Le llegó el final a David Tennant como el Décimo Doctor (de Doctor Who, la serie británica por excelencia, para el que no lo sepa), y lo hizo con una magnífica historia (bueno, mientras suspendieras tu credulidad en muchos momentos, pero la serie siempre ha sido alta en emotividad, significado y asombro, y baja en lógica) que demuestra a la vez porque era tan genial, y porque tenía que marchar. Hubo risas, hubo lágrimas, hubo sorpresas y hubo momentos de pura caña, lo cual resume en general estos cinco años de Russell T. Davies al mando de la serie, que resucitaron una antigua institución en un referente para el nuevo milenio, no ya para la TV británica, sino para la ciencia-ficción en general. En cuanto a los sustitutos, el nuevo guionista jefe ha escrito algunos de los mejores episodios de la serie, y el Úndecimo Doctor, aunque va a tenerlo cuesta arriba (sustituye a uno inmensamente popular y brillante, es el más joven hasta ahora, no parece tan llamativo), hizo una buena entrada al final del Fin del Tiempo, así que parece que el futuro (y el presente, y el pasado, estamos hablando de un viajero en el tiempo) está en buenas manos.

[No me quiero marchar]

Hola a todos. Soy Peter Garcia, y estas son oficialmente las últimas reseñas de 2009, aunque se publiquen después.

¿Qué tenemos este mes? En Panini, más de lo mismo. En Planeta, más que de costumbre, porque coincidía con Expocomic. Aparte de lo que comento más abajo, un par de cosas más: Parece que se suman a la tendencia a reeditar en tomo cosas que ya sacaron. Tiene sentido en el caso de Crisis de Identidad, un tomo de lo que antes fue miniserie. Una mierda de miniserie, y por tanto de tomo, que guionistas posteriores se han esforzado en deshacer e ignorar, pero bueno. Peor es lo de Flash. Es decir, vale que recopilen el Flash de Johns, entre otras cosas porque los primeros números los sacó Norma. ¿Pero porque sacar los primeros 3 años en un tomo? ¿No se dan cuenta de que el tomo es simplemente inmanejable? ¿Para que sacar en un tomo inmanejable material que ya sacaron parcialmente en tomos más manejables? ¿Realmente a alguien le interesa? Respuestas en una postal.

Por último, empiezan a reeditar la serie original de Batman y los Outsiders en tomitos. Deben de estar usando la misma definición que usaba Forum de clásico, donde “viejo” = “clásico” = “hay que reeditarlo”, da igual lo mediocre y olvidado que fuera el material. En este caso, es una serie que nunca tuvo sentido, que era una recopilación aleatoria de personajes que no tenían nada que ver (supuestamente marginados, por aquello de copiar a la Patrulla-X, pero en la práctica ni siquiera, eran superhéroes más genéricos aún) en una serie de aventuras olvidables contra villanos inolvidables como el Mal Samaritano o el Duque del Petroleo. Vale que algunos números tenían dibujo de Alan Davis, pero hay material de esa década mucho más digno de rescatar. ¿Para cuando una serie que era única y ha envejecido bien como el Escuadrón Suicida?

Ahora, un poco de publicidad. Como todos los meses, el podcast comentando el Previews de este mes está aquí. Además, como ya hice en verano, hay un especial invierno de las Criticas Reconstructivas aquí, contando como eran las cosas hace 15 años. Escucha un rato para ver como las cosas van a mejor. Y como habeis sido buenos, por ser fin de año, hay una retrospectiva de 2009. Extremadamente larga, no espero que nadie la oiga entera. En cualquier caso, podeis encontrarla aquí, aquí, aquí y aquí. Dije que era larga. Si alguien escucha algo de esto, podria hacerme feliz haciendo algún comentario.

Ahora, novedades americanas:

En DC, continua la Noche Mas Oscura (otro mes más), con 3 nuevas miniseries: La de Wonder Woman no parece más que relleno repitiendo las mismas ideas que en la serie principal, la de Flash es como más números de la nueva serie regular que aún no ha empezado (o continuacion de la miniserie Renacimiento que aún no ha terminado), lo que es bueno, y la de la SJA es la misma idea que la mayoría de crossovers, pero un poco mejor hecha.

Esto puede ser en comparación con el desastre que es lo que está haciendo DC con la Sociedad de la Justicia. Por un lado, está el nuevo spin-off llamado SJA All-Stars, que es como todos esos spin-offs horrendos de los 90 donde pretendían ser más agresivos, pero eran estúpidos y el díbujo era malísimo. Por otro lado está la clásica Sociedad de la Justicia de America, que de momento parece estar dedicandose a chistes malos y villanos mal reciclados. Es triste ver como DC explota otra franquicia después de estar madura, y se la carga, como hizo con Titanes.

No hay mucho más en DC, aunque en Vertigo está Daytripper, una historia realista sobre vidas normales en Brasil, que no está nada mal. Incluso si no te gustan ese tipo de cosas.

Pasando a Marvel, hay una miniserie de Spiderman y las Secret Wars, que supuestamente expande lo que hizo Spidey en las Secret, pero que realmente es como si fueran unos números de la serie para niños de Spiderman contando su versión de la historia. Olvidable. Por cierto, la serie de Spiderman tiene su “crossover”/saga importante estos meses, Guantelete, pero realmente, no hay mucha diferencia con lo normal, dependiendo mucho del guionista.

Otra de las grandes sagas-crossover de cada familia que van a abundar en Marvel es Caida de los Hulks, y ha empezado con dos especiales. Y que te parece, el obligar al Loeb a colaborar con buenos guionistas da sus frutos. El especial del Loeb sigue siendo malo, pero al menos cuenta algo, mientras que el otro promete, aunque tenga sus ideas estúpidas que probablemente vienen de tener una mente colectiva con un elemento defectuoso. Así que es difícil saber que saldrá de eso.

También salió un especial sobre la Guardia de Invierno (incomprensiblemente anunciado como especial de Hulk, pese a que solo salía como invitado) que es claramente un piloto para una serie. Que ojalá les den, porque la premisa es buena, y arreglan un poco el desaguisado que hicieron recientemente al ignorar que la Guerra Fria había terminado.

Hablando de desastres, nada más irse JMS de Thor, su sustituto temporal ha deshecho la mitad de las cosas que dejó a medias. No hay nada como meterse en crossovers.

Hablando de pseudo-crossovers, Nacion X es el nombre de la tercera miniserie antológica acompañando al enésimo cambio de dirección de la Patrulla-X. Lo mismo que Destino Manifiesto y la anterior, vaya.

Lo que está bien es el relanzamiento de Factor-X, con un nº200 en vez de 1, para variar. Tiene todo lo bueno del Factor-X de Peter David, pero sin los problemas de mala dirección, estableciendolos con un nuevo status quo chulo. Y mal dibujo, pero eso es crónico.

Por último en Marvel, los What If de este año han sido muy malos. Que está siendo tradición, la verdad.

Saliendonos a otras editoriales, Image United no es muy buena, y depende en mucho de nostalgia de cosas peores. Sorprendiendo a nadie.

Ya que esto saliendome de lo habitual (y siento no hacerlo más a menudo, pero se me suele pasar), algunas cosas que se me han pasado de otras editoriales del último par de meses: De Avatar, está Absolución, que es básicamente Dexter con superhéroes, bastante bien hecho. Y Superdios, que es poco más que un ensayo ilustrado sobre que pasaría si se crearan auténticos superhumanos, en plan Doctor Manhattan. Impresionante, afecta incluso sin estar casi dramatizado.

En IDW, dos franquicias se relanzan: Angel ha perdido completamente el rumbo y no se parece en nada a la serie de TV, aunque los últimos números al menos han sido graciosos. Y Transformers se ha recuperado un poco de la horrible última serie, aunque está por ver si tiene arreglo, y los nuevos diseños para los personajes clásicos en plan película quedan fatal.

Angel: Tras la Caida Nº3: Después de la interrupción del tomo anterior, continuamos con la historia del presente, más de un año desde que dejamos a nuestros héroes. Si no recuerdas nada, es comprensible, pero al menos no cuesta demasiado ponerse al día. Con la idea general, al menos, los detalles no los resumen. Pero ese es el menor de sus problemas. Una cosa es contar una gran saga que dure año y medio sin parar, pero aquí se le va las manos a Lynch. Ha perdido completamente de vista lo que hacía que la serie funcionara, y es que por muchos vampiros, demonios y grandes poderes sobrenaturales, la serie estaba anclada en el mundo real con preocupaciones aplicables a la vida real (esa ha sido siempre la clave de la franquicia), y centrandose en los personajes. Pero aquí no hay nada de eso. Aquí son todo entelequias con las que es imposible empatizar. Los héroes están luchando una guerra que no significa nada, y sólo se resolverá mediante Deus Ex Machina mágicos que no se explican bien pero que todo el mundo sigue. Los personajes no se desarrollan, sino que rebotan de un lado a otro según manipulaciones mágicas inexplicables que pasan bastante del tema de la libertad de elección de la serie pese a que continuan de una historia que iba de eso. Oleadas de personajes aparecen porque Lynch quiere meter a todo protagonista secundario de la serie y además a algunos nuevos porque necesitaba a alguien en el papel (y sin embargo, un secundario que quedaba con su historia abierta para seguirse en la Sexta Temporada y que sería apropiada, Eva, es la única no sale), sin apenas explicar quienes son, que les motiva o a que vienen. Oh, un personaje importante nuevo que muere a las pocas páginas porque hacía falta alguien que explicase un elemento de la historia. Oh, alguien traiciona a alguien debido a una cosa que se explicó hace varios meses en un par de páginas y no se volvió a tocar, y tiene que importarnos pese a que ha aparecido en 10 páginas en toda la serie. Y todo así. Encima, dejando aparte algún chascarrillo de Spike y un par de buenos momentos entre personajes principales, los diálogos no tienen la chispa de las producciones de Whedon, y los personajes no tienen vida. Lo peor es que hay buenas ideas, presumiblemente de Whedon (aquí hay una nueva, una revelación sobre una de las ideas principales de la serie que cambia las cosas bastante) pero no están bien llevadas. Los personajes y conflictos buenos se pierden debajo de morralla innecesaria y mala ejecución. El dibujo, además, esta vez de un tal Nick Runge, es bastante malo y de novato. Decepcionante en todos los sentidos, y es una pena que las ideas que tenía Whedon no se vayan a ver en condiciones. No Recomendado (4)

Asombroso Spiderman Nº38: Termina el Rastro de la Araña, y las conclusiones de los subargumentos de los asesinatos del rastreador araña con la policia y de Amenaza con los Osborn son satisfactorios hasta cierto punto, aunque haya veces que no tengan mucho sentido. Pero eso es parte de las ideas en común entre todos los guionistas. La parte especificamente de Guggenheim, la ejecución de la historia, tiene varias escenas tontas que no vienen a cuento, y problemas lógico a la hora de desarrollarse y resolverse, por no hablar de los personajes actuando de manera exagerada para que haya melodrama más que otra cosa. (Y las circunstancias que llevan al juicio del mes anterior se ven, y queda muy raro haberlo publicado así de separado) Buen dibujo de Romita Jr en general, aunque algunos de sus diseños para personas normales quedan muy raros. Al final, no ha sido ni de lejos una buena historia como la anterior gran historia de la serie. Para rellenar el número, dos historias de la antología familiar. Una está dibujada Y escrita por Phil Jimenez, y retoma a su personaje de Kravina, en una historia que no es mucho más que una repetición de su anterior historia. Un poco más de caracterización, pero nada que vaya a venderla más como villana. Dibujo muy bonito, claro. Por último, otra historia cómica de Tia May por Coleen Cover, que no es realmente graciosa. Neutral (5)

Batman Nº29: ¿Qué haces cuando te has quedado sin el protagonista de la serie, y el nuevo protagonista no debuta hasta cuatro meses después? Pues haces que la serie sea un zombie durante esos meses y lleve historias de relleno dedicadas a los secundarios, obviamente. Así que aquí tenemos un número dedicado a Nightwing y la policía de Gotham haciendo lo que pueden ahora que no está Batman. Lo cual no es mala idea, pero si vamos a tener varios meses de esto, va a acabar cansando. Además, está escrito por Denny O’Neil. O’Neil es generalmente aclamado por tener una una buena etapa en Batman en los 70 que fue la que devolvió al personaje a sus raices serias y lo puso en la dirección actual (aunque realmente, Englehart tiene al menos tanto mérito), pero eso fue hace más de 30 años, y más recientemente, fue el editor de Batman durante algunas de sus peores etapas conocidas, con edictos incomprensibles como “Batman debe ser antipático ante todo el mundo”, “Batman no debe conocer ni llevarse bien con ningún superhéroe”, “No debe haber referencias a cosas sobrenaturales o superhumanas en las series de Batman” y sobre todo “Batman es una leyenda urbana y nadie ha logrado confirmar que existe o filmarle ni una sola vez, no importa como aparezca en 60 años de historia o en otras series”. Así que tenerle de vuelta en la serie no es algo para alegrarse precisamente. Y efectivamente, no es una buena historia, aunque no sea especialmente ofensiva, al menos. Es puro relleno, con un Nightwing lo más genérico posible (O’Neil fue también el cerebro detrás de cortar toda conexión entre él y los Titanes, y borrar todo su crecimiento como persona fuera de la sombra de Batman, al fin y al cabo) peleandose con macarras olvidables como si fueran un gran peligro, y en general, no aportando nada al mundo sin Batman. Lo más curioso es que es el debut americano de Guillem March. March se hizo conocido en España dibujando tiras cómicas de dudoso gusto, pero también puede dibujar con un estilo normal, y aquí lo demuestra. Su especialidad es pseudo-porno, pero afortunadamente, no hay casi mujeres aquí, así que contiene sus peores tendencias, y le queda bastante bien, con un estilo similar a otros españoles recientes como Pulido o Martin, pero algo más sólido y americano. Pero es un número de puro relleno, en general. No Recomendado (4)

Batman Confidencial Nº4: Que salió el mes pasado, pero se me pasó. Y de hecho, se me pasó el nº3, que era la historia del Anti-Batman, que no estaba mal pero tampoco era particularmente memorable. Oh, bueno. Esta es una de las únicas sagas de la serie que ha llamado la atención, y es la reunión del duo creativo de las Aventuras del Capitán America, Fabian Nicieza y Kevin Maguire, que eran buenos entonces y siguen siendolo, aunque no estén de moda. Es una historia que transcurre hace años (aproximadamente alrededor del 80), y es una aventura de las viejas versiones de Batgirl y Catwoman, en una persecución de gato y ratón francamente divertida. Es una historia puramente de cachondeo, de aventura chorra, y de lucir a las protagonistas. Maguire siempre ha sido fan de las tetas y culos (y de hecho, Nicieza le dio su única oportunidad de crear una serie en Acclaim que iba principalmente de eso) y aquí se queda a gusto con eso, pero manteniendo cierta clase, dandole humanidad a las protas (no se olvida de darles siempre sus famosas expresiones faciales) y sin caer en objetificación ni poses y enfoques demasiado irritantes. Hasta la escena donde las protas tienen que ir a un club nudista, gratuita como es, queda más cómica que sexy gracias a lo ridícula que es, y que no se ve más de lo que se ve normalmente en los comics de superhéroes. Es una historia divertida, que es un poco tonta, pero lo sabe y no insulta al lector, que intenta divertir y lo consigue, pero demostrando que entiende a los personajes y que hay unos personajes desarrollados y con alma debajo. Lo más que se puede pedir de algo así, y lo gracioso es que sale mucho mejor que las historias supuestamente serias que suelen salir por aquí. Recomendado (8)

Batman: ¿Qué le sucedió al Cruzado Enmascarado?: Que se supone que es el equivalente en Batman al ¿Qué le sucedió al Hombre del Mañana?” que cerraba el Superman pre-Crisis en Tierras Infinitas, igual que esto es un epílogo del Batman pre-Crisis Final. Excepto que Morrison ya hizo el equivalente en sus dos últimos números el mes pasado, contando una última aventura del personaje que resumía toda su historia y mitología, y le daba una conclusión apropiada a los temas del personaje. Y encima, canónica. Pero en DC son idiotas, y en vez de darle mucha publicidad a esa historia, anunciarla como la gran despedida y darle el gran dibujante, hacen que pase desapercibida. Y entonces es cuando hacen el gran epílogo con el dibujante famoso, en este caso sacando del cajón donde tienen malgastado a Andy Kubert. Pero necesitaban un guionista británico famoso para la historia, y Morrison ya hizo su versión, así que buscaron al otro tan famoso, Neil Gaiman. Pese a que nunca se le han dado particularmente bien los superhéroes. El resultado es una extraña mezcla entre el tipo de historias habituales de Gaiman, y elementos del universo de Batman. A Gaiman le encantan las leyendas y cuentos, y esto va de tomarse a Batman como un cuento más a reinterpretar. No es una historia de Batman convencional, en el sentido de que no es una historia convencional en absoluto. Es una de esas cosas simbólicas y metafóricas donde no te puedes tomar lo que pasa al pie de la letra porque no es real, sino que representa algo simbólico. (Diferenciese de las historias de Morrison, que tienen simbolismo, pero siempre pueden leerse como una aventura normal con sentido literal) Así que Batman ha muerto, y personajes de toda su mitología acuden al funeral, y cada uno cuenta su propia versión de la vida y muerte de Batman. Este sería el punto donde lo normal sería que cada personaje cuente una versión correspondiente a una de las encarnaciones de Batman a lo largo de las décadas y los medios, que nos llevaría a una conclusión sobre como todas son igualmente válidas, que es algo muy de moda ahora. En vez de eso, para llegar a una conclusión similar, Gaiman lo que hace es presentar una serie de versiones nuevas de Batman, algunas de las cuales no guardan ningún parecido en absoluto con los conceptos de Batman excepto los nombres y las caras. Como historias sueltas están bien contadas, claro, Gaiman puede hacer entretenida cualquier cosa, ¿pero a que demonios viene? ¿Qué tiene que ver eso con la muerte de Batman? Eso continua con distintas versiones de la muerte de Batman, una para cada narrador. Esa es la parte que mejor funciona, porque cumple con el cometido de darle un final a la leyenda de Batman, a base de admitir que tiene muchas facetas, y una infinidad de posibles finales, y no va a elegir uno. No esta mal, pero está muy alejado de ser una gran historia final de Batman y su mundo, que es lo que se supone que sería por el título y la publicidad. Después de eso viene una escena demasiado ñoña sobre Batman despidiendose de toda su encarnación de manera lenta y que intenta ser demasiado emotiva, y por eso acaba siendo ñoña. Si, la idea es que Batman no va a terminar nunca, y no es un fin, sino un hasta luego, pero no es precisamente la mejor manera de hacerlo. Además, en el proceso, Gaiman demuestra que no termina de pillar la idea central de Batman. Se supone que es alguien perfecto y completamente motivado y obsesionado que puede escapar y superar todo. Contar un final que va sobre una infinidad de fracasos para el personaje y una larga escena llorona de impotencia es lo más antitético al personaje que puede ser, por mucho que encaje con la visión derrotista y cortavenas del mundo de Gaiman, o al menos de sus comics. Si, está lleno de muchisimos guiños, visuales (Kubert lo hace maravillosamente) y argumentales (con unos cuantos pequeños gags muy buenos) a toda la historia de Batman, pero no es una buena historia de Batman, no ya por ser una entelequia metafórica, sino por ser una de alguien que es una mala elección para el personaje a un nivel fundamental. Recomendado (7)

Capitán America Nº50: Último número antes de que empiecen los especiales (este realmente es el nº49 americano) y cosas raras. Es un número dedicado a Sharon Carter, y por tanto, un buen respiro después de tantos números del Capi Bucky Cyborg pegando a villanos sin personalidad. Brubaker siempre ha sido un experto en escribir personajes machacados por la vida y en una mala situación de la que no saben como salir, y este es un ejemplo de ese tipo de historias, con Sharon tratando de adaptarse a su vida ahora que no tiene lo que le ha definido toda su vida, ni a su novio, y encima, arrastra el trauma de lo que le hicieron Craneo y amigos en sagas anteriores. Te mete bien en su pellejo, y además hay visitas interesantes a viejos conocidos. Además, el final si que avanza la historia general de la serie, con un paso hacia lo que va a pasar en próximos números. Buen dibujo de Luke Ross, aunque a veces intenta ser demasiado fotorrealista y maquillado, como en la portada que parece hecha con Barbies, aunque los viejos elementos que han incorporado en el diseño del Halcón sólo lo empeoran. Recomendado (8)

Capitán Britania y el MI13 Nº3: Tercera y última saga de la serie, y es apropiado que tanto empezara como termine en un mes que sale Guardianes de la Galaxia. Es una pena que la serie haya sido cancelada por no tener autores famosos, personajes famosos o espero que no, ser demasiado inteligente. Porque es la siguiente generación de historias de superhéroes, similar a lo que fue la Autoridad en su época, pero mejor. En las situaciones, sean personales o de acción, no sólo no cae en los tópicos tontos, tampoco en las situaciones habituales que tienen sentido, sino soluciones más ingenosas. No sólo no caen en las trampas tontas, tampoco en las difíciles (y hablo tanto de los personajes como del guionista). En esta saga, se enfrentan a Dracula y su ejército vampiro… ¡en la Luna! Piensa en lo brillante que es la idea. También incluye misiles vampiros, barcos mágicos, espadas encantadas y talismanes hechos de craneos de viejos personajes, entre otras cosas. Es probablemente la mejor historia que se ha hecho de Dracula, al menos fuera del género del terror, porque no usa los clichés habituales que hacen a los vampiros fáciles de vencer. En vez de eso, tienen en cuenta que Dracula tiene cientos de años de experiencia como lider y estratega, una nación entera de soldados casi invencibles en las circunstancias adecuadas, y recursos mágicos increibles a su disposición. Por ese lado es asombroso. La gracia mayor es que la inteligencia británica no es tonta precisamente, y tiene ases en la manga para todo tipo de situaciones, esta incluida. Así que se convierte en un duelo de inteligencias y recursos alucinante. Pero también tiene tiempo para los personajes, todos tienen su desarrollo, sus momentos dramáticos, sus momentos donde brillan haciendo algo chulísimo y su final feliz. Además, para los que disfruten de eso, hay un gran uso del Universo Marvel, con Union Jack como el miembro de reserva al que obviamente llaman esta vez (y de nuevo, Cornell evita los tópicos estúpidos con respecto a ser el exnovio de Spitfire) aunque también se rescatan personajes de la Marvel UK de los 90, cada uno con un guiño, y por supuesto, uso de viejos personajes de Tumba de Dracula y otros comics de terror para las filas del ejército de Dracula, muy bien usados. Y no es sólo bueno uso sin confundir del pasado, como los buenos guionistas de Marvel, Cornell hace buen uso del status quo del Universo Marvel actual, de manera lógica pues una invasión así no puede pasar desapercibida en otros paises, con el mejor uso del Cónclave de Osborn hasta ahora. Sólo faltaba el toque de satira política, pero desgraciadamente prohibieron la idea original de que el jefe de la oposición británica se aliara con Dracula. Me pregunto porque.

Tirón de orejas enorme para Marvel y Panini por cagarla otra vez con la edición del tomo, esta vez a lo grande. El anual que incluye el tomo lo ponen al final, cuando transcurre antes del penúltimo capítulo. Así que tal y como lo han publicado, aparece un personaje sin explicación al final de un capítulo, que además te chafa el anual entero. ¿Tan difícil es hacer las cosas bien? El anual no es tan bueno como el resto de la historia, pero tiene un logro importante, que es coger a un personaje que nunca ha tenido una personalidad (ni habilidades, ya puestos) bien definidas, y precisamente usar eso, que siempre ha sido un secundario que giraba respecto a otro personaje como núcleo de la historia. Es la historia de cómo alguien que siempre se ha definido por los demás aprende a valerse por ella misma y ver quien es realmente. El argumento es un poco enrevesado de más, pero el trabajo con el personaje, definiendolo mejor que nunca y dandole por fin un nombre de héroe, apropiadamente británico, es inmejorable. También tiene una historia corta también sobre el personaje, que trata de justificar las implicaciones desafortunadas de apariciones anteriores del personaje muy efectivamente, con buena caracterización. El tema de la tradición británica también se extiende a esta historia, con la mitad del grupo muy metidos en el cricket, y la otra mitad no entendiendo una palabra, como la mayoría del público. (De hecho, toda la serie está permeada de temas y actitudes muy británicas, pero tienes que saber y fijarte para verlas, porque la serie tiene un subtexto que pocas series tienen) El dibujo de esta historia corta es muy bueno de Adrian Alphona (que no se prodiga desde que se fue de Runaways, pero debería), el del anual es del veterano de Marvel UK, Mike Collins y es aceptable, y el de Leonard Kirk en la mayoría del tomo es tan efectivo como siempre. Una de las mejores series de Marvel de los últimos años, es una puñetera lástima que haya durado tan poco, y maldigo al mercado. Pero al menos ha podido existir durante un tiempo, han podido cerrarla bien sin que de la impresión de dejar cosas a medias, y con suerte la carrera de Cornell irá hacia delante. Muy Recomendado (10)

Crisis Final Nº8: Termina la gran saga, y Planeta logra algún tipo de record al no haber publicado ni un solo número sin algún problema de edición. En este caso, el primer capítulo de este número transcurre antes del primer capítulo del anterior. Jesús, ¿tan difícil es publicar las cosas en orden? ¿Respetar la edición en tomo americana como mínimo? La mala edición no ayuda a que este número, que contiene lo único de Crisis Final que es realmente complicado de entender, se entienda bien. Si leiste bien la primera mitad de Superman Beyond, esta segunda parte se entiende bastante bien. La idea en líneas generales es bastante simple y se puede entender, y tiene suficientes cosas graciosas (desde la aportación de los habitantes del Limbo de los comics a la interacción entre los Superhombres). Pero cuando atraviesas todas las explicaciones complejas de Morrison, queda algo bastante brillante, un comentario sobre la ficción en general, y sobre todo la ficción superheroica (centrada en Superman como el gran icono primitivo y superior a la vez), viendo como las distintas variantes del mismo concepto simple y básico (incluyendo la versión cínica y demasiado exagerada de Watchmen, que acaba volviendo hacia si misma) forman un todo superior a cualquier intento de sabotearlas desde arriba, y con el concepto de la lucha interminable y el continuará eterno como una alternativa más saludable al final, sea feliz o triste. O alternativamente, viendo como el Multiverso DC se ha convertido en un organismo, con el concepto de Superman siendo tanto el origen como la mejor defensa contra cualquier infección. Es bastante brillante, pero como siempre, Morrison logra dotarle de suficiente humanidad y alucine como para que no sea un discurso seco o una cábala confusa.

Y luego está el final de Crisis Final, valga la redundancia. Que es menos una historia, y más una serie de escenas salteadas que ofrecen vistazos al final de la historia. El sistema de contar la historia hasta ahora de Morrison de contar fogonazos y dejar que tu mente una los puntos (asumiendo que tu mente sea capaz) estaba funcionando muy bien, pero aquí la complejidad de la historia le sobrepasa, y entre el orden anacrónico (que se supone que es para reflejar que la caida de Darkseid ha roto el tiempo, pero aún así) y que se introducen demasiados elementos a última hora (toda la parte del Multiverso, incluyendo todo lo de Superman Beyond, no aparece realmente en la miniserie principal hasta este capítulo) hacen que no fluya tan bien. Además, se echa de menos un poco más de espacio para las consecuencias. Vamos, que intenta lo mismo que con el final de 7 Soldados, pero contado de manera más difícil todavía, y no sale tan bien. Aparte que el argumento se vuelve tan exagerado que cuesta tomarse el peligro en serio hasta para los estándares cósmicos de Morrison y las Crisis. Aún así, para ser una serie de escenas dispersas poco unidas, muchas de las escenas son muy buenas. La primera ya demuestra que los paralelismos con la política mundial no son accidentales, y realmente refleja la mentalidad de 2009. Después viene el viaje por el Multiverso (en un vehiculo que es simultaneamente una referencia a la cultura clásica y a los Beatles) que demuestra que Morrison recaptura la magia que tenía el concepto originalmente y tiene ideas para contar sobre él para rato (que es precisamente su próximo nuevo proyecto DC). La derrota de Darkseid resulta ser una combinación brillante de 4 de los 5 héroes principales de DC (falta Linterna Verde, pero lo compensa dandole el golpe final al otro gran malo de la saga) y un buen puñado de personajes de DC tienen su gran momento, demostrando que Morrison los comprende y sabe explotar a todos. El tono de la historia es también muy bueno: Aunque empieza con un toque de oscuridad, porque al fin y al cabo, es el ragnarok del Multiverso DC, en ningún momento se olvida que esto son comics DC, y que Superman mola tanto que lo va a arreglar todo, así que todo el tono no es derrotista, sino triunfante, siendo un montón de páginas del espiritu humano y la imaginación arreglandolo todo. Por arreglar, Morrison hasta arregla sin previo aviso algo terriblemente estúpido de una de las miniseries que enlazaron a Cuenta Atrás (inédita aquí), y en vez de quedar gratuito queda bien, como muestra de que todo lo que es imaginativo y divertido tiene lugar en el Multiverso DC, y planta cara a las fuerzas de la corrupción y oscuridad. En cuanto a los epílogos, le da un final satisfactorio a los Monitores, y le da a los personajes de Kirby lo que se merecen. Será una pena cuando el resto del mundo ignore todo esto, como pasa siempre con las ideas de Morrison. Y la idea original de empezar con Anthro y terminar con Kamandi no llega a cumplirse, porque tuvo que añadir una última escena a última hora. Por otro lado, esa escena hace que la miniserie sea circular, y la última página es una sorpresa grandiosa, así que uno no puede quejarse. Es el equivalente a la escena después de los créditos de una película. Lo único bueno de la edición es que es la única vez que un mismo número tiene un solo dibujante, en este caso Doug Mahnke, que se une oficialmente a la lista de colaboradores habituales de Morrison, porque es capaz de plasmar clara y perfectamente cualquier cosa rara que le lance, y hacer que quede chula. Sean peleas en 3D, universos enteros creciendo y colapsandose, ejércitos de héroes multiversales, extrañas estructuras de página o escenas de multitudes. Bravo. Es una pena la cagada que hicieron en DC con los prólogos y crossovers con esta Crisis (y sin duda, harán con las consecuencias), y la edición española, e incluso que la anunciaran como una Crisis como las anteriores cuando no es un crossover ni lo cambia todo (a cambio, es una buena historia que puede leerse independientemente, a diferencia de muchas otras), pero si puedes molestarte en mirar más allá de eso y fijarte en lo que está contando, con un poco que te guste el género, verás que es una de las mejores muestras de cómo se hace bien, con mucho más contenido del que parece. Muy Recomendado (9)

Crisis Final: Apocalipsis: Otra de las miniseries-crossover de Crisis Final, que debería haberse publicado hace un mes como muy tarde, y la única que tiene realmente algo que ver con Crisis Final. En el sentido de que a diferencia de las otras minis, esta necesita de Crisis Final para existir, aunque lo que pasa en ella no es realmente importante para CF. Teoricamente, nos cuenta la perspectiva callejera de la Crisis, pero también la perspectiva religiosa. Parecen cosas separadas, pero se unen de manera más o menos orgánica por el hecho de que la miniserie realmente va de Rucka reuniendo a su vieja pareja de policias de Gotham Central, Allen y Montoya, en sus actuales papeles como los nuevos Espectro y Question. Lo que le sirve para continuar la historia de Renee como Question por un lado, y para dar su propia versión de Crispus como Espectro por otro, tratando de arreglar un poco el pequeño desastre que hicieron otros guionistas con la idea. Además, ambos personajes tienen una buena razón para participar en la Crisis: Question lleva tiempo vinculada con la Biblia del Crimen, que ha estado conectada con Darkseid desde que Morrison empezó a preparar Crisis Final en 52, y el Espectro tiene que participar en las Crisis por tradición. En la práctica, sin embargo, las cosas no salen tan bien. Como ya pasó en la anterior miniserie de Question, la versión de Rucka de la Biblia del Crimen no tiene nada de la gracia que tenía con Morrison, siendo una secta antigua malvada más (con algo de gracia como inversión de la Biblia cristiana, pero sólo a veces) y peor aún, el final abrupto de dicha miniserie donde la nombraban lider de la secta es ignorado prácticamente del todo aquí. Sólo sirve como mala excusa para un conflicto, que ni siquiera tiene sentido. Por tanto, la miniserie ha acabado no sirviendo para nada, porque todo el status quo hacia el que iba, no ha llegado a usarse, y el personaje está más o menos como estaba al principio de la historia. Además, sigue sin tener la mitad de la gracia que debería tener Question. Su versión del Espectro también es problemática. Si hacías caso al Prólogo, se suponía que este iba a ser el momento donde este Espectro aprendía a actuar de manera cósmica. Eso no pasa aquí, ni de lejos. La mayor parte del tiempo no hace nada, y supuestamente al final hace algo importante, pero realmente no afecta a nada. Lo único importante es que mata a un par de supervillanos, muy merecidamente, pero eso se abandona muy pronto, como muchas de las ideas que forman esta historia. Eso no sería demasiado problema, si al menos Rucka fuera consistente con como funciona el Espectro. Pero no lo es, que es omnipotente, excepto cuando no lo es, venga a quien quiere, excepto no, y sigue ordenes divinas, excepto cuando no. Si, se supone que uno de los temas es no entender y estar frustrado ante el plan de Dios (y la excusa para que el Espectro no pueda interferir con Darkseid, que es que la Anti-Vida anula el libre albedrío, y toda la jurisdicción divina se basa en que los humanos tienen libre albedrío y por eso Dios permite que pasen cosas malas… aparte del simbolismo de tener al Nuevo Dios reemplazando al viejo, es brillante) pero queda muy arbitrario y conveniente. Además, hay elementos de la premisa básica del Espectro que no parece entender bien, y el nuevo personaje que introduce es una mala idea, también muy mal definida. Al menos el personaje de Espectro-Crispus está mejor al final que al principio, con un buen final.

El reencuentro entre los dos antiguos compañeros tampoco está mal. Y las reflexiones religiosas no están mal. O mejor dicho, empiezan bastante bien con las narraciones, y las conclusiones a las que se llegan no son malas, pero todo el camino intermedio es demasiado largo tortuoso. Porque la parte intermedia tiene la pelea contra los villanos, y es problemática también. El villano principal de la historia es Cain, cuya identidad en DC es otro momento brillante, pero aparte de eso, no tiene mucho carisma. La amenaza es la misma que en la miniserie principal, enfrentarse a la humanidad entera convertida en monstruos corruptos, pero Rucka no la sabe vender como Morrison. Termina convirtiendose en un asedio, lo que no es mala idea, pero todo lo que transcurre durante el asedio es bastante aburrido, porque la interacción interna no está a la altura, y la amenaza externa no es creible, porque sabes que se va a resolver favorablemente. Lo cual no sería tan malo si no estuvieses tan seguro de que se iba a resolver mediante deus ex machina (nunca mejor dicho) o reglas arbitrarias, y efectivamente, la situación imposible se resuelve precisamente inventandose las reglas en el penúltimo momento. Eso le roba todo el drama a la historia. Hay un buen uso de un par de personajes con conexiones con Question, pero sólo hasta cierto punto. Para colmo, la mini tiene el debut DC del dibujante Philip Tan, que hasta ahora había estado garabateando en Marvel y Spawn. Siguiendo la moda en DC de rescatar del olvido malos dibujantes reminiscentes de los 90, este es su nuevo gran fichaje, con un estilo muy similar a Tony Daniel: Con mala narrativa, poco detalle, figuras planas, poco detalle, y una innovación, que es que la textura de todos sus personajes parece de piedra, por algún motivo. Todo esto afecta a la lectura, porque no sólo el dibujo es feo, es muy difícil tomarse en serio una historia llena de personajes grotescos donde no se sabe bien que está pasando. Al final, es una historia con algunas buenas ideas y personajes, pero que no se sostiene como una historia, por problemas de guión y dibujo, y no está a la altura de la Crisis. Neutral (6)

Cuatro Fantásticos Nº24: Un número curioso. Empieza con una de esas premisas que sabes que tienen un giro final desde el principio, y se puede ver venir desde el principio también. Sería divertida si no fuera porque el propio Millar ya hizo algo muy similar con los mismos personajes en Ultimate 4F. Y entonces viene el giro, y Millar de nuevo es muy bruto, pero al menos esta vez lo es de manera más creativa. El problema principal es que es todo para demostrar lo maaaalo y asombroso que es su Maestro de Muerte, pero tiene el problema doble de que lo hace canibalizando lo ya existente (es decir, haciendolo a base de hacer quedar mal al Doctor Muerte, lo cual no es buena idea a la larga) y además por mucho que le dedica al nuevo personaje, no resulta más que un diseño terrorífico con mucho poder y sadismo debajo, pero nada de personaje realmente. El Fantasticar tiene más personalidad, y Millar se olvida que lo que hace funcionar a Muerte no es que sea muy malo, es su personalidad compleja. Aún así, juzgado de por si está bien hecho, con dibujo bonito de Hitch, aunque sea una enorme perdida de tiempo. Recomendado (7)

Cuatro Fantásticos: Reinado Oscuro Nº2: Final de la miniserie, y las dos tramas se resuelven, aunque dejan posibilidades abiertas para cuando Hickman coja la serie regular. La parte de Osborn al final está poco más que como excusa para tener el cartel de Reinado Oscuro en portada, y para quitarse de encima el ver como encaja la serie en el status quo actual del Universo Marvel antes de dedicarse a cosas más propias. Aún así, los intentos de Osborn y compañía de meter presión, y la reacción de los Richards ante ellos, sobre todo de los niños, que están muy buen usados, son muy divertidos. También sirve para que Hickman de una pista de un futuro subargumento para su etapa, que parece que es volver a una idea que siempre salió mal en el pasado y que podría cargarse la dinámica actual, pero a lo mejor tiene alguna idea brillante para llevarla a cabo. La otra parte, la del plan de Reed, continua teniendo aventuras muy divertidas e imaginativas de los otros 3 Fantásticos por mundos alternativos, pero además, lleva a Reed a una conclusión sobre su busqueda de cómo solucionarlo todo, que es a la vez apropiada para el personaje, prometedora e inquietante. Más o menos logra darle un final, aunque esté claro que continuará en la serie regular en unos 3 meses. Buen dibujo de Chen. Parece que los 4F van a estar en buenas manos con Hickman si esto es indicativo. Si sigues la serie regular, tienes que comprar esta miniserie, es el principio de la etapa, y si tienes curiosidad por la nueva etapa, esta es una buena introducción. Recomendado (8)

Daredevil Nº46: Matt ve las consecuencias de donde se ha metido en los últimos números debido a sus nuevas alianzas, y, oh sorpresa, tiene más consecuencias negativas. Algún día, los guionistas de Daredevil se darán cuenta de que si todo le va permanentemente mal a Matt, da igual lo que le hagas, porque o no puede superar lo que ya se le ha hecho, o va a tener que deshacerse porque rebasa el punto donde el personaje es viable. Pero bueno, eso será un problema del futuro, de momento hay buenas consecuencias, reacciones y tejemanejes de distintos personajes, con buen dibujo oscuro de Lark. Recomendado (8)

DC/Wildstorm: Dreamwar: Porque nadie lo pidió, un cruce entre los personajes de DC, y los personajes que compró DC y que ya no logra que le interesen a nadie. Como todo el mundo sabe, este tipo de historias nunca van a ser buenas, pero pueden ser muy divertidas si las hace alguien que sepa jugar con los personajes de las distintas compañías y divertirse con ello. Así que, por supuesto, le dan el papel a Keith Giffen. Que aparte de ser, por lo general, mal guionista completo, y un fracaso de ventas (justo lo que necesita Wildstorm), es alguien al que, según él mismo admite, ni le gustan ni sabe quienes son la mitad de estos personajes. En serio, ¿en que demonios piensan en DC? ¿Por qué siguen dandole tanto trabajo a alguien que fracasa tanto? ¿Tiene fotos de Paul Levitz desnudo con animales domésticos? Esto es una muestra de lo que estoy hablando: En vez de usar la revelación reciente de que el universo Wildstorm es parte del Multiverso (y a decir verdad, esto puede ser edicto editorial), se usa una excusa distinta y con más bien poco sentido para que se encuentren. Excepto que realmente no se encuentran, y el título es una pista. Esto sería un spoiler, pero es que es obvio cuando al poco de empezar a aparecer los héroes DC, no actuan como ellos mismos. Así que realmente no es un encuentro entre los personajes de Wildstorm y los de DC, es entre los de Wildstorm y versiones malvadas, o incompetentes, o vagamente parecidas de personajes DC. Es como las apariciones del Escuadrón Supremo, pero sin cambiar nombres y trajes. Eso permite que Giffen no tenga que molestarse en saber escribir a los personajes correctamente, o mejor, poder humillar o matar a personajes que no le gustan como los Jóvenes Titanes o la Legión de Superhéroes de los 60. Queda bastante patético. Por su parte, los protagonistas de verdad tampoco están precisamente bien escritos, siendo versiones descafeinadas de los Wildcats, la Autoridad y demás. Así que tenemos a sombras de personajes enfrentandose a sombras de personajes aún más patéticas, en una historia que va de pegarse mucho rato de manera muy tonta, no teniendo nada de la interacción y contrastes divertidos que tendría que tener una historia así, hasta que descubren que demonios está pasando, que se convierto en una historia genérica de vencer a un malo, que ni siquiera tiene un buen final. Para colmo, el dibujo es de Lee Garbett, que no fue muy bueno en la última historia de Batman del mes pasado, y aquí que tiene que dibujar una multitud de personajes es peor, a veces ni molestandose en dibujar la mitad de detalles de los diseños de los personajes. Relleno del malo. En serio, ¿en que piensa DC? Evitar a toda costa (2)

Fábulas: Las Edades Oscuras: Después de terminar la guerra contra el Adversario en el tomo anterior, que era la idea central de la serie, la pregunta era si Willingham tendría más cosas que contar después. La respuesta es un claro si. Primero viene un número suelto bastante ligero que va de cómo Geppetto se aclimata a vivir en Villa Fábula y viceversa, y da para buenos momentos, tanto graciosos como serios. Muy buen dibujo de Allred, cuyo estilo pastel le pega a una historia tan tranquila. Después ya viene la historia del título, y allí Willingham da un tiro con efecto. Lo más obvio tras la Guerra habría sido centrar las siguientes historias en ver las consecuencias de la caida del Imperio, viendo como reaccionan sus ciudadanos a quedarse sin emperador y tener estos posibles nuevos tiranos, y ver como Bigby y compañía tratan de mantener el orden allí. Y aunque algo de eso hay (y también hay una historia corta de Mowgli explorando las tierras de fábulas de Asia, que empieza con una escena a lo Monty Python y que acaba siendo en el estilo de comedias de animación), Willingham va por un sitio distinto. El tono parece ser: “¿Creias que porque el Adversario ha caido las cosas a partir de ahora van a ser tranquilas y seguras? Lo llevas claro, ahora empieza lo peor”. Debuta un nuevo gran malo que es realmente espeluznante (parece un personaje nuevo, aunque está basado en un arquetipo que engloba malos de varios cuentos y leyendas, como Totenkinder, y resulta estar conectado con elementos establecidos… y lo primero que hace es matar a versiones ligeramente alteradas para respetar el copyright de dos personajes de espada y brujería recientes) y logran que parezca una amenaza mayor que el Adversario, o al menos igual pero muy diferente. Su primer ataque cambia considerablemente el status quo de la serie, dejando claro que nada ni nadie está a salvo, y que las cosas van a seguir cambiando y complicandose. La otra parte de la historia es similar, pero de manera personal, y es más devastador aún para los personajes, y a su modo, para los lectores. No ya lo obvio, pero también como afecta a los varios personajes, con especial atención a Rosa Roja. Todo un puñetazo en el estomago muy bien hecho. Por último, hay un número de epílogo con múltiples escenas y subargumentos, en general consecuencias de todo lo anterior, muy buenas. Y de paso, Willingham nos explica como se crean las religiones. Si hay algo malo, es en la edición (y por una vez no es culpa de Planeta), porque el tomo termina en un cliffhanger, cuando si hubieran cortado en el anterior no lo habría hecho. Presumiblemente porque el último es un epílogo, y más similar en tono, mientras que después empieza algo más cómico, pero no queda bien del todo. El dibujo de Buckingham sigue en su mismo nivel de excelencia. Aquel que pensara que Willingham se iba a quedar sin trucos ni ideas después de contar la idea original, se equivocaba. Muy Recomendado (10)

Fábulas Presenta a Jack: Pasar Página: Otra vez tenemos las dos series de Fábulas a la vez. Planeta, tener a los fans en sequía medio año y atiborrarles después no es bueno. Al menos la próxima vez probablemente no pasará esto, porque aún queda un tomo de Jack antes del crossover entre las dos series, pero no de la serie madre. Dos historias muy distintas esta vez. La primera es la habitual historia en flashback, aunque más larga de lo habitual, 3 numeros. Esta vez tiene a Jack como un bandido en el Lejano Oeste, en el mundo real. La gracia esta vez no es ver a Jack como vaquero, pues es lo mismo de siempre pero menos, sino en ver a Bigby de vaquero persiguiendole, con la ayuda de un caballo que es sidekick y montura a la vez. Demuestra que a esta serie le viene bien tener a un héroe de vez en cuando (aunque en este caso queda mejor porque aquí Jack es aún más malo que de costumbre, y si no hubiera un bueno, no habría un personaje que le cayera bien al público, aunque sea a medias como normalmente) y es más fácil aguantar a Bigby como protagonista y narrador que a Jack, que como generador de historias es divertido, pero como protagonista acaba siendo irritante (Los pícaros son buenos protagonistas porque aunque hacen cosas que quizá no aprobemos moralmente, apreciamos su estilo y desafio de las reglas establecidas hasta cierto punto… el problema es que Jack lo lleva demasiado lejos hasta que se vuelve desagradable y sin buenas cualidades, ni siquiera el carisma necesario de un buen villano), que es uno de los problemas de esta serie, que no hay personajes a los que agarrarse bien. Todos los “heroes” son insoportables o estúpidos, y los villanos son demasiado malos sin humor, y aunque son graciosos o chulos, no lo suficiente para compensar lo desagradables que son. Disgresiones aparte, esta historia queda divertida, y tiene un buen final, donde Jack no sólo recibe su merecido, sino que se trata un tema importante que no se había tocado mucho en las series. (De hecho, este mes Willingham y Sturges deciden empezar a tratar el tema de la conexión y diferencias entre fábulas y mundanos que hasta ahora sólo había estado de fondo, presumiblemente porque el crossover irá de temas similares) Hablando de tendencias, la segunda historia empieza a tratar más a los Literales, que encarnan conceptos narrativos, que hacen que la serie y su humor se vuelvan cada vez más metaficticios. (Dicho eso, deberían empezar a traducir los apellidos de los personajes para que quede claro el chiste) De momento sólo narran y de vez en cuando hacen intervenciones cómicas que no vienen mucho a cuento, pero que son de lo mejor de la serie, junto a las páginas de Babe, que son las partes más surrealistas. En teoría la historia está dedicada a las tres hermanas Page (las Páginas del título), y la narración al rpincipio de cada capítulo explica bien de que va cada una, pero en el resto de la historia siguen siendo secundarias que no hacen mucho, mientras la historia de tomos anteriores avanza poco a poco, no sin sus momentos graciosos. Buen dibujo de Russ Braun y Tony Akins, respectivamente. Pero sigue siendo la serie menor, con diferencia. Recomendado (8)

Flash: Esta era tu vida, Wally West: Tomo final de la serie actual de Flash, antes del Renacimiento y relanzamiento tras Crisis Final. Y es un deja vu, porque es la segunda vez en pocos años que tenemos el final de una serie de Wally West (técnicamente, la misma), que realmente terminó meses antes, y cuyos últimos números son sólo rellenos escritos por algún pringado, que están sólo para hacer tiempo y sacar algo de Flash antes de que la serie sea relanzada tras una Crisis con un protagonista principal distinto. (Sería la tercera vez, pero en la Crisis original al menos cortaron la serie meses antes de la muerte de Barry cuando el guionista regular cerró su historia, en vez de meter relleno) El pringado esta vez es Alan Burnett, que escribió hace poco números de Superman/Batman y JLA, ninguno de ellos particularmente bueno. La historia tiene un problema de base, y es que es de relleno, y todos sabemos que es de relleno. Lo cual no importaría tanto si simplemente fuese una aventura que trata de ser divertida. Pero Burnett lo que intenta hacer es sacarle drama poniendo a los personajes en una situación de vida o muerte, donde se supone que debe importar que un personaje pueda morir. Excepto que sabemos que no va a morir, así que no hay tensión. Si sólo fuera parte de la historia, aún se podría sacar algo, pero es que no, más de la mitad del tomo va de lo trágico que sería, y lo mucho que se quieren, y ese tipo de cosas, que suenan vacias y repetitivas. El resto son carreras tontas y enfrentamientos con villanos a los que ya se enfrentó Wally hace poco, con menos gracia aún, y encima, con un final brusco y anticlimático. Para colmo, el dibujo es de Barberi y Diaz, que tienen un estilo similar, pero nada apropiado al personaje, y no son buenos, además. Un tomo olvidable que no debería haber existido, y una mala despedida a la serie. A ver si Renacimiento tiene más éxito, incluso con este personaje. No Recomendado (4)

Gotham Central: James Gordon: Ey, es el retorno de las Mentiras de Planeta. En este caso, publicar bajo el título de una serie criticamente aclamado un tomo con varias miniseries que se publicaron la década anterior de que existiera la serie, protagonizadas por alguien que ni siquiera salía en la serie. Ni que decir tiene que no tienen nada que ver en autores o estilo, el único parecido es que son historias de policías de Gotham. Los guionistas de las miniseries son Denny O’Neil y Chuck Dixon, que para los que no sean expertos en DC, es como miniseries de la Patrulla-X escritas por Bob Harras y Scott Lobdell. Bueno, salvando un poco las distancias, O’Neil supo escribir decentemente una vez, al menos. Su miniserie va sobre la historia pasada de Gordon antes de convertirse en el mejor aliado de Batman. Por supuesto, es difícil de reconociliar con otras historias que dan detalles sobre su pasado, un beneficio de ser el jefe y poder escribir lo que le de la gana. Aparte de eso, no es una mala historia, pesada en elementos típicos y manidos, pero no mala. El dibujo del también veterano Dick Giordano no pega con las tintas y colores oscuros. También viene un anual del mismo guionista dibujado por el olvidado Mike Netzer, que es una mala secuela de Año Uno. En cuanto a la parte de Dixon, son dos miniseries dedicadas al Cuerpo de Policía de Gotham, que en su visión son cuatro policías con nombre y muchos extras, y la comparación con Gotham Central no le hace ningún favor. GC era como un policiaco sofisticado, esto es como una de las malas series de TV de los 90 que intentaban ser Canción Triste de Hill Street pero no lo conseguían. Los personajes son planos, los crímenes obvios, y la acción flojita. Es decir, lo de siempre de Dixon. El dibujo de Klaus Janson y Jim Aparo está bien dentro de su estilo. Sólo para muy fans del mundo de Batman. Neutral (5)

Green Lantern Nº6: Primero toca la conclusión de la Rabia de los Linternas Rojas. La Guerra de la Luz entre los cuatro colores primarios está chula, pero es más o menos lo que p odías esperar. Lo realmente chulo, aparte de las personalidades de los cuatro personajes principales y como chocan entre si, son las revelaciones. Especialmente el secreto de los Linternas Azules, que no es lo que nadie esperaba, pero tiene sentido teniendo en cuenta lo que significa la esperanza, y hace que sean muy distintos a los otros cuerpos, y no tan superpoderosos como parecían. Al final, además, las cosas se ponen en situaciones muy interesantes para el siguiente paso en la Guerra de la Luz. Muy bueno el dibujo de Ivan Reis, que se despide de la serie que le ha hecho famoso, para irse a la Noche Más Oscura. La desgracia es que ha dejado el listón muy alto, y la siguiente saga la dibuja Philip Tan, que como ya he mencionado arriba, es bastante horrible. A decir verdad, sus diseños para bichos son buenos, pero todos tienen una pinta plana terrible, sus humano(ide)s parecen hechos de materiales no orgánicos, y todo es inconsistente, y sobre todo, difícil de seguir y mal montado. La serie se merece a alguien mucho mejor, y DC realmente debería dejar de usar a rechazados de Image. Y es una pena, porque perjudica una historia que va sobre todo de presentar cosas nuevas. Es la primera parte de Agente Naranja, donde Johns presenta al penúltimo Cuerpo de colores. Sobre todo al Agente Naranja del título, que es bastante divertido, exactamente lo que podías pensar de alguien que es la viva encarnación de la codicia. Además, la manera de funcionar de la luz naranja no es tampoco lo que se podía esperar (aunque un poco se podía intuir por la visión del nº25, aunque Tan ha cambiado el diseño de los Linternas Naranjas a algo bastante más cutre) pero tiene sentido teniendo en cuenta lo que es la avaricia, y hace que sea una amenaza muy distinta. Y aunque todo es una buena presentación que no va por donde esperas, hay consecuencias curiosas de la saga anterior, y las cosas se ponen más aceleradas con una buena última página. Para terminar, es apropiado que esta sea la primera serie española que tiene el suplemento de Origenes y Presagios, ya que el narrador es un personaje de esta serie, que aquí muestra por fin sus verdaderos colores. La idea es que con la excusa de la Noche Más Oscura, uno de sus personajes cuenta en cada serie una historia que tiene 4 páginas de historia en el presente que supuestamente está conectada o resume el orígen del personaje, y luego una página de vistazo al futuro, imitando lo que ha hecho Johns en sus series recientes. Aquí la narración es casi el único sitio donde es apropiada y aporta algo, pero la parte de orígenes tiene más bien poco de eso, la verdad. Y por alguna razón, transcurre tras Agente Naranja. A cambio, tiene nuevas revelaciones, y avances para personajes un poco marginalizados en las últimas historias, que ponen los dientes largos. En cuanto a los Presagios, la mayoría son de cosas que se ven venir de la Noche Más Oscura (Johns ya ha dado muchas pistas del futuro, al fin y al cabo), pero es especialmente señalable una que parece posterior a esa saga, indicando que Johns tiene planes más allá. Aparte de todo esto, mención especial al traductor de la serie. En un mercado donde la mayoría de traductores no tienen ni idea (su predecesor no sabía que indigo se dice añil en español), este no sólo si sabe, sino que va un paso más allá, traduciendo los juramentos de los distintos Cuerpos de Colores de manera que no sólo conservan los aspectos chulos de los originales, lo hacen de manera libre para que se conserve también la rima. Para quitarse el sombrero. Muy Recomendado (9)

Guardianes de la Galaxia Nº2: Continua la serie, pero con el grupo dividido para abarcar historias distintas, y poder manejar la cada vez mayor cantidad de personajes, tramas y frentes que tiene ya la serie, y eso que es sólo la segunda mitad del primer año. Claro, que Abnett y Lanning no saben cuando llegará la cancelación, así que están dispuestos a contar el mayor número de cosas posibles en cada número, y bien que les sale. Primero, tenemos a lo que queda de los Guardianes montando un equipo de repuesto, que es básicamente el equipo de Aniquilación Conquista: Starlord, que si bien no tiene tanto potencial como el original, son bien divertidos. Empiezan con una misión que de momento es poco importante y una excusa para mostrarles en acción, pero también sirve para sutilmente explicar quienes eran los Guardianes de la Galaxia clásicos (los del futuro) y presentar posibles enemigos importantes para el futuro, con una buena actualización de sus viejos métodos. Después viene la misión en la que se mete Starlord, que continua tramas presentadas en Conquista o antes, y básicamente, sirve para convertir a Blastaar en una gran amenaza. Y por segunda vez en su historia, es un villano interesante, con personalidad y presencia, y unos planes y una entidad, no simplemente un bruto estúpido que tira rayos genéricos. La historia enlaza lógicamente con elementos de otra parte de Marvel, y da para una aventura muy divertida donde los Guardianes están muy superados, que es cuando mejor funcionan. Además, mete en la plantilla de la serie al último personaje que te esperarías ver, una buena recuperación de un personaje poco conocido pero maltratado. Por su parte, Warlock tiene poquita participación en el tomo, pero su subargumento es el más intrigante. Por último, está la historia de Drax y Phylla, que ocupa los dos últimos números del tomo. Es, sobre todo, un regalo a los viejos fans de los personajes y el subuniverso cósmico marveliano, con referencias múltiples a historias de Quasar y, de entre todas las cosas, Nuevos Defensores, un viejo villano muy chulo de antaño, y no uno, sino dos retornos a la grandeza esperados. (Y buena interconexión con la serie de Nova, aunque no se verá del todo hasta el próximo tomo) Es sobre todo para viejos fans, pero los demás al menos podrán apreciar que Drax sigue siendo chulo, y que al menos se evitan los tópicos tontos en los que se podía caer. Oh, y para rematarlo, una de las mejores cosas de la serie, aparte del humor, los personajes y la acción, es la cantidad de subargumentos que maneja, de manera que puede haber no uno, sino dos o incluso tres grandes amenazas cósmicas en el futuro, a menos que una o varias de ellas sean la misma. El dibujo esta vez no es de Pelletier, que se ha ido a la inminente Guerra de Reyes. Los primeros 3 números son de Brad Walker, que debutó en Superman hace poco, y lo hace bastante bien, dentro del estilo clásico. Los otros dos son de Wes Craig, que tiene un estilo más caricaturesco, pero pega para la extraña ambientación que tiene esa historia, y algunos de sus decorados y diseños son impresionantes. Sigue siendo una de las mejores series de Marvel. Muy Recomendado (9)

Guerreros Secretos Nº2: El número está dedicado en buena parte a clarificar dos de los problemas del número anterior, lo que es de agradecer, porque muestra que Hickman sabe lo que está haciendo. Primero, clarificar la revelación final de “Hydra ha estado siempre detrás de Shield”, que como bien replican aquí, tiene muy poco sentido. No es ya que ambos grupos se hayan peleado continuamente, es que realmente se ha visto que han frustrado los planes secretos de Strucker, que nada de lo que ha hecho Shield parecen pasos para conquistar el mundo, más bien al contrario, no ya haciendo cosas buenas, sino siendo incompetentes y dejandose manipular y desbandar varias veces. Todo esto puede explicarse si alguien se pusiera a explicar todas estas inconsistencias, aunque está por ver si Hickman lo hará o que. Más aún, el problema de la idea es que Hydra, incluido Strucker, se ha convertido en chiste en los últimos años (por no decir décadas) y no es creible que hayan podido manipular la tienda de la esquina, mucho menos a Shield durante años, dada su incompetencia mayor que la de Shield y rivalidades internas y otros desvarios. También puede explicarse, pero cuesta de creer, y es casi mejor ignorarlo de momento. Afortunadamente, hay muchas más cosas en el número, esta es una de las pocas que vale la pena que publiquen mensualmente. El otro problema de la serie, lo poco desarrollado de los supuestos protagonistas, se empieza a arreglar aquí, con una escena de los chavales solos que no sólo nos empieza a contar algo de personajes hasta ahora indistinguibles, (y está claro que la ha escrito Hickman, porque no tiene los tics de diálogo bendisiano, afortunadamente) da pistas intrigantes de sus futuros, que además muestra que Hickman tiene la serie bien planificada. Otra muestra es la última escena, donde se nos presentan los malos de la serie, ya que parece que va a tener la típica estructura de serie de animación donde cada saga tiene a uno de los lugartenientes hasta llegar al final, aunque tampoco será raro si también habrá giros a eso. Es una buena presentación, reutilizando bien viejos nombres y conceptos, y la serie se va poniendo cada vez mejor. También es muy bueno el dibujo de Caselli, aunque algunos diseños son demasiado, y el coloreado actual, que sólo alterna entre oscuros y fosforitos, tiene que parar. Muy Recomendado (9)

Hulk Nº15: Número doble para celebrar que si la serie no hubiera sido renumerada, es decir, sumando los números de todos los volúmenes de la serie, llegaríamos al nº600. Excepto que no es así, llegaríamos al nº599. Sabía que el Loeb tenía dificultad con conceptos básicos, ¿pero también con sumas? ¿Y ninguno de sus editores sabe tampoco? Además, eso cuenta los números que también cuentan para la numeración de Increible Hercules, y un montón de números de Tales to Astonish sin Hulk, pero no los 6 números de la serie original de Lee/Kirby. Este número 600 no significa realmente nada, ¿verdad? Si hicieran lo mismo con las numeraciones españolas, sería el nº144. O algún otro número completamente aleatorio. Siendo un gran número especial, uno esperaría que pasase algo importante, como que revelaran quien es el Hulk rojo. Pero obviamente, eso no pasa, porque es probable que ni el propio Loeb sepa quien es. Pasa una cosa importante, eso si, que ya ha pasado otras veces, pero depende de cómo vaya esta vez, puede ser interesante. El hecho de que haya pasado antes, por cierto, hace parecer al personaje (y por extensión, el guionista) que declara que es algo que va a durar para siempre bastante tonto. Sabemos que no va a durar para siempre, y los personajes deberían saberlo también. Declara que ha pasado, y queda bien. Declara que es permanente, y no te lo crees ni tu, arrogante y sin perspectiva histórica. La historia hasta llegar a ese punto son las típicas peleas tontas que llevamos desde el principio de este volumen, e incluyen a un personaje volviendose malvado porque si, para ningún beneficio de nadie en absoluto. El resto de personajes son tan insulsos y de adorno como siempre en esta historia. Para colmo, si el Loeb ya es malo cuando simplemente está escribiendo acción, aquí tenemos el retorno del Loeb pretencioso, que es igual de malo, pero encima se cree que está haciendo algo elevado. Así que las tortas de este número se alternan con una narración de Ben Urich sobre un terrible dilema ético, que al final resulta ser una enorme gilipollez, y la cosa importante que ha descubierto, totalmente irrelevante dadas las circunstancias. Así que en vez de serio e importante, resulta ridículo y muy sobreescrito, como si el Loeb tratara de imitar otras historias serias sin tener ni idea de cómo y porque funcionan. El dibujo de McGuiness es bueno dentro de su estilo, al menos. De complemento hay una historia de Stan Lee, como en la mayoría de estos especiales de falso aniversario, y no es nada del otro mundo. Lo que no hay es el mosaico con las 600 portadas, porque a Panini no le ha dado la gana. Muy mal, más os vale ponerlo en un próximo número. Oh, y este es, y no es, el último número del Loeb en la serie. Es complicado, más sobre eso en próximos meses. Evitar a toda costa (2)

Invencible: De Otro Mundo: Título que no está basado en nada de ciencia-ficción, sino en un spin-off del Show de Bill Cosby. El “otro mundo” se refería a la Universidad, así que que también es apropiado. Después del último tomo, que no fue malo, pero no tan bueno como habitualmente, este recupera la gracia. Y la gracia es la mezcla perfecta entre drama de adolescentes (o ligeramente post-adolescentes) y la fantasía superheroica. Donde el protagonista no sólo se tiene que preocupar si le gusta una chica, sino si le gusta también a su contrapartida de otro universo, y donde es tan dramático dejar la universidad como enfrentarse a una invasión alienígena. Es lo que hacía que funcionara Buffy, e irónicamente lo que está fallando en la octava temporada en comic. En este tomo, hay culebrones que incluyen a su novia, su mejor amigo, su madre, su medio hermano, su padre, y sobre todo, relacionado con eso, más avances en la posible invasión viltrumita de la Tierra, que involucra a toda su familia y al siempre divertido Allen el Alien. Lo mejor es la completa naturalidad con la que se toman los aspectos más fantásticos de todo esto. Bien hecho, y cuando toca acción, también cumple. La última historia, centrada en Repli-Kate es más genérica, y por tanto peor. Además, ya están haciendo algo mucho mejor con los poderes en Factor-X. Oatley sigue cumpliendo de sobra en el dibujo. Recomendado (8)

Iron Man & Máquina de Guerra Nº23: Tony Stark continua su plan de contingencia, esta vez visitando amigos de otras series. El plan está muy bien montado, al igual que la sensación de desesperación, y que aún asi, Tony está un paso por delante de todo el mundo porque es listo. Está bien que visite a personajes de los Campeones, pero era de esperar, teniendo en cuenta que son creación de Fraction. Pero la visita importante en el número es la de Máquina de Guerra, y por una vez, hay una buena razón para la pelea, que está mejor hecha que las exageraciones de la serie de este. Menos es más, a la hora de mostrar toda esta tecnología armamentística y que quede bien. Oh, y bonito toque que Iron Man ahora lleve la armadura de la etapa Busiek. Normalmente, la nostalgia en cuestión de revisitar armaduras no tiene sentido en un personaje que va de tecnología y progreso, pero aquí tiene sentido dado el síndrome de Algernon de Tony. Y aunque Larroca hace bien las armaduras, debería esforzarse más con los humanos. Que Tony no sea reconocible es una cosa, dadas las circunstancias, pero que Osborn sea irreconocible sea delito. Es decir, hasta el Tommy Lee Osborn de Deodato es más reconocible. Mientras, en la serie de Rhodey, sigue de invitado Ares, y sigue siendo lo mejor del número, no sólo por lo exagerado que es peleando, sino por las buenas lecciones sobre la guerra que da. Da contraste y cosas que pensar para el personaje, y queda ambiguo si todas sus motivaciones que da aquí son justificaciones y racionalizaciones. A ver si hay más cosas así en la serie y menos violencia porque si. El dibujo de Manco sigue siendo bueno, aunque a veces tanto elemento confunde la acción. Recomendado (8)

JLA Nº26: La historia sigue una fórmula típica, donde la realidad ha cambiado, y el único héroe que sabe lo que ha pasado ha de reclutar a sus amigos, que no saben de que está hablando, para ponerlo todo en su sitio. Es una fórmula pisada, pero la gracia de estas historias está primero, en vez lo que la situación nos dice de los personajes (de Vixen nos dice que no es completamente inutil, que ya es algo, y aprovecha su antigua relación con Tigre de Bronce, que está bien, y no nos dice realmente nada de nadie más) y segundo, el jugar con las versiones de los personaje. Esta vez no es un cambio general, sino cambios aleatorios para cada personaje, que le permiten a McDuffie divertirse un rato. Algunos son versiones distintas pero reconocibles de personajes clásicos, como el Paladín ya presentado el mes pasado, pero hay otros que tienen más de lo que parecen a simple vista. El Linterna Verde de esta realidad es realmente un personaje de Milestone, como preludio a la próxima saga donde McDuffie incorpora a los personajes de su compañía en el Universo DC. Y la versión de Relámpago Negro, aparte de desternillante, es un guiño histórico genial, porque esa era realmente la idea original de DC para su primer superhéroe negro, hasta que Tony Isabella les convenció de crear a Relámpago Negro en su lugar. Motivo por el que DC debería haberle hecho una estatua a Isabella y haberle dado control total sobre el personaje, por haberles evitado esa vergüenza, en vez de haber pasado de él y toda su visión del personaje. (Por cierto, se aprecia la nota del traductor explicando que significa CPT, aunque no lo explica del todo bien. Es más bien una referencia algo racista a que los negros siempre llegan tarde) Una vez pasas todos esos chistes (y algunos que no llegan a explicarse, desgraciadamente, como las versiones de Hawkman y Firestorm, que suenan curiosas), el número tiene más bien poco, la historia se resuelve y ya está. Ese es el problema de tener un villano omnipotente, claro, casi la única manera de resolver la historia es que él decida que termina, porque le convenzan, o le distraigan, pero aún así, queda apresurado y anticlimático, por no hablar de que no se sabe bien a que ha venido todo esto. Además, el dibujo de Benes sigue siendo horripilante, lleno de figuras a medio dibujar y mal definidas, entre otros defectos. Un par de buenas ideas y chistes no compensan el resto, me temo, y toda la interferencia editorial no justifica que todo salga así. Neutral (5)

Jóvenes Titanes Nº6: Que debería haber salido el mes pasado. Y ya puestos, que tiene una miniserie paralela a estos acontecimientos que debería publicarse en los próximos meses. El primer capítulo termina la historia de Peones y Reyes y el puñetero perro. Alguien debería decirle a McKeever o a quien sea el cerebro detrás de eso que los Titanes enfrentandose a un perro gigante no es una buena idea para una historia supuestamente seria y terrorífica. Por otra parte, aunque la idea para el villano de la historia, un medio hermano malvado de Wonder Girl salido de la mitología clásica, es buena, el personaje en si no llega a cuajar, no llegando a ser más que una versión menos interesante y amenazadora de Papá Ares. La idea en líneas generales de este argumento, hacer madurar a Cassie y superar todos sus traumas, para que deje de ser tan quejica y egocéntrica como está siendo desde Crisis Infinita está bien, pero acabá haciendose mediante varita mágica porque lo dice el guión, desmotivado, en vez de salir orgánicamente de los acontecimientos. Y como muestra de simbolismo chapucero, obtiene un nuevo traje con su nueva actitud, que hace que sus brazaletes desaparezcan sin explicación. Una conclusión decepcionante del subargumento de varios años de la influencia de Ares y su lazo, que al final no ha ido a ninguna parte. Como casi todo lo que dejó Johns a sus sucesores. Hablando de eso, se revela por fin el padre de los Mellizos, y dudo mucho que fuera quien tenía pensado originalmente Johns, pero supongo que tiene su potencial. La revelación sobre Obús, sin embargo, no lo tiene. Y encima, Obús parece que va a ocupar el papel que tenía antes Destructora, pero con menos personalidad y más irritante, encima. El segundo capítulo es el principio de una saga que cambia la alineación del grupo. Y aquí es donde se había metido la buena caracterización y diálogo divertido típicos de McKeever, ausentes en la saga anterior. Esto es otra cosa, parecen personajes de verdad y gente que quieres leer. El número va sobre todo de descartar posibles miembros (lo cual se hace de manera divertida, aunque es una pena que la única viñeta que ha recibido el Caballero Brillante en un año la caracterice horriblemente para tener un chiste malo), pero también de conectar con otras series, como lo que está pasando en la mini de Titanes del Terror, lo que está pasando en las series de Batman, o usar secundarios de Blue Beetle o Aves de Presa. El resultado es bueno, por una vez, y hace recuperar un poco la esperanza en la serie. Buen dibujo de Barrows, cada vez pareciendose más a Bennett. Neutral (6)

JSA Nº22: Ignora la portada que parece que haya una conexión con Kingdom Come, es una chorrada de Ross que no tiene nada que ver con el interior. Penúltimo número de la larga saga, que realmente tiene el climax de la historia. Porque si tu historia dura 15 números, es lógico que el climax sea en la penúltima parte, y la última sean consecuencias. Desgraciadamente, esta es la parte menos interesante de la segunda mitad de la historia, y además, es la que retroactivamente empeora lo anterior. Porque resulta que después de toda la ambigüedad de la historia, Gog si que es malo, o al menos pide un precio demasiado alto por sus regalos, y hay que detenerle. Así que toda parte medianamente compleja de la historia se va al garete. La moralidad es en blanco y negro, y es ver como los distintos personajes se dan cuenta de eso, y pelearse con un dios malvado. Dicho eso, como pelea contra un dios malvado tiene su gracia, porque su actitud sigue sin ser la típica de un dios malvado. Además, podemos ver a toda la Sociedad de la Justicia en acción por última vez (excepto Mr. America, que está ausente por algún motivo, pese a que las imágenes promocionales le tienen como miembro) y hay un par de momentos geniales, sobre todo uno de Superman-22. Todo esto es en parte gracias a Eaglesham, que lo hace muy bien, aunque en algunas páginas se vea ayudado por Ordway. No es malo, pero es decepcionante, pues va por los lugares faciles que parecía evitar al principio. Neutral (6)

Lobezno Nº48: Con dos números de la serie de principal de Lobezno, que son justo los dos últimos números. No porque la serie se cancele, sino porque a partir del siguiente número pasará a estar protagonizada por Daken. Para despedirse de Lobezno, tenemos dos historias (que en vez de ser una en cada número, eran mitad y mitad, por algún motivo), una de cada uno de los guionistas actuales de Lobezno. La buena es de Jason Aaron, que hasta ahora es el que ha estado escribiendo números y miniseries de relleno (aunque más importantes que los de los guionistas “oficiales”) pero que pronto pasará a escribir la nueva serie principal de Lobezno. Lo sorprendente no es que sea una buena historia, es que no sea una historia de relleno. Empieza como una comedia, contandonos como son un par de semanas típicas en la vida de Lobezno. El chiste es que vemos lo que hace cada día, y cada día se corresponde a lo que hace en una de las muchas series en las que aparece: Un día está con la Patrulla-X, al siguiente con los Bendisores, otro con Fuerza Garras, al siguiente metido en las romuladas de Orígenes, al otro en un team-up como estrella invitada, al final haciendo una de sus escenas típicas de relleno, el domingo se emborracha y vuelta a empezar. Eso es menos un intento de encajar la difícil coordinación entre series con respecto a sus apariciones en tanta serie al mes (aunque algo de eso consigue, se ven escenas que han pasado en otras series ordenadas, y otras que deberían pasar y tendría sentido) y más una manera de admitir que al menos un guionista en Marvel sabe que la ubicuidad del Tio Garras es ridícula, y aun así intenta hacer algo consistente con ello. Especial mención a la aparición de Mística donde admite que debería haber muerto al final de su anterior historia en la serie de manera desternillante. La segunda parte de la historia es más seria, y mediante un invitado especial (que por un lado queda algo gratuito, pero por otro tiene hasta sentido que no sea uno de sus amigos más cercanos, que están acostumbrados a dejarle solo con sus problemas) se trata de darle una explicación profunda a que cree que está haciendo Lobezno metiendose en tantos fregados a la vez. Eso es problemático, porque es intentar darle una explicación a algo que sólo existe por dejadez editorial y que se presta más a ser ignorado como algo normal que a ser explicado en serio. Pero la explicación, aunque demasiado emocional para el personaje, acaba teniendo sentido y poniendo en mejor perspectiva las cosas. Muy buen ejemplo de cómo se hacen historias de Lobezno, y como se hacen historias sueltas que no sean de relleno. Y además, tiene dibujo de Adam Kubert volviendo al personaje. Si sólo puedes comprar un comic de Lobezno este año, que sea este: No solo es mucho mejor que los demás (cosa fácil), o explica los demás, o los obvia. La otra historia es de Daniel Way, que aún nos martirizará un par de años mas con Origenes, y es todo lo contrario: Como hacer una historia de relleno de manera que sea lo más irrelevante posible, y lo más vista posible. Un grupo de gente ha hecho cosas malas y el Tio Garras los castiga. Pues bueno. Buen dibujo de Lee Edwards, al menos. Recomendado (8)

Nightwing Nº6: Final del “crossover” con RIP, y penúltimo número de la serie. Todo el número es un combate con Dos Caras. Ni siquiera deducir y desbaratar su plan, simplemente perseguirse y pegarse, una y otra vez. Es decepcionante, repetitivo y aburrido. No está mal hecho del todo, pero es una pena que el final de la serie de Nightwing no ofrezca más que esto, y que a diferencia de Robin, no explore realmente las consecuencias de RIP. Buen dibujo de Kramer. Neutral (5)

Nuevos Vengadores Nº48: Como ha pasado antes en esta serie, empieza una saga que no tiene nada que ver con ninguno de los personajes de la serie, y sólo están de paquete en uno de los caprichos de Bendis. A menos que consideres que el protagonista de la serie es el Encapuchado, como parece que hace Bendis. Peor aún, es Bendis volviendo a escribir magia, y encima al Doctor Extraño, que ya habia demostrado de sobra que no sabía escribir. Así que tenemos una saga entera dedicada a Bendis escribiendo algo que no sabe otra vez, y a cambiarle el status quo a un personaje que casi nadie ha escrito tan mal como él. Se nota inmediatamente, porque si sabes algo de historia de Extraño, sabes que el puesto de Hechicero Supremo no funciona como pone aquí Bendis. Al menos se ha estudiado la existencia de varios hechiceros Marvel, aunque no los use bien. Lo que sigue son un montón de chorradas al respecto, con dibujo muy original que por una vez queda bien, de Bachalo. Y luego está la parte de los Bendisores, donde seguimos sin tener claro porque Bendis ha resucitado a Pájaro Burlón si no la usa más que para tenerla de adorno y de mujer de la casa, donde demuestra que no ha entendido al Hombre Maravilla y por tanto es bueno que ya no lo escriba (al menos se han acordado de él) y luego está la escena donde se carga una de las ideas centrales de la serie actual de Spiderman. Dibujo también malo de Tan. Evitar a toda costa (2)

Patrulla-X Nº48: Termina la saga en ambos frentes. La historia de Coloso y los mafiosos rusos termina más o menos como podías esperar, pero lo hace satisfactoriamente. A diferencia de la historia anterior, esta historia si que ha empezado a explorar los efectos de tener a la Patrulla-X establecida públicamente en San Francisco, y lo hace bien, además de darle protagonismo necesario al pobre Peter. La otra parte de la historia es terminar el reclutamiento del Club X (y si, el origen del nombre del club es cierto), y sigue siendo desmadradamente divertido. Eh, tiene a Godzilla, aunque maquillado por problemas de derechos. Además, no sólo hace algo diferente con la serie, hace algo necesario, que es intentar deshacer el puñetero Dia M (aunque no lo consigan por problemas editoriales o tonterías así, es imprescindible que lo intenten, en vez de pasar). Ambas historias tienen una cosa en común, además, y es empezar a ver las consecuencias negativas y cosas problemáticas de la nueva dirección y mentalidad de Cíclope, con cierta ambigüedad. Especialmente lo de Fuerza-X, donde lo que le ha pasado a Ángel por fin se ve fuera de esa serie, y por fin alguien lo muestra como una tragedia y como algo de dudosa moralidad, a diferencia de la puñetera serie donde es todo “tener garras y usarlas para destripar villanos de mierda MOLA”. El cliffhanger final recupera una trama de hace meses (Fraction empieza a volverse claremontiano con lo de barajar muchos subargumentos durante meses y meses) bastante bien. A ver si hace eso más con más subargumentos y personajes. Muy buen dibujo de Dodson, ahora que está centrado en lo que tiene que estar, y es uno de los pocos que dibujan las alas de Arcángel como un objeto sólido que tiene sentido físico. Muy Recomendado (9)

Poderosos Vengadores Nº23: Termina la primera historia, y obviamente, los Vengadores vencen a Chthon. La gracia está en el como, el quien y el porqué. El número va sobre todo de contrastar el liderazgo de Iron Man y el de Avispa, y por consiguiente, la dirección de ambos personajes. Stark fracasa porque es un arrogante incapaz de darse cuenta de sus errores y que aún tiene que caer más para renacer, por no hablar de que no se da cuenta de que los viejos métodos ya no funcionan. Pym, sin embargo, es humilde y ya ha superado sus errores y dejado atrás sus demonios (cosa que ya pasó hace veinte puñeteros años, pero eso no parece suficiente para algunos idiotas) y es capaz de adaptarse a los nuevos tiempos y buscar nuevas soluciones. Su solución incluye a los miembros menos famosos y usa ingenio en vez de fuerza. No es precisamente sutil, y Slott podría comedirse un poco, pero no queda mal, y a veces hay que soltar yunques para que se capten las cosas. No es que sea todo “Hank mola, Tony apesta”, Iron Man tiene un par de momentos chulos, y queda claro que Pym necesita a los Vengadores tanto como el grupo a él, y puede cagarla en cualquier momento. Al final, queda una buena alineación (lo que se podía esperar, realmente), se ven algunas consecuencias, y está la revelación final, que no sólo tiene sentido y es un sutil homenaje a la historia de los Vengadores, pone las cosas tremendamente interesantes con respecto al resto del Universo Marvel. El dibujo de Pham sigue sin estar a la altura, sus imágenes de destrucción son todo menos impresionantes, y sus figuras no están ni terminadas, pero podía ser peor, supongo. Recomendado (8)

Reinado Oscuro: Elektra Nº1: Otra miniserie de Reinado Oscuro a base de números dobles. Al menos Panini las está sacando escalonadamente y no todas de golpe. Algunos deberían aprender de eso. Elektra no parece un personaje con conexiones obvias con Reinado Oscuro. Pero si con Invasión Secreta, pues fue una de las secuestradas, así que encaja como consecuencia de aquella saga. A diferencia de la otra miniserie sobre una secuestrada, la de Pájaro Burlón, la miniserie no está centrada en Elektra adaptandose al trauma de haber estado secuestrada y haber perdido meses de su vida. Ahí es donde entra el verdadero enlace con RO, pues Osborn ha decidido que es demasiado peligrosa para estar suelta. Si a eso le añades que la nemesis de Elektra es uno de los lacayos principales del Patriota de Hierro, ya tienes unos buenos antagonistas para la miniserie. Lo que pasa es que escribe Zeb Wells, cuyos últimos trabajos no han sido precisamente buenos. El primer número no es mala introducción, con Elektra capturada, y que va principalmente de vendernos lo competente y letal que es, a base de toda la seguridad que necesita, y que inevitablemente va a eludir. Todo el número es evidente, está claro lo que va a pasar, pero no está mal hecho. El segundo es peor, porque una vez escapa, Elektra tiene más bien poco que hacer hasta el conflicto con Bullsey al final de la miniserie. Así que tiene que pasarse el número enfrentandose a unos nuevos adversarios que dejan bastante que desear. No son interesantes de por si, y no son suficiente amenaza para demostrarnos aún más lo dura que es Elektra al vencerlos. Parece relleno, y da la impresión de que Wells tenía una premisa interesante para empezar, pero no una historia con la que acompañarla, y simplemente está haciendo tiempo después. Lo que suena como muchos comics de Wells, y demasiadas miniseries de Marvel. El dibujo de Clay Mann cumple, pero no es demasiado bueno. Neutral (5)

Runaways: Rock Zombies: Termina la etapa de Terry Moore, que ha pasado sin pena ni gloria. En este número, al menos la interacción es algo mejor, en el sentido de que sólo es sosa y anodina, no tonta. Pero el argumento si que es tonto, con los Fugitivos enfrentandose a una amenaza de lo más ridículo (¿ves el título? Suena mejor de lo que es) con unos villanos de chiste, que encima se toman en serio. Puede que Moore fuese respetado por lo que hiciera en Strangers in Paradise, pero aquí no lo ha hecho bien. Al menos esta vez tiene un buen dibujante, el ya conocido en la serie Takeshi Miyazawa. Lo curioso es que lo único bueno del tomo es el número de relleno que hay después. Tiene dos historias, una de las cuales enlaza con el Destino Manifiesto de la Patrulla-X. Está escrito por Kyle Yost, que no es a quien pondrías a escribir a niños, después de haber labrado su carrera matandolos en New X-Men, ni de quien esperarías humor, dada su sangrienta y oscura Fuerza-X. Pero este número, con Molly visitando el nuevo hogar mutante en San Francisco, y pasando por los distintos sitios, situaciones y personajes típicos de aquella serie, tomandoselos a cachondeo con su actitud inigualable, mientras el resto del grupo se encuentra con los adolescentes de la Patrulla-X, no es en absoluto como sus otros trabajos. Es como debería haber sido su NXM, y de paso, como debería haber sido el primer encuentro entre los Fugitivos y la Patrulla. Muy divertido, y está bien que demuestren que pueden usar los elementos de siempre sin tomarselos en serio. La otra historia es de un novato, un tal James Asmus, y tampoco está mal. Va del resto del grupo jugando a Verdad y Atrevimiento, que sirve para ver interactuar a los personajes. Y la interacción y personalidad está bien hecha, la primera vez en este volumen, aunque tenga que meter una escena de pelea innecesaria al final. El dibujo de las novatas Emma Rios y Sara Pichelli es bueno, consistente con el estilo de la serie. Muestran promesa. Pero el tomo en si es olvidable, y con el que queda veremos si relanzar la serie con Moore fue el error, o directamente el error fue seguir la serie. Neutral (6)

Scott Pilgrim vs El Mundo: Segundo tomo de la serie, que salió en octubre, pero no he podido encontrarlo hasta ahora. Es lo mismo que el anterior, y si te gustó el anterior, este también. Lo que se nota aquí es que O’Malley tiene un mundo y una historia pasada para los personajes bastante bien pensada, y no está solamente inventandoselo sobre la marcha. Además, los temas se hacen más evidentes y sólidos. Si el tema general de la serie es crecer hasta ser un adulto, el de este tomo es un paso importante en eso, el recordar que todo el mundo tiene un pasado, y que siempre acaba volviendo cuando menos te lo esperas para morderte en el culo, así que no puedes ignorarlo, tienes que afrontarlo. Para introducir todo eso, el tomo empieza con un flashback sobre Scott en el Instituto (que si esto hubiese sido serializado, habría sido un comic entero, juzga tu mismo si eso es bueno o malo) que aparte de un homenaje a un viejo videojuego, explica bastante porque Scott es como es. También se revela una relación pasada entre dos personajes que no parece consistente con como se tratan ahora mismo, pero a saber si es que falta un cacho de la historia. Por otro lado, el segundo exnovio malvado resulta ser Jason Lee con otro nombre, (si, para el que no lo sepa, antes de ser actor y formar parte de una secta, era monopatinador profesional) o al menos una versión suya más joven y que se hizo famoso antes, porque es de la misma edad que Ramona. Bueno, asumiendo que la serie transcurra en el presente, lo que no es necesariamente cierto, y tiene la ventaja de que las referencias no envejecerán demasiado mal con los años. Las referencias que hay dejan claro que está dirigida a un sector del público de cierta generación y gustos, pero el trabajo con los personajes probablemente es apreciable por un público mayor. Y el dibujo va mejorando, y sigue siendo sorprendentemente fácil distinguir a la miriada de personajes en blanco y negro. Muy Recomendado (10)

Skaar, Hijo de Hulk: Planeta Skaar: Ese es un título innecesariamente largo. La primera parte del tomo es muy similar al tomo anterior, es decir, un peñazo. Historia de bárbaros, con algunos superpoderes en lugar de brujería. Todo muy evidente y aburrido, incluso la aparición estelar de Estela Plateada, y el par de supuestos giros. La segunda parte es un poco más prometedora, con Skaar llegando a la Tierra, y encontrandose con el resto de elementos introduciods por Pak desde que empezó su épica de Hulk (de la que esto es el principio de la tercera parte) como son los Guerreros, el MundoGamma y el propio Hulk, que desgraciadamente ahora está en versión idiota y pierde la gracia. Cosas del Loeb. Sigue teniendo uno de los problemas principales de la serie, de todas maneras: Skaar es un personaje bastante malo como protagonista. Apenas habla, solo rompe cosas, y lo poco que habla es para quejarse porque es un malcriado que lo odia todo. Eso estaría bien como villano o como parte de una plantilla como contraste, pero como protagonista, cuando no es aburrido por lo limitado que es, es pesado, porque no disfrutas cuando arrasa todo a su paso, con lo quejica que es, disfrutarías si alguien le hiciese callar y entrar en razón. Pero eso no pasa, al menos en este tomo. Lo demás, gira en torno a Skaar, y tampoco brilla mucho. Es una pena, porque hay posibles buenas ideas debajo, pero de momento no están dando para nada bueno. Y entre Máquina de Guerra y esto, Pak se está luciendo y perdiendo el respeto. Veremos si la continuación de la serie en la renovada Increible Hulk es mejor. El dibujo de Lim no es malo, aunque le falta fuerza a veces, y el de Panosian en el especial de inicio de Planeta Skaar es demasiado ligero y caricaturesco para la fuerza que debe tener la historia. La serie supuestamente continua un tomo más, pero tendrá otros autores y protagonistas, y sólo puede ir a peor, que ya es decir. Neutral (5)

Skreemer: Vaya, dos series que empiezan por Sk en un mismo mes, algo va mal en el universo. Al menos este ejemplo de “escribe palabras con k en vez de c porque suena cañero” es de los 80, cuando no eramos conscientes del ridículo. Este es el primer trabajo de Peter Milligan para el mercado americano, y se nota, pues es un comic que habría encajado perfectamente en 2000 AD. En vez de eso, lo publicó DC, años antes de que existiese Vertigo, y Zinco publicó la miniserie unos años después. Es una historia de gangsters retrofuturista. O mejor dicho, es la historia del gangster más poderoso, en un futuro no demasiado lejano, pero muy enloquecido, y va alternando flashbacks sobre como llegó a ser quien es y porqué, con partes en el presente sobre como su reinado llega a su final. Supuestamente una de las inspiraciones de esto es Finnegans Wake, y de hecho, el narrador se llama Finnegan, pero es difícil de ver los parecidos dado que la novela es prácticamente incomprensible. Se parece, supongo, en que no está narrada de manera lineal, y muchos detalles del mundo donde transcurre se dejan a la imaginación del lector. Es una lectura algo compleja, pero una vez te metes, es bastante divertida, con unos personajes complejos (dentro de los tópicos de las historias de gangsters, por otro lado) y una historia algo fascinante sobre el poder, el sobrevivir en un mundo enloquecido y la humanidad que hay en medio. El dibujo es de Brett Ewins, viejo colaborador de Milligan en Bad Company para 2000 AD, que aquí es muy similar a Steve Dillon, entre otras cosas porque éste es el entintador. Lo cual significa que es claro, sólido, y hace parecer natural cualquier cosa, aunque sean cambios de registro entre un gangster gigante en una torre futurista a un destripamiento en una página. Esta es la clase de historia que uno espera de los autores británicos y del viejo Vertigo, para los que lo echen de menos. Muy Recomendado (9)

Spiderman Noir: Primera miniserie de una nueva línea de Marvel, Marvel Noir, que va supuestamente de contar historias sobre versiones de los personajes Marvel, pero en género negro. Pero no las versiones normales, sino alternativas. Y no es un universo, cada serie va por su cuenta. Así que es como una línea de Otros Mundos, pero restringida a versiones muy limitadas. Porque no se sabe en que demonios está pensando Marvel con esto. Extender sus productos a otros géneros aparte del superheroico (ignoremos de momento que no es realmente un género, sino una serie de convenciones que normalmente se aplican a historias de acción, aunque luego volveremos a eso) es loable, sin duda. Lo suyo sería extenderse a muchos en vez de encasillarse en un segundo género porque está de moda, pero poco a poco. Ponerle nombres conocidos es una necesidad de mercado, ya que sin ellos, y sin autores de la talla de Brubaker, la línea no vendería nada. (Aunque aún así DC lo está intentando) El problema viene cuando ves la concepción que tiene Marvel de “contar historias de género negro”. Aparentemente, para ellos significa “contar historias que transcurran en la época y sitio en la que se inventó el género”, es decir, grandes ciudades americanas en los años 20-30. Lo cual es no comprender, no ya lo que es el género negro, lo que es un género. Sólo porque una historia tenga la apariencia, ambientación o detalles visuales de un género, no la hace de ese género. Igual que hay comics protagonizados por superhéroes que no son historias de superhéroes (son comedias, o dramas adolescentes, o de género negro mismo, sólo tienes que ver Incognito o incluso Factor-X, que si que tienen los elementos narrativos y temáticos del género negro), esto es una historia de superhéroes, por mucho que esté ambientada en los años 30, y los personajes vayan de negro y de gangster en vez de mallas de colores. Por poner otro ejemplo más inmediato, Skreemer justo arriba es una historia de género negro, aunque tenga las luces encendidas y transcurra en el futuro. Esto, sin embargo, no es más que contar la misma historia de Spiderman de siempre (tiene habilidades, su tio muere, se convierte en justiciero para vengarlo y se enfrenta a malos con pinta de bicho más poderosos que él, mientras aparecen versiones de otros personajes conocidos), pero en otra época y con las luces apagadas, porque eso es lo que entienden en Marvel por “noir”. David Hine, el guionista de cosas como Distrito X (que precisamente era un policíaco y no una historia de superhéroes, así que debería saber la diferencia) no escribe una mala historia, y hay un par de versiones y detalles históricos curiosos (Tia May como sindicalista en las Hoovervilles, por ejemplo), pero al final, es la misma historia de siempre, maquillada de manera distinta. No es una historia de género negro, y por tanto decepcionará a los que busquen eso, y como historia de Spiderman no cuenta nada nuevo sobre él. Es simplemente un juego de coger los elementos de siempre y transplantarlos, cuya gracia termina cuando te cuentan esas transformaciones, que es el problema que tenían la mayoría de Otros Mundos y otros inventos similares de Marvel. Mal empieza la línea, y dada la falta de comprensión básica de Marvel, probablemente no seguirá mucho mejor. Neutral (6)

Superman Nº31: Dos partes más de Nuevo Kriptón, muy diferenciadas. Una es de Supergirl, y es más una historia de Supergirl sobre el retorno de los kriptonianos que algo que avance la trama principal de la saga, si entiendes la diferencia. Curiosamente, eso probablemente la hace mejor. Está dedicado a contarnos el verdadero origen de Supergirl, y de paso, explicarnos como es que sus padres están vivos pese a que no eran de Kandor (básicamente es un remake del origen original, pero un poco menos tonto y más rebuscado a cambio). Es una chapuza tener que contar un segundo origen del personaje tan pronto, pero no es culpa de Gates que le cargaran con semejante mierda sus predecesores, y hace un trabajo loable de explicar todas esas chorradas loebianas y dejarnos un personaje manejable. Ahora ya tiene una personalidad y una historia que no dan asco, y se pueden hacer cosas con ella. Además, toda la emotividad del reencuentro hace que quede menos seca la explicación, y además se les da caracterización individualizada a Zor y a Lara. El otro capítulo es de Superman y ese si que avanza las tramas. Desgraciadamente, lo hace contandonos lo malo que es el Kriptón en versión actual. Aparentemente, Zod no era una excepción y todos los kriptonianos son igual de imbéciles, y ni siquiera idiotas de manera comprensible y justificable como en la versión anterior. Y todo para que haya un conflicto obvio que se ve venir a lo lejos. No hace que la perspectiva de tener meses más de esta gente en la Tierra sea atractiva. Los otros subargumentos van un poco mejor, pero si el principal falla… Muy buen dibujo de Igle y de Guedes. Neutral (6)

Superman: Corazones Perdidos: Otro tomo rescatando una vieja saga inédita de principios de década porque estaba coescrita por Johns antes de ser famoso. Al menos esta sólo lleva un número de cada una de las 4 series. La historia va de Superman viajando de incógnito a un barrio marginal terrorífico para rescatar a Lana Lang. Dado que Lana por aquel entonces era la mujer del Vicepresidente (¿Segunda Dama?), ya tienes una cosa que no tiene sentido. Ni de coña el Servicio Secreto le va a dejar irse sin vigilancia. Y la primera escena tiene otra estupidez, con Mr. 105, que puede transformarse en cualquier elemento, se transforma en kriptonia… que cualquiera sabe que no es un elemento. La historia tiene 3 objetivos: Uno es hablar sobre la pobreza, de ahí lo del barrio marginal. Superman no es una buena elección para tratar temas así, y Johns y Kelly lo demuestran. Venden muy mal el hecho de que este nuevo barrio es totalmente terrible (aparentemente, hasta a Batman le da miedo. ¿Uh, en serio?) cuando en el fondo no es peor que el Distrito Suicida en el que Clark ha estado varias veces sin problemas, con complicaciones para que todo sea más difícil, que tampoco son tan nuevas precisamente para Superman. Todo para decirnos que la pobreza es mala y difícil de combatir, que no es precisamente algo original, ni explicado con más matices precisamente. Y Superman está totalmente fuera de lugar, aunque intente ayudar un poco ya que está rescatando a su amiga. El segundo objetivo es tratar la relación entre Clark y Lana. De nuevo, no es nada nuevo si llevas leyendo Superman un poco de tiempo (aunque curiosamente Johns no lo revisitó en su etapa en Action): Fueron sus respectivos primeros amores, Clark se fue y le rompió el corazón, y ahora son los mejores amigos, aunque probablemente Lana siempre esté enamorada de él. No está mal hecho, pero si tienes familiaridad con la serie, te lo sabes. Por último, presentan al personaje de Traci 13, la hija del Dr. 13 que más tarde hemos visto como novia de Blue Beetle. Y si te gustó el personaje entonces, da igual, porque aquí no se parece en nada. Aparte de que toda su historia pasada ha sido un invento posterior, aquí es una pizarra en blanco, en vez de la personalidad divertida que tiene después, aquí tiene la personalidad que los malos guionistas le ponen a las adolescentes cuando quieren que parezcan duras y de barrio, es decir, completamente arrogante, estúpida e inaguantable. Para colmo, tiene el peor gusto al vestir que he visto en años. ¿Quién demonios lleva un abrigo de piel y debajo sólo braguitas? No es de extrañar que cambiaran completamente al personaje cuando lo rescataron años después, lo sorprendente es que la rescataran, y probablemente es sólo porque es un legado. Ya que estamos con el dibujo, las partes de Ferry no están mal, aunque los diseños y exageraciones sobran en una historia supuestamente realista y oscura (no, no queda serio y realista sólo porque haya grises en vez de otros colores), pero las de Derenick y Dwayne Turner (dibujante de los 90 que no tuvo más continuidad) son peores aún. Vale que Planeta intenta sacar la bibliografía entera de Johns, pero esto no es precisamente memorable. No Recomendado (3)

Thor Nº21: ¿Adivinas que? Es otro número de Thor que no tiene nada que ver con Thor. Cosas de que la serie americana vaya tan retrasada que sólo haya 5 números inéditos. Y de que se haya enseñado a los lectores que mezclar churras con merinas es aceptable. Este mes tenemos una miniserie entera de Billy Rayos Beta (al menos no ocupa la serie durante 3 meses), por el mismo guionista que el especial anterior, Kieron Gillen (que aunque escribirá Thor tras JMS, resulta que no va a ser el fijo, sino que será Fraction, que si que se ha ganado el premio). No continua demasiado del especial, sin embargo, sólo conservando la idea de que Bill es un protector sin pueblo que va por el espacio buscando un objetivo. En vez de eso, continua más de su última miniserie, la de Oeming, en la que Galactus se comia el planeta de Bill, así que su nuevo objetivo es hacer de Acab con Galactus como ballena. Te puedes imaginar por donde van los tiros entonces, de ver hasta que punto el cazador se vuelve peor que el cazado en su obsesión originalmente noble. La idea brillante de Bill suena totalmente absurda la primera vez que la oyes, pero una vez ves como se desarrolla, y que no es necesariamente una buena idea dentro de la historia, queda bien. También tiene una resolución lógica que ni siquiera necesita recurrir al edicto de “Galactus es cósmicamente necesario” del Juicio de Reed Richards. Es un buen viaje por la obsesión que lleva a Bill por nuevos sitios, y le da un buen status quo al final, con un par de muy buenos momentos, buenas ideas para civilizaciones aliens, y buenas peleas espaciales. Dibujo considerablemente bueno de Kano, aunque demasiado oscuro y terrenal para una miniserie espacial. Buen ejemplo de cómo hacer una mini de un secundario. Recomendado (8)

Thunderbolts Nº22: Segunda aventura de la nueva encarnación de esta serie, y mira tu por donde, es un crossover. Lo cual es una mala idea por una serie de razones. Primero, a nadie la hace gracia tener que comprarse números de otra serie (o en el caso de Panini, pagar por tenerlos obligadamente en esta serie) que no te interesa y no viene a cuento, y encima, una que apenas sabes si te va a gustar, porque acaba de empezar. Segundo, porque en vez de dejar que el grupo se presente y desarrolle con tiempo y con ejemplos de aventuras normales para que los conozcamos, antes de tener nada de eso, meten una historia que no va de ellos y en vez de atraer a lectores de la otra serie a esta, casi funciona al revés. Y tercero porque se supone que tienen que ser un grupo de misiones secretas experto. Tenerles en su segunda misión en una situación en la que no pueden ganar (porque no se van a cargar a Masacre, obviamente) no ayuda a venderlos como lo que se supone que son. Además, esto nunca ha funcionado, y si no, mira todas las series de los 90 donde hicieron esto y fracasaron en todos los sentidos. ¿En que están pensando en Marvel? ¿Han cambiado la mania de los megacrossovers por la mania de tener crossovers arbitrarios entre parejas de series continuamente? En esta primera mitad del crossover, un puñado de personajes que apenas están definidos, se pegan durante dos números con un Masacre no tan gracioso como antaño. Al principio es gracioso, pero acaba cansando, porque queda más como relleno que otra cosa (sobre todo teniendo en cuenta que queda otro mes) y no hace quedar bien a ninguno de los implicados. Es caer bajo para Diggle, aunque es una mejora para Way, todo hay que decirlo. El dibujo en ambos capítulos, de Dazo y Medina, es atroz. Neutral (6)

Transformers Spotlight Nº3: Más historias sueltas centradas en personajes individuales que van avanzando las tramas cósmicas a largo plazo de la serie principal. Bueno, los números de Furman lo hacen, al menos. El primer capítulo es de Blaster, que mezcla bien su personalidad marchosa original con la de luchador por la libertad de los comics, siendo “la voz de la Resistencia”. Desgraciadamente, una vez pasas esa buena idea al principio, la historia en vez de jugar con eso, se mete en un misterio que no juega limpio, donde Blaster tiene que descubrir quien fue el culpable de un crimen del que ni dan pistas, ni conocemos a los sospechosos, así que no queda muy bien. El segundo está dedicado a Arcee, y Furman tiene la difícil tarea de justificar que haya una Transformer hembra en una raza que no tiene sexo ni géneros. Siempre ha sido algo estúpido, pero aquí Furman hace lo que puede, con una justificación lógica, y aprovechando que es un concepto aberrante, para explicar que es aberrante dentro del comic también. Se pasa un poco al tratar de quitarle estereotipos femeninos al personaje, sin embargo, transformandola en una Lobezno en plan salvaje total. El villano está sacado de la Generacion 2 de Furman, pero en el puesto que en otras continuidades han tenido otros Decepticons variados. La historia es normalita, me temo. El siguiente es el número sin Furman, de un tal George Stranton, y está dedicado a Mirage. Mirage era un personaje con una personalidad distintiva de pacifista, con potencial, pero el tipo este la ignora completamente y le transforma en Decepticon, porque si. Se pasa el número debatiendose sobre si hace lo correcto, sin pararse a explicar porque se cambió de bando, y tenemos que esperar que de pena. Uh, no. El siguiente es de uno de los favoritos de Furman, Grimlock, y sigue siendo la mezcla de cabezonería, dureza y lealtad que ha sido siempre. Apropiadamente, el malo es Scorponok, que es su número opuesto (un Decepticon que actua a veces más como Autobot), aunque el número tiene el problema de muchos de estos, que no termina la historia sino que la deja colgando para más adelante. Por último, un dibujante coescribe con Furman un número dedicado a Wheelie, que es otra elección valiente. Como Arcee, es otra mala idea de la película original, en este caso un niño Transformer. (Si una regla de la ciencia-ficción buena es no tener niños ni robots monos, imaginate alguien que es ambas cosas) Furman trata de redimirlo abandonando ese aspecto, y sus pautas de diálogo, y su personalidad original, y centrandose en la idea básica que es que es un especialista en supervivencia. Así que tenemos la historia de un Autobot muy poco fuerte, pero que es capaz de usar la cabeza para desenvolverse él sólo en un planeta hostil lleno de monstruos, y hasta librarse de un trio de Deceps cutres. Graciosillo, aunque la última página sea otro vistazo a otros villanos para futuras historias que no suenan bien. El dibujo es cada vez de un autor dentro de la plantilla de IDW, y en general están bien, dentro de un estilo similar. Neutral (6)

Trinidad Nº2: Tercio central de la serie, y Busiek tira por un camino inesperado. Es una serie dedicada a Superman, Batman y Wonder Woman, y sin embargo, están ausentes en todo el tomo. De todas maneras, que los que estén leyendo la serie por esos personajes no se enfaden, ya que siguen siendo una presencia importante. De hecho, esa es la idea: El primer tomo exploró a los personajes viendoles en su estado normal, éste los explora viendo el efecto que han causado al ver que pasa si los borras de la historia. Además, sus secundarios obtienen un papel importante, y la mitología de la Trinidad se explora desde otro aspecto. De todas maneras, la historia central de este tomo es ver como reaccionan una serie de personajes ante esta realidad alterada, y en el típico estilo de estas cosas, como tienen que adaptarse, sobrevivir, salvarla y si pueden, restaurarla a la normalidad. La realidad alterada es muy curiosa, porque al contrario de lo que puedas pensar, no es una distopia, lo que ya es aplaudible de por si. (Lo que tiene sentido de manera metaficticia, ya que después de todo, fueron borrados retroactivamente de la Edad de Oro, y no pasó nada grave… aquí los cambios son más grandes que el cambio tras la Crisis, pero tienen sentido en el contexto) Es peor en algunos sentidos, la mayoría de ellos sutiles, pero en muchos otros es igual, y la gracia es ver esas diferencias, que en la primera mitad del tomo están muy bien presentadas y pensadas, y son divertidas. Lo mejor del tomo es que pasan tantas cosas, hay tantos frentes de la historia y tantos subargumentos, y protagonistas, que aunque algunas historias y personajes no te gusten, enseguida tendrás otros para ir variando. Si te aburria la Trinidad, ya no está, pero si te gusta, aún tiene presencia. Si te aburre la parte cósmica de Krona y la pesadez del subargumento de John Stewart, desaparece antes de la mitad del tomo. Si te cansas de ver parecidos y diferencias entre los universos, o a los forasteros adaptandose, enseguida se cambia a otra cosa. La cantidad de personajes con los que juegan Busiek y Nicieza aquí es exagerada, hasta el punto de que hacia el final la historia se convierte en una guerra entre dos ejércitos de superhumanos con una buena premisa y estrategia divertida. No, la mayoría de personajes no se explica quienes son, y para pillar muchas de las gracias tienes que estar familiarizados con ellos, pero los personajes importantes si que se explica bien quienes son. Se explora bastante quienes son los villanos de la historia, por ejemplo, y Enigma llega a dar bastante lástima. También logran sacarle partido a dos olvidados miembros de la Liga de la Justicia, y hasta contar unas cuantas historias cortas a lo Astro City en este mundo. Al final queda una extraña mezcla de construir un mundo, jugar con leyendas y continuidad establecida, aventura, acción superheroica y momentos personales. Se aprecia más si conoces a los personajes y las referencias, eso si, y tienes que tener cierto aprecio por la Trinidad y este tipo de historias. Y está claro que es jugar con los personajes en vez de hacer cosas nuevas con ellos, aunque de vez en cuando se dice algo interesante sobre alguno, sobre todo la Trinidad y los villanos. Oh, y se hace un poco pesado, porque son 18 números de un tirón, y no es tan fascinante como para que eso se aguante perfectamente, quedaba mejor semanalmente. Buen dibujo, sobre todo de Bagley y de Norton. Recomendado (7)

Ultimate Spiderman Nº35: Final de la serie, aunque aún queda un especial epílogo. Y son 3 números más de crossovers con Ultimatum. Los dos primeros son en parte una conclusión de Ultimate Marvel Team-Up, donde nos despedimos y lamentamos de la destrucción gratuita de lo que Bendis construyó en esta línea ahora que el Loeb se lo ha cargado todo porque si. Así que Spidey ve como han muerto algunos de los héroes con los que se alió (y le trata de dar algo de dramatismo, a diferencia de en Ultimatum, aunque obviamente no logra justificarlo ni hacer que sirva para nada) y aliarse con los que queda para que las consecuencias de toda la destrucción no vayan a peor. Uno de estos héroes es el Dr. Extraño, así que eso le sirve a Bendis como excusa para hacer un repaso de toda la serie, y que simbólicamente Peter se enfrente y supere a todos los malos y problemas que ha tenido a lo largo de estos casi diez años. Es una de esas ocasiones donde sabes lo que está intentando el guionista, sabes porqué es buena idea, pero también sabes que no es necesaria, y que el espíritu no está ahí, lo hace sólo porque toca, no porque sea necesario o tengo algo que decir. Es decir, ¿para que un canto del cisne si la serie y el guionista van a continuar? Pero bueno, dadas las circunstancias está bien. El último número es algo diferente, que no tiene a Spiderman, sino a sus secundarios reaccionando a lo que queda de Manhattan post-apocalipsis, en un número silencioso. La falta de diálogo le da un buen tono sombrio, y no se lee tan deprisa como podría ser, tiene suficiente contenido, y hasta se agradece que los personajes de Bendis se callen de vez en cuando. Termina en un cliffhanger abierto, para captar la atención para el relanzamiento, lo cual queda un poco triste, pero no es mala idea del todo. Buen dibujo de Immonen, como siempre. Recomendado (8)

Vengadores/Invasores Nº2: Segunda mitad de la miniserie, y está claro que Ross y Krueger no tienen nada que contar sobre los Invasores, los Vengadores o el conjunto de ambos, ni realmente una historia que contar. Sólo quieren jugar con los personajes, y lanzarlos en varias aventuras que tienen poco o nada que ver unas con otras hasta que se les acabe el espacio. ¿La idea de los Invasores en el presente reaccionando ante un mundo diferente y enloquecido? Abandonada por completo. En vez de eso, todo el segundo acto les tiene como superhéroes genéricos contra una alianza de varios villanos que ni viene a cuento, ni es precisamente el momento más brillante de ninguno de los villanos, que tienen la competencia que tenían en los 70. El último acto es una inversión del primero, con los Vengadores viajando a la Segunda Guerra Mundial para derrotar a una caricatura de villano en su enésima iteración del mismo plan. El resultado es una historia que tiene un par de momentos divertidos, pero en general es anticuada, y poco más que una excusa para tener caprichos de autor-fan, como meter cameos de virtualmente todo superhéroe Marvel de la Edad de Oro. Bueno, y el final, que resulta que no es un botón de reset total, sino que tiene una consecuencia duradera, aunque sea una que probablemente nadie menor de 40 años pidió. El dibujo de Sadowski es mucho peor que otras veces, probablemente porque está hecho en conjunto con un tal Berkenkotter. Sólo para nostálgico de los comics de décadas pasadas, no sólo por el argumento, sino porque como está hecho. Neutral (6)

Vengadores Oscuros Nº3: El número empieza con un flashback sorprendentemente bueno a como el Vigía pasó a formar parte del grupo bajo Osborn. Sorprendentemente no sólo porque sea Bendis, sino porque es el Vigía. Pero Osborn ya demostró que era bueno con los locos en Invasión Secreta, y Bendis escribe bien al personaje, así que la secuencia queda bien, con un breve resumen de lo que necesitas saber del Vigía (ojalá hubiera sido así de breve las otras tres veces, que no fueron a ninguna parte) y una nueva dirección. Claro, conociendo a Bendis, probablemente no llegará a buen puerto, pero al menos parece interesante por primera vez desde que empezó con el personaje. El resto del número, sin embargo, es lo que podías temer de la serie. La premisa y protagonistas interesantes de la serie son de nuevos ignorados a cambio de tener al Patriota de Hierro y a un Doctor Muerte muy mal escrito (en serio, ¿Por qué le dejan a Bendis escribir personajes que ya demostró que era incapaz de escribir bien? ¿Y es este el mes de ningunea a Muerte?) contra una Morgana le Fey que tampoco es particularmente interesante, entre otras cosas porque de nuevo Bendis vuelve a usar magia, y de nuevo vuelve a demostrar que según él, significa que los personajes pueden hacer cualquier cosa que necesiten por exigencias del guión para no perder, pero no otras igualmente imposibles para ganar, de manera totalmente arbitraria y sin explicación, justificación o aviso. El dibujo de Deodato es decente. No Recomendado (4)

X-Factor Nº38: Por tercer y último mes, PAD pide en el resumen que no se chafe el final porque es una gran sorpresa. Pero el de este mes no es un gran final sorpresa, es decir, es una sorpresa, pero es pequeña y no precisamente impactante, porque se ve venir, y no lo cambia todo ni mucho menos. Lo cual no quiere decir que sea malo, pero si esperas algo como los dos últimos meses, te vas a decepcionar. En este número es donde empieza el ritmo de lo que va a ser la serie durante casi todo un año, hasta el nº50, con los personajes divididos en tres tramas quizá interconectadas, pero todas bien hechas con sorpresas y suspense típicos de la serie. La parte de Madrox no tiene el tono oscuro y deprimente del número anterior, pero mantiene el trasfondo de oscuridad y angustia bien hecha, pero ahora con un toque de esperanza. El retorno de Layla mejora las cosas, manteniendo la gracia y misterio que solía tener antes, pero con más personalidad añadida que da para una interacción distinta y fantástica con Madrox. La situación es interesante, además. En el resto de subargumentos, hay un nuevo malo misterioso, que no han tenido mucho éxito en esta serie, pero ya veremos, y un nuevo misterio que suena bien. También hay por fin un ejemplo de la clase de aventuras que se supone que estaba haciendo esta encarnación del grupo pero aún no se habían molestado en mostrarnos. Este ejemplo deja claro porque, y es que es demasiado convencional como aventura de superhéroes para esta serie. Diálogo con chispa y buena caracterización y ambientación, y dibujo consistente de DeLandro, y esta sigue siendo de las mejores series de Marvel, final sorpresa o no. Muy Recomendado (9)

X-Force Nº14: Este mes tenemos un especial de presentación de Guerra de Mesias (si, en Marvel este año no sólo estan de moda los crossovers entre dos series, también empezarlos con un especial) por el equipo creativo de esta serie. Según la publicidad, es el segundo capítulo en una trilogía empezada por Complejo de Mesias, y que terminará el año que viene con Segunda Venida. En la práctica, no lo es, a menos que consideres Guerra Mundial Hulk como un capítulo intermedio de una trilogia entre Guerra Civil e Invasión Secreta. Esto no es un gran crossover entre series que cambia la dirección de la línea, es un pequeño crossover donde, si hay suerte, se avanzará un poco la historia de Cable y la niña mesías un poco más que la historia típica de Cable (que, dado lo lenta que va la serie, no es muy difícil) Este especial está contado desde el punto de vista de Fuerza-X, contandonos como llegan al futuro donde está Cable y lo que se encuentran allí mientras le buscan, mientras los malos de la historia se ponen en marcha para jorobar la reunión. La verdad, es mejor de lo que es normalmente la serie, porque se aleja de la mala fórmula habitual de la serie de ir matando a villanos cutres sin ton ni son. Oh, villanos cutres hay, Kyle y Yost no se privan de seguir con su cruzada de personal de revivir toda mala idea de la Patrulla-X de los 90, no importa lo muerta que estuviera ni lo odiada que fuese, y traen de vuelta a uno de los peores villanos principales que Marvel ha tenido jamás. Sin molestarse en explicar nada de él, por cierto. Pero aparte de eso, es un buen cambio de aires, con Fuerza-X no matando a todo lo que se mueve para variar, sino explorando y actuando más tácticamente, que es un poco más parecido a lo que se supone que son. Además, hay una estrella invitada que aunque no aporta mucho, es divertida, y mejor escrita que en otros sitios actualmente. Por otro lado, no es que la caracterización de los guionistas sea mucho mejor que siempre, ni sus ideas, y además, hay muchísimo relleno, no sólo para presentar las premisas e ideas centrales de cada serie para los lectores de la otra, sino hacer tiempo porque si, porque en Marvel está de moda que un primer capítulo de una saga debe ser de presentación sin que no pase nada importante, da igual que sea doble. Buen dibujo de Choi, y lo raro de los escenarios y la falta de color en ellos se justifica porque es así en Cable. Neutral (6)

X-Men: Legado Nº48: Leyendo este número, queda claro que Carey tiene un plan para Pícara y para Xavier, algo que contar sobre ellos y un nuevo status quo al final de la saga. Pero por lo visto todo eso será al final, porque de momento esto sigue siendo hacer tiempo hasta que pase lo importante. En el caso de Pícara siguen dandole vueltas a historias de hace años, porque como se ha demostrado a lo largo de la serie, en la realidad de Carey, los personajes no maduran porque les pasen cosas, maduran viendo su pasado como si fuera un video y eso les cambia mágicamente. En el caso de Xavier, sigue la aventura con los secundarios Shi’ar que tienen un par de momentos graciosos pero son olvidables. El final promete el regreso de una mala idea reciente, a ver si Carey puede redimir la mala idea a la vez que redime a Xavier por la cagada que hizo. Las ideas no son malas, y no es tan aburrido como debería ser, pero no está siendo una buena historia. Buen dibujo de Eaton. Neutral (6)

X-Men: Mujeres en Peligro: Uno de esos especiales hechos directamente por Panini/Marvel Italia, que llegan antes aquí que en EEUU, para variar. Este lleva en preparación un par de años, y la gracia son los dos autores: El padre adoptivo de la Patrulla-X, Chris Claremont, escribiendo, y el notorio dibujante erótico, Milo Manara, dibujando. Antes de que nadie se emocione demasiado, no, no hay desnudos, esto es para todos los públicos. Tendrás que esperar a otra ocasión para ver a Pícara desnuda, o lo que sea. Desgraciadamente, también es en blanco y negro, lo cual no es comprensible, porque estos especiales han sido a color antes, y también muchos albumes de Manara. Se echa de menos el color europeo, que habría quedado muy bien, a diferencia de la rotulación europea, que queda muy extraña en un comic de superhéroes. La historia (que transcurre cuando la última vez que estuvo Claremont en la Patrulla-X, lo que te puede hacer una idea de cuanto lleva esto en proyecto) es un punto intermedio entre las manías de ambos autores. Está protagonizada exclusivamente por las Mujeres-X más famosas, que convenientemente han perdido los poderes mientras dura la historia, y como en las historias de Claremont, vemos como son muy duras y autosuficientes y pueden apañarsela ellas solas con mucho compañerismo emotivo, y como en las historias de Manara, llevan escasa ropa ridícula, son perseguidas por hombres que intentan violarlas para darle un toque “sexy” y se meten en situaciones donde se quedan en poses raras, porque es supuestamente sexy. Al menos no hay sexo gratuito. Ni de ningún otro tipo, ya puestos. El dibujo es muy bonito, hay que decirlo, la mayoría de dibujantes americanos deberían aprender de cómo hacer escenas que intentan ser sexys sin sexualizar oexagerar demasiado a las chicas, y con una anatomía mucho mejor. Si lo que buscas es el dibujo, o una aventura tonta con diálogos claremontianos y chicas guapas, será satisfactorio. Si no, probablemente no te interesará. Neutral (6)

X-Men: Primera Clase Nº4: Más de lo mismo. En este caso, por un lado, tratar de convencernos de que pasa algo relevante al tener a Ángel abandonando el grupo. Obviamente, sabemos que va a volver, así que da igual. El regreso después es bastante chapucero. Más importante, se va para irse con su nueva novia en la Tierra Salvaje, lo cual es aburrimiento asegurado. Por otro lado, como esto muestra, Parker no puede hacer nada importante con los personajes, lo que hace es meterles en team-ups con diversos personajes Marvel, bastante anacrónicos e imposibles de encajar con la historia de los personajes, por mucho que se empeñen. Primero hay uno bastante extraño con el Hombre Máquina, donde la idea es que él también será temido y odiado por ser diferente, pero la idea no se usa prácticamente, y queda una aventura desmadrada, pero no particularmente graciosa, contra unos villanos elegidos al azar. El dibujo de Roger Cruz no es demasiado bueno. Por Después hay un número con los Inhumanos que parece salido de Marvel Team-Up de los 70, y te aseguro que eso no es algo bueno. Ni siquiera se aprovecha los parecidos entre las dos especies. Kesel hace una extraña colaboración en el dibujo y no es malo. Terminando la serie, hay un team-up entre el Hombre de Hielo y la Antorcha Humana, que es apropiado porque son similares y siempre han tenido buena química, pero que sirve sobre todo para que Bobby aprenda una lección. Divertido, y este si que aprovecha la premisa de la serie. El dibujo de Scherberger es como Cruz, pero algo mejor. Por último hay un especial con historias cortas diversas, en general cómicas y muy variadas. Si te han gustado las tiras cómicas que ha habido normalmente de complemento en esta serie, te gustarán, y si no otra cosa, es algo diferente. No es de lo mejor de Parker, y está claro que es para un público joven, de edad o espíritu, pero se han hecho cosas mucho peores en la familia, y se siguen haciendo. Neutral (6)

Y eso es todo por este año. Nos vemos ya que con reseñas de 2010 la próxima vez. Pasadlo bien.

Anuncios

Las Aguas de Marte han sido increibles. Y el Fin del Tiempo va a ser increible y descorazonador.

[La parte contratante de la primera parte será considerada como la parte contratante de la primera parte]

Hola a todos. Peter García. Críticas Reconstructivas. Noviembre. Tarde, muy tarde. Empecemos.

Este mes, Panini continua con lo suyo, que no es malo. Aparte de lo demás abajo, hay reediciones, la más interesante de las cuales es la del Escuadrón Supremo. Ya he hablado de esa excelente e histórica miniserie antes (ver hemeroteca), así que sólo añadir que se han portado bien añadiendo algunos extras al final. En cuanto a Planeta, hay demasiadas pocas novedades, y empieza a ser preocupante, aunque haga mi trabajo más fácil. Aparte de lo que comento más abajo, se empieza a reeditar la etapa de Superman de principios de década, que ya publicó Norma en su día y comenté entonces. Uno de sus guionistas principales es el Loeb, así que te puedes imaginar que no es recomendable. El resto, como siempre, aunque ojalá pudiera ir más al día para que no se escaparan cosas como seguro que se me están escapando.

Montones de novedades americanas este mes: En DC, continua la Noche Más Oscura, y aunque la historia principal está yendo bien, este es el primero de dos meses de crossovers en series múltiples, y te das cuenta del problema de este tipo de crossovers: Si, toda serie tiene muchas historias que contar con la premisa de que los muertos vuelven a la vida. Desgraciadamente, casi todas son esencialmente la misma historia, y queda repetitivo muy pronto. Además, no es que el nivel de muchas de las series participantes sea muy alto. Al menos se agradece que no haya ocupado una docena de series durante más de medio año como otros.

Siguiendo con cosas múltiples, los nuevos Especiales de 80 páginas de DC resultan no ser más que una antología de historias de prueba para nuevos autores, juntadas de manera increiblemente chapucera en una sola historia. Algunas historias no son malas, y es un objetivo loable, pero que lo anuncien y planteen así, ose esfuercen un poco en que quede coherente.

La única nueva serie (bueno, es miniserie, pero va a durar más que algunas regulares) es la de los Diez Grandes. Por fin, se deciden a explorar las buenas ideas de Morrison para los superhumanos chinos, y se la han dado a alguien que realmente se ha empollado cultura y mitología china, y se esfuerza en aprovechar las ideas y hacerlos únicos, en una historia diferente y que explora culturas. Un extraño ejemplo de miniserie DC no gratuita.

Gratuito es tener una nueva versión de Batman en el especial Batman/Doc Savage, que presenta un nuevo universo donde se relanzan los antiguos héroes de pulp. Lo peor es que se lo dan a uno de los fetichistas de las pistolas que hay ahora, y queda alguien que no es reconocible como Batman, pero lleva una pistola y por eso mola, o algo. Es una presentación flojita, en general, además.

Terminando con el UDC, en los márgenes, hay una miniserie de Lobo: Autopista hasta el Infierno, que aunque tenga de autor a un músico famoso, es lo mismo de Lobo de siempre.

Mientras, el cocreador de Lobo se encarga de terminar la historia de Authority que Morrison se dejó a medias hace años, y lo hace quitandole toda la gracia y originalidad que tenía antes. No se podía esperar otra cosa.

En Vertigo, Fábulas sigue en el camino de ser el nuevo Sandman con una miniserie de Cenicienta, con autores distintos de la serie regular. Pero si allí te gustaron las historias de Cenicienta como superespía, también te gustará esta.

Pasando a Marvel, terminaron los especiales de Reinado Oscuro: La Lista, y lo han planteado de manera engañosa. Realmente, ni es una historia, ni es particularmente importante para Reinado Oscuro. Lo que han sido son 8 anuales de 8 series distintas, con dibujantes llamativos, pero por lo demás, con la calidad e interés de las series individuales, no otra cosa.

Algo menos confuso es la nueva miniserie de Iron Man para coincidir con la película, Iron Man vs Latigazo, pero que transcurre en el Universo Marvel, pero no en el presente. Es una historia de Iron Man decente, sin toda la carga complicada que tiene el personaje desde hace tiempo.

Hablando de cosas que evitan cargas complicadas, hay una nueva miniserie de Deathlok, que lo que hace es reinventar el concepto original, contando una historia de un cyborg en el futuro, pero aplicando tópicos futuristas más, bueno, tópicos, en el sentido de presentes. Desgraciadamente, es el tipo de miniseries que hacía Marvel hace unos años, donde aparte de poca imaginación, si lees el anuncio, ya sabes todo lo que va a pasar en el primer tercio de la serie, por lo menos.

En reinvenciones menos drásticas, hay una miniserie de Extraño, con un nuevo status quo para el Doctor Extraño, menos interesante, pero con cierta gracia. Por supuesto, si toda miniserie sobre el personaje en la última década es una indicación, no tendrá continuidad alguna.

Volviendo a cosas relacionadas con la película de Iron Man, tenemos Viuda Negra: Origen Mortal, que es exactamente lo que dice el título: Un intento de aclarar el complicado origen del personaje. Afortunadamente, lo hace alguien que sabe, y queda algo coherente, que viene junto a una historia inteligente que explica porque el personaje mola.

El mismo guionista, Paul Cornell, aplica su magia británica a Dark X-Men, cogiendo una premisa un poco dudosa, y contando una historia muy divertida sobre una inversión del concepto de la Patrulla-X, con personajes demenciales y divertidos, lo cual tiene merito teniendo en cuenta todo el cutrerio y malas historias que tienen a sus espaldas.

Pero no tantas como tiene Mariposa Mental, y los autores de su nueva miniserie, y aquí en vez de darle la vuelta, las continuan. Hasta el punto que es un comic de paletos que es incapaz de acertar con la geografía del sitio donde transcurre. Pensaba que habíamos dejado atrás ese tipo de ignorancia, pero por lo visto no.

Volviendo a lo bueno, hay una nueva serie sobre SWORD, que habría tenido más sentido inmediatamente después de Invasión Secreta, si quieren que dure más de un año. Y será una pena si fracasa, porque no sólo tiene una premisa original distinta a otros comics de superhéroes, está muy bien, es muy divertida y juega muy bien con todo el universo Marvel.

Siguiendo con cosas espaciales, hasta las partes más lejanas de este universo, está Reino de Reyes, el siguiente capítulo de las historias cósmicas de Marvel de Abnett y Lanning. Entre las dos series regulares, dos miniseries y un especial, exploran muy bien las nuevas posibilidades abiertas por la Guerra de Reyes. El especial es inquietante, la miniserie de Inhumanos tiene buena política e intriga, y la de la Guardia Imperial es más problemática dado lo poco definido de los protas, pero también tiene buenas ideas.

Para terminar, la línea MAX relanza su serie del Castigador con el ridículo título de Punishermax (no, nadie lo entiende), que también es una reinvención del personaje en un entorno más realista. Dicho eso, está muy bien si te gustan ese tipo de cosas oscuras de crimen.

Y ahora, las reseñas, que no son pocas:

Asombroso Spiderman Nº37: Comienza la segunda de las grandes sagas que ocupan un par de meses y que avanzan las tramas más de la cuenta. Esta también está escrita por Romita JR, pero no está escrita por Slott, desgraciadamente, sino por el que es probablemente segundo al mando ahora mismo, que es Marc Guggenheim. La idea aquí es resolver varios misterios que llevan en danza todo el año. Uno, como el título indica (o al menos el título español, el americano era muy distinto y difícil de traducir, algo así como Destrucción de una Imagen Pública) es el de los asesinatos de los rastreadores araña. Se descubre la identidad, efectivamente, y lo que nos cuentan tiene cierto sentido, pero acaba siendo algo muy rebuscado, y que no se sabe bien a que viene excepto para tener un misterio y algo de drama. Otra cosa que se trata de trasfondo son las elecciones a alcalde, que mantienen cierta tensión. Pero lo más importante es el misterio de Amenaza, la nueva versión del Duende que lleva apareciendo, sobre todo en las historias de Guggenheim, y como afecta a la familia Osborn, y como consecuencia, a todo el mundo de Spiderman. La revelación tiene sentido, siendo la opción más lógica, aunque la explicación del origen y motivaciones no es particularmente original o interesante. De hecho, el personaje en si tampoco es gran cosa, la verdad. Lo interesante es como afecta la revelación a los Osborn, y como es un enfoque nuevo a la vieja idea del Duende Verde, aunque es más el potencial que lo que hace Guggenheim de momento con la idea. Entre todos estos desarrollos y revelaciones hay una historia donde Spiderman hace alguna cosa, pero no mucho, y no muy interesante. Tiene buen dibujo, y no está mal escrito del todo, pero tiene muy poco uniendo las distintas revelaciones y sorpresas. Además, hay una breve historia de complemento del mismo guionista con Spiderman en juicio, que es ingeniosa, pero tendría bastante más mérito si la misma idea no hubiese sido hecha en Daredevil hace unos años por su colega en estas series Bob Gale, y el final no estuviese sacado de Cadena Perpetua. Muy buen dibujo de Martin, eso si. Neutral (6)

Astro City: Vida en la Gran Ciudad: Por fin, vuelve una de las mejores series del mercado, coincidiendo con el regreso oficial de la serie en EEUU. Los derechos esta vez los tiene Norma, lo cual es apropiado, porque pega con el resto del material que está sacando Norma ahora (las series que eran el no va más a finales de los 90-principios de los 00) y además, Planeta no la trató bien en los últimos años, no continuando las reediciones, ni publicando el material que ha salido desde 2004. Con suerte, Norma reeditará el material antiguo rápidamente para que se pueda llegar en cuanto antes al material inédito. Estos son los 6 primeros números de la serie, la primera miniserie de 1996, de antes de pasarse a Wildstorm, que es donde sigue ahora. Para el que estuviera debajo de una piedra a finales de los 90, este es el gran trabajo de Kurt Busiek después de Marvels, y en el que va la mayoría de su ingenio y capacidad que a veces no se ve en sus trabajos para los personajes de compañías. Es una serie que transcurre en su propio universo superheroico, con sus 70 años de historia en tiempo real de superhéroes, paralelas a la historia real. Hay análogos de la mayoría de personajes famosos y arquetipos superheroicos, en general correspondiendo a la época en la que debutaron y se desarrollaron… así, hay héroes patrióticos en los 40, una nueva generación en los Edad de Plata, héroes más oscuros en los 80-90, héroes de segunda o tercera generación actualmente, y así. Sin embargo, en vez de ser simplemente Superman, Spiderman y demás con los nombres y trajes algo cambiados, son héroes originales, que se parecen claramente al personaje o personajes que los inspiraron, pero con sus propias idiosincrasias e ideas originales, de manera que pueden contarse historias que no dependen de que pilles la gracia, y quedan chulos de por si, porque Busiek tiene ideas de sobra para personajes. Se nota un esfuerzo enorme en darle una verdadera historia a Astro City y su mundo, con un montón de buenas ideas que se mencionan de pasada, que dan la sensación de ser un universo entero como el de Marvel y DC, que pueden ser semillas para futuras historias, o simplemente capturan la imaginación. Y todo eso sólo es el trasfondo. La idea de la serie es aplicar el enfoque personal de Marvels, en cada historia a un personaje distinto, contandonos una historia muy personal en primera persona a la vez que se explora el universo, basandose en una premisa muy buena cada vez.

Así, el brillante primer número está protagonizado por Samaritano, el Superman de AC, y es un tour de Astro City, con la gracia de que al contar la historia desde su punto de vista, lo que son las aventuras cotidianas de un superhéroe así se convierten en trágicas al ver que no tiene tiempo para disfrutar de lo que cualquiera disfrutaría de sus poderes, o de la vida normal, ya puestos. El segundo número es una exploración similar de los principios de la Edad de Plata, y esta vez es un giro a la idea del periodista que trata de hacer un reportaje sobre una aventura superheroica. El tercer número es otra idea genial que extraña que no se hubiera hecho antes, la de un criminal de medio pelo que descubre la identidad del equivalente de Spiderman, y no sabe exactamente que hacer con esa información, volviendo de cabeza varios tópicos del género. La cuarta es la historia menos exitosa, pues va de una compañera de trabajo de la prometida del equivalente a Johnny Storm, aunque realmente es una historia sobre el contraste entre la gran ciudad y el pueblo (o en este caso, el barrio marginal de Astro City donde viven los personajes sobrenaturales, que es una idea genial). El problema viene al final, pues toda la historia va en una dirección, y termina yendo en otra sin mucha motivación. Pero un ligero tropiezo ni se nota en un tomo tan sólido. El penúltimo número es la historia de un espía alienígena (no demasiado alejado de la Invasión Secreta, precisamente) tratando de decidir si aprobar la invasión de la Tierra, y poniendo la decisión en los hombros de un superhéroe, que aunque tiene toques de Daredevil, es una idea más original. Empieza siendo una historia muy Stanleesca sobre los méritos de la humanidad, pero tiene un final absolutamente genial, muy de la Dimensión Desconocida. Por último, hay una historia sobre un posible romance entre los equivalentes de Superman y Wonder Woman, que nos mete de manera muy bonita en ambos personajes y los mundos donde se mueven. Un juego de historias muy bueno. El dibujo siempre es de Brent Anderson, que aunque no es especialmente llamativo, siempre es sólido y cuenta perfectamente lo que hay que contar, da igual la época o estilo al que haya que parecerse, y presentando muy bien los diseños, sean suyos o de Alex Ross, que entonces hacía muy buenos diseños y portadas. Una de las grandes series, es una alegría que vuelva por aquí, y si no la pillaste en su momento, ahora es la hora. Muy Recomendado (10)

Batman: RIP: Tomo que lleva la saga que termina el primer acto de la etapa de Morrison en Batman, y que ha cambiado totalmente el status quo de la familia de series del personaje. Planeta, en su enorme competencia, ha chafado buena parte del contenido en otras series por haberse esperado tanto a publicarla, pero ellos sabrán. La saga armó cierto alboroto porque daba a entender que iba a ser la muerte de Batman. Sea eso cierto o no, la verdad es que es irrelevante, porque todo el mundo, Morrison el primero, sabe que esas cosas no duran. Lo mismo da que Batman muera o se vaya a tomarse unas vacaciones. Así que lo importante es la historia en si, no sus repercusiones. Y la historia en si es la culminación de todas las ideas que Morrison lleva montando un par de años en la serie, en forma de un ataque a conciencia de un grupo de villanos, el Guante Negro, contra Batman. Por supuesto, si has leido algo del Batman de Morrison, sabes que Batman tiene una respuesta para todo. Pero los malos también se las saben todas, y tienen muchas sorpresas preparadas para Bats. Y así todo. Se podría decir que esta es la versión de Batman de Born Again, pero con más fantasia y menos realismo, y hasta las cejas de drogas. Pero la idea central es la misma, es ver lo que hace de Batman, Batman, al quitarle todo lo que tiene. Como la mayoría de comics de Morrison, y a diferencia de la mayoría de otros autores, hay dos maneras de apreciar este comic: Una es a nivel técnico, captando los montones de referencias (no sólo a comics, también a cultura más general) y viendo lo bien que ha estructurado Morrison su historia, llena de pequeños elementos a lo largo de toda la etapa que forman algo mayor que la suma de sus partes, y otros muchos detalles técnicos que probablemente no notes a simple vista. Y la otra es simplemente disfrutar como un enano de un grupo de villanos elitistas que se componen de un mimo malvado y una gárgola parlante traman un plan tan tremendo que hace que Batman tenga que arrastrarse por un vertedero vestido de colores, con el puñetero Bat-Mito subido a la chepa y repartiendo leches mientras grita que es el Batman de Zur-En-Arrh. Sea como sea, es genial, y tiene algo para todos. Es una de las grandes historias de Batman, o lo será, y el único defecto que tiene, aparte de un final algo anticlimático que no resuelve todo lo que tendría que resolver (y aún eso es casi más culpa de cómo se ha vendido la historia que otra cosa) es el dibujo de Tony Daniel, que con sus muchas rayas, sus figuras planas, su poca narrativa y su falta de detalle y estética, perjudica la lectura bastante. Muy Recomendado (9)

Batman Nº28: Hay que joderse. Con la cantidad de material que Planeta ha metido en la edición española de Crisis Final que no aporta nada a la serie y que no debería estar ahí, estos dos números, que son crossovers oficiales de Crisis Final, escritos por el mismo guionista, y que han acabado en el tomo americano, los publican aparte. Es para pegarse de cabezazos contra la pared y no parar. Además, chafaron el final en el CF del mes pasado. Esto son los dos últimos números de Morrison en Batman, haciendo de puente entre RIP y Crisis Final. Y aunque el mes que viene hay un “¿Qué le pasó al Cruzado de la Capa?” que se supone que es el “final” simbólico de esta encarnación de Batman, este episodio en dos partes es el que realmente resume todo sobre Batman y le da una conclusión. En unas 50 páginas, Morrison hace tres cosas. Primero, plasmar definitivamente su idea de que todas las historias (en líneas generales) de Batman son canónicas y forman parte de una misma gran historia, contando una aventura que resume los 70 años de historia de Batman, tocando todos los momentos importantes y representantes de todas las etapas, y lo mejor, haciendo que quede como una narrativa que realmente tiene sentido como el resumen de una vida, y no como un puñado de historias de varios autores cada uno a la suya. En una sóla historia, Morrison captura la magia de la tan cacareada continuidad. Además, la manera en la que está presentada hace que da igual que sepas mucho o poco del personaje, vas a estar igual de confundido sobre los detalles (de hecho, probablemente confundirá a los enciclopedistas durante años), aunque la idea general se entiende con una lectura detenida. Hablando de eso, otro aspecto de esta historia es que es un misterio. No es realmente un misterio limpio, y además, el detalle con el que se resuelve el misterio se basa en un detalle de un comic de hace 45 años, pero es lo de menos. La cosa es que no es un resumen seco de la vida de Batman, sino que es parte de una historia más grande que de paso cuenta todo eso, y tiene varios giros muy imaginativos y chulos aparte del resumen, que le dan un ambiente de misterio y extrañeza que funcionan muy bien, mientras tanto el lector como el protagonista se dan cuenta de lo que pasa realmente. Por último, es también un crossover con Crisis Final, y como tal está muy bien encajado, sin ser gratuito, y además, aporta un elemento importante a la Crisis, que es por lo que debería haberse publicado allí. Si, al final resulta que la historia, y sobre todo la resolución, es muy similar al del Mr. Milagro de Morrison, pero es lógico teniendo en cuenta que tiene el mismo villano. El caso es que al final es un gran resumen de la vida de Batman, de lo que le hace el personaje que es y porque mola, además de tener un par de momentos absolutamente desternillantes, muchos toques ingeniosos, buen misterio y hasta horror, y una conclusión completamente perfecta y entrañable, volviendo a algo que se había introducido al principio de la historia y mostrandolo en otra luz (que ya hizo también brillantemente en RIP, ya puestos). Lo único malo es, de nuevo, el dibujo, y es para pegarse de cabezazos contra la pared que DC le ponga dibujantes novatos o malisimos a su serie estrella. En este caso, el tal Lee Garbett no es tan malo como Daniel, pero se nota que es novato, y que es flojo en algunos aspectos, aunque al menos no molesta. Imaginate esta historia dibujada por un buen dibujante, no hablemos ya de un Quitely que pudiera jugar con las viñetas o un Williams III que pudiera imitar cada estilo referenciado. Sería un clásico instantaneo. Tal y como es, es “simplemente” un final genial para la etapa. Muy Recomendado (10)

Bishop: Memorias del Futuro: El hecho de tener una miniserie dedicada a Bishop es algo que no inspira ninguna confianza, ya que toda miniserie previa sobre el personaje ha sido bastante horrible. Pero eso eran los 90, y al menos esta vez tiene la justificación de que, siendo el villano principal de Cable, no es una idea descabellada contar una historia explicando como ha llegado a ser. Escribe el mismo guionista, Dwierczynski, lógicamente. El mayor problema es que toda esta historia ya se contó en aquellas miniseries con más detalle. Y, sorpresa, los detalles de ambos orígenes no encajan. No sería tan grave contradecir comics olvidados de hace 10 años (aunque lo suyo si tratas de contar un origen es informarte sobre lo que se ha contado antes al respecto), pero es que el último capítulo toca volver a contar sus primeras apariciones en Patrulla-X, y los detalles tampoco encajan, pese a que hace referencia a esos números. ¿Para que demonios te molestas en hacer referencia a algo si no vas a hacerlo bien? Eso es chapucero, y además, engañoso, si vas a hacer algo, deberías hacerlo bien, y si no, no lo hagas. A decir verdad, algo de retcon es necesario, ya que la misma premisa actual de Bishop requiere ignorar la motivación original del personaje, detener al traidor aquel en la Patrulla-X, y el hecho de que su futuro no puede ser el futuro de la línea temporal habitual, precisamente porque impidió que pasara. Pero eso es algo que llevamos arrastrando desde Complejo de Mesías, y dado lo que está pasando en Cable, es posible que estén partiendo de la base de que lo que vemos aquí es el futuro cambiado. Excepto que si es así, no lo han mencionado, y eso no encajaría tampoco con otras cosas. Es un follón, pero independientemente de eso, tampoco es una gran historia. Hayas leido o no el material antiguo, la historia es bastante predecible y pisa terreno muy visto, aunque sólo hayas leido sus apariciones del último año. Lo único es que se esfuerza en explicar como es que ha llegado a convertirse en alguien tan obsesivo y ceporro en el presente con respecto a la niña Mesías (al fin y al cabo, si la mata, impedirá que los mutantes sean esclavizados, si, pero porque dejarán de existir) y al menos, su desarrollo en ese sentido está bien llevado, aunque sea a lo largo de una serie de tópicos. Y luego está el dibujo, que se trae a Larry Stroman de Factor-X, con todo lo que conlleva. A decir verdad, aquí está más apropiado que en aquella serie, y la verdad es que mejora a lo largo del tomo, llegando a ser casi aceptable, pero sigue siendo bastante deforme e inconsistente a ratos. Así que a fin de cuentas, es otra miniserie olvidable más de Bishop, aunque estés siguiendo Cable. No Recomendado (4)

Booster Gold Nº5: Sin Johns en la serie, es como ver a un muerto caminando. A decir verdad, la premisa puede dar para infinitas historias, a base de jugar con viajes en el tiempo y la historia de DC. Pero sin Johns para darle la chispa, la multitud de detalles, la caracterización humana, el humor y las tramas a largo plazo, la premisa y los protagonistas no son suficientes para mantener el nivel, y queda una versión muy descafeinada de la serie. Entre otras cosas, porque aquí tenemos dos (bueno, una y media) historias de relleno hasta que Jurgens pase a ocuparse del guión aparte del dibujo. Primero toca una historia de Chuck Dixon, la última que hizo para DC, y siendo Dixon, como no sabe hacer otra cosa, toca una historia de Batman y Batgirl. Da igual que ya hayamos tenido de eso recientemente. A decir verdad, es un ejemplo de historia de relleno competente, jugando con la premisa de los viajes en el tiempo, sin más. Alguien toca algo en el pasado, Booster y su hermana tratan de arreglarlo y se meten en follones. Tiene un par de momentos divertidos, y al menos aprovecha un par de cosas de los números anteriores y a unos villanos cutres. Decente, aunque de relleno, y se nota. La otra historia es de Rick Remender, y continua de sus números de Átomo, que fueron el mayor destrozo de una serie en pocos números desde Crepusculo Esmeralda, donde todo elemento bueno de la serie era destruido o resultaba que nunca había existido. Esto no es tan malo, pero tampoco es bueno. Da la sensación de que llegues a mitad de la historia, no explica la mitad de las cosas, y más que una historia es ver a Booster rebotando de una situación a otra sin mucho sentido. Lo asombroso es que la serie no haya sido cancelada después de esto, pero puedes abandonar el barco tu. No Recomendado (4)

Boys Nº4: Más de lo mismo, realmente, y a estas alturas ya sabrás si te parece algo bueno, o un montón de violencia y ganas de llamar la atención envueltas en un montón de cinismo y odio al resto de la industria. En este tomo, toca la versión en este mundo de la Patrulla-X, sólo que aquí son una cuasi-secta de gilipollas pervertidos. Cosa asombrosa, sin duda, sobre todo después de haber visto que las versiones del resto de superhéroes son lo mismo. Hay un par de puyas a elementos específicos de la franquicia, pero en general, es repetir el mismo chiste de mal gusto continuamente. Hay algo de trama al final, pero muy simple. Lo único reseñable es como continua la relación entre Huguie y la superheroina inocente, que es realmente dulce y mucho más humana y sincera de lo que se suele ver en películas/comics/etc. Eso si que es una muestra de lo que Ennis puede hacer cuando quiere. Pero no pega mucho en esta serie, entre otras cosas, porque dudo que el público objetivo, la clase de descerebrado que piensa que ver sangre y visceras porque si mola, aprecie todo eso. El dibujo de Robertson es muy bueno, en cualquier caso. Neutral (5)

Buffy: Lo Mejor de Tu Vida: Curiosamente, ese fue el subtítulo de uno de los primeros comics americanos que sacó Norma, hace 12 años. Siguiente tomo de la Octava Temporada de Buffy, con el que vuelve Joss Whedon con otra saga de 4 números. Que sería, ¿dos episodios de la serie de TV? Desgraciadamente, esta historia va enteramente de conectar la serie de Buffy con el primer comic que hizo Whedon, Fray. Si, Fray siempre ha sido un futuro del universo de Buffy, y hasta hubo una conexión con la aparición de la guadaña de Fray al final de la serie de TV, pero hay una diferencia entre ser un futuro potencialmente canónico en otro medio, y ser EL futuro, al que estas inevitablemente avocado. Entre otras cosas, indica que el final feliz de la serie de TV está destinado a irse a la mierda. Por no hablar de que la gran revelación de la historia es una repetición de una de las historias peor hechas de Buffy, que salió tan mal que se esforzaron en alejarse de ella una vez terminada. Volver a ver la idea de la que tanto costó salir, amplificada, sólo para tener un momento de drama personal en una historia que simplemente sería un crossover irrelevante es una metida de pata. Porque ahí está el otro problema de esta historia, y es que el mundo de Fray, y sus personajes, no son demasiado interesantes. Son un puñado de tópicos de futuros pseudoapocalípticos mezclados con un par de elementos de la mitología de la serie, cuya única gracia era el estilo de Whedon a la hora de escribir. Y por mucho que Whedon lo admita en forma de queja de Buffy, la jerga futurista es irritante. Así que un comic que es en buena parte un tour del mundo de Fray no es precisamente fascinante, y la parte que avanza las tramas y caracterización de los protagonistas no funciona. Aunque si te quedaste con ganas de más después de la prjmera miniserie, quizá te haga gracia volver a ver a los personajes y ver su historia avanzar unos centimetros. Lo peor de esa saga, de todas maneras, es el argumento que tienen que darle a Xander, Dawn y los secundarios mientras todo esto, que empieza divertido, pero acaba volviendose cada vez más ridículo y perdiendo toda credibilidad, entre otras cosas porque exagera uno de los problemas de esta continuación, que es la aparición de repente de elementos y personajes que sin presentación ni aviso previo resuelven la trama, sin importar que no vengan a cuento y no peguen con el tono. No se en que demonios piensa Whedon al hacer aparecer seres mitológicos de repente, saludar, e irse una vez cumplen su chapucera misión. Ni siquiera el ligero avance de la trama de los villanos funciona bien esta vez. Y el dibujo es del mismo que la mini de Fray, Karl Moliné, que aunque conserva el estilo, no está a la altura de Jeanty. De todas maneras, nada de esto es lo peor del tomo. Lo peor es el último número, que es otra historia autoconclusiva, pero esta vez de relleno. La idea es que hace unos años estuvo a punto de hacerse una serie de animación de Buffy, ambientada en la primera temporada. Se llegó a hacer un piloto de unos minutos y todo que se puede ver por ahí. Así que este número es una adaptación de ese piloto que puedes ver si buscas. Peor aún, está escrito por el Loeb. Así que te puedes imaginar el resto: Es un intento de imitar el estilo de la Primera Temporada de Buffy, pero sin la caracterización ni el desarrollo de personajes, y con los diálogos graciosos sustituidos por unos que intentan serlo y se caen de boca al no conseguirlo. Lo más gracioso, pero no intencionadamente, es la excusa para meter estas sobras que no vienen a cuento, que queda terriblemente forzado, y los intentos de justificarlo sólo hacen que se note más. Al menos el dibujo, en el estilo de Bruce Timm, imita muy bien el que iba a tener la serie de animación, aunque si lo tragas o no ya es gusto. Todo un traspies de tomo, esperemos que sólo sea eso. El problema es que aquí hay que esperar meses en vez de días para ver el siguiente capítulo. Neutral (5)

Capitán America Nº38: Termina la pelea genérica contra el villano genérico de los 50. Lo único interesante es el final donde rinden homenaje y cierran en condiciones la historia de la Antorcha Humana, que se merecía algo así como mínimo. Claro, que nada de esto probablemente servirá, dado que ya han anunciado una miniserie dedicada al personaje, y aunque probablemente Brubaker no sabía eso a estas alturas, no es que sea inocente de resucitar personajes que habían sido confirmados como muertos recientemente. Buen dibujo. Neutral (6)

Crisis Final Nº7: Como podía temerse, e incluso esperarse, Planeta vuelve a cagarla con la edición de la saga este mes, porque no han fallado ni una. O mejor dicho, acertado ni una. Pregunta de examen: Tienes dos especiales de Superman Beyond que forman una sola historia, y originalmente estaban pensados como un solo especial, pero los dividieron porque DC no quería un comic 80 páginas. Esa historia transcurre antes de Crisis Final Nº6. ¿Qué haces? A) Editas en el penúltimo número el Superman Beyond entero, y en el último los nº6-7, porque así habrá mayor consistencia, por no hablar de que la historia se podrá leer en orden. B) Publicas primero el nº6 y la primera mitad de SB, y luego el resto. Si has elegido la B, enhorabuena, no te importa la consistencia y que los lectores lean las cosas en orden, y por tanto, ya puedes editar comics DC en España. Además, Legion de 3 Mundos también transcurre antes de CF Nº6, aunque eso es menos importante. Pero bueno, no es que no se pueda entender del todo desordenado. Primero toca el penúltimo número de la miniserie, y es la conclusión de buena parte del entramado que ha montado Morrison. Es un número entero de pelea contra apuestas imposibles, con todos los héroes y villanos de DC teniendo algún momento heroico definitivo, con todas las múltiples tramas que ha ido presentando Morrison a lo largo de meses juntandose en un todo que encaja perfectamente. A veces parece que algunos elementos se han quedado un poco cortos, pero es todo tan asombroso y chulo, y en general está tan bien montado, que no molesta. La aportación final de Batman es sensacional, por ejemplo, y hasta Talky Tawny tiene su momento. Ni siquiera la cagada de planificación editorial que ha hecho que haya cuatro dibujantes distintos estropea la historia, porque al menos cada uno se ocupa de una escena distinta, y el cambio no queda muy irritante. Además, Marco Rudy, aunque es el eslabón débil, se parece bastante al escaso JG Jones, y muy apropiadamente, Doug Mahnke hace la escena final, que enlaza con Superman Beyond, que también dibuja.

Hablando de eso, SB es una parte de Crisis Final tan importante como la miniserie principal, por algo está escrita por Morrison, pero tiene sentido que se publicara aparte, porque en tono y estilo es muy distinta. Además, tiene la gracia de que una buena parte del comic está en 3D, y una cosa que Planeta ha hecho bien es conservar eso. Es uno de los primeros comics en 3D en los que esa gracia tiene sentido, si no la primera, gracias a un concepto genial de Morrison: Si un comic es un objeto en 2D que trata de representar una realidad en tres dimensiones, el paso lógico siguiente es que un comic en 3D represente una realidad en cuatro dimensiones (el concepto matemático de cuatro dimensiones, no gilipolleces como “la cuarta dimensión es el tiempo”). El resultado, además de apropiado, es impresionante, porque el efecto está muy bien hecho. En cuanto a lo que hay debajo, es uno de esos comics de Morrison donde a la primera te puedes perder un poco, pero que si lo lees detenidamente si se puede entender, y tiene más contenido de lo que parecía. Por un lado, es un viaje por el Multiverso protagonizado por Superman y varias contrapartidas suyas, que le da por fin a esta Crisis el aspecto multiversal de sus predecesoras. Le da la sensación de épica que abarca universos enteros, y permite que Morrison juegue con distintos universos, de nuevo lanzando montones de ideas que podrían explorarse mucho más, y definiendo muy bien a los otros Superhombres más allá de lo obvio de los OtrosMundos. Por otro lado, Morrison por fin llega a explicar su visión de cómo funciona el Multiverso, y si te paras a pensar un poco, es brillante, mezclando los viejos conceptos con conceptos más nuevos, ciencia real, algunas de sus ideas típicas, y sobre todo, conectando la realidad del Multiverso DC con la realidad de los lectores, de manera que tiene sentido literal sin salirse de la ficción. Por fin se sabe a que venían los Monitores, que son los demonios sombra y hasta porque se producen los cielos rojos, y su conexión con la Sangría de Wildstorm. Al final, es una historia sobre el poder de las historias, sobre lo especial que es Superman y el universo compartido viviente de DC, en una historia que es tan chula como para compensar lo complicada que es. Y visualmente es impactante también. Muy Recomendado (10)

Cuatro Fantásticos Nº23: Empieza la última historia de Millar, la del Maestro de Muerte, que llevaba viendose venir unos cuantos números. Siendo la primera parte de la saga, sigue la estructura típica de tener a los protagonistas haciendo vida normal y desarrollando sus cosas personales mientras la amenaza se cierne sobre ellos. Sólo que la parte personal logra no decir nada en absoluto sobre los protagonistas, al igual que prácticamente todo número de Millar hasta ahora. Lo único que hace es acercar la historia de la prometida de Ben hacia su predecible final, de la manera más obvia posible. La otra parte consiste en volver a decirnos lo que ya sabíamos del Maestro de Muerte: Es más malo que nadie, más poderoso que nadie, y sabes que todo eso es cierto porque Muerte le tiene miedo. Si, eso hará maravillas por el personaje de Muerte. Millar se pasa al hacer al malo ominoso y terrible, haciendolo poco interesante y ridículo, más que otra cosa. Su diseño tampoco ayuda, ya que bordea lo ridículo y lo siniestro, pareciendo más una parodia de este tipo de personajes. Por lo demás, el dibujo de Hitch es bueno, aunque demasiado panorámico (es decir, contando demasiado poco) para una historia que no lo merece. Neutral (5)

Cuatro Fantásticos: Reinado Oscuro Nº1: Otra de las miniseries de Reinado Oscuro, y esta tampoco es gratuito, sino que tiene un doble propósito, ambos consecuencia de que Millar esté ocupando la serie regular con sus tonterías. Primero, ver como afecta el Reinado Oscuro a los 4F, al fin y al cabo, son un grupo sancionado por la Iniciativa, y a Osborn no le hace gracia tener bajo su mando a gente que no puede controlar. Aunque si realmente fuera listo, les dejaría estar con la condición de que no le molesten, porque dudo que ni Osborn ni sus colegas estén capacitados para ocuparse de los problemas cósmicos de los que se ocupan los Richards. Sorprendentemente, tampoco les tratan de sustituir por unos 4 Fantásticos Oscuros controlados por el Dr. Muerte, a diferencia de lo que se ha hecho con todos los demás protagonistas importantes. Lo curioso, y positivo, es que esta parte es la menos importa en la miniserie, pues es sólo un argumento secundario, que se apaña temporalmente de manera divertida. Mejor, porque tampoco da para más, ya se trata mucho en otras series, y los 4F no van de eso. Lo importante de la mini es que es realmente el principio de la nueva etapa de la serie, escrita por Jonathan Hickman, del que ya hablo más abajo, así que a efectos prácticos, este es el comic importante de los 4 Fantásticos de este mes, y no lo de Millar. La idea central es volver al tema de los números antes de Millar de que Reed la cagó monumentalmente con todo el tema de la Guerra Civil (irónicamente, el “cerebro” detrás de esa guerra ha ignorado todo el tema en su etapa en la serie) y ahora tiene que tratar de ver que ha pasado, porque eso nos ha llevado a la situación actual, y sobre todo, como arreglarlo. Pero usando CIENCIA, y sin marginar a su familia. Lo bueno es que en vez de eso resultar en mucha filosofía barata y gente hablando o lamentandose, lo que nos lleva es a demostrarnos que Hickman capta la esencia de los 4 Fantásticos. Van de explorar universos maravillosos e imaginativos. Así que la busqueda de Reed nos lleva por una multitud de dimensiones alternativas a cada cual más original, y visita muchos sitios famosos del Universo Marvel. Mientras, para que no sea todo Reed, el resto de la familia se ve envuelta en su propio viaje espacio-temporal, que aunque cuesta un poco de explicar y entender, es tremendamente divertido. Y es que Hickman recuerda que la serie no sólo tiene que ser imaginativa, creativa y familiarmente entrañable, tiene que ser divertida. El dibujo de Sean Chen, que ahora está relegado a suplencias y miniseries, le va bien a la historia. Comienzo prometedor. Muy Recomendado (9)

Daredevil Nº45: Kingpin vuelve, y tiene que aliarse con Daredevil para vencer a un malo mayor. Terriblemente original, sin duda, no es que no haya sido hecho recientemente por varios guionistas, Brubaker incluido. Vale que a estas alturas es un recurso típico y no una idea original, pero aún así, queda repetitivo ahora mismo. Además, como ya ha pasado con otros personajes (Dr. Muerte, Darkseid como mencioné el mes pasado) si no paras de tener al villano importante aliandose con el héroe, acaba perdiendo toda la amenaza que pudiera tener. Y la amenaza de que esta va a ser la última historia de Kingpin queda ridícula, teniendo en cuenta precisamente que esta década hemos tenido ya 3 o 4 “últimas historias de Kingpin”, una precisamente de Brubaker. Esta serie no está nadando en ideas nuevas últimamente, no. No es que sea un mal número, teniendo en cuenta todo esto, con los distintos elementos de la vida personal avanzando según el habitual drama mientras se prepara la revancha contra la Mano y Chica Bullseye. Buen dibujo oscuro de Lark. Recomendado (7)

Green Arrow y Canario Negro Nº7: Por algún motivo han salido dos números en 3 meses. Mientras que de otras series no ha salido número en dos meses. Si alguien entiende a Planeta, que me lo explique. Esto es el final de la etapa de Winick en la serie, aunque está más dedicada a los secundarios que a los dos protas de la serie. Lo cual es lo de siempre en el caso de Canario Negro, ya que ha seguido siendo tratada como personaje de segunda en su supuesta serie, pero es nuevo en el caso de Oliver. Lo que tenemos es la conclusión del subargumento de Speedy y su posible nuevo novio, que es más o menos lo que se podía esperar, pero está bien hecho, y es una buena conclusión a la dirección del personaje desde que empezó Winick. Lo demás va sobre todo de relanzar al personaje de Connor Hawke, que consiste en hacerle prácticamente un personaje nuevo. Eso tiene sus pros y sus contras. Los pros son que así podrá ser más que una copia inferior de su padre, y con un poco de suerte dejará de tener el traje tan feo que tiene, o al menos se cambiará a un nombre que tenga sentido con su aspecto. Los contras son, aparte de que es muy arrogante por parte de Winick cambiar a un personaje que ha funcionado decentemente durante años simplemente porque si y de manera tan gratuita, que el resultado no es del todo reconocible como el personaje original, quitandole la parte que le hacía interesante, que es su entrenamiento y personalidad zen. Vale que se notaba que Winick no estaba muy interesado en el personaje, y por eso ha pasado de él bastante, pero hay mejores maneras de arreglar eso. Como no darle más comics para escribir a Winick, por ejemplo. Porque esta etapa, y ya puestos, la que venía de antes, aunque ha sido divertida a veces, ha hecho más mal que bien a los personajes, y muchas veces ha sido de lo más tonto que podías echarte en cara. Buen dibujo, eso si. (Y si quieres un ejemplo hilarante de los inconvenientes de ponerse a defender lo indefendible, hay un articulista de Planeta que suelta la perla de “Mal que le pese a sus detractores, Winick va a seguir siendo parte del futuro de DC”… excepto que no va a escribir ningún comic en 2010, si los tres primeros meses son una indicación) Neutral (6)

Guerreros Secretos Nº1: Nueva serie regular de Marvel, como spin-off de Invasión Secreta. Originalmente se iba a llamar Nick Furia y sus Comandos Aulladores, pero los genios de marketing de Marvel (los mismos que creen que poner “Nuevo” u “Oscuro” delante de todo título es buena idea) prefirieron esta referencia a viejos crossovers que no dice mucho. Es la serie dedicada a Furia y los chavales que debutaron en IS. Lo bueno es que no está escrita por el creador del grupo, Brian Bendis. Es decir, supuestamente es coguionista de la serie, pero eso es sólo simbólico y durará poco. En realidad, sólo pone las bases y el nombre para lanzar la carrera en Marvel de Jonathan Hickman. Hickman ya había hecho cosas con buena fama para editoriales pequeñas, sobre todo Image y una mini de Virgin que creo que se vio aquí, pero este es su gran debut en Marvel. Y es un comienzo interesante. Tiene un problema, y es que tiene que lidiar con los chavales creados por Bendis, que como suele pasar, no son particularmente originales ni interesantes. En vez de ignorar lo ya presentado y rehacer a los personajes de cero como hizo David con Layla Miller, la ruta que toma Hickman, al menos de momento, es no hacerles mucho caso. Hay una escena de presentación, pero únicamente nos dice los datos básicos que ya sabíamos, y no los desarrolla más. En vez de eso, se centra en las partes interesantes de la serie. Una de ellas es el único de los legados no creado por Bendis, el hijo de Ares, y le da una buena presentación que demuestra que tiene potencial. El resto del número es mostrarnos lo que va a ser el núcleo de la serie, y es Nick Furia. Mejor que eso, es recordarnos porque Furia es un personaje chulo, que junta todos los elementos impresionantes de los agentes secretos, que ha vivido de todo y está de vuelta de eso y más, que sabe los secretos de todo el mundo y que tiene planes de contingencia dentro de otros planes, aparte de tener su actitud colorida de siempre. Junto con eso, lo otro que tiene que presentarnos es su verdadera guerra secreta, que afortunadamente no tiene nada que ver con skrulls, Osborns u otras estupideces de Bendis, sino que es algo más apropiado para Furia. A decir verdad, se basa en un concepto difícil de hacer impresionante, pero se puede redimir si se hace bien. Igualmente, la gran revelación final sonaría a estupidez sin credibilidad e imposible de encajar con nada ya establecido si lo hiciera Bendis, pero Hickman quizá pueda hacer algo con eso. Es un buen número de presentación, en cualquier caso. Otra cosa sobre Hickman es que le encanta el diseño gráfico y el uso de organigramas y cosas similares como parte del texto, y se nota aquí. No hay otra serie Marvel con un diseño tan cuidado y sofisticado, y además, el comic está complementado con información adicional al final, con aspecto bastante original, que demuestra que Hickman se ha estudiado a los personajes y se ha montado un mundo complejo para la serie. (También había en Internet un organigrama que resume todo lo que ha planeado para la serie que tiene muy buena pinta) Por último, el dibujo de Stephano Caselli, que ha diseñado a los personajes y los presentó en Iniciativa y Vengadores, es bueno, y al menos en esta serie pega tener las luces apagadas. Una serie a vigilar. Recomendado (8)

Hulk Nº14: Si los dos últimos números eran peleas retro inofensivas, en este número el Loeb vuelve a las andadas, y todo en el comic se centra en demostrarnos como el Hulk Rojo es el más poderoso que hay, y el más duro, y el más malo, y el más molón, venciendo a gente que no tiene sentido que venza, sin ton ni son. Porque este comic no va de nada, y no tiene interés en desarrollar su supuesto misterio (¿apuestas a que el Loeb ni siquiera sabe quien es realmente el personaje?) ni nada, sólo en ver al Loeb haciendo el chulo con su personaje absolutamente vacio. Hay un intento de darle algo de drama al final, pero queda ridículamente fuera de lugar después de toda la chulería. Al menos el dibujo es bonito, aunque simple. Evitar a toda costa (2)

Incognito: Esto es otra colaboración de la línea Icon de Marvel (es decir, de creación propia) de Brubaker y Philips, en un descanso de Criminal. Criminal no la he comentado debido a una total falta de interés en el género, pero esto es otra historia. Es, en todos los sentidos, una secuela espiritual de Sleeper, la colaboración que hizo famoso al duo en los buenos tiempos de Wildstorm. Es la misma idea: Coger una premisa típica de género negro y policiaco, pero en un mundo con unos pocos superhumanos, principalmente supervillanos que colaboran con/contra sindicatos criminales y organizaciones secretas de defensa. Y contar la historia de un supervillano de moralidad gris atrapado entre esos dos mundos que tiene que tomar decisiones difíciles. Suena muy específico, pero es que realmente son muy parecidos. La diferencia es que aquí no es un espia infiltrado en la supermafia, es un antiguo miembro de la supermafia en el programa de protección de testigos, que es una idea tan brillantemente simple que extraña que no se le haya ocurrido antes a nadie. Así que se empieza por eso, con las situaciones típicas del antiguo criminal viendose obligado a vivir una vida normal sin recaer, pero se hace fresco y mucho más original, sin caer en lo mundano gracias al elemento de los superpoderes, que le dan una nueva dimensión tanto a su impotencia como a sus posibilidades en esa situación. No sólo eso, sino que Brubaker entonces tiene mucho más campo para ser imaginativo al inventarse una historia pasada para el protagonista de lo más curioso, bastante original, que es toda una historia con sus elementos de drama que bien podría haber sido una historia entera. No termina ahí, ya que luego la historia se va complicando conforme van añadiendose más tramas y más personajes, plantados sutilmente al principio de la historia, pero que se van desarrollando, dandole una buena complejidad a la historia, tanto en argumento como en desarrollo de los personajes, sobre todo del protagonista, que logran que sea atractivo como el “héroe” de la historia pese a ser un cabronazo. Al final no resulta una historia tan oscura como Sleeper, porque aunque viaja por un mundo bastante depravado (que choca apropiadamente con los nombres y trajes de supervillano), Zack no llega a estar nunca en la situación tan desesperada de Holden, y su historia parece más bien una versión distorsionada de un viaje heroico que la tragedia que era Sleeper. Lo cual no es un defecto, está bien ver que Brubaker tiene más de un tipo de historia que contar. La oscuridad está contrastada con diversión y alegría, aunque sea retorcida, y lo que se pierde por un lado se gana por otro. El dibujo de Philips es apropiadamente oscuro, pero es más limpio cuando se esfuerza realmente como en este comic que en otros trabajos, y es de lo más efectivo tanto en dar el tono apropiado para las escenas, como en las expresiones faciales y hasta en las escenas de acción. El color, sin embargo, es demasiado exagerado con el intento de dar el ambiente oscuro. Hay una diferencia entre ambientar usando tonos apagados y hacer que el comic sea monocromático. Pero vaya, un comic muy bueno para fans de los ambos géneros que fusiona. Ojalá Brubaker pudiera escribir la mitad de bien en el Universo Marvel. Muy Recomendado (10)

Iron Man & Máquina de Guerra Nº22: Fraction le da a su historia de Iron Man la sensación adecuada de que todo se está yendo a la mierda para Stark y sus secundarios, con todos los acontecimientos recientes y Osborn colaborando para destruir todo lo que ha construido. Buena sensación de inocencia perdida, y de desesperación por parte de los personajes, pero también con su parte positivo al ver como los planes de Tony siguen frustrando los planes de Norman. Buen dibujo de Larroca, dentro de su estilo quizá demasiado pseudorrealista. ¿Y realmente tiene que darle zarpas al Patriota de Hierro para que parezca más malvado? En cuanto a Máquina de Guerra, continua la violencia exagerada, aunque al tener a Ares de invitado, queda mejor, porque no se toma tan en serio a si misma. Bueno uso del personaje, siguiendo el tema de la guerra, y que le da a la misión del personaje algún matiz más. (Como por ejemplo, plantearse si no está yendo demasiado lejos, ese tipo de cosas) Buen dibujo de Manco en general, aunque a veces tiene tanta cosa en pantalla que no se ve bien, y algunos personajes le salen peor que otros. Recomendado (8)

JLA Nº25: Para celebrar el nº25 de la serie, McDuffie hace una historia bastante extraña. Sólo tiene a un par de miembros de la Liga, y lo que hacen es seguir el subargumento de Vixen, que en vez de ir por donde parecía con Brad, pega un giro enorme hacia la metaficción. Resulta que el responsable de las cosas raras que les están pasando a Vixen y Animal Man no es el Rey Sombra como parecía por la anterior portada, sino alguien de quien se disfrazó dicho Rey hace años, Anansi, el dios araña cuentacuentos. Eso enlaza con la historia con ambos personajes en el Animal Man de Morrison, y la verdad, es bastante curioso. Por un lado hay una discusión sobre ficción, metaficción y su importancia. Por otro, para celebrar el aniversario y hacer aparecer a toda la LJA, hay una escena de pelea gratuita, que por ser aniversario, tiene dibujantes múltiples, con la excusa de que esta realidad es mutable. Y por último McDuffie se escribe escribiendo Otros Mundos de los personajes. Esta última parte es bastante divertida y original, la primera no carece de su gracia, pero la central es un peñazo, y juntandolo, no llega a formar un todo con forma. Además, Anansi tiene un problema como villano al ser omnipotente, y es que no parece que estés leyendo una historia sobre personajes, porque sabes que todo lo que pasa es porque el villano (que en el fondo, es un avatar del guionista) lo quiere. Así que es una historia de marionetas siendo manejadas, y no de personajes. Que si lo ves en perspectiva, es lo que son todas las historias, y de eso va la discusión del principio, pero verlo tan claramente sin los engaños típicos te saca de la historia. En cuanto al dibujo, es una muestra del bifrontismo actual de DC: Por un lado hay muy buenos dibujantes colaborando, como Mahnke, Reis o Robertson, pero también malisimos como Benes, Churchill o Davis, y no pegan en absoluto. Extraño. Neutral (6)

JSA Nº21: Termina la historia de Power Girl y Tierra-2, y se nota que esta historia está coescrita por Alex Ross, porque tiene en el estilo cosas muy propias suyas y no de Morrison. Una es tener que explicarle lentamente el argumento a los más cortos de la clase, repitiendo detenidamente como si fuera una gran revelación lo que la mayoría ya tenía claro desde hace 3 años al final de 52. Es decir, el número tiene varias páginas dobles para explicar el nuevo Multiverso sin decir realmente nada que no estuviese dicho o pudiera decirse fácilmente. La otra es sacar un buen montón de personajes antiguos, y esperar que eso de por si ya sea suficientemente chulo como para que no se note que no se hace absolutamente nada con ninguno de ellos, y parecen más parte del decorado que personajes. Lo triste es que hay muchas posibilidades de interacción entre la SJA y la SJI, teniendo parientes y amigos que estan muertos en vez de vivos y viceversa, o muy cambiados, o incluso en algún caso dos versiones muy distintas del mismo personaje… pero Johns y Ross no explotan nada de todo eso. El mismo drama se habría sacado si hubiesen visto una foto del otro universo, y sólo hay una pelea genérica hasta que se resuelve la historia de manera obvia. ¿Ha venido todo esto a cuento de algo más que pasear la nostalgia gratuita? Porque ni ha aportado nada a los personajes de esta serie, ni ha sido minimamente convincente a la hora de hacer que de ganas de leer más aventuras de Tierra-2, que suena al lugar más aburrido del Multiverso. Lo único que tiene es la última página donde se vuelve a enlazar con lo de Gog, y el dibujo repartiendose a personajes de Eaglesham (Tierra-0) y Ordway (Tierra-2). No Recomendado (4)

JSA: Kingdom Come Especial: Compilación de tres especiales que van entre los nº21 y 22 de la serie regular, porque Gog sabe que la historia actual se está quedando corta después de un año sin parar, y lo que necesita son 3 capítulos más, por otros autores. Realmente, suena a sacapasta. Primero hay un especial dedicado al Superman de Kingdom Come, escrito y dibujado por Alex Ross. Y si has leido Kingdom Come y los últimos números de JSA, el especial no te dirá absolutamente nada nuevo. Es un largo repaso al pasado del Superman-KC, darle muchas vueltas a su estado mental actual al que ya le han dado muchas vueltas recientemente, y una conclusión que no concluye nada, entre otras cosas porque ya sabemos como tiene que terminar la historia, y que cualquiera lección que aprenda va a acabar como en la miniserie original. El dibujo es bonito, (aunque resulta curioso como ha cambiado en los últimos 15 años, ahora las composiciones son mucho más similares a los comics normales que las cinemáticas que usaba antes) pero no cuenta nada, no hay nada debajo, y tampoco es como para llenar tanta página con extras de “como se hizo”. El segundo especial es peor, porque está dedicado a Magog, y encima, está escrito por Peter Tomasi. Para empezar, tiene el problema de ser una historia de Magog, que fue creado únicamente como burla/ataque a Cable y los héroes violentos de los 90. Tomasi aquí, en vez de tratar de sacarle de eso, lo que hace es ignorar el hecho de que el personaje era una sátira y no fue hecho para tomarselo en serio, y se lo toma en serio, ignorando enteramente la misma idea central del comic en el que se basa. Lo que es especialmente absurdo teniendo en cuenta que el editor de Kingdom Come era… Peter Tomasi. Así que aquí tenemos un comic sobre un héroe exagerado y ultraviolento, un Castigador militar cyborg, pero tomado completamente en serio, como si fuera lo más lógico y normal del mundo, en vez de ridículo y preocupante. Pero Tomasi va un paso más alla. No sólo tiene un mal argumento, en su total falta de sutileza, de meter el mayor número de tópicos que causen una respuesta en el lector porque no se fia de sus habilidades o algo, queda aún más ridículo. Le da un origen secreto a Magog que, primero, le aleja del concepto simple de “militar con superpoderes” con el que lo crearon, añadiendo cábalas oscuras, porque no se puede ser un buen héroe noventero sin ellas. Mejor aún, está el resumen de su vida previa, donde Tomasi intenta batir el record de clichés sobre la infancia de los militares (“creció en los campos de Iowa con su perro y su hermano enfermo, y tuvo que sacar a su familia de la pobreza, y es descendiente de una familia de militares, y reaccionó ante los terroristas, y 11-S, y su mejor amigo muere, y…”). Para terminar de arreglarlo, es estúpido hasta en los pequeños detalles (en el mundo de este comic, si alguien muere envenenado en un rio, sus compatriotas siguen bebiendo del rio, porque Tomasi quiere dejarnos claramente que Africa es terrible y no sabe como hacerlo de manera lógica, o quizá piense que los africanos son tontos, quien sabe). Todo el comic está a un milimetro de ser una parodia de los comics violentos y pseudomilitares, hasta que te das cuenta de que no, de que va terriblemente en serio, y eso es terrorífico.

Por último, hay un tercer especial que no es más que un número más de la SJA de Johns, y a diferencia de los otros, si que es un capítulo vital en la saga de Gog. Además, lo bueno que tiene es que no se centra tanto en Gog y su dilema eterno, sino en las consecuencias de sus deseos en los varios protagonistas. Como se podía esperar, resultan ser del estilo Pata de Mono, pero de maneras bastante sutiles. Hay algunas buenas escenas con los distintos personajes adaptandose a sus nuevas circunstancias, aunque sobre todo está dedicado a Damage, y como le ha cambiado recuperar la cara. Esa parte es menos sutil, pero también va por algún sitio inesperado y tiene buena caracterización de la que no veiamos hace unos meses en la serie. Además, utiliza viejos personajes de Infinity Inc bastante mejor que el número de este mes de la serie regular. El final es apropiadamente ominoso, aunque algo decepcionante. Este especial y el anterior tienen buen dibujo del suplente oficial, Fernando Pasarín, que desgraciadamente no se va a quedar cuando se vaya Eaglesham. Para terminar, hay una historia corta por el duo Johns/Kolins dedicada a Starman, recapitulando bien su historia, y añadiendo buenos elementos nuevos, apropiadamente enloquecidos, aunque no se sabe si está plantando semillas para esta serie u otras del mosaico DC de Johns. Oh, y si el anual llevaba una foto pin-up de la SJA, este lleva una de la SJI, por Ordway, que muestra las diferencias: Los miembros de la SJI no muestran personalidad. Hay, eso si, dos miembros nuevos que pueden ser interesantes, pero que ni han mencionado en las historias. Si es una muestra de que tienen ideas para más historias, ojalá sean mucho mejores. En conjunto, es una pena que el especial importante vaya pegado a dos irrelevantes, uno de ellos malisimo. Neutral (6)

Lobezno Nº47: Termina el Viejo Logan, con un numero doble, que lleva el último capítulo en la serie regular, y el Especial conclusión. Que iba a ser un número de la serie regular, hasta que, ¡sorpresa!, se retrasó demasiado. ¿Cuándo fue la última vez que un comic de Millar no se retrasó, 2005? De hecho, el penúltimo número, el nº72, salió después del nº73, en un movimiento insólito (e increiblemente absurdo) por parte de Marvel, debido al retraso. Por su parte, los que si lo han hecho bien son Panini, sacando el final sólo dos meses después de que saliera en Marvel. Retrasos aparte, en la primera parte descubrimos porque el mundo se ha ido al garete: Se quedaron como Capitán America a Bucky Cyborg en vez de al de verdad, y claro, así les fue. Bromas aparte, el primer capítulo es el enfrentamiento final contra el Presidente Craneo vestido de Capitán Puerto Rico, y como confrontación climática donde Logan por fin se harta y recupera algo de su heroismo, no queda mal. Todo superficial sin apenas contenido debajo, pero ya se sabía que eso era a lo más que aspiraba. Y luego está el final, donde pasa lo que se veia venir que iba a pasar desde el principio, y toda la parte distópica de Marvel se abandona, afortunadamente, y la historia se convierte en lo que había en su interior, que es un western. Un western con tipos con garras y monstruos verdes, pero por lo demás, es exactamente el mismo argumento, tono y ambientación que muchos westerns. Sin Perdón es probablemente lo más cercano, pero vamos, es esa historia del antiguo héroe retirado que busca venganza. Empieza bastante bien, como una buena historia de venganza, con un gran momento cuando el viejo Lobezno definitivamente vuelve. Pero acaba degenerando, porque la sensación de venganza choca con la horrible tendencia de Millar de escandalizar a la audiencia, sobre todo cuando no es necesario y no aporta nada a la historia, sino al contrario, te saca de ella, porque ya no estás centrado en la venganza de Logan, estás centrado en lamentarte de que Millar siga creyendo que tiene que ser el más gamberro del mundo, ya que le dejan hacer cualquier aberración con cualquier personaje, y lo demuestra, sin ningún ingenio. Así que el buen ritmo que llevaba la historia se pierde en una orgía de tripas y “mira que guay que soy” completamente vacio. Y es una pena, porque estaba siendo un buen pastiche de western. El dibujo de McNiven es muy bueno, pero es una pena que no tenga más que hacer que dibujar visceras. Oh, y aparentemente el traductor no sabe que “primo primero” no es algo que exista en español, se dice “primo hermano”, como cualquier niño de primaria sabe. El problema no es ya que no contraten traductores que sepan inglés, como parecía que hacían, es que contratan traductores que no saben español. O son retrasados mentales. ¿Cómo se puede consentir esto? A esa gente no se le debería aprobar un examen de inglés, mucho menos pagarles por hacer esto “profesionalmente”. Al final, la saga ha acabado siendo como todo lo de Millar, potencial malgastado en sus tonterías de siempre. Neutral (6)

Madame Xanadu: Nueva serie de Vertigo, escrita por Matt Wagner (el de Grendel y Mage, entre otras), dedicada a la misteriosa pitonisa del Universo DC. De nuevo, Vertigo se queda con un personaje del Universo DC, y por tanto, no va a poder salir en el Universo DC mientras dure la serie (Busiek tuvo que reemplazarla por un personaje similar en Trinidad por eso), no sea que algún niño se aficione al personaje en un comic DC “para todos los públicos”, la siga hasta esta serie, vea la viñeta donde se le ven los pechos, y se traumatice. De todas maneras, el sentido común ha imperado en ese aspecto por lo demás: En este comic aparecen varios personajes importantes del Universo DC, sobre todo el Fantasma Desconocido, demostrando que pueden convivir en ambos sellos. Lo cual hace que esta serie tenga el honor de ser la primera serie de Vertigo en más de una década que existe explicitamente en el Universo DC, lo cual es un avance para la editorial en contra de los ridículos embargos de personajes que solían ocurrir hasta ahora. Todos estos comentarios no son gratuitos, por cierto, ya que el comic, sobre todo en el último par de números, se dedica especificamente a jugar con personajes e historia del Universo DC, lo que es algo nuevo para Vertigo, y hace que el argumento se parezca más a los que se publican en la otra línea, pese a que el tono sea muy Vertigo. Dicho eso, no esperes necesariamente que las revelaciones de esta serie se mencionen en otros sitios. Lo cual es probablemente bueno, teniendo en cuenta que contradice cosas de la serie del Espectro, que estaban mucho mejor en esa versión. De todas maneras, Wagner usa en líneas generales las ideas de Ostrander sobre el origen del personaje, lo que es bueno, tomandose licencias para contar su historia. La historia del tomo, por cierto, no es más que eso, el orígen de Madame Xanadu, ya que la gracia de la serie va a ser aprovechar que es inmortal para que cada historia transcurra en una época. El problema es que la historia se vuelve bastante repetitiva, y aunque cada capítulo transcurra en una época distinta, viene a ser más o menos la misma historia con distintos trajes: La protagonista es inocente y amable, trata de hacer lo correcto, pero los hombres/sociedad/universo no van a consentir que sea como quiere ser, y le joroban hasta que pierde lo que tiene. Repite en distintas épocas, con la única diferencia siendo que la protagonista se va volviendo más cínica y amargada después de cada iteración. Lo que no es mala historia, y explica porque se ha convertido en quien es ahora (aunque la verdad, la versión enigmática y cuya única motivación es entretenerse es más divertida de leer que cualquiera de las que se van viendo aquí), pero aparte de ser repetitiva, lo exagerado de cada conflicto, donde ella siempre es buenisima e inocente, y el resto del mundo es malisimo, porque representa a los hombres/sociedad/progreso frente a las mujeres/espiritus libres/naturaleza es de un pesado y manipulador que tira de espalda. Lo mejor de la serie es el dibujo de Amy Reeder Hadley, que es delicado y precioso, muy apropiado para el tono de la serie y el personaje. En general es bonito, pero el contenido deja que desear un poco. Recomendado (7)

Masacre: Reinado Oscuro: Que tiene poco o nada que ver con Reinado Oscuro, lo que es especialmente tonto por parte de Panini, teniendo en cuenta que futuros números si tendrán que ver. En realidad, es más de lo mismo que el tomo anterior, pero sustituyendo skrulls por lacayos genéricos, y un villano de segunda que se elige como adversario cualquiera para la segunda parte del tomo. Lo único llamativo es que parece que Way se ha leido Cable/Masacre, o al menos ha oido hablar de la serie (porque dado como escribe a Masacre, da la impresión de que lo que es leer, no ha leido nada, escribiendolo con personalidades múltiples de repente porque si), porque usa a Bob, Agente de Hydra, y no lo usa mal, como recurso cómico y especie de sidekick para Wade. Pero la cosa es que, como en el tomo anterior, nada es especialmente gracioso, sólo son un montón de escenas y diálogos chorras que intentan ser graciosos, y no lo son particularmente, sólo son exagerados, y entre entretenidos y vergonzosos. Al final, se hace aburrido, y si hay algo que Masacre no debería ser, es aburrido. El dibujo de Medina continua siendo exagerado también, pero no demasiado bueno, y al menos la suplencia la hace Barberi, que es del mismo estilo. Neutral (5)

Namor: Desde las Profundidades: Miniserie de Marvel Knights, lo que actualmente significa que es supuestamente un proyecto “serio” y no necesariamente superheroico, y que no es canónico. Algo así como aquella miniserie de Estela Plateada que pintó este mismo Essad Ribic. Dado el aspecto pintado y el tono, bien podría ser una adaptación de una película. Lo que no es realmente es una historia de Namor. Namor apenas aparece, y no llega ni a hablar, siendo el antagonista de la historia, o ni siquiera, una entidad, un concepto para que reaccionen los protagonistas. Los protagonistas son un grupo de exploradores que se sumergen para tratar de buscar a los legendarios Namor y su Atlántida (transcurre en un presente donde no hay superhéroes ni Namor se ha visto públicamente). Es una de esas historias donde lo que estén buscando es casi lo de menos, porque lo importante es como la busqueda va a afectando a los protagonistas, que se van volviendo progresivamente más locos de estar encerrados, y piensan que es todo culpa de Namor, que puede existir, o no. Un lento descenso a la locura, vaya, con misterio, tensión y cosas que quedan ambiguas. No es la primera historia de este estilo que se hace, se ha llevado a cine la idea varias veces. Lo que pasa es que es muy, muy lenta, y le deja tanto espacio para respirar al dibujo (casi todas las páginas son de 1 a 4 viñetas), que tampoco muestra cosas particularmente impactantes la mayoría del tiempo, que se cuenta en mucho más espacio del que necesita. Además, exceptuando el protagonista, ninguno de los otros personajes está muy desarrollado, y entre eso y el ritmo, para cuando llega el final, ya estás bastante aburrido de toda la situación. El guionista, Peter Milligan, está acostumbrado a intentar cosas diferentes, y eso está muy bien, pero no siempre funcionan, y este es uno de esos ejemplos, me temo. El dibujo es muy bonito, eso si. Neutral (6)

Nuevos Vengadores Nº47: Número 50 de la edición americana, y después de 4 años, lo de Nuevos ya va sobrando, especialmente cuando hay dos o tres series de Vengadores más nuevas. No es que tener títulos con sentido preocupe mucho a Marvel, o no cumplir lo prometido preocupe mucho a Bendis. Por lo primero, llamemosles Bendisores, y acabamos antes. Y en cuanto a lo segundo, la portada promete un enfrentamiento entre Bendisores e Impostores. Como viene siendo tradicional, eso no ocurre en el interior, porque Bendis nunca hace lo que dice que va a hacer, sino algo peor, o directamente nada. No empieza mal, con una escena de reacción lógica ante la aparición pública de los Impostores. Los diálogos repetitivos de Bendis molestan un poco, pero las conclusiones de los héroes tienen sentido. Y no termina mal, con un Vengador, prácticamente el único de verdad en este grupo, haciendo lo mejor que se puede hacer en este caso para contrarrestar la máquina de publicidad malvada de Osborn. Por supuesto, eso probablemente no servirá para nada, porque aún hay mucho Reinado Oscuro por delante, y no tiene sentido que no intenten atacar las ideas más tontas de Osborn (como que haya dos Hombres Arañas o Ms Marvel, fácilmente identificables como farsantes, entre otras muchas cosas), pero tiene cierto sentido para el personaje, que es la primera vez esta serie. Pero la parte de en medio es ridícula. El plan de los Bendisores consiste en ser unos completos idiotas y no haber aprendido nada de la Guerra Civil, al creer que atacar a los héroes oficiales va a conseguirles algo. Pero es que el plan de Osborn es casi tan idiota, desaprovechando una buena emboscada a base de lanzarle a los mismos idiotas de siempre a los héroes. Y aquí se mezcla la completa incapacidad de Bendis de escribir a los personajes que escribe, con su cabezonería al seguir escribiendo al grupito de villanos del Encapuchado sacado de un Handbook sin molestarse en entender que muchos de ellos no son músculo al que enviar a una pelea, y su absurdo fetichismo por las pistolas. El resultado es un puñado de villanos que tienen superpoderes o superarmas usando pistolas de mierda en vez de esas habilidades más utiles. Porque por supuesto, las balas tienen sentido contra gente como Ms Marvel o Cage. Ninguno de los villanos tiene el más mínimo atisbo de personalidad o no ser “lacayo genérico” en habilidades, y toda las peleas son absolutamente genéricas sin guión. Para terminar de arreglarlo, por ser el nº50, colaboran muchos dibujantes, todos amiguetes de Bendis o famosillos de Marvel. Excepto que son un montón de dibujantes de estilos bastamente distintos, haciendo una página de la misma escena de pelea. (Bendis ya hizo lo mismo en Daredevil Nº50, que quedó también mal, y no aprende) Así que aunque casi todos los dibujantes son buenos, a algunos no les pega este tipo de escena, como Gaydos y Maleev, y desde luego, quedan como un tiro al lado de páginas de gente como Hitch, McNiven o Horn (que lo hace fatal intentando contar escenas dinámicas, ya puestos). El resultado es una escena en la que no sólo los detalles cambian de una página a otra, los personajes y hasta el universo parecen completamente distintos cada página, y cualquier sensación de flujo o narrativa está ausente. Pero bueno, tampoco se podía esperar otra cosa. Es una celebración de 50 números de Bendisores, así que es apropiado que fracase a múltiples niveles, como toda la serie. Evitar a toda costa (2)

Nuevos Vengadores: Reunión Nº2: Segunda mitad de esta miniserie, ya que parece ser que Panini va a probar el formato de 48 páginas para las miniseries. Está bien que experimenten, pero no creo que sea buena idea, porque los comics o están pensados para leerse de uno en uno o de tomo en tomo, no de dos en dos. Y el resultado ni es tan barato (relativamente) como un comic de 24 páginas ni te da una (supuesta) historia completa como un tomo. Veremos que pasa. En esta segunda mitad tenemos más o menos lo mismo que en la primera: Una buena historia de acción con una dinámica de posible pareja entre los protagonistas (como las mejores películas de este estilo) con la que Bendis apenas sueña con acercarse. Así es como se revitaliza a unos personajes y se usa bien su pasado para contar una historia y darles una buena posición en el Universo Marvel. Una lástima que Bendis vaya a ignorar todo esto, Clint vaya a volver a tener la estúpida identidad de ninja (que por supuesto Bendis no ha explicado ni justificado, excepto que le gustan los ninjas y no tiene ni idea del personaje, ni se molesta en explicar porque nadie hace lo que hace) y la traducción hace que se pierda el chiste del nombre de la organización de los protagonistas. (En inglés tenía las mismas iniciales que Vengadores Costa Oeste). Muy buen dibujo de Lopez, apropiado para una historia que necesita expresividad y atractivo en los protas. Muy Recomendado (9)

Patrulla-X Nº47: Retomamos la historia normal después de ser interrumpidos el mes pasado (por eso los anuales deberían publicarse por separado), que sigue básicamente dividida en dos partes. Una continua la historia de Coloso y los esclavistas, que ahora se reengancha con el resto de la Patrulla-X, y sirve para expandir un poco la situación del grupo, y ver que no es sólo un cambio de sitio, sino que su misión actual y su relación con el público es nueva y distinta, y pueden hacer más que esconderse hasta que ataquen villanos. El camino hacia la conclusión también tiene pinta de que va a ser catártico y tener buena vieja interacción. Pero lo mejor del número, de nuevo, es la parte del Club X (nombre que, por cierto, no es gratuito, sino una referencia histórica brillantemente apropiada), que sigue siendo la clase de cosa que realmente se le da bien a Fraction. Mezclar ciencia-ficción, aventura pulp y humor desmadrado es una buena fórmula, y aquí lo hace bien. El nuevo miembro este mes es aún más rebuscado que los anteriores, salido unicamente de una breve colección de los 70, pero renovado de manera muy divertida. Todo es terriblemente apropiado, divertido y genial, aunque la Bestia tiene razón, Dr. Nemesis es algo cansino, aunque desternillante. Muy buen dibujo de Dodson, mejor disfrutarlo mientras este. Cuando esta serie funciona, funciona. Muy Recomendado (9)

Poderosos Vengadores Nº22: Parte intermedia de la saga, y como suele pasar, esta es la parte tranquila dedicada a dejar clara la amenaza, y prepararse para ella mientras tenemos toda la interacción. La interacción entre los protagonistas es muy distinta a otras encarnaciones de los Vengadores, mucho más disfuncional, gracias a que Slott ha elegido una serie de personajes con una gran dinámica e historia común. Desde la arrogancia de Iron Man y como afecta eso a la falta de autoestima de Hank Pym, a la actitud decididamente diferente de otros héroes de USAgente y Hercules, al misterio de la Bruja Escarlata, al buen trabajo que hace con Mercurio, jugando con su historia lejana y más reciente para ponerle en el camino difícil de la redención. También continua la exploración del Universo Marvel, viendo como afecta a más que las series típicas. Y haciendo de Chthon una amenaza decente, pero a su vez dejando claro su punto débil. El diálogo no brilla tanto como en el número anterior, y el dibujo de Pham muestra cada vez más sus puntos flacos, sobre todo cuando tiene que hacer cosas mínimamente complicadas, pero en general cumple. Recomendado (8)

Scott Pilgrim: Su Vida y sus Cosas: Que salió el mes pasado, pero no me enteré entonces. Creo que también ha salido el segundo tomo, además, pero no lo he visto. Cosas de que no lo edite una de las editoriales grandes. Esto es una serie de tomitos en blanco y negro, originalmente publicados por Oni, que milagrosamente llegan aquí porque el año que viene va a haber película. Y va a haber película porque la serie ha sido un bombazo dentro del panorama independiente. Básicamente, es la serie que todos los chicos guays estan leyendo, y no es para menos. Si eres de cierta generación, de cierto tipo de gustos, que conforman buena parte de la población lectora de comics, es el comic perfecto. Es la historia del Scott Pilgrim del título, uno de esos perdedores simpáticos que tanto abundan como protagonistas en la última década, y como se va volviendo un poco menos pavo y metido en su mundo, y se va volviendo más adulto. Como buena parte de esas historias, eso pasa por conocer a la chica de sus sueños. Como muchas de esas, eso incluye algún objetivo a conseguir. A diferencia de la mayoría de esas historias, el objetivo para poder salir con Ramona Flowers, la chica en cuestión, es vencer a sus siete exnovios malvados en combate individual, que habitualmente sigue las reglas de los videjuegos de antaño. Si, suena un tanto absurdo, sobre todo porque significa que un comic que hasta la mitad es de vida cotidiana, empiece a tener rupturas aceptables con la realidad, empezando a seguir lógica de videjuegos sin previo aviso, con los personajes tomandoselo como lo más normal del mundo. Pero francamente, cuando llegas a ese punto estás tan metido en la historia que da igual, y es parte del encanto asombroso. Es decir, es un comic que es un 50% de ver como una serie de personajes muy creibles (es raro que un lector de una edad y modo de vida similar no vea a gente que conoce en Scott Pilgrim y sus amigos), muy bien desarrollados, con una larga historia muy bien planificada, tienen un buen desarrollo con diálogos absolutamente desternillantes. Y el otro 50% es a base de ser chulo, con nostalgia de viejos videojuegos, música y películas, que no sólo forman un trasfondo disfrutable para el comic, informan todo el comic, desde detalles visuales en el fondo hasta las rupturas con la realidad sensacionales antes mencionadas. El dibujo, dentro de su estilo que se podría definir cariñosamente como cutre, es muy expresivo y complementa perfectamente al guión, y a pesar del estilo simple y la falta de color, logra que los muchos personajes se puedan identificar fácilmente, que es algo que muchos no logran. Este no es un comic para todo el mundo: Tienes que tener cierta edad (o la mentalidad de esa generación, al menos), y tener cierto sentido del humor y ciertas sensibilidades. Podría compararlo a las películas de Kevin Smith, pero con menos guarradas y más videojuegos, pero se puede resumir más fácilmente: Si piensas que una batalla de las bandas convirtiendose en un combate en plan videojuego entre un protagonista que está completamente en la parra, y el exnovio malvado de su chica, que va acompañado de chicas-demonio que lanzan fuego en coreografias sacadas de Bollywood es ridículo, no te gustará el comic. Si piensas que suena asombroso, te encantará. Y querrás los otros cuatro volumenes, y esperarás la película, y se lo dejarás a tus amigos. Muy Recomendado (10)

Superman Nº30: Segunda parte de Nuevo Krypton, y tenemos dos capítulos que no podrían ser más distintos. Uno es un número de Action, de Geoff Johns, y las distintas tramas avanzan un poco, sin mucha sutileza precisamente sobre por donde va a ir el resto de la historia. Tiene un par de buenos momentos, como lo que hacen los kriptonianos con Juicio Final, o la interacción entre el General y Luthor, pero no tiene mucho más. Es interesante, de todas maneras, la presentación de los dos nuevos personajes al final. O mejor dicho, los que seguramente serán viejos personajes, en nuevas versiones de viejas identidades. Es una buena presentación de un misterio interesante, con buenos diseños, y unos poderes que probablemente son una pista falsa, pero aún así es un buen reciclaje. Buen dibujo de Woods, muy consistente con el de Guedes en el capítulo anterior. El otro capítulo es de James Robinson, y es una continuación del especial de Jimmy Olsen de hace un par de meses. En el título pone Adventure Comics, y eso es porque presenta uno de los subargumentos, bastante interesante, por cierto, sobre todo para viejos fans, que será principal en esa futura serie. Pero en realidad, es un especial de presentación del Guardián, contandonos quien es y como está mezclado con las tramas actuales, de cara a que sea un personaje muy importante en próximos números. Robinson presenta muy bien al personaje, dandole una personalidad, una vida y un concepto básico que le hace único, jugando con la historia pasada de manera clara para nuevos lectores, y enlazando bien con la trama enorme que están montando, dejando algo de hueco para momentos humanos. Buena presentación, y el dibujo del novato Pere Perez (que da la impresión de que se burlaban de pequeño de él en el colegio) es bueno. Recomendado (7)

Thor Nº20: Como sólo hay 3 números inéditos de Thor por publicar, debido a la lentitud de JMS (sus últimos números, de hecho), toca relleno. Así que durante el próximo par de meses, la serie de Thor no llevará a Thor, ni a nada relacionado en absoluto con sus argumentos y personajes actuales. En vez de eso, tendremos historias de Bill Rayos Beta, escritas por Kieron Gillen. Gillen es uno de los nuevos hallazgos de Marvel, que se ha hecho conocido con Phonogram, una serie bastante aclamada para Image, y va a escribir la serie después de JMS. (Lo cual significa que Fraction ha pasado a ser uno de esos guionistas que siempre son damas de honor y nunca novias, al igual que Oeming antes que él, o Kesel en 4F, que siempre hacen el relleno y los productos derivados, pero no les dan nunca la serie) Para empezar, tenemos aquí un especial, que para darle un poco de empuje, está anunciado como Epílogo de Invasión Secreta. Y aunque el crossover acabó cansando mucho, ya han pasado un par de meses, y la verdad es que al menos esta vez es apropiado. Siendo Bill un héroe cósmico, tiene sentido que se vea involucrado con lo que queda de los skrulls. Y dada su historia como protector y héroe legendario de una raza espacial, por no hablar de alguien con conexión con dioses (de hecho, va vestido como un dios que para él es alienígena, un detalle importante) tiene sentido verle metido en una historia que va precisamente sobre eso, sobre como ven los skrulls a sus divinidades, y a sus super-skrulls como protectores, viendo paralelismos entre Bill y el super-skrull de turno. Que, por cierto, tiene una selección de poderes divertida, y es sólo la segunda vez que se molestan en darle una personalidad. Así que es una historia más que decente sobre Bill, su misión en la vida, otras misiones en la vida y filosofías, algún concepto de ciencia-ficción mejor pensado que lo habitual en Marvel, y acción que no está mal. Gillen tiene un buen futuro, parece un acierto. El dibujo de Bereton es un poco suelto y disperso, pero cumple. Recomendado (8)

Thunderbolts Nº21: Segunda mitad de la historia de presentación de la nueva encarnación de los Thunderbolts. Aunque como presentación del grupo, es un poco pobre, la verdad. Realmente, va sobre Osborn, como la mitad de comics de Marvel de este mes, pero a diferencia de otros, este al menos se molesta en explicar como Osborn consigue el poder que tiene, sobre todo dada su historia, en vez de asumir que ha conseguido mágicamente más poder del que es lógicamente posible. Así que Diggle nos cuenta un plan ingenioso (algo transparente, pero menos que todo lo demás que rodea a la idea de Osborn como líder supremo de todo sin que nadie le diga nada) para librarse de todo lo malo que ha hecho últimamente como Duende Verde y de quien pueda declarar contra él. Eso está bien, pero a cambio, no nos dice prácticamente nada de los nuevos Thunderbolts. De hecho, se presenta un miembro más (que ya se vio en la portada spoiler del mes pasado) y si leiste su única aparición en 1995, sabes que es una buena elección, pero si no, no sabrás quien es ni a que viene. Los demás también son bastante pizarras en blanco, y de momento, Diggle no hace nada en vendernoslos como personajes, sea como villanos odiables o cabrones carismáticos. Al menos se atisba quienes van a ser los buenos de la serie, y que no va a ser todo nihilismo como antes. El dibujo de DeLaTorre es demasiado oscuro, para que no se note que no hay demasiado detalle ni fondo debajo. La etapa empezó bien, y tiene potencial, pero entre esto y que lo próximo va a ser ya un crossover, empieza a preocupar. Recomendado (7)

Ultimate Spiderman Nº34: Aparentemente, se me pasó el número anterior cuando tocaba. Casi mejor así. Aquí empieza el fin de la serie, que son crossovers con Ultimatum. Ultimatum, como diré más abajo, es una historia profundamente subnormal, pero alguna de sus ideas se puede usar de trasfondo para algo productivo. Así que el enfoque de Bendis es pasar bastante de las estúpidas circunstancias del crossover, y simplemente tomarse como hay una gran catástrofe cuyas razones no se llegan a poder entender, y ver como afecta eso a Spiderman y secundarios. El primer número, como suele ser habitual, tiene un último vistazo a la vida cotidiana antes de la catástrofe, con la habitual buena interacción con diálogos divertidos que ha traido Bendis a esta serie durante más de 100 números, y que a la larga no aportan nada en absoluto. Presenta bien a los personajes y es divertido, al menos. Eso nos lleva a la segunda parte, donde vemos la desesperación, terror y tensión de ver a los distintos protagonistas viviendo en la devastación sin saber que ha pasado, quien está vivo o que hacer. A diferencia del Loeb, e incluso de él mismo en otras series, no cree que matar gratuitamente a sus personajes aporte nada (como se nota que aquí los personajes son suyos y le dolería matarlos, no como en Marvel, y eso que allí son infinitamente más valiosos) y en vez de tener muertes absurdas, tenemos a los personajes reaccionando. Tan bien como se podía esperar de algo así, con buen dibujo de Immonen, en registro desenfadado y trágico. Recomendado (8)

Ultimatum: Miniserie-crossover que se supone que cambia para siempre el Universo Ultimate, dandole una nueva dirección y relanzando las series. Dios sabe que la línea Ultimate necesitaba un cambio, ya que hace tiempo que dejó de importar en líneas generales, cuando perdieron de vista que la idea era contar historias nuevas sin el peso de décadas de historia, basandose en los conceptos centrales, por autores de lujo. En vez de eso, los autores cada vez fueron de menor categoría, y las series empezaron a dedicarse a hacer remakes de historias famosas que dependían muchas veces de hacer guiños a las originales en vez de ser buenas historias de por si. Además, después de 8 años, ya empezaban a complicar su propia historia, pero eso era inevitable. Así que un cambio era necesario. Pero dejar que el “cerebro” detrás del cambio sea el Loeb, el peor guionista que tienen en Marvel, lo que asegura es que el cambio va a ser a peor. Y dada la reacción de audiencia e incluso los demás guionistas a Ultimatum, se ha confirmado. Porque este es un comic muy, muy malo. No sólo eso, es que es un comic muy malo que causa muchos cambios al Universo Ultimate, y todos son destructivos, todos son destruir cosas, matar a personajes, o dejarlos inutilizables. Es un comic que tiene un montón de muertes gratuitas que no cumplen absolutamente ningún propósito para la historia excepto que parezca más “importante”, que se producen sin ton ni son, sin ningún drama, simplemente como cuerpos calientes que sacrificar. Lo que hace es dar la impresión de que ninguno de estos personajes importan, que es lo peor que puedes hacer. Peor aún, algunas de las muertes son de un gore exagerado, y sin venir a cuento, a veces intenta hacer humor macabro asqueroso y de un mal gusto increible, en un comic que supuestamente es dramático. Es decir, ¿quién demonios piensa que ver a un villano convertirse repentinamente en canibal y comiendose a un héroe muerto es buena idea? Y no es la única estupidez así que hay. Pero es que todo en este comic es tremendamente estúpido, desde las muertes gratuitas y estúpidas, a lo que pasa por argumento, que en realidad son un montón de explosiones y muertes, acontecimientos “impactantes” que suceden sin ton ni son sin formar realmente una historia. La mayoría de personajes no tiene una personalidad definida, y los que la tienen, se parece más bien poco a la que podían tener antes, normalmente volviendose malvados o violentos simplemente porque si. Y cuando no, se vuelven o mucho más poderosos por exigencia del guión, y acto seguido, para que puedan ser derrotados, se vuelve completos subnormales, porque no habría otra manera de derrotarlos si no. (Observa como Magneto es golpeado por un arma de metal, que veia venir de lejos) Es estúpido y ridículo de principio a fin, es uno de los peores comics que se ha podido ver estos últimos años, y da vergüenza ajena que Marvel piense que esto pueda ser publicado, mucho menos ser la historia central del relanzamiento de la línea que supuestamente marca la pauta a seguir para la compañía. Si es así, a Marvel le esperan los años más oscuros de su historia. Evitar a toda costa (1)

Ultimatum: Ultimate Fantastic Four & X-Men: Título complicado de más, aunque estamos ya acostumbrados. Estos son los últimos números de esas dos series, que son canceladas con crossovers con Ultimatum, como parte del relanzamiento de la línea. Y a diferencia de Spiderman, estas dos no van a ser relanzadas después. Así que esto es un intento de hacer algo con los personajes mientras el Loeb se lo va cargando casi todo en la miniserie principal. La que peor lo tiene es UXM, por el mismo equipo creativo de sus números anteriores, ya que Ultimatum se centra más en ellos. Así que, con los personajes principales ocupados en esa historia, buena parte del crossover se dedica a contarnos lo que hacen secundarios y villanos de la serie (y un hombre-x, al menos) mientras tanto. El resultado es una historia de villanos “buenos” vs villanos “malos”, que sería más interesante si Coleite no eligiera a algunos de los villanos más soporiferos de la franquicia como adversarios, o si explorara un poco más a los personajes protagonistas, aunque claro, venían ya siendo bastante cutres y personalidad de antes. Al menos ata una cosa que había dejado suelta en números anteriores, y es algo diferente. Aparte de eso, se ven un poco las consecuencias de las muertes gratuitas del crossover, un poco más exploradas, pero no lo suficiente, y en el nº100, al menos tenemos a la Patrulla-X enfrentandose a algunos de los villanos olvidados del crossover principal, en una buena historia. Pero no es una buena salida para la serie, es un pegote, y sólo resulta apropiado en el sentido de que refleja que no sabían hacer con la serie desde hace años, como en este final. Dibujo competente de Brooks. Los números de U4F conservan el dibujante regular, pero tienen al guionista del anual reciente, Pokaski. Y como son cuatro números, aprovecha para dedicar un número a cada protagonista, haciendo una buena exploración de cada uno de ellos. Las historias son decentes, con una versión de Viaje Fantástico, muy apropiadamente, y poco más. El problema es que tiene mucho melodrama barato, y mucho relleno porque cualquier cosa importante depende de lo que pasa en otra serie. Además, el dibujo de Kirkham sigue siendo Liefeldesco. Una mala despedida de dos series que no eran mala idea, pero nunca estuvieron a la altura de su potencial, y llevaban años siguiendo por inercia en vez de porque alguien tuviera algo que decir. Aún así, se merecían algo mejor que terminar siendo pasto de un crossover tan malo. Neutral (6)

Vengadores Iniciativa: Vidas Ejemplares: Este tomo es probablemente la mayor estupidez que ha hecho Panini en sus 5 años de historia. Pese a que pone Vengadores Iniciativa, sólo dos de los 6 comics que hay aquí dentro son realmente de Iniciativa, que es apenas la mitad del tomo. Uno es un anual de la serie (realmente pone especial, pero es un anual en todo menos en el nombre) escrito ya por Gage en solitario, que continua el subargumento a largo plazo de la relación entre Komodo y Hardball, y la conexión de este último con Hydra. Es apropiado sacarlo de la serie regular, porque al haberse graduado, están fuera de la narrativa normal de la serie, que se centra en el Campamento de entrenamiento. Es una buena historia, que tiene un planteamiento típico, pero que en vez de ir por los sitios predecibles, va por sitios más inesperados, y mejor penados. Además, tiene buena caracterización y continua la idea de la serie de explicar como funciona la Iniciativa, siguiendo a estos dos graduados a sus nuevos equipos, y viendo como funcionan los equipos de estados cualquiera. El especial tiene una historia de complemento, que es la última colaboración de Slott en la serie, donde nos cuentan por fin el orígen de Trauma. De nuevo, buena elección, porque no quedaría bien estirado a un número entero o como subargumento, pero como historia corta, está bien, diciendonos todo lo que nos tiene que contar efectivamente, y preparando bien la revelación final. Resulta que Trauma tiene dos medio hermanas, entre otras cosas. Si este especial es como un número normal de la serie, es decir, avanza varios subargumentos, el otro especial es de relleno, realmente. Resulta que Marvel tiene una nueva serie de animación para niños, en la que han presentado un personaje nuevo, un tal Reptil, y le ha tocado a Iniciativa presentar su versión en comic. Reptil, la verdad, no es un personaje demasiado memorable, una versión limitada del Beast Boy de la competencia, con un origen cualquiera y una personalidad normalita. Pero Gage le saca partido a una premisa pobre y aprovecha para dos cosas: Una, echarle un vistazo más detallado a como funciona todo el proceso de reclutamiento y entrenamiento en la Iniciativa, y como funciona la interacción con entrenadores, compañeros y jefazos, antes de que todo cambie cuando Osborn esté al mando. (Los especiales transcurren entre el final de IS y que empiecen los cambios) La otra es atar un cabo suelto que una mala y estúpida serie se dejó abierto el año anterior, aprovechando de paso para tratar de contar una buena historia con unos personajes que suelen ser un tanto cutres, haciendolos algo más chulos. Que es lo que se le da bien a Gage, así que no le sale mal. Nada importante, pero queda una historia más que decente. El dibujo de ambos especiales es del que hasta ahora había sido el suplente de la serie, Steve Uy, y sigue siendo pobre en unos cuantos aspectos, pero cumple.

A partir de ahí, el tomo es discutible. Primero viene una historia de Marvel Comics Presents sobre el Supervisor, que aunque no aporta nada a la serie, al menos es de uno de sus protagonistas. Siendo de MCP, es una historia de relleno de un novato, un tal Zachary Sherman, dibujada por Pham, y es un ejemplo decente de la gracia del personaje, tomandole el pelo a sus actuales jefe. Inofensivo. Y luego está la estupidez gorda, que es que meten en el tomo los tres últimos números del Orden (lo que aquí llaman Campeones), pese a que son dos series completamente distintas con personajes, guionista, situación y estilo radicalmente distinto. Si, ambas son de la Iniciativa, pero también lo eran los 4F o los Thunderbolts, y el mismo sentido habría tenido juntar las series. Los números cuentan una buena historia, presentando a Zeke Stane (si, además de todo, lleva un montón de retraso, porque ya vimos sus apariciones posteriores en Iron Man hace meses) y explicando como está detrás de todos los problemas a lo largo de la serie, casuando alguno más, y aprovechando para cerrar las historias de los distintos protagonistas, y un poco las ideas de la serie. Es un final apresurado, pues la serie sólo duró 10 números, pero Fraction logra que parezca una historia entera, le sale bien, y el dibujo de Kitson es bonito. Lo mismo que el tomo anterior, vaya. Por separado, los componentes del tomo son todos buenos. Pero juntos, no es un comic, es un monstruo de Frankenstein. Si sigues ambas series, bueno, pero si no, tendrás que comprarte un tomo del que la mitad no te gusta y probablemente no entiendas (sobre todo si sólo sigues Iniciativa, porque llegarás a la historia de los Campeones casi al final, y no se explica tan bien como en el caso contrario) para seguir la historia de la serie que te gusta. Y ese es el tipo de cosas que no se deben permitir, o se llega a los viejos tiempos que en tantos sitios ha costado salir mucho tiempo. Recomendado (8)

Vengadores Oscuros Nº2: Como se podía esperar, de todo el potencial del grupo de Impostores presentado el mes pasado, no se ve nada este mes. Nada de ver como estos villanos se adaptan a fingir ser héroes, nada de ver si el público se los traga, prácticamente nada de ver como interacciona un puñado de psicópatas entre sí. En vez de eso, Bendis hace de las suyas. Hay una escena presentando a HAMMER, que no dice nada que no se haya visto en otras series, y que demuestra que Bendis tiene una imaginación, esfuerzo y atención al detalle nula. (Otros guionistas se inventan siglas originales y apropiadas para organizaciones que sólo van a aparecer una vez, Bendis es incapaz de inventarse unas para algo que va a salir en todo Marvel durante más de un año, ni es capaz de dejarle a alguien que si tenga ingenio) Hay varias escenas dedicadas a los villanos de la historia, que al menos tienen cierta conexión con su idea de la Cábala, pero que no son gran cosa, sobre todo porque incluyen al Dr. Muerte, que es un personaje que Bendis es incapaz de escribir bien. Y lo que queda son escenas de acción impersonales que demuestran que Bendis sigue sin saber escribir magia, y la usa para que pase cualquier cosa que le apetezca el guión. El dibujo de Deodato es apropiado. No Recomendado (3)

X-Factor Nº37: Segundo de los números que PAD promete que tienen un gran final impactante que nadie debe chafar en Internet. Y aquí David se perjudica a sí mismo, porque dado que a diferencia de otros, David juega limpio y da los elementos necesarios para que cualquiera lo entienda, si sabes que hay un final sorpresa, es bastante fácil verlo venir. De todas maneras, aunque lo adivines, sigue siendo muy buen final. Todo el número va de ver las consecuencias del final del número anterior, viendo como ha afectado eso a Madrox. Primero, se explica más a fondo los comos y porque de lo que le pasó al niño, y resuelve muchos interrogantes que surgían al leer la historia, incluso explicando cosas que no se sabía bien a que venían hace muchos números, demostrando que PAD lleva pensandose esto bien pensado desde hace mucho tiempo. Lo otro es que si durante toda la serie el núcleo ha sido la narración depresiva que le daba una ambientación oscura a la serie, en este número todo eso se lleva lógicamente hasta el siguiente nivel. Es muy raro que un comic de superhéroes logre plasmar tan fielmente la miseria y la desesperación como este, y encima, hacerlo de manera que quede ingenioso, ágil y divertido en vez de aburrido y mundano, gracias a la imaginación y los giros de frase hábiles del guionista. La secuencia final es simplemente una conversación entre dos personajes, pero tiene más drama y dice más sobre lo humano y lo divino, además de profundizar más sobre los personajes, que prácticamente cualquier otra serie en un año. Y después de haberte metido en ese viaje por la desesperación durante meses, la última página es completamente abrumadora. El dibujo de DeLandro está casi a la altura del de Raimondi. Muy Recomendado (10)

X-Force Nº13: Doble número este mes, para hacer hueco para el crossover el mes que viene. Y todo sigue siendo tan estúpido como siempre. Hay intentos terriblemente inapropiados de humor, con los protagonistas riendose como si de un chascarrillo de una mala comedia se tratase, de la mutilación de un personaje que no se lo merece. (Supongo que con tanto factor de curación se creen que todo el mundo es como ellos) Hay muerte gratuita de personajes olvidados, porque eso es lo único que saben hacer Kyle y Yost. Eso y coger malas ideas del pasado y reciclarlas, o peor, coger lo que originalmente fue un villano de chiste que se tomaba ironicamente, y tomarselo absolutamente en serio, no teniendo en cuenta lo ridículo que es, intencionadamente. Añadele el patético dibujo de Crain, que cuando se ve algo, son escenas que no fluyen de viñeta a viñeta, personajes que parecen maniquíes horribles en poses raras en vez de seres humanos, y en un caso, una extraña muñeca sexual, y queda un comic absolutamente horrible. Evitar a toda costa (1)

X-Men: Legado Nº47: Un comentario habitual sobre esta serie es que no es más que un clip show, una recopilación de grandes éxitos del pasado de la Patrulla-X. Este número cumple esa crítica al pie de la letra, ya que la mayoría no es más que Pícara revisitando escenas de buenas historias (y en un par de ocasiones, no tan buenas historias) del pasado. ¿Qué se supone que le tiene que decir eso a los viejos lectores excepto tocarles el órgano de la nostalgia y recordar que cualquier tiempo pasado fue mejor? (a menos que hayas evolucionado más allá de eso y sepas lo falso que es) ¿Qué se supone que tiene que decirle a los que no pillen la referencia y tengan a los protagonistas en escenas que no entienden y no vienen a cuento? No es que esté mal escrito, y el dibujo es bueno, pero es muy difícil de ver que pretende Carey con todo esto, si es que pretende algo más que volver a ver viejas historias, en cuyo caso, estarías mejor releyendolas que viendo una versión. Neutral (6)

X-Men/Spiderman: Que es la primera miniserie con esa combinación concreta, lo creas o no. Si recuerdas que hace unos años salió una miniserie de Spiderman y la Antorcha Humana donde cada capítulo nos contaba un team-up entre ellos en una época distinta, esto es la misma idea, pero con la Patrulla-X en vez de Torchi, y Gage en vez de Slott, que también es experto en la materia y la historia de los personajes, así que por ese lado no debería haber problema. El problema es que aquí si hay una trama que conecta los 4 capítulos. Eso no es malo de por si, el problema es que los villanos que elige Gage son malas elecciones. Uno porque es generalmente un mal personaje, y no logra mejorarlo, y el otro porque no se puede decir más de él que lo que ya se ha dicho. Además, la interacción entre Spidey y la Patrulla-X no tiene tanta química como la de los otros personajes, parcialmente porque en cada capítulo la alineación va variando, y en parte porque Gage tampoco dice mucho más sobre eso que “ambos son marginados, y por eso comparten cierta conexión”. Aunque al menos Gage se esfuerza bastante en mostrar como cambia la actitud de la Patrulla-X con el tiempo, en general, y con respecto a Spiderman en particular. Y más o menos en captar el espíritu de cada época, lo que también tiene sus inconvenientes. El primer capítulo es el mejor, es el de la Edad de Plata, y tiene a la Patrulla-X original conociendo a la plantilla clásica de secundarios de Spiderman en uno de esos cafes tan típicos de la época. Ahí es cuando dos villanos clásicos atacan. Es lo típico, pero Gage capta la gracia de la época, con una interacción divertida. Curiosamente, se salta los 70 y la Patrulla-X de Claremont/Byrne, quizá porque el Spidey de esa época no está tan demarcado, y el segundo capítulo pasa directamente a mediados de los 80, con el traje negro y la Patrulla-X inmediatamente después de la Masacre Mutante. El tema del número es toda la angustia vital y paranoia que sufrían los personajes en la época, y eso da para una interacción interesante. El argumento, sin embargo, no es gran cosa, otra pelea más contra los Merodeadores, no tan buena como las originales. El tercer capítulo nos lleva a los 90, y ese es el principal problema. Tiene a la encarnación de Harras de la Patrulla-X, y al puñetero Spiderman clon, y para colmo, los villanos son también representativos de la falta de imaginación de esa época. El resultado es una historia donde los protagonistas tienen más bien poca gracia, los villanos menos, y la historia es confusa y con poco sentido, y se resuelve de manera arbitraria y chapucera en vez de saliendo lógicamente de los personajes. El último capítulo nos lleva al presente, aunque no termina de sacarle partido a los estados actuales de los protagonistas. Se menciona el Dia M, aunque a la vez lo ignora un poco sacandose nuevos mutantes por necesidad, por ejemplo, y el retcon de Spiderman no permite que se note desarrollo. Lo peor, de todas maneras, es el villano de turno, que junta los problemas de los villanos de la historia, y le añade un concepto problemático, un diseño feo y un nombre rematadamente estúpido. Supuestamente es la conclusión del argumento enlazante de la miniserie que se ha ido fraguando durante años, pero termina desinflandose. El resultado es una mala historia de acción, que de lejos, resuelve lo poco de tema que tiene la miniserie, y de paso tiene una doble página muy bonita con todos los team-ups de Spidey y la Patru a lo largo de los años. Lo más destacable del tomo, de todas maneras, es el debut del dibujante Mario Alberti, que viene a ser algo así como una versión europea de Rick Leonardi, y que aunque parece algo confuso en la imagen global, sobre todo en las escenas de acción, es capaz de hacer unos dibujos de una gran belleza, plasmando muy bien los personajes y escenarios. Un hallazgo para Marvel. La miniserie en total, sin embargo, no está a la altura de lo que podría ser y falla bastante, aunque puede ser curiosa para fans de los personajes y su historia. Neutral (6)

Y eso es todo por este mes. Tendremos más el mes que viene. Como para el siguiente ya será enero, os deseo un Feliz 2010 a todos.