La mala noticia de la semana es la Huelga de Guionistas de Televisión Americana. Lleva ya una semana, y si los anormales de las cadenas no ceden a las razonables demandas (tener una participación que no sea ridícula de las ventas de los DVD que no existirían sin esos guionistas, por ejemplo) pueden pasar meses sin nuevos capítulos de las series. (Para que te hagas una idea, la última, hace 19 años, duró casi 6 meses) Justo lo que faltaba ahora que por fin empezaba a haber en TV verdaderas sagas bien escritas planificadas a la larga para verse como una gran historia serializada… y la excusa más idonea para inundar las cadenas de aún más telebasura sin guión.

Por cierto, aparentemente, para la Sexta, “Series de Culto” significa “sus espectadores son masoquistas y las verán a las tantas de la noche”. ¿Para que se molestan en anunciarlas a lo grande si luego las ponen a horas en las que casi nadie va a poder verlas?

[Suena cualquier canción de esas de un chaval vestido de negro que canta sobre lo especial que es su dolor, en homenaje al Personaje Más Estúpido del Mundo, en Primera Linea]

Hola a todos, bienvenidos una semana más a estas reseñas. Esta semana toca el resto de cosas mensuales de Panini, alguna cosa de Planeta, y un resquicio de Norma, en la primera vez que recuerde que salen sus cosas fraccionadas. Una semana variada, vaya. 4 de 24 páginas frente a 5 de más, una de las semanas más equilibradas que se recuerdan.

La novedad que no comento esta semana es el tercer tomo en tapa dura de recopilación de Authority. Es una mala, mala idea, porque es material que aparte de en general ser muy malo, una mala versión descafeinada de lo que era la gracia de la serie original, nadie le prestó atención la primera vez. Alguna de esas cosas ni han sido recopiladas en EEUU, mucho menos en un formato de lujo. Por cierto, que tiene un capítulo inédito, un anual de 2000 de alguna chorrada temática u otra, escrita por Joe Casey (el primer americano en escribir al grupo) que es otra de historia de superhéroes mediocre que hace al grupo indistinguible de otros grupos.

Ahora, montones de novedades americanas de estas dos semanas:

Siguiendo con la Autoridad, y dado que la serie regular está desaparecida en combate, quizá para siempre, Chris Gage lanza Authority: Prime, miniserie que enlaza dicha serie desaparecida con lo anterior, y con la cancelada Stormwatch. Y es una historia de superhéroes convencionales bastante buena, muy basada en continuidad antigua, pero bien hecha, que es mejor que hacer mal la fórmula de la Autoridad.

Por otro lado, Gage (que ahora mismo es el custodio de Wildstorm) también empieza Armageddon, una serie de especiales, cada uno dedicado a una serie de Wildstorm, contandonos un posible futuro que los protagonistas tendrán que evitar más adelante en el próximo redireccionamiento de la línea. Y como suele ser habitual en Gage, está bien hecho, y se nota que entiende tanto a los personajes como el estilo de historia que escribe, porque se sabe todos los sitios por los que suele tirar, y como evitar los tópicos y fallos, y tiene la gracia de que esta historia puede no acabar como siempre.

Pasando a la editorial madre, la última miniserie derivada de 52 es Biblia del Crimen: Cinco Libros de Sangre, miniserie donde Question tiene que detener al culto basado en el susodicho libro que se ha visto en la serie semanal. Y es una historia de crimen y aventuras convencional para ser Rucka, aunque basada en mejores ideas que la media y buen dibujo.

Siguiendo con derivados de series semanales en ese tono, Gotham Underground es una mini protagonizada por los villanos de Batman, reaccionando a una de las tramas de Cuenta Atrás. Y la verdad es que para ser Tieri, no empieza mal. Nada señalable, pero no lo presenta mal, que ya es bastante.

Siguiendo con Tieri y derivados tenemos Cuenta Atrás Presente a los Extremistas, que es más lo que puedes esperar de Tieri y de CA: Una mala idea completamente inútil y gratuita, con personajes sin personalidad que va únicamente de ser desagradable para impactar y de repetir otras cosas. Encima, dibujo horrible.

Pasando a Marvel, también tienen gran crossover, que es Complejo Mesiánico, que se cruza por las cuatro series mutantes principales y va a renovar por completo la línea. De momento el principio no es gran cosa, porque Marvel suele chafar casi todo en sus anuncios, y los guionistas y línea encargados no lo han hecho precisamente bien últimamente, pero al menos parece que por fin tienen una dirección y ganas de hacer cosas nuevas, y eso y la posibilidad de sacar a la línea del callejón sin salida en la que esta hacen que parezca que no vaya a ser un crossover basura, pero habrá que ver.

En cosas menos anunciadas, Hulka tiene a nuevo guionista, Peter David, y nueva dirección. De hecho, casi parece una nueva serie, con menos humor y más acción, al menos de momento, y una premisa menos original. De momento es decente sin más, que es menos de lo que suelen ser serie y guionista, pero vete a saber que acabará pasando.

Y siguiendo el mes Marvel de “Jodamos a Steve Gerber”, sacan una nueva versión de su Exterminador de Tontos (Foolkiller), que logra no tener nada de la gracia que tenían los anteriores, ni el elemento satírico del original, ni el comentario más profundo de la miniserie de los 90, que es una de las mejores historias de su estilo que se han hecho en Marvel. En vez de eso, es una versión grotesca del Castigador sin ninguna gracia u originalidad. Es como si hicieran un remake de V de Vendetta, reinventado como un Batman más sangriento. Así de listos son en Marvel.

Por último, hablando de genios, Kyle Baker enfoca su sátira hacia el ejército americano y la política que lo lleva en Fuerzas Especiales, su nueva miniserie de humor. Es sobre un pelotón bastante peculiar en Iraq y tiene el humor habitual de Baker, que no siempre funciona, pero cuando lo hace es muy bueno.

Y ahora ya pasamos a las novedades de aquí:

52 Nº26: La portada imita películas de terror de los 50, y ciertamente en algunos sentidos es muy apropiado. Como indica el título, llegamos a mitad de la serie, y es tan buen momento como cualquier otro para repasar. Lo del Tiempo Está Roto tiene al personaje principal muerto y se ha convertido en un extraño duelo entre Skeets y su verdadero y bastante obvio adversario. La Balada de John Henry tiene a Luthor expandiendo su Proyecto Hombre Común y ganandose el amor del público mientras Acero forma una resistencia para demostrar que Luthor está equivocado en todos los sentidos. El misterio de Supernova se reparte entre ambas. El Magical Mistery Tour tiene a Ralph Dibny aprendiendo sobre magia en distintos lugares. La Familia Adam se ha formado en Kahndaq y trata de cambiar el mundo mientras este se pone cada vez más en su contra. Question sigue entrenando a Montoya de cara a detener a Intergang antes de que su religión del Crimen domine el mundo. La Odisea en el Espacio está ocupada huyendo de no uno sino dos villanos cósmicos para volver a casa. Y en la Isla de los Científicos Locos, el Profesor Magnus intenta no construir super-armas como los demás. La serie empezó poco a poco, pero ya están todas las historias bien metidas en cosas chulas y avanzando.

En cuanto a este número, es otro de esos que abarca casi todas las tramas, y además, de forma más o menos conectada. Empieza con Rucka escribiendo la divergencia de la Familia Adam y Questoya, después de 10 números de trama conjunta, aunque seguirán estando conectadas, al tener a Intergang como villano común. Tiene narración bonita de Montoya, la aparición de unos secundarios que alegrarán a viejos fans de Question, en un sitio que alegrará a fans de otra vieja serie, en una situación que suena interesante. Luego la Familia Adam continua su camino en una escena de Johns, que resulta irónica en su conexión con otra de las tramas. En cualquier caso, la escena es otra muestra de uno de los objetivos secundarios de 52: Recuperar y reinvindicar viejos conceptos olvidados, y hacerlos divertidos y geniales sin perder de vista la idea divertida en la que se basan. Si en el número anterior había una versión nueva de Egg Fu, aquí aparece por primera vez desde los 70 la Familia Sivana. A decir verdad, son un chiste chorra bastante obvio, pero para un número son divertidos, y su actitud respecto a la otra familia, la versión negra de sus archienemigos, es una maravillosa mezcla de locura y arrogancia snob. Además, el festival Fawcett no termina ahí, ya que se presenta un nuevo personaje en una escena entrañable, que no hace más que reforzar la idea de la Familia Adam como reflejo de la Marvel. En esa misma escena, además, se avanza de paso algo lo del Tiempo Está Roto, con un aviso intrigante en forma de reaparición de cierto personaje muy apropiado para la historia. Conectado con esto via Sivana está una breve escena en la Isla de los Científicos Locos, que es un raro caso donde no está escrita por Morrison, y un rarisimo caso de Rucka escribiendo algo que no es Questoya. Se comprende, sin embargo, cuando vez que la escena únicamente está para introducir en la serie a un personaje que Rucka creó en una serie anterior, y como el Equipo 52 es muy respetuoso con la jurisdicción de personajes entre ellos, es su manera de pasar el relevo, digamos. Aparte de eso, la escena es un chiste bastante malo, aunque Morrow lo lleva a un nivel exagerado que tiene cierta gracia, sobre todo porque es aterradoramente posible. Por último, la escena no conectada es de Waid, y continua con las ramificaciones de lo que pasó con el Proyecto Hombre Común hace un par de semanas. Además, si entonces se veia un anuncio del programa de Jack Ryder, aquí se usa en serio de manera muy apropiada, enlazando con el reciente tomo de Creeper, pero mejor que allí, la verdad. Aparte de eso, es un resumen de la Balada de John Henry hasta ahora, enumerando los pros y contras del PHC, que sabemos que son irrelevantes porque Luthor es malvado, y eso hace que Natasha sea más idiota de lo que debería. Aún así, es una buena idea para una escena, y Ryder realmente se merece un puñetazo, que es la idea. El dibujo de Oliffe es muy efectivo, desde la alegría en las caras de Montoya y Osiris al principio y final, hasta todos los gags visuales en la cena, programa de TV e isla de científicos solitarios.

Esta semana el origen es conjunto de Hawkman y Hawkgirl, y resume bien la versión de Johns del origen de los dos personajes, de manera tan elegante que jamás dirías que hace 10 años nadie lo comprendía. El dibujo del anterior dibujante de Hawkman y actual de 52, Joe Bennett, es muy bueno. Muy Recomendado (9)

Astonishing X-Men Nº8: La Patrulla-X comienza el ataque a Breakworld. Y… no mucho más, la verdad, esta serie sigue teniendo los mismos problemas: Va demasiado despacio (en el sentido de que la trama avanza poco, aunque al menos el comic no se hace tan corto como otros), se va totalmente alejado de todo lo que es la Patrulla-X, el argumento es convencional… pero por otro lado, está bien ejecutado, en guión y dibujo. Esta vez lo que lo sube de la media son las escenas entre Lobezno e Hisako (por supuesto, canalizando tanto a la Kitty Pryde original como a Willow) con diálogos maravillosos e interacción que recuerda a los buenos tiempos del personaje. Además, es de agradecer que con tanta tontería en otras series, alguien escriba a Lobezno con un factor curativo que le repara heridas graves, pero tardando un tiempo, no recuperandole mágicamente de cualquier cosa de manera que es virtualmente invulnerable sin nada que le pueda afectar. Recomendado (7)

Civil War: Primera Línea Nº5: Esta serie estaba siendo bastante mala hasta ahora, pero este es el punto donde se vuelve jodidamente estúpida. No es por la historia de los nobles periodistas que luchan contra el fascismo a base de no hacer nada útil excepto decir cosas obvias, y que aquí aparecen en una escena paralela al final de Guerra Civil igual que la equivalente al nº4. No es por la absurda historia de un traidor entre los fascistas que no va a ninguna parte. Ni siquiera los paralelismos encajados con calzador con historia real, que aparte de burdos y fáciles, ni siquiera encajan bien y se hacen repetitivos. No, es la historia de Bola Veloz la que hace parecer Shakespeare a las demás. Y no es siquiera porque Jenkins esté escribiendo una historia importantísima sobre el personaje sin tener la más remota idea sobre él (aparte de lo que ya había demostrado, no tiene ni idea de cómo funcionan sus poderes, ni cosas como que su traje no se puede poner o quitar como se ve en cualquiera de sus apariciones), que es grave. Pero el problema es más objetivo. Es que aparentemente la moraleja de su historia es “oponerse a una injusticia es una reacción inmadura a un trauma, lo que hay que hacer cuando se te pasa es unirte a los malos”. Porque aparentemente, estar a punto de morir por culpa de un idiota es suficiente razón para darle la razón a esos idiotas, darle la espalda a todo lo que has defendido durante años, y volverte de repente un psicópata. La transformación mágica de héroe a tarado de Robbie a lo largo de esta historia no sigue ningún tipo de psicología creible, ni tiene ningún parecido con lo que haría un ser humano, incluso dentro del comportamiento del género. Aparte, la misma idea de hacer un “Bola Veloz Oscuro” es tan increiblemente ridícula que sólo tiene sitio dentro de una parodia. Es decir, ¿coger a un personaje que personifica lo chorra e inocente de los superhéroes tradicionales y transformarlo en un antihéroe oscuro, atormentado y con pinchos sin ningún parecido con el original? Eso es una jodida parodia de las mierdas que hacían en los 80-90, no un comic digno de ser publicado ahora completamente en serio. Pero vamos, es que aunque fuese un personaje completamente nuevo, la idea del personaje final es tan ridícula, tan estúpida, tan de los 90 en diseño y ejecución, de angustia vital barata más propia de un adolescente emo que de un adulto y supuesto profesional, tan supuestamente profunda y pretenciosa cuando es absurda, que es imposible leerla sin reirse, y cuando paras no puedes sino lamentarte de que ideas tan obviamente malas vean la luz porque vienen de uno de los niños queridos de Marvel a los que no se les puede prohibir nada. Porque es la peor idea para un personaje de los últimos años, y un fuerte candidato a historia más estúpida del año. Este es un comic demasiado estúpido para vivir, sencillamente. Evitar a toda costa (1)

Gen13 Nº1: No hagas caso de la mierda de portada que recuerda a los principios de la serie original, esto es de Gail Simone, y por tanto aspira a ser bueno. Es un relanzamiento de Gen13 como parte de Worldstorm, que se trata de hacer nuevas versiones para todas las ideas clásicas (y un par de nuevas), basandose normalmente en las mejores ideas anteriores. El problema es que el público no ha respondido, y las series que no se han desvanecido nada más empezar (las de Morrison) han sido canceladas o están cerca. Esta es de las pocas que aún sobrevive. Así que si Planeta aún publicara Wildstorm, sería la única seríe que no habrían editado.

El caso es que con los protagonistas originales muertos al final de la serie original, esta serie empieza de cero con unas nuevas versiones de los personajes, de momento sin explicación, aunque se supone que el reinicio del universo en Armageddon serviría como excusa. Te lo puedes tomar como una serie nueva, ya que no hay relación con la serie original, y de hecho, toma un enfoque bastante distinto. La cosa es que Gen13 nunca fue una serie que se conociese por la profundidad de sus protagonistas. A lo sumo, cada uno tenía un rasgo de personalidad y emociones muy simples y basta. Incluso cuando la serie fue buena, en los números de Adam Warren, iba más de hacer las historias más chulas posibles con personajes simples que otra cosa. Simone sin embargo hace lo contrario, trata de hacer tridimensionales a los protagonistas, y centrarse sobre todo en las emociones adolescentes, en la angustia vital de esa época, y hacer que la serie vaya de un grupo de chavales que no encajan en ningún sitio, que se sienten diferentes, y sólo se tienen los unos a los otros para defenderse del malvado mundo de los adultos. Encapsulando la experiencia adolescente, pero en una situación más exagerada y fantástica. Y esa parte, aunque no precisamente sutil, está bien hecha. Por una vez, en esta encarnación uno siente lo que están pasando los cinco protas, y tienen personalidades más desarrolladas y diferenciadas en más que en lo obvio. Sin olvidarse de hacer la historia divertida, claro, ya que los comics de Simone son siempre divertidos lo primero. Aparte, Simone hace unos cambios bastante buenos a la historia original. Grunge además de una personalidad más allá de “idiota” tiene un nombre de verdad, ya que el que tenía estaba ya tan pasado de moda cuando se creó como si se hubiese llamado Punk o New Wave, y las relaciones entre personajes no son las mismas. El orígen es similar al original, pero quitandole todos los rollos conspiratorios y tópicos de gobierno malvado, y dando una idea bastante más original, más divertida y más retorcida de una manera realmente perturbada. Lynch también tiene un papel radicalmente distinto al del original, y más pequeño, porque la historia se centra más en los jefes de los malos, que le permiten a Simone desarrollar sus enfermizas (en el buen sentido) ideas para gente malvada y decadente, de manera similar a lo que hace en 6 Secretos. El argumento es el básico para una historia de origen, especialmente para un remake, pero logra tener un par de giros e ideas nuevas, que unidos a la buena caracterización y el brillante diálogo, dejan una buena historia. Lo peor es el dibujo del irónicamente llamado Talent Cadwell, que es una mala versión del ya de por si mal estilo que solía tener la serie en un principio. Puede que sea un homenaje a sus orígenes, pero la verdad, tener una serie protagonizada por malas caricaturas infladas garabateadas chapuceramente en escenarios escasos no le pega al tono más serio y oscuro de la historia, precisamente. Al menos no hay tantas tetas y culos como antaño, ni de lejos, por aquello de que la guionista no tiene los desequilibrios hormonales que tienen otros. No es el mejor trabajo de Simone, pero es una serie más que decente dentro del género, y desde luego, mucho mejor de lo que ha solido ser Gen13. Recomendado (7)

JLA Nº3: Los tres principales continuan debatiendo en una mesa de manera absolutamente inútil, y comportandose como niños en general. (“Elegiremos a este para nuestro club superchachi” “No, a ese no, una vez se metió conmigo” “Eso es porque eres una chica y tienes piojos!” Exagero, pero no por mucho) El equipo de verdad, sin embargo, tienen combates medianamente originales con villanos variopintos y van avanzando en un extraño misterio interesante. Desgraciadamente, siendo Lanzallamas Metzler, uno no puede asumir que el misterio vaya a acabar en algo interesante o lógico, ya puestos. Así que mejor asumir que va a ser un desastre. Por si acaso. El dibujo de Benes continua careciendo de fondos, más de dos poses, más de un cuerpo para cada género, genitales en los hombres, cuerpos que no sean de Barbie en las mujeres, y narración que fluya. Neutral (5)

New X-Men Nº27: Una vez terminado el año de la masacre, le toca a Kyle y Yost demostrar si saben hacer alguna otra cosa que ese desastre y si tienen más ideas para los personajes que tenerles recibiendo palos. Y al menos parece que ahora ya van a hacer algo con los personajes y darle consecuencias a todo lo que pasó el año anterior. Aún así, el problema serio de la etapa queda claro en la escena del final: Es una escena bastante apropiada y bien hecha donde se hace una ceremonia en honor a todos los que han muerto… y la lista no se acaba nunca, porque los guionistas han matado a tantos niños que ninguno de ellos causa apenas efecto. Una muerte es una tragedia, cientos es estadística, algo así. En vez de matar a unos cuantos sin nombre para demostrar que van en serio, y a uno de los protas para eso mismo y causar consecuencias en los demás, han matado a varios protagonistas y a infinitos secundarios y sin nombre, de manera que no ha servido para nada excepto para demostrar un extraño sadismo como obsesión o muleta. ¿De que demonios ha servido la muerte de Jay excepto para tener dos páginas inútiles en este número y que ni siquiera reaccionen sus puñeteros hermanos? Por poner un ejemplo. Además, tanta masacre limita de momento lo que puedes hacer con los protagonistas, ya que lo único que puedes hacer ahora es tenerles a todos en distintas variantes de “horriblemente traumatizados por tanta muerte”, lo que se hace repetitivo, especialmente dada la manera de los guionistas de escribir en plan Patrulla-x noventera donde no existe sutileza. Así que el resto de escenas son aceptables sin más, excepto las de Santo, que dada su personalidad, tiene una reacción bastante diferente a la de los demás, y por tanto se sale de la rutina y queda hasta gracioso en contraste. Y luego está el subargumento de Kevin, del que amablemente te revientan el final en la portada. Lo que no haga mal el editor de esta serie… En cualquier caso, no es mala idea, aunque es una versión obvia y a medio hacer del argumento de corrupción típico. Puede ser algo interesante a la larga, aunque el hecho de que vaya acompañado de un personaje que nunca fue demasiada buena idea no ayuda a sus perspectivas. El dibujo de Norton es una mejora respecto a números anteriores. Neutral (5)

Runaways Nº8: Termina la penúltima saga y comienza la última de Vaughan, y de esta encarnación de la serie, ya puestos. Nada más empezar, la historia gana puntos cuando, como todas las otras series buenas de Marvel, se rie y comenta la estupidez de la Guerra Civil. Cuando varias series de la misma compañía critican una historia cuando aún se está publicando, algo va terriblemente mal. Aparte de eso, el combate entre los Fugitivos y el monstruo es la historia de superhéroes más convencional de la serie, con un final típico, y por tanto algo decepcionante, aunque algunos momentos con los personajes y el habitual diálogo agudo de Vaughan lo salvan de la mediocridad. Además, está el subargumento con Chase, que tiene la intensidad y suspense de las mejores historias. El dibujo de Norton no está nada mal, y es consistente en estilo. Y luego empieza la historia final, con más interacción maravillosa entre los protas. Esta vez, llama especialmente la atención el tratar el tema principal de Xavin, y los problemas de género y aceptación, y está brillantemente tratado, sin respuestas fáciles, pero muy humanas. Muy pocas veces se tratan cosas así tan bien, claramente y sin melodrama, en comics o cultura popular, ya puestos. Aparte de eso, hay otros buenos momentos, y una respuesta a la incógnita sobre Nico del número anterior. Pero la parte central, por supuesto, es la búsqueda de Chase, que se ha vuelto el personaje más complicado y fascinante de la serie, en una situación imposible, que queda brutal, pese al par de páginas de repaso algo forzadas del principio. Y lo mejor es que como el guionista se marcha, cualquier cosa puede pasar de aquí al final. El dibujo de Alphona continua siendo tan bueno en diseños y expresiones faciales, tanto cómicas como dramáticas, como siempre. Lástima que sólo quede un número. Muy Recomendado (9)

Superman Nº6: Aquí es donde empieza a notarse el desastre de publicación de Superman del año pasado. La idea en Superman era dejarse un par de números de descanso para que Pacheco tuviera tiempo para dibujar toda la segunda parte de Camelot Cae. Desgraciadamente, Pacheco ha tardado más de lo esperado (lo que no es ninguna sorpresa) y ha habido que meter considerablemente más números de descanso. Al menos están todos escritos por Busiek y el que más y el que menos contribuyen a la etapa. Además, originalmente el primer número de respiro iba a contarnos lo que ha estado haciendo Krypto durante 52. Desgraciadamente, problemas legales (lease, que no pueden mencionar a Superboy) impiden que el número terminado se publique, así que aquí viene otro, que al menos tiene una introducción y final dibujados por Pacheco, que sirven para enlazar la historia, que es un flashback, con la temática de CC. La historia, coescrita por Nicieza, tiene una buena idea premisa, de esas de “Tiene que habersele ocurrido a alguien”, sobre religión y Superman. Y efectivamente, responde muy bien a la pregunta que plantea al respecto, y cuenta una historia sólida en plan Astro City, sobre una persona normal reaccionando a un superhéroe, y de paso, al final, viendo como Superman reacciona a esa historia, que es lo que lo enlaza con lo de Arion. Así se hace una historia autoconclusiva, pero claro, Busiek es un maestro de esas. El dibujo es del novato Peter Vale, que muestra ciertos parecidos con Pacheco, y promete mucho. Y luego está la tercera parte de Último Hijo, que tras esto se cortará durante cuatro meses, porque alguien no se lo está tomando en serio. Como los números anteriores, es un comic de una sola idea, y aquí la idea es bastante más cuestionable. Aunque consideres que tener a un Zod kriptoniano es una buena idea para tener una némesis apropiada para Superman, a partir de ahí es una cuesta resbaladiza hasta los níveles ridículos de supervivientes kriptonianos de antes de la Crisis original, y aquí se abren las compuertas para que empiece la inundación. El número empieza con una escena bastante graciosa de Chris acostumbrandose a la vida con Lois y Clark, pero luego degenera en el comienzo de otra pelea a base de pin-ups, intentos de Donner de repetir exactamente lo mismo de sus películas, y el comienzo de la susodicha mala idea de antes. Por mucho talento que tengan todos los implicados en este comic, la serie no está saliendo bien, es una remezcla vacia de viejas ideas. Recomendado (7)

Ultimate Fantastic Four Nº21: Termina la versión Ultimate del Cuarto Mundo, y esta vez tocan dos combates con supuestas versiones Ultimate de personajes Marvel cósmicos establecidos. Al menos Carey añade elementos de los personajes Marvel además de los que copia (perdón, “homenajea”) de DC: Thanos aparte de las cosas de Darkseid menciona la afición por la Muerte una vez, y aunque Ronan hace el papel de Kalibak, actua como el Acusador clásico en otros aspectos. Dejando eso aparte, son dos números de peleas decentes… hasta que para resolverse, en vez de que los 4F hagan algo, se presenta otra versión de un personaje del Cuarto Mundo que lo resuelve todo. Así que básicamente es una historia que presenta versiones de personajes de una editorial distinta, no hace más que decir lo obvio sobre ellos, y los 4F están metidos con calzador en esa historia y no hacen nada excepto proporcionar la serie y dar leches. Realmente, ¿Qué quería conseguir Carey con seis meses de esto nada más empezar? ¿Decir que no tiene nada que decir de los personajes que tiene que escribir? O quizá es un fallo de cálculo, pero entre X-Men y esto, empieza a dar la impresión de que es uno de esos guionistas que no hacen bien el paso de cosas maduras a superhéroes. El dibujo de Ferry le da un toque bien alienígena al Ultimate Cuarto Mundo, eso si. Neutral (5)

Y eso es todo. La semana que viene… probablemente las reseñas estén más tarde que de costumbre, o incluso se junten con las de la otra. En cualquier caso, el Soldado de Invierno toma protagonismo en Capitán America, los Thunderbolts tienen una última historia antes de ser echados de su propia serie, Blade tiene un enésimo intento de lanzar una serie aprovechando la Guerra Civil (Pista: No ha funcionado), Casey continua su línea de flashbacks a los orígenes con Cuatro Fantásticos: Primera Familia, Peter David intenta convencer a alguien de que hay algo de potencial en el universo de 1602 con los Fantasticos, y Warren Ellis reinventa, de entre todas las cosas, el Nuevo Universo, con Newuniversal. En DC, continua el Demon de Ennis, Batman termina la historia de relleno, Jóvenes Titanes tiene nuevos miembros, y visitamos al Espectro en 52. Hasta entonces.

Anuncios

Por una de estas casualidades, empecé a ver Degrassi: La Nueva Generación, que es una nueva versión de una serie de instituto que veia a finales de los 80, y que fue una de las mejores del género, bastante revolucionaria para la época. (Trataba temas relevantes sin ser sermoneante, tenía cierto realismo, y asombrosamente, los actores eran adolescentes de verdad) La nueva no está tan adelantada, pero es ciertamente disfrutable si te gusta el género. Por supuesto, por ser una serie buena, está relegada a una cadena de TDT de Tele5 a las tantas de la madrugada los fines de semana, y encima tienen pocas de las 7 u 8 temporadas hasta ahora compradas. Sigh.

[Suena Scary Monsters and Superfreaks, de David Bowie]

Hola a todos. Bienvenidos a la semana del Salón del Manga 2007. Muchas novedades esta semana, entre los comics mensuales de Panini, los tomos del mes de Norma, y las novedades de Planeta para el Salón. Y relativamente buenas en comparación con otras tandas similares, lo que es de agradecer.

Entre las cosas que no comento, dos que ya habían salido, relacionadas con Marvel: Una es un libro de Spiderman, del que no debe engañarte la horrible portada. Es una versión de la Cronología-X que sacaron hace unos años, ordenando y resumiendo todas las apariciones de Spidey desde el principio hasta cierto año, que continuará en un segundo volumen. Muy bien investigado, recomendado para fans serios del personaje y la continuidad o completistas.

La otra es una Enciclopedia Marvel, como la que salió de DC el año pasado. Es decir, muchos personajes, con muy poco espacio para cada uno, con una imagen (que no siempre se corresponde bien a la mejor encarnación del personaje) y un resumen muy breve del origen y estado actual del personaje. Extenso más que intenso, es más para gente que quiera engancharse (y aún así, puede que la información no sea suficiente en algunos casos) que para los que lleven ya años, porque esos ya conocerán prácticamente toda la información, no es como en DC que tiene tantos recovecos oscuros que pueden ser interesantes.

Pasando a Norma, sale otro tomo de Tom Strong, pero de ese ya comenté algunos números cuando se publicaron la primera vez, así que buscad en el archivo si teneis curiosidad. Sigue siendo más o menos como tomos anteriores, de todas maneras.

Por cierto, me fijé en Witchblade, y aunque sigue sin ser nada que me interese remotamente y no parezca muy bueno, me alegró ver que por fin tienen un dibujante de verdad (Mike Choi, el de X-23) que dibuja mujeres con anatomías humanas, en historias que no van de hacer pin-ups horribles de la protagonista medio desnuda vestida en un extraño traje fetichista. De hecho, los personajes visten normal, que es más de lo que se puede decir de otras series. Lo malo es que ahora la serie no parece ir de nada en concreto, pero no es que el enfoque de tetas y culos venda mucho, pese a la creencia popular.

En cuanto a Planeta, aparentemente el tema de este mes es “personajes de piel de color raro y pelo verde”, ya que abarca tanto al Joker como a Creeper. De verdad, ¿alguien le ve algún sentido a estos “meses temáticos” de Planeta? Supongo que habrá que dar gracias porque no hayan dedicado un mes a cada uno, y nos hayamos librado de la serie del Joker de los 70 o la de Creeper de los 90 (que la verdad, era muy superior a la mini actual, pero dudo que hubiera vendido nada) En cualquier caso, el Clásicos DC de Creeper, pese a poner que es de Ditko, tiene historias reescritas por Denny O’Neil, que contradecían su visión objetivista del personaje, y que causaron que se largara de la serie y la editorial. Es una pena, porque la visión filosófica tan concreta y pensada de Ditko es lo único interesante de sus creaciones en solitario, que por lo demás son comics muy normalitos de enmascarado pegandose con chorizos.

Otra novedad es la versión Absolute de Arkham Asylum. Como suele ser habitual en él, Morrison intenta contar algo muy complejo y sofisticado en esa novela gráfica, y a veces se ven atisbos de eso. Pero normalmente está sepultado por demasiada pretenciosidad y turbiedad que impide que se vea, y sobre todo, el dibujo de McKean, que por bueno y original que sea en su campo, a esta historia difícil de por si, no le pega en nada, y lo único que hace es hacerla virtualmente imposible de seguir. El formato gigante no va a ayudarle, así que tendrás un mamotreto gigante muy bonito, pero probablemente incomprensible. Y como es una de las ideas de Planeta, no tiene los extras maravillosos de los Absolute, aunque al menos viene con los que llevaba la edición en tapa dura, que si que ayudaban y eran muy interesantes.

Por cierto, una rectificación, en Planeta llegaron a la misma conclusión que yo, y vieron que era absurdo decir “Clásicos DC: Lobo” y se inventaron un nuevo supertítulo a las cosas en ese formato que son modernas. La ironía es que esos números de Lobo son más antiguos, y por tanto, más “Clásicos” que el Cuarto Mundo de Byrne, pero eh, algo es algo.

Hablando de “Clásicos DC” de los 90, ha salido el tomito con la continuación de Question de O’Neil, con la serie trimestral y un par de especiales. Se nota que es más epílogo que otra cosa, pero si te gustó la serie, es más de lo mismo, y además, inédito en España.

Y saliendo de DC, Planeta publica un especial Don Miki, que para cualquiera que empezara a leer comics en los 80, es un título que probablemente le golpeará como un tren cargado de nostalgia. Básicamente, era el comic principal de Disney en España, que se mantuvo constante como un éxito de ventas durante más de diez años y tres editoriales. Y francamente, con ese título, parece que lo que que quieren es apelar a un público nostálgico de los comics Disney de antaño, en vez de enganchar a los niños de ahora. Desgraciadamente, el material no es nostálgico, es moderno (y proveniente de Italia, uno de los pocos sitios que ha mantenido a los personajes en activo en comic) y deja un poco que desear. No ayuda que se centre en Mickey y no en la familia Pato, que siempre fueron los que daban mejores historias con diferencia, y se notaba como en el original solían ocupar más espacio que el titular. En cualquier caso, les deseo suerte y que se lo monten bien.

También de Italia sale un comic de Alias (no el comic, sino la serie de TV, que se diferencia básicamente en que tras terminar, su creador se fue a hacer cosas muyo mejores en vez de mucho peores) pero dado que transcurre después de cosas que aún no he visto (maldita Cuatro, ¿para cuando el final de la serie?) no he podido leerlo. Una pena, porque tenía curiosidad, ya que es un formato que se traduciría bien al comic, aunque tendría probablemente el problema de siempre de las adaptaciones que nunca pueden ir a ningún sitio nuevo.

Y creo que eso es todo, si me dejé algo, ya lo recuperaré la semana que viene. Como haré con los comics americanos de esta semana. Así que pasamos ya a las novedades:

52 Nº25: Como la monada de portada muestra, esta semana toca número de Halloween, siguiendo el ritmo de tiempo real. Y es un número especial, porque usa un formato que sólo se usa en este número y más o menos en el final: El número está dividido en 4 capítulos de 5 páginas, cada uno con un guionista y dibujante distinto, dedicado a una trama. Todas las historias, eso si, están conectadas por una temática halloweeniana, de monstruos, brujos y cosas que no deberían entrando en la Tierra, aprovechando los Tiempos Liminales del título. La historia de Johns tiene a la Familia Adam siguiendo una mención del mes pasado, teniendo una escena de acción divertida con una versión moderna de un personaje Fawcett (monstruoso, por supuesto), igual que ellos, que los desarrolla más, y recupera a otro par de personajes para la historia. Además, Osiris tiene una frase graciosa. Dibuja Dale Eaglesham, y lo hace muy bien, como aperitivo a la colaboración entre ambos en un par de meses. Waid continua el Magical Mistery Tour de Ralph Dibny, con un relato con moraleja sobre la regla principal de la magia mencionada la semana anterior. Además de para dejarla clarisima (y ojalá los demás guionistas la sigan, aunque es poco probable), sirve para explorar distintos personajes mágicos de DC y su estado actual. La historia es bastante predecible y obvia, eso si. Al menos usa bien a uno de los 7 Soldados, aprovechando su nuevo status quo al final de la miniserie. El dibujo es de Phil Jimenez, como el número anterior, y hace un desarrollo maravillosamente detallado del infierno y otras cosas horribles. Rucka, por su parte, escribe una de las extrañísimas ocasiones una escena que no es de Questoya. En teoría es de la Balada de John Henry, presentando un nuevo elemento para Infinity Inc el día de Haloween, pero realmente es un prólogo a su serie de Jaquemate, siguiendo lo que pasó en el número anterior. No está mal, pero la idea ya la sabes si has leido la serie. Al menos, se aprovecha para explicar algo más sobre la SJA en 52, y se enlaza con la trama oficial. Curiosamente, el par de villanos que sale viene de la historia de JSA Clasificado que escribió su mujer, y les lleva a una aparición precisamente en Jaquemate. Dibuja Pat Oliffe, y lo hace bien.

Por último, el número empieza y termina con Morrison, y se nota por el diálogo hiperbólico y genial, y la avalancha incesante de ideas, nada más empezar. La primera escena no parece ser de ninguna de sus tramas habituales, aunque se podría decir que está relacionado con que ahora escriba Batman, aunque al final se descubre la conexión, con varias, de hecho. Básicamente, presenta tanto al malo central de varias historias (explicando más o menos como ha vuelto desde su última aparición, aunque no su aparición Un Año Después) como más desarrollo de la Biblia del Crimen que se vio hace un par de semanas, y es simplente una idea genial tras otra, en una escena que es una burrada, con cameos de varios villanos de cuarta de Batman. Y el final desvela uno de los misterios de la serie y… es una revelación tan demencial, tanto si conoces al personaje en encarnaciones anteriores o no, que tienes que admirarla. Es decir, DC está lleno de conceptos absurdos, y Morrison, en vez de ignorarlos o tratar de hacerlos serios y “realistas”, abraza lo absurdos que son, y demuestra que no sólo sirve eso para hacerlos divertidos, sino que se pueden hacer historias de verdad con ellos sin sacrificar lo que los hace chulos. Además, hay un par de avances para un par de tramas que aunque se podían venir, ahora se hacen explícitos, y dan la sensación de que van a poner las cosas muy mal para los protagonistas. Esa parte la dibuja Bennett, y capta bien la visceralidad y el genio que tiene que tener. El origen esta semana es de Nightwing, y como no, lo dibuja el que diseñó esa identidad, George Perez, y es tan perfecto en ese sentido como se puede esperar. El orígen no empieza mal, pero al final resulta absurdo que no mencione sus importantes etapas en los Titanes, y sin embargo, dedique un cuarto de página a un ridículo subargumento actual que por mucho que se empeñe DiDio en forzarlo por la garganta a los lectores para que piensen que es importante, en un par de años nadie lo recordará, porque no es importante. ¿Por qué los demás orígenes no mencionan subargumentos actuales y este si, que ni siquiera es de su serie? Muy Recomendado (10)

Albion: Menudo marketing el de esta serie, con los nombres de Moore y Gaiman arriba del todo en la portada. Moore al menos dio ideas para el argumento, pero Gaiman sólo escribe el texto de introducción. Los autores de verdad son Leah (Hija de Alan) Moore, que ya hizo algún número de Tom Strong y una mini inédita aquí, y su marido John Reppion, que… no ha escrito mucho antes, la verdad. La idea es revivir a una serie de personajes de comic británico que han pasado al dominio público. Lo que pasa es que son personajes conocidos en Reino Unido, y poco más. Aquí a los mayores de 40 les sonarán algunos, como Zarpa de Acero, Mytek o Spider, pero poco más. Para los demás, como mucho, les sonará porque pastiches de ellos fueron masacrados en sitios como Capitán Britania o Zenith. El caso es que para el público mayoritario, el efecto de que sean personajes conocidos se pierde. Y sin eso, pierde buena parte de la gracia, porque es una de esas historias donde los héroes han desaparecido por culpa de una conspiración, y vemos años después lo que ha pasado con ellos, y vistazo nostálgico a lo que eran y los trágico que es que hayan acabado así, etcetera. Es una idea que se ha visto en muchos sitios, desde Miracleman hasta Planetary. Sólo que aquí no sólo no tiene la originalidad de otras veces, tampoco tiene la emoción, ni apenas las ideas. Si, juega con varios personajes de la IPC, y no sólo los más obvios… hay una escena que relaciona a uno de los héroes de aventuras con una especie de Daniel el Travieso de los comics británicos de humor para niños de la misma época. Pero aparte de eso, es una historia muy predecible, a base de coger una serie de personajes de la infancia de alguien, oscurecerlos, decir lo triste que es eso… y poco más, porque la historia ni siquiera tiene una conclusión satisfactoria. Se tiran hablando y descubriendo pequeños fragmentos durante toda la historia, y al final termina en un descubrimiento bastante obvio. No tiene fuerza, apenas tiene impacto, y se tira demasiado tiempo con presentación de personajes muy similares, y demasiada información histórica. Y no cumple el objetivo de revivir el interés en los personajes, poruqe no quedan como gente especialmente memorable la mayoría, y el poco caso que le han hecho a la miniserie, que apenas ha generado secuelas, es prueba de ello. El dibujo de Oakley y Freeman ayuda a la atmósfera de la historia, pero no es especialmente atractivo. Si eres fan de Moore, puedes pasar de esta miniserie, es sólo para más fans de los personajes, o de este tipo de revivals oscuros. Neutral (5)

American Way Nº1: Otra miniserie de 8 números dividida por Norma en dos tomos, lo que sólo les perjudica a ellos, porque sale más caro y así tienen novedad dos meses, mientras que el lector ni tiene una historia entera, ni puede probarla de manera barata. Formato aparte, es una buena sorpresa que publiquen esta miniserie, que es un raro ejemplo de Wildstorm publicando una historia de superhéroes que no pertenece a un universo ya establecido. Es una idea enteramente de John Ridley, guionista de pelis como 3 Reyes, y también de la novela gráfica de hace unos meses de la Autoridad, pero no le echaremos eso en cara. La serie tiene una idea central muy buena, que examina a los superhéroes desde una perspectiva política bastante original, y llevada con cierta madurez y complejidad. Transcurre en los 60, en plena época Kennedy, y de la lucha por los derechos civiles, y por ahí va la idea central de la historia. De examinar el optimismo e inocencia de la época, de lo mucho que se estaba recuperando del horror de los 50, pero también de lo que aún le quedaba por recorrer, y Ridley no se corta un pelo en ponernos como estaban de mal algunas cosas en la época, sobre todo con el tema del racismo institucionalizado. Aparte de eso, dentro del subgénero de “miniserie de superhéroes autoconclusiva donde hay unos pocos que han cambiado el curso de la historia, basados en arquetipos famosos”, muy de moda en los 80 con cosas desde la trilogia de Veitch hasta Miracleman, pasando por la más reciente Cla$$war, es un soplo de aire fresco. Como suele ser habitual, hay una conspiración detrás de la mayoría de superhombres. Sin embargo, por primera vez en una historia de este estilo, no es una conspiración malvada, sino benévola, enlazando con el tema de la serie. Está bastante conseguido todo el montaje, como encaja con ideas de ficción de la época, y con la mentalidad, con muchos detalles bien pensados.

Además, los personajes, aunque algunos están basados en arquetipos habituales (un Superman/Capitan Marvel, una Wonder Woman, un velocista), otros están basados en arquetipos menos vistos (es decir, no superheroicos, sino de la cultura de la época: Agentes Secretos, Astronautas, Intelectuales… y tambien figuras del folklore americano) y el resto son una mezcla entre héroes genéricos, y alguna idea original. De hecho, el mayor problema de la historia es que hay muchísimos personajes, que se presentan todos de golpe, y cuesta distinguir unos de otros, aunque poco a poco vayan desarrollando cada uno una personalidad. También reseñable es la división que se forma entre los héroes del Norte y del Sur, señalando la división aún existente dentro de los EEUU, pero que es universal. Es decir, la miniserie explica bien a que se debe: Hay gente que, respaldandose de una supuesta identidad nacional arcaica que prácticamente a nadie le importa ni recuerda, ni tiene demasiada base real, quiere aprovechar para separarse del resto para tener más poder y que les dejen hacer lo que les de la gana, sea sensato o no. ¿A alguien le recuerda algo eso? Debería. En cualquier caso, una historia con una base muy sólida, ideas y detalles ingeniosos, buena exploración de temas políticos y sociales de los EEUU hace unas décadas (y que en cierta medida aún informan el presente) con suficiente peso y nostalgia para hacerla algo profunda, y suficiente acción, a veces gratuita, para hacerse divertida, y unos personajes que no están mal. Además, el dibujo de George Jeanty es muy sólido, claro y agradable. Si te gustan los superhéroes con algo de profundidad, y unos que, a diferencia de otros, tienen algo que decir sobre el mundo que les rodea y la política, no te quedes sólo con los de siempre y dale una oportunidad a esto. Muy Recomendado (9)

Angel Caido Nº6: Una serie de historias conectadas, encajando bien en el recopilatorio, se nota que David las piensa para el formato. Primero dos números contando una de las cosas que estuvo haciendo Lee antes de ir a Bete Noire, que explica un poco más su actitud cínica. Empieza de manera típica, de personaje encontrandose a un grupo que se cree que está en una mezcla entre un relato de fantasía y un cuento de las Mil y Una Noches. Pero entonces Lee reacciona con su habitual actitud cínica maravillosa, y se vuelve mucho más original y divertido. La historia, además, se convierte en un examen de los distintos tipos de fe, y para que sirven. Después viene la parte de acción, que lejos de ser lo habitual en estas historias, tiene una escena desternillante y en general se hace más entretenido de lo normal. Y entonces se llega al final amargo habitual de esta serie. Para compensar, los dos siguientes números están dedicados a los habitantes de Bete Noire sin el Ángel. La historia va sobre todo de Jude tratando de hacer de Magistrado de la ciudad a su manera idealista… y dandose cuenta de cómo funcionan realmente las cosas allí, y lo que les hacen a los idealistas. Además, se presenta un nuevo personaje que trastoca un poco el equilibrio de poder en la ciudad, un agente libre, que causa bastante impacto entre otros de los protagonistas, y se ve como se desenvuelven con algo así sin la protagonista. Bueno como siempre. Por último, Lee cuenta lo que estaba haciendo mientras tanto. Es un caso de ayuda como los que no resolvía desde mitad de la serie original, y es una historia triste pero bonita, con menos humor de lo habitual, que trata los grandes temas con la ambigüedad moral de la serie, que te hace sentirte bien y mal a la vez. El dibujo de Woodward es bueno, aunque para ser relativamente fotorrealista, le falta definición a veces en los protagonistas, y a diferencia de Lopez, para hacer el ambiente sombrío, extiende las sombras a oscurecimiento de la narración, lo que es peor. Muy Recomendado (9)

Batman: Arkham Nº1: Empieza una serie de tomos creados por Planeta, basados en villanos de Batman, lo cual no es mala idea en absoluto. El criterio de selección es algo más cuestionable, sin embargo. Como corresponde al tema de la semana, y a un primer número, está dedicado al Joker. Algunas de las historias, al igual que la portada, están sacadas del tomo de las Mejores Historias del Joker Jamás Contadas, que es bastante lógico. Está su primera aparición en los 40, que tiene sentido. Después está la primera aparición de Capucha Roja, que es bastante más cuestionable, ya que aunque décadas más tarde se estableció una conexión entre ambos, cuando se escribió la historia en los 40 eran dos personajes que no estaban relacionados, y no es una historia del Joker a efectos prácticos. El interés de esas historias es meramente histórico, por supuesto. Además, esa ni siquiera estaba en el tomo original, así que es una de las ideas absurdas de Planeta que tan bien funcionan. Después viene una historia de 1980 por Wein y Simonson que es decente, pero nada del otro mundo, y desde luego, no está considerada un clásicos. Porque han elegido esta en vez de historias más memorables como la del Pez que Rie o alguna otra famosa… quien sabe, realmente. También queda extrañísimo el salto de casi 40 años entre historias. Y después pasamos al material más reciente. Representando a los 90, lo cual no es necesariamente bueno, está un especial escrito por Dixon y dibujado por Graham Nolan, el Abogado del Diablo, que ya se vio aquí en su día. Tiene una premisa muy curiosa, pero que en cuanto piensas un poco, se desmonta completamente, y resulta ser un comic de Chuck Dixon, que es como los guionistas de las series de TV mediocres, que sacrifican cualquier complejidad o cambio para que todo pueda seguir como siempre ha sido. Es decir, se supone que es un conflicto entre lo que es moral y lo que es legal, pero francamente, poner a Batman, un justiciero enmascarado que comete allanamientos, agresiones y demás todos los días para poder hacer lo correcto, en el lado de lo legal aunque sea injusto, es ridículo. Al menos la versión de Dixon del Joker es bastante divertida y demente, y el dibujo es bueno. Por último, representando la década actual toca una historia relativamente reciente de Brubaker, contando el primer encuento entre héroe y villano, aunque probablemente ya no sea válido tras Crisis Infinita. Y es lo contrario de la anterior, esta vez el argumento es una historia de Batman bien llevada, pero la versión del Joker no tiene la locura necesaria la mayor parte del tiempo, y el estilo realista de Brubaker no le pega a la exageración que tiene que ser el Joker. Irónicamente, el dibujo de Mahnke es todo lo contrario, ya que como hace a todo el mundo exagerado, su Joker no destaca demasiado en comparación. Esta colección es una buena idea, pero la selección deja mucho que desear, ya que es imposible creerse que esto, que no tiene ninguna historia memorable o que clave al personaje, haya sido lo mejor que han podido encontrar sobre un personaje tan icónico como el Joker. Ojalá otros tomos sean mejores. Neutral (5)

Civil War Nº6: Y aquí es cuando la historia pasa de ser una historia increiblemente estúpida para los personajes implicados, a ser increiblemente estúpida, punto. Parecía difícil de conseguir tras el Thor Clon Cyborg, el negro encadenado en una fosa, los lloriqueos de la madre llorona y Herr Stark proponiendo mandar a Bullseye a capturar públicamente al Capi y que todo lo esté haciendo por los niños, pero Millar lo logra. Aparentemente, el plan de los Anti-Registro se basa en que los fascistas tengan un nivel de seguridad absolutamente ridículo, no tengan medidas de seguridad para las cosas más obvias, y caigan en trucos del Equipo-A. Pero es que el de los Pro-Registro es de nivel de niño de 5 años, y medio tonto. Es exactamente lo que parecía en el número anterior: El plan de espionaje de los malos consiste en mandar a una heroína que había aparecido públicamente con ellos al cuartel de los buenos, y que les llame con un movil desde dentro de la base secreta. Eso está a un paso de que el Capi tenga un cartel que ponga “Base secreta de los Vengadores aquí. Fascistas de Hierro no invitados”. En serio, ¿esto es un comic que tienen que leer adultos en 2007? ¿Y tomarselo en serio? ¿Tenemos que pensar “Oh, no, un personaje del que ni siquiera han dicho el nombre en toda la serie está traicionando a un bando”? ¿Qué el arma secreta de espionaje es hablar por un móvil en una habitación contigua? Una cosa es hacer un comic de acción boba, y otra hacer algo que parece que Scooby Doo sea intelectual y complejo. Añadele una escena bastante absurda con el Castigador, un plan rematadamente inutil de uno de los bandos, una historia que claramente no se puede resolver satisfactoriamente en un número que queda, y por supuesto, personajes indistinguibles cuyo único rasgo de personalidad es que les gusta pegarse con sus antiguos amigos, logren algo así o no. Esto es un insulto a la inteligencia, y el hecho de que tardaran meses en sacar el número y supuestamente tuvieran que reescribirlo varias veces desafía la descripción. Si ahora es así, ¿cómo sería la versión sin corregir? Evitar a toda costa (1)

Creeper: Otra de las miniseries de Brave New World, y una de las más aleatorias. Es una nueva versión del orígen del personaje de Ditko, pensada por el guionista de terror Steve Niles. Que es un capricho innecesario, porque el orígen de Creeper no necesitaba cambios, y los cambios aquí son totalmente aleatorios, únicamente porque o el guionista o el editor querían contar una historia de orígen y no una posterior. También está la implicación de que el orígen transcurre ahora, lo que borraría todas las apariciones anteriores del personaje en esta nueva continuidad, pero con un poco de suerte y sentido común no tendrán en cuenta eso. Esta nueva versión tiene una buena idea, y es presentar a Jack Ryder, el alter ego de Creeper, como un presentador de TV que fuerza sus ideas políticas a la audiencia a la fuerza de la manera mas borde posible, y trata a los invitados con cierto desprecio. No sólo es una idea original, es bastante consistente con las ideas de Ditko. A partir de ahí, sin embargo, pierde el rumbo. La dualidad Creeper-Ryder originalmente no eran más que dos facetas de la misma persona, que fingía ser una criatura descontrolada y demoníaca sin dejar de ser el periodista racional de su otra identidad. Más adelante, Creeper pasó a ser esos verdaderos aspectos ocultos descontrolados de su personalidad, que se revelaban contra Ryder. Aquí… es una versión simple y boba de todo eso, más similar a la Etrigan y Blood, que a simple vista es más o menos lo mismo (Ryder es “normal” y moral, Creeper es alocado y algo más amoral), pero que le quita cualquier complejidad que haya podido tener la dualidad. El orígen es más chorra que otras versiones, no por la explicación de sus poderes y transformación, que sigue siendo pseudociencia, pero más moderna, pero acaba degenerando en una revelación de villano cutre que da paso a unos villanos que pretenden ser terroríficos, pero son ridículos. Además, el personaje ha sido trasladado a Gotham por el único motivo de hacer aparecer a Batman y a un villano en la historia, de manera un tanto gratuita. El caso es que son 6 números de dos personajes no especialmente interesantes en una relación simbiótica muy vista, pegando saltos y puñetazos en una historia de acción tonta contra monstruos feos. No se si intenta ser terrorífico, pero desde luego no lo es. Y como historia superheroica, tampoco tiene éxito. Lo único bueno es el dibujo de Justiniano, que hace un Creeper elegantemente distorsionado y ágil, y acción que se mueve bien, aunque a veces se pasa con las cosas exageradas. Nada que ver aquí. No Recomendado (4)

Cuatro Fantásticos Nº17: Como JMS se ha ido, gracias al cielo, tenemos a un guionista nuevo a mitad de historia. El elegido es Dwayne McDuffie, que empezó en Marvel hace 20 años, creo su propio sello editorial, fue responsable de la excelente JLU en TV, y ahora vuelve a los comics, para un año en esta serie entre otras cosas. Y la diferencia entre guionistas es abismal. Todo lo que JMS hacía mal, McDuffie lo hace bien. Lo principal es que en un solo número, a la tremenda estupidez de Mr Fantástico colaborando con cosas terriblemente inmorales e ilegales de su gobierno a las que antes se oponía, se le da una explicación (no la mierda de JMS, que es merecidamente ridiculizada como una mala excusa aquí) que no sólo tiene sentido, da para una historia que puede ser muy buena si sigue haciendose bien, porque le da la vuelta a todo lo que representa la serie, de manera lógica y dramática, con un gran dilema. Además, a diferencia de la mayoría de crossovers de GC, aquí se nota la tristeza y desesperación de una familia que no quiere luchar entre si pese a estar en bandos distintos, en vez de ser caricaturas divididas en bandos que todo lo que quieren hacer es discutir y pegarse a la mínima. Oh, y además, McDuffie recuerda que si tienes una serie de grupo, lo bueno es darle algo de protagonismo a cada miembro del grupo en cada número, aunque el centro lo lleve uno. Cosas como esas son las que diferencian a los que escriben bien de los que no, y que se echaban de menos. Si te ahuyentó JMS, puedes probar a volver. Mientras, en la serie de la Cosa, como tenía que ocurrir, toca visita a la Calle Yancy, y siendo Slott, no debería extrañar que la historia sea una especie de continuación de uno de los fenomenales números que hizo Kesel, aquel en el que se revelaba que era judío. La idea es ver a Ben reaccionar ante el barrio de su infancia ahora que es rico, y eso da para una serie de escenas entrañables, que demuestran a la vez lo mucho que le importa a Ben el barrio, y lo poco que entiende, o mejor dicho, recuerda, de que va su espíritu. Es una idea central muy sólida, y tiene gags buenos para rellenarlo, y un par de villanos apropiados para el personaje, así que todo bien. En cuanto al dibujo, ambas series se despiden de sus dibujantes a mitad de historia, y tanto McKone como DiVito hacen un último gran trabajo, antes de pasar a cosas mayores. Por fin ambas series están a un nivel similar. Recomendado (8)

Daredevil Nº21: Por fin, la serie vuelve a 24 páginas. Y este número es la gran explicación, no sólo de esta saga, sino de todo lo que ha estado pasando desde que empezó la etapa. Es una buena explicación, y un buen juego mental entre dos personajes, retorcido y complicado, pero apropiado y fácil de seguir. Continua de una tremenda cagada de Bendis, y no la arregla, pero al menos hace algo con ella además de justificarla. Es una buena resolución, y hasta lo que pasa al final resulta más o menos creible, si se hace bien. Pero esa cosa concreta del final, aunque sea posiblemente necesaria y esté bien hecha, no hace más que demostrar que lo que están haciendo en otras series es una enorme tontería, y lo saben, pero más sobre eso el mes que viene. Buen dibujo de Lark, dentro de su estilo. Recomendado (8)

DMZ: Sobre el Terreno: Nueva serie de Vertigo, de las pocas que han tenido un éxito moderado. Escribe Brian Wood, que tuvo éxitos de crítica en cosas independientes como Demo. También escribió los últimos números de Generación-X, pero no se lo echaremos en cara. Básicamente, es la historia de un periodista gráfico (lease, fotógrafo) metido en una Nueva York en un futuro inmediatamente cercano en el cual EEUU está en una guerra civil. Así que esencialmente son las aventuras de un fotógrafo en una ciudad metida en una guerra, sólo que en vez de Beirut/Kosovo/Bagdad es una ciudad americana, para hacerlo más reconocible, tener más capacidad para sacar situaciones, ver que realmente es algo universal que nos podría a pasar a nosotros, y probablemente más motivos. Curiosamente, aunque supongo que propósito, no nos dicen que bandos hay, cuales son los “buenos”, ni quien quiere que. Porque no es una serie sobre política, sobre las ideologías y conflictos que causan las guerras, sino sus consecuencias. Este tomo es de presentación, así que si alguna vez has visto una película o leido un libro de ese estilo, te puedes hacer una idea de cómo va. Si no… bueno, si lees Transmetropolitan y piensas que podría quedar bien sin los elementos futuristas ni el humor, y con la parte del protagonista contando lo horrible pero esperanzadora que es la vida que observa en el arroyo muy ampliada hasta el punto de que es prácticamente toda la serie, con un protagonista sin mucha personalidad (y lo mismo para la gente que se encuentra), pues esta es tu serie. No es que sea mala, está bastante bien hecha, tiene cierta emoción, cierto desarrollo del protagonista, mucho desarrollo de la Zona Desmilitarizada que es NY… pero al final, acaba siendo una descripción detrás de otra de “la guerra es un infierno, y así es como se vive si tienes la mala suerte de estar en medio”. Ideal si te gusta el tema o si estás interesado en aprender al respecto, pero si no, no va a convencerte. El dibujo del tal Riccardo Burchielli no está mal y le pega al tono. Recomendado (7)

Fray Nº2: Segunda mitad de la miniserie de la Cazadora futurista, y la cosa mejora notablemente. Los fans de Buffy reconocerán el arma que lleva Fray, aunque la gracia es que apareció antes en este comic. Con la presentación dejada atrás, este tomo es enteramente el conflicto con los malos, así que los tópicos pesan menos, y toma más fuerza las peleas a lo bruto con un montón de monstruos. Los malos no son tan memorables como los de las series de TV, porque han tenido mucho tiempo para presentarse, pero a cambio, se pueden hacer monstruos y escenas de acción que simplemente no se podían hacer con el presupuesto televisivo. Y aunque la acción es menos visceral en comic, también se hace menos pesada a la larga. Y sea como sea, tienen la mezcla de humor y épica que suele hacer bien Whedon, y el viaje de Fray de heroína reticente a defensora de la humanidad se ejecuta muy convincentemente. Y luego está el final, que aunque muy similar al de cierta película que salió poco antes de esto, sigue siendo muy buen giro, apropiado para el tono del universo. El dibujo de Moliné es bueno, fluido para la acción, pero también impacta en otros aspectos. No está a la altura de lo mejor de Whedon, pero es una buena manera de ampliar la franquicia. Recomendado (8)

Invencible: Un Mundo Diferente: Título que, siguiendo la costumbre de usar telecomedias de los 80, esta vez viene de un spin-off del Show de Bill Cosby donde su hija iba a la Universidad. Y aunque habría sido apropiado para el tomo donde Invencible empezaba la Uni, es más apropiado para esta historia, de manera más literal. Toda la historia va de una de las misiones del protagonista en el espacio, sólo que esta acaba tomando un giro personal, y avanzando viejos argumentos de la serie. Kirkman lo hace bien a base de jugar con las expectativas de los lectores, teniendo en cuenta que siempre tiene pinta que va a haber un giro más, pero no cual, y que en esta serie, nadie ni nada está a salvo. La historia se hace algo larga quizá, pero disfrutable mientras tanto, y añade un par de elementos que cambian las cosas para próximas historias. Además, los subargumentos del resto de personajes avanzan un poco, todos apropiadamente. Lo más curioso es que aquí aparece un conquistador alienígena en armadura cutre con nombre rimbombante y mucho poder, y se toma a cachondeo y dura unas pocas páginas como chiste de fondo, como deben hacerse esas cosas a estas alturas. Porque demonios Kirkman pensó que era buena idea tomarse exactamente lo mismo como un argumento serio de varios números, cuando aquí demuestra que entiendo que funciona mejor al contrario, no se termina de entender. Buen dibujo de Oattley. Sólida como siempre. Recomendado (8)

Iron Man: Civil War: Incluyendo los dos números de crossover de la serie. No empiezan mal, resumiendo todos los proyectos en los que está metido Tony durante la Guerra, de distintas series, cosa que viene bien que hagan en alguna. Las partes más inmorales las barre debajo de la alfombra, y en general lo presenta como a alguien bueno tratando de hacer lo que puede en una situación difícil. Debatiendo con sus nuevos amigos recién creados que trata como si hubieran estado toda la vida los pros y contras de… no, a decir verdad, no debate nada, simplemente se queja en términos generales, en vez de tratar de justificar las burradas que hace en otras series, que aparentemente nadie es capaz de justificar. Y entonces, degenera. Mucho. Aparece un villano clásico, pero no llega a haber un combate de verdad con él, porque esta serie se ve que ya no va de eso. (Por cierto, si te extraña su nuevo aspecto, debutó en una miniserie, Iron Man: Inevitable, que tenía al protagonista como a un héroe millonario científico que combatía villanos científicos y de espionaje industrial en historias chulas con personalidad e historia… sorprendente en una serie que ha perdido lo que la hizo chula en su momento, aunque no sorprendente a estas alturas que Panini se la haya saltado) Aparentemente, únicamente esta aquí para provocar un desperdicio inutil y gratuito que no aporta nada a la serie, y sólo hace que cargarse un elemento clásico para no conseguir nada excepto melodrama barato durante unas páginas. Precisamente ese es el tipo de cosas las que señala a las etapas sin ideas. Para terminar de arreglarlo, hacia el final la parte de Guerra asoma la cabeza, y entonces es cuando el protagonista se transforma en el Führer de Hierro, en un villano de chiste intransigente sin humanidad, en una escena de antiguos amigos y héroes insultandose y pegandose porque si, que hace que el intento de humanización del final quede aún más ridículo. Lástima de dibujo de Zircher, cada vez más sólido, desperdiciado en esto. Iron Man es un personaje que está siendo increiblemente dañado a largo plazo por el puñetero crossover, y por lo visto los Knauf no hacen más que colaborar al daño. Evitar a toda costa (2)

Jaquemate Nº2: Porque Planeta publica un segundo tomo de esta serie (que llega ya hasta números de enero de este año) cuando no ha publicado nada de otras series buenas de la misma generación como Blue Beetle, Shadowpact o Green Lantern Corps, es un misterio. No es que esta sea mala, pero las otras tampoco. Esta vez tocan dos historias, y en la primera de ellas, Rucka, como ya hizo en Superman, echa mano de sus colegas, Nunzio DeFillipis y Cristina Weir, a los que deberían haberles dado más trabajo desde que les echaron de New X-Men. Al menos, esto servirá para demostrar que tienen mucho rango, porque es una historia con el regreso del Escuadrón Suicida, que no podría estar más lejos de otros de sus trabajos. La parte central es una historia del Escuadrón a la vieja usanza, y es probablemente lo más cerca que se ha estado de captar el espiritu de la serie Ostrander. Un grupo de villanos muy variopinto y chulo, cada uno con personalidades y motivaciones definidas (y un uso de la historia pasada de cada uno que es una maravilla), en una historia de operaciones sucias basada en política real (y muy a tiempo… transcurre en Myanmar, también conocida como Birmania, sólo que lo escribieron antes de que fuese un sitio candente) pero con elementos superhumanos. Aprovechando elementos propios del universo DC. Con acción original, manipulaciones políticas, traiciones, sacrificios, heroismo, villanía y muerte. No llega al nivel maestro de la original, pero está cerca. Hay un elemento que deshace uno de los mejores momentos de aquella serie, de manera rara, pero aparentemente es idea de Ostrander, que continuará más adelante, así que tiene disculpa. Además, Rucka encaja bien la historia con un par de giros y manipulaciones de lo más desgraciado por parte de Waller, con una de sus tramas regulares de la dinámica entre la Realeza de Jaquemate. El dibujo de Cliff Richards, que ya suplió a Saiz en OMAC, es algo más superheroico que lo habitual en la serie, pero es bueno. Y luego Rucka hace en solitario una historia más larga, aunque quizá no tan interesante o merecedora de los 3 números como otras. Es lo más cercano a una historia estándar de Jaquemate, ya que no hay grandes avances para las tramas (excepto la elección del nuevo Alfil Blanco, que es una elección inspirada, porque es un buen personaje que da mucho juego, y estuvo habilmente presentado antes), pero todos los elementos de la serie quedan claros en una historia de intriga: Las habilidades y personalidades de los distintos componentes de Jaquemate, la manera de realizar las operaciones de espionaje e infiltración, el desarrollo más allá de tópicos de los antagonistas que en este caso vuelven a ser Kobra, las elecciones difíciles, los conflictos entre agencias y sus jurisdicciones, y la idea de que Jaquemate puede reclutar a cualquier personaje DC como agentes especialistas temporales, en este caso unos muy inesperados, pero apropiados y bien usados. Además, hay un enlace con una de las tramas de 52 bastante apropiado con lo que pasa esta semana. Más espionaje chulo y menos intriga política que la otra vez, pero también bueno. El dibujo de Saiz sigue siendo sombrío pero muy efectivo y bueno. Una de las mejores series de DC ahora, sin duda. Muy Recomendado (9)

JSA Clasificado Nº4: Por algún motivo Planeta le ha puesto el cartel de “Un Año Después” cuando es 7 números después del salto, y lo quitaron al cuarto número originalmente. Siguiendo con las cosas incomprensibles, esto son dos historias de dos números, y Planeta las ha cambiado de orden. No es que eso afecte nada, porque son independientes, pero tampoco se que pretenden ganar así. En cualquier caso, son dos historias autoconclusivas que cumplen el objetivo original de la serie, que es contar historias de los miembros de la Sociedad individualmente, como si tuvieran su propia serie, explorandolos un poco más en solitario. Y aunque nada importante les puede pasar en estas historias, si que es cierto que se desarrollan más que en la serie de grupo multitudinaria, y al menos si que les pasan cosas importantes a los villanos de turno. Y los equipos creativos no son de relleno, sobre todo los dibujantes. La primera historia es sobre el Doctor Medianoche, y apropiadamente, es una historia de medicina hecha a medida, con una version superhumana de un tipo de crimen médico. Scott Beatty (que ha coescrito las miniseries Año Uno de Dixon, así como todas las guias visuales y demás de DC) escribe muy bien al Doctor, enfatizando su mente analítica y conocimientos de medicina, pero también su compasión, rabia ante la injusticia y estilo chulo. Es decir, tanto lo que le hace parecerse a Batman, como sus diferencias. El villano es una versión nueva de una vieja nemesis de la SJA, bastante inspirada, usando elementos de su historia, que tiene potencial para seguir apareciendo. Y también se le hacen cosas horribles a una serie de personajes de tercera y menores, pero francamente, es mejor que seguir sin aparecer en esta década, y en el caso más dramático, hay una razón oculta. Tiene toques bastante buenos, como el final, y dibujo muy bueno de Morales.

La segunda historia es de Hourman, aunque Tony Bedard (actual chico de los números de relleno y por encargo de DC) se cuida de no revelar lo que ha estado haciendo últimamente para no aparecer en el último tomo de SJA. La idea también es buena, y es enfrentarle a un villano que obtiene su fuerza de una droga adictiva, igual que él. La cosa es que el susodicho villano, Bane, en algunos sentidos representa de lo peor de los 90 (un villano cutre creado específicamente para generar una saga generada para llamar la atención gratuitamente), pero hay una idea central en el fondo que no es mala, al menos ahora que lo han desarrollado y hasta le dieron cierto honor y heroicidad en sus últimas apariciones, que se conserva. Básicamente, ahora es una especie de Luchador mexicano hipertrofiado con un sentido del honor y la justicia un tanto retorcido. Tiene cierta gracia así, la verdad, y sus motivaciones aquí son una buena extensión de su premisa original y origen. Tiene potencial hasta para volver a aparecer y ser un personaje decente, si conservan esta versión. La caracterización de Rick y familia está bien, aunque es lo mismo de siempre de la serie regular, pero al menos se aprovechan algunos elementos suyos bien. La historia es una historia de superhéroes tradicional decente, que es lo que suele hacer Bedard. Y el dibujo es de McDaniel, que hace parecer a Bane un troll, y a los demás personajes enanos, y tiene un acabado fatal. Pero al menos las acrobacias parecen bastante convincentes. A decir verdad, este tomo es bastante mejor que el último de la serie regular, aunque no sea técnicamente del grupo. Recomendado (8)

Lobezno Nº23: Este mes tampoco toca Lobezno: Orígenes, toca un Especial Navidad. A principios de noviembre. Se que es difícil de coordinar, pero aún así. Escribe Rob Williams, el de Cla$$war. Y es del tipo de historias que solían salir en X-Men Unlimited, tamaño incluido, porque su cancelación dejó un hueco que el universo pedía a gritos que fuera llenado por historias de relleno en otras series. Es una historia de coña, con un grupo terrorista navideño organizando un secuestro, y Lobezno como héroe genérico metido en medio. La idea es muy chorra, pero la historia lo sabe y por eso no se toma en serio, y tiene escenas graciosas con el jefe admitiendo que su plan es absurdo e improbable pero, eh, tenía que intentarlo. La pena es que los gags buenos no dan para llenar 40 páginas, que pasan demasiado tiempo en escenas de acción o relleno que no son el fuerte de esto. El dibujo no está mal, pero tampoco es memorable, usa demasiadas sombras y oscurece la acción a veces. Además, al final hay muchas páginas de relleno con pin-ups y chorradas semejantes. Puedes saltartelo sin problemas. Neutral (6)

Nuevos Vengadores Nº23: Termina el repaso a los Vengadores durante Guerra Civil, y le toca el turno a Iron Man. Si, dos números dedicados a lo mismo en una semana. Afortunadamente, Bendis decide no presentarle como Satán, a base de ignorar, bueno, prácticamente todo lo que está haciendo durante la guerra, y tenerle en una posición donde no tiene que interactuar con nada relacionado. Es un número bastante ligero, como suelen ser los de Bendis, a base casi enteramente de diálogos entre Stark y otros personajes. El villano es una idea decente, pero no tiene nada interesante que decir, y lo que le dice Stark es bastante obvio y no tiene que ver con nada, pese al mucho rato que están hablando. Lo más reseñable es la conversación que tiene después con Maria Hill, ya que después de dos años, Bendis por fin le da una personalidad más allá de “tipa dura casi malvada”, y una explicación de que demonios hace como directora de Shield, avanzando así lo que pasa por trama principal de la serie. Es una buena escena, pero es una pena que venga mucho después de cuando tendría que haber venido, después de haberla tenido como inaguantable sin ninguna muestra de otra cosa durante tanto. Oh, y también chafa lo que pasa con Iron Man al final del crossover, para que la serie principal tenga menos impacto aún si cabe. El dibujo de Cheung, de vacaciones mientras Heinberg pasa completamente de su serie, es bueno. Podría haber sido mucho peor. Neutral (5)

Patrulla-X Nº23: Volvemos a la Patrulla-X, y como es de esperar en una saga de 12 números de Brubaker, la historia avanza más bien poco. Es decir, hemos pasado ya la mitad de la historia, y la Patrulla-X sigue de viaje por el espacio y aún no han contribuido nada a la historia, que se podría haber resumido en un par de números. Ocupar un año entero de una serie a tenerles en una nave espacial es excesivo, lo mires por donde lo mires. Este número tiene un desarrollo importante, aunque apropiadamente, no es de los Hombres-X, es de los Shi’ar. Que demuestran una vez más que su sistema político tiene la complejidad de una mala película de romanos, donde caricaturas conspiran una contra otra. Aparentemente, para controlar un imperio de cientos de mundos, sólo tienes que nombrarte emperador. Con ese nivel de desarrollo, no es de extrañar que los terrestres les peguen una paliza tras otra. Es decir, ¿el pueblo que opina de esto? ¿El ejército? Esto no es una historia de política, es un chiste. En cuanto a los protagonistas de la serie, hay una escena buena con Kaos y Polaris que demuestra que al menos Brubaker es capaz de escribirles como personajes de verdad y cuerdos con temas de conversación que no sea su relación, que hacía años que no pasaba. Para compensar, Rachel pierde la poca personalidad que tiene, ya que lo que le pasa en el número sale mágicamente sin justificación en vez de porque el personaje tome, no se, decisiones o actue. Además, obtiene un nuevo traje, más feo y genérico que el anterior. El saiyano de la espada ridícula sigue siendo estúpido. Y el dibujo de Tan es bueno a veces, pero deforme y exageradamente a base de rejillas como si de Finch se tratase, en otros. Esta saga no está funcionando en absoluto. No Recomendado (4)

Punisher: Diario de Guerra Nº2: Con los otros dos crossovers con Guerra Civil, por cosas de coordinación. Esta vez las páginas repetidas con la serie principal son menos, aunque sigue rellenando huecos entre ellas. Desgraciadamente, Fraction demuestra que es de la escuela de los que piensa que todo supervillano es un payaso intercambiable en el que no importan personalidad, motivación o historia pasada, como demuestra que ponga al Hombre Ígneo como un matón al que le gusta destruir, cuando nunca ha sido. ¿Ha leido alguna aparición del personaje en su vida? Es una pena, ya que es una serie que se basa casi enteramente en ver como el Castigador se enfrenta a ese tipo de villanos. La historia principal es una mezcla entre la gracia de la serie, que es verle enfrentarse a villanos a lo bruto, y la verdad es que la manera de derrotar nada menos que al Rhino tiene su gracia, y un mayor desarrollo de la extraña relación de admiración que tiene Frank respecto al Capitán America. Parece que la idea es dejar un poco ambiguo si Frank está completamente como una cabra, es un genio desquiciado, o un poco de ambas, y el culto al héroe que le tiene es parte de eso. Es francamente extraño, y oscila entre tener y no tener gracia, y molestarse en darle algo de profundidad a Castle y hacerle una caricatura total. Aparte de eso, el flashback con el que empieza no encaja del todo bien con la historia Marvel, por decirlo suavemente. También hay algo de desarrollo del ayudante y la némesis del Castigador en la serie, y dejando aparte el nulo parecido con sus versiones anteriores, no está mal. El dibujo de Olivetti sigue siendo muy exagerado, lo que pega en las escenas de acción brutas con personajes exagerados de por si, pero queda horrible con personajes normales o vestidos en mallas simples. Y le da un diseño distinto a un personaje que el que tiene en la misma escena en Guerra Civil, demostrando la falta de coordinación necesaria. Neutral (6)

Seis Secretos: 6 Grados de Desolación: Miniserie de 6 números, apropiadamente, con las nuevas aventuras del grupo de “heroes” de Villanos Unidos, sólo que esta vez la historia está enteramente dedicada a ellos en vez de tener que formar parte de algo mayor en lo que están de invitados. La idea es que son un grupo de mercenarios amorales, con cosas horribles pero también nobles en sus personalidades, y la verdadera sensación de que por muy retorcidos y enfermos que sean, esto es lo más cercano a pertenecer y tener una familia féliz que han tenido. Y si no te has convencido aún de porque Simone es una de las mejores guionista de DC con diferencia, mira todo lo que ofrece esta miniserie: Acción bestia. Viajes a muchos paises. Villanos variopintos, locos y malísimos. Un nuevo sexto miembro con muchos años de historia, en la que es probablemente su versión definitiva, que te convencerá de que es un personaje genial, demente de maneras concretas y geniales. Enfrentamiento con el único grupo de superhéroes casi tan mal de la cabeza como los 6 Secretos. Muerte de muchas y variadas maneras. Sexo heterosexual. Sexo homosexual. Sexo con objetos inanimados. Casi todos los protagonistas desnudos en una misma habitación. Perversión. Canibalismo. Taxidermia. Traición. Deadshot. Algunos de los mejores diálogos que se pueden ver este año. (Lástima que algunos no se hayan traducido bien, o no se pudieran directamente) Algunas situaciones que jamás de los jamases podrías imaginarte que verías en un comic del Universo DC. Todo tremendamente divertido, imaginativo, y con un acabado inmejorable. El dibujo del novato Brad Walker empieza un poco flojo y acabado de manera inconsistente, sobre todo comparado con Eaglesham, pero va mejorando conforme avanza el tema. En serio, tienes que probarlo, y después escribir a Planeta para que publiquen Aves de Presa de una puñetera vez, aunque sea para ver la tercera historia del grupo. Muy Recomendado (10)

Spiderman Nº13: El número de Asombroso es otro crossover con Guerra Civil, y como era de esperar, ya que este mes Spiderman no hace nada en la serie principal, es de completo relleno por su parte, simplemente repasando cosas que han dicho una y otra vez en los últimos meses. Lo único nuevo es un subargumento aparte, como consecuencia de todas las horribles decisiones de los últimos números, que era algo que tenía que pasar en principio, pero cuya finalidad parece ser una horrible, horrible idea también. El dibujo de Garney es decente. El número de Amigo y Vecino se centra en el Buitre, con un flashback que intenta darle una explicación de porque ha acabado llamandose Buitre, aparte de la pinta que tiene, a base de un trauma profundo en la infancia. Y aunque no es un mal añadido a su escasa biografía, como justificación queda chorra. Igualmente, aunque darle mejores armas al Buitre es buena idea, darle los puños con pinchos que le dan aquí queda ridículo. Aparte de eso, el combate con Spiderman es normal. La parte de la firma del libro es mejor, aunque de momento sólo da para chistes (¡Stephen Colbert!) y poco más, y lo que sería importante se ve interrumpido por la pelea. Una parte central flojita. El dibujo de Eaton, eso si, es bueno, y se empieza a parecer a DiVito. Por último, Sensacional comienza una trilogía de historias dedicadas a ver como las mújeres de la vida de Spidey le ven, aprovechando que no puede avanzar nada mientras estén en crossover, y que hay muchas repercusiones de la identidad pública que la serie principal no está tratando. Este mes toca Mary Jane, y no dice nada nuevo, la verdad, que está muy preocupada por su marido pero que apoya sus decisiones. No está mal hecho, pero es una sóla idea para tanto número, y hay otras maneras de explorar al personaje que definirla únicamente por eso. La buena sorpresa es Ángel Medina, que pierde buena parte de los histrionismos exagerados y deformes de sus últimos trabajos, y aunque sigue sin ser particularmente bueno, ahora al menos es aceptable y legible. Sea gracias al tono de la historia, al entintador o quien sea, que se anote un tanto. Neutral (5)

Supergirl: Amor a Primera Vista: Por alguna razón, en esta serie Planeta se ha acogido al absurdo formato de poner 4 números por tomo, aunque eso corte historias a medias. ¿No será más fácil conservar la distribución de los tomos americanos que es como está pensada? En fin, en esta serie, Kelly se encuentra con una tarea nada envidiable, que es tratar de hacer algo con un personaje sin personalidad ni ideas. Y Kelly no tiene una mala idea para la personalidad, que es tratarla de presentar como una adolescente relativamente normal, con momentos donde es un encanto, y otros donde es insoportable o superficial, y en cualquier caso, con los típicos problemas de identidad y de no saber a donde pertenecer de la adolescencia, pero amplificados por su origen y por tener que estar a la sombra de su primo. Es un buen punto de partida, que la puede hacer creible, y le da una personalidad distinta de las otras adolescentes rubias de DC. (Wonder Girl es la madura que se ha vuelto demasiado seria, Stargirl es la que está siempre animada y todo el mundo querría como amiga/novia/hermana pequeña, y Destructora es la chica mala que ha tenido una vida horrible que la justifica) El problema es que las historias no complementan precisamente bien a la idea. La primera es la que más éxito tiene, ya que va sobre todo de explorar eso, y de ver a Supergirl tratando de adaptarse y buscarse una vida como heroína, como parte de los Outsiders, y como chica normal, con distintos niveles de éxito. Eso no está mal. Tampoco está mal la idea de su primer novio (no, no es Baby Boomer), que enlaza con 52 y otra serie, es bastante apropiado, y es más de lo que parece ser. El problema es cuando tocan las aventuras en si, que son follones confusos con villanos ridículos y patéticos sacados de un comic Image de los 90. Para arreglarlo, una horrible idea de otra serie es el centro de otro número, hecho aún peor si cabe. Y hay un desarrollo con los poderes de Supergirl que es tan imbécil que hay que verlo para creerlo. En serio, no se en que demonios piensan, pero “mierda” se queda corto para describir todo lo que pasa en esa parte. Es curioso, pero eso hace que el número de relleno escrito por Greymiotti sea el mejor del tomo, porque toma la idea central y la desarrolla decentemente. La idea central del número, sin embargo, es presentar a un nuevo personaje, versión de uno más antiguo, del que harán una miniserie un año de estos. El personaje no parece gran cosa, ya que no tiene la gracia del original y es bastante genérico, pero como contraste con Supergirl funciona mejor. Claro, que ayuda muchísimo tener a Amanda Conner dibujando. Mientras en los números regulares dibuja Churchill, a base de pin-ups, diseños mierda, poses inhumanas, anti-anatomía y una Supergirl que parece un maniquí anoréxico inexpresivo, Conner llena las páginas con humanidad, diversión, y personajes que parece que estén vivos y muy monos, la verdad. La diferencia es noche y día, realmente. A ver si en DC aprenden de los errores y hacen por fin algo decente con el personaje, porque se nota que alguien sabe que es, pero esto no lo es. No Recomendado (4)

Superman: Emperador Joker: Esto es una saga que duró dos meses durante la etapa Loeb/Schultz/Kelly de Superman, entre el final de la serie regular de Norma y Mundos en Guerra, que tuvo cierto éxito, y se publica ahora para aprovechar el tema de turno. La idea es que el Joker ha logrado convertirse en rey del mundo y lo ha rehecho a su imagen y semejanza. La historia va de Superman despertandose en este mundo enloquecido, y tratar de arreglarlo a lo largo de 9 números. La primera mitad va de intentar buscarle un sentido al nuevo mundo, y ver como está la familia Superman en este mundo, incluyendo una Lois que cambia de aspecto y personalidad cada número y un grupo de héroes liderado por Bizarro, en su debut en su encarnación actual. Esa parte es meter a Superman en una sucesión de situaciones absurdas y personajes chorras, y es bastante divertida. La segunda mitad es ya el enfrentamiento con el Emperador Joker más directo, y ahí es donde la historia se estira un poco más, y pierde fuerza, porque está claro que la historia va a terminar con la derrota del Joker mediante algún tipo de recurso ingenioso o rebuscado, y todos los intentos de pegarse contra alguien tan poderoso no van a servir de nada. Hace que tanta exageración al final se vuelva aburrida, porque no tiene un ritmo constante de imaginación para sostenerla. Eso si, el Joker está escrito de manera muy apropiada, y hay buenas ideas sobre tanto el Joker como Superman como Batman en juego. En cuanto al dibujo, los capítulos de McGuinness, que es el que marca el ritmo, están sorprendentemente bien, ya que este tipo de caricaturas son las que mejor se le dan y juegan a su favor. Y lo mismo para el dibujo de Mike Miller, Doug Mahnke y Kano, todos exagerados o caricaturescos dentro de sus estilos, que no quedan mal. Todos hacen buenos gags visuales a manta. Los dibujantes del especial intermedio dejan algo que desear, eso si. No era una saga imprescindible para recuperar, pero no es mala pesca tampoco, para fans de Superman o del estilo. Recomendado (7)

Ultimate Spiderman Nº20: Y con este número, tras 5 años y medio, la serie se acerca tanto a la edición americana que tienen que pasarla a bimestral. Lo cual es una mala idea. Es decir, uno diría que dado que esta es una serie orientada y accesible a cualquier lector, lo más cercano que tiene Panini a un comic para enganchar a fans de las películas, sería lógico publicarla en un formato barato, normal y mensual, como serie básica, pero Panini no usa mucho de eso. En cualquier caso, no sólo termina la periodicidad mensual, también la última saga de Bagley en la serie. La idea central es continuar del anual nº2 la historia de los “Marvel Knights” contra Kingpin. Eso hace una mezcla entre una confrontación de principios y métodos entre Spiderman y los demás, los tiras y aflojas de las distintas personalidades implicadas, y un plan con más de un giro sorpresa. Pero la parte más importante de la historia son las repercusiones de la saga anterior en las mújeres de la vida de Peter, especialmente sus novias. Peter se ha comportado como un cretino con Kitty, y la historia no lo disculpa, aunque sólo logra ser creible para el personaje por los pelos. En cualquier caso, las emociones adolescentes a flor de piel siguen mostrandose muy bien, como siempre en esta serie, y le da un par de vueltas de tuerca a unas situaciones que parecían limitadas hace muchos números, que ya es bastante, y resume bastante la serie. La pena es que el dibujo de Bagley, una constante de calidad en la serie, no sea tan bueno como otras veces, supongo que por el entintado, pero las caras están peor definidas. Aún así, un Bagley peor que de costumbre sigue siendo bueno. Muy Recomendado (9)

X-Factor Nº13: Tras el psicoanálisis, ahora tocan las consecuencias, y mandar a los protagonistas en distintas direcciones según lo aprendido. El tema central es la disgregación del grupo, como reflejo de la propia disgregación interna de Madrox. El triángulo amoroso es lo que más ocupa, y aunque obvian la posibilidad de que Jamie no haya hecho nada malo, está bien llevado. La reacción de Layla, y la reacción a esa reacción de Monet, son geniales. El resto de cosas que le pasan a Madrox surgen bien de historias anteriores, algunas potencialmente interesantes, y el final promete. Por otro lado, la escena de Rictor es bastante graciosa, queda sincera y deja ambiguas cosas más ambiguas del pasado, y la de Guido es un epílogo perfecto a otro problema. Como siempre, el diálogo y la caracterización brillan. Y el dibujo de Raimondi sigue siendo perfecto, con muchísima expresión y lenguaje corporal. Lástima que no reutilicen la página de “la historia hasta ahora” americana, no sólo hace su papel, es desternillante. Muy Recomendado (10)

X-Men Nº23: Comienza la segunda saga, y tiene algo positivo con respecto a la primera: No dibuja Bachalo. Desgraciadamente, el dibujante no es mejor, es Humberto Ramos. Así que lo que ganamos en claridad, lo perdemos en capacidad para tomarnos en serio a los personajes, que parecen todos trolls horribles que mutan entre viñetas. En serio, ¿cómo puede ser que alguien piense que su estilo actual es apto para este tipo de comics? En cualquier caso, es un número de introducción, pero siguiendo modas actuales, pasa muy poco. Se establece el nuevo status quo del grupo, distinto de las otras series de la Patrulla-X, lo que es algo positivo. Se presenta al villano. Y eso es todo. El villano, además, tampoco hace mucho. Qeuda claro que es una gran amenaza, pero nada interesante de momento, y como era de esperar, tiene un diseño de lo más feo. No se puede decir mucho más, excepto que esta serie es terriblemente decepcionante para ser Carey, aunque no para la racha que lleva esta serie, que no hay quien la haga superar la mediocridad mutante. No Recomendado (4)

Y eso es todo por esta larga semana. La que viene es más relajada: Civil War: Primera Linea bate records de estupidez, Capitán America tiene un especial dedicado a Bucky Zombie Nómada, Astonishing X-Men continua Imparable, New X-Men tiene un número de respiro por una vez, Runaways termina y comienza historia sobre muertos, JLA continua el Camino del Tornado, y 52 llega al punto medio. No falteis.

Hallowe’en… recuerdo que hace unos años era una tradición exclusivamente extranjera, pero ahora se celebra cada vez más. ¿Alguien se dio cuenta cuando empezó a verse eso por aquí? ¿Va a continuar aumentando en el futuro?

[Suena Sympathy for the Devil, de los Rolling Stones]

Hola a todos. Bienvenidos a la última semana del mes, donde por una vez, sale todo lo que quedaba por salir de las editoriales principales. Limpiando las cosas y en preparación para el Salón, sin duda. Así que algo desmarcado de Panini, y unas cuantas cosillas de Planeta, casi todo convencional.

Entre las cosas que son novedades, tenemos el segundo tomo del Excalibur Clásico. Es más o menos como el primero, aunque algo peor, primero porque tiene dos números de crossover con Inferno que quedan un poco raros fuera de contexto, y segundo porque después empiezan los números de dibujantes de relleno, que por alguna razón, en esa serie siempre se notaban claramente peores. Menos divertidos, con mucha diferencia. Aún así, sigue siendo una buena seire. Y la reedición en tapa dura de Daredevil continua, y llega a la etapa de Bendis de verdad. Y aunque se lee mucho mejor en tomo, que es como está realmente pensada en ritmo, no es una historia particularmente buena, que va por sitios muy conocidos de manera no muy buena, se pasa demasiado tiempo sin avanzar la trama, y empieza el festival de Bendis de no tener ni idea de los personajes que está escribiendo, y aún así masacrarlos. Alegría.

Por su parte, Planeta saca el Clásicos DC: Lobo. Si hay dos palabras más alejadas y contrapuestas semánticamente son “Lobo” y “Clásico”. Lobo es un chiste de una sola vez, una parodia exagerada de los personajes violentos de moda, donde la gracia es que se lleva a níveles cada vez más y más absurdos. El problema de eso es que llegó un punto donde el chiste no daba más de si (a la altura de las últimas miniseries, y en la serie regular ya estaba agotado del todo) y se convirtió en aquello que originalmente parodiaba, en una caricatura violenta no muy alejada de los personajes de la Warner, pero con menos gracia y más sangre. Por una vez, sin embargo, no creo que sea mala idea reeditar ese material, porque por malo que sea, tenía una afición desproporcionadamente grande aquí, entre chavales que precisamente era eso lo que querían. Pero por favor, ¿”Clásicos Lobo”? Por favor, dime que el editor de Planeta es consciente de la ironía del título y lo ha puesto como chiste.

La única novedad americana esta semana es La Muerte de los Nuevos Dioses (titulo sombreado por spoilers) Y de todas las estupideces relacionadas con Cuenta Atrás que está sacando DC, esta es la que más intuitivamente se sabe que es una mala idea. Es decir, coge a un guionista que ya demostró hace años que no sabe escribir a esos personajes en concreto, y que ha declarado públicamente que no sabe que hacer con ellos, y haz que los mate. Eso se llama quiebra creativa, dedicar 6 números a masacrar personajes en vez de buscar a alguien que los entienda y sepa que hacer con ellos. En cualquier caso, es tan malo como suena, y la única luz es que esto desemboca en la Crisis Final, donde Morrison ya ha dicho que va a ignorar esto lo más posible y relanzar a los personajes a su manera.

Ahora, los comics de la semana:

52 Nº24: Este es un número un tanto particular de 52, que realmente es el idea al que todos los números de la serie deberían aspirar, porque todo lo bueno que puede tener la serie, lo tiene. Por un lado, es un extraño ejemplo de una historia que en vez de ser varios cachos de los distintos subargumentos, es principalmente una sola historia completa, que abarca y avanza tres de las tramas, pese a que en principio no está claro si pertenece a alguna, y apenas aparecen personajes principales de alguna de ellas. Escribe Waid, así que te puedes imaginar que tramas son: La del Tiempo está Roto nos empieza a contar el siguiente paso de una de las partes implicadas, la de la Balada de John Henry explica en que punto está ahora mismo el Proyecto Hombre Común y le da la razón al protagonista sobre el tema de su historia, y el Magical Mistery Tour también resume la idea central de la historia y de la nueva magia de DC. Además, hay un subargumento aparte, de Johns sobre la nueva Familia Adam, que la presenta ominosamente en sociedad, y añade no sólo unos posibles enemigos, también unos muy peligrosos enemigos seguros. Pero es que aparte de ser una historia muy bien estructurada que avanza las historias, también hace maravillosamente no sólo la misión de visitar a distintos personajes durante el año (y presagiar lo que les pasará Un Año Después), sino de explorar en general el Universo DC, y de paso, añadir un montón de elementos simplemente chulos o guiños geniales. Porque realmente, este número responde a una enorme lista de cosas que se pedían sobre la serie, pero de manera que queda natural para la historia y no forzado. Enlaces con el status quo Un (medio) Año Después de Flecha Verde (incluyendo un guiño al autor que tuvo esa idea la primera vez), Firestorm y Creeper. Explicación de porque no ha habido una Liga de la Justicia durante este año. Explicación de donde ha estado el Detective Marciano en lo que llevamos de año, y porque empieza a tener la actitud que tiene después. Explicación del cambio que ha sufrido Jaquemate entre Crisis y la serie regular. Mención de 7 Soldados, aunque sea para contradecirla un poco. Aparición del siempre genial Ambush Bug, simultaneamente haciendole guiños y burla al lector y a los personajes. Explicación de a que venía el Superjefe hace un par de semanas. Un epílogo necesario y emotivo a cierto elemento de Crisis. Una emotiva conmemoración a todos los miembros de la Liga de la Justicia que han muerto, con una confirmación de una baja en Crisis (si apuras mucho la vista) y una nueva de un personaje bastante odiado. El esperado regreso de uno de los mejores equipos de DC, siguiendo por fin un subargumento que Johns presentó hace tiempo, con muy buenas perspectivas. Múltiples gags visuales y de diálogo bastante buenos. Diablos, hasta hay piratas y robots en plan asombro, y hasta el título es otro guiño más. Y para terminar de hacerlo todo genial, tiene de dibujante invitado nada menos que a Phil Jimenez, que hace el trabajo soberbio que suele hacer, no sólo retratando a los personajes y situaciones, y con una pasada de breve escena de acción, sino sacando una andanada de diseños a cada cual más desternillante, y uno bastante chulo. Es simplemente perfecto.

Además, esta semana toca el orígen de Booster Gold, dibujado por su creador Dan Jurgens en uno de sus mejores trabajos recientes, y resume bien su premisa inicial y poco más, que es más o menos cosas que ya se han visto en la serie. Claro, que habla de él en presente y no menciona nada de 52… ¿publicado de orden o una pista de que no está tan muerto como parece? En cualquier caso, un número simplemente perfecto, con todo lo que puedas querer y más. Así se hace, si la serie siempre fuera así, en vez de una gran serie sería una obra de arte. Muy Recomendado (10)

Batman Nº5: Aquí empieza una de las constantes en ambas etapas actuales de Batman, que desgraciadamente son los números de relleno constantes. En este caso, en vez de los equipos creativos regulares, vamos a tener dos meses de una saga que no tiene que ver. En este caso los encargados son Ostrander y Mandrake, responsables de una de las mejores series que ha hecho DC nunca, la del Espectro, entre otras cosas, así que no es que hayan puesto a cualquiera (por muy infravalorados injustamente que estén por las editoriales). Desgraciadamente, eso no quita que sea un número de relleno, que corta el ritmo de la serie, y que pone a los autores en una situación difícil. Y la verdad es que está muy lejos de los mejores trabajos de Ostrander. Es una historia de Batman de las de acción bastante convencional involucrado en un problema de bandas con un par de adversarios nuevos. Uno de ellos es el del título, el tal Grotesko, que le ha copiado el nombre a un villano de la Patrulla-X de los 60, pero que aparte de eso parece medianamente interesante. Los otros son un tanto ridículos, la verdad, y no pegan en una historia seria. Por lo demás, nada del otro mundo, aunque en líneas generales no está mal hecho, aunque algo decepcionante para ser Ostrander y en comparación con los guionistas regulares. El díbujo de Mandrake, sin embargo, si que está de sobra a la altura de lo habitual, muy atmósferico y fluido. Recomendado (7)

Demon Nº1: Siguiendo la fastuosa idea de Planeta de que Demonio es un personaje tan popular e importante que merece 357 comics dedicados a él en un solo mes, inclyendo algunos como este y el original que dan versiones tan distintas del personaje que explotan al entrar en contacto como si fuesen materia y antimateria, aquí viene la segunda mitad de la serie del personaje de los 90. La diferencia con los demás es que esta es buena, probablemente la definitiva. La primera mitad de la serie, por Alan Grant, quizá fue más importante, pero esta es la famosa, porque es de Garth Ennis y John McCrea. Por supuesto, el mejor y más famoso trabajo de ambos es Hitman, que es una de las mejores cosas que ha hecho Ennis nunca, y probablemente a estas alturas tiene hasta más fama y posibilidades de vender, pero estamos hablando de Planeta y sus criterios de selección, y poco se puede añadir a estas alturas. Al menos parece ser que, el hecho de que se hayan saltado el anual de esta serie que presenta a Hitman, es porque lo van a publicar más adelante en una serie del personaje. Tal vez. El personaje aparece en este tomo, por cierto. En cualquier caso, una serie de Etrigan es una excusa para que Ennis haga unas cuantas de las cosas que le gustan: Un protagonista ambiguo moralmente con mucha mala leche, magia como excusa para generar cosas divertidas como zombies y demonios, una actitud cínica y burlona con respecto a todos estos elementos místicos que otros se toman tan en serio, y mucha, mucha violencia. La primera historia aquí es una de tejemanejes con demonios y el infierno, y básicamente va de Etrigan metiendose en medio, armando una buena y tomandole el pelo a todos los bandos para salirse con la suya. La segunda es algo más familiar para fans de Ennis, ya que es una historia de guerra, pero en plan sobrenatural bruto. Más curiosa es la aparición como invitado del Tanque Fantasma, que es uno de esos conceptos maravillosamente absurdos de la Edad de Plata de DC. Aunque como era de esperar, la manera de enfocarlo es una mezcla entre respeto por la parte chula del concepto, y ridiculizar lo más posible otros aspectos. Pero claro, teniendo en cuenta que la idea del Tanque era tener al fantasma de un general confederado (es decir, pro-esclavista y todo lo malo en general de EEUU) como un héroe inspiracional se merece burla y escarnio. En cualquier caso, es una historia sobre soldados americanos liderados por Etrigan y el fantasma de un general chiflado enfrentandose a zombies nazis. Si eso no te convence de comprar este comic, nada lo hará, porque resume la gracia bastante bien. Y el dibujo de McCreo, por supuesto, es capaz de hacer todas las cosas grotescas pero graciosas que necesita la historia. Recomendado (8)

Escuadrón Supremo: Hiperion vs Nighthawk: Es difícil conseguirlo, pero esta miniserie empieza con todo en su contra. Es un spin-off innecesario de una serie más popular, que como han demostrado las minis anteriores, no sólo son malísimas, no afectan en lo más mínimo a la serie principal y son un pegote de relleno. (La de Hiperión no cuenta porque eran números de la serie regular con otro nombre) Pero es más cachondo, porque es que ahora mismo la serie principal ni siquiera existe, porque el profesional de su creador se largó a mitad de historia sin avisar. (Así que el último tomo que se vio aquí, que se cortaba a mitad porque encima le faltaba el último número americano, no tiene continuación, por cierto… porque en Marvel aprecian tanto a sus lectores que hacen cosas así) Así que es una historia de relleno para hacer tiempo y sacarle el dinero a pringados mientras tratan de ocultar que la historia principal no tiene continuación. Si eso te parece poco, encima el guionista es Marc Guggenheim, el responsable de la historia reciente de Lobezno donde se regenera a partir de su esqueleto pelado. Con todo esto, no es de extrañar que la mini no sea precisamente muy buena. Además, no tiene muy claro el tono de la miniserie. Por un lado, lo vende como una gran pelea bruta entre los pastiches de Superman y Batman, a base de Halcón Nocturno disparandole con bazookas a Hiperión y cosas así. Pero por otro lado, intenta ser una historia estremecedora sobre las horribles condiciones en Darfur. El choque de tonos es brutal. Y todo para repetir algo que ya hizo JMS mucho mejor en la serie de verdad, con el mismo final y todo. Con un tono mucho menos sofisticado, personajes que actuan mucho más como caricaturas que como personajes de verdad, con una excusa muy chorra para que Hiperión no barra el suelo con un humano normal, y un primer combate entre estos personajes tremendamente decepcionante para lo que estaban construyendo desde hace años, porque se supone que no puede afectar a nada. El dibujo de Gulacy es muy convencional para este tipo de historias, y queda todo muy apagado. Con el creador de la serie habiendo abandonado el barco, la serie habiendo perdido buena parte de la gracia y dirección al cambiar de sello, y miniseries basura como esta a cambio, está claro que la franquicia ha descarrilado completamente, y lo mucho que prometía hace unos años jamás va a verse, porque a ninguno de los implicados les importa una mierda, y no tienen ningún compromiso ni interés en contar una historia madura o cumplir lo prometido con los lectores. No Recomendado (3)

Green Lantern Nº3: Comienza la segunda saga de Un Año Después, y al igual que en Jóvenes Titanes, tras la primera de 4 números de presentación del nuevo status quo, Johns trae ahora otra de 4 de echar la vista atrás y ver que ha pasado durante ese año y sus consecuencias, aunque aquí eso tiene menos énfasis. Sobre todo, se explica lo que se mencionó hace un par de números, los meses horribles que pasó Hal durante 52, que resultan ser consecuencia de un pequeño elemento inofensivo que Johns mencionó al principio de la serie. La explicación y consecuencias de todo eso son buenas, aunque la manera de repercutir en la historia actual es demasiada coincidencia quizá. De todas maneras, la parte central de la historia es lo que viene después, que es una de esas historias donde varios bandos distintos intentan capturar al héroe en una batalla en movimiento a varias bandas, y Johns la hace muy divertida. Los Guardianes Mundiales siguen siendo un tanto cutres, y por circunstancias de la historia no pueden mostrar mucha personalidad, pero les saca más partido del que se podía esperar de unos personajes de cuarta. Pero además Johns rebusca bien y saca otros personajes de distintos sitios del Universo DC que están bien escogidos y quedan bien, y los va presentando en una buena sucesión, que se queda muy emocionante al final del número. Además, se da una pista bastante obvia de porque John Stewart no ha aparecido hasta ahora, y avanzan dos subargumentos muy prometedores: Uno ya se vio hace un par de números, y lo que vemos esta vez es igual de chulo que la anterior, cogiendo lo que podría ser muy obvio y expandiendolo muy bien. Y el otro es una consecuencia esperada de algo que pasó en Crisis Infinita, y parece una nueva vuelta de tuerca original a otro viejo concepto de la serie. El dibujo de Reis es muy bueno, y hace unas escenas de acción impresionantes. Recomendado (8)

Justicia Nº2: Si los comics DC actuales te parecen muy enrevesados, o no te gustan las encarnaciones actuales de los personajes y quieres las de toda la vida, siempre tienes esta serie. En este número, Batman se enfrenta al Acertijo durante casi todo el número en plan muy superheroico, que la verdad, no aprovecha la gracia del personaje. La trama principal avanza un poquito, y al final se presenta a otro de los villanos principales, también en su encarnación de hace 30 años que es probablemente la más cutre y aburrida que ha tenido. Pero eso si, todo está dibujado a lo grande por Ross, aunque tanto realismo y asombro no le pega necesariamente a una historia tan retro como esta. Sólo para nostálgicos o fans de Ross, realmente. Neutral (6)

Outsiders Nº3: Empieza con una escena medianamente original (aunque elementos ya han aparecido en números anteriores) poniendo en práctica una de las cosas que supuestamente hace diferente a los Outsiders de otros grupos. Y después degenera en una escena de pelea mucho más larga de lo que necesita, y bastante aburrida, la verdad, contra gente nada memorable. Y el resto del número es perder el tiempo bastante, hasta que se llega a un final que le da un poquito de emoción a una versión pobre (por mucho que se empeñe Winick en hacerse el moderno con los diálogos sin éxito) de una estructura típica. Lo único positivo es una buena interacción con otra serie reciente, ya que tiene los mismos villanos, de manera complementaria sin ser repetitiva, y están bien escritos, graciosos y creibles para lo que son. Y el avance de un par de misterios, que tampoco quedan mal. Dibujo muy feo, con malos diseños, acción confusa y mala narración de Clark. Neutral (5)

Robin Nº2: Beechen probablemente ha cometido un error al aceptar esta serie en estas condiciones como su primer trabajo para DC. No es mal guionista, sus historias muestran promesa, pero le han tenido que endosar una idea horriblemente y terriblemente impopular nada menos que en su primer historia, lo cual le ha ganado una mala reputación nada más empezar. Y no es para menos: Las historias de transformar héroes en villanos rara vez son buena idea, y sólo salen bien cuando son el resultado de un camino largo de un personaje por una dirección creible, no como una idea absurdamente dictada por el editor, de la noche a la mañana. Lo peor es que tener a Batgirl como líder de la Liga de las Asesinos no es mala idea de por si: Tanto R’as como Shiva tenían cierta ambigüedad moral que sólo habría que ampliar, ya se hizo algo similar con Elektra y la Mano en Lobezno decentemente y hasta se puede considerar como consecuencia del final de su serie. Pero para eso habría que haber dado justificaciones, y moralidad ambigua, y villanos complejos que no son necesariamente malvados. Todo menos lo que han hecho, que es hacer aparecer a Cassandra como una loca obsesionada monomaniáticamente por chorradas sin ninguna explicación, que ni es interesante ni creible ni buena idea para un personaje que aunque innecesario no era malo. El primer capítulo es la conclusión de esa saga, y es tan desastroso como se puede imaginar. El segundo ya se aleja de todas esas chorradas y la mejora es significante. Va de presentar precisamente el status quo normal de la serie, en las dos facetas del personaje, y no está mal, aunque no tiene nada realmente nuevo para el personaje. Por último el tercer capítulo es una buena idea para un team-up, aunque sea algo forzado, entre Robin y el Capitán Boomerang Jr. La tensión está bien hecha (Robin está comprensiblemente enfadado con Baby Boomer porque aunque no tuviera nada que ver con el asesinato de su padre, está honrando la memoria de su asesino, pero está llevado de manera razonable sin recurrir a histrionismos o hacer a Robin actuar como un histérico para ser “dramáticos”) y ambos personajes y su interacción son disfrutables de leer. La misión es entretenida y se sale de la rutina habitual. La verdad, si Beechen hubiese empezado la etapa con algo así, la impresión que habría causado habría sido muy distinta, porque es un buen número. El dibujo de Williams queda raro para algunos personajes, pero otros quedan bien, y la acción es clara y efectiva, al igual que los fondos mostrando Gotham. Neutral (6)

Supergirl y la Legión de Superhéroes Nº6: Parece que en este episodio debutan los que van a ser los adversarios esta “temporada” de la serie. De momento no pasan de ser un grupo con una idelogía medianamente interesante, pero al menos parecen mucho menos cutres y genéricos que Terror Firma. Además, si estas familiarizado con encarnaciones anteriores de la Legión, los personajes te sonarán, y verás que puede haber más de lo que parece en ellos. De todas maneras, las partes divertidas están en la otra parte de la historia, con Supergirl interactuando por fin como una persona con los demás personajes, y la historia de Brainiac 5 (que por una vez no se enamora de Supergirl) avanza por un sitio inesperado muy interesante y ambiguo, que queda bien y abre una serie de posibilidades. El dibujo de Kitson continua siendo mucho más sólido ahora que está colaborando con DeKraker. Recomendado (7)

Superman/Batman Nº2: Más pelea repetitiva contra el bicho cambiaformas, sin nada particularmente bien hecho excepto el dibujo, y con Batman como quinta rueda que no aporta nada excepto esquivar un montón de rayos milagrosamente sin usar su cerebro. Nada de emoción, nada de intriga ni de inteligencia, sólo leches. Y un segundo tópico horrible asoma su cabeza al final. Además, la nueva versión Cabezacono del Detective Marciano hace aparición, y es tan gratuitamente repelente como parecía por la preview de su serie en Brave New World. Bravo por las malas ideas editoriales. No Recomendado (4)

Transmetropolitan Nº14: La portada tan fea de Jim Lee le hace a uno apreciar aún más a Robertson y que no necesite suplentes. Y manda narices que teniendo una portada genial de Tony Harris pongan esa mierda incompetente sólo porque Lee es más famoso. El primer capítulo termina la trilogía de números sueltos con Spider volviendo a las andadas, y es tan genial como los anteriores, pero en un registro muy distinto. Si en los otros estaba introspectivo y reflexivo, aquí vuelve el periodismo de choque, pero a lo bestia. El número es una lección práctica de Spider a sus ayudantes sobre como hacer periodismo político, lo que para él se traduce en coger a un político corrupto y hundirle, mediante una mezcla entre investigarle e incordiarle de las maneras más variopintas. O como decían en la muy superior traducción de Norma, Acoso y Derribo. Tremendamente divertido, y con un fondo de verdad ya que ese tipo de cosas podrían y deberían pasar en el mundo real, es el número que más resume lo que es Transmetropolitan. El segundo capítulo comienza nueva saga, Ciudad Solitaria. Esta vez volvemos a la parte seria de la serie, con un crimen extrapolado de las noticias reales, que lleva a una nueva vuelta del conflicto entre Spider y Centro Cívico, pero ahora se vuelve mucho más peligroso. La sensación de que algo va a salir horriblemente mal es palpable y va aumentando a lo largo de la historia. Eso si, Ellis le da matices a la historia presentando a un personaje que demuestra que no todos los policías son corruptos, como ya hizo con los políticos al presentar a Vita. También es reseñable como sigue manejando Ellis los avances tecnológicos, con un nuevo invento demostrando ser una espada de doble filo en estos dos números, y Spider mostrando un muy sano desprecio por los teléfonos móviles. El dibujo de Robertson sigue siendo soberbio, las expresiones faciales pueden hacer reir de por si, pero también puede ser serio y brutal si quiere, y los diseños de los malos de esta historia son memorables. Cada vez que no compras esta serie, Dios mata un gatito, que lo sepas. Muy Recomendado (10)

Ultimate X-Men Nº10: En las editoriales de comic, en vez de hacer tests de drogas a los empleados, deberían hacer tests de nostalgia: Si recuerdas nostálgicamente los viejos buenos tiempos de los 90 y crees que nos iría mejor si los comics de ahora se pareciesen a entonces, no deberían darte trabajo. O acabamos con gente como Robert Kirkman, que cree que la mejor idea para celebrar 75 números de una serie que se supone que tenía que ir al concepto central de la serie y hacerlo bien sin liarse con todas las tonterías acumuladas con los años es presentar a Ultimate Cable. Lo más cachondo es que ni siquiera usa la idea medianamente decente que tenía el personaje al principio (un soldado que ofrece una alternativa más dura y militar al tema mutante) ni ninguno de los aspectos interesantes del personaje posteriores como el aspecto mesiánico. Ni siquiera le da el mismo origen, al contrario, le da uno mucho más estúpido, que ya es decir. Lo único que conserva es el diseño, que era lo peor del personaje inicialmente (recordemos quien lo diseñó) y la parte que es un mayor cliché horrible del personaje. Encantador. Oh, y en la segunda parte presenta la versión Ultimate de otro personaje de la misma época, quitandole el único aspecto original que tenía originalmente y dejando sólo la parte trillada y manida. Al menos le dan un diseño algo mejor, aunque genérico. Un desastre, vaya, y todo porque Kirkman no se puede dejar sus puñeteras manías en casa y no puede ver que está haciendo una versión de cosas que eran muy mala idea la primera vez porque le ciega la nostalgia. Es una pena, porque las partes entre los personajes antes de que aparezcan los idiotas con pistolas no está mal, sin ser gran cosa, pero después degenera en una historia de superhéroes muy normalita con personajes cutres e ideas muy vistas como núcleo. El dibujo de Ben Oliver no está mal, al menos. Neutral (5)

Y eso es todo por esta semana. La que viene, es Haloween, y el Salón del Manga, así que será una avalancha terrorífica de novedades. Nos vemos entoncs.