, aunque estén algo fuera de tono en la serie, que por lo demás es una serie de acción callejera bastante potable. Lo mejor del número es probablemente Film Freak, que originalmente era simplemente uno de los villanos típicos de Batman que cometían crímenes temáticos, pero que Pfeiffer ha hecho algo más único y divertido: Es ese tipo que está tan obsesionado con las películas que no sólo todo le recuerda a alguna película, sino que está tan loco que activamente intenta que su realidad se parezca a una película. Lo cual nos lleva a terrenos metaficticios, porque realmente vive en una historia, que pese a ser un diferente medio, los argumentos funcionan de manera muy similar. El dibujo de David Lopez es muy bueno, aunque alguien debería abofetearle por hacer aparecer al Chiquito de la Calzada como taxista. Recomendado (7)

Emisario: Serie de Image, en teoría avalada por su presidente Valentino, aunque que se supone que coguioniza la serie. Y publicarla aquí no parece una buena idea, y no sólo porque sus autores no sean famosos. Tiene una premisa interesante: En un mundo sin superhéroes, aparece de repente uno de la nada, alienígena y superpoderoso, dispuesto a salvar el mundo. Eso causa de inmediato un fervor religioso respecto al Emisario en cuestión. La idea del superhombre que cambia el mundo se ha hecho antes, pero el enfoque religioso, más similar a la última encarnación de Cable, promete. El problema es que se queda ahí. El tipo aparece. La gente le toma como a una figura religiosa, y se pelean por él. Durante varios números, sin decir nada más que “distintas ideas religiosas dividen a la gente”. Mientras, el protagonista pasa todo el tomo sin volver a hacer nada relacionado con su misión, mientras tiene escenas típicas de no-humano adaptandose a los humanos. Y eso es todo. Todo el tomo. De hecho, toda la historia, porque aunque acaba en continuará, la serie fue cancelada. Lo cual debería servir de lección a todos los que empiezan historias lentísimas donde el argumento apenas avanza en los primeros números: Más vale aprovecharlos, porque aparte de leerse lenta y ligeramente incluso en tomo, puede que no tengas tiempo de llegar a las partes interesantes. Que en este caso, puede que fueran a llegar o no, pero probablemente no se llegará a ver. Es una pena, porque la idea prometía, y el dibujo de Ferreira no está mal, pero esto no es una historia, es apenas el principio de una. No Recomendado (3)

Green Arrow Nº3: Si no otra cosa, al menos este número explica porque Flecha no llama a sus amigos superhéroes para arreglar la ciudad. Más de la mitad es simplemente peleas bastante anodinas demasiado extendidas, aunque con algo de diálogo graciosillo. Al final hay algo bastante mejor, que es algo de debate político y de acción política, que demuestra que Oliver tiene bastante pensado lo que está haciendo, y es capaz de hacer heroicidades bestias en sus dos identidades. Todo muy, muy simplista, como suele ser Winick desde hace tiempo, pero al menos tiene cierta gracia como fantasía de poder política. Y por otra parte, si va a tener a Exterminador como villano malvado, al menos aquí empieza a mostrar bastante astucia. El dibujo de McDaniel queda fatal cuando tiene que hacer gente normal hablando, porque parecen enanos deformados hiperexcitables, pero en la acción está bastante mejor, y hace bien a un personaje que aparece aquí. Neutral (6)

Grimjack Vol.1: Por fin, se publica una de las mejores series independientes de los 80, por uno de los mejores guionistas de la década, John Ostrander. Es una serie fantástica (en ambos sentidos, ya puestos), que transcurre en un bar de esas ciudades de fantasía donde se reune todo tipo de gente, escoria y otras rarezas, con un protagonista cazarrecompensas con principios que te ayuda por el precio y la razón justa. Sólo que en esta ciudad hay elementos de fantasía tradicional, de otros muchos otros tipos de fantasía, y hasta de ciencia-ficción, y el prota se desenvuelve igual de bien con espada o pistola: Un día la misión se trata de matar monstruos tradicionales, otra de vampiros, y otra de animales de dibujos animados. John Gaunt es del estilo de protagonistas de estas historias, duro, de pocas palabras, cínico pero idealista, y muy chulo en general, y enseguida cae bien y resulta eso, chulo. Y las historias llevan un ritmo de acción trepidante, se hacen divertidas, a veces graciosas, a veces bestias. Además, el dibujo de Tim Truman, su cocreador, es muy bueno, con mucho detalle y fuerza, recordando quizá a Totleben y Veitch en Cosa del Pantano, pero más orientado a la acción. Lo curioso es ver el material nuevo para el tomo, unas páginas al principio y final del tomo que sirven de narración, donde se nota el cambio de estilo de Truman a lo largo de 20 años, muy bueno de manera distinta. Te tiene que gustar el género de “tipo duro bueno contra todo tipo de rarezas”, pero dentro de eso es un gran ejemplo del género. Y hay mucho más material de la serie original de donde vino este, ojalá se siga viendo. Muy Recomendado (9)

Justicia Nº1: ¿Es esta la primera serie de menos de 40 páginas que publican en el absurdo formato gigante? Este es el nuevo trabajo de los creadores de Tierra X, Alex Ross y Jim Krueger. Como es de esperar siendo Ross, todo es muy solemne y con mucha pompa y boato. Como también es de esperar siendo Ross, la idea es hacer que todo se parezca lo más posible a como eran las cosas cuando era pequeño. Así que esto son 12 números de los Superamigos vs la Legión del Mal, todo como si fueran los 70, pero en plan todo es tremendamente serio. Y sin embargo, siendo Jim Krueger, empieza con un tono oscuro y nihilista bastante tonto que además no le pega en nada al tono que pretende Ross. Así que la primera mitad del número es tener una narración pesada y sacada de un mal imitador de los comics oscuros de los 80 que luego resulta que sólo ha servido para tener una serie de escenas de acción, porque no viene a cuento. Y la otra mitad es el primer combate entre buenos y malos, que la verdad, depende mucho de que te importe lo que le pase al Aquaman clásico después de dos páginas de presentación. Es mucho pedir, a menos que seas un gran fan nostálgico de la DC de hace años, que es realmente, el público objetivo de esta serie, junto con los fans de Ross. Ross, desde luego, sigue siendo un gran pintor, aunque queda mejor cuando tiene cosas más chulas que pintar, que cuando demuestra que sigue sabiendo pintar lo que ya ha pintado varias veces. Oh, y si eres fan suyo, tienes como extras sus bocetos de la, ejem, Legión del Mal, con sus comentarios que básicamente dicen que los personajes le gustaban así como estaban, y realmente no los ha cambiado mucho. Neutral (6)

Matador: Miniserie de creación propia de Devin Grayson para Wildstorm. Grayson ha caido en desgracia últimamente tras su fracaso en Nightwing, pero esto llevaba años en el tintero. No es algo ni remotamente superheroico o fantástico, es una historia policíaca. La protagonista es una policía seria, eficaz pero solitaria, cabezota, ya sabes. A decir verdad, es bastante similar a Renee Montoya, pero en hetero. La gracia es que acaba obsesionandose con un asesino a sueldo, el Matador del título, porque es absoluta e incomprensiblemente elegante y chulo. En otras palabras, es una de esas historias donde el policía se obsesiona con detener a un criminal, pero con un par de giros en los comos y porqués. Grayson hace un buen trabajo caracterizando a la protagonista, y describiendo la monotonía de su vida diaría, de manera que se explica porque un asesino vestido con una impecable chaqueta y mucho estilo le hace volverse medio loca. Y se desarrolla bien, llegando a un par de puntos inesperados al final. No se sale mucho de la rutina del género, y hay partes que se podrían quitar o acelerar un poco porque no aportan mucho, pero es una buena lectura. Aparte, tiene un atractivo importante que es el dibujo de Brian Steelfreeze, que como siempre, es muy bonito, tanto en personajes, como en escenas de acción fluidas y cuidadas. El diseño del Matador ciertamente es impactante para lo simple que es, una sombra con traje de chaqueta con un toque de color. Recomendado (7)

Obergeist: Ragnarok: Esto es una miniserie de hace unos años de Image, hecha por el duo de Dan Jolley y Tony Harris. Esta asociación es la que empezó la carrera de Jolley, que francamente, no ha ido muy lejos, porque no ha sido muy buena. Ha llegado a crear al nuevo Firestorm, que ha sido bastante remodelado en cuanto lo largaron después de un año, por ejemplo. Sus colaboraciones han sido mejores, como SJA: Archivos Libertad, que está inédito aquí. Pero esto… esto es un follón. Se supone que trata de un antiguo científico nazi, que acaba en el presente ayudando a luchar contra el mal para redimirse. En la práctica, es una mezcla extrañísima de géneros, que va saltando de uno a otro prácticamente al azar y sin aviso, siendo confuso en vez de alucinante. ¿Es una historia personal de un mal hombre tratando de hacer algo bueno? ¿Es una aventura desmadrada de acción? ¿Es terror que tiene que resultar tétrico? ¿Es pulp que tiene que resultar chulo? ¿Qué demonios es? La historia no parece tenerlo claro, cambiando de tono y tipo de historia cada pocas páginas, sin llegar a enganchar o hacer especialmente bien ninguno, lanzando ideas sin llegar a desarrollar ninguna, en una historia un poco incoherente y difícil de seguir. Lo único bueno es el dibujo de Harris, que no sólo hace bien sus cosas de siempre, muestra un enorme rango de estilos (en dibujo y color) que no tienen casi nada que envidiar a JH Williams, realmente espectaculares. Neutral (5)

Spiderman: Reino: Pese a que el título lleva el formato de Marvel de “Nombre: Palabra” para los proyectos especiales serios, esto es un Spiderman: El Fin, por el dibujante Kaare Andrews, que lleva años haciendo cosas varias para Marvel. Y si quieres saber de que va, sólo tienes que recordar el Regreso del Señor de la Noche, pero con Spiderman en vez de Batman, sus villanos en vez del Joker y Superman, Nueva York en vez de Gotham y Bushismos en vez de Reaganismos. Pero por lo demás, si has leido DKR (y si no lo has leido, ¿a que demonios esperas?), ya lo has visto todo: ¿Una historia años en el futuro donde el héroe está amargado porque se le ha muerto todo el mundo, pero tiene que salir de su retiro para una última misión y darse cuenta de que es su destino? ¿Un gobierno malvado que no consiente justicieros y manda lacayos para acabar con el héroe cuando vuelve? ¿Narración detallada, rebuscada y exagerada? ¿Ambientación oscura y tormentosa? ¿Tono oscuro y deprimente pero solemne? ¿Dibujo ultraestilizado? ¿Cortes a menudo con telediarios que hablan de la situación? Todo eso y más, copiado hasta casi el límite. Años después del Señor de la Noche, se decía que casí había causado más mal que bien, por culpa de una legión de imitadores que no hacían más que copiar mal lo que hizo Miller. Este es uno de esos casos, 20 años después, ya que no sólo copia, encima no se da cuenta de que Spiderman no es Batman, y lo que funciona para uno no funciona para el otro. Pero ey, ideal si quieres ver una mala copia de una historia famosa, que involucra de manera mortalmente seria el semen radiactivo mortífero de Spiderman. Evitar a toda costa (2)

Spike vs Dracula: Mientras en EEUU están sacando la continuación del “Buffyverso” en comic, aquí aún llega el material que va de rellenar huecos de manera irrelevante. Lo interesante es que esta miniserie es de Peter David, que es un gran fan de las series y normalmente hace un buen trabajo aunque sea adaptando, (de hecho, ya hizo otra miniserie antes, en la que demostró que sabe escribir bien a Spike) pero estamos en el reino de la obsesión por el detalle exagerada: Es una miniserie entera dedicada a expandir la supuesta enemistad entre los dos vampiros de turno que fue mencionada de pasada en el primer episodio de la Quinta Temporada de Buffy. En realidad, esa es la excusa para tener cinco historias de Spike a lo largo de las décadas, aunque también están llenas de guiños que sólo los fans acérrimos pillarán, y de rellenar y extrapolar menciones que realmente no hacían falta. El primer número transcurre hace un siglo, cuando Spike iba con Darla y Drusilla, y cuenta el inicio de la rivalidad entre ambos personajes y la deuda antes mencionada. David capta bien la mentalidad de decadencia de los personajes en esa época, y tiene cosas bastante divertidas con la interacción entre personajes, con una buena solución. El segundo transcurre entre guerras, y tiene a los protagonistas implicados en las películas de vampiros de la época, reaccionando apropiadamente. Aquí es donde se pasa con la comedia, incluyendo algunas cosas algo exageradas, y varios guiños forzados a la historia real del cine. El tercero es durante la 2GM, y por supuesto tiene que estar basado alrededor del episodio de la Quinta Temporada de Angel en el submarino. Al menos tiene un par de cosas buenas antes de que se dedique a explicar a como se llegó a cosas que el público se supone que ya sabe (Y si no lo sabe, no va a pillar el chiste, de todas formas) El cuarto tiene la referencia más rebuscada, ya que parte de un flashback de 10 segundos en el antepenúltimo capítulo de Angel. Sin embargo, enseguida pasa a una historia distinta bastante más original, con una idea muy buena, algunas escenas divertidas de Spike en acción, y un par de giros chulos. La mini concluye con una historia al principio de la temporada final de Angel, con Spike como fantasma. La dinámica de esa época era perfecta, sobre todo entre Spike y Angel, y David sabe sacarle partido (también con muchos guiños, graciosos y no), darle una conclusión a la enemistad entre los protagonistas, y demostrar lo tremendamente genial y caradura que es Spike. El dibujo de los tres primeros números no está mal, al igual que el del quinto (incluyendo la futura dibujante de Aves de Presa, Nicola Scott), pero el del nº4 es bastante malo. Los personajes son reconocibles al estilo adaptación, al menos. Una serie divertida para seguidores de las series. Recomendado (7)

Supergirl y la Legión de Superhéroes Nº5: Empieza con varias páginas de recapitulación que no sirven para nada, realmente. La amenaza de turno, como muestra la portada, está relacionada con uno de los Legionarios, aunque parece el principio de algo mayor. Es medianamente divertido, y la explicación de los poderes es pura Edad de Plata, que es apropiado para la serie, especialmente con Supergirl por aquí. Hablando de Supergirl, su aparición y efecto en los Legionarios sigue siendo un subargumento, que en este número va por un sitio que puede ser la tontería que uno esperaría de un invitado famoso, pero por como lo presenta, es posible que Waid tenga algo mejor pensado. Lo mejor del número, como es de esperar, es la continuación de toda la historia de Brainiac 5 y Soñador(a), que sigue siendo muy divertida y demencial. La combinación de bocetos (supongo) de Kitson y acabado de DeKraker ha mejorado mucho el aspecto de la serie, haciendo a los Legionarios más juveniles y distinguibles entre ellos, con más expresión. Recomendado (7)

Superman/Batman Vol.2 Nº1: El primer número barato es un buen detalle, aunque quizá deberían haberlo usado en una serie mejor. Este es el comienzo de la etapa Post-Crisis Infinita de esta serie, que se encuentra con un problema: Era una serie cuya única razón de existir era darle a Loeb un juguete con el que jugar. Sin él, no hay razón creativa para que la serie siga, pero las ventas mandan, aunque hayan caido bastante respecto a antes y ya nadie la haga caso. Así que la solución de DC ha sido transformar la serie en una antología, a base de sagas de distintos autores. Eso, sin embargo, no soluciona el problema central de la serie: La premisa es una cosa absolutamente forzada. Por mucho que ahora Supes y Bats sean amigos del alma, tenerles continuamentes en casos que justo les implique a ambos, pero no al resto de la Liga queda rebuscado. Más grave, resulta complicadisimo inventarse una amenaza que resulte creible para dos personajes tan dispares en poderes y manera de actuar. Para terminar de arreglarlo, el primer guionista que toca es Mark Verheiden, que hizo un trabajo horrible en Superman el año pasado. El primer número se sale de la rutina, al menos, ya que es un team-up de Power Girl y la Cazadora. Las versiones pre-Crisis, de Tierra-2. Tiene una explicación, aunque es cutre. En cualquier caso, es una historia muy convencional y retro, y curiosamente, Verheiden no aprovecha en absoluto las circunstancias concretas de esos dos personajes (que ambas son legados de figuras paternas muy importantes), y de hecho, modifica la situación para que no se pueda aprovechar. El resultado es que la única razón por la que son esas dos en vez de los protas de la serie es para que Maguire pueda dibujar culos y tetas a tutiplén. Bien dibujados, pero aún así. La segunda historia ya es más convencional: Aparece una amenaza y hay que pegarle. Y ahí viene el problema central de la serie, que en la mayoría de escenas, Batman está de adorno en una historia de Superman (como ha sido casi siempre en esta serie, la verdad), con contribuciones (o excusas para no ser hecho pedazos) muy rebuscadas. Aparte de eso, no es que sea una amenaza particularmente interesante o una historia con nada que llame la atención, dejando aparte un par de homenajes y todo plasmado de manera espectacular por Ethan Van Sciver, que realmente se merece una historia en la que trabajar menos mediocre que está. La serie ha pasado de ser estúpida a ser mediocre, pero sigue muy por debajo de las series principales. Neutral (5)

Top 10: 49ers: Título que queda horriblemente mal en español, además de impronunciable a menos que sepas inglés. Esta es una de las dos miniseries secuela a Top 10 (la otra siendo Smax, ya publicada por Planeta) que hizo Moore antes de largarse de Wildstorm. De hecho, es de lo poco que queda inédito suyo de ABC. Esta novela gráfica (pensada originalmente como mini de 4 números, hasta se notan los cortes de capítulo, aunque publicada directamente así) es una precuela a Top 10, contando una aventura de los primeros años de Neopolis, protagonizada por uno de los policías. Y si Top10 era una serie de policías mezclados con superhéroes, esto es una película sobre la fundación de una ciudad en plan nostálgico, mezclada con los personajes de comic de los 40, que no eran del todo superhéroes. Es decir, algunos tienen trajes, e incluso alguno tiene poderes, pero en general son aventureros, o personajes de terror o ciencia-ficción, más que superhéroes al estilo moderno. De hecho, Moore hace pastiches más directos que en Top 10, ya que los protas principales están todos basados en aviadores de comic: los Halcones Negros, Airboy y su enemiga la Valquiria. Los primeros superpolicías son más similares a superhéroes y más originales, de hecho, son ideas bastante chulas, pero sin resultar anacrónicos respecto a comics de la época. El resultado es el mismo que en Top 10, de todas formas: Muchos personajes bien hechos y muy bien desarrollados, una trama que mete mucha información por página pero sin que se note apresurada, caracterización y desarrollo muy creible y humana, escenas de acción e ideas chulas, muchos guiños y cameos en las calles… a lo que aquí se añade el ambiente nostálgico de los 40, la sensación de idealismo y de que EEUU se va a comer el mundo tras ganar la guerra, las dificultades de cumplir el sueño americano de mezclar a gente tan diversa en una sola tierra, y algunas de las partes negativas de esa época, o bien directamente, o bien en plan metáfora con los elementos fantásticos. Está muy bien hecho, como suele hacer Moore. El dibujo es únicamente de la mitad del equipo artístico de Top10, Gene Ha, que le da el mismo aspecto final, pero sus figuras son más realistas y serias que cuando colabora con Cannon. En cualquier caso, es muy bueno también. Hay poco material inédito de Moore, así que aprovecha este, te gusten los superhéroes o no. Muy Recomendado (10)

Transmetropolitan Nº13: Empieza el tercer año, y es la primera vez que esta edición se diferencia de la de Norma: Allí fueron sensatos y reunieron los 3 números sueltos (esta serie siempre va en grupos de 3, sean sueltos o una saga) en vez de cortar por tener un formato tan estricto. Son números de respiro y de conocer más el entorno. El primero es una entrevista a Spider Jerusalem sobre la vida y la muerte, muy calmada y melancólica para lo que suele ser el personaje. Con lo que cuenta, se explican muchas cosas sobre porque Spider es así, se dan reflexiones bastante buenas sobre los temas y se cuentan un par de historias impactantes. Y vemos la reacción de Spider a todo lo que pasó en la saga anterior, que por desgracia, es muy similar a la que tenemos muchos ante la situación actual del mundo real. El segundo número es más curioso, son 22 imágenes de una sóla página, acompañadas de texto de la columna de Spider, sobre un tema o situación del mundo que rodea a Spider. Con un amplio abánico que abarca desde lo horriblemente desternillante a lo simplemente horrible, de lo triste a lo emotivo y alegre, desde reflexiones melancólicas sobre la vida hasta descripciones de subculturas de la Ciudad, a los planes y hobbies de Spider, son todas maravillosas, y Robertson le saca todo el partido posible a los pin-ups, metiendo mucha información y humanidad, tanta como cuando narra normalmente. Comics como estos son los que te alegran el día y te recuerdan porque los lees para empezar. Muy Recomendado (10)

Y eso es todo. La semana que viene… principio de mes, así que habrá mucha Guerra Civil, y muchos mutantes. Además, en 52 salen nuevas versiones de dos viejos grupos juveniles. Nos vemos.